Issuu on Google+

LAS AVENTURAS DE PRINCIPE ALEJANDRO

En un reino muy cercano, vivía un rey muy inteligente, su hermosa reina y su bello príncipe.


Eran muy felices pero su felicidad aumentó cuando‌


Ella darĂ­a a luz a un hermoso e inteligente prĂ­ncipe. El tan anhelado dĂ­a llego, era tan hermoso como el cantar de las aves.


Mรกs รกgil que una tortuga, mรกs fuerte que un ratรณn, mรกs noble que una lechuga, su escudo es un


Desde muy pequeño decidió que ropa quería vestir.


Amaba tanto a su madre que se la quería comer a besos‌

A corta edad, logro dominar peligrosas fieras‌


Es mรกs algunas veces se camuflaba entre ellas para sabe sus secretos...


Tanto que llegó a ser el príncipe de los leones, todos lo admiraban y le guardaban gran respeto.

Un día quiso que su familia fuera con él…


Cada cumpleaños, se reunía el reino para celebrar un año más de vida del joven príncipe…

Todas las mañanas se levantaba muy temprano, tocaba la trompeta y así despertaba a los integrantes del reino.


SoĂąaba con dirigir grandes caballerĂ­as para conquistar nuevas tierras.


Atravesar valles y montañas, con su amigo más fiel…


Navegar por mares y ríos peligrosos…

Viajar a lugares inhóspitos y remotos donde la el vértigo era su pasión…


No le importaba volar por los aires…

…domesticar grandes fieras….


Su felicidad era inmensa cuando lo lograba‌


Algunas veces pensaba detenidamente…

Sería un gran rey…


Pero no tenía claro cuál sería su reina, si la grande…

… o la pequeña….


Pasaba largas horas estudiando y planeando‌


‌ como iniciar su conquista por el mundo‌


Pero tenía algo muy claro, necesitaba un medio de transporte más rápido…

Mientras pensaba en esto, debería seguir divirtiendo a su pueblo…


Después de un tiempo llegó el día más feliz de su vida…


Asediado por las mujeres mås bellas del reino‌


Sencillamente se dio cuenta de que estaba ganando popularidad…

Sus sueños por conquistar el reino animal no tenían límites…


No importaban los obståculos que se le presentaban‌


…las inclemencias del frio…

… o las buena intensiones…


Siempre lo lograba y su felicidad era evidente‌


Pues todo tenía una recompensa…

Su imaginación no tenía límites, a veces quería ser un duendecito…


Y otras veces jugaba a dominar el equilibrio con unos mรกgicos zapatos


que lo hacían correr a grandes velocidades. “esos zapatos corren mucho”, decía.


Cuando se sentía solo…

… sabía que contaba con una familia que lo amaba…


Y le robaba la mejor de las sonrisas‌


Damos gracias a Dios eres

porque

tĂş

nuestro

prĂ­ncipe hermoso,


te

amamos

siempre.

por


daniel alejandro