Page 1

LA INVESTIGACIÓN EN EL AULA Introducción La investigación como estrategia pedagógica ejerce un impacto vinculante entre la práctica pedagógica y la investigación, se le brinda a las estudiantes la posibilidad de apropiarse de la lógica del conocimiento y de herramientas propias de la ciencia con la mirada puesta en la sociedad y sus necesidades, proyectándonos al conocimiento significativo para atribuir significado al material objeto de aprendizaje no sólo se deben actualizar sus esquemas de conocimiento sino también revisar, modificar y enriquecer este conocimiento. Desarrollo La investigación ha tenido una acelerada evolución en las diferentes ciencias y disciplinas, a partir de la presentación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Actualmente, el contexto educativo participa de la evolución tecnológica en los procesos de enseñanza, lo que ha generado un cambio de actitud del docente. Este debe adoptar una actitud investigativa e innovadora dentro del contexto de la sociedad de la información. La investigación educativa debe entenderse como un proceso de construcción de conocimiento, el cual se convierte en un instrumento elemental en el proceso de aprendizaje. Asimismo, el estudiante participa en la reflexión de su propia acción en dicho proceso, lo que enriquece la investigación en el aula del docente. El contexto educativo, según lo anterior, debe combinar la práctica docente y el uso de las TIC, de ahí que se hayan implementado las plataformas virtuales como nuevos espacios donde se desarrolla el proceso de enseñanza y aprendizaje, especialmente, en la modalidad de educación a distancia. De esta manera la metodología del proyecto de investigación se construye no sólo en función del proceso de indagación, sino en una dinámica en la que los grupos por edad y por intereses convierten sus preguntas de sentido común en problemas de investigación. El aula investigativa aporta claridades de tipo pedagógico sobre el vínculo de la investigación con el currículo, el plan de estudios, temas de evaluación y la actividad


pedagógica se apoya en un enfoque holístico que resalta la necesidad de desarrollar metodologías que tengan en cuenta los contextos, la vida y los intereses de los participantes, es propositivo en el ámbito de la metodología para los procesos de aprendizaje y la integración de las diferentes dimensiones del desarrollo humano en el proceso educativo. De este modo la investigación en el aula articula el plan de estudios y funciona como un puente entre la pedagogía, la investigación y la vida. No son pocos los docentes que se ven motivados a difundir los hallazgos y/o inquietudes recogidos a lo largo de su experiencia educativa. Los ámbitos de interés incluyen desde la problemática de trabajar con grupos muy numerosos, y cubrir una gran cantidad de temas en relativamente poco tiempo, hasta la realización de diversas formas de evaluación distintas del formato de examen escrito. En estas líneas se retoma la necesidad del profesor de contar con un espacio de expresión en cuanto a su labor docente y se discuten las implicaciones de poner a prueba sus propias propuestas y las de otros colegas. De igual forma, se considera la relevancia de documentar los resultados de estas experiencias. En principio, la investigación de una propuesta en clase puede ser vista como una línea de indagación en la que la pregunta central se enfoque en ¿cómo logro que mis estudiantes trabajen mejor el contenido del programa de estudios? O antes de esto, ¿cómo logro que mis estudiantes trabajen? Centrarse en la observación de las posibilidades reales de los estudiantes, sin duda, marca un parteaguas a la pregunta tradicional de ¿cómo daré la materia? así, el perfeccionamiento de la práctica docente debe responder a una preocupación más allá de una buena intención de cubrir el temario oficial. No es suficiente que la actividad docente responda con rutinas mecanizadas; en lugar de eso, el docente puede resolver los problemas educativos circunscritos al interior de un aula, para ello se requiere seguir analizando ¿cómo aprendemos? La presentación de información acerca de las reglas, teorías y fundamentos de cualquier disciplina es una condición necesaria, pero no suficiente, para cualquier aprendizaje. La acumulación de un cuerpo de conocimientos, producto de generaciones anteriores, permite tener un punto de partida para provocar el aprendizaje mediante la experiencia personal y su interpretación. El aprendizaje de la labor docente no es la excepción. La formación de un profesional de la docencia no se realiza mediante la trasmisión de reglas tipo recetas.


Para adaptarse a los tiempos modernos el docente debe romper con la creencia, heredada de las últimas décadas, de que su labor primordial se centra en la trasmisión de conocimientos, para tomar cada vez mayor conciencia de la complejidad de su trabajo. Las medidas que aportan a la solución de este problema y que responden a tal complejidad tampoco son fáciles de adoptar y requieren de un acompañamiento manifiesto. Para lograr lo anterior no podemos desaprovechar la oportunidad de socializar las propuestas de innovación de los profesores y enmarcarlas en los límites que proporciona un protocolo de investigación. Conclusiones Existe un tema especialmente problemático en la labor docente que es la identificación de la mejora observada en el aprendizaje de los estudiantes, y los medios objetivos empleados para identificar esta mejora. Como se ha mencionado, ya existe una tendencia natural a debatir sobre la importancia de prácticas docentes adecuadas sin tener un referente que sea precisamente la propia práctica. Se corrobora la creencia acerca de que ya existen formas adecuadas de tratar con aspectos como: diversidad de estilos de aprendizaje, formas de evaluación, ritmos de aprendizaje. Por lo tanto, es preciso enfatizar que no existen reglas generales, sino más bien, reportes de investigación de estudios de casos sometidos a diversas intervenciones educativas, así, a la necesidad de proponer mejoras se debe añadir un componente adicional que permita regresar al punto final como punto de partida de nuevas puestas experimentales.

BIBLIOGRAFIA BEDOYA, José. Pedagogía ¿Enseñar a pensar? Reflexión filosófica sobre el proceso de enseñar. Ecoediciones. Bogotá 2016 CERDA, Gutiérrez, Hugo. La investigación formativa en el aula. Ed. Magisterio. Bogotá. 2017. CONVENIO Andrés Bello. La investigación como práctica pedagógica. Santa fe de Bogotá COCHRAN, M. Litle, S. Más allá de la certidumbre adoptar una actitud indagadora sobre la práctica. Ed. Optaedro. Barcelona 2015

LA INVESTIGACIÓN EN EL AULA  

Existe un tema especialmente problemático en la labor docente que es la identificación de la mejora observada en el aprendizaje de los estud...

LA INVESTIGACIÓN EN EL AULA  

Existe un tema especialmente problemático en la labor docente que es la identificación de la mejora observada en el aprendizaje de los estud...

Advertisement