Issuu on Google+

Un viaje al pasado de la selección mexicana de fut bol Recopilan y comentan: Mtro. José Luis Sánchez Vega y Eduardo Pliego Pérez. Bien se dice, que hay que viajar al pasado para mejorar el presente, queremos aclarar amables amigos, que el comentario que nos ocupa no lleva ninguna tendencia, es una manera pintoresca de ver nuestro pasado, para lograrlo hacemos uso del lenguaje “cantinflesco” de nuestro amigo Fidel, resulta que le solicitamos que nos hiciera un trabajo de investigación relacionado con nuestro pasado y nuestro presente político de nuestro país, nos resulto con un trabajo chusco, estuvimos tentados en no compartirlo con un ustedes, unos amigos decía que lo pusiéramos a consideración, pero finalmente optamos por respetar su trabajo. Fidel comparó nuestro pasado con la selección de fut bol mexicana, nos decía en su relato que había hecho una encuesta sobre el actuar de nuestra selección mexicana. (Sinceramente no creemos que la realizó, pues esta impregnado de mucho ingenio). Según él su encueta fue: Su entrevista consto de una sola pregunta. ¿Qué opinión tiene usted de nuestra selección de fut-bol? Las respuestas fuero casi las mismas, veamos lo que contestaron. -Un médico, nuestra selección requiere una cirugía mayor para que funcione bien, ya que las simples pastillas de las farmacias similares, ya no le hacen nada. _Un dentista, la selección requiere una prótesis total, ya no se trata de una simple adaptación de piezas, porque sus muelas del juicio, ya están infectadas. -Sacerdote, a la selección le hace falta la bendición del santo papa y por supuesto la de dios, para que obtenga buenos resultados, mejor oremos, con eso basta, tengamos fe. -Un maestro, no hombre, a nuestra selección le hace falta métodos y estrategias de aprendizaje y por supuesto de enseñanza, le hace falta planeación, por eso no califica. -Un abogado, creo que ya es tiempo de iniciar la demanda correspondiente contra la selección, ya que se le han mandado citatorios y no responde, que lo vea el MP. -Un arquitecto, las estructuras de la selección mexicana de fut-bol, no cuentan con buenos cimientos, son materiales llenos de aleaciones, así no resiste la construcción. -Contador, a la selección casi nunca le cuadran los números, no tienen ingresos reales y siempre egresos, siempre trabaja con número rojos. -Albañil, mientras nuestra selección no haga bien la mezcla, mientras a sus revolturas le haga falta cemento suficiente, calidra y arena, no espere que la plomada se empareje. -Un cocinero, una carne debe de estar bien cosida y no sólo sazonada y eso le falta a nuestra selección conocimiento y suficiente condimentos y aceite bien caliente. -comerciante, todos los seleccionado no están clasificados, toda su mercancía esta amontonada, y por eso no atienden bien al otro equipo, y primero es el cliente. -Roquero, “chale”, nuestra selección, no agarra la honda, no se eleva, siempre toca la misma rola, necesita dejar volar su espíritu, le falta energía positiva, solo así viajara. -Un ganadero, esta selección, esta compuesta de una “caballada muy flaca o muy gorda” necesitamos que se haga una cruza, solo así mejoraremos la raza y ganaremos. -Carnicero, a mi ententender a nuestra selección le hace falta un buen filete, no es posible ganar con puras menudencia sin lavar, requiere más carne y menos hueso. -Un hotelero, no puede dar buenos resultados la selección sin una buena administración, ya que, todos los jugadores son puros “botones”, así no funciona. -Un estudiante, la selección mexicana, siempre reprueba pues no estudia se la pasa copiando y siempre le hecha la culpa de sus malas calificaciones a la porra y arbitro. -Burócrata, uno de los problemas de la selección es que, todos los días no hace nada y todo quiere hacer al cuarto para las tres, solo piensa en el día de quincena. -Un diputado, a nuestra selección le hace falta una buena iniciativa de ley, que legisle pensando en el juego, no importa lo que diga la afición, el chiste es ganar y ganar.


-Un político, le falta a la selección en cada juego, prometer más, no importa que cumpla con lo prometido ya que lo importante es crear ilusiones y fantasías. -Una sexo-servidora, es que, nuestra selección esta llena de amargura, tristeza, tienen roto el corazón, por eso no ganan, apoyémosles dándoles amor y comprensión, eso es. --Un chofer, siempre que veo un partido de la selección noto que agarra mal las curvas o le mete una gran velocidad o va muy lento, necesita revisar sus unidades. -Un senador, considero que la respuesta para que mejore nuestra selección la tenemos en el senado, con unas buenas reformas estructurales, concedamos nuestra propuestas, las llevamos a votación y las decretamos, sólo denos un día, somos rápidos para hacerlo. Además de que somos los más conocedores, por algo no pusieron ¿ o no?. -Un niños, esa selección no sirve, le hace falta todo, qué ejemplo nos están dando, nosotros los niños jugamos mejor o por lo menos le echamos más ganas. Que veo. -Un analista, comentarista de fut-bol y fanático de la selección. ¿Tranquilos no pasa nada con nuestra selección, no entiendo por qué tanto brinco estando el piso parejo, nuestra selección mexicana ha tenido buenos y malos ratos, dejémosle que trabajen y dentro de poco veremos sus resultados, o que ya olvidamos la historia de nuestro fut-bol y de las selecciones que han dado orgullo a nuestro país. No señores. No seamos alarmistas solo pueden ser daños colaterales. Pero por si ya lo olvidaron, se los recuerdo, por muchos años, para ser exactos setenta, esta selección vestía un uniforme con los tres colores de nuestra respetable bandera nacional, en ese entonces lo importante era conservar la paz entre los aficionados al fut-bol, donde hubo de todo, unas veces, a la hora de los partidos había mucha disciplina, ejercida por la fuerza o por conveniencia ya que, si gritabas te llevaban a los palcos exclusivos, como las reglas de juego funcionaban bien para los directivos del deporte, no existía motivos suficientes para cambiar las reglas y además los resultados eran los apropiados pues seguían con los mismos seleccionados, lo novedoso era que cada partidos cambiaban de puesto en el equipo y asunto arreglado, sólo que lo cotidiano y el no hacer nada fastidia y comenzaron los “inquietos” a querer cambiarle el color al uniforme de la selección y comenzó una etapa de discusión, uno querían que continuaran el de tres colores, otras prefinirán el azul y los menos pero muy ruidosos el amarillo. Sí, cambió del color el uniforme de la selección ganó en preferencias el azul, sólo que los jugadores de la selección siguieron siendo los mismos, ya que no cambio nuestra selección en casi nada, o al menos así los veíamos los aficionados, pero como la afición es muy considerada les dimos la oportunidad de probarse en el nuevo juego y ver el famoso cambio que tanto presumían, nos vendieron a la afición esperanzas de mejora que tanto necesitábamos los aficionados. Con mucha tristeza, vimos pasar el tiempo y los cambios para los aficionados al fut-bol, nomás no se daban, pero la afición comenzó a despertar y únicamente les dimos diez años para que se dejara ver su cambio en el juego, cansados de puras promesas, y lo peor que los directivos empezaron a declarar la guerra a punto de garrotazos a los revendedores de boletos, no pararon ahí las cosas pues como lo hacían a punta de garrote a la afición le tocaron algunos, no era justo, y todo por cambiarle el color a la camiseta de la selección, además de que los resultados en el juego seguían siendo peores. Por eso, la directiva convocó a la selección anterior y nombró un nuevo entrenador, lo puso a consideración de la afición y los aceptaron esperanzados, los primero que realizó el nuevo entrenados fue, uniformar a la selección con el antiguos uniforme tricolor pues, cambio el alumbrado del estadio de fut-bol, el trasporte para la afición, pero como la afición ya estaba cansada mostraba descontento y mala educación, reformó la educación, comenzando con los jugadores , seleccionados, que no pasen la evaluación que se inventó será expulsado del equipo. Esta regla también reza para los aficionados, para lograrlo el entrenador, pacto con otros directivos, los hizo parte de las ganancias de las entradas, aceptó sus propuestas de sus jugadores en el equipo y todos contentos, la afición, que se aguanten, pero como consolación le dio la oportunidad para que los aficionados iniciarán propuestas para integrase al equipo, o sean propuestas independientes, sólo que jugarán con sus propias reglas. ¡Era broma pariente!


-

-


Un viaje al pasado de la selección mexicana de fut bol