Issuu on Google+

Boletín de la Pastoral Juvenil y Vocacional de los Jesuitas del Paraguay - distribución gratuita - Nº 37 - Octubre 2010

El Pecado Social Imaginate por un momento que sos un pa’i y que viene a confesarse contigo un parlamentario arrepentido y comienza diciendo: Padre confieso que voté a favor de la ley que permite fumar en lugares públicos, me arrepiento de haber votado en contra de la ampliación de los gastos sociales de ayuda a los pobres, reconozco que fue una jugada política en contra del gobierno, confieso también que voté para que el Impuesto a la Renta Personal se aplace hasta el 2013, reconozco que acepté coimas para dar mis votos… Y así te cuenta arrepentido algunos pecados más… Después de escucharle… ¿Qué penitencia le darías para que realmente se reconcilie con Dios, con la gente y para que tenga paz en su conciencia? ¿Te parece que este tipo de pecados se podría encontrar también en las confesiones de otras autoridades del Poder Ejecutivo, del Poder Judicial, de empresarios, funcionarios de entes públicos, municipalidades y gobernaciones? Un buen examen de conciencia y un arrepentimiento sincero de esta clase de pecados sería un buen remedio para sanar muchos de nuestros males sociales ¿Ajépa? Estamos acostumbrados a pensar que solo debemos confesar y pedir perdón por las faltas en nuestra relación con Dios, y el mal que hacemos a las personas que conviven con nosotros en el día a día, pero pocas veces pensamos en los pecados sociales, en aquellas faltas que van más allá de nuestra vida privada, y que dañan a más personas, de acuerdo a la responsabilidad, cargo o autoridad que tenga la persona que cae en esas faltas. El pecado es más grave cuando perjudica a más personas, y aunque el que lo comete no conozca y nunca tenga contacto directo con ninguno de los afectados, tiene responsabilidad directa del daño que les hace. Por poner un ejemplo actual de pecado social tomamos el caso del Impuesto a la Renta Personal (IRP) que fue postergado hasta el 2013 por nuestros parlamentarios. Este es un impuesto considerado justo y equitativo por la Iglesia, por las organizaciones sociales y por la mayoría de los países del mundo. El IRP solo lo pagarán las personas que ganan más de 120 salarios mínimos (150 millones de guaraníes al mes), pocas personas, unas seis mil en todo el país. Es un impuesto para los ricos, para los que pueden dar más, de modo que esto se pueda usar en beneficio de los más pobres que son los que usan los servicios públicos del estado. A las prostitutas se les ha puesto el título de “pecadoras públicas”, como si el comercio sexual fuera el único pecado público, pero este título de “pecadores públicos” se aplica también a muchos que son pagados por el pueblo y desde sus cargos públicos dañan el interés de la mayoría pobre de este mismo pueblo. Jesús por su parte, llamó a pecadoras y pecadores públicos y los hizo sus amigos y seguidores, El creía que, a pesar de su pasado, ellos podían rehacer su vida, cambiar de rumbo y volverse servidores de su pueblo.

Pa’i Alberto Luna. albertoluna@tigo.com.py 0981.880858.

Buscanos en el Facebook: Jesuitas del Paraguay Si querés recibir el boletín mensual Mba’éichapa, comunicate con nosotros


Gran encuentro de la familia ignaciana con el

BIENVENIDO PA’I ADOLFO NICOLÁS, SJ. Nos visita el Superior General de los Jesuitas

Desde el 1 hasta el 8 de noviembre estará en Paraguay, el Padre Adolfo Nicolás, Superior General de los Jesuitas de todo el mundo. Vendrá desde Roma para acompañar una importante Asamblea de los Superiores Provinciales jesuitas de toda América Latina, en el Centro Santos Mártires de la ciudad de Limpio. En esta asamblea los provinciales junto con el Padre General definirán las prioridades de la misión de los jesuitas de América Latina para los próximos 10 años, por lo que será un momento fuerte que orientará el apostolado de los jesuitas en el futuro.

Padre Adolfo Nicolás

DOMINGO 7 DE NOVIEMBRE 18:30 HORAS: Mensaje del Padre General. 20:00 HORAS: Misa solemne con participación especial de jóvenes ignacianos. Todos están invitados. No faltes a esta fiesta. CENTRO CRISTO REY. Colón e Ygatimí. Asunción.

Padre Adolfo Nicolás, sucesor de San Ignacio. Superior General de los Jesuitas.

Durante estos días el Padre Adolfo Nicolás visitará algunas obras y comunidades de los jesuitas en Paraguay, tendrá algunos momentos especiales de encuentro con los amigos y colaboradores, laicos y religiosas, jóvenes y mayores. Adolfo Nicolás está desde enero del 2008 al frente de la orden religiosa masculina más numerosa de la Iglesia católica, con 18 mil miembros en todo el mundo. En América Latina actualmente hay 2.750 jesuitas, en el Paraguay unos 70, entre sacerdotes, hermanos, jóvenes estudiantes y novicios. El Padre General es natural de España, donde ha comenzado su formación, pero casi toda su vida fue misionero en el Asia, en el Japón y en los últimos años en Filipinas. El primer superior general jesuita que visitó el Paraguay fue Pedro Arrupe en el año 1971, el segundo fue Peter Hans Kolvenbach en 1988 y 2003, ahora nos visita Adolfo Nicolás, sucesor de San Ignacio de Loyola. Los jesuitas con colaboradores y amigos lo recibiremos con alegría y afecto.

San Ignacio de Loyola Fundador de la Compañía de Jesús

Si querés conocer más sobre los jesuitas Hablá con: Adán Jacquet Celular: 0981.615.628.

Arnol Flecha o Cristóbal Ávalos: (021)283.746.


Mbaeichapa Octubre