Page 1

Tribuna Penitenciaria Estatal de CCOO IIPP www.fsc.ccoo.es www.comisionesprisiones.es seccionestataliipp@fsc.ccoo.es www.twitter.com/ccooprisiones

N ú m e r o

3

-

J u l i o

2 0 1 1

Editorial

Algunos parecen enterarse ahora que nos han bajado el sueldo

Sumario CCOO ante la propuesta del Gobierno sobre la modificación de Clases Pasivas

2

La vigilancia de la salud en II.PP.

4

El Trabajo en Beneficio de la Comunidad en las Prisiones

6

El rumor, un instrumento al servicio de la manipulación

8

La precariedad laboral en Instituciones Penitenciarias

10

¿Resignados?

12

Las dos soluciones de la Administración para los problemas del Régimen 14 Abierto y los CIS: revolverse y clavar el aguijón

CCOO participa en las Conferencias Europeas de Prisiones en Atenas

16

En mayo del 2010 y después las excusas más peregrinas o ofertas de empleo público de la publicación del RD se dedicaron a desmovilizar en prisiones seguirán siendo 8/2010, los sueldos de los al personal de IIPP. Nos pre- ridículas, y por consiguiente empleados y empleadas guntamos cómo piensan el deterioro de las condiciopúblicas de este país sufrie- estas organizaciones que nes de trabajo en prisiones ron un duro recorte seguirá empeorando. sin parangón en Por eso, desde nuestra historia reCCOO, pedimos al ciente. El Gobierno resto de las organizapuso la lupa sobre ciones sindicales, los empleados públiseriedad y comprocos y ayudó a difunmiso con los retos dir la imagen de prique nos depara el vilegiados que cierta futuro en IIPP. Es el parte de la sociedad tiene sobre los traba- “...ante medidas tan traumá- momento de abordar los problemas jadores públicos. ticas: solo caben respuestas reales que tiene Por mucho que algu- contundentes” nuestra casa, que no nos medios de comuson otros que el définicación intenten dicit de empleados bujar unos servicios públicos en Institurecuperemos nuestros derepúblicos hipertrofiados, los chos económicos laminados. ciones Penitenciarias y las datos son contundentes: el Creen que a base de escritos consecuencias que generan porcentaje de población que o panfletos nos devolverán esa falta de plantillas en trabaja en los servicios públi- lo que nos han quitado, o nuestra condiciones de tracos es de un 9%,muy por entienden que el rumor co- bajo. debajo de la media de la UE- mo elemento de distracción 15(15) y solo por encima de va a servir para tapar su acti- Sin trabajadores no se puelos portugueses. Estos datos tud lamentable frente a los den seguir gestionando las prisiones. demuestran que nuestro trabajadores públicos. sector publico esta muy poSon muchas las preguntas La institución está a la deriva co desarrollado. que nos hacemos y que deja- y necesita que todos los empleados públicos penitenciaAnte este recorte, extrema- mos a vuestra reflexión. rios remen en la misma didamente grave para los empleados públicos de este Nuestra posición es clara rección. Si nosotros no depaís, CCOO salió a la calle y ante medidas tan traumáti- fendemos a nuestro colecticonvocó la huelga en la fun- cas: solo caben respuestas vo nadie lo hará por nosoción pública el 8 de Junio, y contundentes. No caben las tros. posteriormente la Huelga medias tintas, no cabe el General del 29 de Septiem- rumor ni la distracción. El NO SON MOMENTOS DE bre donde también se reivin- escenario presupuestario de RUIDO Y DISTRACCIÓN, SON dicó la recuperación de las los próximos años nos traerá TIEMPOS DE MOVILIZApérdidas salariales. nuevos recortes, continuará CIÓN. la congelación del sueldo Estatal de IIPP CCOO Otras organizaciones sindica- con la consiguiente pérdida les ni acudieron, alegando de poder adquisitivo, las


P á g i n a

2

Opinión

CCOO ante la propuesta del Gobierno sobre la modificación de Clases Pasivas A mediados del mes de marzo, y al calor de la previsible solicitud de "rescate" de Portugal —luego confirmada—, y de las consecuencias que ese hecho pudiera tener sobre la deuda española, el Gobierno de Rodríguez Zapatero remitió una propuesta de modificación del sistema de clases pasivas, que pretendía que fuera negociada en poco más de 48 horas para su inmediata aprobación.

”...el Sistema de Clases Pasivas resulta peor que dicho Régimen General…”

En síntesis, la propuesta del Gobierno consistía en "confluir" con el Régimen General de la Seguridad Social en aquellos aspectos en los que éste endurece las condiciones de acceso a las prestaciones (como por ejemplo la jubilación anticipada), manteniendo todos aquellos aspectos en los que el Sistema de Clases Pasivas resulta peor que dicho Régimen General: haber regulador muy inferior a las retribuciones reales, escala de porcentaje de dicho haber en función de los años cotizados que impone mayores penalizaciones, período de cálculo más perjudicial al contemplar toda la vida laboral y penalizar, con ello, las promociones que hubiera tenido, no acceso a la jubilación parcial, etc.

Estatuto Básico del Empleado Público y revisión de los acuerdos pendientes, fundamentalmente el Acuerdo de Función Pública de 25 de septiembre, incumplido por el Gobierno con el recorte salarial y de empleo público.  En materia de pensiones y pres-

taciones de Seguridad Social, negociación conjunta de todas las materias, tanto las que afectan al sistema de clases pasivas como otras que afectan al conjunto de empleados públicos, como por ejemplo, el acceso a la jubilación parcial, entre otras. Hay que recordar que en el sistema de clases pasivas están en la actualidad algo más de un millón de funcionarios y funcionarias de la Administración General del Estado, docentes, Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Administración de justicia, Correos, así como los funcionarios que fueron transferidos a las comunidades autónomas y se hayan mantenido en dicho sistema.

La decidida oposición de CCOO a dicho planteamiento provocó que el Gobierno retirara su propuesta y se comprometiera a abrir un proceso de negociación global en los términos en los que lo establece el Acuerdo Social y Económico (ASE) firmado por CCOO y UGT el pasado 2 de febrero y que, en síntesis, Propuestas de CCOO son: CCOO ha aprobado en su último  Negociación conjunta de las tres Consejo confederal celebrado el 11 materias que fija el ASE: sistema y 12 de mayo sus propuestas relatide clases pasivas, desarrollo del vas al sistema de clases pasivas,

T r i b u n a

P e n i t e n c i a r i a


N ú m e r o

3

C C O O a n t e l a p r o p u e s t a s o b r e l a m o d i f i c a c i ó n d e

entre las que destacan las siguientes: 1. Reiterar que la negociación debe abarcar las tres materias que fija el ASE y que sólo habrá acuerdo si éste es equilibrado tanto en su conjunto como en cada uno de los apartados. 2. Insistir en que en lo que hace referencia a las prestaciones de Seguridad Social, la negociación no debe abarcar sólo al sistema de clases pasivas sino también a aquellas materias comprometidas e incumplidas por el Gobierno como el pleno acceso a la jubilación parcial del conjunto de empleados públicos, mejora de aquellas prestaciones en las que el sistema de clases pasivas da menor protección (como en el caso de orfandad, entre otras), análisis de la anticipación en la edad de jubilación por trabajos tóxicos, penosos o peligrosos, etc. 3. En lo que respecta al sistema de clases pasivas, y dado que desde el 1 de enero de 2011 es un colectivo "a extinguir" —todas las nuevas personas que accedan a la condición de funcionarios de carrera pasarán a estar adscritos al Régimen General de la Seguridad Social (RGSS)—, CCOO tiene propuestas tanto para la negociación de la integración en dicho RGSS como para su mantenimiento como sistema a extinguir propio. En cualquiera de los casos, su adaptación tiene que reconocer las expectativas de derecho existentes y sus peculiaridades en cada uno de los colectivos. 4. En la actualidad el sistema de clases pasivas se sustenta en un equilibrio consistente en que se puede acceder a la jubilación anticipada

d e l G o b i e r n o C l a s e s P a s i v a s

P á g i n a

antes (a partir de los 60 años si se tienen al menos 30 años de servicio) pero con una menor cuantía de la pensión, derivado de que el haber regulador es muy inferior a la base reguladora que habría resultado, en RGSS, de cotizar por todo el salario; de que se considere toda la vida laboral en lugar de 15 años; de que la escala de porcentajes a aplicar por años de servicio penalice más que la de Seguridad Social, etc. Cualquier modificación tiene que mantener una posición equilibrada. 5. El análisis deberá contemplar todos los aspectos, no sólo como hacía el Gobierno aquellos que recortan el gasto y las prestaciones (edad de acceso a la jubilación anticipada) sino también aquellos que implican una mejora de prestaciones (aproximación del haber regulador al salario real, período de cálculo que no abarque toda la vida laboral, mejora en la escala de porcentajes a aplicar al haber regulador por años de servicio, etc.). Para finalizar, y dada la confusión, a menudo interesada, que en este aspecto se genera, en todo momento se trata de los criterios relativos al sistema de clases pasivas, no afectando por tanto al mutualismo administrativo (MUFACE, MUGEJU, ISFAS), en el que el Gobierno no ha planteado reforma alguna. Eso no evita que desde CCOO en este ámbito no sigamos reivindicando determinadas mejoras en sus prestaciones sanitarias o en la financiación de fármacos (para equipararla con las del Sistema Nacional de Salud), etc. Estatal de IIPP CCOO

“la negociación no debe abarcar sólo al sistema de clases pasivas”

3


P á g i n a

4

Salud Laboral

La vigilancia de la salud en II.PP. La mayor parte de las dolencias que suelen afectar a las personas en su trabajo raramente se deben a una sola causa de origen laboral, por lo que resulta cada vez más difícil catalogarlas como enfermedad profesional en el sentido tradicional del término.

“...tratan de hacernos creer que los reconocimient os médicos son vigilancia de la salud...”

La OMS (Organización Mundial de la Salud) viene utilizando el concepto de «enfermedades relacionadas con el trabajo» para referirse a aquellos trastornos de la salud que, pese a no ser originados exclusivamente por el trabajo, se ven influidos por las condiciones laborales de una forma importante. La detección precoz de alteraciones o enfermedades es el objetivo específico de la vigilancia de la salud. Esto es lo que dispara la señal de alarma. El mejor indicador de que la prevención funciona es la ausencia de daños a la sa-

T r i b u n a

P e n i t e n c i a r i a

lud. Si éstos aparecen a pesar de haber tomado medidas de control del riesgo, es que lo que se ha hecho no es suficiente. No siempre se conocen todos los efectos de la exposición al riesgo, es más, a veces no se toma conciencia de que una determinada situación repre-

senta un riesgo hasta que no se empiezan a detectar daños. El primer paso para establecer un sistema de vigilancia de la salud es hacer una buena evaluación de riesgos, en la que se incluya un estudio inicial del estado de salud de la población trabajadora. Se debe definir y justi-

ficar qué es lo que se pretende vigilar y con qué objetivos. Los resultados de la vigilancia de la salud deberán analizarse y contrastarse con los datos sobre exposición para valorar las eventuales relaciones entre riesgo y daño y actuar en consecuencia. La vigilancia de la sa-

lud, en Instituciones Penitenciarias, no es paradigma de cómo debe de abordarse esta cuestión desde unos criterios normativos estándares. A pesar de las criticas que desde CCOO venimos realizando de como se aborda la vigilancia de la salud en prisiones, los responsables de salud laboral y el servicio de pre-


N ú m e r o

3

vención se reiteran en un modelo de vigilancia obsoleto y que no responde a las premisas básicas que se deben de cumplir en el método, el objeto y la finalidad preventiva de la vigilancia de la salud. En principio tratan de hacernos creer que los reconocimientos médicos son vigilancia de la salud por sí mismos, algo totalmente erróneo. La vigilancia no se dirige a revisar la salud general del trabajador sino a conocer cómo la interacción de la actividad profesional y la salud del mismo pueden ser causa de enfermedad. CCOO insiste en cada campaña en la necesidad de explicar y formar a los empelados penitenciarios sobre la importancia de la vigilancia de la salud, de hecho nuestra propuestas de que la empresa adjudicataria desarrollé dentro del contrato actividades divulgativas han sido refrendadas, pero sin que luego se ejecuten, dado el escaso interés que en el asunto tienen IIPP y la empresa. La inmediata consecuencia es que el personal ve más como una amenaza que como un beneficio la vigilancia de la salud y cada año participa en menor número, ¾ partes de las plantilla no hace vigilan-

S a l u d

cia de la salud.

l a b o r a l

P á g i n a

5

es el que quieren nuestros gestores, no quieren que intervengamos en el ejercicio del derecho a la salud y en la defensa del mismo, quieren agotarnos con su incompetencia, desidia y mal hacer, para que la vigilancia de la salud y otras muchas materias que tienen que cumplir, se conviertan en normas huecas que solo existen en los papeles ocultos en algún perdido despacho.

La vinculación entre puesto de trabajo y salud del trabajador es esencial dentro de la estrategia preventiva de la vigilancia de la salud. Desgraciadamente ni por parte del servicio de prevención ni por los responsables de prisiones se ha aceptado que el marco legal de la evaluación de riesgos sea la que determine el tipo de vigilancia de la salud que se aplica a cada empleado y ésta sea la for- Nosotros decimos que la ma de abordarlo como salud laboral es esencial defiende CCOO. para el trabajador peniNo existe vigilancia de la tenciario, que las leyes salud en prisiones desde protegen nuestro dereel momento que los acci- cho a la misma y que los dentes y enfermedades que cobran por gestionar profesionales no son es- esta Institución tienen tudiados estadísticamen- que hacer frente a sus te, ni evaluados en los responsabilidades.

“Nosotros decimos que la salud laboral es esencial para

comités de seguridad con Por todo ello CCOO conti- el trabajador los representantes de los nuará defendiendo una penitenciario” trabajadores. vigilancia de la salud al Pero el mayor desprecio servicio de los empleados que se hace sobre la vigi- y empleadas penitencialancia de la salud, desde ros y no al servicio de Instituciones penitencia- contrataciones o gestorias, es como quince años res. Invitamos también a después de que tuvieran que todos seamos exila obligación de hacerlo gentes con las calidades y han sido incapaces de los derechos que esta vitener un Plan de preven- gilancia de la salud nos participando ción integrado en la ges- confiere, masivamente en las mistión empresarial, donde la vigilancia de la salud mas, y demandando que se vinculen a nuestra acsea un elemento sustantividad profesional y cial. nuestro puesto de trabaEste panorama desolador jo.


P á g i n a

6

Opinión

El Trabajo en Beneficio de la Comunidad en las Prisiones Los TBC nos es algo novedoso, ya en los años 70 el Consejo de Ministros del Consejo de Europa recogía “Determinadas medidas penales de sustitución de las penas privativas de libertad”, (Resolución (76) 10 de 19 de marzo de 1976) pero no nos retrotraigamos en el tiempo más allá de lo necesario... Lo primero a señalar es que la postura de CCOO, en modo alguno, es contraria a la pena de trabajos en beneficio de la comunidad (TBC), pero maticemos esta cuestión.

“...los trabajos a realizar por los condenados a TBC deben ir relacionadas con delitos de similar naturaleza...”

T r i b u n a

El art. 49. 3ª y 6ª del vigente Código Penal establece que, será la Administración, sin delimitar Departamento o Ministerio, la que ha de facilitar el TBC, pudiendo establecer convenios a tal fin y correspondiendo a los servicios sociales penitenciarios comunicar al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria las incidencias más relevantes en relación a la ejecución de esta pena. La pena de trabajos en beneficio de la comunidad se regula por el Real Decreto 515/2005, de 6 de mayo, por el que se establecen las circunstancias de ejecución de las penas de trabajos en beneficio de la comunidad y de localización permanente, de determinadas medidas de seguridad, así como de la suspensión de la ejecución de las penas privativas de libertad. Las actuaciones necesarias para el efectivo cumplimiento de la pena se encomienda expresamente a los Servicios Sociales Penitenciarios (art. 3). El trabajo, y la determinación concreta de

P e n i t e n c i a r i a

los puestos, corresponde a la Administración penitenciaria que a tal fin podrá establecer los oportunos convenios con otras Administraciones públicas o entidades públicas o privadas que desarrollen actividades de utilidad pública (art. 4). La entrevista y selección de trabajo se encomienda asimismo a los servicios sociales penitenciarios (art. 5.1), a quienes también corresponde el seguimiento y control del cumplimiento de la condena (art. 7), la comunicación de las incidencias más relevantes al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria (art. 8) y la elaboración del informe final igualmente dirigido a tal autoridad judicial (art. 9). Resulta relevante matizar que

en ningún momento se alude a que sean los establecimientos penitenciarios el lugar para el cumplimiento de los TBC. Es cierto, que podría pensarse que, al igual que la Administración penitenciaria puede “establecer los oportunos convenios con otras Administraciones públicas o entidades públicas o privadas que desarrollen actividades de utilidad pública”, pudiera auto-otorgarse el carácter de “Administración” suministradora de TBC. Sin embargo, existe un impor-


N ú m e r o

3

E l T r a b a j o e n B e n e f i c i o d e l a C o m u n i d a d e n l a s P r i s i o n e s

tante obstáculo para ello; el art. 1º de la Ley Orgánica 1/1979 General Penitenciaria establece que “Las Instituciones penitenciarias reguladas en la presente ley tienen como fin primordial la reeducación y la reinserción social de los sentenciados a penas y medidas penales privativas de libertad, así como la retención y custodia de detenidos, presos y penados”. No es, por tanto, cometido de la institución penitenciaria el cumplimiento de toda pena, sino solamente de las penas y medidas penales privativas de libertad y, recuérdese, el TBC es una pena privativa de derechos (art. 39 CP). En ningún momento se hace referencia a los establecimientos penitenciarios como lugares de cumplimiento de penas privativas de derechos, para ello debería acometerse una reforma de la LOGP que hasta la fecha, no ha tenido lugar. En otro orden de cosas, los trabajos a realizar por los condenados a TBC deben ir relacionadas con delitos de similar naturaleza al cometido por el penado y en labores de reparación de los daños causados o de apoyo o asistencia a las víctimas. Dudamos (siendo generosos en nuestra duda) que el perfil de los penados TBC para nuestros centros penitenciarios, cumplan esa exigencia que marca el código penal en su art.49. No nos deben contentar cuando los Directores de nuestros centros penitenciarios nos dicen que los TBC son personas condenadas por delitos de tráfico en su inmensa mayoría. El código penal es explícito al respecto, pueden ser condenados a TBC los sujetos responsables den diferentes delitos o faltas , entre ellos por ejemplo tenemos:  Amenazas leves en el ámbito conyugal o situación análoga.  Amenazas leves con armas u otros instrumentos peligrosos a las personas relacionadas en el art.173.2  Coacciones leves en el ámbito conyugal o situación análoga.

P á g i n a

7

 Sustracción o utilización de vehículos a 

motor o ciclomotores sin la debida autorización. Destrucción, inutilización o daño de cosa de utilidad social o cultural o sustracción al cumplimiento de deberes legales impuestos en interés de la comunidad. Conducción de vehículo de motor o ciclomotor a velocidad cuantitativamente superior a los límites prefijados penalmente. Conducción de vehículo de motor o ciclomotor en casos de pérdida de vigencia del permiso. Conducción que ocasione grave riesgo para la circulación.

A fin de hacer una correcta selección de condenados a TBC que pudieran cumplir la pena en nuestros establecimientos podría entonces pensarse en que participaran en dicho proceso especialistas en áreas de la conducta, extremo este que no se da y consideramos necesario. En definitiva, compartimos plenamente la filosofía de esta pena privativa de derechos, que pretenden restringir a sus justos límites el sobredimensionamiento y generalización de las penas privativas de libertad, a todas luces desmesurado para afrontar determinadas conductas delictivas e ineficaz en penas de corta duración, mejorando el actual hacinamiento de los establecimientos penitenciarios. A nadie se le escapa el alto grado de saturación en el que se encuentran los servicios sociales penitenciarios, incapaces de sobrellevar esta enorme carga de trabajo por la insuficiente dotación de medios, tanto materiales como personales. No es suficiente el desarrollo de programas concertados con el Servicio de Empleo estatal donde se recogen programas de implantación y desarrollo de penas y medidas alternativas a la prisión, parcheando las necesidades reales de nuestros servicios sociales penitenciarios.

Estatal de IIPP CCOO

“No es suficiente el desarrollo de programas concertados con el Servicio de Empleo estatal…”


P á g i n a

8

Opinión

El rumor, un instrumento al servicio de la manipulación En el medio penitenciario, nuestro medio laboral, sobre todo en el ámbito de las relaciones laborales, es muy frecuente ver que la formación de la opinión colectiva se sustenta sobre rumores o dichos nunca contrastados, que se demuestran falsos en contacto con la realidad y el paso del tiempo, pero que se olvidan enterrados en una nueva cadena de rumores más cercanos, de fuentes presuntamente anónimas que se dirigen a crear un clima manifiestamente interesado y de beneficio de parte.

“El rumor responde a las técnicas básicas de la manipulación social…”

T r i b u n a

Provengan de donde provengan, 1. La estrategia de la distracción: cualesquiera sean sus orígenes o Se pretende con ello desviar la procedencia, cultural e históricaatención del grupo o colectivo mente, etc., los rumores generan de los problemas de fondo, fascinación entre los seres humamanteniendo su entretenimiennos. Nos plantean si lo que "otros" to con cuestiones formales y dicen es la verdad, lo cierto, sin menores. importar la factura de ese decir, de 2. Crear problemas para poder dónde proviene: si del centro o de ofrecer las soluciones: Por la periferia o de la persona a la ejemplo, creando una crisis que están referidos. Históricameneconómica para hacer aceptar te han sido los causantes de pánicomo un mal necesario el retroco, del temor a la guerra o a calaceso de los derechos sociales, midades, presagios y vaticinios o privatizaciones y el desmanteladel éxtasis del triunfo. Pueden premiento de los servicios públiceder o anticipar noticias causancos. O intoxicando sobre una tes de expectativas, felicidad o situación irreal en un centro, alegría. para que sin que haya pasado El rumor, en la actividad sindical nada, atribuirse el cambio. penitenciaria, arrincona a la infor- 3. Utilización del personal como mación y se convierte en un vehísi fuese menor de edad: es deculo que puede definir la naturalecir, creando la necesidad del za de las relaciones laborales en el intermediario “cualificado” que medio penitenciario. El rumor ressolo él puede entender de la ponde a las técnicas básicas de la situación y al que se le debe manipulación social, con caracuna fe ciega. terísticas bien determinadas y que 4. Primar el aspecto emocional se concretarían en las siguientes:

P e n i t e n c i a r i a


N ú m e r o

3

E l r u m o r , u n i n s t r u m e n t o a l s e r v i c i o d e l a m a n i p u l a c i ó n

apartando el reflexivo: Todos hemos vivido cómo, quienes no tienen ni razones o argumentos, nos hablan de lo mucho que hemos pasado juntos, de la amistad, de ser una piña, de nuestro grupo, es decir utilizan el chantaje emocional para cubrir sus propias carencias y la falta de iniciativa, en este caso sindical. 5. Mantener el grupo en la mediocridad o la ignorancia: Se promueven los aspectos más instintivos privándoles de la información importante y dejando una sopa de desinformación y chismes. 6. Conocer al grupo y sus individuos: Generalmente quien genera rumores para manipular al grupo, dispone de una elevada capacidad para conocer a los miembros del grupo, en ocasiones mucho mejor que ellos mismos, lo que permite orientar sus propias necesidades. Los rumores también indican un prejuicio o juicio de valor negativo y las víctimas de los rumores son como chivos expiatorios. Pero a diferencia del rumor, el prejuicio no es un azar. Se trata más bien de un componente esencial del sistema inconsciente. En la perspectiva de la comunicación, los rumores no pueden identificarse con los prejuicios ya que la superficialidad es un componente esencial de los mismos. El rumor se ha utilizado histórica-

mente en las relaciones laborales penitenciarias para conseguir mantener al colectivo con un elevado volumen de información, de modo que se consiga por saturación un nivel mínimo de conocimiento sobre los problemas. El rumor es un instrumento esencial para definir una estrategia de división del colectivo penitenciario y con ello obtener el elemento esencial que todo gestor ansia, la pasividad de sus subordinados. Mediante el rumor se desmoraliza y desmotiva, orientando su rechazo a la realidad en la que vive a manifestaciones de carácter individual por las que se canaliza una indignación que se ahoga en si misma. Decididamente deberíamos de ser más exigentes con la información sindical que consumimos; no es saludable que se nos presenten informaciones sindicales que se corroboran como meros rumores, falsedades o abiertas manipulaciones, y no seamos capaces de exigir una retribución personal por esa manipulación de la que somos objeto. En definitiva si prima el rumor sobre la información, siempre estaremos a merced de los gestores y de los que defienden sus políticas en el mundo sindical, es decir, del estado de cosas que hace que nuestras condiciones laborales empeoren.

Estatal de IIPP CCOO

P á g i n a

“deberíamos de ser más exigentes con la información sindical que consumimos…”

9


P á g i n a

1 0

Opinión

La precariedad laboral en Instituciones Penitenciarias España es el segundo país de la Unión Europea con mayor porcentaje de trabajadores con contrato temporal, un 25,4%, superada tan sólo por Polonia, con un 26,5%, y seguida de Portugal, con un 22%, y Holanda, donde este tipo de contratos suponen el 18% del total, según los datos publicados por la Oficina estadística europea, Eurostat. La precariedad laboral ha sido definida en función de cuatro grandes dimensiones: la inestabilidad en el empleo, la vulnerabilidad, los menores ingresos, y la menor accesibilidad de la población afectada a prestaciones y beneficios sociales.

“La precariedad laboral esta institucionali zada en el caso del personal laboral…”

T r i b u n a

dar todo de mercado y decapitar servicios sociales. Todavía nos duelen los contratos basura que se hacían para cubrir las carencias del personal sanitario.

Las eufemísticamente llamadas externalizaciones privatizan, cada vez más, Las Administraciones Públicas, con casi las esferas de actuación de la Adminisun 25% de precariedad laboral, son fiel tración Penitenciaria donde por sureflejo de esa cultura económica impe- puesto los servicios son de peor calirante de utilizar el Estado al servicio de dad –los contratos se hacen a la baja y las empresas y los beneficios privados, hay que mantener el margen de beney por ello, en la misma medida que ficio- y además en numerosas ocasiocada vez convoca menos empleo nes se utilizan recursos humanos y mapúblico y amortizan más plazas se ex- teriales de la propia Administración ternalizan más servicios, contratando Penitenciaria para prestar el servien la mayor parte de las ocasiones con cio .Es un fenómeno que parece no mayor coste y peores servicios para el encontrar especial atención dentro del ciudadano. Dentro del personal de las colectivo y sus reivindicaciones, porAA.PP. las figuras de contratación y que momentáneamente afecta a un acceso al empleo público han ido sofis- sector minoritario y preferentemente ticándose tanto como se deterioran las dentro del ámbito logístico, infraescondiciones laborales de muchos em- tructura o mantenimiento, pero que pleados públicos, personal becario, nadie tenga la menor duda que estas contratos de inserción, contratos de políticas son técnicamente aplicables obra y servicio, bolsas de empleo, in- a cualquier esfera de la gestión peniterinos. Las figuras son múltiples pero tenciaria. diseñan una Administración cada vez La precariedad laboral esta instituciomás atrofiada y con peor calidad de nalizada en el caso del personal laboempleo, se crea la puerta para que el ral, donde se ha instaurado un sistema criterio de mercado pueda suplir al de de provisión de puestos estructurales servicio público. mediante la contratación temporal de Instituciones Penitenciarias no es aje- servicio o de obra, así como contratana a esta tendencia ideológica de inun- ciones fuera de convenio, produciénP e n i t e n c i a r i a


N ú m e r o

3

e n

dose la paradoja de que se abren centros donde el personal laboral de plantilla es ínfimo o meramente simbólico. Parece que la nueva política de la Administración pasa por ir dejando las plantillas sin personal laboral y cubrir sus necesidades mediante la contratación externa, como demuestran las miles de plazas amortizadas en el marco del Convenio Único. La precariedad, en nuestro medio, también se intensifica con la actual política de “reinos de taifas o cortijos”, donde los directores y las directoras, reinterpretan la norma, amparándose en la nocturnidad y alevosía del contencioso, modificando horarios, servicios a su antojo, o fijando etiquetas de funcionarios válidos o no válidos, con criterios y baremaciones que guardan en lo más oculto de su “yo” interior y que por lo general responden a criterios totalmente subjetivos y argumentaciones absolutamente peregrinas y caprichosas. Otra grave expresión de precariedad laboral en nuestro medio se produce con el personal interino. El personal interino es seleccionado de entre el personal que oposita mediante una puntuación objetiva y no como una contratación de carácter aleatorio. Es un personal que cubre parte del déficit estructural de falta de personal que tenemos y no tiene como finalidad cubrir situaciones de urgencia en materia de personal. Este personal está sometido a la carencia de plazas y puede ser desplazado a cualquier centro de II.PP.,. Su protección jurídica es menor, están abocados al cese y a un sistema de renovación que dificulta el mantener los contratos, la conciliación familiar y un largo etc. que hace a este personal especialmente vulnerable. La conclusión de estas diversas manifestaciones de precariedad es común a todas las Administraciones Públicas. La Administra-

L a p r e c a r i e d a d l a b o r a l I n s t i t u c i o n e s P e n i t e n c i a r i a s

P á g i n a

1 1

ción Penitenciaria no es ajena al modelo general y rebaja los niveles de prestación de sus servicios mediante la disminución de la calidad de las condiciones laborales, dejando que los servicios se deterioren no cubriéndolos con el personal necesario para una normal prestación de los mismos y mediante contratación laboral y servicios externos como primer paso en el camino a la privatización de servicios en las prisiones españolas. El primer damnificado de esta situación es el personal que debe de trabajar en estas condiciones de inseguridad jurídica, falta de derechos y expectativas en un mundo laboral tan complejo como el penitenciario, estableciéndose trabajadores de primera y de segunda en función no del trabajo que se hace sino de quien ha contratado. CCOO tiene una posición clara contra la precariedad laboral y lleva proponiendo medidas y alternativas en IIPP para reducir su impacto: como es minorar las contrataciones externas de tal modo que solo puedan utilizarse para cubrir actividades no estructurales, la creación de bolsas de empleo para soportar los déficit temporales del mismo en diferentes categorías profesionales y la equiparación de derechos y obligaciones para el personal de una misma categoría independientemente de su tipo de contratación. Tenemos un objetivo definido para acabar con la precariedad laboral, y no es otro que conseguir Ofertas de Empleo Público adecuadas para mantener los Servicios Públicos en condiciones de cumplir con sus objetivos de un modo ágil y eficiente. La precariedad laboral es incompatible con unos servicios públicos de calidad. Estatal de IIPP CCOO

“...también se intensifica con la actual política de “reinos de taifas o cortijos...”


P á g i n a

1 2

Opinión

¿Resignados? Ante el giro político del Gobierno, en Mayo del 2010, CCOO lanzó una fuerte respuesta, que comenzó con la convocatoria de los empleados públicos para hacer frente a los recortes de sus salarios y derechos y, continuó con la Huelga General del 29-S para enfrentarnos a la extensión de esas medidas de recortes y pérdidas sociales al resto de trabajadores y confrontar nuestra propuesta de una salida a la crisis en favor de los sectores más débiles, económica y socialmente, contra la adopción de las medidas más ultras y regresivas del neoliberalismo económico del Gobierno Zapatero que favorecen a la banca y a las grandes finanzas internacionales, es decir, favorece a los que originaron la crisis y se benefician de ella.

“Es necesario mantener las inversiones y ayudas públicas…”

CCOO lleva tiempo reclamando que se complete el proceso de reestructuración del sistema financiero español a fin de lograr un mayor control sobre actividades de riesgo, un mayor nivel de exigencia de responsabilidades sobre las políticas, los gestores causantes de las crisis y, sobre todo, para garantizar la canalización de las ayudas públicas y del ahorro privado a la economía real mediante el flujo urgente del crédito a las empresas y a las familias. Es necesario mantener las inversiones y ayudas públicas a la reactivación económica a fin de recuperar el crecimiento económico y el empleo. Igualmente es urgente adoptar medidas destinadas a incrementar los recursos públicos, recuperar los impuestos sobre patrimonio, sucesiones y donaciones, establecer un nuevo tramo en el IRPF con un tipo de gravamen del 50% para los ingresos superiores a los 120.000 euros, recuperar el tipo de gravamen del 35% para las sociedades con una facturación superior a 500 millones de euros y activar un plan intensivo de lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida.

ner cada vez más recursos para seguir creando deuda, que es el negocio de los bancos, éstos vendían los contratos hipotecarios. Pero lo que se inició como un negocio bueno y seguro, que daba rendimientos extraordinarios a inversores de todo el mundo, comenzó a cambiar cuando los bancos empezaron a colocar en los mercados millones de hipotecas muy arriesgadas de personas que dejarían de poder pagarlas si cambiaba a peor su situación. Cuando esto ocurrió, las iniciales hipotecas y los sucesivos productos que se iban creando a partir de ellas se convirtieron en basura financiera que arruinaba a quien hubiera invertido en ellas como les pasó a miles de bancos e inversores.

CCOO reclama un diálogo social y político en cuyo marco todas las partes estén dispuestas a poner las necesidades del país y de la sociedad por delante de intereses partidistas y cortoplacistas.

Las autoridades y los financieros mintieron antes de la crisis cuando afirmaban que los mercados serían capaces, por sí solos, de hacer frente a cualquier riesgo financiero. Mintieron las agencias de calificación al calificar como buenas las hipotecas basura que difundían sus clientes. Mienten los líderes políticos y

El origen más inmediato de la crisis y su desarrollo es bien sabido. Aprovechando la burbuja inmobiliaria y para obteT r i b u n a

P e n i t e n c i a r i a

En lugar de dejar que los bancos que habían actuado irresponsablemente quebrasen, como le suele ocurrir a cualquier empresa, las autoridades cedieron a su poder y los salvaron (les proporcionaron cientos de miles de millones de euros para que resolvieran lo que decían que era un problema pasajero de liquidez y pudieran volver a ofrecer crédito a las empresas y consumidores .


N ú m e r o

3

los economistas que trabajan financiados por la banca y las grandes empresas cuando dicen que hay que privatizar las cajas de ahorros para salvarlas, cuando han sido los bancos privados los causantes de la crisis. Lo que hay que hacer, por el contrario, es disponer de una banca pública que no reproduzca sus irresponsabilidades. Mienten los que no han acertado nunca, haciendo previsiones, ni adelantarse a la crisis, ahora nos dicen que saben qué pasará con las pensiones dentro de cincuenta años o lo que hay que hacer para salir de ella. Mienten sin parar. No han sido sólo los poderosos los que nos han engañado. Se han engañado también a sí mismas todas las personas que permanecen impasibles frente a tanta mentira creyendo que sólo se trata de un incidente, de una mala noche en una mala posada, del que nos sacarán los gobiernos como lo han hecho en otras ocasiones porque, al fin y al cabo, nunca pasa nada y siempre se termina volviendo a vivir como antes. Pero más les vale ser realistas y darse cuenta de que tienen que reaccionar porque lo que ocurre es que se nos está viniendo encima el edificio que ingenuamente creímos que era confortable y seguro. Vienen a por todos nosotros y no van a parar hasta que lo tengan todo si no les hacemos frente. CCOO tiene un compromiso activo por la reacción social, lo ha constatado siendo el sindicato que gana recursos contra la rebaja salarial de los empleados públicos, con movilizaciones, con huelgas y negociando; lo hacemos con independencia del Gobierno de turno, contra el gobierno de Zapatero, o los ajustes salvajes contra los empleados públicos en Murcia, o el desmantelamiento de servicios públicos en Cataluña. En los últimos tiempos un movimiento ciudadano como el 15M ha irrumpido con fuerza contra el actual estado de cosas, gritando en voz alta, ¡basta¡, de que la crisis la paguen las víctimas, de que se desmantelen servicios públicos, de que los bancos se enriquezcan con nuestros impuestos, y las condiciones de vida y empleo empeoren, todo ello en un país de casi cinco millones de parados. Mientras todo esto pasa, en prisiones nos re-

O p i n i ó n

P á g i n a

1 3

bajan sueldos, nos dejan sin plantillas, impera la desorganización y el descontrol y se incumplen los acuerdos que firman sus máximos representantes, sin que exista una reacción seria y sostenida frente a estas políticas. Desde CCOO hemos venido intentando dinamizar esta situación, con la judicialización de la recuperación salarial, así como con el impulso de nuestra propuesta (apoyada por 7.000 firmas de penitenciarios) para llevar al grupo B el Cuerpo de Ayudantes, nuestra firme posición por una Oferta de Empleo adecuada, ( fuimos los únicos que defendimos que la oferta de empleo de este año fuera por oposición), o cuando nos interpusimos contra la eliminación de plazas de personal laboral, o cuando propusimos la traslación de la productividad a un concepto salaria fijo. No queremos ocultar que apoyamos la plataforma unitaria y le dimos un valor específico a la unidad sindical, pero tampoco queremos dejar de mostrar que creemos que hay que ir más lejos y ser más contundentes si realmente queremos tener objetivos ambiciosos y no meramente estéticos. Lo decimos desde el convencimiento de que es necesario, porque las condiciones laborales empeoran y que hay que dar una respuesta si no queremos que continúen empeorando. Si desde la plataforma no lo hacemos, lo harán otros, el ejemplo más cercano es Cataluña donde se están organizando movilizaciones al margen de lo sindicatos. Este tipo de movilizaciones, al margen de las organizaciones representativas, pueden resultar estimulantes emocionalmente pero con difícil gestión y salida por carecer de un marco de interlocución adecuado que dé respuesta a la movilización. Por esa razón es necesario retornar las movilizaciones en prisiones, con objetivos claros, la oferta de empleo necesaria, el grupo “B”, ó el 2,5 x 2,5 para el servicio diario. Desde CCOO decimos, muy alto y claro, que en prisiones debemos de reaccionar y lo debemos de hacer ya, pero no debe de ser solo una respuesta nuestra, debería de ser una respuesta unitaria de toda la plataforma sindical. Nosotros no nos resignamos. Estatal de IIPP CCOO

“No han sido sólo los poderosos los que nos han engañado…”


P á g i n a

1 4

Opinión

Las dos soluciones de la Administración para los problemas del Régimen Abierto y los CIS: revolverse y clavar el aguijón

“...la mayoría de la información sobre la que trabaja CCOO la hemos recibido de técnicos de IIPP…”

T r i b u n a

En el numero dos de la revista de CCOO “Tribuna Penitenciaria”, distribuida por todos los centros de trabajo del Estado, se publicó un artículo llamado “La crisis del régimen abierto y el deterioro de los CIS: propuestas de solución de CCOO”. En una iniciativa inédita, la Administración Penitenciaria contesta a ese artículo mediante un documento público (membrete oficial, paso por registro administrativo y firma de cargo público) redactado por el Director General de Coordinación Territorial y Medio Abierto, D. Virgilio Valero García, y dirigido al delegado sindical de CCOO del CIS Victoria Kent . La primera reflexión es clara; ¿Es el escrito una velada amenaza al delegado sindical de CCOO en el CIS Victoria Kent?, al que parece ser que consideran “responsable” del artículo publicado en la revista de CCOO. Resulta evidente que se trata de un aviso, y no de un error, el hecho de que el documento se lo dirijan a él personalmente para, a continuación, añadir que es contestación a un escrito “firmado por la Estatal de IIPP”. Si lo saben, ¿por qué no lo dirigen a la Sección Estatal de CCOO? CCOO se congratula de que la SGIP se dirija a sus trabajadores y trabajadoras y que trate de exponer públicamente su acción de gobierno. En CCOO somos devotos de la libertad de expresión, opinión y prensa, por todo eso, por el derecho a réplica y porque se trata de un documento publico, analizaremos su contenido en esta Tribuna Penitenciaria. Lamentablemente, el contenido del escrito del Director General no responde a las expectativas despertadas, y no solo no es una crítica constructiva al articulo de CCOO ni trata de abrir una vía de dialogo para solucionar los problemas expuestos, sino que además contiene argumentos inexactos, que demuestran una baja tolerancia de esta Administración Penitenciaria a la critica. Veámoslo detenidamente para poder ar-

P e n i t e n c i a r i a

gumentarlo: Primero. Ante la crítica de CCOO sobre el perfil actual de muchos internos que no cumplen los requisitos del tercer grado, ya sea por clasificación de la propia administración Penitenciaria o por recurso ante órganos judiciales superiores, es evidente que se produce una “mala” clasificación en estos departamentos de régimen abierto. Curiosamente, en vez de citar este último extremo, la Administración se revuelve y lanza otro aguijonazo al tratar de enfrentarnos con los técnicos que los proponen y aprueban, afirmando que “los profesionales encargados de su valoración y aplicación no deben ser cuestionados en su trabajo de forma gratuita”, y ocultando, en cambio, que hacemos directos responsables de esta situación a los dirigentes de la Secretaría General. De todos modos ya hemos dejado claro, innumerables veces, que consideramos a los técnicos víctimas de los planes, órdenes y criterios de la Administración. De hecho, la mayoría de la información sobre la que trabaja CCOO la hemos recibido de técnicos de IIPP, irritados por las directrices de la Secretaria General. Ellos son los que nos han denunciado la existencia de cupos para progresión en las que se consigna qué internos deben ser progresados a tercer grado; ellos son los que nos informan de las presiones que reciben a través de los directores de los centros para aumentar sin fin el número de terceros grados y de liberados condicionales; ellos son los que nos hablaron de la existencia del plan oculto “Estrategias de potenciación del régimen abierto”; ellos son los que nos desvelaron la trampa estadística que supone asignar a los centros ordinarios de destino las regresiones a segundo grado de los internos de CIS que delinquen o quebrantan y son detenidos en el exterior, falseando así el índice de fracasos del régimen abierto.


N ú m e r o

3

Por tanto, es a ellos y al resto de trabajadores penitenciarios de régimen abierto a quien defendemos, y es a la Administración a quien cuestionamos, y pedimos responsabilidades y soluciones. Segundo. Contra toda evidencia, la Administración niega el empeoramiento de la convivencia en los CIS y el aumento de incidentes. Para ello utiliza exclusivamente la información de las Comisiones Disciplinarias y las anotaciones en el SIP. Sobre las evasiones, comisiones de delito en el exterior y no reingresos en general, ya hemos informado que usan una técnica estadística para que no consten como fracasos del régimen abierto. Respecto a incidentes como robos, peleas y extorsiones entre internos, hemos constatado dos fenómenos: por una parte, los internos optan por no denunciar y, por otra que, aunque se denuncien, no existen cauces de reclamación adecuados. Los robos de pertenencias, abundantísimos, no se hacen constar ni se eleva informe dada la ausencia de autor, se considera algo que ocurre en los CIS y que no tiene remedio. Los libros de incidencias de las Jefaturas de Servicios de los CIS, a pesar de la cantidad de datos e incidentes que contienen, son siempre ignorados como fuentes de información. En referencia al consumo de drogas en régimen abierto, se da una paradoja curiosa: cuanto mejores son los instrumentos de detección del consumo, más se reduce su uso. Parece ser, según datos de algunos servicios médicos, que últimamente viene disminuyendo la ejecución de analíticas en los CIS. Esto encajaría perfectamente con el criterio de la Administración Penitenciaria de que el consumo de drogas no es motivo de expulsión del régimen abierto y de regreso a un régimen ordinario. Sólo hay que correlacionar el número de analíticas positivas y las requisas de drogas efectuadas, con las regresiones a segundo grado por consumo o posesión que han ocasionado. Los internos han tomado nota, y la relajación en el interior de los CIS respecto a este asunto es evidente, con toda la problemática que supone para los trabajado-

R é g i m e n

A b i e r t o

res penitenciarios. Tercero. En cuanto al programa experimental de inserción de internados judiciales con enfermedad psiquiátrica grave, la Administración en su escrito de respuesta miente sin ningún matiz. En un folleto informativo redactado por la Administración Penitenciaria sobre las que denominaba “Unidades Puente”, que distribuyó en el otoño de 2009, indicaba claramente la creación de tales unidades así como que implicaba el ingreso de internados judiciales en los CIS. Por otra parte, en noviembre de 2009, el anterior equipo de dirección del CIS Victoria Kent de Madrid informó a los delegados sindicales de la puesta en marcha “en fechas próximas” de tal programa y unidad, llegando a mostrarles las dependencias que habían preparado. Los delegados sindicales se manifestaron en contra y mostraron su disgusto por no haberse consultado previamente tal medida. CCOO, en concreto, optó por elaborar una denuncia para el Consejo General del Poder Judicial, por ser el órgano superior de los jueces de quienes dependen los internados judiciales, y anunció a la dirección del CIS de Madrid que se presentaría en cuanto se produjera la primera incorporación de un internado judicial. A día de hoy, y probablemente por la existencia de esa denuncia, no nos consta que haya ingresado ninguno. Conclusión. CCOO vuelve a reiterar su defensa del medio Abierto como parte esencial de las Instituciones Penitenciarias y su disposición a abordar en las mesas de negociación toda su problemática. Esa defensa a ultranza del modelo de Centros Abiertos nos conduce inevitablemente a una crítica constructiva del modelo actual. Solamente si somos capaces de abordar conjuntamente las enormes carencias y dificultades del modelo abierto podremos evitar su deterioro y su futuro fracaso. En definitiva, CCOO apuesta claramente por el sistema abierto, y defenderá en las Mesas de Negociación una adecuación de las Relaciones de Puesto de Trabajo a la carga real de trabajo en los CIS. Estatal de IIPP CCOO

P á g i n a

1 5

“CCOO vuelve a reiterar su defensa del medio Abierto como parte esencial de las Instituciones Penitenciaria


Los sindicatos europeos trabajan para mejorar los servicios de prisiones

CCOO participa en las Conferencias Europeas de Prisiones en Atenas Los días 11, 12 y 13 de Mayo han tenido lugar en Atenas varias Conferencias, organizadas por la EPSU (Federación Europea de Servicios Públicos), a las que CCOO ha acudido presentando la ponencia titulada: “La Formación como contribución a un modelo sostenible en prisiones” (disponible en nuestra página web). Las diferentes conferencias presentadas han tratado temas importantes (Salud, Drogadicción, Derechos Humanos, Privatización…) insistiéndose en la necesidad de negociación sindical en todos los ámbitos. De dicho Congreso saldrán publicadas una serie de Conclusiones que servirán para orientar la acción sindical de todos los países europeos conjuntamente en una misma dirección, para así cobrar fuerza en nuestras reivindicaciones. Muy interesante ha sido la visita a la Prisión de Korydallos (Atenas) que es la mayor del país. Está plenamente integrada dentro del casco urbano, lo que acarrea problemas de seguridad, pues es fácilmente abordable desde el exterior. Además, en la actualidad alberga 4.000 internos (es decir, 4 internos por celda, estando prevista para ocupación individual). Los internos pasan un total de 12 horas al día fuera de las celdas, en unas galerías de 4 pisos, que forman patios interiores, muy parecidos en aspecto a las prisiones antiguas españolas. Visitamos el módulo de jóvenes, la cocina (donde se hace el pan para la prisión y para el Hospital penitenciario, que está cercano a la prisión), las aulas de actividades (con capaci-

dad para 10 internos por motivos de seguridad, tal como nos explicaron) y la enfermería (con un área administrativa mayor que el espacio para atención médica). El Hospital Penitenciario está unido mediante un túnel subterráneo a la prisión, y así se traslada directamente a los enfermos. Las condiciones laborales allí son peores que las nuestras, ya que hay menos personal (un solo funcionario se encarga del módulo, pero no entra más que para abrir y cerrar las celdas) y el lugar era bastante viejo y deteriorado (sus garitas eran terribles, con botoneras que hace que las nuestras parezcan de “última generación”, y sin aire acondicionado, pequeñas…). En cuanto al uniforme, de aspecto más militarizado o policial: botas militares, porra consigo y color azul marino. No había mujeres trabajando, porque hay separación (ellas trabajan sólo con internas). Aunque nosotros tenemos mucho que trabajar en la mejora de nuestras condiciones y las de nuestros internos, nuestro sistema penitenciario es de los más avanzados, al menos en relación a otros países mediterráneos. El gran slogan que se ha defendido durante todo el congreso ha sido el de: “Menos detenidos, mejores prisiones”, en clara referencia a la problemática común a casi todos los países europeos: la sobreocupación de nuestras prisiones, de la que la Prisión de Korydallos ha sido un buen ejemplo. Estatal de IIPP CCOO

Tribuna Penitenciaria Edita: Sección Sindical Estatal de IIPP CCOO Afiliada a la Federación Sindical de Servicios Públicos (FSESP) Afiliada a la Internacional de Servicios Públicos (ISP)

Juan de Vera, 8-10 28045 Madrid Tfno. 915 398 261 ●Fax 914 670 753 www.comisionesprisiones.es seccionestataliipp@fsc.ccoo.es © 2011, Estatal FSC-CCOO IIPP. Todas las opiniones y comentarios son propiedad de sus autores excepto la editorial, propiedad de la Estatal de CCOO IIPP.

Tribuna penitenciaria  

Revista mensual de CCOO prisiones

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you