Issuu on Google+

RELATOS

JESUITAS ECUADOR

# 59 - Noviembre de 2013

NUEVAS POSIBILIDADES…

Cada   5   de   noviembre,   /iesta   de   los   santos   y   beatos   de   la   Compañía   de   Jesús,   nos   unimos   como   familia   ignaciana   en   el   mundo   entero   en   jornada   de   oración   por   nuevas   vocaciones   y   la   perseverancia   de   otras.   Especialmente   encomendamos   a   a q u e l l o s   j e s u i t a s   q u e   e s t á n   e n   formación   y   aquellos   que   se   encuentran   en   pleno   desempeño   de   compromiso   apostólico  y  tienen  el  peso  de  la  Misión   sobre  sus  hombros.  Ese  día  recordamos   no   solo   a   aquellos   que   están   en   los   altares,   sino   también   a   muchos   hombres,   sacerdotes   y   hermanos,   que   nos   hemos   topado   a   lo   largo   de   nuestras   vidas   y   que   con   su   testimonio   han   tocado   nuestro   ser.   Estoy   seguro   que   ahora   estás   recordando   a   algunos   de   ellos.   Podemos   dar   fe   de   su   entrega   incondicional  y  un  fuego  abrazador  que   permite   percibir   que   hay   algo   muy   grande  que  llevan  dentro.  Es  Jesús,  que   como   Compañero   de   camino   ha   iluminado  y  animado  su  disponibilidad.   Como   lo   dice   el   padre   Adolfo   Nicolás   “La  Compañía  de  Jesús  necesita  hombres   que  deseen  salir  al  mundo  para  llevar  el  

mensaje   del   Evangelio,   comprendiendo   que  no  hay  fronteras  que  los  limiten.”       El   jesuita   es   un   hombre   que   está   dispuesto  a  preguntarse  siempre  dónde   está  el  bien  mayor.  En  ese  sentido  es  un   incansable   buscador   de   posibilidades,   de  nuevas  posibilidades.  Debe  ser  capaz   de   poder   reconocer   las   mociones   que   internamente   lo   mueven,   discriminar   entre   el   buen   y   mal   espíritu,   y   poner   todo  el  hombre  en  aquello  que  luego  del   discernimiento  respectivo  se  ve  como  el   lugar   apostólico   pertinente   en   el   que   el   Señor   nos   quiere   construyendo   su   Reino.   Este   llamado   sigue   siendo   muy   fuerte   y   hay   jóvenes   en   Ecuador   que   lo   experimentan   y   que   desean   ser   generosos   en   plantearse   la   vida   religiosa  en  la  Compañía  de  Jesús.       Los   primeros   días   de   noviembre   estuvimos   reunidos   con   un   grupo   interesante   de   aspirantes   de   todo   el   país  que  quieren  saber  más  de  Ignacio  y   su   Compañía.   Ellos   están   dispuestos   a   v i v i r   l a s   e x p e r i e n c i a s   q u e   u n   acompañamiento   comprometido   les   pueda  ofrecer.  Somos  varios  los  jesuitas  

!

quienes   consagramos   nuestra   vida   a   e s c u c h a r   e s t a s   i n q u i e t u d e s   vocacionales.   Quisiera   invitar   a   la   provincia   a   que   continúe   orando.   ¡Que   lo   haga   con   más   fuerza!   Que   nos   permita   inspirar   a   otros   en   el   llamado,   pero  también  a  tomar  conciencia  que  la   promoción   vocacional   es   una   tarea   de   todos,   del   cuerpo   apostólico:   jesuitas,   laicos,  laicas  y  otros  amigos  religiosos  y   religiosas   en   la   Misión.   El   Señor   sigue   llamando.   Nos   toca   estar   atentos   para   g u i a r   e s a   g r a c i a   a l   v e r d a d e r o   descubrimiento   del   sentido   de   la   vida   de  tantos  jóvenes.       Los   candidatos   que   están   en   el   Hogar   X a v i e r   a c t u a l m e n t e ,   e s c r i b e n   compartiendo   parte   de   su   experiencia   y   sentimientos.   Podrán   ver   fotos   de   diversos   momentos   y   grupos   de   inquietos   vocacionales.   Pidamos   a   la   Virgen   Dolorosa,   a   quien   hemos   consagrado   nuestras   vocaciones   a   que   nos  guarde  siempre  en  su  regazo.  Y  que   desde  esa  serenidad  y  amor  de  Madre…   ¡nos  ponga  con  su  Hijo!   Gustavo  Calderón,  s.j.

El jesuita debe ser alguien capaz de construir puentes en nuestro mundo fragmentado, entrando con facilidad en situaciones imprevistas, abriendo siempre nuevas posibilidades de ser humanos y de seguir a Cristo con alegría. Siempre dispuesto a repensar y recrear la manera de ofrecer el Evangelio.  ! Adolfo Nicolás, S.J.

!


Mi discernimiento vocacional  principalmente está en el  llamado de Dios presente en mi vida ya por un buen tiempo y busco cumplir su voluntad, gracias a que en la Compañía de Jesús he vivido momentos de profunda humanidad, donde sin lugar a dudas ha estado Cristo. Oí decir a un jesuita que primero hemos de ser humanos y luego cristianos, de otro jesuita recibí  la comprensión humana que tienen unos Padres al ver a un hijo sufriendo y desde esa comprensión cargada del amor de Cristo, resucité a una nueva vida, despertando más mi deseo y pedido de Dios de hacer lo mismo por hermanos nuestros que sufren. Me han ido afirmando este sentir humano-cristiano estas dos experiencias y algunos mensajes entre ellos este del Papa Francisco:    El jesuita piensa, siempre y continuamente, con los ojos puestos en el horizonte hacia el que debe caminar, teniendo a Cristo en el centro, por eso el jesuita es contemplativo en la acción y en la CG35, se lee que:  La identidad de Servidores de la misión de Cristo, surge cuando Dios está oculto y el Señor aparece cuando menos lo esperamos, consolando personalmente como amigo y como Centro de la comunidad fraterna y servidora. Es el Amor de Cristo quien nos humaniza y su humanidad que nos hace más cristianos y por lo tanto más sensibles y comprensivos a las necesidades de los que sufren. Así voy firme en un amar sirviendo a quien sufre, desde la humanidad de Cristo representada en todos, porque somos semejantes a Él. 

! Esteban Larrea, Quito ! ! ! ! ! ! ! ! ! ! ! ! ! ! ! !

"Todo este tiempo que ha pasado , ha sido un tiempo de muchas gracias y bendiciones, en la cual Dios me ha permitido aprender varias cosas y me ha enseñado su gran misericordia para cada uno de nosotros...

!

Ha sido un  momento para agradecer y renovar toda mi vida cristiana a Dios, también ha sido una oportunidad   para conocerme a mi mismo, para conocer mis debilidades, mi fragilidad y mi pecado. Estoy muy contento por esta nueva oportunidad que él Señor me regaló tan misericordiosamente para mi santificación y la de los demás.

!

Gerardo Bernabé, Guayaquil


“…Enamórate, permanece enamorado y esto lo decidirá todo.” Estas palabras del padre Arrupe me han conmovido siempre y de manera significativa, estremeciéndome desde lo más profundo. Y por eso el significado de sentirse llamado, de olvidarlo y dejarlo todo atrás, por Cristo, implica al igual que el amor entre dos personas muchísima valentía y la aceptación del sacrificio con gran alegría, pues es de Cristo de quien te enamoras, en quien encuentras todo; esto te lleva estar descentrado, a estar loco hacer bullicio frente a la injusticia y la iniquidad, pues Él está en tu centro y sientes como te mueve hacerlo. No tengas miedo de escucharlo, puede que te éste llamando. No tengas oídos sordos a este llamamiento, déjalo hablar y atrévete a responder con generosidad desde lo más íntimo de tu corazón. Recuerda, todos somos frágiles, vulnerables y pecadores, pero así llamados a ser compañeros de Jesús.

! Marcelo Mejía , Ambato !

¿Por qué atreverme? Sin duda, en primer lugar porque estoy convencido que no hay religión en el mundo que predique tanto la alegría en el mundo como el cristianismo. Por que sin duda el vivir esta emocionante experiencia me ha hecho entender que para seguir a Cristo hay que ser genuinos, auténticos y sobre todo generosos en darlo todo y por todos, de una manera realmente creativa y convincente , con una gran dosis de buen humor ya que esta tiene que ver mucho con lo que estamos llamados, a la santidad, sin perder nuestra esencia como persona. Sentirme amado y compañero de cristo con muchos, teniendo en cuenta el valor de las pequeñas cosas que es el verdadero punto de referencia para hacer de lo ordinario algo realmente extraordinario, pero buscando siempre más, pero no olvidando nuestra frágil humanidad como diciendo: No confíes en mi Señor Jesús, solo ayúdame , ya que solo yo no puedo.

! Juan Luis Delgado , Manta ! !


¡El Jesuita es un descentrado! No lo satisface el mundo, no se alinea con el mundo. No se halla sino solo centrado en Cristo. Experimentando la misericordia de Dios, el jesuita se reconoce pecador, siempre pecador, frágil como una vasija de barro, pero que guarda en su interior un tesoro, un don valioso, ¡la Felicidad de ser llamado, llamado por el Señor a arriesgarlo todo!, con tal de servirlo en el hermano. El jesuita se descubre consolado en el servicio, en el anunciar a Cristo, solo así halla y vive la Felicidad. ¿Cómo no responder al llamado, si solo este satisface el alma? Solo Dios basta, no dudes nunca en discernir. Descubre ¿para qué has nacido? ¿Quién eres? ¿Dónde estás y dónde vas?, esto llena nuestra vida de sentido y agrada a Dios, pues colaborando con su gracia, contemplamos y cumplimos su voluntad. Yo ya inicié mi discernimiento, como en todo proceso he vivido regocijos y desolaciones, renuncias y detalles, a veces cuesta, a veces no, mi aliciente es mantenerme fiel al Plan de Dios, Plan lleno de rostros y experiencias, en comunidad, en el apostolado, en el servicio, que van calando, permitiéndome percibir el Amor, así sea por un instante, la grandeza de nuestra Felicidad. Esto y mucho más es lo que confirmo y vivo a diario en el plan, mi identidad.

! Juan Francisco Falquez , Guayaquil !

Esta vivencia está enriqueciendo y fortaleciendo mi intimidad con Dios y hace que mi sentir y gustar la presencia de Él en mi y en los demás sean más genuinos cada día. Frente a un mundo en crisis de valores, de fe, de credibilidad, de sentido de la vida, Dios me ha invitado a nadar contracorriente, a seguirlo desde mis posibilidades humanas y espirituales, con alegría y autenticidad, reconociéndome pecador, a entregar mi vida y no guardarla, pero sobre todo a conocer más y mejor al ser humano. Es allí, en la gente, especialmente los jóvenes, donde quiero encontrarme y hallar el verdadero sentido de mi vida. Es allí en esa diversidad de experiencias humanas donde mi misión se vuelve vida en Jesús.

!

Limber Loor, Manta


Valor para edificarnos con valentía Me encuentro en eventos pastorales, los proyectos apostólicos son mi misión día a día. Soy un joven que trabaja para nuestra sociedad en mejora de todas/os, compartir y escuchar sugerencias incluso conocer culturas e investigaciones. Mi eje es mi profunda fe,(Unión y amistad con el Señor) el amor a la vida, a nunca perder la esperanza, esta es mi esencia y mi fortaleza, tener a Cristo en el centro y modelo, los invito a encontrarse con el Señor en cada acción, el lugar que les rodea la familia, los amigos, la naturaleza… en fin a “ ser compañeros en el Señor”

!

Jheferson López , Riobamba

¿Será la vocación religiosa para mí? Pues, una y varias veces esta interrogante ha pasado por mi mente. Sí, mi amigo, la vida nos presenta momentos en los cuales se debe tomar decisiones trascendentales, y ésta no es la excepción: la de entregar tu vida al servicio de los demás, hijos e hijas de un solo Padre. Sé que no te resulta fácil dar tu primer paso al llamado de Dios. Sin embargo, una vez que lo hayas dado, él te irá guiando por sus senderos. Finalmente me preguntas: ¿Pero, la chica con la que estoy, el vehículo, los viajes, la profesión, el dinero, etc.? Permíteme contestarte con un texto, tomado de la Congregación General 35 (p. 6), que hace referencia a San Ignacio: “[…] Gradualmente vino a caer en la cuenta de que aquellas cosas en las cuales encontraba deleite no tenían ningún valor duradero, mientras que la respuesta a la invitación de Cristo llenaba su alma de paz y de un deseo de conocer mejor al Señor.”

!

Freddy Pulluquitín , Ambato

En  Busca  de  Dios       “¡Te  necesito,  Señor!,   porque  sin  Ti  mi  vida  se  seca.   Quiero  encontrarte  en  la  oración,   en  tu  presencia  inconfundible,   durante  esos  momentos  en  los  que  el  silencio   se  sitúa  de  frente  a  mí,  ante  Ti.   ¡Quiero  buscarte!   Teihard  de  Chardin,  S.J.  


“Corazones de mis amigos, de mis   enemigos; corazones de mis parientes   y de mis extraños; corazones de   los pobres y de los ricos; corazones de   todas las personas con quien trato y   con quienes he de tratar; yo os daré   la ternura de mi corazón, el fuego de   mi cariño, la pasión ardiente de todo   mi amor….”   Miguel Agustín Pro, S.J.


RECOMENDADO:

!

200 años de la Restauración de la Compañía de Jesús

hogar xavier

Encuentro internacional de Historia.

CENTRO VOCACIONAL JESUITAS ECUADOR WWW.JESUITAS.EC

Benalcazar N3-02 y Sucre Sector Centro Histórico Quito – Ecuador Email: jesuitas.ecuador@gmail.com Te.: ( 593 – 2) 258-0612 Cel: 09 827 01869 twitter: @JesuitasEc JESUITAS ECUADOR


Relatos noviembre 2013