Page 1

Actividades Extraescolares Departamento de Religión Atención a alumnos no participantes LEE LOS SIGUIENTES DOCUMENTOS Y CONTESTA A LAS PREGUNTAS DOCUMENTO 1: HISTORIA CÓRDOBA UNA LA PROTAGONISTA DE LA HISTORIA Sus orígenes se remontan a los iberos, si bien es a partir del 206 a.C., cuando los romanos la conquistan, que pasa a ser protagonista destacada de la Historia. Fue designada capital de la Hispania Ulterior, en el 152 d.C. y durante la época imperial continuó manteniendo su papel preponderante como capital de la Bética. A mediados del siglo VI estuvo dominada por los visigodos, hasta el 711, que fue conquistada por los musulmanes, iniciando así el período más esplendoroso de la ciudad. Era la sede central de un poderoso imperio que llegó a extenderse hasta los Pirineos. En el año 756, bajo el reinado de Abd al-Rahman I, fue convertida en Emirato y, más tarde, con Abderramán III, en Califato. La época del Califato de Córdoba, que tuvo su fin en el año 1031, fue la de mayor florecimiento de la ciudad y la más influyente. Su población ascendía a casi medio millón de habitantes que disfrutaban de una próspera economía, con un excelente sistema de riego y una afamada industria de curtidos. La magnífica Mezquita se convirtió en centro musulmán de peregrinación y su vida intelectual cobró importancia para toda Europa. La llegada de los nuevos monarcas almorávides, de severas creencias religiosas, supuso la destrucción de muchas de las excepcionales edificaciones de la época de los omeyas. Comenzó así su decadencia y, con ella, la pérdida de su poderío, que se trasladó a Sevilla. El siglo XII fue un alivio en la vida cultural de la ciudad que, gracias al ilustre filósofo islámico Averroes, quien dio a conocer las obras de Aristóteles en Occidente, volvió a resplandecer de nuevo. La victoria de los Reyes Católicos durante la Reconquista, en la que destacó Gonzalo Fernández de Córdoba, llamado el Gran Capitán, supuso el fin de su preponderancia, que se traladó a la Granada de las dinastías nazaríes como centro de esplendor y de influencias. PATRIMONIO ARTÍSTICO Los barrios de la Catedral, de San Francisco, de Santa Marina y de la Judería, son los más representativos de su casco antiguo, caracterizado por sus calles estrechas y tortuosas de casas con patio. Un recorrido por estas zonas nos va a descubrir los principales monumentos artísticos de la ciudad, entre los que sobresalen: Mezquita La Mezquita Mayor de Córdoba se levanta sobre el solar de la primitiva iglesia hispano-visigoda de San Vicente, respetada por los musulmanes para uso de la comunidad mozárabe hasta el año 748, en el que por presión de los muladíes alberga los dos cultos, cristiano e islámico. En el 785 Abderrahamán I compra la parte cristiana y erige lo que fue la primera Mezquita de Córdoba, ampliada sucesivamente por Abderrahamán II, Alhaquem II y Almanzor, quien en el año 987 dirige la última ampliación. Cuando se reconquista definitivamente la ciudad de Córdoba en 1236, y por disposición de su artífice Fernando III, el obispo de Osma consagra la mezquita convirtiéndola en catedral cristiana con el título de Santa María la Mayor. En 1257 se levanta en ella una Capilla Mayor y a sus espaldas funda Enrique II en 1371 la Capilla Real. Posteriormente, se van levantando capillas adosadas a los muros y realizando en su interior otras modificaciones de menor importancia. En 1521 el obispo don Alonso Manrique, en su afán de emular a otras diócesis, consigue del Cabildo su aprobación para la construcción de una gran catedral dentro de la propia mezquita, I.E.S. “Fuente Grande” – Alcalá del Valle (Cádiz) C/ Blas Infante s/n – 956 128836

Pág.

1


Actividades Extraescolares Departamento de Religión Atención a alumnos no participantes comenzando enseguida las obras el maestro burgalés Hernán Ruiz El Viejo, en el año 1523. Conocidas las primeras demoliciones, los cordobeses con gran sentido trataron de impedirlas, en su deseo de salvar la integridad de la arquitectura islámica; también el Concejo se opuso requiriendo al Cabildo la suspensión de las obras, incluso con amenazas de muerte a quienes trabajaran en ella. Ante esta situación se solicita del emperador Carlos I su parecer, que fue favorable al Cabildo, aunque años más tarde se arrepintió, pues al contemplar la catedral lamentó: “si yo tuviera noticia de lo que hacíades no lo hiciéredes, porque lo que habéis labrado lo hay en muchas partes, pero lo que aquí teníades no lo hay en el mundo”. H. Ruiz El Viejo diseña y dirige la catedral de una manera genial, ateniéndose a los módulos y las naves de la mezquita para desmontar de ella sólo lo imprescindible; planteó el nuevo templo, levantó sus muros y a su muerte, en 1547, ya se cerraban las bóvedas del crucero. Le sucede en las obras su hijo Hernán Ruiz El Mozo – gran arquitecto andaluz, de dilatada obra también en la diócesis de Sevilla -, quien con carácter ya plenamente renacentista continua y avanza las obras hasta su muerte, en 1569. En 1598 terminó la bóveda del coro el gran maestro Juan de Oliva, con lunetos y bellos estucos italianizantes, en una de las mejores decoraciones puristas de nuestro renacimiento. Y bajo la dirección de Diego de Praves se termina la cúpula ovalada del crucero en 1599, una pieza única, rotunda y espléndida, ornamentada con hermosos motivos renacentistas estucados. En total las obras duran 234 años, por lo que al inicial estilo gótico de los muros levantados por H. Ruiz El Viejo, se le van añadiendo muchos y valiosos elementos propios del renacimiento y del barroco, consiguiendo un conjunto asombroso por el entorno arquitectónico donde se ubica. Así, a lo largo de la primera mitad del s. XVII se construye el Retablo Mayor y su tabernáculo, donde intervinieron principalmente Alonso Matías y Sebastián Vidal, y las pinturas, que fueron sustituidas por las que hoy vemos de Antonio Palomino, realizadas hacia 1713. Destacan del interior la barroca Capilla del Cardenal, con su Tesoro Catedralicio, donde se expone la Custodia de Enrique de Arfe, y el crucifijo de marfil de Alonso Cano. Y situada frente al altar Mayor, la espléndida sillería del Coro, de Pedro Duque Cornejo, obra también barroca de 1750, a cuyos pies se encuentran magníficas imágenes de los evangelistas talladas en mármol. Bien de Interés Cultural, es Monumento Nacional según publicación del BOE de 1.979. Iglesia de la Compañía, del colegio de los jesuitas. Data del siglo XVI, y en ella sobresalen el Altar Mayor, de estilo churrigueresco, y la majestuosa escalera barroca emplazada en su patio. Iglesia de San Agustín, originariamente gótica, restaurada en el siglo XVI. En su interior, se conservan bellos frescos realizados por Nino de Guevara y Antonio Castillo, así como una imagen de la Virgen de Juan de Mesa. Colegiata de San Hipólito, gótica del siglo XIV reformada en el XVIII en estilo barroco. En ella se encuentran los sarcófagos de mármol de Alfonso XI de Castilla y de su padre, Fernando IV. Iglesia gótico-romana, reformada en 1687, en la que destaca el bello rosetón de su fachada. Su interior conserva notables frescos del siglo XV con escenas de la Pasión. Iglesia de San Miguel, erigida bajo el reinado de Fernando III el Santo, posee un bonito pórtico de estilo gótico temprano.

I.E.S. “Fuente Grande” – Alcalá del Valle (Cádiz) C/ Blas Infante s/n – 956 128836

Pág.

2


Actividades Extraescolares Departamento de Religión Atención a alumnos no participantes Iglesia de San Nicolás de la Villa, del siglo XIII, renovada en el XV. Destaca por su bello campanario. Iglesia de San Pablo, templo gótico-romano fundado como iglesia conventual de los padres dominicos, en 1241. Ha sido objeto de edificaciones anexas en diferentes estilos arquitectónicos. En su interior hay un bello artesonado con decoración mudéjar. También destacan la estatua de la Virgen de las Angustias, obra de Juan de Mesa, y la capilla del Rosario. Iglesia de San Pedro, antigua de los cristianos durante la dominación islámica. El ábside y los pórticos laterales datan del siglo XIII. Su techumbre constituye un bello artesonado del siglo XVI. El Altar Mayor es de estilo churrigueresco, del siglo XVIII. Iglesia de Santa Marina, es la iglesia gótica más antigua de la ciudad. El interior es de tres naves y fue reformado en el siglo XVIII. Destacan las pinturas de la capilla de la Virgen del Rosario y la bella decoración mudéjar de la entrada de la sacristía. Iglesia de Santa Victoria, de estilo clasicista, construida entre 1761 y 1788. Posee capilla circular y fachada de columnas. Convento de San Francisco, fundado en el siglo XIII. Su iglesia cuenta con un pórtico clasicista y decoración interior churrigueresca, con pinturas de Valdés Leal, figuras de Alonso Cano y la bella obra de su discípulo, Pedro de Mena, que efijió a San Pedro de Alcántara. Convento de Santa Clara, fundado por Alfonso X en 1262, sobre los restos de una antigua mezquita, de la que se conservan el minarete y las murallas almenadas con torres en las esquinas. Convento de Santa Isabel, fundado en 1491 por el condestable de Priego. Su iglesia tiene pórtico de estilo renacentista y cúpula decorada en estilo barroco. Puente romano, un arco triunfal llamado Puerta del Puente, construido en 1571 por Hernán Ruíz, constituye el acceso al puente. El puente, sobre el río Guadalquivir, como su nombre indica es de origen romano, pero fue reformado en la época árabe. Palacio Episcopal, construido en el solar del antiguo alcázar. Posee un bello pórtico gótico, y, en su interior, destacan bellos tapices del siglo XVI. Muy cerca del palacio se encuentra la hermosa Puerta de San Jacinto, de estilo gótico-plateresco. Casas señoriales, con las que cuenta la ciudad, por ello mencionaremos, la Casa del Carpio, del siglo XV; la de los Ceas, del mismo siglo, con bella fachada mudéjar y decoración plateresca en la entrada; la de los Villalones, renacentista; y la del marqués de Fuensanta del Valle, entre otras. El Ayuntamiento, renacentista, data del siglo XVII. Sobresale una bella escalera de mármol negro que conduce a las salas superiores, en una de las cuales se halla el gran cuadro El Arcángel Rafael, obra de Antonio del Castillo. Templo romano, del siglo I d.C. Se trata de una edificación de grandes dimensiones, cuenta con una fachada adornada con columnas corintias, su interior está restaurado. Torre de la Malmuerta, en otro tiempo formó parte de la muralla defensiva de la ciudad. Construida entre los años 1406 y 1408, tiene planta octogonal y está coronada de almenas. Durante el reinado de los Reyes Católicos fue utilizada como prisión, y en el siglo XVIII, fue un observatorio.

I.E.S. “Fuente Grande” – Alcalá del Valle (Cádiz) C/ Blas Infante s/n – 956 128836

Pág.

3


Actividades Extraescolares Departamento de Religión Atención a alumnos no participantes Torre de Calahorra Imponente fortaleza, probablemente, de origen árabe, pero construida en su totalidad en 1369 por Enrique II de Castilla. Actualmente acoge el Museo Municipal, donde se exponen importantes documentos relativos a la ciudad. Alcázar de los Reyes Cristianos Construido por Alfonso XI en el solar de un antiguo castillo moro, con magnífico parque de claro estilo árabe. En el siglo XIX hizo las veces de prisión y en la actualidad alberga un museo, con piezas de la época romana, principalmente, entre las que destacan un gran sarcófago del siglo III a.C. Palacio del Marqués de Viana Uno de los más bellos de la ciudad. Cuenta con 14 patios y jardines excepcionales. Se alza sobre una antigua construcción de los califas, y en sus salones alberga diversas colecciones de distintas épocas. Puerta de Almodóvar Se encuentra incorporada en las murallas. Está coronada por almenas escalonadas y flanqueada por otras torres de planta cuadrada. Conduce al barrio judío. Típicos e inolvidables espacios urbanos, son la plazuela de los Dolores, con el famoso Cristo de los faroles en el centro; la plaza del Potro; y la Plaza de la Corredera. En 1994, gran parte del casco histórico de la ciudad fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. También posee importantes museos, que albergan obras de arte dignas de una detenida visita; el Museo Arqueológico Provincial, el Museo de Bellas Artes, el Museo Julio Romero de Torres y el Museo Municipal taurino. La Mezquita de Córdoba es uno de los edificios más representativos de todo el arte musulmán. Una mezquita es el templo de la religión islámica. Las mezquitas son construcciones sencillas que cuentan con una serie de estancias representativas: un patio abierto al aire libre a la entrada; una gran sala con columnas donde los creyentes pueden orar, cuyo nombre en árabe es haram; y dos lugares que tienen un especial simbolismo para los musulmanes: uno es la pared hacia la que dirigen sus oraciones. Es la pared que se halla al fondo del haram y que siempre está orientada hacia La Meca, el lugar sagrado de la religión islámica. Esta pared se denomina muro de la kibla. El otro lugar es un pequeño nicho o hueco abierto en el medio de ese muro, se llama mihrab, y es el lugar más importante de la mezquita porque representa simbólicamente el espacio en el que pervive el espíritu de Mahoma, el profeta de la religión islámica. La mequita de Córdoba responde a todos estos criterios y cuenta por tanto con todos esos elementos que acabamos de citar, lo que ocurre es que la belleza de su construcción y la riqueza de sus materiales constructivos la convierten en uno de sus mejores ejemplos. La construcción de la Mezquita de Córdoba fue larga, prolongándose a lo largo de varias etapas, y siempre bajo la dirección de las máximas autoridades de Al Andalus, como llamaban ellos entonces a la Península Ibérica, bien los emires Abderramán I y Abderramán II; bien los califas Abderramán III y Al Hakam II. Los primeros tenían la máxima autoridad política del país, los segundos aún tenían más poder porque tenían la máxima autoridad política y también religiosa.

I.E.S. “Fuente Grande” – Alcalá del Valle (Cádiz) C/ Blas Infante s/n – 956 128836

Pág.

4


Actividades Extraescolares Departamento de Religión Atención a alumnos no participantes La Mezquita la comenzó Abderramán I en el S. VIII, aunque la fase más importante es la que promueve el califa Al- Hakam II en el S. X. De esta época es el muro de la kibla y el mihrab de esta mezquita, así como la última ampliación que se realiza en el Haram. Dicho haram tiene alguna particularidad que lo hace especialmente bello. Por una parte sus columnas lisas de mármol, y por otra los arcos de su parte superior que sirven para sostener todo el entramado de columnas del haram, así como la techumbre: el de abajo es un arco de herradura, así llamado porque es más cerrado que el que ya conocemos de medio punto. El de encima es un arco de medio punto. Pero lo más vistoso es que en ambos casos las dovelas, es decir las piezas en que se divide el arco, muestran dos colores que se alternan, el blanco y el rojo, lo que los hace especialmente atractivos, siendo un caso único en todo el mundo. En cuanto al muro de la Kibla y al mihrab de esa misma época son muy espectaculares. El arco del mihrab también es de herradura y al su alrededor se acumulan las decoraciones de todo tipo hechas con pequeñas piezas de oro y lapislázuli azul, que le otorgan un brillo y una belleza sin igual. Sobre el mihrab se construyeron pequeñas cúpulas, cuya decoración repite los mismos materiales, en otro ejemplo precioso de técnica y decoración. Aunque lo más curioso de todo es lo que ocurre cuando los cristianos conquistan Córdoba. En todas las ciudades de Al Andalus la llegada de los cristianos suponía la destrucción de las mezquitas, que eran sustituidas por la construcción en el mismo lugar de nuevas iglesias. En Córdoba se decidió no derribar la mezquita, de tan importante y bonita que era, pero eso sí, se construyó la Catedral cristiana en medio de ella, es decir en medio del haram. De tal forma que si hoy visitamos la Mezquita de Córdoba no debemos de sorprendernos de encontrarnos de repente a mitad de visita en una iglesia cristiana, que lógicamente nada tiene que ver con la construcción musulmana.

I.E.S. “Fuente Grande” – Alcalá del Valle (Cádiz) C/ Blas Infante s/n – 956 128836

Pág.

5


Actividades Extraescolares Departamento de Religión Atención a alumnos no participantes DOCUMENTO 2: MEZQUITA Y CENTRO HISTÓRICO DE CÓRDOBA Ciudad del interior andaluz a orillas del río Guadalquivir, Córdoba es toda una lección magistral, un mosaico. Lugar donde las distintas culturas se suceden y enriquecen. Pocos lugares en el mundo pueden competir con ella en belleza e importancia a lo largo de sus dos mil años de historia. El señuelo de Córdoba es la atmósfera que nos envuelva y transporta al más espléndido mundo árabe. Su mezquita es Patrimonio desde 1984 y su centro histórico desde 1994. La fundación de Córdoba se atribuye a los cartagineses. La Córdoba romana tuvo ya gran esplendor por su situación estratégica. Como capital del emirato y califato desde el año 716 alcanza su apogeo en todos los órdenes que hacía palidecer a las capitales europeas y del oriente. Reconquistada para el reino de Castilla en 1236 por el rey Fernando III. Fue saqueada por los ejércitos franceses. Córdoba es reconocida como centro de saber y como cuna de figuras como Séneca y Averroes. Hablar de Córdoba es hablar de su Mezquita-Catedral. Edificada sobre una antigua basílica visigoda e inspirada en la de Damasco. Iniciada por Abderramán I, es objeto de sucesivas ampliaciones hasta la última del caudillo Almanzor convirtiéndola en la segunda mayor del mundo tras la de La Meca. Es impresionante su aspecto de bosque de columnas y arcos. Los cristianos habilitan parte de ella para construir la catedral. El paseo lo puedes comenzar en el puente romano, la Mezquita con el patio de los naranjos, muy cerca los alcázares, para ir descubriendo el casco antiguo, un fabuloso entramado de callejuelas blancas, estrechas y tortuosas que desembocan en múltiples plazas. Déjate seducir por la sinfonía de olores de su infinitas macetas y por los sonidos del agua. Asómate a sus patios, la verdadera alma de la ciudad. La viejas tabernas nos invitan a un alto en el camino para paladear el buen “caldo” de la tierra acompañado de su rico tapeo. Es muy difícil despedirse de Córdoba, pero si lo has de hacer, aprovecha el retorno para visitar las ruinas de la ciudad palacio de Medina Azahara para completar tu experiencia con el legado andalusí. Construcción años 780-siglo XVI Estilo/s Arábigo, Renacimiento La Mezquita de Córdoba vista desde el aire. La antigua Mezquita de Córdoba, convertida en el siglo XIII en la actual Catedral de Santa María de Córdoba, constituye el monumento más importante de Córdoba, y también de toda la arquitectura andalusí, junto con la Alhambra. Construida a partir del siglo VIII sobre la basílica de San Vicente visigoda, fue objeto de ampliaciones durante el Califato de Córdoba, y tras la conquista cristiana en 1236 fue convertida en catedral, para lo que se realizaron modificaciones, las más sustanciales y polémicas en 1523, cuando la parte central de la antigua sala de oración se transformó con los criterios propios de la arquitectura del Renacimiento. Con 23.400 metros cuadrados, fue la segunda mezquita más grande del mundo en superficie, por detrás de la Mezquita de la Meca, siendo sólo alcanzada posteriormente por la Mezquita Azul (Estambul, 1588) y la Mezquita Hassan II

I.E.S. “Fuente Grande” – Alcalá del Valle (Cádiz) C/ Blas Infante s/n – 956 128836

Pág.

6

Actividades no asistente Cordoba  

Activ para los no asstentes a Cordoba

Advertisement