Page 115

CAPÍTULO TREINTA Y TRES Míster Crepsley estaba aplanando el montículo de tierra cuando volví. Le observé trabajar. La pala era grande y pesada, pero él la manejaba como si fuera de papel. Pensé en lo fuerte que debía de ser y en lo fuerte que también yo llegaría a ser algún día. Consideré la posibilidad de explicarle lo de Steve, pero tenía miedo de que fuera tras él. Steve ya había sufrido bastante. Además, su amenaza era inofensiva. En unas pocas semanas se habría olvidado de mí y de míster Crepsley, en cuanto volviera a entusiasmarse con alguna otra cosa. Eso esperaba yo. Míster Crepsley levantó la vista y frunció el ceño. -¿Estás seguro de que te encuentras bien? –preguntó- Pareces muy tenso. -También lo estaría usted si se hubiera pasado todo el día metido en un ataúd – repliqué. Él se echó a reír a carcajadas. -Señor Shan, ¡he pasado en ataúdes más tiempo del que llevan muchos de los que están realmente muertos! Golpeó con fuerza la tierra una última vez, luego rompió la pala en mil pedazos y los lanzó por los aires. -¿Se te va pasando la rigidez? –me preguntó. -Estoy algo mejor –dije, mientras me estiraba para desentumecer los brazos y la cintura-. Pero no me gustaría tener que fingirme muerto demasiado a menudo. -No –musitó pensativo-. Bueno, esperemos que no vuelva a ser necesario. Es una treta peligrosa. Muchas cosas pueden salir mal. Le miré fijamente. -Usted me dijo que estaría totalmente a salvo –le recriminé. -Te mentí. A veces la pócima se lleva demasiado lejos a quienes la toman, demasiado cerca de la muerte, y nunca vuelven en sí. Y tampoco podía estar seguro de que no decidirían hacerte una autopsia. Y... ¿quieres oír todo esto? –preguntó. -No –dije, sintiendo náuseas-. No quiero. Enfadado, le lancé un golpe a la cara con todas mis fuerzas, pero lo esquivó fácilmente, riendo de aquella forma tan inconfundiblemente suya. -¡Me dijo que era seguro! –grité- ¡Me ha mentido! -Tuve que hacerlo –dijo él-. Era la única alternativa. -¿Y qué pasa si me llego a morir? –le espeté. Se encogió de hombros. -Tendría un aprendiz menos. No es una gran pérdida. Estoy seguro de que habría encontrado otro. -Maldito... maldito...¡Oh! Di una patada al suelo, furioso. Podría haberle llamado montones de cosas, pero no me gustaba decir palabrotas con muertos de cuerpo presente. Ya le explicaría más tarde qué opinaba yo de sus artimañas. -¿Estás preparado? ¿Podemos marcharnos? –preguntó. -Deme un minuto –dije.

1 el circo de los extraños  

Me llamo Darren Shan. Soy un ''vampiro a medias''. No nací así. Antes era normal. Me gustaba leer historias de terror y ver pelis de miedo....

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you