Page 1


Lo que nunca te dije

2


Lo que nunca te dije

PoesĂ­a que no puede ser ajena, y desde luego, menos faltar al inicio de:

LO QUE NUNCA TE DIJE 3


Lo que nunca te dije

Necesito hablarlo o escribirlo estas ideas, estas observaciones, estos peldaños tal vez de una escalera, que no va a ninguna parte. Miseria y absurdo del lenguaje… Escape de la creatividad, río incontenible que desborda lo racional, lo interpretativo. No protesto ni me siento solo. Sentirse solo, tomar conciencia intolerable,

de

una

afectividad

angustia extrema. El río de la Creatividad,

Escapa de la presa a punto de reventar. La frustrante sensación de lo absurdo, el trasfondo de miseria, parto de la desesperación, el tedio y el miedo 4


Lo que nunca te dije

de toda tendencia destructiva, todo lo incontrolable… Simplemente como una dedicación del tiempo. No tengo nada que ofrecer Soy inútil y, sin embargo, albergo una risa extraña en el estómago,

Juega ingenuamente… ¿Qué puedo ofrecerte? Esta miseria del lenguaje Con el que pretendo ajustarme. ¡Cómo no sentir el asco de la media distancia, Del amor de uno mismo, Tan inacabado, tan introvertido e inútil

Tal vez es más digno callar, Regresar a la animalidad del gesto simple, Reflexológico. No hay más que la crudeza de las cosas, 5


Lo que nunca te dije

La crueldad de las cosas… La belleza de las cosas… Belleza no ajena a la crueldad, Crueldad próxima a la belleza. Un sentido de espera, Una silenciosa espera Y un olvido largo

Javier “” Café La Aurora”” Abril 1979

6


Lo que nunca te dije

7


Lo que nunca te dije

Este RELATO, que hasta hoy no ha visto

la Luz, lo hicimos en forma de Toma y Daca, Tony Arteche y Yo, mientras esperábamos en Kakao, unos de los mejores Bares de Copas de Valencia, al Impresor de Carta a Mercedes que traería lo que en principio era la primera parte de la tetralogía EME, a finales de Febrero de 1.986, y a la que no pudieron seguir las siguientes… La Editorial Plazaola Publicaciones no mucho después, de forma Arbitraria, Ilegal y Despótica, fue Salvajemente Sancionada por las Autoridades Gubernamentales de aquél entonces, sus subordinados y personas varias sumisas a sus recién conseguidas poltronas. Amenazada con métodos mafiosos, asfixiada económicamente por multas disparatadas en cualquier caso y expoliada de sus precarios recursos, tuvo que Cerrar…

…//…//…//…

8


Lo que nunca te dije

ELIXIR Jesús Mª Martín Plaza Tony Arteche Basterra A veces me gustaría, que un elixir mágico me transformara en papel una vez hubiera escrito lo que te quiero contar-decir. Y bien dobladito, protegido en un sobre, tirarme a un buzón de cualquier plaza o calle, oír en espera los sonidos de alrededor, no me importaría pasar frío. Sentirme transportado en vehículos diversos y llegar hasta el portal de tu casa. Allí el cartero me introduce en tu buzón.

Aguardaría con impaciencia a que llegues de donde vengas. ¿De dónde esta vez? ¡Qué importa! Por cansancio me quedaré dormido, aunque creo que será difícil, la 9


Lo que nunca te dije

puerta de la calle chirría, además da portazos y para más Inri, acaban de meter una pesada revista que me ha caído de lleno, casi me aplasta. Menos mal que no lo suficiente como para impedirme respirar con dificultad, seguro que aguantaré. Acostumbrado por el tiempo a todo esto, me sobresalta el ruidito de la pequeña llave que has metido por la cerradura del cajetín y ya está abierto. ¡Ni me acuerdo del Tiempo que llevo aquí dentro! ¡Menos mal! ¡Al fin aire! Siento como tu mano mueve, me toca, agrupa y coge lo que en su interior hay, por el medio estoy yo. Con dificultad, agarras todo y es mucho… con dificultad lo cierras y con dificultad avanzas arrastrando la maleta que ha perdido una rueda no se sabe dónde… Llevas, además, la máquina de fotos colgando sobre el hombro izquierdo, tu 10


Lo que nunca te dije

enorme capazo en el que crees que cabe todo, pero al llevarlo tan lleno No cabe NADA más y… lo… ¿Mejor… o Peor?... Quizá empujas a la Solemnidad de la NADA … Filosofo sin ninguna duda a mis adentros… Cada palo que aguante su Vela que decía mi Madre… Me provocas tanta Ternura que quiero, salir del sobre que me aprisiona, darte un abrazo y un sonoro Beso en tu mejilla y ayudarte… ¡Pero no Puedo ni Quiero!… Caminas hacia el ascensor tratando de hacer una primera criba, pero, resulta casi imposible seleccionar algo, menos estando de pie, y andando, decides esperar hasta llegar a tu piso y evitar así que ocurran pequeños contratiempos. He estado a punto de resbalar entre tus dedos y tu bolso y caer al suelo con parte de lo que llevas. Tratas de evitarlo apretándonos contra tu pecho: Nos Abrazas. 11


Lo que nunca te dije

Estoy tan cerca de ti y no lo sabes. Mi inquietud es enorme. Temo que los latidos de mi corazรณn me delaten, pero no puede ser: ยกSoy una CARTA!

Gracias rosiboocks

12


Lo que nunca te dije

Me tranquilizo allí, ya en tu casa. Saludas a quienes comparten algo de tiempo y lugar, vas a tu cuarto, te sientas ante la mesa y entre libros, fotos y cosas varias, dejas caer lo que traes en tus manos: papeles que anuncian ofertas de los súper de la zona, alguna revista, como la que me aplastaba, alguna carta mecanografiada del banco y otra que separas, no es para ti, reparas en un sobre un poco más grande de lo habitual que lleva tu Nombre escrito a mano, detrás el mío, te veo sonreír, y al fin, estoy ante ti, en forma de CARTA. Me encantaría ser CARTA y ahora que me tienes en tus manos, adoptar mi forma humana y a menos de un metro de tu cara hablarte. Es muy importante lo que te tengo que decir y no puedo esperar más, pero me temo al ser tanto también, lo que te quiero contar, más que una CARTA, entre tus dedos percibes un pequeño Libro, que sorprendida tienes en tus manos y con asombro empiezas a leer…

13


Lo que nunca te dije

LO QUE NUNCA TE DIJE PARTE I Tony Arteche 14


Lo que nunca te dije

A modo de Índice: Poesía que inicia Carta a Mercedes (4-6) Colaboración de rosibooks (7) ELIXIR (9-13) LO QUE NUNCA TE DIJE PARTE I (14-16) UNO Lo esperado no resulta menos duro (17-23) DOS Desvaríos vs quasi Alucinaciones (24—38)

TRES Prolegómenos Lanzarote (39—47)

CUATRO Lanzarote Noviembre 1.985 (48—54)

15


Lo que nunca te dije

CINCO Playa de Las Malvas (55—69)

SEIS Isla Graciosa (70—80)

SIETE Ocho horas en Fuerteventura (81—93)

OCHO Conversaciones en Acatife (94—106)

16


Lo que nunca te dije

UNO

Lo esperado no resulta menos duro

Son las 23 horas y algún minuto de un aciago día Pre Navideño de un año del que no me querré acordar NUNCA… ni del Siguiente… ni del que le suceda… no sé cuántos tendrán que pasar para mi

reconstrucción si es que llega a producirse algún día, aunque total: Un muerto más… O … “Un cadáver más ¡Qué importa al Mundo!” Que dijo Espronceda al final de su “Canto a Teresa” (mera coincidencia con tu Nombre). Pero NO, no lo seré al menos por mí, sabes lo que elijo entre Morir Libre, eso sí, defendiéndome hasta la Muerte, o Vivir Muerto, nunca fui ni seré un Muerto Viviente. Y menos ahora mismo que podría convertirme en un Muerto sin más… 17


Lo que nunca te dije

Sería tan fácil con mi botella de Drambuie® chupito a chupito, intercalados con comprimidos de Zolpiden, uno tras otro, como si fueran pequeñas lágrimas de insípido chocolate blanco Belga. No, imposible ¡No y no! Esa salida final para acabar con todo el sufrimiento induciéndome sueño eterno ¡No! No será así, desde luego. “El Suicidio es el mayor desplante que se puede

hacer a Dios” me viene de golpe. ¡Dios Mío! Y de repente en mi Imaginación aparece mi Madre… En épocas de CAOS los miembros Familiares Troncales se hacen presentes… aunque haya habido tiempo sin contacto… ¿Intuición? ¿Clarividencia? ¿Sexto Sentido que alerta al progenitor de Peligro a distancia del vástago… en Riesgo? ¿Percepción Delirante que diría el Observador de Turno?... ¡Yo qué sé! Que digo yo. A mi Padre se lo llevó el mismo Dios, unos meses después de su soñada jubilación, en la que 18


Lo que nunca te dije

pensaba hacer tantas cosas, al poco de venir Tú y Yo a Valencia… ¿Te acuerdas? Y mi Madre ahora se hace ostensible ante nuestra

Catástrofe, con

su

sonrisa

trata

de

apuntalarme, animándome con su palabra Talismán: —Reza, reza... piensa, ánimo… recapacita y reza, estarás mejor Tony… tendrás más fuerzas— Yo, que ni siquiera las tengo para decir ¡Que llevo casi cinco meses sin Ti! … —Reza, reza… hazme caso— repite como un mantra. Efugio casi mágico para salir del atolladero tan peliagudo en el que me encuentro… En este momento para mí el TIEMPO no Cuenta: me Digo… y Escucho a duras penas lo que nunca te dije, lo que tampoco me he querido oír: no podía. Justamente por qué no tenía TIEMPO, no era el momento… al andar tan ocupado en cosas muy… 19


Lo que nunca te dije

tan importantes que…, me han alejado quizá de forma Irreversible de lo más Sustancial de mi Vida: TÚ, ya tendría TIEMPO para todo después, pensaba…Qué ingenuidad: ¡Iluso YO! Nunca hubiera podido imaginar, ni de la manera más retorcida, ni bajo ningún punto de vista, que algo así me ocurriría a Mí… a Ti… a ¡Nosotros!… No, no es una horrible Pesadilla que al poco pasa, es la Realidad que es, la que está, sin calificativos. Todas nuestras ilusiones se convirtieron en NADA. Tú me decías — “Flaco no puedes luchar contra todo el mundo, contra todos y encima a la vez, aunque en casi todo tengas razón, cuidado contigo y con los otros”—… Quien no podía Contar y menos Decir era yo, había momentos en que apenas podía planear

20


Lo que nunca te dije

incluso lo más básico para salir del paso… me costaba hasta razonar lo más sencillo. Todo era Caos. Me daba Miedo por MI, por TÍ… por Nosotros y no me salía Decirte lo que ahora balbuceo… aunque no sé… porque hasta hace poco no lo podía verbalizar, ahora desde el Abismo creo que sí, pero estoy sin TÍ y me duele Tanto… estoy con NADIE. Y al final me vi tan enmarañado en todos los aspectos: Laboral, Profesional, Social (Familia, Amigos) Personal: me fue imposible, no supe controlar mis Emociones… me sobrepasaron. Cuando las Emociones se desbordan la Inteligencia y la Astucia hacen aguas… pedí tregua: ERROR MALDITO, me vieron débil y a por mí fueron… Y eso que el Observador de Turno, desde su privilegiado lugar de observación un pedestal de lujo, veía la situación:

21


Lo que nunca te dije

—“No podéis vivir así, desde el agotamiento crónico no se puede edificar NADA, es imposible Si seguís así os separaréis… SE VEÍA VENIR” —Dice ahora con cierto regocijo al haber acertado en su premonición. Y el nudo de Angustia tantísimo Tiempo olvidado surge de nuevo en el centro de mi Estómago y se desplaza en oleadas hacia la Garganta… Constante, omnipresente, inaguantable… Viene y va de un lugar al otro, sube y baja, de abajo hacia arriba y vuelta a empezar, cada vez más deprisa y se queda fijo, quieto, muy intenso y se instala en forma aguda como una opresión por debajo del esternón: apenas puedo respirar. Oía en mi mente y corazón los Versos de Ángel González de su Libro “Nada Grave” (Ed. Visor)

22


Lo que nunca te dije

Su Poesía *Última gracia*

23


Lo que nunca te dije

DOS Desvaríos vs quasi Alucinaciones

Y Reparo con más que asombro, casi imposible de controlar, que quien me observa, es la imagen del Comandante Che Guevara en un poster pegado a mi derecha en la puerta del que ha sido Tú cuarto estos años Maite, al que me es imposible entrar… lo he intentado, no puedo: demasiados huecos insoportables supliendo a tus cosas están. ¡Dios Mío! El vacío se ha hecho plenitud, mi presencia no cabe. Fragmentos de mi corazón destrozado están por todas partes. ¡Los he visto! No lo he imaginado. ¡Cerré la puerta de golpe!

Y mis ojos a punto de querer salirse de sus órbitas, se encuentran absortos ante el poster, se fijan en la frase para mí de las más paradigmáticas de las suyas, las letras que he leído tantas veces las

24


Lo que nunca te dije

empiezo a ver borrosas y Nunca con el sentido que lo vivo ahora… no las puedo ver con claridad. Siento mis párpados congestionados y me dan ganas de llorar… por pena, por rabia… Llorar… por todo…

“No se vive celebrando…creo distinguir entre mis lágrimas… mi mente completa lo que falta.

25


Lo que nunca te dije

¿Presagio, augurio que señala una desgracia… síntoma premonitorio, que se anticipa a una enfermedad? Puro desvarío… no es para menos. Evasión

Más

Absoluta…

¡Escapatoria

Imposible! (E.M.A.E.I.), exclamación del niño que inicia

el

habla:

sus

primeras

palabras

inconexas…incluso antes de decir con más o menos dificultad, ma ma mam MAMA… pa pa pap PAPA… Ajo jo jo… y siento que Yo no tengo fuerzas para volver a empezar… pero lo tendré que hacer, sé que lo haré…aprender de nuevo, apre(H)hender con los sentidos y la Inteligencia de otra manera para evitar lo que ahora es inevitable. No supongo ¡Quiero creer! Y vuelven a mi mente los huecos que hay tras la puerta de tu cuarto,

Maite, que siempre será el tuyo. Aunque esté irreconocible, siento pedazos de mí que mi alma trata de recomponer, ausencias intolerables: Tus Libros, Plantas, Cosas tuyas Varias

26


Lo que nunca te dije

de antes de conocerte y otras que trajimos de nuestros Viajes y que habíamos colocado juntos. Amputaciones Insufribles… Tú hablarías del Síndrome del Miembro Fantasma (S.M.F.) ¿Seguirán mis posters que fueron tuyos y los que tú aportaste que fueron míos, nuestros, cuando empezamos a vivir juntos aquí en Valencia frente a tu Mesa? … ¡QUE NO ESTÁ! ¡Ah!... Si pudiera olvidar de golpe… Aniquilar este Nudo Opresivo Intolerable: Nostalgia Atroz (A.N.O.I.N.A.), el niño sigue musitando palabras cada vez más contento de hablar, oírse y que le miren y sonríe moviendo sus manitas y su cabeza de un lado a otro. Ingenua Falacia me digo.

Todo el mundo en la calle anda de fiesta…, tras el balcón del salón, desde el segundo piso, YO los veo, y YO me VOY de la atmósfera… peor, mucho peor… me HUNDO: es un… NAUFRAGIO.

27


Lo que nunca te dije

Confuso, apurado, perplejo… miro de nuevo a la derecha y otra vez la cara de Ernesto Guevara de la Serna, pegada en la puerta del que ha sido tu cuarto, parece mirarme. Pero Tú, Che, le digo sin levantar la voz de mis adentros y con los más que susurros de la calle me oigo Decir: “Estás en el Cielo quiero suponer y Fidel de

forma más o menos descarada sigue fumando puros e imagina que su aliento y sus micro oleadas de humo que su boca expele molestan al tío Sam, al bravucón y gran payaso, actor de películas del Oeste: Ronald R. a quien vencisteis en Playa Girón Bahía de Cochinos, llamada así no porqué allí se vean cerdos que también hay, como en las dehesas Extremeñas, si no por las variedades de peces negruzcos por el lomo y blanquecinos por el vientre que se dan allá, en el lugar dónde Contra Revolucionarios Cubanos vs Delincuentes vs Engañados Varios y Decrépitos Agentes de la C.I.A. en menos de dos días fueron derrotados.(C.R.C.D.E.V. y D.A.C.I.A.)

28


Lo que nunca te dije

Desvarío en mi Razón Y Tú te fuiste tras no mucho tiempo, no era lo tuyo ser ministro de Fidel. Marchaste con la guerrilla siendo fiel a tus palabras:

Y te mataron milicos Bolivianos el 9-X-1,967 en

la Sierra de la Higuera y Fidel sigue fumando puros y se morirá de Presidente en el cargo que le pusieron por indicaciones suyas. Como Franco, tan aparentemente distintos, tan similares: tan admirados entre ellos. 29


Lo que nunca te dije

—¿Qué dice este loco? — diría un Marxista. —Todas las Dictaduras son tan parecidas— dice un Anarquista… Definitivamente el poster en la puerta de tu cuarto…no lo quitaré Nunca

y esa puerta

permanecerá cerrada siempre hasta que salgas o hasta que TÚ la abras, cosa que no haré YO.

¿Desatino el mío? Hemos vivido situaciones muy complejas en todos los ámbitos…, que nos han hecho tomar Decisiones Erróneas, Malentendidos Absurdos, Silencios Intolerables, Amargos Días Odiosos: DEMASIADO. DEASIADO TIEMPO percibiendo Que algo iba MAL y no hemos puesto soluciones por el

enmarañamiento que se fue forjando a nuestro alrededor, todo confuso como si dependiera sólo del exterior y lo peor todo difuso, con poco margen de maniobra en aspectos laborales propios de cada uno que confluyen en algo común, ambos acérrimos 30


Lo que nunca te dije

Defensores de la Función Pública por decisión propia. Tú en la Sanidad, Yo en la Enseñanza. Ambos coincidíamos al principio, hay que resistir era el plan, como si jugáramos al Mus con malas cartas, al trantran es la expresión, y tratábamos de contagiarnos del buen humor mutuo. —Vendrán tiempos mejores— decía sin creerlo Yo. —Soy M.A.M.I. y E.: Médico Adjunto de Medicina Interna y Endocrino… Tú eres P.A.P.I.: Profesor Adolescentes Problemáticos Instituto — con sonrisa cada vez más forzada decías Tú. ¿Cómo llegamos a esto, nos preguntamos? ¿Eres Tú? ¿O soy Yo? —No eres Tú— me dices. —Soy Yo y eres Tú: Somos los Dos—digo yo. Mi Madre diría se ha juntado el hambre con las ganas de comer.

31


Lo que nunca te dije

Mi Hartura y tu Agotamiento no dan para más, se han fundido y ambos se nutren potenciando el desastre entre los dos. DEMASIADO TIEMPO AGUANTANDO en aras de un hipotético futuro mejor, sacando fuerzas a costa del Entusiasmo que se AGOTA, crece la Frustración junto al Estrés y no hay perspectiva de cambio, anida la Impotencia por el Cansancio que el

Insomnio Crónico impide remediar: Endorfinas a la baja, Cortisol por las nubes, Melatonina y Oxitocina indetectables,

Serotonina,

Péptidos

vs

Neurotransmisores... que dices Tú todavía con algo de humor, tratando de buscar una explicación Médico—Científica. Y

es

sin

más

tu

agotamiento, por

Sobrecarga Inaceptable Laboral (S.I.L.) M.A.M.I. y desde hace seis meses a sine die eres, además, Médico Urgencias Admisión Hospital (M.U.A.H) y Referente Único de Endocrinología. (R.U.E.) de toda la Comarca…

32


Lo que nunca te dije

Haces el trabajo de tres personas y cobras por sólo uno, si te murieras mañana, es un decir, tres puestos de trabajo se crearían: no, ni siquiera uno: te amortizarían… Haces una Guardia de 24h sin libranza cada tres días, acumulas viernes y domingo para poder tener un fin de semana al mes, las Vacaciones te las fraccionan para evitar contratos a terceros y te deben

10 días, si te descuidas te quedas vs nos quedamos, sin ellos… no hay manera de recuperarse, no se puede tener una vida normal. La Sanidad Pública está muy mal, hay nuevos Hospitales

es

verdad,

sus

Profesionales

son

excelentes en su gran mayoría, pero está muy mal gestionada. Políticos corruptos lo habitual, elegidos eso sí,

por Votación Popular cada cuatro años, tras engañar a sus votantes y al resto… y no se puede hacer nada hasta nuevas Elecciones. Y que nombran a dedo, por cuestión de confianza a sus Acólitos Burócratas y sus adláteres que tratan de hacerse Perennes e 33


Lo que nunca te dije

Insustituibles, Expertos en conservar su poltrona y Planificar (sin la más mínima Experiencia: sin Criterio en sus Fétidos Despachos, desde sus Sucios Sillones(S.S.), mientras toman café y/o aguardiente matutino, o los dos en uno: carajillos, así se llama la mezcla, uno tras otro)

el Trabajo de los

Profesionales Sanitarios que dan la cara, los que realmente trabajan ¡Como Tú! en condiciones insalubres, entre otras cosas por Sobrecarga Laboral,

déficit de Personal... Así os tratan a los Cuidadores de Salud… que tratáis con Enfermos, Clientes los quieren llamar… Sobran más del 50% de Melifluos Altos Cargos Artificiales

Rastreros Responsables

Acciones Soeces (M.A.C.A.R.R.A.S.) Faltan más del 50% de Personal Médico, más

del 60% de Enfermería, más del 40% de Auxiliares Clínicas, más del 40% de Celadores…. Y es sin más mi hartura, yo desde mis Ciencias Exactas (C.E.): Matemáticas: Máxima Teoría para solucionar Problemas, no encuentro 34


Lo que nunca te dije

ninguna Posibilidad para mejorar nuestra situación Laboral y Profesional, que tanto repercute y cada vez Peor: en el aspecto Personal. Doy clases de Matemáticas y Asignaturas varias a adolescentes, en general maleducado-as y la mayoría Pijo-as, la Adolescencia es como una Enfermedad que en pocos años se cura…

tengo

sustituciones ocasionales siendo el Comodín en el Claustro de Profesores: — “Vales para Todo sin

para Nada” —…

…O… —… “No te quejes y danos las gracias por tu contrato de Mierda, pero contrato al fin, que por cierto se acaba, quizá se te pueda renovar” — …O…

— “Al fin y al cabo, son méritos para tu futuro” — dice el H. de P. del Director del Instituto, que quizá intuye por la cara que pongo haber mentado en mi interior a su P…Madre y remata, directo a Gol:

35


Lo que nunca te dije

— “En las últimas Oposiciones te quedaste en la puerta de la Cátedra, si el hijo de Don Simón no hubiera tenido a ese padre… lo pillas ¡No me digas que no lo pillas! …—” Una oleada de indignación me hizo perder casi por entero la Razón, ira y furia se atropellaban en mi interior, disimulé, trataba de mantener la calma sin que se notase con trucos varios, la respiración, me mordí la lengua, empecé a contar números, cuando iba por el seis en un fragmento de segundo vi mi pasado: preparar Oposiciones Desquiciantes a Cátedra de Universidad: Matemáticas; iniciaba el tercer año de preparación cada vez más asqueado, entre otras cosas, por los Cátedros de origen Genético proclives a seguir con su saga y nombran a dedo a sus descendientes y si no los tienen, a quien quieren, Pelotas Babosos dóciles a sus intereses para poder

seguir perpetuándose… y me sentí Idiota… —Tony ¿Lo pillas o no lo pillas? — Oí de nuevo. —Cabrón— solté a media voz y se calló, asustado por mi palabra y por la mirada y conforme 36


Lo que nunca te dije

me iba sin decir Adiós, oí decir en la lejanía todo ufano al Pelota Profesional de Turno asistente en la conversación. —No irá a ninguna parte, se cree muy listo, qué manía le tengo— Me faltó muy poco para volver atrás y caer en la provocación… y no caí. Caer… a punto estuvo de caerse por la escalera días después, ante el barullo de adolescentes deseosos de llegar al patio de recreo, por un leve empujón accidental que no ocurrió, porque en el último momento no se le di… al cruzarnos su sonrisa temerosa me cortó y estaba tan cerca…era la segunda ocasión en dos días correlativos… No llegará la tercera. Mi máquina de soltar Tortazos no tendría posibilidad de marcha atrás a la más mínima, aún ahora me arrepiento, aunque cuando te lo conté, me abrazaste y dijiste: —¡Menos mal! Mejor así. Tenemos que coger las Vacaciones que nos quedan y nos vamos a

37


Lo que nunca te dije

Lanzarote — y nos comimos a besos, fue lo mejor que pudimos hacer y cuando íbamos a pasar a más, mis manos buscaban en tu cintura la cremallera de la falda o los botones a desabrochar me dijiste: —Ahora no, vamos a la agencia de viajes, pero a la vuelta verás ¡Te consumiré! — —¡Y yo también! — y nos reímos cómo desde hacía tiempo no lo hacíamos. ¡Teníamos que irnos a Lanzarote! No podía haber lugar MEJOR.

38


Lo que nunca te dije

TRES Prolegómenos Lanzarote

Decidimos sin ninguna discusión pasar los días de Vacaciones que nos quedaban en Lanzarote y en una Agencia de la Plaza de Zaragoza conseguimos los billetes del vuelo desde el Aeropuerto de Madrid, antes queríamos ver a su Familia y a mi Madre. Bien temprano salimos de Valencia en el “Killer” así llamábamos a nuestro coche, nos esperaba en la calle Santo Cáliz. Había matado a un búho por el Puerto de Canencia: Madrid, estaría en el asfalto comiendo algún animal atropellado y se precipitó hacia el faro delantero izquierdo que rompió matándose en el

acto y lo vi en el arcén en su último aleteo y lo sentí. Otra vez, en la carretera que va de Villena a Alcoy, volvía de Madrid, era de noche, atravesó una colonia de Ánades que estaban ocupando la misma, vendrían de los Países Nórdicos en su viaje 39


Lo que nunca te dije

hacia África, al levantar el vuelo el impacto de varias de ellas astilló y abolló el parabrisas y casi hizo que me saliera de la carretera; al menos diez murieron tras el golpe y otras tantas revoloteaban en su agonía a escasos metros del coche. No las pude rematar por no tener cualquier objeto a fin de poner fin a su sufrimiento, y la luz de una Luna menguante hacía peligroso permanecer en el lugar, sin poder hacer nada, por posible accidente más grave de alguien que viniera después, así que me fui con la conciencia un tanto pesarosa sabiendo que no podía hacer nada. No hubo incidencias en el viaje y a las tres horas y muy poco estábamos aparcando cerca de la casa de mi Madre, donde antes vivíamos todos y ahora solo ella, tras llamar al timbre, avisando, abrimos la puerta. Entramos al piso, mi Madre no estaba, vimos la casa vacía y recordé escenas del pasado, la habitación de mis hermanas tal cual la dejaron cuando se fueron una tras otra para casarse, en el cuarto de estar

40


Lo que nunca te dije

Maite pasaba su dedo índice por los lomos de los libros que había coleccionado mi Padre y que leería en su Jubilación, que al final serían dos o tres… al poco de la misma se fue casi sin avisar al Cielo… y reparó sonriendo en “El Ulises” de Joyce. —Vaya con tu Padre, lo que se reservaba…—el ruido de la puerta y el golpe posterior anunciador de la llegada de mi Madre nos hizo ir a su encuentro y allí en el pasillo con un pañuelo en la nariz y ojos llorosos se sorprendió al vernos. —Hijos… Me encontré con la vecina del sexto y hemos hablado, me ha recordado a tu Padre y me he emocionado, pero que estoy bien…— Maite y ella se fundieron en un abrazo y al momento yo. —A vosotros no os veo bien, estáis cada vez más delgados ¿Estáis bien? Contarme— —Tenemos unos días de Vacaciones, nos vamos a Lanzarote a media tarde, fíjate en Noviembre… no es normal lo del Trabajo de cada uno… hablamos más en la comida, vamos a ver a los Padres de Maite—. 41


Lo que nunca te dije

Nos extrañamos vs alarmamos al ver a dos de sus hermanas que ya no vivían en la casa de sus padres estuvieran allí, una de ellas residía en Oviedo y nos dijo: —Yo vine ayer, como sabíamos que veníais hoy no os lo hemos dicho, mamá…— una voz quejosa, pero firme se oyó en el recibidor. —Maite… Maite… aquí en la habitación— su

padre salía de la misma con actitud contrariada, pero tranquila. —Un accidente doméstico, limpiaba la lámpara de la cocina y se cayó, tiene rotas dos vértebras lumbares: reposo y medicación han aconsejado, podía haber sido peor — dijo con tenue sonrisa en tanto abrazaba a Maite y me saludaba a mí. Y allí en la penumbra en una cama articulada traída ante tal evento, tan rígida como una tabla, expresión hierática, párpados caídos, voz gangosa algo ininteligible se encontraba Meri.

42


Lo que nunca te dije

—Casi me mato — repetía una y otra vez, lo entendí al oírlo la cuarta vez, apenas se la entendía por la medicación que tomaba, recordaba a un beodo. Con cierta preocupación, no por la gravedad de lo que nos encontramos con nuestras madres si no por lo inesperado de ambas situaciones, iniciamos el deseado viaje. En facturación de equipajes la persona

encargada nos comunicó que el vuelo haría escala técnica en Sevilla y tras 30’ de parada obligatoria volaríamos hacia Arrecife. —¿Cómo

puede

ser?

¿Habrá

alguna

explicación? — ante la ausencia de respuesta dije: —Que sinvergüenzas— y me miró con cara de póker que cambió conforme proseguí hablando.

—No es por Usted es por los responsables de la compañía— hizo una mueca inescrutable que resaltaron sus arrugas y el maquillaje, lo que provocó nuestra risa y arrugó más su entrecejo y nos reímos más fuerte, su cara desconcertada, sin solución,

43


Lo que nunca te dije

trataba de indagar el porqué de nuestra risa, cosa que no la dijimos y se quedó con la boca medio abierta, un tanto confusa, azorada y las tarjetas de embarque extendidas hacia mí con un pequeño tironcito las cogí y moviendo su cabeza hacia los lados, volvió a la realidad. Nos fuimos oyendo de fondo las protestas de los que nos seguían en la cola, no nos volvimos para ver su cara. De camino al avión, comenté a Maite que su colega y nuestro gran Amigo A. Pérez de Bustamante ultimaba su Libro “AEROPUERTOS NACIONALES: IBERIA L.A.E” Retrasos. Demoras en la entrega del equipaje pérdida o robo del mismo. Abuso de autoridad del Personal de Iberia L.A.E. ¿Realismo Fantástico? NO Cruda Realidad. El avión aterrizó en Sevilla, de la zona VIP se abrieron las cortinas y aparecieron por el pasillo dos gorilas trajeados, seguidos por un Ministro del Gobierno, un Líder Opositor, ambos de Sevilla, y otros dos gorilas en pantalón vaquero y polos de Fred 44


Lo que nunca te dije

Perri…Así que era eso por lo que se hacía la escala en Sevilla… Increíble. Nos hicieron bajar tras ellos, quizá tendrían que fumigar el lugar que ocuparon los capitostes y los aledaños.

Plasmé en una foto el avión y las letras del lugar inesperado de aterrizaje, desde luego para nosotros,

45


Lo que nunca te dije

que no para ellos‌ y de nuevo proseguimos viaje, al fin aterrizamos en Arrecife.

46


Lo que nunca te dije

Y nos sorprendió que nuestro mejor Amigo en la Isla, el Bueno de Eladio, estuviera a pie de escalerilla del avión con una cámara de fotos. —¡Menuda foto os he sacado! ¡Es para la Historia! — ¡Qué razón tenía! Sería la última foto de Maite y Yo juntos, habíamos ido a nuestra Isla para recuperarnos, pensar, poner las bases en nuestro Interior para tratar de vivir de otra manera lo Exterior ¡Que nos enfermaba! Dar un nuevo impulso, incluso rumbo a nuestra Relación, controlar de forma más Inteligente nuestras Emociones para Madurar, Crecer: en definitiva, Estar mejor cada uno y por lo tanto juntos los Dos…

47


Lo que nunca te dije

CUATRO Lanzarote Noviembre de 1.985

Tras

los

abrazos,

comentarios

alegres

bidireccionales, risas fáciles pero sinceras, palabras entrecortadas por la satisfacción de estar de nuevo juntos una vez más y de camino al Toyota 4x4 nos puso al día. Juan Mamón Pardosín Pelotas y su reciente compañera Luz Cascón habían llegado ocho días antes y se irían cinco después, me hice mi composición de lugar, solo les dedicaríamos un día de los nuestros ninguno más, no podíamos contemporizar, nuestra recuperación era prioritaria. Éste, era es y será, un peculiar espécimen

homínido Neandertal en su fachada, aunque llevara gafas

de

concha

ancha

y

negra,

su

andar

característico que hacía recordar a un pato cuando se mueve por tierra, presumía de erudito e instruido,

48


Lo que nunca te dije

aparentaba saber de todo al final era más bien poco, ocurrente a veces, las más un pelma. Médico Neurólogo reconvertido a Digestivo por obra y gracia del ínclito Dr. Del Nido Jefe del Servicio, al que supo camelar y hacerle partícipe sobre un Nuevo Tratamiento de la Encefalopatía Hepática que nunca pasó de proyecto al ser pura elucubración fantástica y todo para conseguir la única Plaza en Propiedad del Departamento de Medicina Interna en aquel entonces, el Jefe de Neurología y el resto del equipo no le querían por vago, escaquearse era su vicio, nadie quería trabajar con Él y menos en las Guardias. —Estar de guardia con él es hacerla con uno menos, se escaquea de forma sistemática, constante, abusiva, su parsimonia cuando había prisas llegaba casi al delito… ¡Bueno!... — decía mi “álter ego” A. Pérez de Bustamante, a su vez “álter ego” de Diego de la Fuente, ambos Médicos también. Podía haber sido torero su gran afición, iba a las corridas donde se hacía el experto en pases, lances y

49


Lo que nunca te dije

estocadas, hasta que un día uno del tendido siete le oyó hablar y tras descojonarse le llamó becerro, desde entonces los toros se le atragantaron. Conoció Lanzarote gracias a Diego de la Fuente, pero desde al menos dos años no se hablaban ya que se hartó por su indolencia y A. Pérez de Bustamante le evitaba y si veía que estaban juntos de Guardia la cambiaba, yo, si coincidía por terceros trataba de ignorarlo: si podía, él trataba de confraternizar y yo se lo ponía difícil, aunque se notara, hay gente que se cuela en tu vida con risotadas y al poco sin saber cómo ni por qué están, y te perturban en tus cosas de forma muy notable. Eladio y nosotros teníamos el compromiso de alojamiento recíproco Él en Valencia o Madrid y nosotros allí, al asegurarle Juan Mamón que nosotros en esas fechas no íbamos a ir, les ofreció la encantadora

habitación

de

invitados

de

su

espectacular casa en Nazaret, es decir la consiguió con malas artes, mintiendo, nos birló nuestro habitual Refugio. 50


Lo que nunca te dije

—Ha querido impresionar a Luz, pero no lo justifico que conste— dijo Maite y nos reímos los tres. Yo de mala gana y se notó —Ya hay dos carriles del Aeropuerto hacia Arrecife, nuevas construcciones, más turismo, mientras no lo jodan— comentamos y al poco llegamos a un Apartotel en Costa Teguise que

Eladio nos consiguió, dejamos el equipaje en un funcional apartamento y a tomar una Cerveza en una terraza de aquel complejo turístico mirando al Mar y con cierta prisa le contamos algo de nuestra Catastrófica situación Laboral. Yo… —Mi Hartura por las Oposiciones que pensaba mandar a la mierda y estudiar más aún Ajedrez, quizá me haga profesional, en breve seré Maestro Nacional …— con una Expresión que me gustó y al mismo tiempo alertó, decidida me cortaste toda seria girando tu mano como si fuera un tornillo, afianzando. 51


Lo que nunca te dije

TÚ… —Yo voy a dejar el Hospital Pura Supervivencia, no te puedes imaginar la Sobrecarga Laboral que no puedo tolerar, una Guardia cada tres días encima sin libranza, un fin de semana libre cada tres encima debes agrupar Viernes y Domingo para poder tenerlo, mal ambiente por el cansancio crónico, por la presión, por la indolencia de los burócratas de

turno…Quiero una Consulta sin más, ejercer mi profesión ¡Que me encanta! Quiero tener tiempo para disfrutar más y escribir mis Relatos…— —El

último

que

escribiste…

“OYE”

me

encantó— dijo Eladio que sin darse cuenta cortó lo que nunca habíamos verbalizado de forma tan nítida entre nosotros…. ¡Dios! Pensé que forma de empezar tan bien las

Vacaciones, que rabia que esté Juan Mamón. Al poco puso rumbo a su casa de Nazaret, allí en el Porche ante unas cervezas, bandejitas con frutos secos y como no, patatas fritas, estaba la Parejita feliz. 52


Lo que nunca te dije

Saludos, besitos de presentación, risas más bien forzadas, palabras casi protocolarias y planes de excursiones futuros sin concretar… ya se vería…. y me hice composición de lugar, ya planificaría con ella nuestros preciados días. Alegando pretextos reales como la escala inesperada en Sevilla, cansancio crónico que arrastrábamos con otros imaginarios, resolvimos ir a nuestro apartamento y que nos veríamos en los días siguientes, ya concretaríamos el objetivo esencial era pasar el mínimo tiempo con ellos sin que se notara, pero si llegara a notarse la máxima naturalidad se impondría. Habíamos ido a sentirnos bien, recordar y conocer otros sitios mágicos

Lanzarote No Se

Acaba Nunca, teníamos que descansar sin ello no se puede pensar, hablarnos al principio con pocas Palabras

muchas

caricias

besos

y

abrazos

interminables que nos hicieran uno siendo dos y de nuevo ser dos para volver a ser uno, decía a mis adentros, y hablaba con tu mano unida a la mía a

53


Lo que nunca te dije

través de suaves o nítidos apretones y movimientos que conocemos los dos. —Llevaros el Toyota y descansar que bien lo necesitáis— nos dijo Eladio extendiéndonos las llaves, separamos un momento nuestras manos y nos fuimos. —¡Que ganas tengo de estar contigo! —

—¡Yo más! ¡Mucho más— —Te llevaré al territorio del placer más inmenso sin moverte de la cama— —Tú vendrás conmigo— —Yo contigo— —¡Que bien estaremos Juntos! —

—¡¡No te quites la ropa!!— —Ja jaja, la camiseta me tapa, tengo prisa, ja jaja—

54


Lo que nunca te dije

CINCO Playa de las Malvas

El sol entraba insultante por la puerta abierta de la terraza dando de lleno en la parte baja de la cama, miré la hora una menos aquí por lo tanto era pronto pensé, estabas dormida, eso creía, bajo las sábanas adivinaba tu cuerpo en el que no hacía mucho tiempo estuvimos fundidos, iba a correr las cortinas no me dio tiempo. —¿Dónde vas? — tu brazo tiraba suavemente del mío y me dejé caer en la cama, comenzamos las caricias… —Me gusta tanto hacer el Amor contigo ¿Qué hago? — dije susurrando.

—¡Pues hacerlo! No te digo— contestaste riendo y lo hicimos… y repetimos. Tras el desayuno cogimos el Toyota, hacía Playa Quemada a recordar nuestras primeras

55


Lo que nunca te dije

noches en Lanzarote. Habían pasado ocho años, miramos las pequeñas lagunitas a pie de mar, como si fueran charcos entre las rocas con peces muy pequeños, camarones, cangrejos ermitaños… que andaban en sus cosas y no les molestamos. De aquí a Yaiza, con sus casas de paredes blancas, al Este sus pequeñas montañas ocre que llegan a Femes, al Oeste la negritud donde se detuvieron las cenizas y la lava del Timanfaya, aparcamos muy cerca de la Iglesia “Nuestra Señora de los Remedios” en la que entramos y me acordé de mi Madre… Y de nuevo leímos aquello que dejó escrito su Párroco Andrés Lorenzo Curbelo “El día 1 de Setiembre de 1.730 entre las 9 y las 10 de la Noche a 2 leguas de Yaiza la

tierra se abrió en Timanfaya” ¡Y cómo no! Hicimos escala técnica frente a la misma en el Bar Stop: Tapas y vinos desde 1.898 se puede leer en lo alto de la puerta y aunque ni eran las doce, pedí un plato de garbanzas y un vino de La 56


Lo que nunca te dije

Geria, y Tú un guiso de carne mechada con patatas que compartimos y una botella de agua que nos llevamos. En todas y cada una de las ocasiones que hemos ido a Lanzarote nunca faltó la visita a este bar para comer sus míticas garbanzas. Cuestión ineludible, rito irrenunciable ¿Te acuerdas Maite? Y eso que Eladio no se cansaba de repetirnos

que teníamos que probar las del Acatife, para Él eran las mejores y después las de Uga, un pueblo más pequeño muy cerca de Yaiza, en el bar dónde paraban los conductores de camellos y que cogían muchos turistas para dar un paseo entre dunas y palmeras. Todavía hoy se comenta lo de aquel camello tozudo que no se agachaba, para que se bajara Juan

Mamón en la “turisteada” de su primer viaje a Lanzarote. Eladio fue testigo al haber ido como guía con el grupo de turistas, el camello no ponía sus cuartos traseros ni sus rodillas en el suelo, cuando a fuerza de 57


Lo que nunca te dije

varapalo lo hizo de un mordisco arrancó la riñonera del susodicho, se la tragó junto a la paja que rumiaba y trató de darle un mordisco que de milagro no se llevó, pero en el quiebro cayó de bruces al suelo ante la carcajada nerviosa de los allí presentes y al levantarse ayudado por el camellero le dijo: —Deme las treinta mil pesetas que su camello tiene en su interior y dígame si tiene seguro de incidencias como la que ha pasado— ante la sorpresa del interpelado, sacó de su bolsillo una bolsita de plástico donde guardaba su Gordo lobo y continuó: —A fin de evitar problemas, dele esto machacado con agua y en un rato la evacuará— —Señor no puedo acceder a lo que me pide esa planta que me ofrece es letal para el camello, vuelva en quince días el tiempo en el que él camello la

soltará y si no está, que venga el guía Eladio, nuestro común amigo y yo le daré su riñonera. Así se quedó con la aquiescencia del mismo y en señal de buena Fe, el camellero le dio dos billetes de cinco mil pesetas y dijo apesadumbrado: 58


Lo que nunca te dije

—Lo que gano en tres duros días ¡Que fatalidad!— Juan Mamón frotándose las manos y con su recurrente

Tic,

provocó

nuevas

sonrisas

de

extrañeza, los cogió añadiendo como si nada: —Es menos de la mitad, Él vendrá a por el resto y Usted coja entonces lo que ahora me da. Cuando pasado un tiempo se presentó, le contó el camellero: —¡Ay! ¡Ay!… Eladio… que casi se me muere, no lo podía expulsar, solo salía la mitad y llamé al Veterinario que se lo tuvo que extraer a mano… y me cobró siete mil pesetas… Y

me

dio

la

riñonera

que

se

lavó

convenientemente y al abrirla solo había un billete de

cien pesetas… …y me acordé de su amigo? ...tan pequeñito y cabrón… …Se llama Juan Mamón… ¿Verdad—

59


Lo que nunca te dije

Y con las tripas revueltas saqué de mi cartera el dinero, que le di. —Ginés, yo me encargo de esto, lo siento— y por la noche le llamé por teléfono y tres días después recibí un giro postal. Pasamos el primer volcán desde Yaiza, con sus cráteres espectaculares y eso que son pequeños.

Atravesamos la Tierra del Fuego que, si en noches de luna llena y con Música de Pink Floyd es impresionante, de día con Mozart, volumen a tope… 60


Lo que nunca te dije

…Sinfonía Concertante en Bi Menol para arpa, flauta y orquesta (K.297) filarmónica de Viena y Karl Böhn de Director es algo sublime: celestial Llegamos a Tinajo, dejamos al Toyota cerca del Ayuntamiento recorrimos tranquilamente el Pueblo y nos sentamos en un pequeño parque bajo la

sombra de un enorme árbol centenario, pretendimos hablar de nuestro presente mal sano y lo dejamos… algo

más

adelante,

mejor,

estaríamos

más

recuperados, repletos de Endorfinas… nos reímos.

61


Lo que nunca te dije

Seguimos las indicaciones de la Playa de las Malvas, abandonamos el asfalto y tras perdernos varias veces por caminos de Tierra dura casi intransitables, que no para el Toyota, repletos de socavones, la vimos desde un alto, a unos doscientos metros estaba y caminamos hacia ella. Era la primera vez que la veíamos con la Marea baja, estaba súper tranquila casi sin viento, nada que ver a como la recordábamos con sus olas, en general, de casi dos metros de alto, y más que arena, la grava y sus pequeñas piedrecitas negras de lava mezcladas con pedacitos de Olivina. —¿Te acuerdas Maite? Hoy dan ganas de bañarse con precaución por la Marea ¿Te apetece un baño o buscamos cristales de Olivina? — dije. Un silencio cómplice siguió, te quedaste como

pensando, unas miradas que hablaban sin decir nada y decían toda la alegría de estar juntos.

62


Lo que nunca te dije

No se veía a nadie, conforme nos acercábamos al agua la grava se hacía más manifiesta, nos agachamos y cogimos un puñado con las manos, diminutos cristalitos verdes se mezclaban con los pedacitos de rocas volcánicas y encontré uno del tamaño de un granito de arroz y te lo di ¿Te acuerdas?

Teníamos los pies hundidos hasta los tobillos, la grava impide lo estable, nos levantamos frente a frente, nos abrazamos, al momento quisimos más, mucho más… una ola traicionera nos sorprendió

63


Lo que nunca te dije

llegando por encima de las rodillas y retrocedimos juntos de la mano. Nos afianzamos en tierra firme, el viento extrañamente lejano se presentó de golpe, buscamos un recoveco donde extendimos las toallas y comenzamos a besarnos. Sin prisas nos desnudamos el uno al otro y con el rumor del mar, graznidos de gaviotas envidiosas

que nos circundaban, fuimos poco a poco uno en cuerpo y alma, uno hasta que el placer terrenal más absoluto estalló en cada uno, al unísono, y perezosamente volvimos a ser otra vez de nuevo dos: TÚ y Yo El mar se había embravecido, la Marea subía inexorable, a lo suyo, olas coronadas de espuma blanca se sucedían sin apenas lapsos de tiempo, con

cierta premura recogimos nuestras cosas dejando paso a la Marea y nos trasladamos a lugar seguro.

64


Lo que nunca te dije

Nuestro nido de amor fue borrado por las olas y en poco tiempo cubierto de agua desapareció, el encanto de un lugar, aunque se oculte y no quede rastro jamás se disipa, y no nos importó nada. Siempre estará en mi recuerdo. ¿Y en el tuyo? ¡Perdona! Maite ¡Lo siento! Me suena a Coacción y eso desde luego sabes que NO. De nuevo a Tinajo, con nuestras manos juntas cambiando las marchas del Toyota, como hacíamos 65


Lo que nunca te dije

muchas veces en nuestros viajes por carretera, atravesando de nuevo la Tierra del Fuego en silencio que tambiĂŠn asĂ­ es mĂĄgico, hacia Yaiza otra vez y pasando por La Geria, con sus vides en hoyos rodeados de piedras para protegerlas del viento y acaparar humedad, llegamos a Teguise.

Entramos en el Restaurante Bar Acatife, en su interior un patio a cielo abierto con una gran barra en forma de cuadrado a la que casi llegan plantas colgantes, helechos, potos y tillandsias o claveles del aire. 66


Lo que nunca te dije

Nos sentamos en una mesa tras haber pedido Ron Canario Reserva con mucho hielo, zumo de limón que exprimimos y almendras tostadas. En el aire música de Alan Parson Projet, King Crisson, Genesis… se sucedía, tu pediste algo de Pink Floyd te pusieron lo último “Animals”, estábamos alegres super tranquilos con la sonrisa fácil, esa que sale cuando se está bien y nos quedamos a cenar, Sama rebozada, Viejas cocidas y Papas arugas con mojo Verde y Picón que compartimos, todo exquisito, nos sentíamos respirar hondo y profundo. Otro Ron que Tú no, otro más y otro más… y agua diluyente con gas para mí, tu continuabas con la de la cena… ya sabías que conducirías de vuelta el Toyota hacia el Apartamento. —Flaco no te parece que bebes demás, nunca en

las Noches de nuestros comienzos, en Libertad 8, enfrente la Federación Local de la C.N.T., en El Sapo Verde, tras Cenar en La Carmencita ¿Te acuerdas? — traté de protestar, pero no pude, tapaste mi boca con tus labios.

67


Lo que nunca te dije

Y pasó a sonar Música de María Dolores Pradera, y de Los Sabandeños, esa Agrupación musical de Tenerife tan absolutamente magistral que con sus guitarras, laúdes, mandolinas, instrumentos de viento y sus voces con sus Canciones que te llevan de la alegría, y das palmas acompañantes, a la añoranza paso inequívoco hacia la más profunda tristeza…“Palmero sube a la palma”, “Aquella tarde”, “Lágrimas negras” y me dio un bajonazo tremendo

cuando hicieron su versión de “Dos cruces”, tan mal me puse sin aparente razón que intuiste que algo gordo me pasaba y con las estrictas palabras para pagar y decir adiós al camarero, nos fuimos, llegué al Toyota con lágrimas. —Flaco

¡Cuéntame!

Déjame

las

llaves,

vámonos al apartamento conduzco yo— —Te aseguro que no me dio llorona por el alcohol Flaca —… y tu diáfana risa impidió cualquier explicación durante el trayecto: nuestras manos hablaban y jugaban entre sí y con la palanca de cambios.

68


Lo que nunca te dije

Al recoger la llave, el recepcionista nos dio una nota, sólo vi la firma garabato de Juan Mamón, mañana es otro día, casi digo en voz alta… y a la habitación. Y ya en la cama, hablándonos en susurros muy cerca de los oídos, mordisqueándonos con dulzura las orejas, soltando besos en la cara, cuello, labios… abrazados, percibiendo ese mágico cosquilleo que recorre el Interior con muy suaves escalofríos a cámara lenta, entramos en el Mundo donde a veces se sueña y con suerte se descansa.

69


Lo que nunca te dije

SEIS ISLA GRACIOSA

Salimos del apartamento y tras el desayuno nos pusimos de camino a Nazaret, en un principio haríamos alguna excursión con Juan Mamón y Luz.

Un poco antes de llegar a Tahiche y su Mágica Montaña, se me hacía tan duro perder el día con ellos sobre todo con él, que ideé sobre la marcha un cambio sustancial de planes al que Tú eras reacia y me costó mucho convencerte, pero al fin aceptaste, casi me agoté. Menos mal que el cambio lo recibiste con alegría.

En Tahiche cogimos dirección a Montaña Tinamala, dejamos Guatiza a la derecha, otro día iremos al lado, a Los Cocoteros y a la Charca del Cura sitio nudista con sus rocas negras salpicadas de arena blanca, pasaremos por Arrieta, Punta 70


Lo que nunca te dije

Mujeres, más adelante Los Jameos y la Cueva de Los Verdes y nos plantamos en Órzola, dejamos el Toyota y Ferry Express a La Graciosa. Llegamos a ella y en la “Capital” Caleta de Sebo, en su panadería principal, compramos bebidas, bocadillos y algo más; alquilamos unas bicis y a buscarnos la vida, cosa que hicimos pedaleando, sin más llegamos a Pedro Barba donde cogimos una casa y al muelle a bañarnos y al hogar que elegimos para hacernos uno, sin prisas, sin cansarnos una y otra vez.

71


Lo que nunca te dije

A dejarnos estar, sentir, sumergirnos con nuestras caricias, abrazos y besos: olvidándonos de todo menos de nosotros, haciendo el Amor a conciencia, mirándonos, acercándonos cada vez más, como siempre era y había sido… Porque hacer el Amor no cansa y menos con la Persona a quién Amas, quién es casi Piel de tu Piel, con quién tienes recovecos comunes conocidos que no por ello menos deseados y te dejas Felicidad casi absoluta. Y de nuevo las bicis, hacia el norte, hacia Punta Gorda a los Caletones al poco, en la Playa de Las Conchas, enfrente Isla Alegranza, que se ve desde el aire, en avión, como una tortuga tranquila.

72


Lo que nunca te dije

Y desde tierra también, sumergida su cabeza Como una tortuga con la cabeza plana, escoltada por los Roques del Este y del Oeste y no había nadie y nos bañamos desnudos y con cierto susto salimos, uno junto al otro, la marea era muy fuerte, y nos merecimos un recoveco con el colchón de la arena blanca y sin palabras hicimos el Amor una y otra vez, con el sonido de las olas…

… y nuestros susurros daban paso a rítmicos jadeos crecientes de los que surgen inverosímiles abrazos, caricias y movimientos que buscan y encuentran la manera siendo dos de convertirnos en uno en toda plenitud. Y unidos en arrebato llegar juntos al placer terrenal más absoluto, y de aquí como a cámara lenta volver a ser de nuevo dos y de nuevo lo fuimos.

Nos repartimos la comida y en poco los bocadillos habían sido triturados por nuestros dientes, tu agua y mi cerveza desaparecieron con ellos.

73


Lo que nunca te dije

Recogimos los desperdicios nuestros y basura de desaprensivos de días atrás y dejamos la Playa mejor de como la encontramos.

Cogidos de la mano llegamos a nuestras bicis y antes de ponernos en marcha miramos el ribete de espuma blanca que se funde en la arena de la playa, nos abrazamos con firmeza un rato sin daño, como si bailáramos muy lentamente una dulce melodía que sólo escucháramos nosotros, nos separamos sin soltarnos, nuestras miradas sin palabras decían lo 74


Lo que nunca te dije

bonito que había sido todo, el silencio se escabulló de repente y de nuestras bocas salió como una cascada de frases a borbotones: —¡Te Quiero! — —¡Yo Más! — —¡No puede ser! — —¿Por Qué? — —Es imposible— —Aunque nadie me crea…— —Pues igual SÍ — —¡Ja jaja!— De nuevo nos abrazamos y te oí decir: —Flaco un día me vas a romper una costilla, Ja jaja —reímos, con cuidado de nuevo nos volvimos a abrazar y nos mordisqueamos uno al otro los labios y… a las bicis.

75


Lo que nunca te dije

Por caminos que ni las cabras casi pueden ir, andando con la bici al hombro unas veces en cortos tramos, pedaleando otras, llegamos a Montaña Bermeja y mereció la pena desde su cumbre de tan sólo 157 metros de altitud ver El Archipiélago de Chinijo al completo: Alegranza, Montaña Clara y Los Roques del Oeste y del Este que junto a La Graciosa lo conforman. —¡Cómo me gustaría saber manejar el Ala Delta… Eladio… me puede enseñar!… … Y… habiendo aprendido a volar… traerte otra vez a este lugar como si tal cosa… Y una vez aquí…— tu risa me cortó. —¿Sí? ¿Decías? Continúa— mostraste atención de nuevo. —Despegar desde esta cumbre los dos juntos desnudos, Yo manejando el timón, Tú con las manos enlazadas en mi cuello, una tela suave agarra tus hombros te sujeta al timón y tus piernas abrazan mi cintura, mueves tu cabeza de un lado a otro, contemplando desde el aire el Archipiélago: las Islas 76


Lo que nunca te dije

y los Islotes, viendo a los Alimoches perseguir a Gaviotas y Pardelas… de repente te arqueas y tensas buscando la unión completa… pero claro no estaba preparado, no es posible pienso… y te ríes y te ríes … coges mi pene flácido con tu mano y en poco más de tres caricias crece a lo largo y a su ancho… está preparado, lo diriges hacia t¡. Poco a poco sin dificultad me completo de expandir ya dentro de ti, nos hacemos, somos sólo uno. Yo Estoy quieto controlando el Ala Delta, me estremezco de Placer, pero no hay peligro. Tú Inicias el movimiento progresivo con el balance

rítmico de tus caderas y nos sincronizamos, tal cual cómo si nada, los pájaros de nuestro alrededor sorprendidos se juntan sin peleas en un gran círculo formando una gran burbuja protectora en una algarabía descomunal que nosotros oímos cómo en 77


Lo que nunca te dije

off, y nuestros alaridos de placer los animan, nunca vieron hacer el Amor en el aire a dos humanos… es único… y muestran su encantamiento…— Cortaste mi elucubración con tu risa mientras decías: —Flaco. Estás loco de atar, lo peor es que me encanta tu locura …Ja jaja … hacer el Amor en el Aire…lo haremos en el agua… será menos peligroso

en cualquier playa bonita, hay tantas y tan cerca … Ja jaja… aunque la Resaca… la Marea… Ja jaja …— Continuamos dirección Sur, llegamos a Bajo del Corral, una Caleta pequeña de arena ocre nos invitaba a descubrir algún rincón desapercibido, pero el viento y el oleaje lo puso difícil, nos reímos, dejamos a la derecha Montaña Amarilla, la arena azotaba

nuestros

tobillos,

pasamos

de

largo

bordeamos su Playa, seguimos camino y por el plano vimos que estábamos en Playa Francesa, al fondo Punta de la Herradura el lugar más al Sur de La Graciosa.

78


Lo que nunca te dije

Enfrente Lanzarote majestuoso, hacia la Izquierda la solemnidad del Risco de Famara adivinándose su Playa, delante mismo las Salinas del Río, en su alto El Mirador a la derecha el cabo de Punta Fariones la parte más al Norte de la Isla y entre claros y más nubes, empezó a chispear, pedaleamos con fuerza, el camino era bueno. Caleta de Sebo estaba a la vista nos refugiamos en un bar, picoteamos algo y escampó momento que aprovechamos tras comprar jamón, queso, tetrabriks y fruta para volver a Pedro Barba con cierto ritmo. Habíamos dado la vuelta completa a La Graciosa y la casa que por una Noche era nuestra nos

esperaba´,

cuando

llegamos,

el

cielo

parcialmente cubierto por oleadas de nubes permitía ver la luna en modo intermitente y en las hamacas del porche y tras ello en nuestra cómoda cama, compartimos lo mejor de nuestros Cuerpos y nuestras Almas.

79


Lo que nunca te dije

Horas después con nuestro exiguo equipaje dijimos Adiós a Pedro Barba y en las bicis con suma tranquilidad pedaleando estábamos en Caleta de Sebo cogimos el Ferry Express y a las doce a. m. de nuevo en Órzola. Una cierta desazón bullía en mi interior, estábamos en la mitad de las vacaciones y aún no habíamos iniciado lo que teníamos que hablar.

80


Lo que nunca te dije

SIETE Ocho horas en Fuerteventura

El Toyota, como no podía ser de otra manera, permanecía donde lo dejamos, ni se inmutó al vernos y por la costa, dirección Sur pasamos por Punta Prieta, Punta Mujeres, Arrieta me detuve más allá del arcén. y cerca de la Charca del Palo te dije. —En breve llegamos a Los Cocoteros ¿Vamos a la Charca del Cura? — —¿No vamos a Nazaret? Quedamos en ir con Luz y Juan Mamón— —Se habrán ido, tenemos que hacer escala técnica en el Apartamento allí decidimos — con cierta contrariedad te dije: Al llegar a recepción una Pelirroja con ojos azul turquesa nos sonrió y con un imperceptible toque en la palma de mi mano, que no me di cuenta que percibiste, dejó un papel arrugado y sonriendo me lo

81


Lo que nunca te dije

guardé. Ante tu cara sorprendida, solté camino del ascensor. —No se lo digas a nadie, es una cita secreta— sonreí y no te hizo gracia, era otra nota de Juan Mamón… llegamos al apartamento. Fui a la terraza, enfrente el mar en absoluta calma, desarrugué el papel que leí: sólo quejas, lo rompí. Te vi salir del cuarto de baño, entré y lo tiré al

retrete donde debía estar. Reparé en tu tijera que siempre va contigo, la dejabas olvidada en Pedro Barba y te la di, la habías puesto en un borde del lavabo la cogí, me quedé mirándola fascinado… al pronto: sin reflexión, corté mi Barba y con una maquinilla y espuma que dejan junto al gel de baño, champú… la rasuré y salí a la terraza estabas desnuda sobre una hamaca y me

acerqué a ti, dormitabas. Te besé en la frente, un grito de tu boca me echó hacia atrás.

82


Lo que nunca te dije

—¿Eres Tú? ¡Quién eres! ¿Qué te has hecho? ¡Por qué no me dijiste! —me mirabas confundida. —Flaca el cambio ha comenzado— y me tocaste la cara, intenté acurrucarme contigo, no te sentí con ganas... —¡Caray estoy cómo en Shock! Te extraño. De repente has cambiado. No sé, estoy impresionada, esa es la palabra— te pusiste de pie y moviendo la

cabeza sin decir nada, entraste al dormitorio... Me quedé algo aturdido y apareciste con tu corto pantalón vaquero ceñido a tu cintura y una corta camisa de flores y “El Ombligo al Descubierto”. Con tu dedo sobre el mismo dándole pequeños golpecitos dijiste como con retintín: —Sí, tu último Relato que no has mandado aún a ninguna revista, me sentí algo disgustado. Nos fuimos del Apartamento hacia Tahiche y continué de largo, estaba claro que no iríamos a Nazaret a recoger a Juan Mamón y Luz, por San Bartolomé llegamos a Tías.

83


Lo que nunca te dije

—¿Dónde vamos? — te cogí la mano para cambiar de marcha, como tantas veces, temía que la rechazaras y no fue así ¡Menos mal! Cambiaba más de le normal, todo porque quería que habláramos con ellas, como tantas veces…pero no lo hicieron, tus palabras tampoco, te sentía como lejana en un alarde de Idiotez te dije —Visto lo visto hablado lo hablado y oído lo

oído me dejaré de nuevo la barba— me sentí raro al oírme, continué como con prisa. —En poco pasaremos por Yaiza camino de Playa Blanca y en veinte minutos en el Ferry a Fuerteventura verás que bien— —¿Pero hemos quedado? …— —¡Que les den! —

—Tienes razón, es mejor hoy no estar con ellos… — —Estoy seguro—

84


Lo que nunca te dije

—¡Tres Islas en dos días me sorprendes de nuevo— —¡Te quiero! — y de nuevo el silencio cuando esperaba oír lo mismo, pero un apretón de tu mano y la sonrisa en tu cara me conformó. Vimos a Ginés sentado a la puerta de su bar en Playa Blanca se levantó al vernos, pero se dirigió a Ti. ¡Hola Mujer Guapa! Si no hubiera sido por ti no hubiera reparado en Tony sin su barba Ja jaja ¿Cuánto tiempo? — y más que sonrisa nos enseñó sus dientes teñidos de nicotina. —Iremos

a

Fuerteventura

unas

horas

mañana nos vemos más despacio con unos amigos, danos unos bocadillos deprisa que se va el barco—la sirena dio un chiflido. —Faltan otros dos, estáis a pocos pasos ¿Los queréis de chorizo frito con rodajitas de tomate nuestro? — Y al vernos asentir continuó con parsimonia.

85


Lo que nunca te dije

—Las cervezas las pongo yo—y el sonido del tercer silbido casi trepanó nuestros oídos mientras subíamos por la rampa de entrada. El viaje por tranquilo y corto, la mar serena y color del azul del Cielo contribuyó a que sin darnos cuenta llegáramos a Corralejo. Lo más sencillo era alquilar un coche, pedir un plano de la Isla cosa que hicimos y Tú al volante

enfilaste hacia sus Dunas.

Otra foto para Nuestra Historia. No quisiste que te hiciera ninguna, ahora siento que debí insistir, 86


Lo que nunca te dije

pero ello no es lo mío… y en este momento y otros muchos me arrepiento Maite, miraste el mapa y decidida al coche. —Me moveré por intuiciones. Sé que te fías de mí…—te corté. —Sí rotundo, desde luego, pero sobre todo confío totalmente en Ti…— guardaste silencio, comentamos algo del paisaje, atravesamos una zona

extensa desierta y al rato veíamos el mar a ambos lados, pensé que irías a Costa Calma y fuiste al otro lado, descubrimos la Playa de Cofete, inmensa, con su arena dorada me recordó a la de Famara, en la mitad de su risco mucho más pequeño que aquel se veían unos indisimulados búnkeres y una casa que pasaba desapercibida entre palmeras de algún Indiano que volvió de donde fuera y no se supo más…

Después non enteramos que había sido usada como puesto de observación Alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Hacía mucho viento, al Mar se le veía fiero, ruidoso, poco apetecible para el baño, encontramos 87


Lo que nunca te dije

un pequeño recodo pusimos las toallas, traté de buscarte y comenzaste a hablar al tiempo que me ofrecías el bocadillo. —Es tu voz tu gesto tu movimiento tu olor: eres Tú lo sé, pero tu faz no es la misma, ha cambiado— —Me dejaré barba de nuevo… — y mis palabras las volví a oír raras, como hacía un rato y proseguiste como si cual. —Flaco, a veces no te enteras, parece una tontería y ahora no me salen las palabras precisas para explicarme y que me entiendas saldrán… No sé, aunque es una cosa que depende de Ti: tu barba, pienso que me tenías que haber avisado… No sé… nunca te he visto sin ella…es una sorpresa, pero me tenías que haber avisado y luego hacer lo que hubieras querido…— sonreíste, sentí tu caricia en mi

cara y me encantó. Continuamos hacia el sitio más al sur de la isla Punta de Jandía en la península del mismo nombre y ante el aspecto tan turístico que afeaban la zona de nuevo hacia el norte. 88


Lo que nunca te dije

Aparcaste el coche en lo alto de un conjunto de peñas, tratábamos de llegar a la Playa del Marrajo a la que nunca llegamos. En un recodo de un casi intransitable camino vimos no muy lejos lo que parecía la entrada quizá de una cueva y lo era, arena ocre limpia en su interior espacioso, más pequeña de lo que aparentaba por fuera, las toallas ocuparon su lugar habitual en estos casos, el suelo, parte del Sol que caminaba hacia el ocaso la iluminaba, nos quitamos la poca ropa que llevábamos el uno al otro con mucha calma y nos tumbamos

en

las

toallas,

enfrentados

nos

acariciamos… hablaste. —Cómo siento tu cara, tus labios…— — Cómo siento tus manos— te contesté. Jugueteando a la vez con la lengua, y desde ellas recorriendo

centímetro

a

centímetro nuestros

cuerpos girándonos hasta que pene y vulva se encontraron con los labios de cada uno, succionando lamiendo y chupeteándonos hasta estallar en oleadas de placer y nos quedamos extasiados… y nos 89


Lo que nunca te dije

volvimos a colocar uno frente al otro recorriendo nuestros cuerpos con las manos… De nuevo fue bajando mi boca muy despacio circundando tus pezones con mi lengua en los que me detuve, tus manos presionaban mi cabeza haciendo que mis mejillas acariciaran como nunca tu surco inter mamario y allí me quedé maravillado… te percibía como nunca…

—¡Qué tontería! Perder tanta sensibilidad entre mi cara y tu cuerpo… y sus recovecos… por el escudo de la barba… pues … ¡Es verdad!... — susurré sobre tu piel. Continué descendiendo y me entretuve en tu ombligo, resbalando con mi nariz que se acomodó en su oquedad, casi interrumpí el descenso por un momento, percibí tu vello púbico con mis labios sin

la barrera de mi barba y te abrí las piernas, mis mejillas, boca y lengua totalmente seducidas en tu zona más íntima…. Besándola. Rehíce el camino hacia tu boca y cuando nuestros sexos se rozaron me paré, elevaste tus 90


Lo que nunca te dije

piernas hacia arriba y con suaves movimientos de los dos encontramos el camino que nos hacía solo uno, me abrazaste con tus piernas y nos ensamblamos en profundidad, intensidad y alcanzamos el abrazo único y definitivo, el movimiento de mis caderas y tus brazos nos llevó sin atajos al placer terrenal más absoluto…El baño de Piel entre nosotros se había completado. Desde

nuestro

privilegiado

lugar

de

observación oíamos las olas, una tras otra, todas vencedoras, todas bramando. Al poco nos fuimos. Que deprisa pasa el tiempo cuándo eres feliz ¿Por qué será que siempre es así…? y te empeñaste en otra foto.

91


Lo que nunca te dije

92


Lo que nunca te dije

Casi de noche llegamos a Corralejo en un bar frente al último Ferry cenamos escualo a la plancha con papas arrugás y menos mal que estábamos cerca y entre el segundo y tercer pitido nos sentamos en cubierta. El corto viaje quedó en un suspiro, en menos de veinte minutos estábamos en Playa Blanca, allí

impertérrito permanecía el Toyota, vimos a Ginés cerrando su bar y enfilamos hacia Yaiza, había mucha gente en la puerta del bar Stop que pasamos de largo, algo más allá a la izquierda salía la carretera a Teguise y de nuevo atravesando la Tierra de Fuego, ventanillas abiertas con la música que mejor nos acompañaba en ese momento: el silencio…juntas nuestras manos, hablándonos con ellas, llegamos al Acatife.

93


Lo que nunca te dije

OCHO CONVERSACIÓN EN ACATIFE

—¡Hola! Ron Areucas en vaso ancho con muchos cubitos de hielo y un limón partido por la mitad—dije yo.

—¡Hola! Malvasía de la Geria una botella en cubitera con mucho hielo y copa larga achampañada, me serviré yo— dijiste Tú.

94


Lo que nunca te dije

El camarero sonrió de forma amable, hiciste lo mismo y con un gesto de tu mano ratificaste la petición. Yo traté de disimular mi sorpresa, quizá la barba que me había quitado hacía un rato me hubiera ayudado a ocultarla, me reí mientras lo pensaba, no dije nada, pero me impresioné al percibir esa sonrisa que cambió tu cara y que te sale cuando tratas de decir algo importante con cuidado, para que aun siendo

difícil

lo

que

quieres

decir,

te

compr(h)enda y me sentí atrapado en el sentido más noble y bonito de esa palabra.. Sabes desde nuestro inicio, que nunca nadie me ha provocado la empatía, la afectividad ni la pasión, a veces intolerables, que siento por ti, mi propensión a entenderte era máxima, jamás hasta ese momento lo había interiorizado así. Es por esto que Lo que nunca te dije te lo digo ahora. La sonrisa anunciadora de tu pensamiento, idea o meditación…, el movimiento delicado de tus 95


Lo que nunca te dije

manos como dibujando con cuidado las palabras que en un instante saldrían por tu boca filtradas por tu razón…, la actitud firme, inequívoca y concentrada de tu SER tratando de poner seguridad, adónde sólo había dudas, me predisponía a entenderte más allá de las preocupaciones tan importantes con las que vivíamos y habíamos traído a Lanzarote, para tratar de reconducir lo que en Valencia teníamos y nos esperaba y me encantó que, en ese preciso

momento, tras los días tan maravillosos pasados, cuando nos quedaban tan solo cuatro para la vuelta, me preguntaras. —¿Tony, es verdad que piensas mandar a la gran mierda las Oposiciones? ¿Te acuerdas de aquella terraza en Costa Teguise lo que dijimos a Eladio a bote pronto sobre…mi Cansancio…tu Hartura? ¿Es cierto que te vas a arriesgar a casi un

imposible: ganarte la vida con El

Ajedrez?

¡Menuda locura! Que diría tu Padre… Ja jaja— —Es una posibilidad que cada momento que pasa es más real, mi hartazgo ha llegado a su límite y el retorno no puede esperar. —dije animándome. 96


Lo que nunca te dije

—Salud Mental que dirías Tú. Ja jaja— y continué. —Haré lo imposible para que no seguir de nuevo en el Instituto, en menos de dos meses acabo contrato y no firmaré otra sustitución, ni siquiera interinidad alguna, mi ahora es dejar las Oposiciones con las que tanto tiempo… he perdido dos años—y callé de pura rabia.

—Qué menos de un año para dar una oportunidad a lo que mi interior pide a Gritos: dedicarme al Ajedrez. no en vano estoy a punto de ser Maestro Nacional, paso previo para participar en Campeonatos Importantes Internacionales, por lo tanto,

posibilidad

Real

de

Premios:

Dinero

invitaciones a Torneos… ahora tengo alguna clase particular y con poco que haga tendré más, me ofreceré

a

Colegios,

Asociaciones

Culturales,

Organismos Varios, Ayuntamientos para fomentar la Enseñanza del mismo…— me cortaste y no me lo tomé a mal.

97


Lo que nunca te dije

—Incluso Guarderías Je jeje… ¡Se debe empezar pronto! — por tu risa entendí que me animabas, sacaste tu cuadernillo de Notas…. …era la primera vez que lo hacías durante las vacaciones, apenas habíamos hablado allí en Lanzarote…me quedé pensativo viéndote…Llamé la atención del camarero, con mi mano señalé el vaso y al momento tenía más Ron.

—¿Más hielo? —preguntó —Si. Por favor—dejaste de escribir —¿Hablabas de…Ajedrez…Y? — — Si el Ajedrez, lo siento ahora como mi alternativa fundamental en mi Futuro cercano lo tengo muy claro—aseveraba con la cabeza — En los últimos tres Torneos de la Comunidad he sido Campeón, el último y más importante “Cuarto

Maratón

Nacional

Ciudad

Valencia” hace unos meses — me cortaste.

98

de


Lo que nunca te dije

— Si, en mujeres fue Alicia, a la que hay que seguir en el mejor de los sentidos, me encantó conocerla en aquel Torneo, le faltan tres Asignaturas para terminar Medicina, tiene una sorprendente capacidad para cambiar de imagen simplemente modificando su peinado y el color de su pelo: es única, vino a mi encuentro con la revista dónde me habían publicado “OYE” para que se lo firmara, me impresionó: lo sabía de memoria, me dio su último

Poema, cuando se enteró que eres mi pareja, soltó Caray como tú a veces… quizá es de Bilbao… sé que nos veremos… pero sigue tu habla…— —¡Caray! Alicia, no la recuerdo…pero bueno… además del Ajedrez hay otras cosas proyectos iniciales y poco avanzados, alguno de ellos prometedor que quiero desarrollar. Escribir, sé que por el momento no haré Relatos tan bonitos como

los que ya tienes publicados o los que tienes en espera, pero ¿Quién sabe? — —Bueno, bueno continua—reíste.

99


Lo que nunca te dije

—Sabes que me gustaría formar una Editorial, el tema interesa a varios amigos y también a Ti, aunque claro a día de hoy no es prioritario…, tengo un guion para Teatro, un proyecto con el Director de Cine Javier Palmero que ha estrenado su Película Javier y Clemente (la Historia del Palmar de Troya),

100


Lo que nunca te dije

soy Socio Fundador al 20% de un Estudio de Economistas que dales tiempo y verás, a través de Cesar el encargado de Brillante Pub y de Vicente DJ de Kakao

y en Chocolate una de las más

importantes Discotecas de Valencia en Sueca hay un proyecto adelantado de lo que será un importante grupo de Rock….—aprovechaste que tomé un trago de Ron y dijiste. —Los Proyectos necesitan estudio y tiempo para su inicio, ya se verá lo que ocurre con cada cual si avanza o se quedan en aspiraciones, a veces me das miedo, vas muy deprisa… me hace mucha ilusión que hables desde ni se sabe cuándo de Escribir Relatos— sonreías, echaste vino en tu copa que movías y escudriñabas como si a través de algún reflejo vislumbraras algo y tu gesto sin tiranteces me impedía hablar, estaba encantado escuchándote. —Tony, de todo lo que me dices el Ajedrez es mucho más que un Proyecto, el entusiasmo con el que me lo has contado me hace ver que es un algo avanzado y serio, no fruto de un instante ¡Cómo me alegro! Si hasta más de dos años 101


Lo que nunca te dije

pasamos, sobre todo Tú, preparando Oposiciones amañadas con posibilidades casi nulas, merece la pena empeñarse en esto y dar un tiempo razonable al nuevo plan, no te mosquees…—decías con tu cabeza. —En Suiza, Los Alpes, Lausana en más o menos un año hay un Campeonato Internacional muy importante, depende de aquí hasta lo que ocurra en esa fecha para revaluar—sonreía consciente de estar de acuerdo y dijiste en otro tono. —En mí, igualmente se mueve el germen del cambio, no puedo llevar ese ritmo de Hospital que a duras penas mantengo, me agota hasta casi la extenuación y sé que a ti también, claro de distinta manera—callaste un momento tratando de organizar de la forma más clara las palabras que surgen cuando queremos decir algo muy importante.

—Trabajo duro descanso ineficaz, es como si mi sino fuera no salir del cansancio crónico, no llego a recuperarme de una guardia a otra, parece que vivo en un círculo vicioso que se abre y se cierra de forma alternativa una y otra vez formando anillos seudo

102


Lo que nunca te dije

concéntricos

enmarañados

imposibles

de

desenredar. Y me da miedo, porque creo que este torbellino me conduce hacia un camino sin retorno… a algo irreversible y… ¡Eso No! —resoplaste. Como haces cuando estás al límite…te entendí tanto… una inmensa oleada de Ternura nubló mis ojos y quizá “mi machismo”, no… no lo tengo… fue mi Hartura, quien dio un puñetazo en la mesa que rompió la calma sorprendiendo a los de nuestro alrededor. Levantamos ambos la mano en señal cordial de disculpa y el camarero vino sin decir nada, puso más hielo en la cubitera y me echó otro largo de Ron. —Antes de Navidad deberíamos conseguir volver a Madrid, la casa de mi abuelo está vacía mi Madre nos la dejará… Reorganizaremos nuestra

economía… Si lo hacemos bien quizá cobremos unos meses el paro… habrá presiones que sobrellevar… seguiremos hablando, he tomado notas…—sonó tu risa

103


Lo que nunca te dije

—Maite …básicamente estamos de acuerdo es lo fundamental… Ambos queremos el cambio, vamos hacia él: Mejorar

es

Cambiar, sólo

pensarlo me emociona, tenemos que lograrlo, debemos controlar mucho mejor las emociones, sobre todo Yo, que a veces arrasan y nos dejan vulnerables

cuando

no

desprotegidos,

tomar

conciencia plena de lo que vivamos nos ayudará a valorar mejor nuestras decisiones, nos acercarán más … mi Amor…— callaron las palabras, la Ternura se había convertido en puro deleite y al mismo momento me hacía daño. Nuestras miradas confluían en un ir y venir recíproco agrandando nuestros sentimientos y las manos hablaban entre ellas con caricias, palma sobre palma, dedos entrelazados o tocándose las yemas solapando las huellas dactilares de cada uno, y

apretones de intensidad varia. Me levanté de mi sitio y me encantó que me hicieras un hueco a tu lado, los estrujones compartidos no se hicieron esperar, sintiéndonos de esa manera en la que está todo por ocurrir, a la 104


Lo que nunca te dije

expectativa de algo nuevo esperanzador, sabes que se inicia un camino que te aleja de lo insoportable que estaba siendo nuestra situación Personal y relación como Pareja. Solicité agua diluyente y otra copa igual a la tuya que rebosé hasta liquidar tu botella cuyos restos me bebí, no más Ron. —¡Ah! las mezclas— te oí decir, pedimos la

cuenta y nos fuimos. —Vamos a descansar, mañana no hay solución es el último día que está Luz y Juan Mamón y no puede haber ningún pretexto… o a lo mejor sí…— trataba de improvisar cualquier argucia para evitar lo que

todavía

era

evitable,

la

inapetente

confraternización con ellos dos, dijiste mientras me quitabas las llaves del Toyota. —No lo dirás en serio, me apetece hablar, conocer

a

Luz—

ante

ello

dejé

de

buscar

subterfugios, en fin, solo será un día, pensé…

105


Lo que nunca te dije

Y poco a poco en mi interior un desasosiego creciente trataba de enturbiar la sensación Naciente de alegría del momento tan importante que habíamos sentido vivido verbalizado entendido con nuestra mente y nuestra Alma…y me sentí Idiota…

.../… CONTINUARÁ…/…CONTINUARÁ…/…

106


Lo que nunca te dije

107


Lo que nunca te dije

108


Lo que nunca te dije

109


Lo que nunca te dije

110

Profile for Jesus M. Martin

LO QUE NUNCA TE DIJE - Parte 1ª  

Siguiendo Instrucciones de MÍ Mismo, al ser el único que siente, percibe y vive mi acontecer, he decidido Publicar en Dos Partes mi Relato "...

LO QUE NUNCA TE DIJE - Parte 1ª  

Siguiendo Instrucciones de MÍ Mismo, al ser el único que siente, percibe y vive mi acontecer, he decidido Publicar en Dos Partes mi Relato "...

Advertisement