Page 1

Jesith Montaño Cortina Estudiante de Comunicación social y Periodismo con un enfoque periodista e investigador. Trata de mostrar una perspectiva diferente de lo que la sociedad denomina como “Joven” y tiene como propósito compartir con todos lo que muchas veces no se habla con los adolescentes.

No, no soy el protagonista.

No, no soy el protagonista. Una filosofía de vida que creo es la mas adecuada para convivir con los demas en un país como Colombia donde reina la corrupción y la violencia, es saber que “Lo esencial es invisible a los ojos”. Por eso aproveché el encontrarme con un joven desconocido y ver lo que el veía en algo que yo jamás pensé que tendria tanto significado.

Jesith Montaño Cortina Editorial San José


No, no soy el protagonista

No, no soy el protagonista.

1


Jesith Monta単o Cortina

2


No, no soy el protagonista

No, no soy el protagonista.

Jesith MontaĂąo Cortina

Editorial San JosĂŠ

3


Jesith Montaño Cortina

Editorial San José. Barranquilla-Colombia 2013 Calle 47 Nº21B- 69

Edición Edgardo Castro Mendoza PBX:3041582 Edgardojottacastro@gmail.com Publicidad Jesús Narvaez Meriño Tel:3754120 PBX:3695684 Jesuskbra95@hotmail.com

Distribuido por Editorial San José.

Advertencia: Este libro está publicado bajo los derechos de autor. Toda copia no autorizada será violación a estos derechos. Todos los derechos reservados Hecho en Colombia 4


No, no soy el protagonista

Dedicado a la mujer que me enseñó que lo esencial es invisible a los ojos. Cuando se dediquen a ver mas allá de lo que está a simple vista, sabrán que el éxito está en saber vivir la vida, no en vivirla por vivirla. Gracias por todo madre.

5


Jesith Monta単o Cortina

6


No, no soy el protagonista

No, no soy el protagonista, solo soy alguien que tiene que observar mi entorno en un bus de Transmetro. Confieso que al principio me pareció un absurdo, sabiendo que al igual que yo muchos de mis compañeros no iba a resistir el convertir ese espacio de estudio en uno de desorden y ociosidad. Iniciamos el recorrido desde la estación “Joe Arroyo” hasta “Portal de Soledad” donde más allá de la calidad deplorable de estaciones localizadas al sur de Barranquilla, se puede apreciar parte de la gente en Barranquilla. Gente como Daniel (para no decir su nombre real) cuya expresión no se me hizo rara al ver a un grupo de jóvenes algo mayores que el escribiendo en un bus, pero siempre miró con admiración y asombro la actividad. Daniel que, como el mismo dijo, vivía “donde el viento se regresa” tenía una apariencia que si gente lo viera (y apostaría por lo que voy a decir) diría que es un coleto, pero al detallar como miraba por la ventanilla me mostró un poco de la cultura que muchos jóvenes hoy en día vemos en Barranquilla. Me impresionó como admiraba los grafitis en las paredes de la Murillo y cerca a la Veintiuna. Daniel se mostró muy emotivo al pasar por las muestras artísticas urbanas mas increíbles que he visto. Tuve que tener una perspectiva totalmente distinta para poder apreciar lo que me rodeaba, poder ver como gente de mi misma edad, mi forma de ser, que puede ser hasta mi vecino o mas íntimo amigo, sacaban todo eso que llevaban dentro, que podía ser rabia o enojo, tal vez tristeza, o simplemente una perspectiva frente algo en especial que ni los adultos hablan, con todo y que son mayores de edad y tienen mas “autoridad” para expresarse. Los casos de corrupción, de impunidad con la gente rica mientras que los pobres seguimos sufriendo y muriéndonos de hambre, es causa suficiente para que no solo los jóvenes, sino todo el pueblo, alce su voz y haga visible su opinión. Me atrevería a decir que estoy de acuerdo con los grafitis, e incluso debería haber mas. 7


Jesith Montaño Cortina

Su expresión de éxtasis sobrepasaba cualquier ruido en el bus por la demás gente y los vehículos en la carretera, tanto así que me detuve a ver esos dibujos que lo cautivaron, y doy fe de que si nos detuviéramos a ver un momento y apreciar esas pinturas sería un total deleite, y estoy seguro que en las calles de Barranquilla está el arte que representa a la juventud quillera, como uno que me pareció muy curioso que vale la pena citarlo: “Escribo, porque nadie me escucha”. Al principio me costó trabajo entender un poco lo que quería decir, pero la respuesta estaba al frente de mis narices. Muchas veces a los jóvenes nos consideran delincuentes por hacer cosas que en nuestra inmadurez no razonamos, pero no justifica que nos generalicen y nos callen a todos. En Colombia, y sobre todo en los costeños, surgen a diario muchas ideas pero por temor al rechazo y no tener un espacio para expresarlas se van al olvido. Por eso es importante que veamos todas las propuestas que tenemos en mente, que sepamos escuchar a los niños y jóvenes y sus locuras. De esa locura puede salir la cura al cáncer, cosa que no ha salido de las mentes mas cuerdas al mando de los laboratorios mas grandes del mundo. Después de esto creo que queda claro el por qué no soy el protagonista. El protagonista en este escrito es el joven que no le teme a decir su desacuerdo frente a problema social en su ciudad, a los muchachos que sacan sus ideas, ideales, perspectivas y pensamientos sobre el mundo que los rodea sin importar ser juzgados o si los aprecian. Los protagonistas son gente como tu o yo, que saben que hay un mundo al cual enfrentarse y lo hacen con el mayor de los gustos.

8


No, no soy el protagonista

9


No, no soy el protagonista  

Lo que empezó como un trabajo de campo para la universidad poco a poco fue revelando un lado de mí que no conocía. Por lo tanto decidí mostr...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you