Issuu on Google+

Octubre-Diciembre 2013

Centro de Espiritualidad Ignaciana Miami - CEI -

Lo que aprendió María de Nazaret a Belén

Sección Cubana Vicaría Mons. Alberto Martínez Villaverde

Pedro Fabro El compañero silencioso

1


Índice 3

Carta Canonización de Pedro Fabro S.J.

6

CPAL Reprueba sentencia Tribunal Constitucional Dominicano 8 Noticias El Pac y la Revolución Digital 11 Nuevo Nuncio Apostólico

28 Noviciado San Estanislao de Kostka Provincia Antillense 2013 34 Ordenación Diaconal Adony Mesa 36 Lo que aprendió María de Nazaret a Belén 38 Instituto Bonó - IFPFBestrena Portal Web 39 Cumpleaños

SECCIÓN CUBANA 14 Vicaría Mons. Alberto Martinez Villaverde 16 P. Melvin Arias, SJ Párroco en Santiago de Cuba 17 Un programa para el Trabajo Pastoral 19 Tercera Probación en Cuba

Octubre-Diciembre 2013 SECCIÓN MIAMI 21 Ordenación Sacerdotal Emilio Travieso, SJ 22 Centro de Espiritualidad Ignaciana Miami - CEI 24 Colegio Belén SECCIÓN DOMINICANA 27 Nacimiento Viviente Colegio Loyola

OFICINA PROVINCIAL DE COMUNICACIÓN Dirección: José Victoriano, sj. victoriano@antsj.org Diseño Gráfico y Diagramación: Gabriela Cabrera (Rep. Dom.) Portada: Marcial Báez Colaboración: Carla Gautreaux Santo Domingo, Rep. Dominicana 2013


Carta

Canonización de Pedro Fabro, S.J.

A toda la Compañía Queridos hermanos y amigos en el Señor: Con honda satisfacción me dirijo a toda la Compañía en la fecha en la que el Papa Francisco proclama santo a Pedro Fabro, “el compañero silencioso” de la primera generación de jesuitas. En este día que además coincide con el cumpleaños del Santo Padre, éste ha querido hacer a la Iglesia universal un regalo para él muy significativo y precioso. La canonización de Pedro Fabro viene a coincidir con otro gran acontecimiento de nuestro tiempo / kairós jesuítico: el Bicentenario de la Restauración de la Compañía (1814). No cabe duda que nuestro querido compañero saboyano nos

puede servir de estímulo y energía para una restauración dinámica, personal y societaria, de nuestra vida de jesuitas, nunca terminada, siempre peregrina y que con esa fe transparente y espontánea, casi de niño, que Fabro mostraba, nos ha de ayudar a permanecer “compañeros en Su Compañía”, ignacianamente convencidos de que “es Él quien obra todo en nosotros y por quien actúan todas las cosas y en quien subsisten todas” (Memorial 245). “Bendice alma mía al Señor y no olvides sus beneficios”. Este comienzo del salmo 102 es el verso escogido por Pedro Fabro para abrir con sigilo la puerta de su corazón, en su Memorial. Resume así en pocas y profundas palabras su actitud vital ante la vida y ante Dios: bendición, memoria y gratitud.

3


DIÁLOGO Tal vez, la talla humana y religiosa así como las grandes empresas de otros jesuitas compañeros suyos (Ignacio, Javier, Laínez, Borja o Canisio) hayan provocado cierta niebla e incluso respetuoso olvido en torno a la persona y la obra de Fabro; hoy reconocemos en su vida y en su legado un modo de proceder netamente ignaciano y profundamente arraigado en la persona de nuestro Señor; Fabro fue un compañero de Jesús. Era el 1 de agosto de 1546, cuando expiraba en Roma con apenas cuarenta años de edad. Pocos días antes, procedente de Coimbra, Fabro llegaba a la Ciudad Eterna agotado de un largo y duro viaje. Tras Juan Coduri, fallecido en agosto de 1541, Fabro era el segundo de los compañeros de París en pasar a la casa del Padre. Sus amigos Laínez, Salmerón y Jayo todavía le esperaban con la ilusión de verle en Trento; pero comenzaba a correr la voz por Europa: “El Maestro Fabro se halla en otro mejor Concilio, porque pasó de esta vida el primero de agosto” (Monumenta Lainii I, 52). ¿Qué continúa enseñándonos “Maestro Fabro” casi cuatrocientos setenta años después de su muerte, desde ese modo tan suyo de una pedagogía en voz baja? Y ¿qué podemos aprender nosotros si “abrimos el corazón y permitimos a Cristo ocupar su centro”? (Memorial 68). La Providencia quiso que a finales de setiembre de 1529 vinieran a coincidir en el tercer piso del colegio de Santa Bárbara como estudiantes de Artes tres jóvenes universitarios: Pedro Fabro, Francisco Javier e Ignacio de Loyola. Tras cinco años de academia y vida compartidas, la Eucaristía de Montmartre del 15 de agosto de 1534, presidida por Fabro, fijaba la mirada y el corazón de aquellos primeros siete “amigos en el Señor” en un mismo deseo: Jerusalén. Era el comienzo de un proyecto entonces insospechado,

4

la Compañía de Jesús, que ha llegado con vitalidad y asombro hasta nuestros días. Al partir Ignacio hacia su Azpeitia natal (marzo de 1535) quedaba “Maestro Fabro como nuestro hermano mayor” (Laínez a Polanco FN I, 104), cuidando de la salud y del crecimiento del grupo. ¿Qué tipo de liderazgo ejercería entonces Pedro Fabro? Gracias a su atención y amistad aquella “mínima compañía” no dejó de crecer en número y virtud y así, por medio de la conversación y los ejercicios incorporó primero a Claudio Jayo, Juan Coduri y Pascasio Broët; más tarde llegarían Francisco de Borja o Pedro Canisio; el fuego que ya había prendido en su corazón comenzaba a encender otros fuegos. En Fabro reconocemos al hermano que veló y cuidó la “unión de ánimos”, la conservación y el aumento del cuerpo, la construcción del edificio de su querida “compañía de Jesús” para la que deseaba constantemente “un nacimiento en buenos deseos de santidad y justicia” (Memorial 196). Ya en el ocaso de su vida, en 1577, Simón Rodríguez recordaba a Pedro Fabro treinta y un años después de su muerte: “tuvo la más encantadora suavidad y gracia que he visto en mi vida para tratar y conversar con las gentes [...] con su mansedumbre y dulzura ganaba para Dios los corazones de aquellos con quienes trataba”. Fabro es para nosotros un Maestro de la retórica de lo divino, alguien que “de cualquier cosa y sin escandalizar a nadie sacaba materia para tratar y hablar de Dios” (Monumenta Broetii 453). A comienzos de 1534, realizó con Ignacio los ejercicios espirituales en las cercanías de Saint Jacques (Paris). Desde entonces, Fabro penetró como ningún otro en el conocimiento interno de este método de conversación entre Criador y criatura que tan delicada y acertadamente sabía después compartir con los

prójimos. Ignacio dijo de él que “tenía el primer lugar en dar los ejercicios” (Luis G. de Câmara, Memorial, FN I 658). En Fabro reconocemos el hombre del carisma ignaciano, moldeado por el método de los ejercicios, dispuesto a buscar y hallar a Dios en todas las cosas y siempre creativo a la hora de “dar modo y orden” de oración a gentes tan distintas en las más diversas situaciones. Su conversación daba fruto porque brotaba de una vida interna habitada por la presencia de Dios. Al adentrarnos en Fabro descubrimos al místico en la historia y en el mundo, arraigado en el tiempo pero viviendo desde el don recibido que siempre y en todo “desciende de arriba” (EE 237). Cualquier circunstancia, lugar y momento es para Fabro posibilidad de encuentro con Dios. Maestro Fabro es, ante todo y sin pretenderlo, un Maestro de oración. Comprende su amistad con Jesús desde los misterios de la Vida de Cristo, “lecciones del Espíritu” para su vocación y su cristificación, que contempla con piedad y de los que sabe “reflectir para sacar provecho”. Fabro ora en constantes coloquios con Jesús y María, con los ángeles y los santos, los mártires y sus “santos privados” entre los que contaba a su gran tutor y maestro de su adolescencia Pedro Veillardo, a quien tenía por santo. Ora con los elementos de la naturaleza o el paso de las estaciones, ora desde la contrariedad, la enfermedad. Ora por la Iglesia, por el Papa, la Compañía; por los herejes y perseguidores. Ora con el cuerpo y los sentidos. Es el creyente de la oración continua, de una vida habitada por el Misterio, convencido de que Dios ha hecho templo de sí, y con quien permanece en diálogo constante. Tal vez en este espíritu arraigado y cimentado en Cristo encontraba sentido su actividad apostólica tan variada y fecunda: catecismo a los niños, predicaciones en la corte, coloquios en Alemania, fundaciones


DIÁLOGO de colegios por España (Alcalá, Valladolid) o Alemania, lecciones de Teología en Roma. A Fabro se le dio a sentir y gustar aquello que más tarde formularía otro compañero suyo como “contemplativo en la acción”. Entre una de estas “acciones” Fabro destacó como Maestro de reconciliación. Ignacio conocía sus extraordinarias dotes para la conversación y no dudó en enviarlo al núcleo de una Europa en conflicto. Fue uno de los ejemplos más significativos de ese ministerio al que se entregaron generosamente los primeros jesuitas: “reconciliar [pacificar] desavenidos” (Formula del Instituto [año 1550] I). Muy en consonancia con el espíritu de nuestra última Congregación General, Fabro trabajó con intensidad por mantener la unidad y construir la paz en una Europa crispada teológicamente y enfrentada por cuestiones religiosas y conflictos político-eclesiales: Worms (1540) o Ratisbona (1541) fueron algunos de los escenarios en los que Fabro actuó en busca de un entendimiento y una concordia que veía con dolor cada vez más distantes. Y es que Fabro integraba con naturalidad pietas et eruditio, un fondo teológico profundo en una forma espiritual sabia y discreta que le permitía expresar el gesto adecuado o “pronunciar la palabra oportuna”. Llevaba muy dentro de sí uno de los principios rectores de los Ejercicios: “esforzarse por salvar la proposición del prójimo” (EE 22): “quien quisiere aprovechar a los herejes de este tiempo ha de tener mucha caridad con ellos y amarlos in veritate” comunicando “con ellos familiarmente” (Monumenta Fabri 399-402). El talante de Fabro llena de contenido, ya desde nuestros orígenes, nuestra vocación contemporánea de presencias fronterizas y de puentes de reconciliación. Siguiendo la estela y ejemplo de su querido compañero de París, Fabro fue también un Peregrino,

que encarnó la mística del discurrir tan propia de los primeros jesuitas. “Parece que Fabro es nascido para no estar quedo en ninguna parte”, escribía el Secretario de la Compañía (Monumenta Ignatiana, Epistolae I, 362). Fueron miles los kilómetros que recorrió por la Europa de su tiempo, muestra de su abnegación, disponibilidad y obediencia. Se descubría con frecuencia entre “tantas peregrinaciones y destierros” (Monumenta Fabri 419- 420) como un “perpetuo extranjero [...] seré un peregrino por todas partes a las que me conduzca la voluntad de Dios mientras viva” (Monumenta Fabri 255), una voluntad que Fabro vinculaba espontáneamente con su sentido de obediencia, haciéndose eco de aquellas palabras del Centurión a Jesús: “ven y viene; ve y va” (Mt 8, 9). “Por Él solo -por Jesús- he cambiado de casa muchas veces [...] no pocas he ido a parar a lugares infectos y peligrosos para el cuerpo”, frío, cansancios, intemperie, pobreza... pero Fabro supo mantener siempre su mirada contemplativa: “sea bendito por los siglos quien me protegió a mí y a todos aquellos que estaban en la misma situación que yo” (Memorial 286).

fiducial. Con Fabro cerca, el sentido se ilumina: “Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno”. Con motivo de la canonización de este humilde “amigo en el Señor”, una vez más, con “verdadera alegría” (EE 329) y sorpresa agradecida, constatamos la cercanía de Dios con su Compañía: hoy nos alcanza su Infinita Bondad, y nos bendice por la memoria y la presencia de Pedro Fabro entre nosotros. El tiempo de Adviento en que nos encontramos, es una llamada a allanar los caminos del Señor y preparar su venida. Que sea Él quien nos dé luz para poner en juego lo mejor de nosotros mismos, al servicio generoso de la Iglesia. Con todo afecto, Adolfo Nicolás, S.I. Superior General Roma, 17 de diciembre de 2013 (Original: Español)

Hoy tenemos motivos para seguir reconociendo en Pedro Fabro, con serena alegría, a nuestro “hermano mayor”. Su modo de estar presente es bendición para nosotros; Fabro es memoria de humildad y de retorno constante a nuestra “mínima Compañía”; cerca de Fabro, nos alejamos de tentaciones de triunfalismos vacíos o de presencias prepotentes. Fabro es vocación de vida “teniendo ante nuestros ojos, primero a Dios nuestro Señor”, buscando en todo hacer Su voluntad en éste Su Instituto (cfr. Fórmula del Instituto I). Fabro es vocación de cuidado y atención al Cuerpo de la Compañía; vocación de diálogo y apertura incondicional, de disponibilidad obediente y entrega

5


PROVINCIALES JESUITAS DE AMERICA LATINA REPRUEBAN SENTENCIA Y URGEN SE RESPETEN LOS DERECHOS DE LOS MIGRANTES Y SUS DESCENDIENTES EN REPÚBLICA DOMINICANA.

Los Superiores Mayores, Provinciales Jesuitas de América Latina y del Caribe, reunidos en la 27ª Asamblea General, nos sentimos indignados ante la sentencia No. 0168/13 del 23 de septiembre de este año 2013 del Tribunal Constitucional de República Dominicana y nos unimos a la comunidad internacional y del país que piden a las autoridades dominicanas que se respeten los derechos de los migrantes y sus descendientes. El mandato de la sentencia es alarmante: registrar como extranjeros a todos los descendientes de inmigrantes indocumentados nacidos en territorio dominicano a partir de 1929. Despoja de su nacionalidad a cuatro generaciones de personas que durante más de 80 años fueron registradas como dominicanas al amparo de la Constitución y Leyes vigentes. La cifra oficial de los afectados por esta sentencia supera las 24,000 personas, mientras que otros estimados afirman que la cifra real es alrededor de 250,000 personas. Estas personas nacieron en República Dominicana y poseen un acta de nacimiento reconocida legalmente por el gobierno dominicano, pero ahora quedarán en condición de apátridas, a pesar de haber nacido, vivido y sólo conocer República Dominicana. Muchas de estas personas han obtenido sus cédulas de identidad y electoral, han viajado con su pasaporte dominicano, se han casado y tienen actas de matrimonio; y ahora, de forma tajante, la sentencia 0168/13 del Tribunal Constitucional les está negando su nacionalidad dominicana. Este despojo arbitrario de la nacionalidad constituye una violación de derechos civiles y de acuerdos internacionales. Reconociendo el derecho del gobierno de la República Dominicana de establecer sus políticas internas, no

6

podemos quedarnos indiferentes al clamor de Dios en el dolor y la exclusión de los cientos de miles de dominicanas/os que están siendo afectadas/os por esta sentencia del Tribunal Constitucional. Como hermanos latinoamericanos y caribeños, nos sentimos llamados desde nuestra espiritualidad a manifestar la vida de Dios en medio de nuestra historia, estando al lado de los más pobres y excluidos, promoviendo la justicia que brota de la fe. Nos identificamos con las palabras del Papa Francisco al destacar que todo ser humano posee una misma dignidad: “El fundamento de la dignidad de la persona no está en los criterios de eficiencia, de productividad, de clase social, de pertenencia a una etnia o grupo religioso, sino en el ser creados a imagen y semejanza de Dios (cf. Gn 1, 26-27) y, más aún, en el ser hijos de Dios; cada ser humano es hijo de Dios”. (Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Migraciones, 2013). Como Superiores de todos los jesuitas de America Latina y del Caribe, nos solidarizamos con las/os afectadas/os por la sentencia 0168/13 del Tribunal Constitucional, y unimos nuestra voz a las de ellas/os y a la de toda la comunidad internacional y nacional que exigen la anulación de esta sentencia que lesiona gravemente los derechos humanos fundamentales, ya que la ley no puede estar por encima del ser humano ni aplicarse retroactivamente. Superiores Mayores, Provinciales Jesuitas de América Latina y del Caribe. Río de Janeiro, 8 de noviembre de 2013


FIRMAN ESTE COMUNICADO:

7


Noticias

El Pac y la Revolución Digital Jorge Cela, SJ

Cuando pensamos en el fenómeno de la comunicación en el mundo contemporáneo a veces nos distraemos soñando si pudiéramos vender a Jesús como se vende la Coca Cola. Y quizá lo que deberíamos estar pensando es si

8

pudiéramos evangelizar las maneras de vender Coca Cola. La pregunta sobre cómo incorporar la revolución digital a nuestra vida espiritual, intelectual, comunitaria y apostólica no es sólo de cantidad. Es fundamentalmente de calidad.


DIÁLOGO

En plena crisis financiera, a los que parecía no tocar la crisis era a las empresas de comunicación. La revolución digital parece dominar el mundo. Las nuevas posibilidades a través del internet, las redes sociales y los celulares han transformado nuestros estilos de vida. El aprendizaje ya no se hace por acumulación de conocimientos, sino por desarrollo de la conectividad. La nueva forma de inventar, producir, investigar, interactuar es a través de redes de colaboración. Si bien es verdad que el acceso a la alta tecnología de la comunicación está económicamente discriminado, sin embargo el impacto de estas conexiones atraviesa todas las clases sociales. Los celulares son instrumentos básicos del pequeño comercio informal. Internet tiene un papel fundamental en la vida de las familias separadas por la migración. Las redes sociales integran todas las clases. La cultura digital va permeando todas las capas sociales introduciendo patrones de consumo, visiones del mundo, maneras de organizarse e interactuar.

Algunos dicen que vivimos en la sociedad del conocimiento. Que la riqueza mayor no son las tierras, ni la industria, sino el conocimiento, la tecnología. Sin embargo, creo que estamos en el mundo de la comunicación, de la conectividad.

Este cambio afecta también nuestra cultura institucional y apostólica. Las nuevas formas de comunicación tienen un impacto en las conciencias y comportamientos individuales y sociales que reta nuestras formas tradicionales de comunicar el mensaje evangélico. La importancia de las redes y conexiones digitales cuestiona nuestra manera de organizar nuestra vida comunitaria y eclesial. Las oportunidades de comunicación trastocan las formas de creación de identidades colectivas y culturas institucionales, el concepto de privacidad, los hábitos de concentración y las tentaciones a la imaginación.

Aquí radica la importancia del sector apostólico de la Comunicación. En la reunión del sector en Manaus nos asomamos a este mundo. Y constatamos cuánto nos falta por caminar. En nuestro proyecto apostólico común (PAC) la Comunicación sólo aparece explícitamente en la última línea de acción, la 36 de la prioridad 6: “Mejorar la gestión organizativa, financiera, comunicacional y tecnológica, del gobierno para la misión interprovincial”. Pero tenemos que entenderla como pieza clave para su implementación. En la metodología propia del PAC la comunicación nos tiene que ayudar a acercarnos a la realidad, a ponerle rostro, a hacernos vivir la cercanía con los pobres y excluidos, la proximidad con las nuevas generaciones, la vecindad con el choque y diálogo de culturas en las fronteras de nuestras ciudades, de nuestros límites nacionales, de nuestras interacciones étnicas. La comunicación debe facilitarnos el acceso a la contemplación, la reflexión y la investigación que nos permiten comprender en profundidad esa realidad. Y nos permite actuar en colaboración, en red, construyendo juntos nuevas formas de escuchar las angustias y esperanzas de nuestros pueblos, comunicar el mensaje, construir redes y comunidades, incidir en la opinión pública y en los procesos de decisión de nuestras sociedades. Pero la primera misión es el fortalecimiento del cuerpo, de la identidad y misión común. El sector Comunicación puede ayudarnos en este esfuerzo en medio de la fragmentación de identidades de la cultura contemporánea, para construir una identidad integradora,

9


DIÁLOGO

que nos dé sentido alrededor de la misión común, que devuelva la voz y empodere a los jóvenes y los excluidos. Tienen que ver con este esfuerzo la nueva página web de la CPAL - www.cpalsj.org - que aún continúa mejorando como espacio de encuentro de la gran comunidad ignaciana de América Latina; lo mismo que el renovado Boletín Informativo y el nuevo logo de la CPAL que se está procesando. Hoy los publicistas hablan de la marca jesuitas. Es en el fondo la filosofía que expresa nuestra identidad y que se encarna en nuestra misión socializada y visualmente expresada. No buscamos vendernos, pero sí compartir el tesoro de nuestra espiritualidad. Esta comunicación interna busca entusiasmarnos con la misión común expresada en el PAC, visibilizar y motivar el compromiso con nuestras prioridades, conectar el PAC con los proyectos apostólicos de cada Provincia, aumentar el conocimiento de los miembros del cuerpo apostólico, de su sentir y quehacer, de las obras y redes que impulsamos. Un objetivo clave es clarificar la imagen de la CPAL no como una superestructura ajena y englobante, sino como una comunidad en identidad y misión de la que todos formamos parte. Ayudarnos a sentir que todos somos la CPAL. Con esta finalidad hemos editado el desplegable sobre las prioridades del PAC que ha llegado a todas las Provincias, y mantenemos el PAC como tema de todas las reuniones de la CPAL, de los sectores y grupos. Es notable el apoyo que esto recibe en algunas provincias de sus mecanismos de comunicación puestos a mejorar el conocimiento de otras provincias, de la CPAL, del PAC. El sector Comunicación también puede ayudarnos a fortalecer nuestra organización en red. Cada vez son más fuertes y activas las redes

10

interprovinciales. Cada vez abundan más las redes intersectoriales. La organización por plataformas apostólicas nos invita a nuevas formas de comunicación y trabajo en red. El desarrollo de formas de comunicación como las reuniones virtuales, los cursos on-line, los grupos de trabajo por internet, el uso de facebook y twiter, las estructuras en red, nos ayudan a impulsar estas nuevas formas de organizarnos y actuar. No hay duda que la Iglesia está viviendo un nuevo momento de su historia. El Papa Francisco ha logrado un nuevo posicionamiento de la Iglesia. La imagen de una Iglesia sencilla, cercana y misericordiosa ha entrado en la conciencia de las mayorías con una rapidez impresionante. Esto nos habla de la posibilidad y urgencia de posicionarnos en favor de nuestras prioridades en las sociedades en que vivimos. Y en gran medida es un esfuerzo comunicacional que todos debemos hacer y en el que el sector Comunicación nos puede ayudar. Finalmente, también debemos seguir utilizando los medios de comunicación a nuestro alcance para trasmitir nuestro mensaje. En esto también la red de radioemisoras y la participación en la nueva red de editoriales nos puede ayudar grandemente. Conscientes de la importancia de la comunicación tenemos que entrar en ella con visión estratégica de largo plazo, no sólo preocupados por la noticia del día, sino por crear estructuras conectadas, en comunicación para la comunión. Formando habilidades para la comunicación, desarrollando la capacidad crítica y los hábitos de libertad ante la fuerza invasora de los medios en nuestra conciencia, privacidad y comportamientos. La formación en comunicación no sólo debe ser dirigida a los especialistas

y técnicos de la comunicación. Tiene que abarcar los usuarios, creando receptores críticos y comunicadores creativos en todas las áreas apostólicas que fortalezcan la nueva imagen de la Iglesia que empieza a florecer. No basta con ser pozos de sabiduría y bondad. Tenemos que ser canales que conectan con los desiertos para compartir y comunicar conocimientos, afectos, poder, la fe que nos hace vivir y nuestra manera ignaciana de vivirla. Jorge Cela, S.J. Presidente


DIÁLOGO

Vaticano, 28 de octubre de 2013 Al Señor Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo SANTO DOMINGO Querido Hermano: Por medio del Señor Arzobispo Jude Thadeus Okolo, nuevo Nuncio Apostólico en la República Dominicana, deseo hacer llegar al Episcopado, a los sacerdotes, a las comunidades religiosas, a los seminaristas, así como a todo el Pueblo de Dios de esa querida Nación mi cordial afecto en el Señor. El nuevo Nuncio es portador de mi presencia y mi cercanía, una cercanía que quiere ser de colaboración con el Estado y las instituciones públicas, de comunión con las Iglesias locales, paternal con los creyentes, solícita con los necesitados, caritativa y solidaria con todos. Con este espíritu, les pido que reciban a Mons. Jude Thadeus Okolo como el abrazo del Papa para ustedes, con ánimo renovado y nueva esperanza, para que pueda desarrollar su misión con eficacia y acierto, contando con la colaboración, comprensión y estima de todos: autoridades, pastorales y fieles.

solidaridad y el desarrollo integral de los Dominicanos. Allí donde se promuevan estas iniciativas, allí se encuentra la Iglesia, dispuesta a ofrecer lo mejor que ella tiene: la gracia y la paz que nacen del corazón de Cristo crucificado. La experiencia nos enseña que cuesta cumplir los ideales. Siempre existe el peligro de la “mundanidad”, de dejarse llevar por el espíritu de este mundo, de actuar por el propio interés y no por la gloria de Dios. Y esto nos expone no pocas veces al ridículo, sobre todo a los pastores. Por eso, es necesaria la permanente conversión personal, que sólo se puede lograr con una relación constante con Jesús, ayudados en este propósito por la fuerza interior de la oración. Rezando, siendo humildes, reconociendo que todos cometemos fallos y meditando la Palabra de Cristo nos será más fácil mantenernos en una fidelidad cotidiana a su llamada y llevar a cabo muchas obras de caridad, expresión elocuente del amor de Dios entre los hombres.

La credibilidad de la iglesia y de su colaboración en el bien del pueblo, en la defensa de la familia y de la vida humana, en la lucha contra la pobreza, pasa hoy por la docilidad de cada uno de nosotros al Espíritu del Resucitado, dejando que éste nos impulse y nos ayude. A veces nuestra debilidad se deja sentir, pero estoy convencido de que la santidad siempre es mayor que el pecado, porque la misericordia divina brilla, incluso con El Nuncio Apostólico representa en ese país al más fuerza, en medio de nuestras miserias. El pecado Obispo de Roma para el bien del Pueblo. Su misión depende de nosotros, la santidad nos viene de Dios, que consiste en estrechar los vínculos que unen a la Sede nunca se cansa de darnos otra oportunidad. Él siempre de Pedro con esa Nación, alentando a los hijos de esas nos espera y comprende. hermosas tierras a recorrer el camino de la vida con la mirada puesta en Dios y la mano tendida hacia los Quiero asegurarte, querido Hermano, que tengo muy hermanos. La Iglesia no quiere privilegios, no tiene presente en mis oraciones al amado Pueblo de Dios que intereses políticos, no busca alianzas estratégicas. peregrina en la República Dominicana, especialmente a Quiere servir, servir a todos, y por eso trabaja por el los que sufren a causa de los pecados de los hombres y bien común, la paz, el progreso, la libertad, la justicia, la mujeres de la Iglesia. Y a la vez quiero reiterarte el

11


DIÁLOGO compromiso, claro y valiente, para que las victimas de estas torpezas sean siempre defendidas y tuteladas, de modo que la justicia sea atendida en todos sus aspectos. Aunque no somos ajenos a los errores, pongamos también en la presencia de Dios los innumerables frutos de bien que el Evangelio ha dado y seguirá dando en esas tierras: tantos hombres y mujeres que han recibido el auxilio y la caricia de la Iglesia en sus necesidades, su apoyo en sus sufrimientos, que han escuchado una palabra de consuelo en sus tributaciones y dificultades y, sobre todo, que han creído en el anuncio de la esperanza de la redención que ella proclama.

Te pido, por favor, que reces y hagas rezar por mí, pues ahora lo necesito más todavía. Saluda y anima en el nombre del señor a todos los hijos de la República Dominicana, recordándoles que solamente Él puede dar la vida auténtica, plena y dichosa. ¡Qué bello es ser discípulos suyos y misioneros de su Evangelio! Que Jesús proteja y la Virgen Santa cuide a todos los Dominicanos.

Fraternalmente, Mons. Jude Thadeus Okolo cuenta con mi confianza y con el apoyo de mi oración, para que el Señor le sostenga en la misión que va a empezar y pueda Francisco. continuar así la historia de salvación que la fe cristiana ha escrito tan luminosamente durante siglos en esos bellos parajes bañados por el Caribe.

Nuevo Nuncio Apostólico Mons. Jude Thadeus Okolo

12


Nacimiento Parroquia de Reina La Habana

Secci贸n

CUBANA

13


DIÁLOGO

CUBA

Iglesia San José

Trabajo Pastoral de los Jesuitas En la Vicaría Mons. Alberto Martínez Villaverde Por: Carlos García Carrera SJ 14


DIÁLOGO Después de que hace un año y medio salimos de la vicaría San Ignacio de Loyola con 4 parroquias en el sureste de la Diócesis de Matanzas, actualmente nos ocupamos de la vicaría Monseñor Alberto Martín Villaverde que incluye una Casa de Ejercicios, codirigida por nosotros y 5 parroquias en un área de unos 2,780 km2 casi limítrofe con la Provincia Villa Clara. La SJ ha trabajado en las 5, aunque actualmente por la reducción de personal, estamos en las 3 de más al norte: Nelson Santana, párroco en San José de Colón, Txema Arismendi, parroco de Los Arabos. y Carlos García Carreras, párroco en San José de los Ramos. Cada parroquia abarca un centro urbano entre los 40,000 habitantes en Colón a 15,000 en San José de los Ramos y un gran número de “bateyes” de población menor y totalmente rural. Colaboramos en Colón con

dos congregaciones de religiosas, las Misionera de San José de Cluny en la parroquia y las Misioneras de la Inmaculada Concepción en la Casa de Ejercicios, y las religiosas Apostolinas en Los Arabos. San José de los Ramos no tiene colaboración de religiosas. La Casa de Ejercicios tiene una actividad muy grande y variada incluyendo dos tandas de 30 días al año, una de ellas para los participantes en nuestro terceronado internacional, tandas de 8 días y de fin de semana, lo mismo que los talleres de las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE) Cada parroquia tiene trabajos distintos, en mucho heredados de los párrocos anteriores. Además de toda la dimensión sacramental y catequética ya existente, con el visto bueno de nuestro obispo de Matanzas, Manuel Hilario de Céspedes, vamos tratando

de presentar a la feligresía y a los Consejos Parroquiales y Comunitarios el proyecto de Parroquia dirigida por Jesuitas de la CPAL, caracterizadas por un mayor énfasis en la formación de Comunidades de Fe, con una participación responsable del laicado, y un compromiso social solidario. Van surgiendo también las bases de futuros Centros de Fe y Cultura, en que se aprovecha el gran interés del pueblo por todo lo cultural, para ir fomentando la capacidad de reflexión crítica y de diálogo respetuoso. Uno de los mayores retos pastorales tiene que ver con la comprensión respetuosa de todo el mundo del sincretismo religioso tan generalizado en la población de la Isla, y de los medios y estrategias de evangelización del mismo.

15


Parroquia Sagrada Familia

P. Melvin Arias, SJ Párroco en Santiago de Cuba Ahora es tiempo de sembrar la semilla en el silencio y esperar que nazca algo nuevo. Aquí la tierra es propicia y fértil y “la esperanza no defrauda” (Rom. 5,5). Desde Santiago de Cuba el P. Melvin Arias nos dice que ha tenido una buena acogida de la gente, que se siente tratado con delicadeza y cercanía y ha sido recibido como un miembro más de las comunidades en

16

la Parroquia Sagrada Familia donde ahora lleva adelante su misión como párroco. Otras de las tareas en las que se desempeña el P. Arias es la

de encargado de los jóvenes y coordinador nacional del programa de los emprendedores. Bajo su responsabilidad también están las construcciones en la parroquia que avanzan poco a poco.


Un programa para el Trabajo Pastoral P. Francisco Escolรกstico, SJ Pรกrroco de Reina

17


DIÁLOGO El 8 de septiembre, 2013, asumiendo la parroquia Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, Habana- Cuba, el P. Francisco escolástico tomando como referencia las lecturas del día pronunció una sencilla homilía que recogen las líneas básicas que lo orientarán como párroco. Amigos todos en el Señor. Hoy nos unimos a todo el pueblo cubano por la celebración de la fiesta de nuestra Sra. de la Caridad del Cobre. Todos como hijos clamamos a la madre Mambisa. Le pedimos que siga regando y sembrando flores de amor, de comprensión, de unidad, de paz, de alegría, de esperanza. Ella como Madre del pobre y del que sufre, nos entiende e intercede para que su Hijo nos muestre dónde quiere ser servido en esta tierra cubana. Con María Caridad del Cobre queremos ser creativos en llevar al Evangelio, queremos encontrar los espacios de maniobra que nos abre el Espíritu de su Hijo, para llevar consuelo a sus hijos sufridos y excluidos, a sus hijos descartados. Las lecturas bíblicas 1 que hemos escuchado nos dibujan el perfil de una comunidad sacerdotal. Somos eso, una comunidad sacerdotal, de servicio, de ofrecimiento, de acudir al otro, al prójimo. Las lecturas nos ayudan a entender la misión que agradecemos a Luis Fernando, por los años que pasó sirviendo en esta parroquia y por esta nueva misión que se nos encomienda. Tanto para Luis Fernando como para mi, pido sus oraciones, ustedes, como comunidad sacerdotal deben ayudarnos a ser buenos sacerdotes, buenos pastores, pastores que huelan a ovejas, como ha pedido el Papa Francisco. No nos critiquen por atrás ni pierdan tiempo en comparaciones, más bien apóyennos con sus

oraciones y buenos consejos. De las lecturas aprendemos que un pastor debe: 1. Dejarse instruir por Dios, como Dios instruyó a Israel a través de Moisés. Si nos dejamos instruir por Dios, podremos salir de Egipto, salir de nuestro propio “amor, querer e interés”. Podremos dejar atrás lo que nos esclaviza y entrar en el desierto confiando solo en Dios. Somos atraído a la vida divina como Israel fue llevado en alas del águila hacia Yavé. 2. Un pastor debe escuchar y respetar la alianza, como Dios pidió al pueblo de Israel. Si hacemos esto, entonces seremos propiedad de Dios, seremos su tierra, seremos reino sacerdotal y una nación consagrada a Dios. Escuchar y respetar, es todo un itinerario espiritual para todos nosotros. Escuchemos la comunidad, escuchémonos entre nosotros, escuchemos a Dios donde clama la vida. Respetemos el ritmo de Dios salvarnos, respetemos las decisiones cuando no las entendemos, respetemos al que es enviado a otra parroquia y al que llega a servir en esta parroquia. Escuchemos y respetemos, por ese camino saldremos airosos del desierto. 3. Ojalá que podamos repetir con el pueblo de Israel “haremos todo lo que Yavé ha mandado”. Simplemente hagamos caso a las instrucciones de nuestro Padre celestial y lo demás vendrá por añadidura. 4. Con la carta a los Corintios, aprendemos que un pastor, un párroco debe servir fundamentado en la caridad. Nuestra parroquia se llama “Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola”. San Pablo nos está indicando que hagamos caso al nombre que llevamos como

comunidad sacerdotal. Vivamos con la pasión del corazón de Jesús y mostremos que el amor se pone más en las obras que en las palabras, según San Ignacio. 5. En el evangelio de hoy, la visitación de María a su prima Isabel, María se levantó y se fue a servir a su prima. María obedece y sirve. Un pastor está llamado a levantarse y salir, salir, salir, salir a servir donde Dios quiere ser servido no donde nos inventamos o nos acomodamos. Con María, salimos para una misión: comunicar el Espíritu de Dios que es el Espíritu de Jesús. Por eso Isabel llena del Espíritu exclamó “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. María e Isabel son mujeres que han recibido de Dios más que lo que han recibido de sus padres. Y eso no lo pueden callar. Como comunidad, nosotros tampoco podemos callar lo que hemos recibido de Dios. 6. Finalmente, María es llamada dichosa por haber creído. Al contemplar tantos dones recibidos por Dios, Isabel, llena del Espíritu ve dicha donde otros ven tristeza, ve ganancia donde otros ven pérdida, ve vida donde otros ven muerte y desolación. Un pastor es dichoso si cree lo que predica y vive apegado a lo que predica. Tendríamos que decir: Señor a dónde iremos, qué diremos, sólo tú tienes palabras de vida eterna. 7. Pido para Luis Fernando la dicha de creer, pido para mi la dicha de creer, pido para todos ustedes la dicha de creer. Grandes milagros acontecerán en esta parroquia si tenemos la dicha de creer. 8. Ven Espíritu Santo Creador, Ven Espíritu Santo consolador de los pobres, soplo que nos hace andar. Amén!!!!!!! 1

18

a) Éxodo 19, 3-8 b) Salmo 40 c) 1Corintios 13, 1-8.13 d) Lucas 1, 39-49


DIÁLOGO

Tercera Probación en Cuba Desde el primero de septiembre se realiza en La Habana, Cuba, una nueva edición de la Tercera Probación del jesuita, bajo la orientación del Instructor Benjamín González Buelta. El grupo está formado por doce jesuitas, once de ellos procedentes de los países latinoamericanos y uno de Alemania.

Son: Pablo Ariel Ferreiro (ARU), Orival Bonicoski (BRM), Edil Calero Cortés (BOL), Elio Estanislau Gasda (BRC), Rafael Humberto Hernández (COL), Samuel Lozano de los Santos (MEX), John Jairo Montoya Rivera (COL), Manuel Pérez Suazo (ANT), Jaime Renán Parra Sugaste (CAM), Jan Eugen Roser (GER), Carlos Miguel Silva Canessa (PER) y Eduardo Silva Uribe (MEX).

19


Jorge Rojas Pedro Suarez Ernesto Travieso

Secci贸n

MIAMI


Ordenación Sacerdotal Emilio Travieso, SJ Por: Eduardo Barrios, SJ Con puntualidad suiza comenzó la procesión desde la entrada del Gesu Church hacia el altar a las 10:00 a.m. Presidía el Arzobispo de Miami, Mons. Wenski, flanqueado por nuestro obispo SJ, Mons. Del Castillo y acompañados por una ventena de presbíteros regulares (los NN) y diocesanos. Las primeras palabras las tuvo el párroco del Gesu, P. Eddy, que, junto con su staff se lució en la preparación del evento. Todo sobre ruedas. Las lecturas fueron en tres lenguas, español, inglés y creole. Los cantos añadieron el Latín, lengua que en la Iglesia se niega a morir, testigo el P. Christian Sáenz y tantos nuevos cultores del arcaico idioma. En la lengua oficial del rito, eh, latino se cantó el Veni, Creator Spiritus, y también se rezó el Pater Noster.

Se vio que la Liturgia había sido bien ensayada, pues todo fluía sin cuchilleos ni señales de tránsito. Actuaban como acólitos cuatro escolares SJ bajo la batuta de dos “ceremonieri” del Arzobispado. La previsión y el profesionalismo litúrgico no están reñidos con lo carismático. La Liturgia se celebró de modo muy cálido y emotivo. Ayudaba la enorme simpatía y estima que despierta Emilio en su nativo Miami. Las últimas palabras, muy bien acogidas por cierto, le correspondieron al P. Pedro Suárez, Superior seccional. Después de tan nutritivo alimento espiritual bajamos a la cripta del Gesu para degustar las exquisiteces a que nos tiene ya acostumbrado Richard Moncada, chef del Colegio de Belén. En el momento del abrazo al recién ordenado, me tomé la libertad de susurrarle a Emilio: “No le pido a Dios que perseveres en la vocación,

sino que pongas los medios que garantizan la perseverancia”. Bueno, no lo dije tan completo, porque la voz me flaqueó.


DIÁLOGO

MIAMI

Centro de Espiritualidad Ignaciana Miami - CEI Nuestra historia comienza con nuestra primera obra: Los Encuentros Familiares fundados en 1971 por el Padre Florentino Azcoitia, S.J. y el entusiasmo comunitario de cientos de familias que supieron dar tiempo y energía en un apostolado en el que siempre creyeron. Los Encuentros Familiares, desde su mismo comienzo, han luchado con tesón incansable por los hogares de nuestra comunidad. Seglares comprometidos, padres e hijos, son un ejemplo de un apostolado integral porque abarca a toda la familia. No faltaron dificultades en el camino, pero fueron superados con la ayuda de Dios y el entusiasmo comunitario de cientos de familias que supieron dar tiempo y energía en un apostolado en el que siempre creyeron.

22

Los Encuentros Familiares comenzaron a ayudar a muchas familias con necesidad de reestructurarse sicológicamente y encontrar el sentido de sus vidas como familias e individuos en el encuentro con Dios. El camino fué largo y lleno de dificultades por encontrar un lugar físico donde realizar nuestro apostolado con las familias. Después de mucho caminar, se hallo, finalmente, el sitio donde hoy se encuentra la sede del Centro de Espiritualidad Ignaciana. Al establecerse los Encuentros en su residencia permanente surgió La Casa Manresa Retreat House, casa de Ejercicios Espirituales Ignacianos que se venía a sumar a la labor pastoral del Centro de Espiritualidad. Desde entonces no solamente se han dado tandas de Ejercicios en esta casa sino que otras organizaciones religiosas han utilizado sus


DIÁLOGO

amplias facilidades, sus capillas y su ambiente invitador a la reflexión y la oración para satisfacer sus necesidades de retiro espiritual. Con el tiempo, el Centro de Espiritualidad Ignaciano fué añadiendo ministerios y servicios que han venido a llenar un vacío en las vidas de tantos hombres y mujeres, jóvenes y adultos, que buscan con ansias al Dios del Amor. La Direccion espiritual ofrecida no solamente por sacerdotes sino por laicos preparados en el Acompañmiento Espiritual, servicios litúrgicos diarios en el Centro, Talleres de formación sobre Biblia, la Iglesia, la sicología moderna en función de las necesidades espirituales, etc. El centro de Espiritualidad Ignaciana se adornó de actividades famialiares constantemente. Los eventos sociales de acercamiento entre los que acuden a este lugar de paz y esperanza los acercan unos a otros en el amor de

la unidad que solo nos da Jesús. Hoy en día, después de más de 40 años de fuerte trabajo apostólico, nos anima no solamente nuestra historia, si no los cientos de personas de todas partes que vienen buscando a Jesucristo através de nuestra espiritualidad fundada for San Ignacio de Loyola. El compromiso establecido por la Compañía de Jesús y la de muchos laicos deseosos de extender las enseñanzas de Nuestro Señor nos llevan por ese camino, muchas veces incierto pero lleno de gozo que bajo la Providencia Divina y el amparo de la Virgen nos garantizan que estamos en los caminos del Señor. http://www.ceimiami.org/ en ella se pueden encontrar informaciones

23


Colegio Belén Por: Pedro Suarez, SJ Además de los Ejercicios Espirituales que ofrece a los estudiantes, el escolar Mike Wood, S.J. ha dado retiros de fin de semana y reflexiones de un día a profesores del colegio en Casa Manresa con gran aceptación. Mike también tiene consejería espiritual y enseña las dos secciones del curso Espiritualidad Ignaciana a unos 50 estudiantes de último año, mientras se prepara para ir a Teología en enero. Además de Mike Wood, otros dos maestrillos han hecho descender notablemente la edad media de la comunidad. Son ellos nuestro Francisco Coste (Mello), que ha estado practicando su Inglés y participando en actividades colegiales antes de ir a Teología y Peter Gadalla, S.J., de la Provincia de New Orleans, quien está enseñando tres secciones de teología y ayuda con la consejería espiritual de estudiantes de décimo grado. La presencia de estos tres jóvenes ha inyectado alegría en la comunidad y la esperanza que trae la juventud. Desde el comienzo del curso escolar, cada miércoles al mediodía el Padre Ernesto F. Travieso, S.J. ha estado

24

dando charlas de formación religiosa y los Ejercicios en la Vida Diaria a un grupo de empleados y profesores del colegio. Cada miércoles también el Padre Jorge Rojas dice las misas ordinarias de 7:15 AM y de 9:30 AM en la capilla del colegio en Español. Es un toque de hispanidad muy apreciado en el horario regular de misas, que los demás días de la semana suelen ser en Inglés. El 1 de Noviembre, solemnidad de Todos los Santos, se celebró en Belén una misa para todo el colegio: estudiantes, profesores y empleados. Por falta de un local más grande se utilizó el gimnasio, como se suele hacer en ocasiones solemnes, donde caben los 1500 estudiantes, 123 profesores, empleados y algunos familiares. El equipo de mantenimiento del colegio trabajó incansablemente desde las 5 hasta las 8 de la mañana para tener listo el altar, poner las sillas y decorar el amplio gimnasio. Mientras los concelebrantes PP. Ernesto F. Travieso, Jorge Luis Rojas y el Rector del colegio celebraban la Misa, en el

vestíbulo los Padres Pedro Cartaya y Lionel Lopez oyeron confesiones por un buen rato. Lo más conmovedor de la Eucaristía fue el testimonio de tres estudiantes de último año que durante la homilía relataron la historia de tres personas que ellos habían conocido y que podían recibir el calificativo de “santos” y “santas” por su dedicación, bondad y la influencia que habían ejercido en sus vidas. Fueron mencionados un profesor, una abuelita y el Padre Jorge Sardiña, S.J., que fue consejero espiritual de los estudiantes por mucho tiempo y falleció hace unos años.


Fiesta de Todos los Santos

25


Secci贸n

DOMINICANA

26


Nacimiento Viviente Colegio Loyola

En todos estos años el espectáculo de Navidad ha reunido a más de 20,000 personas

momentos antes y durante del nacimiento de Jesús.

Por octavo año consecutivo el Colegio Loyola presentó el pasado fin de semana su tradicional “Nacimiento Viviente”, un derroche de música, canciones, danza y teatro, con la participación de 150 niños y jóvenes del centro docente.

Veremos a José y María a lo largo de su recorrido por la ciudad, un mercadillo, el pueblo de Belén con su riachuelo, las casas en lo alto de la montaña, la casa de Rut, la casa de María, la carpintería de José, el templo sagrado de Jerusalén, una panadería, una herrería, la casa de Zacarías e Isabel, el majestuoso castillo de Herodes, la posada, el palacio de los reyes magos, el tradicional pesebre, entre otros. Akari Endo hizo de María, en tanto Carlos Naveo personificó a José en el espectáculo abierto al público dirigido por Wendy Queliz, directora de la Compañía de Teatro del Colegio Loyola.

El multiusos del Loyola del Centro de los Héroes fue transformado el viernes, sábado y domingo en la ciudad de Belén para recrear el nacimiento de nuestro señor Jesús escenificado en 16 estampas divididas en distintos bloques, proyectando las costumbres de la época, acontecimientos bíblicos donde están plasmados los

27


Noviciado San Estanislao de Kostka Provincia Antillense 2013 2 de Septiembre del 2013 (Misa de Primera Probación) – La Provincia Antillense de la Compañía de Jesús le da la bienvenida oficial a cinco novicios, mientras otros cinco inician su segundo año en el Noviciado San Estanislao de Kostka en Santiago de los Caballeros, República Dominicana. El Maestro de novicios es el P. Juan Ayala, SJ y el ayudante Diácono Andy Adonis Mesa, SJ Ad Majorem Dei Gloriam Presentamos los novicios por orden alfabético y año:

28


DIÁLOGO

Luis Antonio Beltré Ciprían, novicio de 2do año

San José de Ocoa, República Dominicana

Luis, 21 años, nací el 21 de abril de 1992 en San José de Ocoa. Hice mis estudios básicos en Ocoa. Luego me mudé a Nigua, San Cristóbal donde hice mis estudios de bachiller en contabilidad en el Politécnico Padre Segrí dirigido por las HH. Mercedarias de la Caridad. Durante ese tiempo, pertenecí a la pastoral juvenil dirigida por Sor Ada Martínez. Fue un espacio que me ayudó mucho a crecer en mi fe y a nivel personal. Lo que más me impactó durante ese tiempo fueron las visitas al leprocomio donde

compartíamos con los enfermos. Conocí a la Compañía de Jesús a través de un retiro impartido por el sacerdote jesuita Juan Ayala al final del bachiller. Comencé a ir a retiros y campamentos vocacionales en el 2011. Ese mismo año entré al pre- noviciado Casa Nazaret donde hice un proceso más profundo reafirmando este llamado que Dios me hace. Entré al noviciado el 18 de agosto del 2012. Le doy gracias a Dios y a la Compañía de Jesús por ayudarme a discernir esta entrega al servicio de los más pobres.

Sergio Jesús Ojeda Acuña, novicio de 2do año Santiago de Cuba, Cuba

Sergio, 28 años, nací el 22 de junio de 1985 en Santiago de Cuba. Comencé a participar en la iglesia cuando tenía 21 años de edad (mi tercer año universitario). Estudiaba en la universidad ingeniería en telecomunicaciones cuando Dios comenzó a conducirme por un camino nuevo. Me sentía cómodo, pero no sabía dónde me llevaría. En el año 2009 me gradué de la universidad y comencé inmediatemente a trabajar por dos años. Fue aquí donde empezó mi proceso

vocacional. Me costó trabajo aceptar la propuesta de Dios e hice mucha resistencia a dejarme llevar por Él. Durante ese tiempo, Dios me hizo ver que haciendo su voluntad viviría una vida a plenitud. Aunque sería feliz en otro camino vocacional, siempre me acompañaría la sensación de que me faltó algo por hacer. De ese modo llegué al noviciado. Después de un año he podido confirmar mi vocación a la vida religiosa en la Compañía de Jesús.

29


DIÁLOGO

Ricardo Perkins, novicio de 2do año Kingston, Jamaica

Ricardo, 25 años, nací en Kingston, Jamaica. Soy el hijo menor de mis padres. A los 20 años de edad me gradué de la universidad (University of the West Indies) donde estudié turismo. Pasé tres años trabajando para un grupo llamado Mustard Seed Communities (El granito de mostaza) que se dedica ayudar niños que fueron abandonados, viven con SIDA o sufren de problemas mentales y físicos. Fue durante esos años que tuve muchos encuentros profundos con Dios. Al mismo tiempo recuerdo mis diálogos con el Padre Jim Webb, SJ. De aquí vino un renacimiento de la llamada al sacerdocio que había encubierto durante mis

años universitarios. Para confirmar si estaba recibiendo una verdadera llamada de Dios, contacté al Padre superior de los Jesuitas en Jamaica quien me envió a un director espiritual. Rápidamente, recibí la confirmación que era una llamada auténtica de Dios y así comencé el proceso de aplicar a la Compañía de Jesús en Jamaica (Provincia de New England). Con la gracia de Dios me encuentro en el noviciado San Estanislao de Kostka, muy contento y dispuesto a hacer lo que quiere Papa Dios en mi vida. Praise God!

Pedro Luis Rivera Bausa, novicio de 2do año Santiago de Cuba, Cuba

Pedro, 24 años, nací en Santiago de Cuba, el 9 de abril de 1989. Comencé a ir a la Iglesia a los trece años por mediación de unos amigos. Desde entonces estuve siempre muy vinculado a la catequesis, grupos de formación y a un grupo misionero de mi comunidad. Estas experiencias ayudaron a relacionarme de un modo más cercano con Jesús. Empecé a estudiar en la universidad la carrera de ingeniería informática, pero no la llegué a terminar. A los 22 años conocí a los jesuitas. A través de

30

ellos me lancé por primera vez a buscar la voluntad de Dios en mi vida. Hasta ese momento jamás me había pasado por la cabeza la opción de la vida religiosa. Así inicié un proceso de discernimiento con los jesuitas en un pre-noviciado en Cuba. Unos meses después, viajé a la República Dominicana para comenzar el noviciado. Hoy doy gracias a Dios infinitamente por mi vida y por el modo en que me ha mostrado su voluntad. ¡Busquen y encontrarán!


DIÁLOGO

José Manuel Viloria Ayala, novicio de 2do año La Vega, República Dominicana

Manuel, 19 años, nací el 16 de Octubre de 1993 en La Vega, República Dominicana. Durante ocho años estudié con las HH. Mercedarias de la Caridad, en el Santo Cerro y soy egresado del mismo. Conocí a los jesuitas cuando tenía 15 años de edad en un retiro dirigido por el P. Juan Ayala, SJ y E. Cristian Peralta, SJ (en verdad no sabía en lo que me estaba metiendo). Ahí empezó mi proceso vocacional. En conjunto con ese proceso también participé en FIJA (Formación Ignaciana Para Jóvenes Antillenses) y me

integré más de lleno a la Iglesia (Capilla La Milagrosa, Parroquia Espíritu Santo) a través de la pastoral juvenil y al equipo de liturgia. Al mismo tiempo, fui capacitándome en un área que me apasiona mucho, las computadoras. Agradezco a Dios que me ha concedido la gracia de discernir mi proceso vocacional con los jesuitas. Me he enamorado de la espiritualidad ignaciana y siento la fuerte invitación de Dios de amarle y servirle desde la Compañía de Jesús.

Armando Fernández Peñalva, novicio de 1er año Camaguey, Cuba

Armando, 20 años, nací en Camagüey, Cuba el 10 de julio de 1993. Puedo decir que me crié entre las monjas. A través de ellas fueron despertando en mí ese amor a una entrega más profunda; comencé un caminar y una búsqueda. Participaba en la animación de mi comunidad cuando unos muchachos y yo formamos un grupo musical para asistir en las actividades pastorales. Algo que marcó mi vida fue el paso de la Virgen Mambisa por

toda Cuba. En Camagüey, estuvimos todo el tiempo a sus pies ofreciéndole nuestra música. Sentí que Dios me iba invitando a algo más; a dar más. Estuve aproximadamente nueve meses en el pre-noviciado. Tuve experiencias pastorales en la cárcel, en misión, y en catequesis con un grupo de adolescentes. Ahora estoy aquí en la República Dominicana empezando una nueva etapa: el noviciado. Si estás en búsqueda, recuerda que el que busca encuentra.

31


DIÁLOGO

Ángel Manuel Guzmán Guerrero, novicio de 1er año Baní, República Dominicana

Ángel, 20 años, nací el 27 de febrero de 1993 en Baní, República Dominicana, provincia Peravia. Soy el sexto de siete hermanos, tres de madre y padre, cuatro de padre. Mi experiencia fundante fue en el bachillerato una Semana Santa, cuando conocí al P. Martin Lenk, SJ – un hombre de una experiencia profunda de Dios, que me hizo encontrar en mí ese gran amor que Dios tiene para todos. Continué mis estudios universitarios y cuando

llevaba cuatro semestres de licenciatura en psicología del desarrollo humano, pedí entrada en la Compañía de Jesús. Así, desde esta gran obra de Dios, podría ser luz; viviendo al lado de los más necesitados de nuestros tiempos. Pido por sus oraciones para que pueda vivir mi vocación desde el Evangelio y siempre pueda estar en las periferias. Seguimos unidos en constante oración.

Michael Anthony Martínez, novicio de 1er año Miami, Florida EE.UU.

Michael, 22 años, nací en Miami, Florida EE.UU. el 10 de enero del 1991 de padres Cubanos. Me gradué del Colegio de Belén en Miami (asistí del 2002-2009) y en mi segundo año de bachillerato comencé a discernir mi vocación a la vida religiosa en la Compañía de Jesús. En mayo del 2013, me gradué de la universidad jesuita de Nueva York, Fordham University, con dos licenciaturas en psicología y filosofía y una concentración en estudios católicos norteamericanos. Durante mi tercer año universitario, estudié un semestre

32

en El Salvador, en la Universidad Centroamericana (UCA) con los jesuitas de Centroamérica. Me da mucha alegría y orgullo decir que mi educación estos últimos once años y mi discernimiento vocacional estos últimos siete años han estado en las manos de la Compañía. Tanto me enamoré de la espiritualidad ignaciana y el modo de ser de los jesuitas que elegí seguir a Cristo en esta manera tan radical -- entregando mi vida entera al servicio de Dios y el Reino como novicio Jesuita.


DIÁLOGO

Sergio José Torralbas Fitz, novicio de 1er año Holguín, Cuba

Sergio, 25 años, nací el 5 de octubre de 1987, en el barrio “Alcidez Pino”, más conocido en mi ciudad por “La Chomba,” en un consultorio médico. Fue aquí donde estaba ubicada la clínica donde vivíamos. Mi padre hacía su servicio social, atendiendo a una población grande que contaba con una comunidad militar. En medio de personas que nunca habían pisado una iglesia, viví los valores evangélicos de la solidaridad, la caridad y el amor. Vivíamos a tan sólo veinte metros de la catedral de Holguín, donde mi abuelo se desempeñaba como diácono permanente. Esta se me convirtió muy pronto en

otro hogar. No fue hasta los primeros años de mi carrera en medicina que fue derivando poco a poco mi conversión personal y mi vocación. Después de haber sido invitado por mi hermana a los Campamentos Ignacianos, donde conocí a los jesuitas, se me propuso la experiencia del prenoviciado en la ciudad de Camagüey. Viví ahí dos años y luego terminé mis estudios de medicina acompañado espiritualmente por el P. Luis del Castillo, SJ. Después de estos años de discernimiento entré en la Compañía de Jesús.

En todo amar y servir...

33


Andy Adonis Mesa Col贸n, SJ

34


DIÁLOGO

Por el don del Espiritu Santo y la imposición de manos de Mons. Victor Masalles obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santo Domingo fue ordenado de Diácono en la Compañía de Jesús, Andy Adonis Mesa Colón, SJ. La celebración eucarística se realizó el domingo 16 de diciembre de 2013, en la Parroquia Domingo Savio ubicada en el barrio de Los Guandules, en Santo Domingo, República Dominicana. Al final de la celebración Adonis agradeció al Señor el don de la vocación, a las comunidades por la acogida, a su familia y a la Compañía de Jesús por la formación recibida.

35


Lo que aprendió María, de Nazaret a Belén

Primero fue el ángel y su saludo inquietante: -- alégrate, María, llena de gracia, el Señor es contigo--. Pero su propuesta cambió todos mis planes elaborados pausadamente al calor de la oración. Planes conversados despacio con José con mis manos entre las suyas y mirándonos a los ojos. El Dios Altísimo irrumpió en mi vida, y el Mesías en mis entrañas, luego del “ sí” mayor que diría en toda mi vida. Luego fue la conversación con José. ¿Cómo explicarle que ese hijo que no era de él era obra del Espíritu Santo? Jamás me sentí tan falta de palabras, y sin embargo otra Palabra se abrió paso a través de las pobres mías y

36

sentí que Alguien más le hablaba a José en su corazón y en sus sueños, alterados súbitamente para siempre. Y luego, ya en paz, dueños de una dicha y del secreto mayor en la historia del mundo, ¡qué digo dueños! Más bien poseídos por la dicha de aquel secreto que nos ponía a sonreír con solo mirarnos, cómplices y socios de la historia del Mesías con su pueblo. Aquella alegría nacida de la lealtad de Dios, le quitaba la fatiga a todos los trabajos y se escapaba de nuestra humilde casita de Nazaret como una buena noticia compartida por los vecinos. Vino Marta, siempre atenta a todo lo que se movía en su entorno. Nos

trajo en un hatillo, la ropita que había usado su Eleazar, ahora un chiquillo de 4 años, sabio y travieso como un gorrión. Por una ventana, Elías nos alcanzó unos paticos de madera para que un día el niño jugara. Cada vecino, como pudo, se unió a la espera de Jesús como si fuera un hijo propio. Ilusionados como estábamos, a José se le pasaba la hora de la cena puliendo las maderas de una cuna bellísima digna de un rey. Y a mí me daban las tantas de la noche, cabeceando como un junco, medio dormida cociendo pañales, mediecitas, colchas y hasta un gorrito, pues nuestro Jesús nacería en invierno.


DIÁLOGO José, siempre previsor y alerta, había ido reparando todos los agujeros de nuestra casa por donde el viento se colaba silbando como si fuera otro travieso Eleazar buscando a quién morder. Faltaban semanas, y ya todo estaba preparado y listo hasta el último detalle. Salomé, la comadrona, reclutada. Los haces de leña para hervir agua, apilados al lado de la olla grande prestada por Josué y Tamara; todas las goteras del techo, tapadas y los corazones de José y el mío abiertos de par en par, como si nuestra espera fuera grande como el mundo. Y en eso cayó sobre nosotros el edicto de Augusto, el Emperador de Roma. Cada familia debía registrarse en su localidad de origen. ¡Teníamos que viajar hacia Belén en este otoño con colmillos de invierno! Caminábamos. José llevaba a la espalda unos panes, un queso y algunas ropas y yo a su lado con mi esperanza y todos mis preparativos rotos. Atrás quedaba la cuna, los jugueticos. Con cada paso nos alejábamos de Salomé, la comadrona y el apoyo de vecinos y conocidos. Caminábamos de noche, pues José decía que para mí era mejor. Otros pensaban igual. Éramos un grupo de galileos, peregrinando furtivos en la noche, escuchando ladridos de perros distantes y quejas de lechuzas asustadas. Un desconocido se bajó de su burro, y José me subió. Yo protestaba. El dueño solo me respondió: --el Mesías está para llegar, sabe Dios y ya va montado contigo en mi burro--. El chiste gustó en la caravana. Desde entonces, me tienen de relajo, y cuando me acercan la bota con el agua, se ríen al alcanzármela afirmando solemnes y burlones: ¡Agua para el Mesías y su madre! En este mismo camino que hacemos

junto a estos pobres galileos como nosotros, siguiendo un mandato de la Roma abusadora; en este camino en que compartimos la penas, la lluvia, el calor de la jornada y el frío de las noches al descampado, el agua, el pan y pedacitos de queso, en este camino, aunque solo lo sepamos José y yo, va el Mesías. Es el mismo camino de siempre para ir de Nazaret a Belén, pero todo ha cambiado al sentir dentro de mí que ¡Dios va con nosotros! Mirando las estrellas, a veces me sentía como Sara junto a su Abraham, otras, me creía una de esas mujeres, caminando de prisa y resueltas, la noche de la salida de Egipto. Caminábamos hacia lo desconocido, sin ninguna seguridad ni preparación, pero caminando de noche de Nazaret a Belén había ido descubriendo que para recibir al niño, no hacían falta ni seguridades ni preparativos, bastaba un sí sincero dicho con el corazón. Para reflexionar, compartir y tal vez orar. 1. ¿Por qué María habla de un cambio de planes, luego del anuncio del ángel? 2. ¿Puedes ver cómo Jesús es buena noticia desde antes de nacer? 3. ¿Qué dejó atrás María? 4. ¿Qué aprendió en el camino a Belén? 5. La Navidad es algo que la gente planifica mucho, ¿cómo fue la primera Navidad, ésa que celebramos los cristianos? 6. ¿Qué te ha enseñado este cuento?

30. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; 31. vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. 32. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; 33. reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.» 34. María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» 35. El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. 36. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, 37. porque ninguna cosa es imposible para Dios.» 38. Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel dejándola se fue.” Manuel Pablo Maza Miquel, SJ

Si surgen dudas, pueden leer, Lucas 1, 26 – 38. 26. Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, 27. a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. 28. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» 29. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.

37


DIÁLOGO

Instituto Bonó - IFPFBestrena Portal Web

www.bono.edu.do 38


Diciembre 01 03 05 06 08

P. Max Michel P. Francisco Javier Lemus P. Eugenio Rivas E. Jeovanny Pujols P. Ramón Rivas P. Francisco Permuy

09 11

12 13 15

P. Felix Fernando Polanco P. Alberto García

H. César Domínguez P. José Somoza P. Cristino Escaño P. Luis Morín

24 26 27 28

P. Jesús Zaglul E. Levelt Michaud P. Francisco Pérez - Lerena P. Berthony Saint Georges

P. Julio César Martínez

39


A vuelo de mariposa

(En memoria del padre José Somoza, SJ) Cuando decidió marcharse para escuchar mejor el coro de los ángeles lo hizo sin hacer mucho ruido como el vuelo de una mariposa un domingo de descanso. Colocaron su cuerpo en un féretro de madera y encima del féretro una corona discreta de flores blancas. A pesar de la tristeza no era un escenario triste. Fue la primera vez que vi un ataúd iluminado de un hombre bañado en ternura que volaba a su Casa. Por Neftalí Eugenia, SJ

Centro de Espiritualidad Rafaela María Madrid


Revista Diálogo