Issuu on Google+

LAS SOCIEDADES VIRTUALES DEL CONOCIMIENTO

Cada época trae consigo un sin número de vocablos, los cuales a su vez se subdividen en los diferentes grupos sociales que hacen vida en este planeta.

En esta época contemporánea es común hablar de redes sociales de información en las que la interactividad es el alimento fundamental y a la que le deben su existencia. Estas redes usan recursos llamados virtuales usando como ventana o caja de herramientas la computadora. Estas herramientas a su vez están sujetas a lo cambiante, lo innovador, están sometidas a constantes actualizaciones que redundan en beneficio de quien las usa. La palabra virtual procede del latín medieval virtualis, que a su vez deriva de virtus: fuerza, potencia, aquello que produce un efecto mediante la representación simbólica de lo real. En la filosofía escolástica, lo virtual es aquello que existe en potencia pero aún no se puede constatar. Es decir que lo virtual no se opone a lo real sino a lo actual. El término surge de los programas computacionales conocidos como simuladores. Mientras los medios masivos de información tradicionales como la prensa, la radio, la televisión se encargan de mostrar información a las masas, los programas computacionales de simulación y de comunicación a través de la Internet, se encargan de recrear situaciones particulares, de las cuales no se escapa las de aprendizaje, de allí han surgido las llamadas sociedades del conocimiento.


Gracias a Internet el proceso de comunicación se llevó a su máximo esplendor mediante la información interactiva. Así la virtualidad, además de que nos brinda la oportunidad de satisfacer en gran medida nuestra necesidad de información, nos permite compartir ideas con otras personas, y eso es lo que precisamente hace más viable y robusta la construcción del conocimiento.


Sociedades del Conocimento