Page 137

mo, las negras pueden, con su jugada P4R, reduc�r considerablemente ��s perspectivas de ataque de las blan� cas en el flanco del rey y conseguir para sí (las negras), mejor oportuni­ dad de hacer prosperar sus propios planes en el flanco de dama en el que la explotación de la columaa AD es de importancia. Es intere­ sante sefialar que las operaciones de las negras en la columna AD son mucho más efectivas que la de las blancas en la columna dama, pues el peón en 3D negro protegid.o por el alfil en 2R es una gran barrera para el primer jugador. Las dos siguientes partidas de­ muestran que los sistemas en que las negras juegan P4R en la Defensa Si­ ciliana contienen variedad de pro­ blemas · tácticos y estratégicos extre­ madamente importantes. UNZICKER-BRONSTEIN (Torneo Interzonal, I955) l. P4R, 2. CR3A, 3 . P4D, 4� .C X P, 5. CD3A, 6. AlR, 7. C3C,

P4AD; P3D; P X P; CR3A; P3TD; P4R;

Esta jugada es la que casi · exclu­ sivamente se usa hoy día. Después de la alternativa 7. C 3A, las negras replican 7. . P3TR 1 impidiendo que las blancas ejerzan presión en 5D mediante 8. A5CR. Establecida esta consideración, las blancas . tienen menos perspectivas de juego activo, pues 8. A4An es refutado con 8 . . . . A3R (manteniendo control en la citada casilla 4D de las negras), y después de un posible cambio, las negras tienen buen juego gracias a su fuerte posición en el centro, v. gr. : 9. A x A, P X A ; I O. C4TR, R2A ! seguido de A2R y T IA. .

7.

• • • '

Menos preciso es 7.

. . .

A3R ;

8.

0-0 , CD2D ; 9. P4AR I , P x P ; 10.

A X P después de lo cual las blancas tienen más libertad de movimiento. Si las negras intentasen 9. . . . D2A, las blancas continúan con IO. P5A, A5A ; 1 1. P4TD 1, TIA ; I2. A3R, A2R ; 1 3. P5T, P4TR (si 13 . 0-0, entonces I4. P4CR) ; 14. A x A, D X A ; I 5. T4T, D2A ; I6. P3T y están mucho mejor, como puede ver­ se en la partida Geller-Najdorf, en el Torneo de Candidatos, I953. (Parti­ da Núm. 9 del libro c La Defensa Si­ ciliana lf por C. A. Palacio). (Nota del traductor.) El cambio de alfiles de casillas blancas es siempre favorable para las blancas, aquí, porque debilita el con­ trol de las negras sobre su 40. Con la jugada del texto las negras retienen la posibilidad de desarro­ llar su AD por 2C si las blancas ju­ gasen P4AR. Desde 2CD el alfil no sólo controlaría su casilla 4D sino que también ejercerían presión en el PR blanco ; por lo tanto, el avance P4AR de las blancas es desfavora­ ble ; v. g. : 8. 0 -0 , 0 -0 ; 9. P4AR, CD2D ; IO. A3R, P4CD ; 1 1. P3TD, A2C y las negras están bien. .

8. 0-0, 9. A3R,

. .

0-0;

Diagrama núm. 136

.

AlR;

Posición después de 9. A3R. 135

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement