Page 112

Esta íugada no sólo mantiene ale­ jado al caballo negro de 5A, sino que prepara también el importante avance estratégico P4AR. La desfa­ vorable formación de las piezas ne­ gras se pone de manifiesto ; aun la jugada natural A2D es inadecuada, en vista del indefenso peón en: 3TD que no puede avanzar a una casilla segura sin privar a las negras de todo contrajuego en el flanco dama. 1 8. • • • , 19. C4A!,

A2C;

Un motivo estratégico bien cono­ cido. Las blancas preparan el cam­ bio de la pieza bloqueadora y · al amenazar ganar un peón con 20. T I C, ganan un tiempo. 19 . • • • ' 20. A3R?,

TRlC;

Jugada inexacta, que las blancas pudieron explotar con 20. AlAR ! amenazando P4CD. Lo correcto era la inmediata eliminación del alfil bloqueador. Afortunadamente para las blancas, su oponep.te no aprecia en lo justo la importancia de esta pieza y deja pasar la oportunidad de conservarla. 20. • • • ' 2 1 . C X A, 22. P3A, 23 . D2AR!,

AlAD?; D X C; P4TR;

Jugada muy fina que, por un lado prepara el avance P4AR y por otro fuerza el bloqueo del flanco dama. La amenaza inmediata es 24. P5T 1 ganando el peón de 4AD de las ne­ gras. 23 . • • • , 24. P4AR!,

P4T;

Con esta jugada las blancas se lanzan a la próxima fase de su plan, .q ue consiste en una acción en el ala de rey. Ahora amenazan 25. P5A, ClA ; 26. A2� P3C ; 27. P x P, 110

P X P; 28. TlAR, T2T ; 29. D6A. En vista de esto, las negras están virtualmente obligadas a cambiar en 4AR a fin de que después que las blancas jueguen P5A, puedan dis­ poner de la casilla 4R para colocar su caballo. Sin embargo, con este cambio contribuyen a fortalecer el centro de las blancas, y además el eventual avance P5R de las blancas constituye una constante preocupa­ ción para las negras. 24. • • • ' 25. P X P, 26. T2D, 27. AlAR,

P X P; ASC; DlD;

También era bueno jugar 27. P5R, pero las blancas no quieren permi­ tir a su oponente el más ligero con­ trajuego, que podrían lograr con la maniobra C2R-4A. 27. • • • , 28. A X A, 29. D3C!,

A6T; D X A; DST;

Si 29. . . . D x D + ; 30. P X D, y las blan·cas, con P4A y TlCD pueden utilizar su posición superior sin grandes dificultades. Aun después de la jugada de la partida podían proceder a un cambio de damas ob­ teniendo así un final ventajoso : 30. D x D, C x D ; 31. R2A, T l R ; 32. P5R. 3 0. AlA,

D3A;

Malo hubiera sido 30. . . . D x PA ; 3 1 . DxD, C x D ; 32. A3C, P4CR ; 33. A X C, P x A ; 34. P4A con un final ganado por las blancas. 3 1 . PSA, Las blancas renuncian al avance P5R y en su lugar escogen un lento pero seguro plan : cambiarán el ca­ ballo negro y en el subsiguiente fi­ nal, con sus piezas mayores y el peón pasado protegido, ejercerán presión sobre el peón negro de 3CD.

Profile for Ediciones JFhorizon

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Estrategia moderna en ajedrez  

Volumen nº 9 de la colección Escaques. Si un jugador de ajedrez ha rebasado felizmente los escollos de las aperturas, se ve colocado ante nu...

Profile for jfhorizon
Advertisement