Issuu on Google+

ECOJESUITS Ecologia y Jesuitas en comunicaci贸n Boletines Rio+20

1


EcoJesuit en Rio+20 Índice de los Boletines

Boletín del lunes 18 de Junio 2012 Es el momento de replantear y recuperar el control sobre el futuro de la familia humana (pág. 4) ¿Qué significa Río+20 para mí? (pág. 8) Peter Henriot, SJ Primeros pasos en Rio (pág. 10) Pedro Walpole & José Ignacio García

Boletín del martes 19 de Junio 2012 Guía de oración para acompañar nuestra presencia en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) y Cumbre de los Pueblos Río de janeiro, Brasil, junio 2012 (pág. 12) El futuro que queremos (pág. 14) Jaime Tatay, SJ Principios para una Ciudad Justa (pág. 16) Pedro Walpole Caritas Internationalis: Todos hambrientos de justicia, equidad, sostenibilidad ecológica y corresponsabilidad (pág. 18) José Ignacio García Río+20: ¿Demasiado poco y demasiado tarde? (pág. 19) Fernando F. Franco

Boletín del miércoles 20 de junio 2012 Oración para el 20 de Junio 2012, Río+20 (pág. 21) La Cumbre de Río+20 en movimiento (pág. 23) Robert Athickal, SJ Refugiados medioambientales en el marco del desarrollo sostenible (pág. 25) Pedro Walpole Iglesia Católica presente en Río (pág. 27) José Ignacio García La esperanza, motor del cambio (pág. 28) Luis Arancibia

2


Boletín del jueves 21 de Junio 2012 Oración para el 21 de Junio, Río+20 (pág. 31) Desarrollo Sostenible – Lo que hemos aprendido (pág. 32) ¿Otro mundo es posible? La perspectiva centro-periferia en Río+20 (pág. 34) Mauricio López Oropeza La esperanza está en las personas (pág. 36) Patxi Álvarez, SJ El futuro que quieren las mujeres: Igualdad de género y empoderamiento femenino para el desarrollo sostenible (pág. 38) Borrador del acuerdo: ¿frustración o satisfacción? (pág. 41) José Ignacio García

Boletín del viernes 22 de Junio 2012 Oración para el 22 de Junio, Río+20 (pág. 42) Los jóvenes en la defensa de la vida (pág. 44) Mary Tere Guzmán Cuatro miradas a la Cumbre de los Pueblos (pág. 46) Jaime Tatay Marcha Global en la Cumbre de los Pueblos: Algo nuevo está surgiendo (pág. 47) Gilberto Faggion y Lucas Luz

Boletín del lunes 25 de Junio 2012 Declaración de la Conferencia Internacional de Pueblos Indígenas sobre Desarrollo Sostenible y Libre Determinación (pág. 49) La ecología, foco de atención del apostolado social (pág. 52) Patxi Álvarez, SJ Lo germinal que nace de lo marginal: Otro mundo es posible (pág. 53) Mauricio López Oropeza América Latina en la encrucijada: ¿Es posible el crecimiento sostenible e inclusivo en la región? (pág. 55) Mary Tere Guzmán Primeras impresiones del Futuro Que Queremos (pág. 58) José Ignacio García, SJ

3


EcoJesuit en Rio+20 - Boletines

Lunes 18 de Junio 2012 Esta vez Ecojesuit se ha desplazado para narrar un acontecimiento en directo. Durante esta semana enviaremos una crónica diaria desde Rio de Janeiro donde se celebra la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, conocida como Rio+20. Intentaremos acercarte cada día lo que está sucediendo en Rio así como reflexiones sobre este concepto fundamental de desarrollo sostenible. Deseamos que disfrutes de esta edición especial de Ecojesuit desde Rio. El equipo Ecojesuit

Es el momento de replantear y recuperar el control sobre el futuro de la familia humana Junio 18, 2012

Los líderes de la Iglesia y de la sociedad civil hacen un llamado a los gobiernos para que centren su atención en los más pobres y aprovechen los debates de Río +20, para plantear nuevos caminos hacia un mundo justo y sostenible Nosotros, representantes de la Iglesia Católica y de la sociedad civil de todos los continentes, trabajando para la erradicación de la pobreza y el desarrollo integral apelamos a los líderes mundiales para que hagan una demostración de su liderazgo político en la Conferencia de Rio +20, y a toda la gente de buena voluntad para que actúen para lograr un mundo justo y sostenible. No podemos seguir esperando re-imaginar y re-hacer un mundo mas verde y mas justo en el que la gente, mujeres y hombres, reconozcan que son una parte integral de la creación, viviendo en armonía con ella y respetándose mutuamente los unos a los otros. La tarea es inminente puesto que nos hemos permitido construir un mundo en el que existe aún demasiada gente sin suficiente alimento, agua o energía para vivir de forma digna. Trabajamos a diario con los más necesitados y queremos darles voz. Las comunidades más pobres están luchando para tener acceso a los recursos necesarios para su propio desarrollo, siendo cada vez más vulnerables a las amenazas medioambientales, mientras que los ecosistemas de los que dependen para ello están agotados y destrozados.

4


Vemos cómo la necesidad de tierra, agua, comida, recursos minerales y energía está aumentando de forma dramática, causando múltiples y violentos conflictos en el mundo entero. La imperiosa necesidad de recursos naturales será aún más intensa en las generaciones venideras. El cambio climático está avanzando con mucha rapidez, por lo cual no podremos retroceder salvo si empezamos a actuar ahora. La gente más pobre y vulnerable es la más afectada por este cambio, a pesar de ser la menos responsable por las causas que lo provocan. Estamos frente a una enorme tarea, por haber permitido que las reglas del mercado quedasen fuera de nuestro control, y que su lógica mercantilista se impusiese en nuestros anhelos y deseos, tratando la diversidad de la creación de Dios como «natural» y como parte del «capital humano». Hemos permitido que nuestros deseos humanos y aspiraciones sean fundamentalmente materialistas en lugar de generosos, impulsados más por el interés personal, que por la solidaridad. Juntos, somos capaces de crear nuevos caminos de desarrollo hacia un mundo justo y sostenible. Además, este cambio depende también de cada uno de nosotros, con lo cual nuestra tarea primordial es trabajar en una transformación radical, fomentar estilos de vida alternativos, una nueva cultura caracterizada por el respeto a la creación, simplicidad y solidaridad, para un mayor desarrollo humano, verdadero y con calidad de vida. Aunque los pobres sean marginados, en su lucha diaria para sobrevivir demuestran mucha creatividad y han trabajado alternativas que constituyen para nosotros una gran fuente de aprendizaje y de referencia a la hora de adoptar políticas de incidencia. Hacemos un llamamiento para adoptar, durante la Conferencia de Rio +20, cambios estructurales que permitan a las mujeres y a los hombres alcanzar su pleno potencial en igualdad de condiciones. Es el momento de replantear todo y tomar el control! Ya es hora de regular el mercado para que sirva al bien común. Los líderes mundiales se fijan en el crecimiento económico como principal medida de éxito. No obstante, ¿qué significa realmente el concepto del «crecimiento económico» si tomamos en cuenta el hecho de que los más pobres no pueden participar en éste, si nuestra calidad de vida no mejora y las desigualdades persistentes se profundizan aún más? ¿Qué significa este mismo concepto si implica la destrucción de nuestros bosques, nuestros océanos y nuestros recursos naturales? Necesitamos medir las cosas que importan, midamos de qué manera la economía está reduciendo la pobreza, creando modos de vida y trabajos dignos, mejorando la sostenibilidad ecológica y la estabilidad social. Una economía que nos lleve realmente al desarrollo sostenible tiene que ser justa y equitativa, reconociendo de forma adecuada la contribución valiosa de los enfoques locales que generan ventajas sociales y, sobre todo, respetan la dignidad y los derechos humanos de mujeres y hombres. El desarrollo sostenible tiene que ser la base de un sistema financiero debidamente diseñado y regulado, que ponga la dignidad humana, el interés común y el cuidado de la creación en el centro de la vida económica. Son elementos fundamentales de un sistema financiero justo, la subsidiariedad y el mantenimiento de la función social de la propiedad privada, además de la redistribución a través de los impuestos. Es necesario dar reconocimiento y apoyo al pequeño e informal sector que constituye una parte importante del sector privado y es fuente de ingresos y empleo para millones de personas pobres. Las instituciones financieras que forman parte de las grandes corporaciones sólo representan una pequeña parte del sector privado; sin embargo, tienen el mando de la mayoría del poder y los recursos, se les deberá exigir que demuestren cómo están contribuyendo al desarrollo sostenible

5


por medio de su transparencia cada vez mayor y el cambio de sus prácticas insostenibles y explotadoras. Los gobiernos deberán asegurar que los marcos normativos prioricen las necesidades y los derechos básicos de las comunidades y los países pobres para que éstos tengan suficiente acceso al agua, al alimento y la energía, y asegurarse también de que reciban beneficios por comercializar sus recursos naturales. Debe darse prioridad a las mujeres, porque son ellas las que constituyen la mayoría de la gente que vive en la pobreza y las que se ven más afectadas por las desigualdades sociales, medioambientales y económicas. Por ello, en el eje de las políticas de los gobiernos, se deberán adoptar fuertes medidas para fomentar la igualdad entre mujeres y hombres a nivel social, económico y medioambiental para el desarrollo justo y sostenible. El escándalo de que mil millones de personas están pasando hambre quebranta el derecho humano a la alimentación, y no puede continuar. Hay que aportar un mayor apoyo a los millones de campesinas y campesinos que trabajan en armonía con el medioambiente; ellos suponen la fuente más importante en materia de seguridad alimentaria para los más pobres. En definitiva, hay que realizar esfuerzos para tratar con urgencia el cambio climático de origen antropogénico – esa es la amenaza más acuciante (de los más pobres en particular) a la que ahora nos enfrentamos. Se deben tomar acciones más ambiciosas, basadas en los principios clave de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Por último, el marco esbozado para desarrollo sostenible deberá capitalizar también los logros obtenidos; dirigiendo responsabilidades y retos de desarrollo en países desarrollados y menos desarrollados; deberá ser medible y comprensible para todo el mundo. ¡Esperamos que la Conferencia de Rio+20 finalice con un mensaje bien fundamentado de esperanza para todas las generaciones venideras! Esperamos que los líderes mundiales asuman su responsabilidad y la obligación moral de sus actos. Hoy hacemos un llamamiento a los líderes mundiales y a todas las personas de bien, a que sean conscientes de que tienen la oportunidad de hacer el camino de forma conjunta, un camino hacia un desarrollo equitativo y basado en los derechos humanos, hacia una vida verdaderamente humana, hacia un mundo en el que aceptemos que somos parte de la creación que nos ha sido dada para salvaguardarla. Lista de los firmantes Líderes de la iglesia: • Mgr Pedro Ricardo BARRETO JIMENO – Archbishop of Huancayo and President of the Commission for Justice and Solidarity of CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) (PERU) • Mgr Jean-Claude HOLLERICH – Archbishop of Luxembourg (LUXEMBOURG) • Mgr Gabriel MBILINGI – Vice President of SECAM (Symposium of Episcopal Conferences of Africa and Madagascar), Archbishop of Lubango (ANGOLA) • Mgr Paul OUEDRAOGO – Archbishop of Bobo-Dioulasso (BURKINA FASO) • Mgr Werner THISSEN – Archbishop of Hamburg (GERMANY) • Mgr John ARNOLD – Auxiliary Bishop of Westminster (ENGLAND) • Mgr Paul BEMILE – Bishop of Wa (GHANA)

6


• Mgr Markus BÜCHEL – Bischop of St. Gallen (SWITZERLAND) • Mgr Claude CHAMPAGNE – Bishop of Edmundston, New Brunswick (CANADA) • Mgr Raymond FIELD – Auxiliary Bishop of Dublin and Chairman of the Council for Justice and Peace of the Irish Bishops’ Conference (IRELAND) • Mgr Theotonius GOMES – Auxiliary Bishop of Dhaka (BANGLADESH) • Mgr Richard GRECCO – Bishop of Charlottetown, Prince Edward Island (CANADA) • Mgr Bernard HOUSSET – Bishop of La Rochelle (-Saintes) and President of the Conseil pour la Solidarité (FRANCE) • Mgr Aloysius JOUSTEN – Bishop of Liège (BELGIUM) • Mgr John KIRBY – Bishop of Clonfert (IRELAND) • Mgr Gerard de KORTE – Bishop of Groningen-Leeuwarden (THE NETHERLANDS) • Mgr Peter MORAN – Bishop Emeritus of Aberdeen (SCOTLAND) • Mgr Alvaro Leonel RAMAZZINI – Bishop of Huehuetenango (GUATEMALA) • Mgr Josef SAYER (GERMANY) • Mgr Dr. Ludwig SCHWARZ SDB – Bishop of Linz (AUSTRIA) • Presidency of the Brazilian Catholic Bishops Conference CNBB (BRAZIL) Líderes CIDSE • Chris BAIN – President of CIDSE and Director of CAFOD (ENGLAND and WALES) • Philippa BONELLA – SCIAF (SCOTLAND) • Ronald BREAU – President of Development and Peace (CANADA) • Michael CASEY – Executive Director of Development and Peace (CANADA) • Myriam GARCÍA ABRISQUETA – President of Manos Unidas (SPAIN) • René GROTENHUIS – Director of CORDAID (THE NETHERLANDS) • Antonio HAUTLE – Director of Fastenopfer (SWITZERLAND) • Lieve HERIJGERS – Director of BROEDERLIJK DELEN (BELGIUM) • Heinz HÖDL – Director of Koordinierungsstelle der Österreichischen Bischofskonferenz für internationale Entwicklung und Mission (AUSTRIA) • Jim HUG S.J. – President of Center of Concern (UNITED STATES) • Justin KILCULLEN – Director of Trócaire (IRELAND) • Patrick KRÃNIPÎ GODAR – Director of Fondation Bridderlech Deelen (LUXEMBOURG) • Jorge LÍBANO MONTEIRO – Director of FEC – Fundação Fé e Cooperação (PORTUGAL) • Sergio MARELLI – Secretary General of FOCSIV – Volontari nel mondo (ITALY) • Bernd NILLES – Secretary General of CIDSE • Bernard PINAUD – Délégué Général CCFD–Terre Solidaire (FRANCE) • Rafael SERRANO CASTRO – Secretary General of Manos Unidas (SPAIN) • Angelo SIMONAZZI – Secretary General of Entraide et Fraternité (BELGIUM) • Fr. Pirmin SPIEGEL – Director of MISEREOR (GERMANY) Miembros y aliados de CIDSE • Firmin ADJAHOSSOU – SECAM (Symposium of Episcopal Conferences of Africa and Madagascar) (BENIN) • Brian ASHLEY – AIDC (Alternative Information and Development Centre) (SOUTH AFRICA) • Sr. Denise BOYLE – Franciscans International • Camille CHALMERS – PAPDA (Plate-forme Haïtienne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif) (HAITI)

7


• Mamadou GOÏTA – ROPPA (Réseau des organisations paysannes et de producteurs de l’Afrique de l’Ouest (WEST AFRICA) • Pedro GONTIJO – CBJP (Comissão Brasileira Justiça e Paz) (BRAZIL) • Jenny GRUENBERGER – LIDEMA (Liga de Defensa del Medio Ambiente) (BOLIVIA) • Ivo LESBAUPIN – Iser Assessoria (BRAZIL) • Fr. Martinho MAULANO – SECAM (Symposium of Episcopal Conferences of Africa and Madagascar) (MOZAMBIQUE) • Moema de MIRANDA – IBASE (BRAZIL) • Paul MUCHENA – SECAM (Symposium of Episcopal Conferences of Africa and Madagascar) (ZIMBABWE) • Fr. Ferdinand MUHIGIRWA RUSEMBUKA – CEPAS (Centre d’études pour l’action sociale) (CONGO-DRC) • Francis F. NGANG – Inades Formation International (IVORY COAST) • Br. Rodrigo de Castro Amédée PERET, ofm – Franciscans (BRAZIL) • Regina “Nanette” SALVADOR-ANTEQUISA – ECOWEB (Ecosystems Work for Essential Benefits, Inc.) (PHILIPPINES) • L.A. SAMY –AREDS (Association of Rural Education and Development Service) (INDIA) • Lorenzo SOLIS TITO – CIPCA (Centro de Investigación y Promoción del Campesinado) (BOLIVIA) • Can TRUONG QUOC – SRD (Sustainable Rural Development) (VIETNAM) • COPAGEN (Coalition pour la protection du patrimoine génétique Africain) (AFRICA)

¿Qué significa Río+20 para mí? Peter Henriot, SJ Junio 18, 2012 Mientras escribo esta breve nota, estoy temblando de frío con este clima inesperado de principios de junio aquí en Lilongüe, Malawi. ¡El invierno se supone que no llega hasta julio! Y estoy recordando que las lluvias, tan importantes para nuestros cultivos de maíz, no comenzaron como de costumbre a finales de octubre del año pasado, sino que hubo que esperar hasta principios de diciembre. Y entonces la lluvia “inesperada” se detuvo y comenzó de nuevo, en dos ocasiones, preocupando no sólo a los agricultores. Sí, “inesperado y fuera de temporada” parece ser la mejor manera de describir nuestro clima en Malawi – y el clima de gran parte del sur de África en este tiempo. Se dice que la causa es debida al “cambio climático,” y si esto sigue así, estaremos en problemas aún mayores. ¿Qué significa esto para mí, jesuita originario de EE.UU. que ha vivido en Zambia y Malawi desde hace más de dos décadas?

8


He visto las consecuencias de ese “cambio climático” en los patrones climáticos erráticos que nos afectan a todos hoy día: los efectos devastadores de intensas lluvias, el cambio de los patrones de las precipitaciones, inundaciones, sequías y períodos prolongados de sequía. En un país donde se produce más del 80% de los alimentos por los pequeños agricultores, tales patrones erráticos significan más hambre, más muertes infantiles y maternas, y más pobreza por todas partes. Oigo a la gente preguntarse qué está pasando ¿A qué se debe todo este cambio? ¿Quién tiene la culpa? ¿Qué podemos hacer para estabilizar la situación? ¿Cómo podemos hacer algo diferente? Me gustaría pensar que las personas que se reunirán en Río de Janeiro para la gran conferencia del “desarrollo sostenible” reflexionen sobre nuestra situación en Malawi, y adopten las medidas globales necesarias que marquen una diferencia con el pasado. Pero yo sé también que tenemos que hacer algunas cosas aquí en Malawi para marcar sea diferencia. Pues bien, de una manera modesta, los jesuitas tratamos de marcar una diferencia. En una nueva escuela secundaria que estamos empezando en una zona rural pobre de este país (Kasungu), estamos haciendo hincapié en algunos de los conceptos “verdes” que deben ser puestos en práctica. Vamos a tener una escuela e internado para 500 jóvenes que tratará de ser “sostenible” para que sea más que el tema de una gran conferencia. En la construcción, vamos a usar ladrillos de barro sin cocer al horno que tendrían el coste de quemar nuestros preciados árboles. En el mantenimiento, se prestará especial atención al uso del agua y (si encontramos los fondos) trataremos de introducir energía solar. El plan de estudios, que se enseñará incluirá conciencia medioambiental, no sólo en las clases de ciencias, sino de una manera transversal en todas las asignaturas. En la formación del personal docente, se requerirán servicios que impliquen actividades relacionadas con los retos ecológicos locales (por ejemplo, en la agricultura). Y en el estilo de vida y la espiritualidad, vamos a tratar de poner en práctica algunas de esas recomendaciones que acompañan al reciente documento de la Compañía “Sanar un mundo herido.” Rezo porque algo bueno y “sostenible” salga de la conferencia de Río+20. Pero también rezo para que nosotros podamos hacer lo que consideremos oportuno aquí en nuestra tierra y esto es ciertamente un reto imprevisto e inesperado por la sociedad.

Peter Henriot, SJ dirigió el Centro de la Compañía para la reflexión Teológica en Zambia entre 1990 y 2010, y ahora es el Directo del Departamento de Desarrollo del colegio de secundarias Loyola de la en Malawi. Peter puede alcanzarse a través de su correo electrónico: phenriot(at)jesuits.org.zm.

9


Primeros pasos en Rio Pedro Walpole & José Ignacio García Junio 18, 2012 A medida que se acerca la inauguración de la conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, más conocida como Rio+20, crecen las voces que denuncian que ésta tendrá un resultado muy limitado o que incluso será un fracaso. El recuerdo de lo sucedido en la Conferencia del Cambio Climático en Copenhague hace que duden hasta los más optimistas. 20 años después de la Cumbre de la Tierra, en la que la Agenda 21 se convirtió en hilo conductor para el cambio, volvemos a reunirnos para discutir sobre las posibilidades del desarrollo sostenible. Evidentemente no es fácil hacer una evaluación de veinte años de actividad. Si consideramos las expectativas en reducción de la pobreza, acceso de millones de personas a sanidad, educación o patrones de consumo tal y como ha sucedido en los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China) entonces sí tenemos motivos para celebrar. Pero algunos de los temas que se discutieron en el 92 en Rio no sólo no han mejorado sino que han empeorado. La pobreza extrema sigue afectando a más de mil millones de personas en el mundo, el hambre, las hambrunas siguen aconteciendo así como conflictos armados y violencia. Lo que todavía es más evidente es el efecto negativo de la acción humana en su medio ambiente (agotamiento de recursos naturales, desertificación, polución) y el continuo impacto del cambio climático, mantenido por el excesivo consumo de algunos y su falta de solidaridad. El reciente informe “Perspectivas del Medio Ambiente Mundial” o GEO-5 del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente afirma que: “Los cambios que actualmente se observan en el sistema Tierra no tienen precedentes en la historia de la humanidad. Los esfuerzos por reducir la velocidad o la magnitud de los cambios – incluyendo una mejora en la eficiencia de los recursos y medidas de mitigación – han dado resultados moderados pero no han conseguido revertir los cambios ambientales adversos. En los últimos cinco años no han disminuido ni la escala de los cambios ni su velocidad.” La humanidad se está acercando a algunos umbrales como no lo había hecho nunca antes, algunos los ha traspasado a nivel local o regional y en muchos otros estamos muy cerca de hacerlo. La perspectiva global es hoy mucho más negativa, urgente y grave que nunca. Por eso provoca más miedo la posibilidad de que Rio+20 puede ser un nuevo fracaso a engrosar la larga lista de los fallidos procesos internacionales por promover la sostenibilidad. Lo que está en juego es mucho más que la reputación de los diplomáticos, y mucho más que la capacidad de las Naciones Unidas por ser ese organismo que coordine las políticas globales. Es

10


evidente que los gobiernos no se han centrado de la manera adecuada en estos problemas durante las dos últimas décadas y ahora en medio de una devastadora crisis financiera y un comercio internacional ingobernable es difícil imaginar que va a surgir la voluntad política necesaria para responder a la degradación medioambiental acumulada. Existe una gran preocupación por la falta de voluntad y capacidad, de parte de los gobiernos y poderes económicos, para afrontar esta situación. Sin duda que esto significa una mayor responsabilidad de parte de la sociedad civil que tendrá que demandar las respuestas adecuadas. Rio+20 comenzó el 13 de Junio con la 3ª Reunión del Comité Preparatorio que es el órgano encargado de hacer que el borrador de 88 páginas con centenas de frases entre paréntesis (que es el modo de la diplomacia para expresas el desacuerdo en las negociaciones internacionales) se convierta en un documento listo para la discusión y tal vez ser aprobado. Este Comité Preparatorio concluirá el 15 de Junio. Desde el 15 se celebrarán los “Diálogos para el Desarrollo Sostenible” que es una iniciativa especial que quiere acercar a la sociedad civil, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y la comunidad científica para discutir cuestiones fundamentales sobre el desarrollo sostenible. El objetivo es obtener conclusiones que se puedan incorporar a la discusión del documento oficial de la conferencia. El miércoles 20 de junio se celebrará la sesión de apertura de la Conferencia del Segmento de Alto Nivel que reunirá a Jefes de Estado y de Gobierno de 115 estados. Las conclusiones de esta conferencia están previstas para el 15 de junio. Los dos temas principales de esta conferencia son “una economía verde” y la “reducción de la pobreza.” Este segundo tema es mucho más conocido aunque también genera cuestiones, especialmente en las formas que se están adoptando para erradicar situaciones tan dramáticas. Por otro lado, el concepto “economía verde” está lleno de ambigüedades y no admite una interpretación unívoca. No se está seguro de la capacidad de este concepto “verde” de promover los cambios necesarios para transformar la estructura económica actual y asumir los posibles costes. La dificultad del concepto “economía verde” se muestra en la dificultad de formular un borrador de documento conjunto para países desarrollados y menos desarrollados. Pero Rio+20 será mucho más que esto. La ciudad va a acoger a decenas de miles de participantes en la Cumbre de los Pueblos, un evento semejante al Foro Social Mundial que nación precisamente en Brasil. Serán dos semanas de presentaciones, mesas redondas, encuentros, debates e incluso liturgias. La Cumbre de los Pueblos cuenta con un apoyo importante del gobierno de Brasil que quería que Rio se asociase con un lugar de amplia participación social y no sólo como el lugar del encuentro. Se ha buscado la manera de conectar la Cumbre de los Pueblos con la Conferencia de Naciones Unidas, para ello una plataforma virtual permitirá trasladar a la conferencia oficial los acuerdos de la Cumbre de los Pueblos. Rio quiere promover la participación para mostrar que necesitamos un auténtico proceso desde abajo hacia arriba, que permita que la sostenibilidad sea algo real y no otra materia objeto de comercio. Ecojesuit, junto con algunos jesuitas y amigos, seguirá esta Conferencia desde Rio y tratará de acercar los debates tanto de la Conferencia de Naciones Unidas como de la Cumbre de los Pueblos. Queremos colaborar a generar un debate abierto.

11


Martes 19 de Junio 2012 Segundo día desde Río. Poco a poco, la Conferencia va tomando forma. Hoy hemos tenido la oportunidad de asistir a varias presentaciones y hemos empezado a tomar el pulso a Río+20: muchas personas de todo el mundo, una gran cantidad de energía y un temor, no oculto, sobre los resultados. A partir de hoy una oración preparada por el Comité Ejecutivo de las Comunidades de Vida Cristiana acompañará a nuestros artículos. Es una manera visible para mostrar la dimensión creyente de nuestro compromiso. Gracias a las CVX y esperamos que disfruten esta edición de Ecojesuit. El equipo Ecojesuit

Guía de oración para acompañar nuestra presencia en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) y Cumbre de los Pueblos Río de janeiro, Brasil, junio 2012 Junio 19, 2012

Introducción La familia ignaciana – inspirada en nuestro fundamento vital, la espiritualidad de los Ejercicios de San Ignacio – asume una tarea de promover los valores de un mundo nuevo posible, a la manera del reino que Jesús nos ha mostrado; y cada vez más lo hace de manera más articulada: como verdadero cuerpo apostólico que se va tejiendo alrededor del llamado a la promoción de la justicia y la opción preferencial por los más pobres. En ese sentido, como instancias ignacianas hermanadas en la misión, participamos activamente de diversas redes de acción social, y es por ello que nos sentimos interpelados por los temas más apremiantes del mundo de hoy. El tema medioambiental y todo lo referente a la ecología, entre muchos otros que representan los asuntos que impiden a las personas tener una vida digna, son cruciales por la manera en que reflejan la vulnerabilidad de la creación y la humanidad hoy, y por su importancia ineludible para el futuro de las próximas generaciones. Es en ese contexto que algunos miembros de la familia Ignacia – a través de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX), el Secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús, del sector social de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina (CPAL), de la RED Ecojesuit, el Equipo Itinerante Amazónico, y Fe y Alegría – se han articulado para participar en la Conferencia de Naciones Unidas

12


sobre Desarrollo Sostenible, o Río+20, en Junio de 2012. Un importante grupo de personas estará participando de distintos países, tratando de fortalecer la presencia ignaciana en esta importante instancia de Naciones Unidas, en la Cumbre de los Pueblos (evento paralelo de la sociedad civil) y en actividades de reflexión e intercambio. Esto, como un genuino intento por focalizar nuestras acciones alrededor de la temática ambiental, los modelos de desarrollo orientados a la acumulación y a un crecimiento ilimitado dentro de un planeta finito, con la esperanza de trazar algunas proyecciones de compromiso a futuro como RED ignaciana en este sentido. Por este motivo, queremos que esta sea una experiencia genuina de presencia como Cuerpo Apostólico ampliado. Para este fin, presentamos a ustedes esta guía de oración y reflexión para que todas las personas de nuestras redes que tengan interés, puedan acompañarnos en este proceso. Metodología A continuación se presenta una sencilla guía, la cual pretende animar la oraciónreflexión, mediante la cual todos nos sintamos igualmente partícipes de este proceso. La guía está construida a partir de 4 momentos, un momento preparatorio “contemplar” que se sugiere realizar hasta el día 19 de Junio, y tres momentos (ver, juzgar, y actuar) para realizar durante las 3 jornadas de la Río+20 durante los días 20, 21 y 22 de Junio. Cada jornada de oración-reflexión, la cual esperamos se realice de manera comunitaria, aunque también puede hacerse personalmente, incluye: A) Contexto preparatorio de la jornada B) Frase clave para inspirar el momento C) Texto base para la reflexión D) Una sencilla guía para la reflexión E) Una oración de cierre, y F) Un material audiovisual complementario. Solicitamos a todos los que participen nos escriban las reflexiones resultantes de estos espacios de oración comunitaria y personal a los correos mauriciol@cvxclc.net y exsec@cvx-clc.net, de forma que podamos compartirlas en nuestros distintos espacios de difusión, junto con los informes de nuestra presencia en la Río+20. Asimismo, aunado a esta guía de oración, se enviará día con día un boletín de noticias de los principales acontecimientos de la Río+20; esto dentro de un equipo de trabajo coordinado por la red de incidencia internacional de la Compañía de Jesús para el tema “Ecología,” ECOJESUIT. Oración para 19 Junio, RÍO+20 CONTEMPLAR A. Contexto como preparación de la jornada: La Encarnación Las tres Personas divinas, contemplando a toda la humanidad tan dividida por el pecado, deciden darse completamente a los hombres para liberarlos de todas sus cadenas. Por amor, el Verbo se encarnó y nació de María, la Virgen pobre de Nazareth. Inserto así entre los pobres, y compartiendo con ellos su condición, Jesús nos invita a todos a entregarnos continuamente a Dios y a trabajar por la unión de la familia humana. Esta entrega de Dios a los hombres y de los hombres a Dios se sigue

13


realizando hoy, bajo la moción del Espíritu Santo, en todas nuestras diversas circunstancias particulares” (Princ. Grales. CVX. No. 1). B. Frase clave: “Vino, pues, el Hijo, enviado por el Padre, que nos eligió en Él antes de la creación del mundo, y nos predestinó a la adopción de hijos, porque en Él se ha complacido en restaurar todas las cosas (cf. Ef. 1, 4-5 y 10)” (Lumen Gentium No. 3). C. Texto base para la reflexión pastoral: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre…. La Iglesia se siente íntima y realmente solidaria del género humano y su historia” (Gaudium Et Spes No. 1). “Siempre se ha esforzado el hombre con su trabajo y con su ingenio en perfeccionar su vida; pero en nuestros días, gracias a la ciencia y la técnica, ha logrado dilatar y sigue dilatando el campo de su dominio sobre casi toda la naturaleza… De lo que resulta que gran número de bienes que antes el hombre esperaba alcanzar sobre todo de las fuerzas superiores, hoy los obtiene por sí mismo. Ante este gigantesco esfuerzo que afecta ya a todo el género humano, surgen entre los hombres muchas preguntas. ¿Qué sentido y valor tiene esa actividad? ¿Cuál es el uso que hay que hacer de todas estas cosas? ¿A qué fin deben tender los esfuerzos de individuos y colectividades?” (Gaudium Et Spes No. 33). D. Guía de reflexión: - ¿Cuáles son nuestras primeras reacciones y percepciones sobre el tema ecológico? ¿Cuánto entendemos y sentimos el tema? - Como cristianos miembros de la familia ignaciana, ¿Cuánto nos falta por asumir este tema como una prioridad ineludible en nuestra identidad y cómo hacer para integrarlo seriamente? - Como comunidades ignacianas y como personas ¿Qué invitaciones concretas recibimos del Dios de la vida con respecto a la temática ambiental? ¿Qué podemos hacer al respecto? E. Oración de cierre: Alabado seas por toda criatura, mi Señor, y en especial seas bendecido por el hermano sol, que alumbra, y abre el día, y es bello en su esplendor, y lleva por los cielos noticia de su autor. ¡No probarán la muerte de la condenación! Servidle con ternura y humilde corazón. Agradeced sus dones, cantad su creación. Las criaturas todas, bendecid a mi Señor. Amén. (San Francisco de Asís). F. Material de apoyo: Principle and Foundation, Spiritual Exercises 23

El futuro que queremos Jaime Tatay, SJ Junio 19, 2012 “Aspiramos a nada menos que a un movimiento global capaz de general un cambio generacional. Espero que los negociadores (…) alcancen un compromiso político renovado por el desarrollo sostenible,” afirmó recientemente said Ban Ki Moon,

14


secretario general de las Naciones Unidas. ¿Resultará fácil alcanzar el acuerdo político y el compromiso necesario para alcanzar semejante cambio? Ciertamente no va a ser sencillo. Durante los próximos días, en la cumbre de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (Rio+20), tres problemas deben ser abordados para poder alcanzar el cambio generacional requerido: clarificar el significado y los objetivos del desarrollo sostenible, definir el concepto de economía verde y perfilar el marco institucional necesario para articular el cambio. Más de cien jefes de estado y de gobierno participarán de la cumbre de Rio+20, haciendo de esta conferencia el encuentro internacional más importante del año. Pero a pesar de la amplia y variada representación institucional, los problemas a los que se enfrentan los participantes parecen haberse convertido “en impedimentos difíciles” de sortear en el camino hacia un futuro sostenible. El “documento cero”, publicado en Enero de 2012, reafirmó los principios de Río y los planes de acción previos, intentando definir la economía verde, el marco institucional necesario en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza. Importantes divergencias entre los negociadores, sin embargo, han emergido en todos estos campos. Martin Khor, miembro del Third World Network, ha expresado crudamente las divergencias existentes entre distintas naciones en Río del siguiente modo: “Desgraciadamente, la cumbre tiene lugar en un momento en el que países desarrollados y en vías de desarrollo parecen cada vez menos capaces de alcanzar un entendimiento en temas claves y principios. La distancia entre el norte y el sur se ha hecho patente en las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio, en la convención sobre Cambio Climático y, más recientemente, en la conferencia de la ONU sobre comercio y desarrollo. La misma distancia existe en las negociaciones de Rio+20.” El compromiso de las naciones más desarrolladas en Rio 92 para la transferencia de tecnología y asistencia financiera a las menos desarrolladas y el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (CBDR, en inglés) ya no pueden darse por sentado. En un momento en que las naciones más ricas sufren una creciente presión económica y una mayor inestabilidad política, estas naciones están tentadas de olvidar lo que ya habían aceptado: “la responsabilidad que tienen en la búsqueda internacional del desarrollo sustentable, en virtud de las presiones que sus sociedades imponen al medio ambiente global y de la tecnología y recursos financieros de que disponen.” Las naciones más ricas tienen una mayor responsabilidad en la búsqueda de una salida a los problemas planteados en Rio. Cuarenta años después de Stockholm 72 y veinte después de Rio 92, está en juego la capacidad de nuestras sociedades para establecer políticas a corto plazo, diseñar cambios estructurales a largo plazo y promover transformaciones estructurales en la dirección de los Objetivos de desarrollo del Milenio. El norte, donde sigue estando buena parte de la riqueza, está tentado de hacer marcha atrás respecto a sus compromisos anteriores en el camino hacia Río. Pero no todo está perdido, Río+20 y las numerosas iniciativas de la sociedad civil siguen

15


siendo una oportunidad para articular una respuesta valiente, construir capacidades, traducirlas en políticas, crear una visión común, generar contratos sociales amplios y compartir valores basados en la sostenibilidad medioambiental, la prosperidad económica y la equidad social.

Principios para una Ciudad Justa Pedro Walpole Junio 19, 2012 Aunque el resultado de las negociaciones de alto nivel, en estos momentos, puede ser bastante incierto no hay duda de la calidad de las presentaciones paralelas. Nadie debería dejar Rio sin aprender algo valioso; es una enorme plataforma de aprendizaje. La Fundación Ford acaba de celebrar una valiosa sesión sobre la “Ciudad Justa y Sostenible).” En este link encontrará los datos de los intervinientes y resumiré el diálogo sin ajustarme a las intervenciones individuales porque el diálogo fue rápido y muchas las preguntas. El problema identificado es que el crecimiento no va acompañado de educación y los emigrantes desplazados a las ciudades del mundo necesitan oportunidades e infraestructuras. Las dinámicas emergentes de las necesidades de los pobres que deben ser reconocidas como sus capacidades y los gobiernos que deben proveer las infraestructuras en este contexto permitiendo la creatividad y la participación de los asentamientos en la vida ciudadana. Las sociedades tienen que reconocer que estas personas existen en nuestras ciudades, reconocimiento que tienen de facto -y que debiera ser suficiente- que la tierra sobre la que han construido les pertenece, entonces apoyarles en las inversiones necesarias en sus viviendas. Escuchar estos argumentos en una mesa redonda con funcionarios de gobiernos y de agencias internacionales debe ser increíble para agentes inmobiliarios que a través de los sistemas legales que permiten reclamar la propiedad en ausencia de títulos legales y los desalojos administrativos en favor de los desarrollos urbanísticos dejan poco terreno para los pobres. La mitad de la población mundial vive actualmente en ciudades y los pobres siguen nutriendo la migración. La urbanización ha reducido la exclusión y la pobreza, aunque el contraste con la riqueza en las ciudades destaca todavía más que es algo inaceptable. En las zonas rurales la pobreza y la exclusión social permanecen ocultas en gran medida. Desde Rio 92 ya no se intenta detener la emigración a las ciudades y la orientación ha cambiado , las zonas de realojo ya no se ven sólo como un lugar de alojamiento sino como de alojamiento y comercio; se necesita reconocer el derecho a disfrutar una vivienda, tener un sustento y disfrutar de seguridad. Las viviendas sociales, en muchos casos, han provocado más marginación en las afueras de las ciudades, y aunque se transforme esos barrios siguen sin disfrutar de oportunidades. Las viviendas sociales en Santiago de Chile se presentaron como ejemplo de fracaso para promover auténticos hogares. El movimiento de los pobres

16


hacia las ciudades genera valor, incluso valor económico, pues se deben extender los servicios para atender a las necesidades y ofrecer oportunidades a estas personas. Se debatió si las ciudades que han organizado juegos Olímpicos han alcanzado un mayor desarrollo social por la incorporación de personas pobres a través de las nuevas infraestructuras creadas. En la discusión se acudió numerosas veces a la los “Principios de la Ciudad Justa),” que se han identificado inicialmente como tres: “El primer principio es el de densidad. Abundante investigación confirma que la densidad aumenta la creatividad, la energía empresarial y el empleo. Al mismo tiempo, la densidad es la clave para mitigar el cambio climático, asegurando que los residentes están cerca de donde viven y trabajan. “El segundo principio es la diversidad. Las ciudades que son incluyentes y activamente acogen la diversidad experimentan no sólo más rápido sino también mejor crecimiento. “El tercer principio es una buena planificación del uso del suelo y su regulazación. Las ciudades sostenibles debe estar bien planeadas, diseñadas para el uso eficiente de la tierra y de la energía, y capaces de maximizar las oportunidades económicas para todos los residentes. Del mismo modo, dando a los residentes la propiedad de la tierra y reconocimiento a niveles municipal y provincial favorece la energía creativa y el crecimiento, al mismo tiempo promueve un compromiso más profundo de los residentes urbanos con la sostenibilidad de sus comunidades. La concesión de derechos de residencia permite a los residentes y les da una participación para el desarrollo sostenible de sus propias ciudades. Se convierte en una fuerza de cambio que es mucho más poderoso que cualquier cosa que se pueda diseñar en su nombre desde el exterior.” Geroge McCarthy, Director de Oportunidades en la Ciudad, de las Fundación Ford, debe ser mencionado por sus comentarios y estricta gestión del tiempo de discusión en el debate. Al ser preguntado Luis Ubiñas, Presidente de la Fundación Ford, reiteró su compromiso por reducir el número de coches particulares y mejorar el transporte público como un objetivo básico para las ciudades, una obviedad, como indicó. Yo comenté la realidad en Filipinas y en otros muchos lugares de Asia donde crecen las catástrofes, las pérdidas de vidas humanas, las viviendas y la seguridad de los hogares. ¿No debería ser el cambio climático un elemento fundamental para el diseño de ciudades hoy? ¿No debería incluirse como un principio? La gente respondió con “diseño regenerativo” de la ecología y el reconocimiento de diferentes habitats en la city; la rehabilitación de ríos es esencial para poder afrontar algunos desastres naturales. El programa brasileño “Mi casa, Mi vida” fue comentado por Jorge Bittar, Secretario Municipal de la Vivienda en la ciudad de Rio de Janeiro. Se debatió el grado de éxito de este proyecto. Raquel Rolnik, Rapporteur Especial de las Naciones Unidas sobre Vivienda Adecuada, destacó que “los problemas son que el sector privado define el área dónde se localizan los pobres y que son las zonas de menor valor y mayor riesgo.” Jeb Brugmann, fundador del ICLEI – Gobiernos Locales por la Sostenibilidad, reconoce los riesgos y que el programa no ha funcionado tanto como se esperaba. Desigualdad provoca inestabilidad y se produce un grave conflicto a la hora de situar los diferentes intereses. Uno de los participantes en la mesa redonda dijo: “compiten intereses que necesitan ser compatibles.” Bien dicho, pero ¿cómo se

17


puede llegar a hacer esto sigue siendo un reto? y ¿cómo saber quién se pondrá del lado de los pobres y cómo se les va a escuchar a ellos de una forma efectiva? Se propusieron otros factores de enorme importancia: planificación, ingeniería y etnografía, según Dr Xavier de Souza Briggs, Profesor Asociado de Sociología y Planificación Urbana, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. La heterogeneidad de culturas debería ser incorporada a una visión de la ciudad, un principio hermoso, el reto es llevarlo a la realidad. Una ciudad basada en el bien común y lo comunitario y no en lo privativo es algo fundamental para Raquel Rolnik y el Dr Briggs añadiendo a los bienes y servicios públicos, la capacidad para aprender a competir en el mercado. La adaptación al clima tiene un doble efecto negativo por los pueblos, se necesita redefinir la resilencia con respecto a la comida, el agua y la energía en niveles determinados para su gestión – qué esperanza, y qué reto.

Caritas Internationalis: Todos hambrientos sostenibilidad ecológica y corresponsabilidad José Ignacio García Junio 19, 2012

de

justicia,

equidad,

Esta mañana Caritas Internationales trajo a la Conferencia Rio+20 su propia reflexión sobre las posibilidades del desarrollo sostenible a través de una “economía solidaria,” esta expresión fue usada por Benedicto XVI como la alternativa necesaria entre un modelo binario que sólo conoce el mercado y el estado, “mientras que las formas de economía solidaria, que encuentran su mejor terreno en la sociedad civil aunque no se reducen a ella, crean sociabilidad” (CIV 39). Caritas Internationalis describe “economía solidaria” como un modo alternativo en las relaciones económicas en el cual la persona se pone en el centro y no el mercado. Que “cambia el paradigma al establecer un intercambio cooperativo, por un lado las asociaciones de productores creadas para ofrecer productos en mayor cantidad y calidad (p.ej. consorcios solidarios de los productores de café o artesanía) y, por el otro, consumidores que se agrupan para acceder a servicios y bienes básicos (p.ej. organizaciones comunitarias, compras conjuntas, cooperativas de consumo y usuarios) usando incluso instrumentos de financiación solidarios. La economía solidaria es una estrategia global, con el potencial de incorporar a todos los sectores y todas las fases de la economía: producción, distribución (comercio justo, solidaridad financiera), consumo (ética del consumo) y la generación de riqueza (desarrollo de la economía solidaría).” Caritas ha traído a Rio muchos años de experiencia promoviendo este tipo de relaciones económicas, especialmente en América Latina: cooperativas de productores de café en Costa Rica o múltiples pequeñas iniciativas en Brasil, especialmente llevadas a cabo por mujeres, que se han ido transformando en importantes iniciativas1 que acercan a productores y consumidores son algunas de las experiencias que se han presentado esta mañana en Rio.

18


Antes de esta Conferencia Caritas Internationalis hizo público un documento en el que tomaba posición titulado: ¡Todos hambrientos de justicia, equidad, sostenibilidad medioambiental y corresponsabilidad! Caritas afirma que estamos atravesando una combinación de crisis como nunca habíamos sufrido antes, que estamos afrontando cambios desconocidos para el mundo y que todo ello “está pidiendo un cambio de paradigma, una nueva civilización de amor a la humanidad, que coloque la dignidad y el bienestar de hombres y mujeres en el centro de la acción.” Caritas propone que este cambio de paradigma esté regido por cinco principios: 1. Un futuro sin hambre. El derecho a la alimentación se debe garantizar a todos, en todos los lugares 2. Un futuro con visión, más en concreto, Caritas propone que los Objetivos de Desarrollo del Milenio se conviertan en esta visión que al mismo tiempo es una especie de hoja de ruta hacia un mundo más justo 3. Un futuro en el que cuidemos nuestro hogar: la creación. El medioambiente como “recurso” pone en peligro nuestro entorno como “hogar,” no se puede asegurar la vida si el medioambiente no se respeta ni se protege. 4. Un futuro con un nuevo marco para la economía verde, que no se puede comprender, de ninguna manera como seguir actuando del mismo modo como hasta ahora, o una simple adaptación del sistema económico actual. La persona debe ocupar el lugar central y el empleo debe estar en el centro de las futuras transformaciones. 5. Un futuro que respete a los hombres y mujeres creados por Dios: un nuevo contrato social que incluya la democracia participativa y promueva la dignidad humana, el desarrollo humano sostenible y la distribución del riesgo. La mayoría de nosotros estaríamos de acuerdo con estos cinco puntos, por supuesto, añadiendo algunos elementos o insistiendo en otros, pero sin lugar a duda apreciamos la decisión y la valentía de Caritas. Cuando tantas personas, a veces nosotros mismos, nos quejamos de la falta de visión sobre el futuro es muy de agradecer que Caritas haga propuestas concretas precisamente en el momento de estas discusiones aquí en Rio. 1 El documento “20 años de Economía Popular Solidária” puede ser visto o descargado en Cáritas Brasileira como documento pdf.

Río+20: ¿Demasiado poco y demasiado tarde? Fernando F. Franco Junio 19, 2012 Tuve la gran suerte de ser miembro de un grupo de 22 jesuitas y laicos que asistieron a la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en septiembre de 2002: un punto medio entre la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD), celebrada en Río en 1992, y la

19


próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible en Río en 2012 (Río+20). En un artículo que escribí tras la Cumbre de Johannesburgo llegué a la conclusión de que “nos quedamos con la convicción abrumadora de que el actual desequilibrio político y económico de poder en el mundo no va a permitir un cambio significativo.” En este artículo argumento que los últimos diez años, en lugar de desmentir esta predicción negativa, la han fortalecido. Soy consciente de que después de innumerables esfuerzos, se ha avanzado lentamente en el fomento de las políticas ambientales. La percepción de la realidad y la conciencia de la población se han vuelto más sensibles a la necesidad del desarrollo sostenible. Muchos activistas, sin embargo, comparten perplejos una fuerte inquietud ¿hemos perdido el impulso? Yo comparto también esas dudas. Mi argumento es que los frutos de una política gradual de “pequeños pasos” pueden haber llegado a un callejón sin salida. Permítanme esbozar brevemente las principales razones para defender esta posición. En primer lugar, el contexto socio-cultural, político y económico del mundo actual ha cambiado radicalmente: las promesas de la globalización para crear una aldea global con beneficios para todos se han estancado. El ascenso político de los extremismos de derecha e izquierda, dos caras de la misma moneda desesperada, está destruyendo los espacios abiertos de la tolerancia humana adquirida en los últimos 30 años. Los muros entre grupos, y entre las naciones; el endurecimiento de las fronteras entre los que tienen y los que no tienen (la migración es sólo un caso particular); y el uso cada vez mayor de fanatismos religiosos así como el conservadurismo con fines políticos han hecho que la escena mundial sea muy diferente del sueño de un mundo globalizado, y por lo tanto mejor. A esto hay que añadir un conjunto de valores basado en la gratificación instantánea y la avidez consumista generalizada, no sólo en las altas esferas, y la desaparición de los conceptos de trabajo y desierto. El endurecimiento de las tendencias proteccionistas y la “balcanización” del sistema bancario europeo en un momento en el que la unificación y la supervisión financiera podrían salvar el euro convierten el panorama en un escenario aún más sombrío. Para poner todo esto en una forma provocativa: estamos asistiendo a un poderoso intento de erosionar y desmantelar las bases de la equidad social, el acceso universal a las oportunidades, la solidaridad comunitaria, y las capacidades de los estados para apoyar la codicia común y el control del bien individual. En segundo lugar, el surgimiento de los países BRIC (Brasil, Rusia, India, China), con China e India como líderes de este grupo de naciones emergentes tienen como lado positivo romper con la imagen de un mundo dominado por un poder político único, pero en el lado negativo resultado rescatan el ideal de “crecimiento económico a cualquier costo.” Con China y en particular con India sufriendo una importante recesión económica, parece altamente improbable que vayan a apoyar los cambios radicales de política en los asuntos pendientes o permitir la discusión de retos importantes que han permanecido por mucho tiempo bajo la mesa. En tercer lugar, el concepto de ‘economía verde’ propuesto como el nuevo paradigma económico conlleva, en el contexto de recesión global, el peligro inherente de debilitar el vínculo entre el medio ambiente, la equidad y los componentes de desarrollo social (erradicación de la pobreza, creación de empleo, alimentación, salud y educación). En un mundo de crecientes desigualdades esto sería fatal para los pobres.

20


Cuarto, los países en desarrollo seguirán utilizando la compleja estructura de la OMC para bloquear cualquier intento de eliminar los subsidios agrícolas y la introducción de técnicas respetuosas con el medio ambiente. La tecnología respetuosa con el clima apenas se ha implantado en países en desarrollo; esta tendencia se verá reforzada y el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio junto a los derechos de propiedad intelectual se utilizará para bloquear futuras propuestas. Si esta política de bloqueo de la transferencia de tecnología no ha cambia radicalmente, los países BRICS comprensiblemente seguirán bloqueando sin piedad, y con eficacia, cualquier intento de imponer restricciones a su patrón de producción y consumo energéticos. En quinto lugar, los países en desarrollo han insistido en que los países desarrollados deberían proveer “suficientes, nuevos y adicionales” medios financieros para poner en práctica las nuevas propuestas. Estamos hablando de propuestas de entre 500 y 1.000 millones de dólares al año. Sin embargo, la predicción económica pesimista para los próximos dos años hará estas cifras totalmente irreales. En sexto lugar, haciendo frente a muchas metas no cumplidas de los Objetivos del Milenio, los pobres de África y Asia, los indígenas y otras comunidades marginadas socialmente se han vuelto cada vez más escépticos a las propuestas respaldadas por sus propias élites políticas y países extranjeros. La confianza en la voluntad de la clase política que mira más allá de sus propios y estrechos intereses desaparece rápidamente en todas partes. Para terminar, quisiera reconocer una vez más los logros positivos de los últimos 20 años obtenidos por aquellos que han defendido un enfoque “gradual.” He apoyado este enfoque en el pasado. Los cambios en el contexto descrito anteriormente sugieren que puede haber otros asuntos que participan desesperadamente los oscuros rincones de las mentes y los corazones de la gente. También muestra que la clase política está respondiendo a estos desafíos tarde y de una manera desordenada. Lo que está en juego parece es tan fundamental que la política de dar pequeños pasos puede llevarnos más cerca del precipicio. Otras políticas más pragmáticas tendrán que aplicarse en algún momento…si llega ese día!

Miércoles 20 de junio 2012 Hoy hemos vivido el tercer día en Río+20, en medio de intensos rumores sobre la existencia de un borrador de documento final que contaría con bastante consenso. Efectivamente el documento ha sido elaborado por el gobierno brasileño y hecho público. La decepción sobre el documento es enorme. Confiemos en que los días que quedan sirvan para mejorarlo. Hoy comentamos la activa presencia de la Iglesia en Río+20, sin duda como testimonio del compromiso de la Iglesia con el mundo, y especialmente con los que más sufren. Encontrará también información sobre desplazamientos de personas a causas de desastres naturales y una colaboración de Luis Arancibia, DirectorAdjunto de Entreculturas. Muchas gracias por su apoyo durante Río+20!

Oración para el 20 de Junio 2012, Río+20 Junio 20, 2012

21


VER A. Contexto como preparación de la jornada: La realidad actual [1] El mundo en el que vivimos no es el paraíso que desearíamos. La mayor parte de los problemas actuales del medio ambiente han sido generados por la acción humana. 1. Presión continuada sobre los recursos naturales 2. Degradación creciente del medio ambiente debido a sistemas agrícolas inadecuados y a la explotación insostenible de los recursos naturales 3. Grandes diferencias de ingresos entre ricos y pobres 4. Ausencia de acceso a servicios básicos, como educación, salud, etc 5. Urbanización rápida que genera un gran número de personas pobres y sin techo en las ciudades 6. Consumismo creciente dentro de un paradigma económico que no paga los costes del deterioro ecológico… y otros. La crisis ecológica amenaza el sustento vital de todos los pueblos, especialmente el de los más pobres y vulnerables: estos viven en contextos crecientemente frágiles y caracterizados sobre todo por los riesgos naturales, las cambiantes condiciones climáticas, la contaminación, la deforestación, la desertificación y el agotamiento del suelo… El vínculo entre medioambiente y pobreza es insoslayable, ese es nuestro desafío. B. Frase clave: “La naturaleza es expresión de un proyecto de amor y de verdad. Ella nos precede y nos ha sido dada por Dios como ámbito de vida. Nos habla del Creador (cf Rm 1,20) y de su amor a la humanidad.” (Cáritas In Veritate No. 48) C. Texto base para la reflexión pastoral: “El tema del desarrollo está también muy unido hoy a los deberes que nacen de la relación del hombre con el ambiente natural. Éste es un don de Dios para todos, y su uso representa para nosotros una responsabilidad para con los pobres, las generaciones futuras y toda la humanidad… La naturaleza está a nuestra disposición no como un ‘montón de desechos esparcidos al azar,’ sino como un don del Creador que ha diseñado sus estructuras intrínsecas para que el hombre descubra las orientaciones que se deben seguir para ‘guardarla y cultivarla’ (cf Gn 2,15). Por tanto, los proyectos para un desarrollo humano integral no pueden ignorar a las generaciones sucesivas, sino que han de caracterizarse por la

22


solidaridad y la justicia intergeneracional. El modo en que el hombre trata el ambiente influye en la manera en que se trata a sí mismo, y viceversa. Esto exige que la sociedad actual revise seriamente su estilo de vida. Es necesario un cambio efectivo de mentalidad que nos lleve a adoptar nuevos estilos de vida.” (CIV No. 48 y 51) D. Guía de reflexión:  ¿Qué expresiones de esta vulneración de la creación podemos percibir en nuestro contexto y qué impactos tiene en la población más vulnerable?  ¿Cómo nos afecta directamente a nosotros esta situación?  ¿Qué es lo que más nos duele y conmueve de esta realidad? E. Oración de cierre: Y por la hermana agua, preciosa en su candor, que es útil, casta, humilde: ¡Alabado sea mi Señor! Por el hermano fuego, que alumbra al irse el sol, y es fuerte, hermoso, alegre: ¡bendito sea mi Señor! ¡No probarán la muerte de la condenación! Servidle con ternura y humilde corazón. Agradeced sus dones, cantad su creación. Las criaturas todas, bendecid a mi Señor. Amén. (San Francisco de Asís). F. Material de apoyo: La Historia de las Cosas [1] Tomado de “Sanar un mundo herido” Informe especial sobre Ecología. Secretariado de Justicia Social y la Ecología de la Compañía de Jesús. Roma, 2011.

La Cumbre de Río+20 en movimiento Robert Athickal, SJ Junio 20, 2012

Río de Janeiro. 18 de junio: La tan esperada Cumbre Rio+20 está en marcha. Más de 20.000 personas han descendido a la metrópolis de Río de Janeiro. Los auditorios, salas de encuentro, lugares para eventos paralelos y los puestos de exposición se extienden en el área de Barra da Tijuca, que está a una hora de coche de la ciudad. Cientos de autobuses alquilados por el gobierno llevan a los delegados arriba y hacia abajo todo el día. Había muchos puestos y salas a las que los participantes podrían optar por asistir a los programas de su interés. Muchos procesos se están acabando y se preparan para formar parte de la Declaración a los Líderes del Mundo del 20 de junio. Hay sesiones interactivas especialmente entre las ONG y muchos Presidentes de los órganos NU. Hasta ahora, los delegados gubernamentales han llegado a un consenso del 37% del proyecto de trabajo.

23


Hay una cruda realidad que uno tiene que enfrentar, las Naciones Unidas han estado en un punto muerto desde hace varios años. La comunidad mundial está polarizado en varios niveles. Los grandes luchadores son el G-77 y el bloque de China y de 134 países del mundo en desarrollo y el resto de los países desarrollados del mundo. El G-77 es originalmente un grupo de co-fundado por la India, pero desde entonces se ha convertido en uno de los bloques más sólido de países. China no se ha unido a ellos en calidad de miembro, sino más bien los apoya. Así que el grupo se conoce siempre como Grupo de los 77 y China. Para citar un ejemplo de la polarización, la Hermana Misionera Médica Sor Céline le contó esta mañana a un pequeño grupo de religiosos que el lobby de empresas que gestionan el agua querían eliminar la palabra “derecho al agua” y sustituirla por “acceso al agua” en el documento. Se sienten nerviosos cuando alguien habla en aplicar el enfoque basado en los derechos a la ecología. Ambos campos están hablando desde diferentes visiones del mundo y de los intereses. Las corporaciones del primer mundo no pueden ponerse de acuerdo por el derecho humano al agua, ya que significaría que tienen que pagar altos costos. Así que el documento final al término de la Cumbre tendrá unas líneas más añadido a la visión original de la Cumbre de Río de 1992. 20 años por lo tanto, la lucha sigue encendida. La trampa de esta lucha es que podría prolongarse hasta conseguir muchos más años. Esto daría a la vez muy necesario para las empresas en el rastrillo de todos los beneficios y llenar sus arcas. En la reunión de ONG se sugirió que unamos nuestros recursos para movilizar a los mediadores aceptables, tales como Noruega y Suecia, para presionar por un acuerdo anterior. En las reuniones de la ONU no hay conversaciones nítidas y claras. Todo lo que uno tiene que decir tiene que ser velado en frases diplomáticas y jergas. El cabildeo es el camino hasta aquí. Tome un diplomático para tomar un café y hablar con él / ella como si fueran las personas más importantes en el mundo. Nunca aventurar algunas ideas claras, y no esperar a que la persona vaya pedir las aclaraciones, así que con cuidado de su punto de vista sin que ellos sepan que están presionando! Hay muchas congregaciones religiosas que participan activamente en las negociaciones y el cabildeo. Varios señalaron la ausencia de los jesuitas en estas reuniones. El Tarumitra, patrocinado por los jesuitas en India, ha traído una delegación de estudiantes para organizar un evento paralelo sobre la necesidad de ahorrar electricidad. El estudiante tribal, Shweta Marandi, en su presentación puso de manifiesto la conexión entre el clamor de los pobres y el grito de la tierra. Ella como Santhal también mostró cómo su comunidad fue diezmada por las corporaciones con el apoyo del gobierno, que se mudó y desplazó a las comunidades tribales del carbón. Ella afirmó categóricamente en su presentación, “las bombillas eléctricas son alimentados por la sangre de los pueblos tribales popular!” Los teólogos como Leonardo Boff, los combatientes contra las patentes de las semillas como Vandana Shiva, los científicos agrícolas como Miguel Altieri, etc se ven regularmente en las reuniones de la creación de la opinión pública.

24


La temperatura de las reuniones se disparará cuando los líderes del mundo lleguen el 20 de junio. El gobierno local ha declarado tres días de vacaciones para mantener a los líderes del mundo lejos de los atascos de tráfico omnipresente!

Refugiados medioambientales en el marco del desarrollo sostenible Pedro Walpole Junio 20, 2012

Foto de: Mundial estima 2011 por el Observatorio de Desplazamiento Interno, el Consejo Noruego para los Refugiados, junio 2012 “Más de un millón de personas han perdido la vida desde Rio ’92 en catástrofes naturales … 4.4 millones han sido desplazados, la mayor parte de ellos desplazados internos,” ha señalado Manuel Bessler, de la Ayuda Humanitaria Suiza. Al presentar el Global Estimates for 2011 del IDMC, Elisabeth Rasmusson afirmó que el año pasado el mayor número de desplazados se produjo en China debido a las inundaciones provocadas por los monzones. En Sri Lanka, el drama de las inundaciones se suma a la vulnerabilidad provocada por el conflicto armado que sufre el país; el 3% de la población se vio desplazada, el porcentaje más alto de todos los países. Es evidente que las comunidades locales necesitan ser más resilientes. Se precisa asegurar y planificar soluciones perdurables, garantizar la colaboración y el compromiso a largo plazo. Se necesita también abordar las lagunas en el conocimiento de la problemática. No hay cifras fiables de las personas atrapadas en trampas medioambientales o afectadas por efectos a largo plazo como la sequía y la degradación. Moustafa Hussein Kamel (Ministro de medioambiente egipcio) dijo respecto al cambio climático: el impacto de las altas temperaturas en el área, la escasez de agua, la creciente salinización y el aumento del nivel del mar suponen un impacto grave en el delta del Nilo. La combinación de estos elementos está afectando especialmente las zonas costeras y el delta del Nilo – donde vive el 40% de la población – afectando la agricultura, las pesquerías y el modo de vida de las poblaciones locales. La vulnerabilidad de la población a otros tipos de desastres aumenta la creciente inseguridad de la población, reduciendo su resiliencia. Seethapathy Chander, del Banco de Desarrollo Asiático (BDA) habló de la necesidad de abordar cuestiones legales para poder avanzar. Asia es una región

25


especialmente sensible ante los desastre naturales, un gran número de personas y recursos están localizados en áreas de alto riesgo. El porcentaje de personas viviendo en zonas inundables se ha incrementado en un 114%. El riesgo ha aumentado en un 15%, a un ritmo más rápido que la creación de riqueza, donde tan sólo un 3% de las pérdidas están aseguradas. El BDA tiene un problema en su aproximación a la reducción de riesgo de desastres ambientales: de los 2.5 billones de dólares invertidos, el 96% se han destinado a mitigación y el 4% a adaptación. ¿Por qué? La falta de políticas adecuadas y medidas de adaptación consonantes con el conocimiento científico son las principales causas de la situación, a juicio de Señor Chander. El BDA trata ahora de realizar informes mas detallados a nivel nacional. Las cifras globales de desastres naturales son sorprendentes y cada incidente local resulta difícil de gestionar. Cerca de 800 personas murieron en desplazamientos de tierra en Río el año pasado. Las medidas políticas y de adaptación son necesarias, pero la reubicación de aquellas poblaciones en riesgo o recuperándose de un desastre no se está produciendo, poniendo de relieve la falta de liderazgo político. ¿Qué tiene que ver todo esto con las reuniones de Río?: nada. Ese es precisamente el problema; el problema de las migraciones y los desplazados medioambientales no aparece en el último borrador del documento oficial de Rio+20. ¿Es que acaso esta cuestión no forma parte de la sostenibilidad? A juicio de Heikki Holmås, probablemente es ya demasiado tarde para introducir nuevos cambios en el documento. Pero aún así debemos avanzar, abordar la realidad y realizar cambios “desde abajo,” buscando alianzas con gente, como los del panel de hoy, trabajando “desde arriba.” Países con el mayor número de personas desplazadas, 2011 País

# Sucesos # Desplazados

1. China

10

4,489,545

2. Philippines

20

2,499,241

3. Thailand

3

1,644,965

4. India

7

1,503,320

5. Japan

2

892,000

6. Sri Lanka

4

689,924

7. Mexico

3

546,795

8. Bangladesh

1

400,000

9. Pakistan

1

300,000

10. Turkey

1

252,000

11. Vietnam

2

230,000

12. Angola

3

227,490

13. Cambodia

1

214,000

14. Brazil

6

169,500

15. Colombia

2

149,000

Se muestran todos los países con al menos 100,000 personas desplazadas durante el año pasado.

26


Iglesia Católica presente en Río José Ignacio García Junio 20, 2012 Hoy la Iglesia Católica ha tenido una importante presencia en Río+20. Se inició en la mañana con un acto paralelo organizado por CIDSE , la organización que agrupa a las agencias de desarrollo católicas de Europa. Bajo el título no muy específico de: Intensificación sostenible, Agroecología – Derecho a la Alimentación y Cambio Climático y después de las palabras iniciales del Señor Bernd Nilles, Secretario General de CIDSE, cuatro intervinientes compartieron sus visiones bajo la presencia omnipresente de la Sra. Monika Hoegen, periodista, que llevó a cabo el evento. Hubo una presentación introductoria por parte del arzobispo Paul Ouedraogo, de Burkina Faso, que acercó a la audiencia la dramática situación de la población de su país debido a la poca lluvia que ha causado escasez de alimentos y el hambre masivo. Señaló los esfuerzos de la Iglesia con el fin de promover la resilencia en las comunidades, y la necesidad de alianzas con otras instituciones dado que la magnitud de los problemas es tan grande, que hacen imposible resolverlo de manera independiente e individualista. El primer ponente en intervenir fue el ingeniero agrónomo, bien conocido de la Universidad de Berkeley, el Señor Miguel Altieri, Profesor de Agroecología. Argumentó fuertemente en contra del uso del término sostenibilidad.” Los agro negocios tiene una lógica de consumo excesivo de recursos lo que hace imposible una relación respetuosa con el medio ambiente. El Señor Altieri propone la agroecología como una alternativa real basada en ser socialmente justa, económicamente viable, ecológicamente adaptada y aceptable culturalmente. Según el Señor Altieri agroecología es la única alternativa a la concesión de una soberanía alimentaria real de una sociedad. Inmediatamente después, la Sra. Loretta Dormal Marino, Directora General Adjunto de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, reivindicó el uso del término “sostenible” con el débil argumento de que la “sostenibilidad” es una palabra muy conocida por el público en general. La Sra. Anika Schroeder, asesora de política climática de Misereor, Alemania, pidió que la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria, deben abordarse como una cuestión de derechos humanos. Esto exigiría la intervención de los gobiernos para garantizar los derechos, cambiando la marcada tendencia de los gobiernos a considerar la crisis alimentaria como un asunto de mercado que debe ser considerado sólo en los aspectos económicos. Las medidas reglamentarias son indispensables, como la concesión de los derechos fundamentales. Por último el Señor Jean Marc von der Weid, Director de la asociación Agricultura Familiar y Agroecología (AS-PTA) de Brasil, presentó la experiencia de esta asociación que reúne a pequeños agricultores, grupos religiosos y asociaciones de mujeres. Él compartió cómo los agricultores que participan en la agroecología está obteniendo mejores resultados, incluso financieramente, ya que están menos

27


endeudados que los agricultores convencionales. En su opinión, es totalmente imposible un acuerdo entre la agroindustria y los pequeños productores, es necesario elegir o los unos o los otros. La mayoría del público estaba claramente del lado de los pequeños productores si creemos el caluroso aplauso a estas afirmaciones. Por la tarde fue la Santa Sede laque organizó un evento paralelo. Esta acto fue organizado conjuntamente por la Misión de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, Caritas Internationalis, Familia Franciscana Internacional, Catholic Relief Services, la Asociación de Voluntarios en Servicio Internacional y CIDSE. El encuentro se tituló: Agricultura y sostenible: la seguridad alimentaria, la tierra y la solidaridad. El panel estuvo precedido por la intervención del cardenal Scherer, enviado especial de Su Santidad el Papa Benedicto XVI a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible y el arzobispo de São Paulo. Aunque tenemos que reconocer el compromiso de la Iglesia por estar presente en Río+20, y el esfuerzo de participar en un debate público de este tipo, también tenemos que reconocer que no es fácil para la Iglesia encontrar una manera de estar presente, o por lo menos de encontrar un lenguaje que pueda ser entendido por muchos y no sólo por los creyentes. Es un gran paso adelante para llegar al debate público, pero todavía quedan cosas que ajustar como: un lenguaje más inclusivos para los creyentes y no creyentes, una mayor claridad en las opciones técnicas que la Iglesia promueve – no porque la Iglesia tenga que producir ciencia o tecnología en sí, sino porque considera que estas opciones son moralmente más valiosas que otras, así como una presentación mucho más adecuada de lo que la Iglesia hace.

La esperanza, motor del cambio Luis Arancibia Junio 20, 2012 El 9 de abril de 1992, hace exactamente 20 años, el volcán Cerro Negro, situado en la comarca de Lechecuagos cerca de la ciudad de León en Nicaragua, estalló en una violenta erupción que cubrió de cenizas más de 25.000 ha de pequeños campesinos pobres, daño seriamente ocho escuelas, contaminó los pozos de agua y destruyó los pocos caminos e infraestructuras existentes. Se trataba de una comunidad campesina que había sufrido la opresión somocista, la guerra posterior y la pobreza de tantas comunidades rurales de América Latina. En el verano de 2004 tuve la suerte de compartir unos meses con esa comunidad comprometida y luchadora. Las condiciones de vida seguían siendo muy duras y la pobreza golpeaba por todos lados. Sin embargo, se habían reconstruido las escuelas de Fe y Alegría dirigidas por las religiosas de la Asunción y habían crecido hasta la docena; tenían un sistema de agua canalizada, gestionado por la propia organización comunitaria, que llevaba agua potable a cada casa; habían creado el

28


banco de semillas que permitía a cerca de 200 familias librarse de los intereses de los usureros; incluso, gracias a su lucha y perseverancia habían instalado una red eléctrica que abastecía a la comunidad[1]. Hace unos meses, unos compañeros visitaron la comunidad y supe que seguían mejorando lenta pero constantemente su calidad de vida, gracias a una organización comunitaria sólida, basada en las comunidades cristianas de base que se reúnen periódicamente a compartir la palabra, la vida y la lucha. La historia de Lechecuagos es extraordinaria, pero no es única ni excepcional. Hay otras muchas historias de pequeñas y grandes conquistas, de victorias sobre la muerte de la pobreza y la explotación. Sin embargo, en nuestro trabajo por la justicia que nace de la fe no siempre reconocemos, celebramos y agradecemos los signos de esperanza que existen a nuestro alrededor. El sufrimiento de las personas que viven en la pobreza, la indignación que nos producen la desigualdad y la injusticia y la urgencia del activismo en el que vivimos inmersos, no nos permite tomar conciencia agradecida de los relatos concretos a través de los cuales la vida se abre paso, como un signo de la presencia del Reino entre nosotros. Solo si tenemos una mirada agradecida sobre nuestra realidad y nuestro mundo, somos capaces de traspasar el fatalismo y reconocer la presencia del Dios de la vida en lo germinal, como dice tan bellamente Benjamín Gonzalez Buelta. Necesitamos reconocer y celebrar, pues solo así nuestra memoria se hace agradecida y nuestra mirada se vuelve esperanzada al reconocer al Dios de la vida actuando en lo profundo de la historia e invitándonos a prolongar la tarea a favor del desarrollo humano y sostenible. En estos veinte años desde la cumbre de Rio encontramos motivos para la preocupación por una desigualdad que no para de crecer y para la indignación por el desinterés de los líderes de nuestro mundo en combatir con voluntad política la pobreza en la que vive aun casi la mitad de nuestro mundo y el deterioro ambiental que amenaza la creación entera. Pero al hacer memoria de estos años, podemos encontrar también motivos para la esperanza, razones para el agradecimiento, argumentos para la celebración. A pesar del crecimiento global de la población, el número de personas por debajo del umbral internacional de pobreza (1.25$/día) ha disminuido de 1.800 a 1.400 millones de personas en estos veinte años[2]; de cada 1.000 niños en países del Sur, 36 más que en 1992 sobreviven; la esperanza de vida en los países menos avanzados ha aumentado en cinco años y medio, alcanzando los 55.9 años[3] y el número de personas que tiene acceso al agua potable en África subsahariana ha pasado de 252 a 492 millones; en estos años, el porcentaje de mujeres parlamentarias casi se ha duplicado pasando de 11 a 20%. No son solo cifras. Son historias de superación, lucha y supervivencia personal y comunitaria. Son triunfos de la vida, que estamos llamados a reconocer, agradecer y celebrar. También podemos encontrar un signo de esperanza, en medio de tantas dificultades y limitaciones que identifico con mucha mayor facilidad, es la creciente toma de conciencia, sensibilización, movilización e incluso capacidad de influencia de la sociedad civil organizada. En estos años hemos asistido al surgimiento del movimiento antiglobalización y al desarrollo de las redes globales de organizaciones no gubernamentales; hemos visto desarrollarse a los foros sociales mundiales y a las comunidades indígenas de base organizarse y lograr reconocimiento y poder;

29


hemos asistido al reconocimiento universal de los derechos humanos y a las revoluciones pacificas a favor de la democracia en muchos rincones del mundo; hemos sido testigos del la toma de conciencia medioambiental en gobiernos, empresas y personas que el movimiento ecologista ha conseguido. Son triunfos incompletos, logros insuficientes ante la magnitud de los problemas y de los desafíos a los que nos enfrentamos. Pero son avances que hemos de reconocer, logros que estamos invitados a agradecer, victorias que no siempre celebramos como se merecen. Veinte años después de Rio los desafíos para el desarrollo sostenible de nuestro mundo siguen siendo gigantescos y el trabajo por la justicia social y medioambiental sigue siendo una tarea prioritaria. La fe en el Dios de la vida constituye un motor incombustible para seguir colaborando en la tarea de hacer de nuestro mundo un lugar más habitable y humano para todas las personas. Pero la justicia y la fe, se alimentan de una memoria agradecida, de una mirada lúcida y de una celebración conspiradora. Examinar estos veinte años de desarrollo sostenible, es una oportunidad para reconocer al mensajero de la paz y la justicia abriéndose camino lenta pero firmemente en nuestra historia. Luis Arancibia es Director- Adjunto de Entreculturas. Actualmente en un sabático en el Boston College. [1] Una sistematización de la experiencia del Núcleo educativo rural de Lechecuagos puede encontrarse en http://centroderecursos.alboan.org/ebooks/0000/0703/6_FyA_NUC.pdf [2] Todas las cifras, salvo indicación, obtenidas de United Nations Development Programme, [3] United Nations Population division

Jueves 21 de Junio 2012 El cuarto día en Río 20, y el documento muy esperado, satisfaciendo a los líderes de la Conferencia también sacó la consternación y la desilusión, que no sorprendía dado las expectativas muy bajas que los estados destinen significativamente al desarrollo sostenible. Patxi Alvarez nos recuerda aunque esto al final, la esperanza esté en la gente y las numerosas iniciativas creativas que ocurren globalmente la promoción del desarrollo humano sostenible e integral. Frank Turner comparte lo que hemos aprendido sobre el desarrollo sostenible durante los años. También hay una entrevista de vídeo por Pedro Walpole de Shweta Marandi, una muchacha de Adivasi joven de India, que comenzó una campaña para reducir el uso de electricidad en pueblos. También compartimos con usted los toques de luz del Foro de los Líderes de las futuras mujeres quieren y de la perspectiva de periferia del centro dominante en las discusiones de Cumbre habla Mauricio Lopez de la Comunidad de Vida cristiana Mundial.

30


Oración para el 21 de Junio, Río+20

JUZGAR A. Contexto como preparación de la jornada: La propuesta de una economía verde y sus graves peligros y retos Una de las premisas básicas para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable, Río+20, es el concepto de “Economía Verde” (EV). La mayoría de las reflexiones, aportes, y ejes de trabajo de este encuentro internacional, giran alrededor de este concepto. Sin embargo, debemos confrontar la concepción de esta noción de EV en su construcción meramente sustentada en las leyes de mercado que sostienen, y reproducen, el modelo mismo de desarrollo que hoy ha probado sus claras limitaciones y ha generado una mayor brecha de pobreza e injustica en la distribución de los recursos y bienes. Nuestra perspectiva como creyentes debe sustentarse en los planteamientos de la Doctrina Social de la Iglesia, la cual habla de buscar otro paradigma . Igualmente es importante anticipar lo que ya se está percibiendo en los espacios de discusión sobre la Río+20; se habla de la EV como nuevo paradigma, pero se inserta en la visión de libre mercado que ha probado ser un mecanismo inútil para reducir la pobreza y las desigualdades, ya que su razón de ser es crear utilidades, sin importar los impactos sociales. B. Frase clave: “Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en el corazón de Dios” (Gaudium Et Spes, 1). C. Texto base para la reflexión pastoral: “La naturaleza, especialmente en nuestra época, está tan integrada en la dinámica social y culturales que prácticamente ya no constituye una variable independiente. El acaparamiento de los recursos, especialmente del agua, puede provocar graves conflictos entre las poblaciones afectadas… Ante el imparable aumento de la interdependencia mundial, y también en presencia de una recesión de alcance global, se siente mucho la urgencia de la reforma tanto de la Organización de las Naciones Unidas como de la arquitectura económica y financiera internacional, para que se dé una concreción real al concepto de familia de naciones. Y se siente la urgencia de encontrar formas innovadoras para poner en práctica el principio de la responsabilidad de proteger y dar también una voz eficaz en las decisiones comunes a las naciones más pobres. Esto aparece necesario precisamente con vistas a un ordenamiento político, jurídico y económico que incremente y oriente la colaboración internacional hacia el desarrollo solidario de todos los pueblos… para prevenir el empeoramiento de la situación financiera actual y mayores

31


desequilibrios consiguientes… para garantizar la salvaguardia del ambiente” (Cáritas In Veritate No. 57 y 61). “El absolutismo de la técnica tiende a producir una incapacidad de percibir todo aquello que no se explica con la pura materia. Sin embargo, todos los hombres tienen experiencia de tantos aspectos inmateriales y espirituales de su vida… Todo conocimiento, hasta el más simple, es siempre un pequeño prodigio, porque nunca se explica completamente con los elementos materiales que empleamos. En toda verdad hay siempre algo más de lo que cabía esperar, en el amor que recibimos hay siempre algo que nos sorprende” (Cáritas In Veritate No. 77). D. Guía de reflexión:  ¿Cuáles son las causas más profundas que están provocando esta situación?  ¿Cómo contribuimos con nuestro estilo de vida, decisiones u omisiones, a que esta situación sea así?  ¿Qué expresiones significativas de defensa del medio ambiente y promoción ambiental vemos a nuestro alrededor?; ¿Qué es lo que más nos llama la atención?; y ¿Qué podemos aprender de ellas?  ¿Es el concepto de Economía Verde un verdadero nuevo paradigma?, ¿Cuáles son sus limitaciones y peligros?, y ¿Qué alternativas podemos poner sobre la mesa? E. Oración de cierre: Y por la hermana tierra, que es toda bendición, la hermana madre tierra, que da en toda ocasión las hierbas y los frutos y flores de color, y nos sustenta y rige: ¡Alabado sea mi Señor! ¡No probarán la muerte de la condenación! Servidle con ternura y humilde corazón. Agradeced sus dones, cantad su creación. Las criaturas todas, bendecid a mi Señor. Amén. (San Francisco de Asís)

Desarrollo Sostenible – Lo que hemos aprendido Junio 21, 2012 Las ideas sobre el desarrollo también cambian, se desarrollan podríamos decir. No nos podemos imaginar hoy, tal y como mucha gente pensaba en la década de los 1960s, que economías menos desarrolladas simplemente “despegarían” (take off) una vez que alcanzasen un punto crítico, en virtud de una tendencia que podríamos llamar natural hacia el progreso. Estas teorías tan influyentes como ingenuas fueron descritas por el investigador social norte americano Walt Rostow, en 1960, en un trabajo de gran impacto titulado Las etapas del desarrollo: una declaración no comunista. ‘Economías subdesarrolladas’ no alcanzarían necesariamente a las más ricas, pero compartirían, cada vez más, la creciente prosperidad, motivados por el ejemplo de sus vecinos más prósperos. Los países ricos, se suponía, eran el modelo al cual debían aspirar los países más pobres. Según esta interpretación el desarrollo es un proceso harmónico en el que los intereses de todos, más o menos, coinciden. La Iglesia, con mucho más contacto con la realidad humana que un profesor universitario de Estados Unidos, fue mucho más prudente.

32


Juan XXIII en la encíclica Pacem in Terris (1963) aceptó la premisa de Rostow que subraya que los países atraviesan ‘diferentes estadios de desarrollo’ (p 73) pero (en un momento en el que, indirectamente, los conflictos entre las potencias de la Guerra Fría eran sobre el control de recursos, instrumentalizando a los países más pobres) evitó dar por supuesto un estado de harmonía natural entre las naciones. Más bien habría un combate por el dominio entre las naciones (p 92-93) y por eso lanzó una llamada a la ‘solidaridad’ (casi unos veinte años antes de que Juan Pablo II adoptara este término); ha alentado la puesta en común de recursos materiales y espirituales (p 98) y el tratamiento de las diferencias mediante la negociación, ‘no por la fuerza armada, ni por engaño o argucia’ (p 93). Lo que siguió a los años 60 tristemente dio la razón a los temores de Juan XXIII. A través de la Guerra Fría, las superpotencias utilizaron las guerras de los países satélites en lo que llamaban el ‘Tercer Mundo’ ( el Primero serían los países occidentales y el segundo la URSS). Mientras tanto se explotaban los recursos naturales de América Latina y África por las potencias dominantes para satisfacer las necesidades estratégicas de sus industrias más que para el desarrollo de esos pueblos. Estos dos procesos diferentes se combinaron para dar lugar a un efecto sombrío. La guerra civil de Angola, que duró desde 1975 a 2002, no habría durado tanto tiempo si Angola no hubiese sido rica en petróleo y diamantes, así mientras un bando era sostenido por la Unión Sovietica y Cuba, el otro lo era por los EE. UU., Israel y el régimen del apartheid de Sud África. Así nos enteramos de la maldición de los recursos’ más que del enriquecimiento por los recursos. Mientras tanto, las instituciones de Bretton Woods, dominadas por Occidente (principalmente el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional) normalmente incorporaron, como condición para sus préstamos, a los países pobres, las políticas de desregulación y privatización; la priorización de cultivos comerciales para la exportación, en lugar de agricultura en pequeña escala para el sustento; una política que en muchos sentidos hacía el desarrollo más difícil, mientras que favorecía a los países más ricos. Una cosas que hemos aprendido es que el desarrollo sostenible no se puede conseguir salvo si se convierte en un principio de empoderamiento, allí donde se sostienen las capacidades de participación de los países, no sólo sus materias primarias. Así el Papa Benedicto XVI, en 2005, en su encíclica Caritas in Veritate incluye en el subtítulo la frase ‘desarrollo humano integral’: la palabra ‘desarrollo’ aparece más de 100 veces en la carta, pero insiste mucho en que no es posible el desarrollo sin ‘justicia’ como tampoco es posible sin ponerlo al servicio del ‘bien común’ (es decir, el bien que no es aceptable cuando se excluye a los pobres de él). Promoviendo estos dos objetivos, conjuntamente, dice el Papa, ‘ésta es la vía institucional – también política, podríamos decir – de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis’ (p 7). En distintos mensajes con motivo de las Jornadas Mundial de la Paz muestran los cambios en la reflexión sobre estos modelos, desde ‘crecimiento’ a justicia. En el mensaje de 2009, el Papa Benedicto escribió sobre las negativas consecuencias del ‘superdesarrollo’ (p 2). En el mensaje de 2010 de Juan Pablo II: ‘Paz con Dios creador, paz con toda la creación, es evidente que una solución adecuada no puede consistir simplemente en una gestión mejor o en un uso menos irracional de los recursos de la tierra. Aun reconociendo la utilidad práctica de tales medios, parece necesario remontarse hasta los orígenes y afrontar en su conjunto la profunda crisis

33


moral, de la que el deterioro ambiental es uno de los aspectos más preocupantes’ (p 5, resaltado en el original). Benedicto XVI apelará no sólo a una ‘eficiencia energética (una fórmula compatible con la economía liberal) sino que propone una redistribución de los recursos energéticos en favor de las naciones que carecen de ellos’ (Jornada Mundial de la Paz 2010, p 9). Por lo tanto, hemos aprendido algo más, aunque ciertamente nuestras sociedades necesitan tiempo para digerir sus implicaciones. El desarrollo sostenible deber ser, de ahora en adelante, un principio fundante de las políticas públicas. No podemos ‘crecer’ para salir de la crisis económica actual a menos que el crecimiento signifique el ‘desarrollo humano integral’ que no es una mera acumulación de posesiones para una minoría sino que el crecimiento debe favorecer a todos, especialmente a los que más lo necesitan. El énfasis de este crecimiento debe ponerse en diferenciar a quién y cómo beneficia. Cuando hablamos de la Unión Europea o los Estados Unidos podemos hablar de ‘desarrollo sostenible.’ Cuando hablamos de los países más pobres del mundo sería mejor hablar de ‘desarrollo sostenible.’

¿Otro mundo es posible? La perspectiva centro-periferia en Río+20 Mauricio Lopez Oropeza Junio 21, 2012 Muchas grandes palabras y conceptos, tales como DIGNIDAD, RESLILIENCIA, EQUIDAD, etc, han sido presentados en el marco de la cumbre oficial Río+20. Todas ellas evidentemente suenan razonables, interesantes e importantes; incluso hemos escuchado estas grandes afirmaciones en el marco del que se ha tornado en un slogan de los eventos de las ONGs en la cumbre: “OTRO MUNDO ES POSIBLE.” En este planteamiento caben hoy casi todos los posicionamientos, y pareciera que se trivializa peligrosamente, o pierde su sentido al ser enmarcado en visiones verticales como muchas de las que hemos atestiguado aquí en estos días. Preocupa mucho que la mayoría de estos grandes conceptos e ideales han sido ubicados en el marco de lo que se ha intentado posicionar como un paraguas común que insiste en aglutinar todo en función de sus propias intenciones: la ECONOMIA VERDE (EV). Hemos escuchado en este contexto de la Río+20, y en los espacios de trabajo previos, cómo la EV parece que trata de acarrear consigo, persistentemente, a su fallido antecesor, el DESARROLLO SUSTENTABLE; igualmente con grandes ideales y buenas intenciones, pero también ahogado por intereses mayores, y que en esta cumbre parece haber sido sentenciado a muerte en su concepción inicial que por 20 años no pudo cumplirse. Con estas afirmaciones no tratamos de negar o rechazar muchos de los grandes aportes de las sociedades para dar sentido y origen a estos conceptos.

34


El problema que percibimos, y que se torna en la no-ética social del modelo estructural del sistema mundo hoy, es que hay entes (por llamarlos de alguna manera) que representan intereses que tienen dimensiones inigualables, y que son grupos corporativos del más alto nivel, los cuales hoy no tienen nacionalidad – tampoco la necesitan en el esquema global que se va desviando y reproduciendo hacia las propias rutas trazadas por ellos. Estos entes, que ocultan el rostro de personas e intereses concretos, tienen tal poder de incidencia que en esta cumbre podemos olfatear por todas partes su omnipresencia desde los discursos de algunos grupos, las posiciones de algunos estados, pero sobre todo, y en ello el eje de este aporte, en la lógica CENTRO-PERIFERIA que igual que estructura el mundo económico, también incide, desafortunadamente, en el espacio de intento colectivo de Naciones y Organizaciones en diálogo dentro de esta Cumbre por el Desarrollo Sustentable. Ya lo dijo Michael Porter en su libro “Ser competitivo,” hay naciones ganadoras y naciones perdedoras. También lo afirmaron los autores que impulsaron la perspectiva centro-periferia (Friedman, Prebisch, y otros) en el intercambio económico que sirve de base para el modelo global actual. El “Centro-Ganador” es el que establece el discurso dominante, sus proyecciones enmarcan las discusiones que inciden en los cambios de las estructuras globales, y genera modelos que se exportan a los países y grupos “Periféricos-Perdedores” que son vistos como incapaces y excluidos que no tienen la posibilidad de trazar por sí mismos un horizonte, y que si lo hacen fuera de los planteamientos estructurantes del Centro, se anticipa que equivocarán el camino. Aquí en la Río+20 percibimos la noción de CENTRO-PERIFERIA en el plano de lo conceptual, donde la apuesta por la ECONOMÍA VERDE ha marcado el ritmo de las discusiones, y el cual establece los mecanismos propios del mercado como ejes organizadores de la sociedad. Este concepto, a decir de muchos participantes, reafirma, incluso en los documentos de trabajo de la cumbre, la centralidad del esquema de agro-negocio y mega-empresa como bases predominantes para impulsar la superación de la pobreza… y todo lo demás se dará por añadidura (triste uso para tan bello concepto de la tradición cristiana). Voces solidas e informadas hablan en la Cumbre desde la experiencia de la RESILIENCIA que se sustenta en visiones como la agroecológica, desde la afirmación de la diversidad como eje de comprensión de la realidad en un mundo complejo, y sobre todo desde la constatación de que las respuestas, si han de ser genuinamente originadas en la experiencia de RESILIENCIA, han de provenir de los propios actores de la realidad profunda y de base. Sobre todo algunos campesinos, indígenas, y otros grupos que han tenido una relación histórica más respetuosa con la tierra, y que siguen representando la mayor proporción de la producción total para la alimentación de nuestro planeta. Pero, y siempre hay un pero en estas cuestiones del CENTRO-PERIFERIA, el problema fundamental que percibimos está en la certeza de que las decisiones están tomadas de antemano por ese CENTRO que está aquí sin estarlo, o está aquí representado por algunos grupos y gobiernos. Esta presencia toma fuerza en los posicionamientos que reafirman que un cambio de fondo no es necesario, que basta con reverdecer un poco el modelo que en las últimas décadas hemos vivido, y que debemos enfocarnos en mitigar los impactos que equivocadamente son llamados externalidades (y es una equivocación porque dichas “externalidades” no son algo casual o externo, llamarlo así exime de responsabilidad a los modelos de mercado y

35


consumo que llevan en lo más profundo su intención de sacar el mayor provecho a costa de todo y todos). Sobre todo, estas voces tratan de convencernos en esta cumbre, que todos-as están siendo escuchados, y que asistimos a un acto de profunda democracia; cuando, estando aquí, podemos ver que las discusiones de fondo se dieron hace meses, y que se refuerza la premisa de que el crecimiento es la única salida de la crisis actual. Hablar de CENTRO-PERIFERIA, incluso participando en la Cumbre Oficial Río+20 es alarmante, pero aún más dramático es imaginar y constatar lo que experimentan los muchos movimientos sociales, organizaciones de base, y grupos identitarios que están por su parte en la Cúpula de los Pueblos a varias decenas de kilómetros de distancia, y que tanto ellos, como sus propuestas y demandas, no parecen tener ninguna cabida de manera formal aquí en este gran evento democrático. Si Otro mundo es posible, aquellos que llamamos más vulnerables, y que seguramente serán los más afectados por lo que será el modelo de ECONOMIA VERDE, son los que tienen en realidad mayor claridad de lo que significa la experiencia de RESILIENCIA, y deberíamos pedirles que nos eduquen en tan hermosa tarea. Mauricio López Oropeza es con la Comunidad de Vida Cristiana Mundial y él puede ser alcanzado por su correo electrónico: mauricio(at)cvx-clc.net.

La esperanza está en las personas Patxi Álvarez, SJ Junio 21, 2012

Inicio de la conferencia organizada por la UNDP, "Beyond GDP: Measuring the Future We Want"

Esta Conferencia de Río+20 es una exhibición de innumerables grupos procedentes de todo el mundo que aspiran a llevar una vida digna de ser llamada humana, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente. Se manifiestan en las calles, se cuelan entre los ministros y jefes de Gobierno en la cumbre oficial y organizan múltiples actividades públicas donde muestran sus iniciativas locales.

36


Mientras se extiende la sensación de que el documento final de la Conferencia confirmará un escaso compromiso de los Estados con el desarrollo sostenible, una vez más se puede comprobar que la esperanza está en las personas. Hoy teníamos la ocasión de conocer a Shweta, una preciosa chica adivasi –indígena, por tanto– de la India que nos hablaba de su empeño por reducir el uso de electricidad en las aldeas. Un modo de contribuir a ahorrar recursos energéticos y a extender la preocupación por el medio ambiente. Shweta trabaja con Robert Athickal, SJ en Patna, en una organización llamada Tarumitra, “amigos de los árboles. Igualmente, se multiplican en el mundo los esfuerzos por acompañar a campesinos pobres para que puedan aumentar su producción agrícola sin utilizar productos químicos. Esto les protege de la dependencia de la industria agrícola, cuida de sus suelos y les ayuda a preservar la diversidad de las semillas. Son muchos los lugares donde la Compañía está participando de estos esfuerzos. Abundan las comunidades que se defienden de la acometida de las empresas extractivas y de los grandes proyectos de desarrollo, que las desplazan y despojan de sus tierras. Un movimiento sin precedentes en la historia acelerado por la demanda insaciable de recursos naturales que impulsa nuestro modelo de consumo. Los jóvenes del planeta están cada día más convencidos de que el crecimiento tiene que ir de la mano de la protección del medio ambiente. Incluso aunque esto disminuya el crecimiento, como señalaba hoy Fondapol, en una encuesta llevada a cabo entre jóvenes del mundo sobre desarrollo sostenible. También hemos podido escuchar los esfuerzos del Programa de Naciones Unidas por el Desarrollo para valorar el crecimiento de otro modo que no sea exclusivamente económico, como se hace con el PIB. Hace años que incorporó en su medición la educación, la salud y la esperanza de vida como parte de los indicadores del desarrollo. Más tarde introdujeron la igualdad, ahora le toca el turno a la sostenibilidad. Pues no hay desarrollo real, si no es sostenible. La insostenibilidad en el desarrollo condena a las generaciones futuras a desprotección y vulnerabilidad. La lista de iniciativas podría ser larguísima. Mientras los jefes de Gobierno siguen dialogando e intentando alcanzar acuerdos viables en competición de intereses – con exasperante poco éxito, nos corresponde continuar sumando esfuerzos a una construcción colectiva global de protección de la naturaleza, de la que hoy nace toda esperanza razonable El reloj corre cuenta atrás. No podemos demorarnos en nuestro compromiso cuando aumentan los indicadores de deterioro del medioambiente y de las poblaciones amenazadas. Todos estamos convocados a utilizar nuestra creatividad para generar nuevos estilos de vida, más sanos, más sencillos, más saludables y más responsables con el medio ambiente.

37


El futuro que quieren las mujeres: Igualdad de género y empoderamiento femenino para el desarrollo sostenible Junio 21, 2012 El futuro que quieren las mujeres: Igualdad de género y empoderamiento femenino para el desarrollo sostenible

Michelle Bachelet Director ejecutivo de Mujeres de Naciones Unidas y ex-Presidenta de Chile, hoy en el Río+20 Conferencia sobre Desarrollo sostenible La exclusión de las mujeres nos hace daño a todos. Necesitamos coordinar nuestra capacidad global de aprendizaje. Necesitamos un nuevo paradigma de desarrollo centrado en el el ser humano. Tenemos que transformar las palabras en acciones. Los mismos derechos y la misma participación para todos. El mundo nos necesita, hagamos que el mundo nos escuche.

Dr Gro Harlem Brundtland Ex Primer Ministro de Noruega y Presidente de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Comisión Brundtland) Niñas y mujeres están en el centro del futuro desarrollo. Niñas y mujeres suponen representan una parte significativa de la economía. Niñas y mujeres han jugado y siguen jugando un papel central en todas las sociedades y en todas las áreas de esas sociedades. Niñas y mujeres tienen un importante papel que jugar en la gestión medioambiental. El empoderamiento de las mujeres es el catalizador mas importante del cambio global. Las mujeres pueden jugar un papel clave en la implementación de los objetivos de la sustentabilidad global. Justicia social, igualdad de genero y sustentabilidad medioambiental son condiciones necesarias para el cambio. No infravaloremos el papel clave de las mujeres. No podemos permitirnos ignorar este hecho tan decisivo.

38


Prerana Shakya Girl Scouts, Nepal Necesitamos que los gobiernos tomen decisiones valientes. Las mujeres de todo el mundo están haciendo una contribución significativa a la humanidad. Las mujeres son vectores de cambio social. Cuando hablamos de mujeres sobresalen cuatro temas: la necesidad de participación plena y significativa, la habilidad para valorar la economía del cuidado, la necesidad de garantizar el acceso a la sanidad y la importancia de eliminar la pobreza femenina. La mayoría del trabajo realizado por mujeres es invisible a los ojos del PIB; necesitamos ir mas allá del PIB y explorar otras medidas significativas de desarrollo.

Lakshmi Puri. Ciertamente hemos mejorado, pero todavía queda un largo camino por recorrer. La igualdad de genero y el empoderamiento femenino es un tema transversal a todos los objetivos de desarrollo del milenio. Las dimensiones económica, social y medioambiental son la trinidad del desarrollo. La igualdad de genero y el empoderamiento femenino son centrales a las tres dimensiones. Hemos visto una marcha atrás en algunas áreas, como la salud reproductiva. Este es un reto que tenemos que abordar y superar. Necesitamos acelerar la implementación.

Anita Nayar Development Alternatives with Women for a New Era (DAWNE)

39


Tenemos que ser conscientes que esta conferencia esta teniendo lugar en un momento de grave disrupción medioambiental. Las crisis estructurales profundas que atravesamos necesitan para su solución un nuevo marco analítico y estructural. Necesitamos un cambio de conciencia para ver las conexiones entre la economía y la ecología. En los textos de Río+20 no hay un reconocimiento explicito de estas conexiones. Los textos no son equilibrados y no dan la suficiente importancia a las cuestiones de genero. El nuevo marco de la economía verde prioriza la economía sobre la ecología y la justicia social. Los intereses empresariales están protegidos en esta conferencia. Los vínculos entre genero y los tres pilares del desarrollo sostenible has sido reconocidos, pero no han sido plenamente introducidos en los borradores del documento de Rio. Es necesario decirlo algo y claro: tenemos que abordar la realidad, ponernos en pie y empezar a trabajar.

Eleonora Menicucci Ministra de asuntos de las mujeres del Brasil Hablar de un mundo sostenible es hablar de un mundo que incluye a las mujeres en todas las esferas de la actividad económica, social y política. Significa reconocer el trabajo doméstico remunerado y no remunerado como trabajo productivo.

Mary Robinson ExPresidenta de la Republica de Irlanda Tres temas clave ha sobresalido: igualdad de género, empoderamiento femenino y liderazgo de mujeres.

40


Borrador del acuerdo: ¿frustración o satisfacción? José Ignacio García Junio 21, 2012 El canciller brasileño, Antonio de Aguiar Patriota inauguró ayer la sesión plenaria del mediodía, informando que creía que estaban en condiciones de adoptar el texto que se presentaría oficialmente en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible (Río+20) para su aprobación. Observó que, si bien no es ideal, el texto representa “el equilibrio” en este momento. “Ahora tenemos un texto que será aprobado en la Conferencia,” dijo el Sr. Sha Zukang, Secretario General de Río+20, en un comunicado. “Creemos que el texto contiene mucha acción, y si esta acción se implementa, y si las medidas de seguimiento se toman, realmente va a provocar una gran diferencia al generar un cambio global positivo.” Destacó la forma incluyente en que Brasil llevó las consultas, y destacó, entre otros elementos de este borrador: el acuerdo sobre un proceso para establecer los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la economía verde, el foro de alto nivel para el seguimiento sobre el desarrollo sostenible, el sector privado ha sido invitado a hacer de los informes de la sostenibilidad corporativa parte de su responsabilidad, el inicio de un proceso para ir más allá de Producto Interno Bruto para medir la prosperidad y el bienestar … “Al igual que en todas las negociaciones, habrá algunos países que sienten que el texto podría ser más ambicioso, otros que sienten que sus propias propuestas podrían reflejarse mejor, mientras que otros podrían preferir tener su propio idioma,” dijo. “Pero, seamos claros: las negociaciones multilaterales requieren tomar y ceder.” En el lado opuesto, el representante de las organizaciones no gubernamentales, dijo con palabras muy fuertes en un comunicado leído en la sesión plenaria de la Conferencia, delante de los Jefes de Estado o de Gobierno: “No se puede tener un documento titulado El futuro que queremos sin ninguna mención de los límites planetarios, puntos de inflexión, o capacidad de carga de la Tierra. El texto en su forma actual está completamente fuera de contacto con la realidad. Para ser claros, las ONG aquí en Río de ningún modo aprueban este documento. Ya hay más de 1.000 organizaciones e individuos han firmado en un solo día una petición llamada El Futuro que No queremos que niega por completo el texto actual. No, de ninguna manera refleja nuestra aspiración, y por lo tanto, exigimos que las palabras ‘en la plena participación de la sociedad civil’ se eliminen en el primer párrafo.” Hay un acuerdo general sobre la debilidad del documento, incluso el Sr. Ban Kimoon, ha mostrado su frustración porque él esperaba un acuerdo mucho más ambicioso: “Algunos Estados miembros esperaban un documento más ambicioso, yo también esperaba que pudiéramos tener un documento de resultados más ambiciosos. Sin embargo, usted debe entender que las negociaciones han sido muy difíciles, y muy lentas, debido a tantos intereses en conflicto.”

41


Esta vez, la fotografía muestra una imagen muy diferente de la realidad en función de quién la haya tomado. Hoy pudimos conversar con el P. Johnny Muller, SJ, presidente del Consejo Consultivo de la agencia de desarrollo alemana Misereor y que asiste a la Conferencia en calidad de miembro de la delegación oficial de Alemania. El Gobierno alemán invitó a varias organizaciones no gubernamentales a formar parte de la representación oficial y Misereor es uno de ellas. El P. Muller cree que sólo el tiempo dirá si esto fue, o no, un buen acuerdo. Según ha señalado, no debemos olvidar de dónde veníamos: el fiasco enorme de Copenhague y las conferencias posteriores sobre el Cambio Climático. Río es una nueva oportunidad para el multilateralismo, un camino largo y sinuoso, pero por el que hemos conseguido caminar en el pasado. Ahora bien, para que este acuerdo funcione, se necesita el compromiso de todos y, especialmente, la participación de la sociedad civil. Lo más probable es que el texto del acuerdo no vaya a cambiar, ya que cualquier cambio sería abrir nuevos debates y esto abriría la caja de Pandora. Se van a hacer muchos análisis a lo largo de los próximos días. Vamos a escuchar mensajes de satisfacción y mucho más de consternación. Sin embargo, si somos honestos, debemos reconocer que las expectativas eran muy bajas de antemano; y este texto no ha hecho sino cumplir con ellas: sin casi creatividad y sin casi ninguna novedad se han cumplido unas expectativas muy pequeñas.

Viernes 22 de Junio 2012 Este número de Ecojesuit dedica especial atención a la Cumbre de los Pueblos, el evento que promovido por la sociedad civil quiere ser una voz alternativa a la cumbre oficial de Río+20. El escenario de esta Cumbre es una zona preciosa de Rio de Janeiro, Aterro do Flamengo, allí junto al mar y en un ambiente festivo se han congredo más de 50.000 personas estos días para compartir, aprender y celebrar el sueño de un mundo diferente. Hemos tenido la suerte de disfrutrar durante unas horas de las iniciativas organizadas por distintas obras de la Compañía de Jesús, coordinadas en esta ocasión por Fe y Alegría de Brasil.

Oración para el 22 de Junio, Río+20

ACTUAR A. Contexto como preparación de la jornada: Promover un desarrollo humano integral

42


“En las iniciativas para el desarrollo debe quedar a salvo el principio de la centralidad de la persona humana, que es quien debe asumirse en primer lugar el deber del desarrollo. Lo que interesa principalmente es la mejora de las condiciones de vida de las personas concretas… Los programas de desarrollo, para poder adaptarse a las situaciones concretas, han de ser flexibles; y las personas que se beneficien deben implicarse directamente en su planificación y convertirse en protagonistas de su realización. También es necesario aplicar los criterios de progresión y acompañamiento, porque no hay recetas universalmente válidas. Constructores de su propio desarrollo, los pueblos son los primeros responsables de él… Las soluciones se han de ajustar a la vida de los pueblos y de las personas concretas, basándose en una valoración prudencial de cada situación… es necesaria la movilización efectiva de todos los sujetos de la sociedad civil, tanto de las personas jurídicas como de las personas físicas” (Cáritas In Veritate No. 47). B. Frase clave: “El ser humano, a quien Dios le encargó la creación, debe contemplarla, cuidarla y utilizarla, respetando siempre el orden que le dio el Creador” (V CELAM-Aparecida No. 125). C. Texto base para la reflexión pastoral: Se está tomando conciencia de la naturaleza como una herencia gratuita que recibimos para proteger, como espacio precioso de la convivencia humana y como responsabilidad cuidadosa del señorío del hombre para bien de todos. Esta herencia se manifiesta muchas veces frágil e indefensa ante los poderes económicos y tecnológicos. Por eso, como profetas de la vida, queremos insistir que en las intervenciones sobre los recursos naturales no predominen los intereses de grupos económicos que arrasan irracionalmente las fuentes de vida, en perjuicio de naciones enteras y de la misma humanidad (V CELAM No. 471). Ante esta situación ofrecemos algunas propuestas y orientaciones: 1. Evangelizar a nuestros pueblos para descubrir el don de la creación, sabiéndola contemplar y cuidar como casa de todos los seres vivos y matriz de la vida del planeta… educando para un estilo de vida de sobriedad y austeridad solidarias. 2. Profundizar la presencia pastoral en las poblaciones más frágiles y amenazadas por el desarrollo depredatorio, y apoyarlas para lograr una equitativa distribución de tierra, agua y espacios urbanos. 3. Buscar un modelo de desarrollo alternativo, integral y solidario, basado en una ética que incluya la responsabilidad por una auténtica ecología natural y humana. 4. Empeñar nuestros esfuerzos en la promulgación de políticas públicas y participaciones ciudadanas que garanticen la protección, conservación y restauración de la naturaleza. 5. Determinar medidas de monitoreo sobre la aplicación de los estándares ambientales internacionales. D. Guía de reflexión:  ¿Qué acciones concretas, viables y sostenidas nos sentimos llamados a realizar como comunidades cristianas, y como personas, para contribuir a la protección del medio ambiente?  ¿Qué tipo de acciones, iniciativas o propuestas podríamos realizar como ignacianos (u organizaciones fraternas) en lo local, nacional y mundial en este sentido?  ¿Qué tipo de redes, de Iglesia u otras, podrían ser importantes emprender o reforzar para tener una acción más significativa?

43


E. Oración de cierre: Y por los que perdonan y aguantan por tu amor los males corporales y la tribulación: ¡felices los que sufren en paz con el dolor, porque les llega el tiempo de la consolación! ¡No probarán la muerte de la condenación! Servidle con ternura y humilde corazón. Agradeced sus dones, cantad su creación. Las criaturas todas, bendecid a mi Señor. Amén. (San Francisco de Asís). F. Material de apoyo: She’s Alive… Beautiful… Finite… Hurting… Worth Dying forPropuesta presentada por: Comunidad de Vida Cristiana (CVX-Mundial) Zero Draft of Rio+20 (documento pdf), copie y pegue la siguiente URL en su navegador web http://www.uncsd2012.org/rio20/content/documents/370The%20Future%20We%2 0Want%2010Jan%20clean%20_no%20brackets.pdf Sanar un Mundo Herido, Secretariado para la Justicia Social y la Ecología de la Compañía de Jesús (SJSE) Carta Encíclica, Caritas in Veritate. Benedicto XVI V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe Red Ecojesuit Equipo Itinerante Amazónico Conferencia de Provinciales Jesuitas en América Latina (CPAL) y Apostolado Social Fe y Alegría Brasil Contactos e información con: Mauricio López Oropeza, Coordinación de Iniciativas Apostólicas e Incidencia Internacional CVX, Correo electrónico: mauricio(at)cvx-clc.net Franklin Ibáñez, Secretario Ejecutivo CVX, Correo electrónico: exsec(at)cvx-clc.net

Los jóvenes en la defensa de la vida Mary Tere Guzmán Junio 22, 2012 Estos días durante la cumbre de Río+20 es constante la presencia de jóvenes en los foros y espacios de discusión. El título de la cumbre, El Futuro Que Queremos, indiscutiblemente convoca a las nuevas generaciones a debatir y a ejercer su derecho a decidir sobre su futuro. En algunos espacios oficiales de la cumbre se presentan estudios y encuestas sobre la opinión de los jóvenes respecto a la globalización, al desarrollo sostenible o a la oportunidad que representa la economía verde para el desarrollo de sus países. Es muy difícil analizar la juventud, evidentemente no es una sola ni homogénea pero comparte características propias de esta cultura globalizada y postmoderna. Paralelamente a la cumbre oficial en Río se desarrolla la Cumbre de los

44


Pueblos. En ella, a diferencia de la oficial, la presencia de los y las jóvenes es entusiasta. Contra las críticas que muchas veces nos atrevemos a lanzar sobre la juventud como apática y despolitizada, en esta cumbre encontramos a jóvenes preocupados y ocupados en el trabajo de crear propuestas para el futuro que ellos y ellas quieren. Esta misma mañana hemos asistido a distintos eventos organizados por y para jóvenes. En uno de esos espacios los protagonistas fueron jóvenes representantes de distintos pueblos indígenas de Latinoamérica que junto con Leonardo Boff defendieron y argumentaron por qué “El Buen Vivir” puede ser un camino de salida a esta crisis ambiental y económica que enfrentamos. “No tenemos liderazgos que cuiden de sus pueblos y de la naturaleza. Parece que no tenemos utopías y buscamos fuentes de inspiración,” afirmaban esta mañana. Por eso, como jóvenes, abrazan y recuperan lo que sus propios pueblos indígenas tienen como riqueza: su cosmovisión, la forma de entender la vida y su relación íntima con la naturaleza y con la creación. Lo que han descubierto es que recuperar sus propios orígenes puede ser inspirador, orientador y generador de esperanza. El Buen Vivir es una categoría holística que incluye a personas y a la naturaleza. También, implica una profunda construcción colectiva y una verdadera democracia comunitaria, en donde la centralidad la tiene la tierra que ofrece la fuente de la vida y los recursos que no son para explotar sino para vivir y cuidar de ellos, porque dicen, a esa tierra pertenecemos. Esta visión que puede inspirarnos mucho también puede ser fácilmente descalifica de romántica y utópica. Porque rompe nuestra idea occidental de bienestar, de progreso y de consumo desmedido como sinónimo de desarrollo y de calidad de vida no nos deja mirar y sentir de otra manera. Vivimos al amparo de un status quo económico que es claramente dominante. Su lógica – generación y concentración de la riqueza “para mí y para hoy”- está seriamente protegida por el marco político constitucional de la mayoría de los países, por las instituciones financieras internacionales y por nuestra aspiración personal de lo que es bueno para nuestras vidas. Frente a esta realidad, lo que hoy se nos propone es una lógica de la generación y redistribución de la riqueza para todos y todas y para hoy y mañana, un modelo que representa una alternativa no solo económica, sino ecológica y vital. Los jóvenes que hoy conocimos nos inspiraron que el buen vivir puede ser esa utopía necesaria y la gran alternativa para la humanidad. El futuro que ellos quieren no puede ser la prolongación del presente, ni puede repetir o errores del pasado. De esta propuesta quizá lo que lo que más nos cuesta entender es que los pueblos humildes de la tierra tengan “razón y verdad” en lo que nos dicen y que quizá, la solución a los grandes

45


problemas de la humanidad estén fuera del paradigma que los ha originado, que la armonía y el equilibrio entre personas y naturaleza sea hoy tan necesario y que aprender la lección desde la humildad de los desposeídos sea nuestra única posibilidad de salir de esta crisis planetaria que enfrentamos. Ms Mary Tere Guzmán trabaja con la Acción Política y Redes Departamento de Alboan, una ONG Jesuita en España, provincia de Loyola que promueve la cooperación para el desarrollo mediante la educación y capacitación, apoyo a las políticas y fortalecer la transformación social de las organizaciones que se dedican a trabajos de desarrollo.

Cuatro miradas a la Cumbre de los Pueblos Jaime Tatay Junio 22, 2012 1. FE Y ALEGRÍA Fe y Alegría es “un movimiento para la educación popular integral y la el desarrollo social.” Este movimiento ofrece sus actividades y esfuerzos a los sectores más empobrecidos y excluidos de la sociedad, para empoderarlos en su desarrollo personal y en su participación en la sociedad. FyA nació en Venezuela en 1955 como un modo de consolidar los esfuerzos que se estaban realizando para ofrecer educación en barrios pobres de Caracas. Hoy en día está presente por toda Latinoamérica, el Caribe y partes de África. La educación es, y siempre será, un modo excelente de empoderar a las personas. 2. PUEBLOS INDÍGENAS Pueblos indígenas de todos los rincones del mundo se han reunido en la “Conferencia internacional de pueblos indígenas sobre desarrollo sostenible y autodeterminación” del 17 al 19 de Junio en el Museu da República in Río de Janeiro, Brasil. También han estado presente en la cumbre de la ONU sobre Desarrollo Sostenible, Río+20, y en la Cumbre de los pueblos. Los pueblos indígenas enfrenta numerosos problemas, como la construcción de la presa Belo Monte, aquí en Brasil. Siglos de depredación, contaminación, colonialismo, violación de los derechos humanos y genocidio hacia estos pueblos no es algo del pasado.

46


3. ECO-ALFABETIZACION “Eco-alfabetización” es un término que ha estado muy presente en la cumbre de los pueblos. El término lo inventó el educador americano David W Orr y el físico Fritjof Capra en los 90. Eco-alfabetización puede definirse como “la habilidad de entender los sistemas naturales que hacen posible la vida en la tierra.” Como Orr mismo afirmó, el objetivo de la eco-alfabetización es “construir sobre la convicción que el desorden en los ecosistemas refleja un desorden mental previo, convirtiéndose en una preocupación vital para las instituciones que tratan de mejorar las mentes. Dicho de otro modo, la crisis ecológica es en todos los sentidos una crisis educativa… Toda educación es educación medioambiental… en la que se incluye (o se excluye) que ensenemos a los jóvenes que ellos son parte (o no) del mundo natural.” ¿Estamos entonces listos para eco-alfabetizarnos? 4. ECONOMÍA VERDE O PINTAR DE VERDE LA ECONOMÍA? ESA ES LA CUESTIÓN Cuales son las verdaderas cuestiones que se están debatiendo en Río+20? Esa es la pregunta que Río trata de responder de cara al futuro. Para muchos, el documento final – El futuro que queremos – es una gran decepción. La Northern Alliance for Sustainability (ANPED), junto con muchas ONGs y otras organizaciones de la sociedad civil, han lanzado una petición electrónica titulada ‘El futuro que no queremos.’ Estas voces críticas aseguran que “el texto oficial no hace ninguna mención a temas vitales como son la justicia medioambiental, la innovación social o a la necesidad de nombrar un alto-representante para las futuras generaciones. El texto es claro en algunas partes – como los párrafos sobre los Objeticos de Desarrollo Sostenible, la reafirmación de los Derechos Humanos, la necesidad de eliminar los subsidios a los combustible fósiles y la cuestión de los océanos – el texto en su conjunto no será una respuesta válida para la multitud de crisis que enfrentamos.” La pregunta que resta es: ¿Será esta declaración suficiente para generar el cambio que necesitamos, o está sola la sociedad civil en la tarea de realizar las urgentes transformaciones que se precisan?

Marcha Global en la Cumbre de los Pueblos: Algo nuevo está surgiendo Gilberto Faggion y Lucas Luz Junio 22, 2012 En la tarde del Miércoles, 20 de junio, miles de personas se reunieron en el centro de Río de Janeiro para la Marcha Mundial, organizado por la “Cumbre de los Pueblos en Río+20 para la Justicia Social y Ambiental,” evento organizado por la sociedad civil global. Ciertamente, la Marcha Mundial no fue homogénea, es decir, que se caracteriza más bien como una multitud, en el sentido acuñado por los filósofos

47


Antonio Negri y Michael Hardt. Una pluralidad real, tal vez una característica de una sociedad opulenta. Fue una demostración de que expresa los dilemas estratégicos que tiene planteada la humanidad, tratando de encontrar alternativas al capitalismo global, avanzando en la crítica al modelo de civilización existente, tratando de expresar la voluntad de una relación más equilibrada con la naturaleza. Por otra parte, en expresión conocida de Edgar Morin, “nuestro tiempo de cambio se ha convertido en un cambio de época.” Una manera de entender mejor la diversidad de la marcha, su pluralidad, es tratar de escuchar y observar a diferentes individuos que participaron. Idón Moisés Chivi Vargas (de Bolivia y miembro de los aymaras gente de los Andes y el Altiplano regiones de América del Sur) expresa con vehemencia la diferencia de la Cumbre de los Pueblos y su marcha con Río+20: “en la conferencia oficial Río+20 están decidiendo el color de la tinta con que firmarán el acta de defunción del planeta. Aunque haya países pequeños que tratan de cambiar esta situación, lo que están decidiendo es sólo el color de la tinta. La Cumbre, la marcha, es la expresión de la diversidad que nos ofrece la Madre Tierra. Se trata de un movimiento de la vida, de sus posibilidades.” Pueblo indígena Xavante de Marãiwatsédé, del estado de Mato Grosso en el Amazonas, bailó, cantó y protestaron a lo largo de la marcha. De acuerdo con el Arimathea, un Xavante, hace 20 años la tierra fue demarcada y reconocida, pero los agricultores todavía la ocupan. Afirma no entender lo que sucede con el sistema de justicia de Brasil en relación con los indios, y su tribu. También en forma de canción y danza, los miembros de la Escuela de Samba de la comunidad de Vigário Geral en Río de Janeiro, defendieron y difundieron la idea de un proyecto iniciado en Alemania, llamado Bread Tank, o tanque de pan, que apoya la reorientación de las inversiones militares. Podemos añadir a estas declaraciones las del señor Adán, de Río de Janeiro, un residente de Baixada Flumininense, portero en un edificio de oficinas, que estaba en la puerta del edificio en el que trabaja, viendo la manifestación. Preguntado sobre su percepción de la marcha dijo: “Tienen que hacerlo mucho más. Aunque sea un barullo. Si no hacen ruido nadie se da cuenta y nadie se entera. Hay que poner al gobierno en una situación difícil. No importa que paren el tráfico y la ciudad. Hay que hacer algo. La corrupción, la contaminación, los bajos salarios, todo esto precisa un cambio.” Las expresiones en la marcha fueron muy variadas, a las anteriores habría que añadir: manifestaciones relacionadas con el género, la libertad de orientación sexual, en contra de la inducción de los medios de comunicación que lleva al consumismo infantil, la violencia en el medio rural, en favor de los derechos de los animales, el movimiento vegano, entre muchos otros proyectos. Si no fuese suficiente esta multiplicidad de actores, de movimientos, de perspectivas, las cuales tienen en común el deseo de una sociedad diferente, también se unieron a la

48


marcha, una serie de movimientos en huelga, como los empleados federales, y un grupo de tres sindicatos. Por último, esta diversidad de propuestas, que a menudo no está bien definidas, que se expresan en forma de protesta, apuntan a iniciativas diversas, algunas pequeñas, locales, sin embargo, confrontadas a la lógica de la complejidad, tal vez, podrían dar lugar a cambios significativos. La verdad es que la marcha pretendía ser un contrapunto a la oficial Río+20. Lo que nos permite recordar lo que Zygmunt Bauman, un sociólogo polaco, señaló, “lo nuevo está en disputa y de esa disputa sobrevivirá un proyecto emancipatorio, o no.” Los autores son desde el Instituto Humanitas Unisinos, una universidad jesuita.

Lunes 25 de Junio 2012 Llegamos con este boletín a la última de edición de Ecojesuit en Río+20. Para todos los que hemos compartido estos días en Rio de Janeiro ha sido una intensa experiencia. Queremos agradecer a Alfredo Ferro, SJ, Coordinador Social de la CPAL por todas las facilidades para estar estos días en Río, coincidiendo además con el encuentro de Centros Sociales de América Latina. Durante estos días hemos formado un equipo formado por Mauricio López Oropeza de las Comunidades de Vida Cristiana, Mary Tere Guzmán de la ONG Alboan, Pachita del Equipo Itinerante de la Amazonia, Patxi Álvarez, SJ del Secretariado para la Justicia Social y la Ecologia de Roma y Jaime Tatay, SJ del Seminario de Investigaciones para la Paz de Zaragoza, España. Ha sido un colaborador excepcional y un apoyo constante Franclim Brito. A todos ellos nuestro más sincero agradecimiento. Esperemos que disfrute con este último número desde Río. Para nosotros estos días nos han reforzado en nuestro compromiso para acercar la ecología y los desafíos medioambientales a los jesuitas y sus amigos. Los retos siguen enfrente de nosotros y sólo podemos afrontarlos como gran comunidad.

Declaración de la Conferencia Internacional de Pueblos Indígenas sobre Desarrollo Sostenible y Libre Determinación Junio 25, 2012 Los Pueblos Indígenas de todas las regiones del mundo nos reunimos en la “Conferencia Internacional de los Pueblos Indígenas sobre el Desarrollo Sostenible y la Libre Determinación” de 17–19 de junio de 2012 en el Museo de la República, Río de Janeiro, Brasil. Damos las gracias a los Pueblos Indígenas de Brasil por darnos la bienvenida y expresamos nuestra solidaridad con sus luchas impuestas por el desarrollo, como la represa de Belo Monte, que amenazan a sus territorios y formas de vida. También agradecemos a los pueblos indígenas de todas las regiones del mundo por sus actividades de preparación y su participación en este proceso. Afirmamos con una sola voz que ya es hora de asumir las responsabilidades históricas para revertir siglos de depredación, contaminación, colonialismo, violación de los derechos y genocidio. Es hora de asumir las responsabilidades para con las generaciones futuras. Es el momento de elegir la vida. 1. La cultura como una dimensión fundamental del desarrollo sostenible Como Pueblos Indígenas, nuestros sistemas de creencias culturales fundamentales y cosmovisiones del mundo están basados en nuestras relaciones sagradas con la Madre Tierra que han sustentado nuestros pueblos a través del tiempo.

49


Reconocemos las contribuciones y la participación de los titulares de conocimientos tradicionales, las mujeres y los jóvenes indígenas. Nuestras culturas son formas de ser y de vivir con la naturaleza, que sustentan nuestros valores, opciones éticas y morales y nuestras acciones. La supervivencia de los pueblos indígenas se basa en el apoyo de nuestras culturas, que nos proporcionan lo material, social y la fuerza espiritual. Creemos que todas las sociedades deben fomentar una cultura de la sostenibilidad y que Río+20 debe poner de relieve la cultura, la moral y la ética como las dimensiones más fundamentales del desarrollo sostenible. 2. El ejercicio pleno de nuestros derechos humanos y colectivos Vemos que la Madre Tierra y toda la vida se encuentran en una grave situación de peligro. Vemos que el actual modelo de desarrollo sostenible sigue avanzando en el camino del peligro. Los Pueblos Indígenas hemos experimentado los terribles efectos negativos de este enfoque. Estas amenazas se extienden a los pueblos en aislamiento voluntario. El desarrollo sostenible solo puede realizarse a través de la plena vigencia y cumplimiento de los derechos humanos. Los Pueblos Indígenas vemos el desarrollo sostenible y la autodeterminación como complementarios. Los avances en varios países han sido posibles en la medida en que los Estados han cumplido con su obligación de respetar, proteger y promover los derechos humanos, mientras que los conflictos se han intensificado en donde los gobiernos han impuesto de arriba hacia abajo el desarrollo, ya sea con la etiqueta “sostenible,” “pro-pobres,” o “verde.” La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas es la norma que debe aplicarse en la implementación del desarrollo sostenible en todos los niveles, incluido el respeto de la plena participación en la toma de decisiones y de nuestro consentimiento libre, previo e informado (CLPI) en todas las políticas, programas y proyectos que nos afectan. 3. El fortalecimiento de diversas economías locales y la ordenación territorial Para los Pueblos Indígenas, la autodeterminación es la base del Buen Vivir, y esto se realiza a través de derechos seguros sobre la tierra y la ordenación territorial y la construcción comunitaria de economías más vibrantes. Estas economías locales proporcionan medios de vida sostenibles locales, la solidaridad comunitaria y son componentes críticos de la resiliencia de los ecosistemas. Vamos a seguir fortaleciendo y defendiendo nuestras economías y el ejercicio de nuestros derechos a nuestras tierras, territorios y recursos, en contra de las industrias extractivas, las inversiones depredadoras, la apropiación de tierras, los reasentamientos forzados y los proyectos de desarrollo insostenibles. Estos incluyen las represas a gran escala, las plantaciones, la infraestructura a gran escala, la extracción de arenas de alquitrán y otros mega-proyectos, así como el robo y la apropiación de nuestra biodiversidad y conocimientos tradicionales. De la Conferencia surgieron muchas respuestas para hacer frente a la crisis global, tan variadas como las diversas culturas presentes en la reunión. La mayor riqueza

50


es la diversidad de la naturaleza y su diversidad cultural asociada, las cuales están íntimamente relacionadas y deben ser protegidas de la misma manera. Los Pueblos Indígenas llamamos al mundo a volver al diálogo y la armonía con la Madre Tierra, y adoptar un nuevo paradigma de civilización basado en el Buen Vivir. En el espíritu de la humanidad y nuestra supervivencia colectiva, la dignidad y el bienestar, respetuosamente ofrecemos nuestros puntos de vista culturales del mundo como una base importante para renovar colectivamente nuestras relaciones con los otros y con la Madre Tierra y para garantizar Buen Vivir con integridad. En base a estas afirmaciones y acuerdos, nos comprometemos a llevar a cabo las siguientes acciones: Dentro y entre las comunidades, pueblos y naciones indígenas 1. Vamos a definir y poner en práctica nuestras propias prioridades para el desarrollo económico, social y cultural y la protección del medio ambiente, sobre la base de nuestras culturas tradicionales, nuestros conocimientos y prácticas, y la aplicación de nuestro derecho inherente a la libre determinación. 2. Vamos a revitalizar, fortalecer y restaurar nuestras instituciones y métodos para la transmisión de nuestros conocimientos y prácticas tradicionales que se centran en la transmisión por nuestras mujeres y nuestros ancianos a las próximas generaciones. 3. Vamos a restablecer el intercambio de conocimientos y productos, incluidos los intercambios de semillas entre nuestras comunidades y pueblos en refuerzo de la integridad genética de nuestra biodiversidad. 4. Vamos a estar en firme solidaridad con todas luchas contra los proyectos que amenazan a nuestras tierras, bosques, aguas, prácticas culturales, soberanía alimentaria, medios de subsistencia tradicionales, ecosistemas, derechos y formas de vida. También en solidaridad con otros sectores sociales cuyos derechos están siendo violados, incluidos los campesinos, pescadores y pastores. En las acciones frente a los Estados y las corporaciones: 1. Vamos a seguir rechazando el concepto del modelo neoliberal dominante y la práctica de desarrollo basada en la colonización, la mercantilización, la contaminación y la explotación del mundo natural, y las políticas y proyectos basados en este modelo. 2. Insistimos en que los Estados apliquen plenamente sus compromisos en virtud de las leyes nacionales e internacionales y las normas que defienden los derechos inherentes, inalienables, colectivos e inter-generacionales de los pueblos indígenas y los derechos afirmados en tratados, acuerdos y arreglos constructivos, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT. 3. Vamos a rechazar y oponernos firmemente a las políticas de los Estados y los programas que repercuten negativamente en las tierras y territorios de los pueblos indígenas, ecosistemas y medios de subsistencia, y a los permisos otorgados a las empresas o cualquier otro tercero para hacerlo.

51


En las Naciones Unidas 1. Insistir en la participación plena y efectiva en todos los debates y actividades de establecimiento de estándares en materia de desarrollo sostenible, biodiversidad, medio ambiente y cambio climático y para la aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en todos estos procesos. 2. Vamos a llevar estos mensajes a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas (CMPI, 2014) y todos los otros procesos internacionales, donde nuestros derechos y la supervivencia se ven afectados. Proponemos que la visión y práctica de los Pueblos Indígenas del desarrollo sostenible sea un foco de discusión en la CMPI. Nosotros adoptamos la presente Declaración el 19 de junio de 2012, en Río de Janeiro, Brasil, afirmando nuestros derechos y reiterando nuestras sagradas responsabilidades con las generaciones futuras. 19 de junio de 2012, Río de Janeiro

La ecología, foco de atención del apostolado social Patxi Álvarez, SJ Junio 25, 2012 La segunda semana de junio se celebró en Buenos Aires la reunión anual de los delegados sociales de la Conferencia de América Latina y Caribe. En un clima frío en medio del otoño austral se reunieron cerca unas 30 personas procedentes de las distintas provincias de América Latina. Entre ellas los coordinadores de la red indígena, de Fe y Alegría y del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes (SJR– SJM), así como otras personas pertenecientes a agencias de cooperación que les apoyan. La siguiente semana les ha correspondido reunirse a los directores de centros sociales de la Conferencia latinoamericana, en este caso en Río de Janeiro, en el contexto de la cumbre oficial de Río+20 y de la Cúpula de los Pueblos, la cumbre paralela de los movimientos sociales. En esta ocasión, la representación brasileña ha sido especialmente numerosa. Ambas reuniones – de delegados sociales y de directores de centros – han abordado sus propias agendas, que giran en torno a la creación de una conciencia latinoamericana y al establecimiento de redes de colaboración entre provincias e instituciones sociales. Llevan años reuniéndose juntos, por lo que el ambiente es muy constructivo y cordial. En los dos encuentros, Alfredo Ferro, SJ – coordinador social de la Conferencia – ha propuesto disponer de un día y de una mañana respectivamente para dialogar sobre cuestiones de ecología. Se ha podido presentar el

52


documento “Sanar un mundo herido,” ofrecer una perspectiva del conjunto de iniciativas de la Compañía en el campo ecológico y discernir cuáles pueden ser los siguientes pasos a dar para que nuestra respuesta sea más completa y eficaz. Era la primera vez que se trataba esta cuestión de modo monográfico. El interés suscitado ha sido muy grande. Quienes acompañan a comunidades pobres en América Latina saben que las cuestiones medioambientales son cruciales para el futuro de estas personas. Los recursos mineros están siendo explotados en todo el continente a un ritmo sin precedentes. Aumentan los grandes proyectos de desarrollo. La industria maderera sigue consumiendo los bosques. La agroindustria crece en todos los países, acaparando enormes cantidades de tierra para la producción de monocultivos como la soja y la caña de azúcar. Son las comunidades campesinas e indígenas las que más están sufriendo las consecuencias, amenazadas en sus modos de vida. Los jesuitas acompañan o están cerca de muchos de estos grupos, por lo que su sensibilidad es muy elevada, como podía verse en las reuniones. Asimismo, ha sido una preciosa sorpresa descubrir la gran cantidad de iniciativas que tienen los jesuitas de América Latina en el campo ecológico: ofertas de espiritualidad, publicaciones, cursos de formación en instituciones educativas, investigaciones, participación en movimientos civiles, promoción de alternativas al desarrollo. Son innumerables las acciones emprendidas, si bien aún permanecen poco conectadas entre sí. En el futuro será necesario articularlas mejor para poder ofrecer una respuesta integral. Por ello han repetido con insistencia la necesidad de la interdisciplinariedad y de responder de modo coordinado desde el conjunto de los sectores apostólicos. Subrayaban también la importancia de enraizar los esfuerzos en nuestra espiritualidad ignaciana. Hay camino por recorrer, pero éste ya marcha en la buena dirección. Se trata de uno más de los muchos esfuerzos de tanta gente de buena voluntad que está luchando por un mundo más justo y sostenible. Patxi Álvarez, SJ es Director de la Secretariado para la Justicia Social y la Ecología en Roma.

Lo germinal que nace de lo marginal: Otro mundo es posible Mauricio López Oropeza Junio 25, 2012 Martín Buber, en su texto “Yo y tú: y otros ensayos,” plantea la situación actual como extremadamente angustiante y como un momento en donde se hace difícil encontrar alternativas distintas, pero continúa constatando que a pesar de eso, justamente por la insistencia en encontrar un mejor horizonte, encontraremos siempre y definitivamente la esperanza. Es con base en esto que confirmamos decididamente que otro mundo es posible.

53


En el marco de la Cumbre Río+20, como se ha compartido ya, hemos experimentado algunas voces unívocas y sin consenso, las cuales han enmarcado el rumbo de este evento. Sin embargo, a pesar de ellas o quizás por ellas, hemos puesto más atención a las expresiones distintas que se han hecho evidentes en una tónica que nos presenta cómo en lo marginal se encuentra hoy la raíz de lo germinal. Hoy queremos poner más atención a otras perspectivas que se han ido tejiendo en la cumbre para hablarnos de esperanza: 1. La postura oficial de las ONGs articuladas a Naciones Unidas fue de un contundente y casi unánime rechazo a los pobres resultados oficiales de esta cumbre. Esto nos dice que la última palabra no está dicha, que una buena parte de la sociedad civil va dejando la ingenuidad, y reafirma su madurez al oponerse a la superficialidad de muchos de los acuerdos presentados. 2. Entre sala y sala, sobre todo en el sitio “periférico” de los eventos de las ONGs, aparecieron voces proféticas que expresan que sólo la construcción de un nuevo paradigma es la alternativa. Asimismo se ha expresado que los únicos capaces de diseñar una propuesta resiliente, generalizada y activa, podrían ser muchos pequeños campesinos y grupos minoritarios con prácticas más comunitarias y respetuosas del medio ambiente. En esto se percibe lo que Paulo Freire expresa como el ineludible proceso de liberación que sólo puede venir de los oprimidos. Ellos son los únicos que pueden liberar a los opresores, ya que sólo éstos son conscientes de su condición y han sido capaces de sobrevivir a ella. En esta afirmación asumimos la Cumbre de los Pueblos, con sus límites y fragmentaciones, como una expresión que marchó para mostrar que hay otras vías más democráticas que deben tener un rol más protagónico. 3. Los sistemas naturales superan las fronteras y funcionan como órganos vivos que no pueden ser fragmentados, y si bien están siendo afectados por las decisiones no integradas provenientes de intereses parciales, son los únicos capaces de mostrarnos la vía de superación de nuestros fallidos paradigmas. 4. Gobiernos específicos están rompiendo, o en proceso de hacerlo, con los rígidos y homogéneos índices de medición de la pobreza, para promover índices de medición de la felicidad. Estos integran otro tipo de valoraciones que marcan la plenitud y el sentido de la vida como metas últimas. Los otros esquemas, sin ser rechazados, se vuelven complementarios. 5. Son países pequeños los que están planteando los temas más cruciales con soluciones más viables en esta cumbre. La noción de lo pequeño-marginal como germen, se ha constatado en la Río+20. Es momento de retomar antiguas proyecciones como la de EF Schumacher, afirmando que “lo pequeño es hermoso.” 6. Ante lo que parece el fracaso de la cumbre; lo que subyace a este ejercicio de diálogo entre Naciones, es que las soluciones han de constituirse desde procesos colectivos. Hoy los grupos de naciones de menor poder, como el de los 77 en la ONU, van tomando más protagonismo ante la crisis que aqueja a los grupos de las naciones auto-afirmadas como élites que antes eran incuestionables. Anhelamos que estén a la altura del momento coyuntural. Indudablemente queda mucho por recorrer para que estas perspectivas emergentes tengan solidez y puedan propiciar cambios serenos a esta situación. Sin embargo, cuando hablamos de ecología no podemos más que asumir los ritmos y transiciones

54


inter-conectadas, pero sostenidas, que los sistemas vivos nos muestran. Mantengamos una esperanza encendida, sobre todo aquella que viene de jóvenes en todo el mundo que comienzan a dar un paso de indignación. Estas apuestas eventualmente conducirían a la articulación de propuestas que se originen de otros saberes considerados marginales-germinales. Mauricio López Oropeza es con la Comunidad de Vida Cristiana Mundial y él puede ser alcanzado por su correo electrónico: mauricio(at)cvx-clc.net.

América Latina en la encrucijada: ¿Es posible el crecimiento sostenible e inclusivo en la región? Mary Tere Guzmán Junio 25, 2012 La región de América Latina enfrenta grandes retos para su desarrollo. Estos retos han sido atendidos en la cumbre de Río+20 con especial interés. La economía de la región es significativa por su tamaño y los sectores que la componen, y el impacto de sus políticas en materia económica y ambiental son de gran relevancia para el contexto global. En la recta final de la cumbre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) organizó un espacio de discusión, Crecimiento Sostenible e Inclusivo para América Latina y el Caribe. El debate presidido por Luis Alberto Moreno presidente del BID intentó abordar los principales retos en desarrollo y sostenibilidad para la región.

55


Luis Alberto Moreno Entre los temas abordados podemos destacar la preocupación por el cambio climático y los efectos en los países de la región, especialmente en la población empobrecida. La economía latinoamericana es altamente dependiente de la exportación de recursos naturales y de la agricultura por lo que las sequías, inundaciones, huracanes, etc. seguirán afectando fuertemente a las economías nacionales. El BID estima que los efectos por el calentamiento global serán de unos 100.000 millones de dólares anuales. Los retos que se presentan es de qué manera invertir para paliarlos y proponer soluciones innovadoras para reducir las emisiones de carbono. Un segundo reto es lograr crecimiento sostenible y a la vez inclusivo. Latinoamérica se ha caracterizado por una polarización social y económica creciente y es hoy en día la región más desigual del mundo. Los indicadores de crecimiento de países como Perú, Brasil, o Colombia demuestran que es una región dinámica, pero el crecimiento económico no ha logrado reducir las desigualdades sociales. En tercer lugar, aparece el reto de diversificar el patrón de exportaciones más allá de las materias primas. Se apunta que es necesaria una mayor inversión en generación de capacidades en la población, en infraestructuras y en tecnología. De igual forma, se resalta la importancia de avanzar hacia una mejor gobernanza de los recursos naturales y del cuidado y mantenimiento de la riqueza en biodiversidad. Si bien estos retos son compartidos por el conjunto de países de la región, el punto de partida entre ellos es muy desigual. No es posible hablar de América Latina como un todo, pues las diferencias entre los países son enormes y es necesario reconocerlas. Estas diferencias se hacen evidentes no solo en las condiciones de partida, sino también, en la idea de desarrollo que se está impulsando y en el conjunto de políticas que están aplicando unos y otros países.

56


Frank Pearl En este espacio de discusión tuvo un gran protagonismo la participación de Frank Pearl, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia, quien enfatizó la necesidad de incluir en los acuerdos de la cumbre Objetivos de Desarrollo Sostenible. El ministro colombiano explicó en profundidad los objetivos del gobierno de Colombia entre los que podemos destacar la atención al “territorio” como espacio para el desarrollo local/regional, la inversión en generación de capacidades y en tecnología e investigación para comercio y conservación de la riqueza natural del país. La intervención del ministro colombiano confirmó la gran diferencia de enfoques y estrategias que hay entre los países latinoamericanos. Por un lado, países como Ecuador o Bolivia apuntan, al menos en el discurso, a propuestas como “El Buen Vivir,” incorporando visiones tradicionales e indígenas. Por otro lado, países como Brasil, Colombia, o México incorporan elementos de este discurso de sostenibilidad e inclusión pero continúan reforzando el crecimiento de sus economías basado en la explotación de los recursos naturales como motor del desarrollo, frecuentemente sin planes para transitar hacia otro modelo más sostenible. La región se encuentra ante una encrucijada, potenciar el crecimiento o avanzar seriamente con propuestas sostenibles y que mitiguen la desigualdad. Finalmente, es importante destacar que en este espacio los grandes temas ausentes fueron: la democracia, la creciente violencia en los países de la región y la migración. Temas de enorme relevancia social y económica para América Latina que parecen olvidados o desconectados de los debates del discurso del desarrollo de los gobiernos latinoamericanos. Ms Mary Tere Guzmán trabaja con la Acción Política y Redes Departamento de Alboan, una ONG Jesuita en España, provincia de Loyola que promueve la cooperación para el desarrollo mediante la educación y capacitación, apoyo a las políticas y fortalecer la transformación social de las organizaciones que se dedican a trabajos de desarrollo.

57


Primeras impresiones del Futuro Que Queremos José Ignacio García, SJ Junio 25, 2012 El Futuro Que Queremos es el título del acuerdo final de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, Río+20. Es un largo texto de 49 páginas y hará falta más tiempo para hacer una análisis más detallado. Este artículo quiere dar una primeras impresiones, destacando algunos de los puntos más controvertidos. Efectivamente no es un texto original, nada creativo, casi no hay ninguna idea novedosa salvo tal vez las de “economía verde” y “objetivos de desarrollo sostenible,” de hecho el acuerdo hace referencia a docenas de acuerdos, convenciones y tratados anteriores a los que anima a reforzar, apoyar o sostener en ese universo de iniciativas ya existentes. Vamos a ofrecer algunos ejemplos, con el número del párrafo del documento oficial entre paréntesis. “Con la plena participación de la sociedad civil” (1). En un duro comunicado publicado por las ONGs presentes en Río pidieron que esta expresión fuera retirada porque no se veían en absoluto representadas en el resultado de la Conferencia y eso les hacía poner en cuestión todo el proceso. “Reafirmamos también la importancia de la libertad, la paz y la seguridad, el respeto de todos los derechos humanos, entre ellos el derecho al desarrollo” (8). De la forma que se expresa aquí el derecho al desarrollo parece superior y por lo tanto no puede ser limitado por límites físicos del planeta, no se inscribe en un hecho mayor como es la escasez y el agotamiento de los recursos naturales. “Reconocemos que muchas personas, especialmente los pobres, dependen directamente de los ecosistemas para su subsistencia, su bienestar económico, social y físico, y su patrimonio cultural. Por esa razón, es esencial generar empleos e ingresos decentes que reduzcan las disparidades entre los niveles de vida para atender mejor a las necesidades de la población y promover medios y prácticas de subsistencia sostenibles y el uso sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas” (30). La solución que se ofrece – empleos e ingresos – podría sugerir que se trata de una prioridad frente la protección de los ecosistemas. Esto podría ser claramente contradictorio, ya que es bien sabido que destruir, o no gestionar correctamente los ecosistemas es la primera fuente de pobreza por el colapso de los ingresos tradicionales. Una vez más podemos ver una de las principales dificultades de este texto: no acaba de dar prioridad sólo enumera, por lo que no ofrece un criterio en caso de conflicto. “Reconocemos la necesidad de establecer formas más variadas de medir los avances que complementen al producto interno bruto, con el fin de informar mejor las decisiones de política, y a este respecto, solicitamos a la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas que, en consulta con las entidades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones competentes, ponga en marcha un programa de trabajo en este ámbito sobre la base de las iniciativas existentes” (38). Otra vez nada nuevo, demasiado poco, pero algo claramente bueno y que es positivo. “Reconocemos que el planeta Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar y que Madre Tierra es una expresión común en muchos países y regiones, y observamos que algunos países reconocen los derechos de la naturaleza en el contexto de la promoción del desarrollo sostenible. Estamos convencidos de que, para lograr un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la

58


naturaleza” (39). La cuestión sobre los derechos de la naturaleza o los derechos de la tierra está siendo muy controvertida, especialmente allí donde hay comunidades indígenas que se organizan para proteger sus tradiciones y recursos, y sus territorios. La solución ofrecida en este acuerdo es reconocer que algunos países los reconocen como derechos y para el resto hace una llamada general a la harmonía con la creación. Obviamente es un argumento muy débil si lo comparamos con la fuerza que tienen la protección de un derecho. “Reconocemos la importancia de la presentación de informes sobre sostenibilidad empresarial y alentamos a las empresas, especialmente a las sociedades que cotizan en bolsa y a las grandes empresas, a que, cuando proceda, consideren la posibilidad de incorporar información sobre sostenibilidad a su ciclo de presentación de informes. Alentamos a la industria, los gobiernos interesados y las partes interesadas pertinentes a que, con el apoyo del sistema de las Naciones Unidas, según proceda, preparen modelos de mejores prácticas y faciliten la adopción de medidas en pro de la incorporación de informes sobre sostenibilidad, teniendo en cuenta las experiencias de los marcos ya existentes y prestando especial atención a las necesidades de los países en desarrollo, incluso en materia de creación de capacidad” (47). La recomendación es tan débil que podría pensarse que es ingenua si no fuese porque está escrita en un acuerdo internacional. Río+20 habría marcado una diferencia si hubiese hecho obligatorio el informe de sostenibilidad – y hubiese remitido a algún protocolo – mantenerlo como una recomendación es una gran oportunidad perdida. “Destacamos la importancia de la participación de los pueblos indígenas en el logro del desarrollo sostenible. Reconocemos también la importancia de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas en el contexto de la aplicación de estrategias de desarrollo sostenible en el plano mundial, regional, nacional y subnacional” (49). Este párrafo resulta totalmente insuficiente cuando los pueblos indígenas se están esforzando por sobrevivir. La llamada a participar para contribuir al desarrollo sostenible parece casi hipócrita cuando simplemente están tratando de sobrevivir como pueblo. El texto debería recoger esta situación de minoría que debe ser respetada. “Nos comprometemos a fortalecer la función del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) como principal autoridad ambiental mundial que establece las actividades mundiales en pro del medio ambiente, promueve la aplicación coherente de los aspectos ambientales del desarrollo sostenible en el sistema de las Naciones Unidas y actúa como defensor autorizado del medio ambiente a nivel mundial” (88). El Programa de NU para el Medio Ambiente permanece programa, que es un rango muy inferior en el ranking de las agencias internacionales, esto hace que sea muy dudoso su papel de “principal autoridad ambiental mundial.” “Reconocemos que los minerales y los metales hacen una gran contribución a la economía mundial y las sociedades modernas. Observamos que las industrias mineras son importantes para todos los países con recursos minerales, en particular los países en desarrollo. También observamos que la minería ofrece la oportunidad de catalizar un desarrollo económico de amplia base, reducir la pobreza y ayudar a los países a lograr los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, entre ellos los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuando se gestiona de manera efectiva y adecuada. Reconocemos que los países tienen el derecho soberano a explotar sus recursos minerales de conformidad con sus prioridades nacionales y la responsabilidad sobre la explotación de los recursos que se describe en los

59


Principios de Río. Reconocemos también que las actividades mineras deben aumentar al máximo los beneficios sociales y económicos y abordar de manera efectiva los efectos negativos ambientales y sociales. En este sentido, reconocemos que los gobiernos necesitan una gran capacidad para desarrollar, gestionar y reglamentar sus industrias mineras en interés del desarrollo sostenible” (227). Probablemente este es uno de los más desafortunados párrafos de la declaración. La preeminencia económica que se da a la minería, sin mencionar que es un recurso que se agota, y poniendo sus implicaciones sociales al final, sin mencionar que tiene efectos devastadores como la expulsión de poblaciones, la apropiación de tierra, la contaminación de suelos y agua, y las condiciones laborales inhumanas, indica la escala de valores que se propone. Las materias primas se anteponen de forma radical a los seres humanos. “Reconocemos que la formulación de objetivos también podría ser útil para la puesta en marcha de medidas concretas y coherentes sobre el desarrollo sostenible. Reconocemos también la importancia y la utilidad de un conjunto de objetivos de desarrollo sostenible, basados en el Programa 21 y el Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo, que respeten plenamente todos los Principios de Río” (246). Esta es una de las novedades, el tiempo dirá si se concretiza y se hacen operacionales. El futuro que queremos (Formato PDF)

60


JESUITAS EN ECOLOGIA Y COMUNICACIÓN SOBRE LA CUMBRE RIO+20