Issuu on Google+


CONTENIDOS

4-5

APASIONADOS

6-7

ANIMALES EN ACCIÓN

8-9-10

“Mi amor por los caballos supera todo”.

Una nueva terapia anti-estrés bajo el agua.

CURIOSIDADES

Gallos finos, los luchadores del ruedo.

11

CUÍDAME

12

CONTRA PORTADA

CRÉDITOS

Sólo con acción se evitará la extinción.

Apasionados junto a sus animales favoritos.

Dirección: Martha Córdova. Edición: Ruth Mora, Jéssica Pazmiño, Sebastián Machado. Diseño: Juan Pablo Chora. Fotografía: Ruth Mora Imagen de portada: www.sxc.hu Reporteros: Katherine Noroña, Fernanda Moscoso.

2


EDITORIAL Tiempo de retribuir el trabajo de los animales

V

arios animales están al servicio del hombre. Pueden ser utilizados para transportarse o para alimentarse. Sin embargo, este derecho que la naturaleza le entregó al ser humano, no puede justificar cualquier tipo de violencia. Hoy, los gallos son utilizados para entretenimiento. Las peleas a las cuales se los somete, demandan un cuidado minucioso. El entrenamiento y la alimentación adecuada son tareas diarias para quienes son propietarios de estos animales. De igual forma, los caballos que históricamente han estado siempre junto al hombre, ahora son parte del deporte en la equitación. Esto requiere aún más trabajo para los amantes de los equinos. Es importante señalar que para tener un animal ya sea para alimentación, deportes o como una mascota, hay que estar conscientes que este ser vivo depende de nosotros para su existencia. Es por ello que ahora tenemos la responsabilidad de cuidar a los animales, de protegerlos ya que evidentemente en la sociedad actual, ellos no pueden hacerlo por sus propios medios. Los animales le han dado mucho al hombre. Y ¿qué hacemos nosotros por ellos? Destruir su hábitat natural, capturarlos o peor aún, terminar con su especie. Esto amerita una urgente transformación, lo más pronto posible. Pero más allá de crear leyes para la protección, el cambio debe ser desde la conzciencia del hombre. ¡Seamos parte de esta iniciativa!

Visita nuestra página web:

animaliadescubriendosecretos.wordpress.com Síguenos en:

Animalía, descubriendo sus secretos

3


“Mi amor por los caballos supera todo” Gabriela Platonoff se declara amante de los caballos. Desde pequeña estuvo cerca de los equinos. Hoy su amor por ellos es incondicional.

M

i familia siempre estuvo en constante contacto con la hípica y con los caballos, principalmente mis padres. No sólo eran aficionados a este deporte, también lo practicaban y por eso aprendí. Desde muy pequeña me involucré en este mundo. El cariño por los caballos y los animales fue algo muy natural en mí. Nunca sentí miedo frente a ninguno de ellos. Por el contrario, me provocan sentimientos muy nobles. Cuando tenía siete años practiqué equitación en diferentes escuelas privadas. Creo que la mejor enseñanza es el saber amar y respetar al animal. En este deporte hay que encontrar una conexión especial y humanitaria con el caballo. No es como muchos piensan que cualquier jinete puede montar a un caballo y saltar. Se debe tener un control exacto de los movimientos que realiza en la pista. Es por ello que se dice en la hípica que uno más uno es igual a uno, ya que el hombre y el animal se complementan dentro y fuera del campo. En la hacienda, mis padres mantienen a sus caballos y pese a que yo podía montarlos, mi deseo siempre fue tener uno propio.

Arón es el caballo favorito de Gabriela. Lo visita tres veces a la semana

Por: Sebastián Machado

4

Por eso en el verano del 2007 opté por trabajar. Decidí ir de intercambio a Estados Unidos donde ahorré cada centavo para poder tener mi caballo, por el cual sentía una obsesión y un fuerte deseo.


Apasionados/Testimonio Sin embargo, el costo de mantenimiento es muy alto. El valor del animal está entre los 2.000 y 10.000 dólares. Es decir, se necesita una importante inversión económica.

contacto es Arón, que pertenece a mi novio. En realidad, a mi pareja lo conocí en un concurso de equitación y este gusto en común ha fortalecido nuestra relación. Ya llevamos dos años juntos.

A esto se suma la disponibilidad de tiempo para cuidarlo y entrenarlo. Por ello no pude comprar mi propio equino. Pero sigo trabajando para cumplir con algo que se ha convertido en una meta personal y no un capricho.

Mis padres tienen una hacienda ecológica donde los caballos son libres. Pero por motivos de trabajo no puedo ir con frecuencia. Sin embargo, a Arón lo visito mínimo tres veces por semana, porque se encuentra en el establo de la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro.

Por ahora, al caballo que más quiero y con el cual estoy en constante

Comparto mucho tiempo con él y he llegado a quererlo como propio.

Siento que es mío. Lo cuido y siempre estoy pendiente de lo que le pasa o de cualquier cosa que necesite. Inclusive mi novio, entre risas, me ha reclamado diciendo que más tiempo le dedico al caballo que a él. Pero en realidad me entiende y comparte mi amor por estos maravillosos animales. El cariño por los caballos ha marcado mi vida. A muchas personas les gusta el fútbol, la música, el baile o las artes y viven para y por ello. Es lo mismo que yo siento, con la diferencia que lo mío es amar a otro ser vivo.

5


Animales en acción/ Reportaje

Una nueva terapia anti-estrés bajo el agua Los peces disminuyen el estrés y la tensión de las personas. Eliminan las células muertas de los pies dejando una piel sana y limpia.

D

esde el momento que las personas ingresan a la laguna de peces, los anfibios trabajan en el factor de reacción de los pies. Esto hace que la ictioterapia o terapia de peces active los estímulos externos de la piel, llamados mecano-receptores, los cuales hacen que circule una especie de cosquilleo por todo el cuerpo. La función específica de la terapia con peces es disminuir el estrés. Este proceso revitaliza la mente, el alma y el cuerpo de las personas”, sostuvo Kathy Schao, propietaria del spa que

6

lleva su nombre. Este lugar esta dedica- forrados de plástico térmico. do a la terapia con peces y otros animales. Las personas pueden sumergir El spa Kathy Schao está ubica- las manos, los pies o todo el cuerpo. Los do en el Valle de los Chillos, Puente 3, peces, además de reactivar los estímuvía a Guangopolo, en la Ciudadela los, realizan una micro acupuntura y Poder Judicial. Posee un área de 600 exfoliación de la piel muerta. La terapia metros cuadrados con ocho piscinas. con peces es ideal para gente que sufre Cada una de cuatro metros de largo por de estrés. “La ictioterapia es para todas tres de ancho, en las que se realizan las las edades. Pese a que los niños no son terapias. Todas las albercas tienen propensos a este problema, también máquinas centrifugadoras que purifi- pueden acudir a este tipo de tratamiencan el agua. Los peces no pueden vivir to. Es ideal para aquellos que son en menos de 18 grados centígrados. Es hiperactivos”, añadió Schao. por eso que los estanques están


La terapia la realizan pequeños anfibios, más conocidos como peces Garra Rufa, que miden alrededor de 8 a 12 centímetros y no tienen dientes. Tienen propiedades curativas e incluso pueden prevenir algunas enfermedades. “Los peces conocen el corazón y el alma de las personas. Ellos se enfocan en la dolencia que tenga y trabajan más sobre esa área”, expresó Schao. Según el Dr. Napoleón Benalcázar, médico energético, este tipo de peces realizan una excelente terapia. “La remoción de células epiteliales de la capa de la piel es muy importante para los seres humanos. Pero completan su trabajo estimulando y regenerando de células”. Esta terapia es muy famosa en los países asiáticos. Pero con el paso del tiempo, se ha ido implementando en Europa y Colombia. En Ecuador sólo hay tres lugares que practican esta medicina natural, ubicados en Quito. “Definitivamente la terapia con estos animalitos da resultados. Yo tenía mucho dolor y me quemaban los pies. Ésta es mi décima sesión. Ahora me siento relajada y sin dolor”, señaló Beatriz Zurita, cliente del spa. En países como Singapur, Japón y Croacia existen espacios llamados Doctor Fish Café. Estos lugares ofrecen a sus clientes una terapia relajante sumergiendo los pies en las peceras, mientras toman un café o alguna otra bebida. Según Schao, la terapia no tiene un tiempo ni un número de sesiones específicas. Todo depende del ánimo, de la salud y de las necesidades que tengan las personas.

Datos: El Spa importa los peces desde el Japón. El pez Garra Rufa está protegido por la Ley turca.

Por: Ruth Mora

Cada sesión en el Spa Kathy Schao cuesta 5 dólares. Si quieres conocer más sobre esta terapia y ver un video, visita nuestra página web: animaliadescubriendosecretos.wordpress.com 7


Animales en acción/Reportaje

P

arece un partido de fútbol: graderíos llenos, ojos brillantes, manos sudorosas, concentración en la jugada, gritos de aliento y cerveza circulando. Pero la diferencia está en reemplazar el césped de una cancha rectangular por un círculo de arena rodeado de tablones de madera. Un ruedo en el que sólo dos contrincantes se disputan el triunfo, cada semana. “Le voy al pata blanca”, grita Silvia Gaibor, una mujer de mediana estatura que disfruta de las peleas de gallos. Todos los martes y viernes en la noche asiste a la Gallera Barrionuevo, de Chillogallo, en el sur de Quito. “Es como un deporte para mis ojos. Aquí se juega mucho dinero y como en todo, se gana o se pierde”. Inserta su mano derecha en la chompa negra de cuero que usa. Extrae un billete arrugado y viejo de 20 dólares. Está lista para apostar. Como ella, las personas de las dos primeras filas repiten la acción con su propio dinero. El resto de la gente bebe cerveza y como los niños, balbucea múltiples palabras pero no se entiende nada de lo que dicen. Mientras tanto, al ruedo ingresan tres personas: el juez con dos careadores o propietarios, que llevan en brazos a sus animales. “Hoy gano porque gano”, dice Jorge Granizo, dueño de uno de los gallos finos que competirán. Coloca a su preferido, El Rayo, sobre la arena. De un bolso que lleva colgado en su hombro, saca una espuela. Es decir, una uña plástica con mucho filo. Llama a otro de los galleros para que se la coloque al costado de la pata. Es su arma mortal de ataque. Al lugar ingresa Ricardo Garcés, gallero que espera su turno para competir. Por lo pronto, se encarga de calzar la espuela en el ave de Granizo. “Él es uno de los mejores entrenadores y calzadores que hay aquí. Cuando pone la espuela, seguro gana el gallo. Por eso le tengo fe”, asegura Jorge, quien se acerca al centro del corral.

8

La pelea va a iniciar. Gallos y careadores se miran fijamente. Las intensas luces provocan el sudor de la frente de los propietarios. Tras múltiples jornadas de entrenamiento, están listos para disputar el pase a la final de un torneo. “El gallo fino requiere una fuerte preparación física, además de contar con buena alimentación y características en cuando a su plumaje”, comenta Garcés desde los graderíos. Precisamente, este hombre de blancos cabellos y una larga experiencia, es uno de los galleros de Chillogallo, encargado del entrenamiento de las aves finas.

Cuídame


Gallos finos, los luchadores del ruedo

que está a la altura de su cabeza. De su mano izquierda se desprende la pluma hacia el piso. Encoge su saco vino hasta el codo y ve el reloj. Algo sucede. Frunce el ceño y presuroso, abre una de las tres puertas de la caja. Alguien golpea con fuerza allí dentro, como deseando salir. Es un gallo colorado, el favorito de Don Ricardo, gallero de 70 años de edad. “A esta hora, él como los otros comen. Necesitan de una buena alimentación para que tengan más peso”, menciona mientras conduce al Colorado hacia una jaula rodeada de alambre. Allí lo suelta. Está rodeado por cuatro cilíndricas jaulas, con un gallo en el interior. Mientras tanto, Garcés abre un viejo cajón de un anaquel. Saca una lata grande de atún. Continúa con una puerta de la que obtiene un manojo de trigo. Abre otra y consigue Días atrás… una porción de avena. En la tercera encuentra El aleteo es constante. Se da durante dulce molido. Y finamente coloca los granos de un minuto, sin detenimiento, hasta que una balanceado que tiene en una funda aparte. pluma blanca se desprende del cuerpo. Vuela Como una fórmula mágica, mezcla todo. con lentitud. Gira en el aire tres veces y cae. “Me gusta darles huevo. Con eso se Este proceso es normal cuando se trata hacen más corpulentos”, dice Granizo. Pero a de un gallo común y corriente. Pero con un Ricardo no le hace falta. La mezcla que utiliza le fino, no puede suceder lo mismo. “Los que son parece suficiente para fortalecer a los gallos. de raza cambian de plumaje. Pero casi ni se nota. La mayoría son negros y colorados”, dice “No te olvides del agua” dice una voz Garcés quien recoge el resultado del aleteo. dulce desde un cuarto cercano. Es su esposa, Eloísa Aldáz, quien lo espera para el almuerzo. Incorpora su cuerpo y camina de retro. “Ella tiene razón. Necesito una pizca de agua. Está en un patio de cemento de 10 metros por Sino pobres mis gallitos, se me van a atorar”, cada lado. Se dirige hacia una caja de madera responde el gallero amablemente.

9


Curiosidades/Crónica Ricardo tiene dos gallos comunes y 15 finos. Estos últimos, listos para las peleas. “La finura de ellos viene desde su madre. Y esto se nota con el plumaje brilloso y la parada erguida que tienen”, sostiene Garcés, mientras se acerca a las casetas de sus gallos. Son cubos de madera de 60 cm, ubicados en tres columnas en el patio de su casa. Es tal la finura de los gallos que sus precios varían desde $50 a $1000 dólares. “Yo los consigo baratos. Es que la gente del ruedo ya me conoce. Algunos me regalan. Otros me venden a $25 máximo”, asegura Garcés, quien ha tenido cerca de 100 gallos. Recoge un manojo de la mezcla y la coloca en la esquina de cada cubo. Sólo uno de los gallos no comerá. Necesita entrenamiento para la pelea del fin de semana. Es El Negro. “Ellos se ejercitan pasando un día y dos antes del enfrentamiento, requieren inyecciones”. Ricardo tiende una alfombra. Se posiciona sobre ésta con las piernas abiertas. Se agacha y coloca al gallo a su costado derecho. Empieza la acción. El Negro atraviesa entre las piernas formando un ocho. Primero por la derecha, después por la izquierda. Y así sucesivamente, por 100 veces.

Si quiere revisar la galería fotográfica completa, visite nuestro sitio web: animaliadescubriendosecretos.wordpress.com

Nuevamente lo recoge. Garcés se arrodilla con dificultad. Lo toma de lado y lado y lo arroja al aire. Con cada levantamiento, las plumas saltan y se observan las piernas peladas del gallo. “Si es fino debe ser trasquilado en estas partes para que se le coloree de rojo. Así se hace más fuerte y resiste los golpes de sus contrincantes. Mientras más rojo, más fuerte”. Esa es una de las características de los gallos de pelea, que se suma a la carencia de cresta, tras ser cortada con tijeras. La jornada de preparación casi termina. Pero hace falta la parte desafiante. Ricardo trae al gallo Colorado al centro del patio. Lo toma en sus brazos y arroja al Negro. Acerca al Colorado hacia el anterior para provocar la furia. El Negro lo observa con detenimiento. Su mirada es fija. Está listo y salta. Intenta picotear a su actual contrincante. Regresando al ruedo… La misma escena se ve en el campo de batalla. Los picos de los dos gallos se encuentran. Hay silencio en el graderío. Suena el pito que el juez tiene en su boca. Los gallos saltan de los brazos de sus dueños. $2000 dólares están en juego.

Por: Jéssica Pazmiño

10


Cuídame

Sólo con acción se evitará la extinción

E

n el Ecuador, 79 especies de animales están en peligro de extinción. Es decir, que su existencia está amenazada ya sea por la acción del hombre, por la eliminación de su hábitat o por la caza furtiva realizada en los bosques y selvas del país. Esta cifra incluye a cinco especies de anfibios, 24 de mamíferos, 23 de reptiles y 27 de aves. En este último grupo se encuentra el ave símbolo de nuestra identidad como país: el cóndor, representante del poderío y altivez del territorio nacional. Diego Guzmán, guía del Zoológico de Guayllabamba, manifiesta que en el Ecuador hay menos de 50 cóndores. La escasez se debe a la falta de comida, la caza y a su baja capacidad de reproducción. “Estas aves son monógamas. Ponen un huevo cada dos años y lo encuban durante tres meses”. Guzmán asegura que los cóndores que están en cautiverio pueden vivir alrededor de 50 años. Mientras que los que están libres tienen un promedio de vida de 25. A esta especie animal en peligro de extinción se suma el zamarrito pechinegro, conocido como ‘’Ave de Quito’’. Es una especie de colibrí que puede desaparecer por malas prácticas agropecuarias y por su vulnerabilidad ante el cambio climático. Bajo estas circunstancias, la Constitución Política de la

Oso de anteojos

República del Ecuador, en el Artículo 66, De las Áreas Naturales se compromete a “Proteger y evitar la eliminación de las especies de flora y fauna silvestres amenazadas o en proceso de extinción; establecer zoocriaderos, viveros, jardines de plantas silvestres y estaciones de investigación para la reproducción y fomento de la flora y fauna silvestres; desarrollar actividades demostrativas de uso y aprovechamiento doméstico de la flora y fauna silvestres, mediante métodos que eviten menoscabar su integridad’’. El Estado se responsabiliza por precautelar los ambientes y a trabajar directamente con fundaciones, Parques Nacionales, Reservas de Vida Silvestre, para que la cifra de animales en extinción sea mínima durante los próximos años.

En peligro crítico En peligro Crítico Extinta

Zamarrito

Mamíferos Aves Anfibios Reptiles 9 3 10

14

2

22

5 24

9 4 27

5

1 23

Ranas

Más información acerca de este tema en nuestra página web: www.animaliadescubriendosecretos.wordpress.com

11



Cuarta Edición Animalía