Page 1

P R O C L A M A N D O L A PA L A B R A D E D I O S

EDICIÓN 6 AÑO 1 JULIO/2014

La Investigación y tu ministerio Padres, pastores y palomitas de maíz

EL DESPOJO EN SÍ MISMO,

NO SIRVE DE NADA por Luis Walle

POR David Franco

EL LIDER AUTORITARIO SIEMPRE ANTEPONE

SUS INTERESES POR LOS DEL SEÑOR

FEMINISMO, Por david franco

¿DENTRO DE LA IGLESIA?


CONTENIDO La mujer virtuosa es corona de su marido, mas la que lo avergüenza es como podredumbre en sus huesos.

Proverbios 12:4

4

La Investigación y tu ministerio ¿FEMINISMO DENTRO DE LA IGLESIA?

5

EL LIDER AUTORITARIO SIEMPRE ANTEPONE EL DESPOJO EN SÍ MISMO, SUS INTERESES POR LOS DEL SEÑOR NO SIRVE DE NADA

(parte 1)

Tal vez la preocupación más grande debería ser cuando se muestran las “actividades románticas” al estilo Hollywood o las escenas con imágenes sexuales sugestivas o de relaciones sexuales explícitas», no si todo esto se está mostrando en los medios audiovisuales —cine, TV, Internet—, sino si acaso nosotros estamos siendo cómplices de estos hombres y mujeres que pretenden inculcar sus valores a la juventud

Existe una línea muy delgada que separa el vivir una vida en Santidad y pureza, quebranto y auto negación, de un narcisismo espiritual y un espíritu fariseo, y si no tenemos cuidado podemos caer en este extremo peligroso en el que en realidad, estaremos buscando que los demás nos vean como el objeto mismo de lo que hablamos: en este caso, del despojo de uno mismo.

2 LVSI

Antes de siquiera intentar hacer una reseña de lo que ha sido el Feminismo en la historia de la humanidad, es importante entender el concepto de igualdad entre hombres y mujeres, como lo establece la Palabra de Dios. Es la base para que nosotros, como cristianos, podamos entonces voltear y mirar hacia nuestra sociedad y nuestras iglesias, y discernir correctamente este tema del feminismo.

Es interesante ver que los líderes autoritarios siempre quieren verse o que los vean en todo. En Corea del Norte, en donde existe una de las dictaduras más extremas y autoritarias del mundo, hay monumentos por todos lados de Kim Jong-Un. Recordamos la caída de Sadam Hussein e inmediatamente identificamos la caída de su estatua en Irak: sus estatuas estaban por todo el territorio del país. Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi, que gobernó desde 1969 hasta su muerte en 2011, tenía estatuas y monumentos a su persona en todo el territorio Libio. De la misma manera sucede dentro de la Iglesia con los líderes autoritarios.

6 8


EDITORIAL

FEMINISMO, E ¿DENTRO DE LA IGLESIA?

En esta edición trataremos uno de los temas que están causando estragos dentro de las Iglesias y que, “aparentemente”, muy pocos le dan la importancia que tiene. “FEMINISMO ¿dentro de la Iglesia?”, pareciera un tema poco relevante pero en realidad, es alarmante la manera en que las iglesias se están abriendo a esta nueva mentira y engaño de Satanás. Un pastor amigo mío, regresó de un viaje a la isla de Puerto Rico y me comentó como las iglesias están reemplazando a los pastores por “pastoras” de una manera increíble; el anuncio de las iglesias presbiterianas sobre la pluralidad sexual dentro de las iglesias; y la necesidad de que se “abra” esta nueva postura de tener mujeres pastoreando a la par de los hombres; todo esto es un engaño, pues Dios no se equivoca y Él ha dejado un orden dentro de la Iglesia, y nosotros como sus hijos debemos saber cuál es ese orden.

Director

Ps. Luis A. Walle Flores luis_walle@hotmail.com

Colaboradores

Ps. Luis Rodas cristianismoradical@hotmail.com

David Franco ya.levantate@hotmail.com

Alberto Acevedo betoacv@gmail.com

Ps. Ivan Llamas Romano cdopsur@gmail.com

Luis Walle

y colaboradores

Ps. Luis Enrique Alvarado luiseam@hotmail.com

Corrección

David Franco Diseño eDITORIAL

Rafael S. Gutiérrez rafaykari13@gmail.com

“No es un necio el que da lo que no puede guardar, para ganar lo que no puede perder” JIM ELIOT (MARTIR 1927-1956)

CONTACTO

laverdadsiimporta@hotmail.es laverdad-si-importa.blogspot.mx

3

LVSI


[ ARTÍCULO ]

Padres, pastores ypalomitasdemaíz

por David

Franco Ministerios Jesús 24x7

La Investigación y tu ministerio (parte1)

E

n la primera entrega de “Padres, pastores y palomitas de maíz”, hablé del potencial de los medios audiovisuales para comunicar la agenda de los escritores, guionistas, directores y actores, y mencioné al principio del artículo, la necesidad de preguntarnos acerca de «las escenas de adolescentes y jóvenes libres de padres, o de aquellas en la que se consumen drogas como parte de un entretenimiento “sin riesgos”, o de las escenas en donde conducir un vehículo a altas velocidades es “un juego de niños”, o cuando se muestran las “actividades románticas” al estilo Hollywood o las escenas con imágenes sexuales sugestivas o de relaciones sexuales explícitas».

¿CÓMPLICE YO?

Tal vez la preocupación más grande debería ser, no si todo esto se está mostrando en los medios audiovisuales —cine, TV, Internet—, sino si acaso nosotros estamos siendo cómplices de estos hombres y mujeres que pretenden inculcar sus valores a la juventud y a todo el que se los permita, y que resultan ser valores contrarios a los valores que encontramos en la Palabra de Dios; son valores relativistas, anticristianos.  Hablé también acerca del impacto que una película, clasificada como bíblica o cristiana, puede tener en la mente del público en general, y de nuestros jóvenes y niños en particular. Estoy seguro de que la respuesta de muchos de los que leyeron la primera entrega y que están leyendo ahora mismo esta segunda parte, sería algo como: “No hay problema, nuestros jóvenes —y podemos incluir a muchos adultos también— han escuchado de

4LVSI

la Palabra y están fuera de peligro”. Mis hermanos, no os confundáis; una cosa es que hayan escuchado enseñanzas bíblicas y otra cosa es que tengan la madurez necesaria para discernir acerca de las intenciones o de los errores de los cineastas al presentar las historias “cristianas” o “bíblicas” a través de sus obras.

FANTASÍA EN VEZ DE HISTORIA

Y no me malinterpretes, de ninguna manera estoy diciendo que no sean inteligentes o que no sean cristianos estos jóvenes y adultos a los que me refiero. Mira, déjame darte un par de ejemplos que, aunque no fui testigo presencial, me han sido confiados por hermanos serios. Cuando algunos jóvenes —e insisto, también adultos— han visto algunas de las más recientes películas “bíblicas”, han salido preguntando si en realidad tal o cual personaje aparece en la Biblia, como en el caso de la reciente película de “Noé”, en donde aparecen los personajes fantásticos de “Los Vigilantes”. También han preguntado si acaso María Magdalena en realidad era la que llevaba un cierto liderazgo sobre los apóstoles del Señor Jesús, como en la novela de Mark Burnett y Roma Downey, “Hijo de Dios”,

se pretendió establecer. Podría citarte más detalles (aberraciones) de ambas películas —y lo haré más adelante— pero baste por el momento decir que el problema no es solamente la licencia poética que estos productores o directores se van tomando al realizar películas “bíblicas” o “cristianas”. El problema es que, como dije en el primer artículo, su agenda está presente en estas obras y estamos permitiendo que los nuestros, aquellos que están a nuestro cuidado espiritual, sean bombardeados con estas ideas y filosofías extrañas a través de los medios audiovisuales y muchas veces, amparados bajo nuestro permiso y en muchas casos, sin que tengamos el cuidado de hacer “control de daños” después de que han visto estas películas, que es algo de lo cual hablaré más adelante también.

¿QUÉ DE LA INVESTIGACIÓN?

No estar alerta a lo que sucede “afuera” y no hacer algo de trabajo de investigación respecto de asuntos que pueden afectar a los nuestros —familia y hermanos en Cristo más pequeños—, es negligencia. Por esto es importante que busquemos honrar nuestra responsabilidad como atalayas para

poder gritar a tiempo: “¡el enemigo se acerca!”; y lo podremos hacer, por la gracia de Dios, en la medida en que tomemos el tiempo para aprender a usar las herramientas que hay a la mano para investigar o que nos alleguemos de hermanos que nos puedan auxiliar en ello (cf. Ez 33; Sal 127:1). Es por esta razón que la investigación resulta ser parte de nuestro ministerio; es una de las muchas actividades que como padres y pastores, tenemos que incorporar a nuestras tareas de cuidado espiritual para aquellos que el Señor nos ha confiado. Quiero mostrarte algunos ejemplos de información relacionada con la película de Darren Aronofsky, “Noé”, estrenada a principios de este año, y hablar un poco de la investigación realizada para encontrar dicha información. Aunque es cierto que en ocasiones no es posible acceder a los detalles de películas, programas de TV y libros antes de que estos sean estrenados o distribuidos en nuestro país, también son ciertas dos cosas: en algunas oportunidades sí es posible tener la información antes de que eso suceda y por otro lado, también es posible que nuestros hijos, y aun aquellos bajo nuestro cuidado espiritual, esperen un poco antes de correr a ver dichas películas, comenzar a ver esos programas de TV o comprar los libros, al menos hasta que podamos darles una palabra de consejo o advertencia al respecto. Hablaremos más adelante de esto y de algunas decisiones que debemos tomar en ciertos casos específicos. Como el espacio se nos ha terminado, continuaremos en el siguiente número; esperamos nos acompañes en la siguiente edición. Que el Señor te bendiga.


[ ARTÍCULO ]

por Luis A. Walle PASTOR

“EL DESPOJO EN SÍ MISMO, NOSIRVEDENADA”

E

xiste una línea muy delgada que separa el vivir una vida en Santidad y pureza, quebranto y auto negación, de un narcisismo espiritual y un espíritu fariseo, y si no tenemos cuidado podemos caer en este extremo peligroso en el que en

realidad, estaremos buscando que los demás nos vean como el objeto mismo de lo que hablamos: en este caso, del despojo de uno mismo. El apóstol Pablo escribió lo siguiente en su primera carta a los Corintios, capítulo 13:

1Corintios 13:1-3 Si yo puedo hablar varios idiomas humanos e incluso idiomas de ángeles, pero no tengo amor, soy como un metal que resuena o una campanilla que repica. 1Co 13:2 Yo puedo tener el don de profetizar y conocer todos los secretos de Dios. También puedo tener todo el conocimiento y tener una fe que mueva montañas. Pero si no tengo amor, no soy nada. 1Co 13:3 Puedo entregar todo lo que tengo para ayudar a los demás, hasta ofrecer mi cuerpo para que lo quemen. Pero si no tengo amor, eso no me sirve de nada.

Pablo escribe que es posible llegar a un punto en nuestras vidas, en que incuso podemos ser unos poliglotas y aun hablar lenguas angélicas. Podemos hablar de parte de Dios y conocer sus planes más secretos; tener una gran conocimiento y una confianza tan grande en Dios que puede mover montañas; darle a los pobres TODO lo que tenemos, dedicarnos en cuerpo y alma a ayudar a los demás y sin embargo, DE NADA NOS SIRVE. ¿Por qué? Porque podemos hacer las cosas al revés. Hacemos mucho énfasis en todo lo antes mencionado pero, nos olvidamos de lo más importante. El carácter de Cristo en nuestro interior. Si el despojo no es en primer lugar interno, personal, moral de tal manera que el amor de Cristo este en mi vida, de NADA NOS SIRVE TODO LO DEMÁS. Hablar del despojo, de la auto negación, y de “dejar todo” por el simple hecho de hacerlo, no sirve.

¿Por qué el Señor le dijo al joven rico que vendiera todo y lo diera a los pobres? Porque ese era su dios. Conozco personas de una condición “humilde y despojada” en lo material que son las más soberbias y maliciosas que haya conocido. Conozco personas con una actitud verdaderamente despojada y humilde en condiciones materiales y económicas que simplemente estarían muy por encima del promedio. El mismo Abraham, el padre de la fe y amigo de Dios, dice la Biblia que era un hombre muy rico. Sin embargo, eso nunca fue un problema para él. De hecho, jamás se enfatiza eso en su vida y sin embargo, era un hombre despojado de sí mismo y con su mirada en el galardón. ¿Qué diremos de Job? El despojo tiene que ser en el alma, en el ser, en mi persona y se traduce en todo lo demás, entendiendo que todo es del Señor y nada es mío. Absolutamente todo y no al revés.

El no distinguir esto nos puede llevar a que la gente entienda o crea que entonces por el hecho mismo de ser “despojado”, estoy logrando gracia o bendiciones especiales. A esto se le llama obras, aun cuando parezcan muy piadosas o “santas” las intenciones. Es como aquellos que piensan que por que ayunan mucho obtendrán “algo” de parte de Dios, como si fuera un video juego en donde puedes llegar a un “nivel” más alto que los demás, y pierden la esencia de todo lo que es el ayuno. Como aquellos que piensan que por tener más tiempo en la reunión o en la alabanza, se “obtiene más gloria”. Todo este tipo de prácticas, aparentemente piadosas, muchas veces lo que esconden son obras disfrazadas. Como latinoamericanos, tenemos una herencia católica que ha sido difícil dejar atrás, y sigue estimulando muchas de las cosas que hacemos dentro de la iglesia. “La penitencia” es una de ellas

y “las obras” es otra. Tengamos mucho cuidado de no estar disfrazando nuestras intenciones con estas cosas. Esto es lo que escribe William Barclay en su comentario bíblico sobre esta escritura: “Si el motivo que hace que una persona dé la vida por Cristo es el orgullo y el exhibicionismo, entonces hasta el martirio resulta absurdo y sin el menor valor. No es cinismo el recordar que muchas acciones que parecen sacrificiales han sido el producto del orgullo y no de la devoción. Difícilmente se encontrará otro pasaje que demande el autoexamen de una persona buena tanto como este.”

5

LVSI


[ ARTÍCULO ]

6LVSI

por David

Franco Ministerios Jesús 24x7

FEMINISMO, ¿DENTRO DE LA IGLESIA?


A

ntes de siquiera intentar hacer una reseña de lo que ha sido el Feminismo en la historia de la humanidad, es importante entender el concepto de igualdad entre hombres y mujeres, como lo establece la Palabra de Dios. Es la base para que nosotros, como cristianos, podamos entonces voltear y mirar hacia nuestra sociedad y nuestras iglesias, y discernir correctamente este tema del feminismo.

IGUALDAD IGNORADA

Además de buscar ver la igualdad desde la perspectiva de Dios y no la nuestra, es importante estar conscientes de que el enemigo se disfraza como ángel de luz, y su estrategia no es aparecer como un horrible personaje de película de terror, sino como algo agradable: una idea, un deseo, una “noble” meta, una convicción, una “libertad”, ¡vaya, todo lo que es apetecible para lograr alcanzar nuestros sueños y anhelos! Y justo allí, es en donde se aglomeran todos los movimientos que dicen querer “romper con los cartabones” que la sociedad ha establecido por la fuerza y para beneficio de un grupo en particular. En el caso del feminismo, la sociedad machista es, a su parecer, la que ignora la igualdad, instituye los roles específicos por sexo y oprime y explota a las mujeres. Y muchas mujeres cristianas, reclaman exactamente lo mismo dentro de la Iglesia. Aunque, en honor a la verdad, es necesario conceder algunos de estos puntos de reclamo, también es cierto que existen diferencias entre los únicos dos géneros que fueron creados por Jehová Dios: hombre y mujer. Estas diferencias son reales, visibles y documentadas tanto en la Santa Biblia como en los libros de Biología pero, me estoy adelantando ya que esto lo iremos viendo a lo largo de la serie.

IGUALES Y DIFERENTES

Cuando Dios creó al hombre, lo cual leemos en Génesis capítulos uno y dos, le asignó un trabajo específico y lo puso junto con los animales en el huerto del Edén. Y vio Dios que no era bueno que Adán estuviera solo, así que creó también a su complemento tomando una costilla del cuerpo del hombre. Después, le trajo a la mujer que había creado. Dios no la nombró, sino que permitió que Adán le diera nombre: “varona” la llamó, “porque del varón fue tomada” (Gén 2:23). Aunque no tocaremos en esta primera entrega los principios detrás de esta breve pero sustanciosa narración —la del Génesis, no la mía—, es importante que tengamos en mente que Dios es un Dios de orden y lo que hace, no es por casualidad o de manera reactiva, sino con un propósito definido.

Así pues, habiendo creado al hombre y después a la mujer para ser ayuda idónea del hombre de acuerdo con su propósito divino (Gén 2:18), podemos ver que la expresión del Creador, hablando de ambos, es una que establece una igualdad y una diferencia al mismo tiempo: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Gén 1:27); creó a ambos a su imagen y semejanza, pero los creó de diferente sexo: varón y hembra, hombre y mujer; solamente dos géneros creó Dios.

IGUALES EN LO MÁS IMPORTANTE Y esta igualdad consiste en portar la imagen de Dios y por lo tanto, delante del Creador, hombre y mujer —todos los que han existido, existen y existirán—, son igualmente importantes y poseen la misma dignidad. Ni el hombre es más importante para Dios, ni la mujer lo es y, por supuesto, ninguno es menos que el otro delante del Señor. Ni el hombre tiene mayor dignidad que la mujer, ni la mujer es más digna en la creación. No hay diferencia delante de nuestro Dios y ambos tienen la misma oportunidad de ser perdonados, salvados y adoptados por el Padre. En razón de lo anterior, cualquier reclamo de las mujeres con respecto de la opresión, el maltrato, el abuso y el menosprecio dentro de la iglesia, son legítimos y debemos escuchar con atención, arrepentirnos cuando existan en nuestra iglesia y, a la luz de la Palabra de Dios, debemos buscar corregir estas situaciones, siempre alineados a la voluntad y diseño que el Creador estableció para la humanidad en lo general, y para cada género en lo particular. Continuaremos en la siguiente entrega.

LVSI

7


O I R A T I R O T U A R E D I L L E

[ ARTÍCULO ]

4ta parte

" O M IS R A IT R O T U A “EL

OR

EL SEN D S O L R O P S E S E S INTER U S E N O P E T N A E R

SIEMP

E

n 1 Samuel 15 encontramos a Samuel yendo a ver a Saúl para darle una oportunidad más de parte del Señor y ratificar su reino. El fin de la historia ya es conocido por todos. Lo que hay que resaltar es el hecho de que Saúl (como buen líder autoritario) cree que él tiene un mejor plan que el de “exterminar” a los amalecitas. O sea, cree que sabe más que el Señor. Esto sucede a menudo con el líder autoritario: antepone sus planes por los del Señor. Llega un punto en que piensa que sus estrategias son mejores, aun cuando estas abiertamente violenten o estén en contra de lo que Dios le ha dicho. Entendemos que cuando el Señor da una orden, no es para cuestionarse sino para obedecerse. Pero, no conforme con haber desobedecido, dice el versículo 15 que ¡se levantó un monumento a él mismo! Esto es lo que dice JFB (Jamieson Fausset Brown) en su comentario bíblico sobre este verso:

12. Saúl ha venido al Carmel—En el sur de Judá (Jos_15:55; cap. 25:2). él se ha levantado un trofeo—es decir, un pilar (2Sa_18:18); lit. “una mano”—lo que indicaba que, siendo cual fuera su forma, remataba en la figura de una mano, que según la costumbre antigua, significaba poder y energía. La erección de este trofeo vanaglorioso fue un acto más de desobediencia. Su vanidad sobrepasaba su sentido de deber, primero en que levantó este monumento en su propio honor, y luego fué a Gilgal para ofrecer sacrificio a Dios. AL LIDER AUTORITARIO LE GUSTA SER VISTO. Es interesante ver que los líderes autoritarios siempre quieren verse o que los vean en todo. En Corea del Norte, en donde existe una de las dictaduras más extremas y autoritarias del mundo, hay monumentos por todos lados de Kim Jong-Un. Recordamos la caída de Sadam Hussein e inmediatamente identificamos la caída de su estatua en Irak: sus estatuas estaban por todo el territorio del país. Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi, que gobernó desde 1969 hasta su muerte en 2011, tenía estatuas y monumentos a su persona en todo el territorio Libio. De la misma manera sucede dentro de la Iglesia con los líderes autoritarios. Siempre

8LVSI

les gusta levantar monumentos a su persona. Aparecer en sus páginas web, en lugares vistosos en donde todos los puedan ver. Quieren que sus nombres aparezcan como monumentos en sus Ministerios, portadas, Iglesias, etc. ¡Algunos incluso le ponen SU NOMBRE A SU MINISTERIO! ¡Como si fuera de ellos! Lo que Saúl había hecho era una desgracia y desacato a una orden divina. Nada sencillo ni poco delicado. Pero su vanidad y egocentrismo, como los de todo líder autoritario, lo cegaron a tal grado, que incluso fue a “adorar a Dios” como si nada hubiera pasado. Eso sucede con estos hombres. Parece que su pecado obstinado y soberbio no les permite ver que han fallado y que están pecando. Observemos como el día de hoy, de manera tan impúdica, vemos a este nuevo grupo de auto llamados “hombres de Dios” pidiendo dinero, abusando de la gente quitándoles su dinero, levantando su nombre por encima del de Dios y diciendo que son “apóstoles” y “profetas”, manchando el Evangelio ante el mundo; están sordos a los llamados del Señor. Esa es la actitud de un autoritario: no escucha a nadie. Dice el verso 13 que Saúl pensó que ¡HABIA CUMPLIDO CON LA ORDEN DEL SEÑOR!

1 Samuel 15:13 Samuel se fue a buscarlo, y cuando lo encontró, Saúl le dijo: — ¡Que Dios te bendiga! Ya cumplí con las órdenes de Dios. Es un megalómano y sigue pensando que está haciendo bien, tal como Saúl lo hizo hasta que el verdadero hombre de Dios lo reprendió y lo encaró. Recuerdo haber estado trabajando en el ministerio por muchos años en una Iglesia en donde el pastor tenía esta actitud. Había llegado a un punto en donde no escuchaba a nadie. Cuando alguno de los líderes dábamos nuestra opinión sobre alguna decisión que considerábamos que no era correcta o bíblica, simplemente no escuchaba. No es extraño que esa iglesia dejara de existir. Fueron más de 15 años invertidos en donde el pastor —como Saúl— siguió su propia agenda, buscando su nombre y sus ideas por encima de las del Señor. Muchas veces se exaltaban más las ideas y proyectos que al mismo Señor. Tener un NOMBRE

por Luis A. Walle PASTOR

era lo importante, y lo más lamentable era que en verdad se pensaba que se hacía lo correcto, tal y como Saúl lo hizo. El punto focal de esta historia está en la OBEDIENCIA. El autoritario piensa que está obedeciendo pero en realidad está haciendo lo que él piensa que es mejor.

1 Samuel 15:20-23 Y Saúl respondió: —Yo estoy seguro de haber obedecido a Dios. Lo que me ordenó hacer, lo hice. Acabé con todos los amalecitas, y al único que deje con vida fue al rey Agag. 21 Los soldados, por su parte, trajeron los mejores animales de los amalecitas para sacrificarlos en honor de nuestro Dios. 22 Pero Samuel le dijo: «A Dios le agrada más que lo obedezcan, y no que le traigan ofrendas. Es mejor obedecerlo que ofrecerle los mejores animales. 23 »Rebelarse contra Dios es tan malo como consultar a brujos y adivinos. No está bien adorar a dioses falsos, ni tampoco desobedecer a Dios. Como tú no quieres nada con él, Dios tampoco quiere nada contigo».

John Piper en su libro Sed de Dios, escribe lo siguiente sobre este pasaje:

1 Samuel 15:22-23 ¿Se complace el SEÑOR tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del SEÑOR? He aquí, el obedecer es mejor q ue un sacrificio,y el prestar atención, que la grosura de los carneros. Porque la rebelión es como pecado de adivinación,y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del SEÑOR, Él también te ha desechado para que no seas rey.


¿Por qué odia Dios la desobediencia? Yo veo por lo menos cinco razones en este relato por qué odia Dios la desobediencia y se deleita en la obediencia. Las voy a mencionar en el orden de la más leve hasta la más seria, según mi criterio: 1. La desobediencia demuestra temor puesto en el lugar equivocado. Observen el versículo 24: “He pecado; en

verdad he quebrantado el mandamiento del SEÑOR y tus palabras, porque temí al pueblo y escuché su voz”.

¿Por qué obedeció Saúl al pueblo en vez de Dios? Porque le tuvo temor al pueblo en vez de a Dios. Él le tuvo más temor a las consecuencias humanas de la desobediencia que a las consecuencias divinas del pecado. Él le tuvo más temor al disgusto del pueblo que al disgusto de Dios. Y eso es un insulto enorme para Dios. Samuel le dijo dos veces a Saúl y al pueblo en el 12:14 y 24:

“Solamente temed al SEÑOR y servidle en verdad con todo vuestro corazón”. Pero ahora el mismo líder ha temido al hombre y se ha desviado de seguir a Dios (1 Samuel 15:11).

2. La desobediencia demuestra deleite puesto en el lugar equivocado. Saúl trató de persuadir a Samuel de que fue una intención noble la que lo llevó a desobedecer a Dios y mantener vivas a las mejores ovejas y bueyes. (v. 21). Él dijo que querían sacrificarlos al Señor en Gilgal. Pero el Señor le había dado discernimiento a Samuel en cuanto al motivo verdadero de Saúl y el pueblo. Vemos tal en sus palabras en el versículo 19

¿Por qué, pues, no obedeciste la voz del Señor; sino que te lanzaste sobre el botín e hiciste lo malo ante los ojos del SEÑOR?

Se lanzaron sobre el despojo como aves hambrientas ávidos de llenar sus barrigas. La palabra “lanzar” se usó en 14:32 para describir como el pueblo se lanzó sobre el despojo cuando fueron derrotados los filisteos. Dice: “Entonces el pueblo se lanzó sobre

el despojo, y tomó ovejas, bueyes y becerros y los mataron en el suelo; y el pueblo los comió con la sangre”. Cuando dice Samuel en 15:19: “¿Por qué, pues, no obedeciste la voz del SEÑOR, sino que te lanzaste sobre el botín e hiciste lo malo ante los ojos del SEÑOR?” está insinuando que el pue-

blo fue impulsado por un deseo excesivo por los deleites de toda esa carne. (Recuerden, aquellos que sacrifican se pueden comer la carne). Su deleite estaba puesto en el lugar equivocado. Debería haber sido en Dios. Pero ellos se deleitaron más en la carne de las ovejas y los bueyes que en la sonrisa y confraternidad de Dios. Esto, por supuesto, es una gran ofensa para Dios y por lo tanto muy desagradable en su vista.

3. La desobediencia demuestra alabanza puesta en el lugar equivocado. Cuando Saúl derrotó a los amalecitas, lo primero que hizo fue levantar un monumento para sí mismo. Versículo 12: “Se le dio aviso a

Samuel, diciendo: Saúl se ha ido a Carmel, y he aquí que ha levantado un monumento para sí”. Por lo visto Saúl estaba más interesado en alabarse a sí mismo que en alabar a Dios a través de la cuidadosa obediencia a Su palabra. Él colocó mal la alabanza de Dios hacia sí mismo. Este pecado empeora cuando ustedes leen los versículos 17-18:

Samuel dijo: ¿No es verdad que aunque eras pequeño a tus propios ojos, fuiste nombrado jefe de las tribus de Israel y el SEÑOR te ungió rey sobre Israel? Y el SEÑOR te envió en una misión, y dijo, «Ve, y destruye por completo a los pecadores, los amalecitas, y lucha contra ellos hasta que sean exterminados.» ¿Por qué, pues, no obedeciste la voz del Señor?

Anteriormente en 9:21, Saúl estaba azorado que Dios lo había escogido para ser rey sobre Israel cuando él era de la tribu más pequeña, la tribu de Benjamín, y su familia era de las menos importantes de la tribu. ¡Y debería de haber estado azorado! Si él quería honor, debería de haber estado azorado y satisfecho con el honor que Dios le había otorgado. Este es el punto de Samuel en el versículo 17:¿por qué estas impulsado por un

deseo por la gloria humana cuando, de hecho, se te ha otorgado el privilegio glorioso de ser el jefe de las tribus de Israel y el rey ungido de la gente de Dios?

Pero Saúl no estaba conforme con la gloria de Dios y el honor de ser su rey elegido. Él quería su propia gloria y su propia alabanza. Y el camino sumiso de la obediencia no ofrece ese tipo de alabanza y gloria. Así que él hizo las cosas a su manera.

4. La desobediencia es como el pecado de adivinación. Ahora estamos en terreno textual explícito. Esta es la razón real que Samuel da de porque la desobediencia es desagradable para Dios en el versículo 23. (22b) He aquí, el obe-

decer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros. (23) Porque la rebelión es como pecado de adivinación.

Dios había puesto la adivinación en la misma categoría con las cosas horribles que el odia en Deuteronomio 18:10.

No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero, o encantador, o médium, o espiritista, ni quien consulte a los muertos. Porque cualquiera que hace estas cosas es abominable al SEÑOR.

¿Por qué son la rebeldía y la desobediencia como el pecado de adivinación? La adivinación es buscar conocimiento de cómo proceder de una manera que ignora la palabra y el consejo de Dios. Y esa es exactamente la base de la desobediencia. Dios dice una cosa y nosotros decimos, yo creo que consultaré otra fuente de sabiduría--es decir, ¿qué? ¡A MÍ MISMO! La desobediencia de la palabra de Dios pone a mi propia sabiduría en el lugar de Dios y por lo tanto, ofende a Dios que es la única fuente confiable de sabiduría. 5. La desobediencia es idolatría Esto es lo que dice Samuel en la primera mitad del versículo 23:

Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría.

Cuando Dios dice algo y nosotros consultamos al pequeño mago de nuestra propia sabiduría y luego escogemos tercamente a seguir nuestro propio camino, somos idólatras. No sólo escogemos consultar a nosotros mismos como una alternativa a Dios, y de esa manera nos hacemos culpables de adivinación, sino que nos vamos más allá de eso y de hecho apreciamos la guía de nuestra propia mente sobre la guía de Dios y nos hacemos culpables de idolatría. Y lo peor de todo, nuestro propio ser es el ídolo.

[ continuará la próxima edición ]

9

LVSI


EntĂŠrate de todo el contenido

de sana doctrina

D e n t r o d e la r e d

donde encontraras

material y artĂ­culos que edificaran

tu vida espiritual. v i s i t a

Quepasaenlared.blogspot.com.ar

LA VERDAD SÍ IMPORTA - No. 6, Agosto 2014  

En esta edición trataremos uno de los temas que están causando estragos dentro de las Iglesias y que, “aparentemente”, muy pocos le dan la i...