Issuu on Google+


Alumnos y alumnas María Abad Aitor Alcelay Ignacio Alonso Sara Asturias Rubén Cañete Daniel Castrillo Pablo Díez Paula Espino Alex de la Fuente Samuel Gómez Nuria Hernando Carolina Izarra Yulisa Lázaro


Christian López Iván Maeso Beltrán Marquina Óscar Maté Roseline Nicolleau Eduardo Ortega Paula Perdigones Víctor S. Pérez Samuel Rey María Rodríguez Diego Sáez Álvaro Serrano Ana Val


Profesora Julita Fernández Profesora en prácticas Marta Pérez CEIP Padre Manjón de Burgos. 5º de Primaria

Febrero 2010


Dedicamos este cuento A nuestros papรกs, mamรกs, abuelos y abuelas. Por habernos contado muchos cuentos y por haberlo hecho muy bien.


Hace millones de años hubo una gran erupción volcánica que originó la famosa “Calzada de los Gigantes” en Irlanda del Norte.


SegĂşn cuenta una leyenda, en el condado de Antrim vivĂ­a un gigante llamado Finn, enemigo firme de Benandonner,

otro

gigante

que

habitaba frente a ĂŠl en la isla de Staffa, cerca de Escocia.


Aunque

nunca

se

habĂ­an

encontrado, los dos gigantes solĂ­an pelear con frecuencia: cada uno lanzaba entonces rocas a la isla del otro, con el propĂłsito de darle.


Tantas y tantas rocas se lanzaron que se form贸 un camino de piedra en el mar que un铆a las dos islas.


Un d铆a Benandonner cruz贸 el camino para enfrentarse con su odiado enemigo.


Cada una de sus zancadas hacía temblar la tierra y se podía oír en los dominios de Finn.


Oonagh, la esposa de Finn, escuch贸 aquel estrepitoso ruido y tuvo una idea para ahuyentar a Bennandoner, mand贸 a su marido acostarse en la cuna y hacerse el dormido.


Benandonner llam贸 a la puerta y Oonagh le abri贸 y le mand贸 callar para no despertar a su beb茅.


Benandonner

se

acercó a la cuna y cuando vio el tamaño del bebé se asustó. ¡Cómo sería el padre!


Benandonner huy贸 todo lo r谩pido que pudo, con la fuerza de sus pisadas destruy贸 parte del camino y s贸lo quedaron algunas rocas al comienzo, junto a la orilla de Irlanda.


El libro es fuerza, es valor, es poder, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor.

Ruben DarĂ­o


LOS DOS GIGANTES