Issuu on Google+

Contexto  histórico    

La  estética  de  los  poetas  de  la  generación  del  27  se  ve  determinada  por  los  acon-­‐ tecimientos  históricos.  Los  años  20  fueron  años  de  prosperidad  y  tras  el  crack  del   29,  los  años  30  fueron  años  de  depresión.     La  generación  del  27  surge  en  el  periodo  de  entreguerras  (1918-­‐1939).  Se  suce-­‐ dieron   hechos   históricos   de   los   cuales,   el   Trienio   Bolchevique,   no   pareció   afectar   a   los  poetas  que  aún  no  habían  empezado  a  publicar.     Los  años  20  fueron  una  época  de  optimismo,  hecho  que  se  refleja  en  sus  obras,   que   son   despreocupadas,   alejadas   de   toda   realidad   e   influenciadas   por   las   van-­‐ guardias.  Parecía  no  influir  el  contexto  histórico  en  el  entorno  literario.     En  1919,  el  surgimiento  de  los  partidos  comunistas  en  toda  Europa  no  afecta  a   los   autores,   que   hasta   el   final   de   la   década   de   los   20   no   empiezan   a   utilizar   el   ideal   revolucionario  en  su  literatura.  En  sus  primeras  obras,  los  autores  del  27  también   son   ajenos   a   la   dictadura   de   Primo   de   Rivera   (1923-­‐1930)   y   el   fascismo   europeo   iniciado  en  Italia  con  Mussolini  (1922).     A   raíz   de   ciertos   hechos   que   se   dieron   en   el   contexto   europeo,   tales   como   el   en-­‐ frentamiento   entre   comunismo   y   fascismo,   la   crisis   del   sistema   capitalista   y   el   crack  de  la  bolsa  de  Nueva  York,  los  autores  españoles  del  27  comienzan  a  sentirse   influenciados.  No  es  hasta  el  ascenso  de  Hitler  al  poder  y  el  consecuente  avance  del   fascismo  en  Europa,  cuando  surgen  los  frentes  populares  y  paralelamente  la  Aso-­‐ ciación  de  Escritores  y  Artistas  Revolucionarios  (de  la  cual  formaron  parte  los  es-­‐ critores   Rafael   Alberti,   director  de  la  misma,  Emi-­‐ lio  Prados,  etc).   Es   en   1936   cuando   el   Frente   Popular   gana   las   elecciones,  y  el  mismo  año   Franco   da   el   golpe   de   Es-­‐ tado   que   desata   la   Guerra   Civil   Española,   hecho   que   marcó   para   siempre   la   obra   de   los   escritores   del   27   y   que   provocó   la   dis-­‐ persión   de   los   mismos   como   grupo   literario.   La   estética   de   sus   obras   varió   tras   el   obligado   exilio   al   que   tuvieron   que   someterse   gran   parte   de   los   escritores   que   formaban   esta   Genera-­‐ ción,  y  que  supuso  para  ellos  un  importante  cambio  en  sus  vidas.   Crack  del  ’29,  Nueva  York.  

 

 

 

1  


Contexto  literario   El  Novecentismo  designa  a  un  grupo  de  autores  españoles  que  se  sitúan  crono-­‐ lógicamente  entre  la  Generación  del  98  (y  el  Modernismo)  y  la  Generación  del  27.   Es  decir,  entre  finales  del  XIX  y  principios  del  XX.  El  término  “Novecentismo”    fue   utilizado  por  primera  vez  por  Eugenio  D’Ors  para  referirse  a  este  grupo  de  intelec-­‐ tuales  y  nuevos  escritores  frente  a  los  de  la  Generación  del  98.   Su  objetivo  principal  era  renovar  estéticamente  la  literatura  y  el  arte  de  la  época   para  conseguir  una  estética  más  moderna  y  propia  del  siglo  XX.  Los  escritores  de   este   grupo   no   eran   exclusivamente   literatos,   sino   que   escribieron   sobre   distintos   aspectos  del  saber.     Todos  los  escritores  de  esta  generación  tenían  una  sólida  formación  intelectual   obtenida  en  los  nuevos  centros  científicos  españoles  y  en  universidades  extranje-­‐ ras.  Este  grupo  también  compartió  las  siguientes  características:   • Apoyaron  las  reformas  sociales  y  políticas  que  transformaran  la  sociedad.   • Europeizaron  España.   • Defienden   los   valores   de   la   inteligencia,   la   disciplina   de   trabajo   y   el   pensa-­‐ miento.   • En  cuanto  a  la  literatura,  buscan  el  arte  puro  y  la  belleza  de  la  obra  alejándose   del   sentimentalismo   noventayochista   y   la   experiencia   vital   para   buscar   ma-­‐ yor  objetividad.   • Adoptan   características   de   movimientos   anteriores   como   el   Modernismo   y   la   Generación  del  98:  el  ritmo,  la  musicalidad  y  el  tratamiento  profundo  de  de-­‐ terminados  temas.   • Usan  un  estilo  riguroso  y  un  lenguaje  eficaz,  lleno  de  recursos  expresivos.  Se   preocupan  por  la  forma.   En  esta  época  se  cultivaron  los  textos  en  prosa,  especialmente  los  ensayos.   • En  el  género  ensayístico  destacaron:   Eugenio   D’Ors     con   “Glosa”   y   sobre   todo   José  Ortega  y  Gasset    con  “La  Rebelión  de  las  Masas”,  “La  España  Invertebra-­‐ da”  o  “La  Deshumanización  del  Arte”.   • En   el   género  novelístico,   menos   relevante,   destacaron:   Gabriel   Miró   con   la   obra   “El   Obispo   Leproso”   y   Juan   Ramón   Jiménez,   autor   de   “Poesías   Escogi-­‐ das”.   Como  más  destacados  representantes  de  la  Generación  del  ’27,  podemos  nom-­‐ brar  a  Pedro  Salinas  con  su  obra  “Presagio”,  Jorge  Guillén  con  “Del  Amanecer  y  el   Despertar”,  Gerardo  Diego,  autor  de  “Segundo  Sueño”  (homenaje  a  Sor  Juana  Inés   de  la  Cruz),    Federico  García  Lorca,  que  redactó  “Sonetos  del  amor  oscuro”,  Vicente   Aleixandre  con  su  obra  “Diálogos  del  Conocimiento”,  Dánoso  Alonso  con  “Hijos  de   la   Ira”,   Emilio   Prados,   autor   de   “¿Cuándo   volverán?”,   Rafael   Alberti   que   redactó   “Buenos  Aires  en  Tinta  China”,  Luis  Cernuda  con  su  obra  “Los  Placeres  Prohibidos”   y  Manuel  Altoalguirre  con  “Nube  Temporal”.      

 

2  


Arte  de  la  época     Cubismo     Los   orígenes   del   Cubismo   giran   en   torno   a   1907,   fecha   en   la   que   Picasso  concluye  “Las  Señoritas  de   Avignon”,  que  será  el  punto  de  par-­‐ tida. Es  un  arte  mental  que  se  des-­‐ liga  completamente  de  la  interpre-­‐ tación   o   semejanza   con   la   natura-­‐ leza,  la  obra  de  arte  tiene  valor  en   sí   misma,   como   medio   de   expre-­‐ sión  de  ideas.  

“Guernica”,  Pablo  Picasso.  

• Las   formas   que   se   observan   en  la  naturaleza  se  traducirán  al  lienzo  de  forma  simplificada,  en  cubos,  cilin-­‐ dros,  esferas,  etc.  Nunca  cruzaron  el  umbral  de  lo  abstracto,  la  forma  siempre   fue  respetada.   • Desaparecerán  las  gradaciones  de  luz  y  sombra  y  no  se  utilizarán  los  colores   de  la  realidad,  apareciendo  en  las  representaciones  el  blanco  y  negro.     • Los  principales  temas  serán  los  retratos  y  las  naturalezas  muertas  urbanas.     Futurismo     Es   un   movimiento   literario   y   artís-­‐ tico   que   surge   en   Italia   en   la   primera   década  del  siglo  XX.  Gira  en  torno  a  la   figura  de  Marinetti,  quien  publica  en  el   periódico   parisino   Le   Figaro   el   20   de   Febrero  de  1909  el  Manifiesto  Futuris-­‐ ta.     El   Futurismo   fue   llamado   así   por   su   intención   de   romper   absolutamente   con  el  arte  del  pasado.  Para  ello:  

“Il  Cavaliere  Rosso”,  Carlo  Carrà.  

• Toma  como  modelo  las  máquinas  y  sus  principales  atributos:  la  fuerza,  la  ra-­‐ pidez,  la  velocidad,  la  energía,  el  movimiento  y  la  deshumanización.   • Destacamos   la   plástica   del   dinamismo   y   del   movimiento.   El   efecto   de   la   di-­‐ námica   se   transmitía   en   vibrantes   composiciones   de   color   que   debían   produ-­‐ cir   un   paralelismo   multisensorial   de   espacio,   tiempo   y   sonido.   A   partir   de   es-­‐ tas  premisas,  la  representación  del  movimiento  se  basó  en  el  simultaneismo,   es  decir,  multiplicación  de  las  posiciones  de  un  mismo  cuerpo.   Buscaban  por  todos  los  medios  reflejar  el  movimiento,  la  fuerza  interna  de  las   cosas,  ya  que  el  objeto  no  es  estático.    

 

3  


Los   pintores   extraen   sus   temas   de   la   cultura   urbana,   máquinas,   deportes,   guerra,   vehículos  en  movimiento,  etc.,  eliminando  progresivamente  todo  populismo  o  sim-­‐ bolismo.     Expresionismo   El  Expresionismo  es  una  corriente  artís-­‐ tica   que   busca   la   expresión   de   los   senti-­‐ mientos  y  las  emociones  del  autor  más  que   la  representación  de  la  realidad  objetiva.     • Distorsiona   las   formas   y   recurre   al   uso   de   colores   fuertes   y   puros   como   amarillo,   azul   y   verde,   contrastando   con  blanco  y  negro  con  combinaciones   al  azar.  Todo  esto  se  realiza  con  la  in-­‐ tención   de   alimentar   sus   obras   de   una   desmedida   fuerza   psicológica   y   expre-­‐ siva.   • Está  presente  el  uso  de  las  líneas  bus-­‐ cando   transmitir   el   ritmo   de   los   sen-­‐ timientos.   • Protagonizan   las   obras   elementos   como   máscaras   y   paisajes.   Se   deja   de   lado   la   representación   objetiva   de   la   figura   humana   dando   paso   a   rostros   desfigurados  y  tristes.  

“Cinco  mujeres  en  la  calle”,  Ernst  Ludwig   Kirchner.  

  Surrealismo   El  Surrealismo  es  una  tendencia  artística   que   se   basa   en   reproducir   imágenes   proce-­‐ dentes   de   la   imaginación   y   la   fantasía.   Co-­‐ mienza  en  1924  en  París  con  la  publicación   del   "Manifiesto   Surrealista"   de   André   Bre-­‐ ton,  quien  estimaba  que  la  situación  históri-­‐ ca   de   posguerra   exigía   un   arte   nuevo   que   indagara   en   lo   más   profundo   del   ser   hu-­‐ mano   para   comprender   al   hombre   en   su   totalidad.   Como   características   principales   del  Surrealismo  encontramos:   • La   investigación   de   las   posibilidades   expresivas   del   mundo   del   subcons-­‐ ciente,   el   sueño,   el   azar   y   el   automa-­‐ tismo   psíquico,   es   decir,   cualquier   forma  de  expresión  en  la  que  la  mente   no  ejerza  ningún  tipo  de  control.  

 

4  

“Manzanas,  orugas  y  mariposas”,  Vladimir   Kush.    


• La   aparición   de   asociaciones   extrañas  e   inquietantes,   pero   siempre   a   través   de  técnicas  de  expresión  minuciosas.   • La   persecución   de   la   idea   de   intentar   evocar   el   caos   o   universos   figurativos   propios.   Así   pues,   el   Surrealismo   es   un   movimiento   estético   que   pretende   expresar   las   ideas  del  inconsciente,  y  del  que,  por  tanto,  derivan  obras  abstractas,  inconexas  y,   por  lo  general,  difíciles  de  interpretar.     pedo

  Dadaísmo  

“L.H.O.O.Q”,  Duchamp.  

 

El   Dadaísmo   fue   una   tendencia   artística   que   sur-­‐ gió  en  Zúrich  (Suiza)  en  1916.  Sus  principales  carac-­‐ terísticas  son:   • Protesta  continua  contra  las  convenciones  de   su  época.   • Actitud   de   burla   total   y   humor.   Se   basan   en   lo   absurdo  y  en  lo  carente  de  valor.   • Medios   de   expresión   irónico-­‐satíricos,   a   tra-­‐ vés  del  gesto,  el  escándalo,  la  provocación.   • Inclinación  hacia  la  rebeldía  y  la  destrucción.   • Promoción  por  el  cambio,  la  libertad  del  indi-­‐ viduo,  la  espontaneidad.   • Consideran   más   importante   al   acto   creador   que  al  producto  creado.      

5  


Textos     Inés  Acuña     EL  OLVIDO     No  es  tu  final  como  una  copa  vana   que  hay  que  apurar.  Arroja  el  casco,  y  muere.     Por  eso  lentamente  levantas  en  tu  mano   un  brillo  o  su  mención,  y  arden  tus  dedos,   como  una  nieve  súbita.   Está  y  no  estuvo,  pero  estuvo  y  calla.   El  frío  quema  y  en  tus  ojos  nace   su  memoria.  Recordar  es  obsceno,   peor:  es  triste.  Olvidar  es  morir.     Con  dignidad  murió.  Su  sombra  cruza.   Vicente  Aleixandre     El  tema  principal  del  poema  es  el  olvido  tras  la  muerte.   Este   texto   se   divide   en   dos   partes:   la   primera,   formada   por   los   dos   primeros   versos,  en  los  que  el  autor  nos  expresa  que  “tu  final”,  es  decir,  tu  muerte,  no  es  algo   que  haya  que  provocar,  no  es  algo  rápido  y  causado,  no  es  algo  que  se  empieza  y  se   acaba   solo   así,   no   es   “una   copa   vana   que   hay   que   apurar”.   La   segunda   parte,   la   constituye  el  resto  de  poema  durante  el  cual  Aleixandre  describe  una  muerte  digna   y  hace  referencia  a  la  despreocupación  o  el  olvido  tras  la  defunción  de  alguno.  Esto   último  se  refleja  en  “está  y  no  estuvo,  pero  estuvo  y  calla.”.  Afirma  a  su  vez  que  el   recuerdo,  el  no  olvido,  es  triste  y  que  morir  significa,  por  mero  efecto,  olvidar.  Por   último,   concluye   el   poema   con   una   breve   alusión   a   la   muerte   de   alguien,   la   muerte   de  un  tercero  que  ha  fallecido  en  el  sentido  completo  que  este  conlleva,  “con  digni-­‐ dad  murió”,  olvida  y  olvidado.  “Su  sombra  cruza”,  es  una  intervención  del  poema   tomando  “sombra”  como  un  recuerdo  olvidado.       Se   puede   observar   sobre   este   texto   alguna   característica   de   la   Generación   del   ’27   como   la   influencia   del   surrealismo   que   le   da   su   carácter   de   pertenencia   a   un   ámbito   onírico;   esta   misma   propiedad   se   repite   en   la   propia   obra   del   autor   que   tratamos  en  este  texto.   Como   recursos   estilísticos   de   este   poema   podrían   nombrarse   los   encabalga-­‐ mientos  de  los  versos  uno  y  dos  “…copa  vana  /  que  hay  que…”,  tres  y  cuatro  “…en   tu  mano  //un  brillo  o…”  y  siete  y  ocho  “…en  tus  ojos  nace  //  su  memoria.”;  el  oxí-­‐ moron  del  verso  siete  “el  frío  quema”,  polisíndeton  en  los  versos  cuatro,  cinco,  seis   y  siete,  símil  en  los  versos  cuatro  y  cinco  “arden  tus  dedos,  como  una  nieve  súbita”,   metáforas  en  los  versos  uno  y  dos,  donde  “copa  vana  que  hay  que  apurar”  repre-­‐ senta   algo   sin   significado,   efímero   y   sistemático   y   otra   en   el   último   verso   en   el   que   menciona  “sombra”,  que  hace  referencia  a  un  recuerdo  que  ya  no  lo  es,  algo  que  fue   un  recuerdo,  pero  ahora  es  olvidado,  la  existencia  de  alguien  desparecida.    

 

6  


Además,  en  el  final  del  segundo  verso  aparece  “Arroja  el  casco  y  muere.”,    que   opino  que  es  un  símbolo  de  la  muerte,  de  desistir  en  la  vida  y  entregarse  a  la  muer-­‐ te  aceptando  lo  que  esta  conlleva.     El   lenguaje   de   este   poema   es   también   sencillo,   la   voz   poética   es   hacia   una   se-­‐ gunda  persona.  El  poema  incluye  versos  de  once,  catorce  y  siete  sílabas.  El  esque-­‐ ma  métrico  es  11-­‐  /  11-­‐  /  14  -­‐  /  11-­‐  /  7-­‐.    Se  trata,  al  igual  que  la  anterior,  de  una   estructura  libre  sin  ningún  nombre  ni  plantilla  determinados.         ESTOY  CANSADO     Estar  cansado  tiene  plumas,   Tiene  plumas  graciosas  como  un  loro,   Plumas  que  desde  luego  nunca  vuelan,   Mas  balbucean  igual  que  loro.   Estoy  cansado  de  las  casas,   Prontamente  en  ruinas  sin  un  gesto;   Estoy  cansado  de  las  cosas,   Con  un  latir  de  seda  vueltas  luego  de  espaldas.   Estoy  cansado  de  estar  vivo,   Aunque  más  cansado  sería  el  estar  muerto;   Estoy  cansado  del  estar  cansado   Entre  plumas  ligeras  sagazmente,   Plumas  del  loro  aquel  tan  familiar  o  triste,   El  loro  aquel  del  siempre  estar  cansado.       Luis  Cernuda     El  tema  de  este  poema  de  Cernuda  es  el  agotamiento  existencial.  A  su  vez,  el  tex-­‐ to  se  puede  dividir  en  dos  fragmentos  principales.  El  primero  abarca  desde  el  ver-­‐ so  número  uno  hasta  el  octavo;  en  este,  el  autor  expresa  el  cansancio  hacia  elemen-­‐ tos  materiales,  como  “las  casas”  o  “las  cosas”.  Sin  embargo,  todas  estas  transmiten   un   mensaje   de   transferencia,   es   decir,   Cernuda   manifiesta   a   través   de   ellos   la   tran-­‐ sitoriedad  y  fugacidad  de  la  que  se  caracteriza  la  vida.  El  olvido  (“en  ruinas”)  o  el   abandono  (“vueltas  luego  de  espaldas”).    En  definitiva,  esta  parte  del  poema,  em-­‐ plea   esencias   materiales   para   referirse   a   otras   abstractas.   La   segunda   parte   la   constituyen  los  versos  del  noveno  al  decimocuarto.  En  este  último  fragmento,    ya   transmite   un   tedio   más   profundo,   hacia   entes   no   materiales,   como   “estar   vivo”   o   “estar   muerto”.   Concluye   con   unos   versos   puramente   surrealistas   que   dan   a   este   poema  su  carácter  de  combinación,    ya  que,  en  sí,  este  es  una  mezcla  de  las  caracte-­‐ rísticas  literarias  de  la  vanguardia  surrealista  y  de  una  poesía  de  naturaleza  exis-­‐ tencial.  Esto  puede  observarse  en  las  alternaciones  de  elementos  como  las  plumas   (ente   surrealista),   con   la   angustia   y   el   tedio   (ente   existencial).   Además,   incluye   du-­‐ rante  todo  el  poema  el  concepto    “loro”  y  “plumas”  que,  como  elemento  surrealista,   hace   referencia   a   la   insustancialidad,   al   vacío   y   la   repetición   sin   sentido,   sin   conte-­‐ nido.      

 

7  


Este  texto  puede  relacionarse  con  propiedades  del  movimiento  literario  al  que   pertenecía  el  autor  (Generación  del  ’27)  o  con  las  del  propio,  como  la  síntesis  entre   la  vanguardia  y  la  tradición,  la  presencia  del  surrealismo  (primera  etapa  de  Cernu-­‐ da),  o  temas  tópicos  en  su  poesía  como  la  soledad.     En  cuanto  a  los  recursos  estilísticos  cabe  destacar  anáforas  y  paralelismos  en  los   versos  cinco,  siete,  nueve  y  once  “estoy  cansado  de…”.  Se  repite  la  estructura  “V  +   Adj  +  prep…”.  También  se  observa  antítesis  en  los  versos  diez  y  once  con  los  frag-­‐ mentos  “estar  vivo”  y  “estar  muerto”;  personificación,  en  el  verso  cuatro  “las  plu-­‐ mas  balbucean…”;  comparación/símil,  en  los  versos  uno  y  dos  “plumas,  tiene  plu-­‐ mas  graciosas  como  un  loro”  y  se  presenta  por  último  un  símbolo  de  la  literatura   de  la  Generación  del  ’27,  la  expresión  “en  ruinas”,  que  es  una  metáfora  muy  común   (de  ahí  que  se  denomine  símbolo)  entre  los  autores  de  este  movimiento  y  que  sig-­‐ nifica  olvido.   Es  un  poema  con  un  lenguaje  sencillo,  aunque  en  su  conjunto  sea  dificultoso  en   la   comprensión.   Existe   mucha   variedad   métrica,   ya   que   se   intercalan   versos   de   nueve,   diez   y   once   sílabas.   La   voz   poética   es   en   primera   persona   y   el   esquema   mé-­‐ trico   es   9-­‐/11   A/11-­‐/10   A.     La   rima   es   consonante   y   es   una   estructura   libre,   sin   estrofa  determinada.       DAYTONA     Hubo  un  día  en  que  el  día  no  engañaba,   En  que  sus  manos  tristes  no  sostenían  un  cuervo   Indiferente  como  los  labios  de  la  lluvia,   Como  el  rojizo  hastío.     Mas  hoy  es  imposible   Buscar  la  luz  entre  barcas  nocturnas;   Alguien  cortó  la  piedra  en  flor,   Sin  que  pudiera  el  mundo   Incendiar  la  tristeza.     Sólo  un  lugar  existe,  cuyos  días   Nada  saben  de  aquello,   Aunque  todo  allí  sea  mortal,  el  miedo,  hasta  las  plumas;   Mas  las  olas  abrazan   A  tanta  luz  aún  viva.     A  tanta  luz  desbordando  en  la  arena,   Desbordando  en  las  nubes,  desbordando  en  el  tiempo,   Que  dormita  sin  voz  entre  las  ramas,   Olvidado  fantasma  con  su  collar  de  frío.     Mirad  cómo  sonríe  hacia  el  amor  Daytona.       Luis  Cernuda  

 

8  


El  tema  principal  es  la  añoranza  de  otro  tiempo.   El   poema   se   divide   en   tres   partes.   La   primera   es   la   estrofa   número   uno,   en   la   que   se   describe   un   momento   anterior   en   el   que   no   existía   la   farsa   (“el   día   no   enga-­‐ ñaba”),  ni  una  sombra  tétrica  (“un  cuervo”)  se  había  posado  sobre  “sus  manos  tris-­‐ tes”,  sobre  alguien,  la  persona  a  la  que  se  refiere  en  el  texto,  una  época  inocente  e   indiferente  (“indiferente  como  los  labios  de  la  lluvia”).  La  segunda  parte  la  consti-­‐ tuye  la  segunda  estrofa  y  en  esta,  Cernuda  afirma  que  hoy,  lo  expuesto  en  la  prime-­‐ ra   parte   no   es   real,   la   oscuridad   invade   el   entorno   y   la   desesperanza   y   tristeza   inunda   y   abunda   el   mundo   (“es   imposible   buscar   la   luz   entre   barcas   nocturnas”,   “alguien  cortó  la  piedra  en  flor  sin  poder  […]  incendiar  la  tristeza”),  por  lo  menos   su  mundo.  La  tercera  y  última  parte  está  formada  por  los  versos  desde  la  tercera   estrofa,   hasta   el   final.   En   este   fragmento   del   texto,   el   poeta   manifiesta   la   existencia   de  un  lugar  en  el  que  lo  primero  aún  existe  y  se  desconoce  los  segundo,  un  espacio   mortal  y  perfecto,  donde  la  luz  desborda  y  se  puede  creer  en  el  amor  (“solo  un  lu-­‐ gar  existe,  cuyos  días  nada  saben  de  aquello”,  “las  olas  abrazan  a  tanta  luz  aún  vi-­‐ va”,  “mirad  cómo  sonríe  hacia  el  amor  Daytona”).       Se  trata  un  tema  muy  tópico  en  este  poema,  como  es  el  ubi  sunt,  el  “¿dónde  es-­‐ tán?”,  el  “cualquier  tiempo  pasado  fue  mejor”,  aunque  con  el  ligero  cambio  de  que   en  este,  se  presenta  un  tiempo,  digamos  paralelo,  en  el  que  sí  se  puede  vivir  mejor,   pero  en  el  que  el  autor  no  se  encuentra,  obviamente.       [Por  la  fecha  en  que  fue  publicado  este  poema  (allá  por  1929),  se  deduce  que  no   tiene   que   ver   con   la   guerra   ya   que   no   había   sucedido   por   aquel   entonces.   Pero   eso   podría   crear   confusión   si   no   se   conoce   la   cronología   aproximada.   Aunque   sí   puede   estar  relacionada  con  la  Dictadura  de  Primo  de  Rivera  (1923  –  1930).  De  cualquier   modo,   prefiero   enfocarlo   desde   el   punto   de   vista   en   cuyo   tema   principal   sería   el   fracaso  amoroso,  la  soledad  y  la  marginación].     De  recursos  estilísticos,  cabe  mencionar  anáfora  y  paralelismo  en  los  versos  ca-­‐ torce ��y  quince  “a  tanta  luz…”  se  repite  la  estructura  “prep  +  Adv.  +  N”,  reduplica-­‐ ción  en  los  versos  quince  y  dieciséis  “desbordando  en…”,    personificación  en  el  ver-­‐ so   trece   “las   olas   abrazan”,   encabalgamientos   entre   los   versos   cinco   y   seis   “…imposible//   buscar   la   luz…”,   ocho   y   nueve   “…el   mundo   //   incendiar…”   diez   y   once  “…cuyos  días  //  nada  saben…”,  trece  y  catorce  “…abrazan  //  a  tanta  luz…”,  la   metáfora  o  símbolo  del  verso  dos  “el  cuervo”  que  representa  lo  tétrico  y  oscuro  y   símil  en  los  versos  tres  y  cuatro  “como  los  labios  de  la  lluvia,  como  el  rojizo  hastío”.   El  lenguaje  del  poema  es  simple  (aunque  complejo  en  la  interpretación).  Duran-­‐ te  el  transcurso  del  poema  se  intercalan  versos  alejandrinos,  endecasílabos  y  hexa-­‐ sílabos.  El  esquema  métrico  es  11-­‐  /  15-­‐  /  14-­‐  /  6-­‐  y,  justo  como  los  otros  dos  poe-­‐ mas  tratados  por  mí,  se  caracteriza  por  presentar  una  estructura  libre  sin  ningún   tipo  de  estrofa  ni  delimitación.      

 

9  


Lucie  Schmidt    

CONTIGO     ¿Mi  tierra?   Mi  tierra  eres  tú.     ¿Mi  gente?   Mi  gente  eres  tú.     El  destierro  y  la  muerte   para  mi  están  adonde   no  estés  tú.     ¿Y  mi  vida?   Dime,  mi  vida,   ¿qué  es,  si  no  eres  tú?      

Luis  Cernuda     Este  poema  esta  escrito  por  Luis  Cernuda,  durante  la  generación  del  27.   El  tema  principal  es  el  amor  que  siente  por  una  mujer.   Es   un   texto   escrito   simplemente   en   una   parte,   ya   que   en   ella   siempre   expresa   el   amor  que  siente  por  aquella  mujer.  Escribe  que  sin  ella  no  seria  nada  y  que  no  sa-­‐ bría   que   hacer   sin   ella,   como   por   ejemplo   cuando   comenta   mi   tierra   esres   tú,   mi   gente  eres  tú  y  los  dos  últimos  versos  igual.   No   tiene   un   esquema   métrico   fijo,   ya   que   esta   compuesto   por   versos   de   tres   y   cinco  sílabas  de  rima  consonante  de  arte  menor.   Se   aplica   un   paralelismo   en   los   dos   primeros   versos   (Mi...mi;   Mi...mi)   y   hay   un   encabalgamiento  en  los  versos  5-­‐6  (y  la  muerte  para  mi...)  y  en  los  versos  6-­‐7  (es-­‐ tán  adonde  no  estés  tú).       ME  ESTÁS  ENSEÑANDO     Me  estás  enseñando  a  amar.   Yo  no  sabía.   Amar  es  no  pedir,  es  dar,   noche  tras  día.     La  Noche  ama  al  Día,  el  claro   ama  a  la  Oscura.   Qué  amor  tan  perfecto  y  tan  raro.   Tú  mi  ventura.     El  Día  a  la  Noche  alza,  besa   sólo  un  instante.  la  Noche  al  Día  -­‐alba,  promesa-­‐   beso  de  amante.  

 

10  


Me  estás  enseñando  a  amar.   Yo  no  sabía.   Amar  es  no  pedir,  es  dar.   Mi  alma,  vacía.       Gerardo  Diego     Este  es  un  poema  escrito  por  Gerardo  Diego.   El  tema  principal  es  como  gracias  a  una  mujer  ha  aprendido  lo  que  es  amar.   Este  texto  se  puede  dividir  en  dos  parte.  La  primera  parte  esta  compuesta  por  el   primer  y  último  vers,  en  la  que  dice  lo  mismo,  es  decir,  que  gracias  a  ella  ha  apren-­‐ dido  lo  que  significa  amar  a  alguien.   La  segunda  parte  esta  compuesta  por  los  versos  5-­‐12,  en  ellos  compara  la  noche   y  el  día  con  el  mismo  y  la  mujer,  diciendo  que  es  un  amor  diferente  pero  a  la  vez   bonito.   Este   texto   es   una   cuarteta,   de   versos   con   ocho   y   cinco   sílabas   de   rima   menorn   y   de  rima  consonante.   Los  recursos  estilísticos  usados  en  este  poema  son  la  personificación  en  los  ver-­‐ sos  3-­‐15  (Me  estás    enseñando  a  amar.  Yo  no  sabía.    Amar  es  no  pedir,  es  dar...)   Una  metáfora  en  los  versos  5-­‐9  en  los  que  la  noche  le  representa  a  él  y  el  día  a   ella   (La   noche   ama   al   día...)   y   finalmente   se   puede   ver   una   persobificación   en   estos   mismos  (la  noche  ama..)  ya  que  la  noche  no  puede  amar.       SI  MI  VOZ  MURIERA  EN  TIERRA     Si  mi  voz  muriera  en  tierra   llevadla  al  nivel  del  mar   y  dejadla  en  la  ribera.   Llevadla  al  nivel  del  mar   y  nombradla  capitana   de  un  blanco  bajel  de  guerra.   Oh  mi  voz  condecorada   con  la  insignia  marinera:   sobre  el  corazón  un  ancla   y  sobre  el  ancla  una  estrella   y  sobre  la  estrella  el  viento,   ¡y  sobre  el  viento  una  vela! Rafael Alberti Este  poema  esta  escrito  por  Rafael  Alberti.   El  tema  principal  es  como  sería  su  entierro  perfecto.   Este   texto   lo   dividiría   en   dos   parte,   la   primera   parte   está   compuesta   por   los   3   primeros   versos   en   los   que   comenta   que   cuando   muera   quiere   ser   enterrado   cerca   del  mar.  La  segunda  parte  consta  desde  el  verso  4  hasta  el  final.  En  esta  escribe  el   proceso  y  manera  de  la  que  quiere  ser  enterrada.  

 

11  


Es   un   texto   escrito   en   versos   de   siete   y   ocho   sílabas   de   rima   menor   y   su   rima   es   consonante.   Los  recursos  estilístico  empleados  son  el  paralelismo  en  los  versos  1-­‐12  (y  so-­‐ bre...)  y  también  se  pueden  apreciar  diversos  encabalgamientos.     Jessica  de  Julián     ¿QUÉ  PÁJAROS?     ¿El  pájaro?  ¿Los  pájaros?   ¿Hay  sólo  un  solo  pájaro  en  el  mundo   que  vuela  con  mil  alas,  y  que  canta   con  incontables  trinos,  siempre  solo?   ¿Son  tierra  y  cielo  espejos?  ¿Es  el  aire   espejeo  del  aire,  y  el  gran  pájaro   único  multiplica   su  soledad  en  apariencias  miles?   (¿Y  por  eso   le  llamamos  los  pájaros?)   ¿O  quizá  no  hay  un  pájaro?   ¿Y  son  ellos,   fatal  plural  inmenso,  como  el  mar,   bandada  innúmera,  oleaje  de  alas,   donde  la  vista  busca  y  quiere  el  alma   distinguir  la  verdad  del  solo  pájaro,   de  su  esencia  sin  fin,  del  uno  hermoso?       Pedro  Salinas     Tema:   El   poema   consiste   en   interrogaciones   continuas   que   cuestionan   la   certeza   de  la  propia  realidad,  enfrentando  la  pluralidad  y  la  singularidad.   Estructura:  Podemos  dividir  este  poema  en  dos  fragmentos:   En  el  primer  fragmento,  con  comienzo  en  el  verso  1  y  fin  en  el  10,  se  considera   la  posibilidad  de  la  existencia  de  un  solo  pájaro.   En   el   segundo   fragmento,   desde   el   verso   11   en   adelante,   se   realizan   cuestiones   acerca  de  la  existencia  de  varios  pájaros,  no  solo  uno.   Forma:   El  lenguaje  utilizado  en  este  texto  es  sencillo.   El   poema   carece   de   rima   y   no   sigue   una   métrica   exacta,   aunque   predomina   el   verso  endecasílabo.   En  cuanto  a  los  recursos  estilísticos  empleados  a  lo  largo  del  poema:   • Interrogaciones  retóricas  utilizadas  en  todo  el  texto,  tales  como  “¿Son  cielo   y  tierra  espejos?”  o  “¿O  quizá  no  hay  un  pájaro?”.   • Polisíndeton  presente  en  todo  el  poema.   • Símil  en  el  verso  13  “fatal  plural  inmenso,  como  el  mar”.   Interpretación:  

 

12  


En  el  primer  verso  se  hace  la  primera  contraposición  de  ideas,  enfrentando  a  un   solo  pájaro  contra  un  conjunto  de  estos.  Salinas  se  cuestiona  si  es  un  solo  pájaro  el   que  vuela  y  canta  solo  y  es  el  cielo  un  espejo  que  multiplica  su  presencia.     De  esta  manera,  Pedro  Salinas  nos  plantea  dos  importantes  cuestiones  con  este   poema:   ¿Son   todos   esos   pájaros   el   reflejo   de   uno   solo?   Es   decir,   ¿es   el   grupo,   en   realidad,   el   reflejo   de   un   solo   elemento?   ¿O,   es   que,   al   plantearnos   esta   cuestión,   nuestro  alma  desea  buscar  en  el  grupo  la  esencia  y  perfección  de  la  singularidad?       CANCIÓN  A  UNA  MUCHACHA  MUERTA     Dime,  dime  el  secreto  de  tu  corazón  virgen,   dime  el  secreto  de  tu  cuerpo  bajo  tierra,   quiero  saber  por  qué  ahora  eres  un  agua,   esas  orillas  frescas  donde  unos  pies  desnudos  se  bañan  con  espuma.     Dime  por  qué  sobre  tu  pelo  suelto,   sobre  tu  dulce  hierba  acariciada,   cae,  resbala,  acaricia,  se  va   un  sol  ardiente  o  reposado  que  te  toca   como  un  viento  que  lleva  sólo  un  pájaro  o  mano.     Dime  por  qué  tu  corazón  como  una  selva  diminuta   espera  bajo  tierra  los  imposibles  pájaros,   esa  canción  total  que  por  encima  de  los  ojos   hacen  los  sueños  cuando  pasan  sin  ruido.     Oh  tú,  canción  que  a  un  cuerpo  muerto  o  vivo,   que  a  un  ser  hermoso  que  bajo  el  suelo  duerme,   cantas  color  de  piedra,  color  de  beso  o  labio,   cantas  como  si  el  nácar  durmiera  o  respirara.     Esa  cintura,  ese  débil  volumen  de  un  pecho  triste,   ese  rizo  voluble  que  ignora  el  viento,   esos  ojos  por  donde  sólo  boga  el  silencio,   esos  dientes  que  son  de  marfil  resguardado,   ese  aire  que  no  mueve  unas  hojas  no  verdes...     ¡Oh  tú,  cielo  riente,  que  pasas  como  nube;   oh  pájaro  feliz,  que  sobre  un  hombro  ríes;     fuente  que,  chorro  fresco,  te  enredas  con  la  luna;   césped  blando  que  pisan  unos  pies  adorados!     Vicente  Aleixandre     Tema:  La  muerte  de  una  chica  joven.   Estructura:  Podemos  dividir  este  texto  en  dos  partes:   En  la  primera  parte,  que  comprende  desde  el  verso  1  al  13,  Aleixandre  se  pre-­‐ gunta  el  por  qué  de  la  muerte  de  la  chica.  

 

13  


En   la   segunda   parte,   desde   el   verso   número   14   al   26,   Aleixandre   se   lamenta   por   el  fallecimiento.   Forma:   Se  trata  de  un  poema  con  voz  poética  en  primera  persona.  El  “yo”  poético  hace   una  constante  referencia  a  lo  largo  de  todo  el  texto  a  la  segunda  persona,  una  mu-­‐ chacha,  dirigiéndose  a  ella  utilizando  el  pronombre  personal  “tú”.   Se  hace  uso  de  un  lenguaje  sencillo.   El  texto  presenta  una  métrica  irregular  y  carece  de  rima.   En  cuanto  a  recursos  estilísticos  encontramos:   • Anáfora  en  los  versos  1,  2,  5  y  10,  con  repetición  de  la  palabra  “Dime”.  Tam-­‐ bién  se  aprecia  una  repetición  de  la  frase  “Oh  tú”  en  los  versos  14  y  23.   • Epíteto  en  el  verso  8  con  “sol  ardiente”.   • Personificaciones   en   versos   23   y   24   respectivamente:   “Cielo   riente”   y   “pája-­‐ ro  feliz,  que  sobre  un  hombro  ríes”.   • Encontramos  símiles  en  los  versos  8  y  9  “toca  como  un  viento”,  10  “corazón   como  una  selva”  y  23  “cielo,  que  pasas  como  nube”.   Interpretación:   Este  poema  explica  la  fusión  del  alma  de  la  muchacha  con  la  naturaleza  al  morir,   alcanzando   la   eternidad.   Esto   puede   interpretarse   como   una   forma   de   resurrec-­‐ ción.  Ella  en  sí  misma  se  convertirá  en  agua,  su  pelo  en  hierba  fresca,  su  corazón  en   una  selva  diminuta.   En   la   última   estrofa   podemos   interpretar   que   Aleixandre   tiene   el   deseo   de   co-­‐ municarnos  que  nada  muere.  La  chica  ha  fallecido,  pero  sigue  siendo  el  cielo  que   pasa  como  una  nube,  el  pájaro  feliz,  una  fuente  de  chorro  fresco  y  el  césped  blando   que  pisan  unos  pies  adorados.     Aún  tratando  el  tema  de  la  muerte  de  una  manera  tan  plena,  el  poema  tiene,  por   lo  que  se  ha  explicado  acerca  de  la  última  estrofa,  cierto  carácter  optimista.       UNIDAD  EN  ELLA     Cuerpo  feliz  que  fluye  entre  mis  manos,   rostro  amado  donde  contemplo  el  mundo,   donde  graciosos  pájaros  se  copian  fugitivos,   volando  a  la  región  donde  nada  se  olvida.     Tu  forma  externa,  diamante  o  rubí  duro,   brillo  de  un  sol  que  entre  mis  manos  deslumbra,   cráter  que  me  convoca  con  su  música  íntima,   con  esa  indescifrable  llamada  de  tus  dientes.     Muero  porque  me  arrojo,  porque  quiero  morir,   porque  quiero  vivir  en  el  fuego,  porque  este  aire  de  fuera   no  es  mío,  sino  el  caliente  aliento   que  si  me  acerco  quema  y  dora  mis  labios  desde  un  fondo.     Deja,  deja  que  mire,  teñido  el  amor,   enrojecido  el  rostro  por  tu  purpúrea  vida,   deja  que  mire  el  hondo  clamor  de  tus  entrañas    

14  


donde  muero  y  renuncio  a  vivir  para  siempre.     Quiero  amor  o  la  muerte,  quiero  morir  del  todo,   quiero  ser  tú,  tu  sangre,  esa  lava  rugiente   que  regando  encerrada  bellos  miembros  extremos   siente  así  los  hermosos  límites  de  la  vida.     Este  beso  en  tus  labios  como  una  lenta  espina,   como  un  marque  voló  hecho  un  espejo,   como  el  brillo  de  un  ala,   es  todavía  unas  manos,  un  repasar  de  tu  crujiente  pelo,   un  crepitar  de  la  luz  vengadora,   luz  o  espada  mortal  que  sobre  mi  cuello  amenaza,   pero  que  nunca  podrá  destruir  la  unidad  de  este  mundo.     Vicente  Aleixandre     Tema:  El  amor  observado  desde  el  punto  de  vista  de  Vicente  Aleixandre.   Estructura:  Podemos  dividir  el  contenido  de  este  poema  en  tres  partes:   La   primera   parte,   que   se   corresponde   con   las   dos   primeras   estrofas,   consiste   en   una  descripción  de  la  amada.   La  segunda  parte,  compuesta  por  la  tercera,  cuarta  y  quinta  estrofas,  es  una  ex-­‐ presión  del  deseo  del  poeta  de  unirse  con  su  amada.   En  la  tercera  parte,  que  se  corresponde  con  la  sexta  y  última  estrofa,  se  relacio-­‐ na  el  amor  de  la  amada  con  la  vida  y  la  muerte.   Forma:   Se   trata   de   un   poema   con   voz   poética   en   primera   persona   en   el   que   se   hace   uso   de  un  lenguaje  sencillo.   El  texto  carece  de  rima  y  no  respeta  una  métrica  exacta,  aunque  predominan  los   versos  de  arte  mayor.   En  cuanto  al  análisis  de  recursos  estilísticos,  encontramos:   • Anáfora:  Versos  17  y  18  con  repetición  de  la  palabra  “quiero”.   • Encabalgamiento  en  los  versos  10  y  11:  “Porque  este  aire  de  fuera  no  es   mío”.   • Epíteto  en  el  verso  5:  “rubí  duro”.   • Metáforas  en  el  verso  5,  donde  se  identifica  el  cuerpo  de  la  amada  con  un   diamante,  y  en  el  verso  18,  donde  se  identifica  la  sangre  con  la  lava.   • Personificaciones  en  los  versos  25  y  26:  “Luz  vengadora”  y  “espada  que   amenaza”.   • Símiles  en  los  versos  21,  22  y  23:  “beso  como  una  lenta  espina”,  “como  un   marque  voló”  y  “como  el  brillo  de  un  ala”.   Interpretación:   En  este  poema  se  trata  el  amor  como  razón  de  existencia  o  de  muerte.  La  idea   perseguida  por  el  autor  es  la  de  fundirse  con  el  cuerpo  de  su  amada  y  morir  para   así  sentir  la  vida  de  una  manera  más  cercana,  lo  que  se  aprecia  en  la  estrofa  núme-­‐ ro   cinco   al   comparar   a   la   mujer   con   un   volcán   en   erupción:   “Quiero   amor   o   la   muerte,  quiero  morir  del  todo,    quiero  ser  tú,  tu  sangre,  esa  lava  rugiente  que  re-­‐ gando   encerrada   bellos   miembros   extremos   siente   así   los   hermosos   límites   de   la   vida.”    

 

15  


Generacion del 27