Page 19

CAPÍTULO SEIS Era viernes por la tarde, el final de la semana lectiva, el inicio del fin de semana, y todos reían y corrían a sus casas lo más aprisa posible, encantados de sentirse libres. Excepto por cierto grupito de cuatro desdichados que vagaban por el patio del colegio, con aspecto de estar preparando el inminente fin del mundo. ¿Sus nombres? Steve Leonard, Tommy Jones, Alan Morris y yo, Darren Shan. -No es justo –protestó Alan-. ¿Quién ha oído hablar nunca de un circo que sólo te permite comprar dos entradas? ¡Es absurdo! Todos estábamos de acuerdo con él, pero no podíamos hacer nada al respecto, aparte de rondar por el patio y dar patadas al suelo con cara de vinagre. Por fin, Alan hizo la pregunta que todos teníamos en mente. -Entonces, ¿quién se queda con las entradas? Nos miramos unos a otros y agitamos las cabezas indecisos. -Bueno, Steve tiene que quedarse con una por fuerza –dije-. Ha puesto más dinero que los demás y fue a comprarlas, así que le corresponde una, ¿estamos de acuerdo? -De acuerdo –dijo Tommy. -De acuerdo –dijo Alan. Creo que se quedó con ganas de discutirlo, pero sabía que no se saldría con la suya. Steve sonrió y cogió una de las entradas. -¿Quién se viene conmigo? –preguntó. -Yo traje el cartel –se apresuró a decir Alan. -¡Eso no cuenta! –le dije-. Steve debería poder elegir. -¡De eso nada! –rió Tommy-. Tú eres su mejor amigo. Si le dejamos elegir, te escogerá a ti. Yo voto por que peleemos por la entrada. Tengo guantes de boxeo en casa. -¡Ni hablar! –chilló Alan. Es esmirriado y nunca se mete en peleas. -Yo tampoco quiero pelear –dije. No es que sea cobarde, pero sabía que no tenía la menor oportunidad enfrentándome a Tommy. Su papá le enseña a boxear como un auténtico púgil y hasta tienen su propio saco de entrenamiento. Me habría derribado en el primer asalto. -Juguémonoslo a quien saque la pajita más corta –dije, pero Tommy no aceptó mi propuesta. Tiene una mala suerte horrorosa y nunca gana en ese tipo de juegos. Seguimos discutiendo hasta que a Steve se le ocurrió una idea. -Ya sé qué podemos hacer –dijo, abriendo su cartera escolar. Arrancó las dos páginas centrales de un cuaderno y, con ayuda de la regla, las cortó cuidadosamente en trocitos de un tamaño aproximado al de la entrada. Luego sacó la fiambrera del desayuno, ya vacía, y echó dentro los pedazos de papel. -La cosa funciona así –dijo, sosteniendo en alto la segunda entrada-. Echo esto aquí dentro, tapo y lo agito, ¿vale? –Todos asentimos-. Os ponéis los tres hombro con hombro y yo os echo los papeles por encima de la cabeza. El que atrape la entrada gana.

1 el circo de los extraños  

Me llamo Darren Shan. Soy un ''vampiro a medias''. No nací así. Antes era normal. Me gustaba leer historias de terror y ver pelis de miedo....

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you