Page 1


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Comando de Educación y Doctrina Centro de Estudios Históricos del Ejército Auspiciantes: Comando de Educación y Doctrina del Ejército Holding Dine S.A Entidad ejecutora: Centro de Estudios Históricos del Ejército Autor: Tcrn. (sp) Édison Macías Núñez. Editor: David Andrade Aguirre. daa06@yahoo.es Levantamiento de texto: S.P. Rosario Villarroel Sgos. José Tejero. Reproducción Fotográfica: Cbop. Fabián Narváez S.P. Carlos Villarroel S.P. Fabián Enríquez Impresión: Instituto Geográfico Militar.

4


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Comando de Educación y Doctrina Centro de Estudios Históricos del Ejército

Testimonios para la Historia

La Victoria del Cenepa

TCRN. (sp) Édison Macías Núñez

Quito - Ecuador Octubre de 2010

5


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

6


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

ÍNDICE UN EJÉRCITO VENCEDOR • Resumen de su evolución histórica ...........................................................................................................13 - Milicias y falanges......................................................................................................................................................14 - Sangre de héroes...................................................................................................................................................15 - El ejército patriota en acción.................................................................................................................................16 - La efervescencia independentista seguía vigente........................................................................................................16

- Situación militar de Guayaquil..................................................................................................................................16 - La revolución triunfante............................................................................................................................................17 - La División Protectora de Quito...........................................................................................................................18

• Consolidación del ejército patriota y combates por la independencia...........................................19 - A las puertas de la libertad....................................................................................................................................21 - Nace a la inmortalidad el “Héroe Niño”..................................................................................................................22 - El ejército del Departamento del Sur (Ecuador) en el Portete de Tarqui.......................................................23

• Presencia institucional en la Época Republicana.....................................................................................24 - Conflictos armados con el Perú...........................................................................................................................27 - Identidad simbólica del Ejército ecuatoriano........................................................................................................28 - En la Cordillera del Cóndor...................................................................................................................................29

EN LA SELVA DEL CENEPA - El puesto militar peruano de “Pachacútec”...........................................................................................................33

- Un pacto que no dio resultados positivos...........................................................................................................34 - Provocaciones sistemáticas y acciones previas....................................................................................................35 - Continúan las tensiones...........................................................................................................................................37 - Situación de la Cueva de los Tayos antes del conflicto......................................................................................38

INICIO DEL CONFLICTO • Descubrimiento, expulsión y control de la Base Norte.........................................................................42 - El Mando y Estado Mayor del ejército de operaciones.......................................................................................45 - Actividades de las fuerzas peruanas......................................................................................................................46 - Intensificaciones de los ataques peruanos............................................................................................................47

DESARROLLO DEL CONFLICTO ARMADO DEL CENEPA • Crece la espiral agresiva del Perú.............................................................................................................49 - Cronología de acontecimientos importantes del mes de febrero......................................................................52 - El Perú reconoce el derribo de sus naves..........................................................................................................54

7


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

- “Emboscada antiaérea” en el Cenepa....................................................................................................................56 - En las orillas del Cenepa.........................................................................................................................................58

• La Fuerza Aérea Ecuatoriana se cubre de gloria......................................................................................62 - El A-37 ecuatoriano...................................................................................................................................................63 - El impacto psicológico del derribo de los aviones peruanos............................................................................64

• Delirios y verdades de la prensa peruana sobre la Base de Tiwintza..............................................66 - La defensa de Tiwintza.............................................................................................................................................68 - El miércoles negro (22 de febrero).......................................................................................................................70 - Tiwintza, siempre Tiwintza.........................................................................................................................................74 - Mandos militares peruanos reconocen finalmente la derrota de su ejército......................................................76

MANDOS Y UNIDADES DESTACADOS EN EL CENEPA - Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas...........................................................................................................84 - Ejército ecuatoriano.................................................................................................................................................85 - Fuerza Naval...............................................................................................................................................................87 - Fuerza Aérea.............................................................................................................................................................89 - Hospital General de las Fuerzas Armadas..............................................................................................................91 - Médicos militares en el frente de combate..........................................................................................................93 - Brigada de Selva Nº 21 “Cóndor”..........................................................................................................................96 - El Agrupamiento “Miguel Iturralde”...........................................................................................................................96 - Brigada de Fuerzas Especiales “Alfaro”..................................................................................................................98 - Agrupamiento Táctico Grad. “Carlomagno Andrade”.............................................................................................99 - Batallón de Selva Nº 61 “Santiago”.........................................................................................................................100 - Brigada de Fuerzas Especiales...............................................................................................................................101 - Interpretación heráldica del parche insignia de la 9-BFE “Patria”........................................................................104 - Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24 (GFE-24).......................................................................................................104 - Grupo de Fuerzas Especiales Nº 25 (GFE-25).......................................................................................................106 - Interpretación heráldica del parche insignia del GFE-25.......................................................................................108 - Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 (GFE-26)......................................................................................................109 - Interpretación heráldica del parche insignia del GFE-26......................................................................................111 - Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27 (GFE-27).......................................................................................................112 - Descripción del parche insignia del GFE-27..........................................................................................................113 - Escuela de Iwias.......................................................................................................................................................113 - Escuela de Selva y Contrainsurgencia del Ejército................................................................................................116 - Agrupamiento de Artillería Nº 21..............................................................................................................................118 - Lanzadores múltiples BM-21 en el conflicto del Cenepa.......................................................................................119 - León rojo, león rojo, me escucha, cambio ...........................................................................................................121 - Centellas vengadoras, los temibles Iglas................................................................................................................124 - Batallón de Selva Nº 62 “Zamora”..........................................................................................................................125 - Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza”.....................................................................................................................128

8


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

- Batallón de Selva Nº 56 “Tungurahua”.....................................................................................................................133 - Compañía Especial de Seguridad del Ejército......................................................................................................135 - Grupo Especial de Operaciones (GEO) “Ecuador”............................................................................................136 - Descripción del parche insignia del GEO “Ecuador”..........................................................................................140 - Batallón de Ingeniería Nº 68 “Cotopaxi”................................................................................................................140 - Brigada de Aviación del Ejército Nº 15 “Paquisha”................................................................................................141 - Guerra Electrónica (DIREL).....................................................................................................................................147 - COE..........................................................................................................................................................................149

HÉROES DEL CENEPA 1.- Capitán Giovanni Calles Lascano...........................................................................................................................153 2.- Suboficial Edison Mendoza Enríquez....................................................................................................................155 3.- Sargento Segundo Rafael Chimborazo Talahua....................................................................................................156 4.- Sargento Wilson Cueva Pillajo..............................................................................................................................157 5.- Sargento Fausto Espinoza Pinto..........................................................................................................................158 6.- Sargento Jorge W. Guerrero Lamiña...................................................................................................................159 7.- Sargento Luis F. Hernández Tello.........................................................................................................................160 8.- Sargento Agustín Anchico Murillo..........................................................................................................................161 9.- Sargento Fenicio Alfredo Angulo Ramírez............................................................................................................162 10.- Sargento Richard Oswaldo Burgos..................................................................................................................163 11.- Sargento Héctor G. Chica Espinosa...................................................................................................................164 12.- Sargento Gabriel H. Solís Moreira.....................................................................................................................165 13.- Sargento César A. Villacís Madril.........................................................................................................................166 14.- Cabo Wladimir E. Analuisa Montero......................................................................................................................167 15.- Cabo Gonzalo E. Montesdeoca Montesdeoca..................................................................................................168 16.- Cabo Ernesto A. Vaca Bonilla..............................................................................................................................169 17.- Cabo Romel R. Vásquez Palomino.....................................................................................................................170 18.- Cabo José M. Anrango Escola............................................................................................................................171 19.- Cabo Milton S. Jácome Calvopiña......................................................................................................................172 20.- Cabo Alfonso Lamiña Chiguango.........................................................................................................................173 21.- Cabo Héctor E. Pilco Chango............................................................................................................................174 22.- Cabo Rafael Pullaguari Pullaguari........................................................................................................................175 23.- Cabo José Benjamín Robles Carrión................................................................................................................176 24.- Cabo Vicente Arnulfo Rosero Palacios.............................................................................................................177 25.- Cabo Fredy I. Santander Peralvo.....................................................................................................................178 26.- Cabo Marcelo Marino Suárez Montesdeoca......................................................................................................179 27.- Cabo José Urquizo Chambo..............................................................................................................................180 28.- Cabo Carlos Geovany Yuqui Medina.................................................................................................................181 29.- Soldado Milton Lenín Patiño Chuva....................................................................................................................182 30.- Soldado Germán A. Pitiur Antuash....................................................................................................................183

9


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

31.- Soldado Ángel Rivera Suárez.............................................................................................................................184 Canción del Cenepa..................................................................................................................................................185 Fuente fotográfica y bibliografía ...............................................................................................................................187 Biblioteca del Ejército ecuatoriano, volúmenes publicados ..................................................................................189

EDMAN Édison Macías Núñez

10


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Un Ejército Vencedor

“Si quieres la Paz, prepárate para la Guerra” 11


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

12


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El Ejército de Ayer, de Hoy y de Siempre. Resumen de su evolución histórica

H

ablar del Ejército ecuatoriano, es hablar de la historia nacional.

Las raíces ancestrales, los indicios de organización estructural y la génesis de su presencia histórica en nuestra nacionalidad, se remontan inclusive a la época aborigen cuando los ejércitos indígenas en territorio que actualmente constituye el Ecuador soberano, enfrentaron y resistieron las invasiones incaicas de Túpac Yupanqui y luego de Huayna Cápac, como expresión de defensa del derecho al asentamiento en un espacio geográfico en el que pretendían satisfacer sus necesidades de vida y de supervivencia. Justamente, para satisfacer aquellas imperiosas necesidades hicieron que la imaginación e iniciativa de las diferentes tribus diseminadas en territorios, muchas veces apetecidos por los más fuertes, inventaran sistemas de defensa, comunicación, logística, supervivencia e inclusive tácticas y estrategias rudimentarias para ser practicadas en sus intermitentes o prolongadas acciones bélicas. La preparación para la guerra tomaba en cuenta sistemas de fortificación campal, mediante la construcción de los denominados pucaraes o fortalezas estratégicamente ubicados. Igualmente, involucraba la fabricación de armas ofensivas y defensivas, el acopio de abastecimientos, el incremento

de la producción agrícola, el acuartelamiento de decenas de miles de jóvenes, las coordinaciones horizontales con tribus amigas, la intensificación del espionaje y la práctica del sistema de comunicaciones a través de los chasquis y otros medios de señales visuales y auditivos. Conforme transcurría el tiempo y la intervención en las guerras era más continua, adquirían experiencia de combate, pero poco cambiaba la concepción de guerrear: se pintaban el rostro para dar apariencia de ferocidad; entraban al combate en masa; trataban de eliminar a los jefes; guerreros armados de hondas, lanzas, porras, arcos y flechas, en medio de gritos aterradores, se jugaban la vida o el privilegio de seguir viviendo. Es decir, desde épocas inmemoriales se ejercían ya la práctica universal de la conquista, y la imperiosa necesidad de la defensa. La lucha empecinada durante la invasión de Huáscar al imperio de Atahualpa, hizo que el monarca quiteño con su ejército comandado por los generales Quisquis, Calicuchima y Rumiñahui, luego de protagonizar sangrientos combates y batallas en los escenarios históricos de Ambato, Mocha, Tomebamba, Cuxibamba, Cochahuaila, Bombóm, Yanamarca, Angoyacu, Tavaray, Cotabamba y Quipaipán, dejaron al rey Atahualpa de amo y señor del denominado Tahuantinsuyo. Pero la estrella del monarca quiteño se apagó definitivamente cuando fue ejecutado

13


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

por los conquistadores españoles, después de la sorpresiva masacre en la plaza de Cajamarca. El general Rumiñahui con un ejército reestructurado, se puso al frente de la resistencia indígena, utilizando el astuto guerrero incipientes técnicas de guerra irregular y rudimentarias tácticas de “tierra arrasada”, con el propósito de destruir al enemigo. No obstante, fue capturado y luego ejecutado conjuntamente con otros líderes indígenas que lo acompañaron lealmente, situación que determinó el sojuzgamiento de la raza indígena.

jerarquizado, para oponerse al cobro de las alcabalas y el estanco del aguardiente que pretendía imponer la omnímoda autoridad española.

Con la dominación española, se establece la colonia y comienza la implantación de la nueva cultura, costumbres, idioma y religión y se evidencia muy pronto el abuso y despotismo de las autoridades españolas. De la mezcla sanguínea de dos razas, aparece el mestizaje y la estructuración de un micro cosmos social heterogéneo, donde el indio, el negro y el mulato sufren maltratos e inhumanas humillaciones.

Un grupo de patriotas idealistas convergían a reuniones clandestinas en diferentes residencias quiteñas, con el propósito de preparar el golpe final.

Milicias y Falanges Durante la colonia, la monarquía española por su estado económico no podía sostener un poderoso ejército profesional, por lo que optó por organizar las milicias coloniales. Sus integrantes se acuartelaban mediante severas ordenanzas; se instruían periódicamente en las especialidades de infantería, artillería y dragones; a diferencia de los soldados profesionales recibían sueldo solo durante su entrenamiento o durante las acciones de armas en las que intervenían. Este sistema fue imitado por los mestizos y criollos, especialmente quiteños, cuando organizaron temporalmente grupos armados, inclusive con cadena de mando

14

Si la mente y el músculo forman una sociedad creadora e impulsora de grandes empresas, inspirados quizás en estas dos fuerzas prodigiosas, aparecieron en la Real Audiencia de Quito, tenaces y valientes precursores y audaces e impertérritos patriotas que perpetuaron en los campos de batalla, las ideas reivindicadoras de aquellos quijotescos heraldos de la libertad.

En la madrugada del 10 de agosto, con coordinados movimientos y actividades, los patriotas controlan la situación, someten a las autoridades españolas, haciéndolas conocer que desde ese instante tomaba el control político y militar la Junta Soberana de Quito, respaldada por la Falange “Fernando VII”, comandada por el coronel Juan Salinas (fue ascendido a ese grado). A esta organización se le dio una estructuración ternaria, tomando como base tres batallones y su respectiva plana mayor. Inclusive en el “Plan de la defensa de Quito y sus provincias”, elaborado previamente por el coronel Salinas, se especificaban las características de los uniformes y las insignias que determinarían la jerarquía de los integrantes de la Falange “De paño grana sería el uniforme para los oficiales. De paño encarnado para la tropa. El uniforme será con vueltas y colorín blanco. Sombrero de ala, pequeño copón, en él irán las divisas de los grados, como también en la vuelta…” Según el historiador Neptalí Zúñiga (Montúfar primer Presidente de


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

América Revolucionaria), se organizaron los tres batallones “sobre el pie de ordenanza, y montada la primera compañía de granaderos, quedando reformadas las dos de infantería y el piquete de dragones actuales… El comandante de la Falange hará las propuestas de los oficiales; los nombrará la Junta, expedirá sus patentes y las dará gratis el secretario de Guerra”. Por lo expuesto, se podría deducir que la Falange “Fernando VII” fue la primera organización con estructura netamente militar, constituida con el propósito de sostener la revolución, y a su jefe, el coronel Juan de Salinas, podría catalogárselo como el primer Comandante General del Ejército. Además de esta unidad militar fueron organizados el denominado “Cuerpo de Cuchilleros” en San Roque; el “Cuerpo de Colegiales Voluntarios” conformado por jóvenes estudiantes; y un “Consejo de Vigilancia” que tenía la potestad de designar a los “capitanes de barrio”. La revolución del 10 de agosto de 1809 provocó importantes proyecciones independentistas en el Virreinato de Nueva Granada, en la Capitanía General de Venezuela y en el Virreinato de Lima, cuyos habitantes, siguiendo el ejemplo de los patriotas de Quito, fortalecieron sus ímpetus revolucionarios y lucharon decididamente en procura de alcanzar la libertad de su pueblo.

Sangre de Héroes. No obstante, la reacción de los españoles fue inmediata y contundente: expediciones militares provenientes de Lima, Nueva Granada, Guayaquil y Cuenca se aprestaron a sofocar la revolución quiteña. Un

ejército embrionario y bisoño se enfrentó a las tropas profesionales españolas siendo finalmente derrotado, porque según Pedro Fermín Cevallos (Resumen de la Historia del Ecuador) ”el ejército de la Junta era un cuerpo de artesanos y labriegos que por primera vez ensayaban cargar y descargar un fusil o un cañón y manejar la lanza…” Finalmente, fue disuelta la Junta Soberana de Quito y las consecuencias retaliatorias se evidenciaron de inmediato: los protagonistas de la revolución quiteña fueron perseguidos, capturados y encarcelados en frías y pestilentes celdas. Entonces, la suerte de los prisioneros proyectaba una inminente tragedia, percepción que recoge Carlos de la Torre (La Revolución de Quito del 10 de agosto de 1809), cuando escribe: “Ruiz de Castilla y Arredondo ordenaron al capitán Fernando Basantes victimar a los patriotas recluidos en prisión, al menor indicio de insurrección pública.” El 2 de agosto de 1810 las cárceles españolas se tiñeron con la sangre generosa de los patriotas quiteños, héroes paradigmáticos que señalaron con su sacrificio los escabrosos caminos de la libertad. En aquel día un grupo de patriotas quiteños decidió asaltar los lugares de cautiverio de sus compañeros. Tres eran los cuarteles realistas que se encontraban ubicados en la ciudad: el “Real de Lima, “al mando del coronel Manuel Arredondo; el “Santa Fe” que alojaba al personal proveniente de Bogotá y Popayán, comandado por Gregorio Angulo, que se encontraba separado del anterior únicamente por una pared; y otro cuartel ubicado en la esquina del Carmen Bajo. Desafortunadamente el asalto de los patriotas no resultó exitoso; por el contrario, los presos fueron ultimados en los corredores o en las mismas celdas en que se encontraban prisioneros.

15


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El período de 1810-1812 se caracterizó por la lucha persistente y decidida de los patriotas, desgraciadamente fraccionados en dos corrientes político-militares irreconciliables: los “montufaristas” (adeptos de Juan Pío Montúfar) y los “sanchistas” (partidarios de José Sánchez, Marqués de Villa Orellana).

El Ejército Patriota en Acción Sin embargo del evidente antagonismo existente, los patriotas organizaron tropas que les permitieron iniciar operaciones hacia el sur. En noviembre de 1811 el coronel Carlos Montúfar partía hacia Guaranda para luego dirigirse a Cuenca, emplear su ejército en Paredones, hacer replegar a las tropas realistas, según Alfonso María Borrero (Cuenca en Pichincha), “hacia Cañar y luego hasta Caspicorral”. No obstante, problemas de diferente índole obligaron a Montúfar abandonar la campaña del Azuay. Asimismo, en abril de 1812 partía de Quito el coronel Francisco Calderón al frente de otra expedición que debía operar en Cuenca. Nuevamente en Paredones tuvo lugar el primer encuentro entre las vanguardias de los ejércitos patriota y realista. El 24 de junio del mismo año se producia el combate denominado del primer Verdeloma (el siguiente se desarrolló el 20 de diciembre de 1820), con resultado favorable para las fuerzas del coronel Calderón. Sin embargo, las divergencias persistían entre los patriotas por lo que se disolvió la expedición de Cuenca. Una Junta denominada “Suprema Diputación de Guerra” reorganizó el ejército patriota confiando el mando inicialmente al Tcrn. Feliciano Checa el que fue derrotado en Mocha, replegándose hacia el norte. El siguiente descalabro sufrió el ejército patriota, al mando del

16

coronel Carlos Montúfar, en el combate del Panecillo y, finalmente, según Carlos de la Torre Reyes”, el 1 de diciembre de 1812, a orillas del lago Yaguarcocha, acabaron pronto de aniquilar a los restos del ejército quiteño”. Después de la derrota, el coronel Francisco Calderón y otros caudillos patriotas fueron capturados y luego ultimados, mientras que el coronel Carlos Montúfar pudo escapar hacia el norte, para ser años después, el 31 de julio de 1816, fusilado en la ciudad de Buga.

La efervescencia independentista seguía vigente Situación Militar de Guayaquil

P

or constituir un puerto importante y por las constantes incursiones pirátas la ciudad, Guayaquil mantenía una fuerza militar en la que incluía unidades de milicias, como instrumento de disuación y seguridad. D’ Amecourt (pseudónimo de Camilo Destruge), en su obra “Historia de la Revolución de Octubre y Campaña Libertadora de 1820-1822”, nos narra al respecto: “En lo militar a Guayaquil le correspondía nada más que un batallón de seis compañías de milicias… Los cuerpos de milicias de Guayaquil fueron organizados en 1796. Al año siguiente se organizó el escuadrón de dragones de milicias y más tarde se formó el (escuadrón) Daule… A partir de 1800 se comenzó la formación del Cuerpo de Artillería de Guayaquil con solo reclutas que, una vez bastante instruidos, eran llevados a Lima, reemplazándolos


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

aquí por medio de levas que se hacían mediante el sistema de contribución de individuos, en número determinado, por cada corregimiento.” Las unidades peninsulares que en 1820 se encontraban en Guayaquil, en versión del historiador y diplomático español Julio Albi (El ejército realista en América), eran las siguientes: “Batallón de Granaderos de la Reserva, unidad veterana enviada desde el Perú para asegurar la plaza; milicias de Infantería de Blancos; milicias de Infantería de Pardos; Escuadrón de Daule, también de milicias; 200 artilleros milicianos. Naturalmente, las unidades milicianas -continúa Julio Albi-, eran todas guayaquileñas. En cuanto al Batallón de Granaderos, estaba formado por gente indígena del Cuzco que apenas sí hablaba y entendía el español… En estas circunstancias nada tiene de extraño que la sublevación triunfase con toda facilidad.” Alertadas por los acontecimientos del 10 de agosto, las autoridades peninsulares intensificaron la seguridad y el control de los ciudadanos guayaquileños, especialmente a los que creían potenciales simpatizantes de la revolución. Inclusive, el gobernador español dispuso la movilización de tropas hacia el interior de la audiencia con el propósito de someter por la fuerza a los patriotas quiteños. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, las previsiones, seguridad y control ejercidas por los españoles en Guayaquil fueron disminuyendo paulatinamente, a diferencia de lo que ocurría en importantes grupos de ciudadanos guayaquileños, que afianzaban su intención de proclamar la independencia.

La revolución triunfante A mediados de 1820 hubo grupos de patriotas guayaquileños que planificaban la conspiración. Un hecho especial precipitó los acontecimientos: el mayor Miguel Letamendi y los capitanes Luis Urdaneta y León de Febres Cordero, oficiales venezolanos que pertenecían al batallón “Numancia” (bautizado después por Bolívar con el nombre de Voltígeros), llegaban a Guayaquil procedentes del Perú. El arribo inesperado de los tres oficiales fue provocado por la expulsión que de las filas del “Numancia” habían sufrido por demostrar inclinación a la causa independentista. En la tarde del 8 de octubre los conspiradores se encontraban reunidos ultimando los detalles pertinentes. En el transcurso de la reunión tuvieron conocimiento de que había “Junta de guerra” en la casa del gobernador, para planificar las medidas represivas que fuesen del caso, en el supuesto de tener que sofocar la conspiración que se estaría tramando. Al anochecer, el capitán de puerto Joaquín Villalva se embarcó en las lanchas que se encontraban acoderadas a la orilla y fue a situarse en La Puntilla. Aproximadamente a las 10 de la noche, el coronel Gregorio Escobedo comunicaba a los patriotas que estaba todo listo para las 2 de la madrugada del 9 de octubre. Efectivamente, a la hora establecida ya había asumido el coronel Escobedo el mando del batallón Granaderos; Febres Cordero, entre tanto, con una compañía de este batallón ingresó resueltamente en el Cuerpo de Artillería, sorprendió a los centinelas, igual al oficial de guardia al que encerró en una pieza, y dispuso la formación de la

17


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

unidad para arengarla y hacerle conocer del movimiento revolucionario. La tropa aclamó este acontecimiento y su respuesta fue un estentóreo grito de “Viva la Patria”. El capitán Luis Urdaneta con 25 soldados y nueve voluntarios se dirigió a tomarse el escuadrón “Daule”, considerando que los sargentos Vargas y Pavón habían conseguido convencer a la guardia que dejase entrar a los conspiradores. Cuando Urdaneta y los suyos se encontraban ya en el interior de las instalaciones del cuartel, pretendió hacerles frente el comandante Joaquín Magallar, pero fue ultimado a tiros; igual suerte corrió un número de soldados que respaldó a su jefe. Una vez controlada la unidad, el jefe patriota ordenó que parte del personal que lo acompañaba en la empresa, fuese a tomar posesión de la batería “Cruces”, ubicada al sur de la ciudad. En cuanto estuvo controlada la situación, los patriotas decidieron constituir de inmediato el gobierno que debía regir los destinos del pueblo. Ese mismo día quedó definitivamente estructurada la Junta Superior de Gobierno: José Joaquín de Olmedo, presidente; teniente coronel Rafael Jimena, vocal encargado de los asuntos militares; Francisco María Roca, vocal de los asuntos políticomilitares y Francisco Marcos, secretario.

La División Protectora de Quito Para la Junta de Gobierno el tiempo apremiaba. No podía permitir la reacción de las fuerzas españolas que podrían recuperar y retomar el control de Guayaquil si no actuaba de inmediato. Se requería por tanto, la organización de una fuerza militar

18

que neutralizase la probable reacción de los peninsulares y a esa labor direccionó sus esfuerzos la Junta de Gobierno. De seguido se organizó una “Gran Unidad” con voluntarios y medios logísticos de la ciudad y la provincia de Guayaquil. Fue creada entonces, la denominada “División Protectora de Quito”, cuya misión principal era iniciar operaciones militares hacia el interior de la Presidencia de Quito, con el propósito de liberar a su ciudad capital. Fue organizada sobre la base de cinco batallones de Infantería (“Libertadores” No. 1, “Libertadores” No. 2, “Vengadores”, “Voluntarios de la Patria” y “Defensores”), un escuadrón de Caballería (Daule), y un “Cuerpo” de Artillería. La división estaba constituida por ciudadanos que se acuartelaban voluntariamente; sin embargo, para asegurar el orgánico y otros factores que garanticen la vigencia oficial de la recientemente creada unidad, el Colegio Electoral reunido el 8 de noviembre de 1820, aprobó la “primera Carta Política”, dando instrucciones precisas a los aspectos relacionados con el campo militar. En el artículo 5to. se daba responsabilidades al gobierno en cuanto a “proveer todos los empleos civiles y militares… levantar tropas y dirigirlas donde convenga”. Otros artículos se relacionaban también con el aspecto militar: “El arreglo de las tropas, orden de ascensos, planes de defensa”. Se estatuía igualmente la obligatoriedad del servicio militar desde los dieciséis años de edad, “cuando lo pida la seguridad y defensa del país.” El armamento que utilizaban las unidades de infantería era el fusil de chispa y la


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

bayoneta, el cual era bastante vulnerable a la lluvia: cuando se mojaban los medios que provocaban la chispa, el arma no funcionaba. El tiempo en cargarla dependía del grado de entrenamiento del combatiente, si no lo hacía de forma rápida quedaba prácticamente como blanco inerte del adversario; por lo mismo, se priorizaba en la instrucción el conocimiento y manejo del arma. El uniforme utilizado era variable en colores y modelos; no todos calzaban zapatos con polainas o botines, un gran porcentaje usaba alpargatas; la dotación del equipo estaba distribuida de acuerdo con la jerarquía. El reclutamiento se lo hacía por medio del sistema del enganche. Permanecían en el cuartel durante seis años los infantes y ocho los de caballería y los dragones. En lo relacionado con la eficacia del tiro, anota el Tcrn. Federico Giorgis, de la Misión Militar italiana, en su obra “Lecciones de Historia Militar” que el tiro de los fusileros “era muy eficaz hasta los cien metros, bueno hasta los doscientos. Más allá de esta distancia había que apuntar arriba del blanco, o servirse del pulgar como alza, lo que quitaba al tiro exactitud. Se disparaban por término medio, dos tiros cada minuto por soldados suficientemente instruidos.” El sistema logístico del ejército patriota, de acuerdo con el Tcrn. Julio H. Muñoz (Doctrinas militares aplicadas en el Ecuador), “poseía los siguientes servicios de: subsistencias, transportes fluviales, transportes terrestres, de armas y municiones y sanitario. Se estableció un depósito de armas y municiones en Guayaquil. Las acémilas conducían, además del parque de las tropas en campaña, fusiles y cartuchos para los voluntarios que se incorporaban en el trayecto.”

Las ideas tácticas que pudo haber empleado el ejército patriota, habrían sido extraídas de las instrucciones que dió el Libertador al general Bermúdez en 1819: “Si no hay obstáculos invencibles en el campo de batalla, o si nosotros no ocupamos posiciones ventajosas, debemos observar constantemente al enemigo, desde muy lejos, para atacarlo en la misma formación en que venga marchando… Hará V.S. -continúa Simón Bolívar- que las primeras compañías sean de hombres selectos para ponerlos al frente, porque las tres primeras filas deciden la victoria… Un ala sobresaliente tiene mucho adelanto (ventaja) para flanquear al enemigo. Este no aleja jamás sus cuerpos avanzados (unidades). Si V.S. observa diligentemente a las tropas españolas, aconseja el Libertador, puede destruirlas sin lograr una batalla que puede ser ruinosa.”

Consolidación del ejército patriota y combates de la independencia.

L

os cruentos combates y batallas en los que se disputaban palmo a palmo la victoria, fueron los escenarios titánicos en los que se evidenciaron el sacrificio, el valor y la hidalguía: Camino Real, Huachi, Verdeloma, Tanizagua, Yaguachi, nuevamente Huachi y Tapi fueron los prolegómenos históricos de la victoriosa batalla del Pichincha. En el combate de Camino Real, desarrollado el 9 de noviembre de 1820, el ejército patriota comandado por los coroneles Luis Urdaneta y León de Febres Cordero, sorprendió a las fuerzas españolas que ocupaban

19


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

una posición defensiva en el sector de Camino Real. En esta acción de armas, el comandante español Antonio Forminaya, aprovechando de su posición dominante y rodeada de una topografía difícil, concentra su defensa para neutralizar y destruir el avance de los soldados patriotas por el centro, pero éstos establecen una fuerza de fijación frontal, y con el resto de la tropa desbordan las flancos e irrumpen por la retaguardia provocando la derrota de los españoles. En aquel combate descolló ya la prosapia guerrera del subteniente Abdón Calderón, ascendido por mérito de guerra a su inmediato grado superior, por pedido expreso que hizo el coronel Urdaneta a la Junta de Gobierno de Guayaquil. Pero los momentos de gloria para esa pléyade de patriotas fueron realmente efímeros: la llanura de Huachi se convertiría en tumba y mortaja de centenares de soldados que no verían nunca los lauros de la libertad por los que lucharon y murieron con honor. Las derrotas en Huachi, Verde Loma y el desastre evidente en Tanizagua pudieron haberse convertido en factores de desaliento y derrota, pero, como el Ave Fénix, el destrozado ejército patriota, surgió de las ruinas erigiendo y afianzando su peculiar fortaleza y espíritu de lucha. El oportuno auxilio de tropas provenientes de Nueva Granada, comandadas por el general Antonio José de Sucre, constituyó para los patriotas el nutriente espiritual que amalgamó sentimientos de venganza y de revancha, y la expresiva decisión de continuar la lucha hasta alcanzar el triunfo final. El sector de Yaguachi se convirtió en testigo del primer triunfo de Sucre en territorio de la Audiencia de Quito; el general venezolano comandaba ya en esa

20

ocasión a tropas colombianas provenientes del norte, en las que se incluía, el batallón “Albión”, integrado por elementos de la denominada “Legión Británica” que arribó en enero de 1817 a la Capitanía General de Venezuela. No obstante, el 12 de septiembre de 1821, otra vez en la llanura de Huachi, sufrió el ejército patriota otra catastrófica derrota. Conociendo que la “División Auxiliar del Sur” comandada por el coronel Andrés de Santa Cruz e integrada por argentinos, peruanos, chilenos, altoperuanos (bolivianos), iniciaba la marcha hacia Cuenca, el general Sucre, utilizando la vía marítima, partía desde Guayaquil con su ejército medianamente reorganizado, hacia Puerto Bolívar y desde allí, en esforzada marcha, debía arribar al punto de convergencia y de reunión de las dos divisiones. En la población de Yúlug, el 5 de febrero, fue creado el batallón Yaguachi con la fusión de los batallones “Tiradores” y “Voluntarios de la Patria”. El orgánico inicial, según Y Toro Ruiz (El Batallón Yaguachi en la independencia), fue de “310 hombres de tropa, aumentando a 357 después de la salida de Cuenca hacia el norte, de acuerdo con la revista que pasó en Alausí, con la dotación de un comandante (Crnl. Carlos Ortega), 2 sargentos mayores, 4 capitanes, 7 tenientes y 11 subtenientes”. La ciudad de Cuenca esperaba enfervorizada al ejército patriota, constituyéndose en centro de reclutamiento de centenares de voluntarios cuencanos y de las poblaciones circunvecinas, además de satisfacer las necesidades logísticas de los patriotas. Inclusive en esta ciudad recibía el gobernador de Cuenca, Coronel Tomás Heres, de


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

parte del general Sucre disposiciones explícitas referentes al ejército patriota: “Todos que vayan vestidos según los cuerpos a que correspondan, armados y con fornituras. Si es posible que se hagan alpargatas para que sufran menos en la marcha… Toda tropa de Colombia tiene chaqueta azul con vuelta y cuello encarnado; pantalón azul con franja amarilla. La tropa peruana: el batallón “Trujillo”, chaqueta azul con vuelta y cuello verde; el “Piura”, chaqueta azul con vuelta y cuello aurora; el Cazadores Nº 1, chaqueta azul con vuelta verde y cuello aurora; Artillería, chaqueta azul con vuelta aurora y cuello verde; todos los cuerpos, pantalón azul con franja blanca”. (Alfonso María Borrero, “Cuenca en Pichincha”). La ciudad de Riobamba fue testigo de otra acción de armas: el combate de las caballerías republicana y española en Tapi, con resultado favorable para los patriotas. En la continuación del avance, entusiastas voluntarios de Riobamba, Ambato, Latacunga y otras poblaciones de la sierra central se incorporaban al ejército de Sucre, ejército que luego de varios meses de sacrificada campaña, llegaba a su objetivo final: la ciudad de San Francisco de Quito, conocida justicieramente como la ciudad “Luz de América.”

A las puertas de la libertad En el sector de Tiopullo, unidades españolas ocupaban posiciones defensivas. La ruta empleada para eludir a la posición realista fue la siguiente: “Por el cañón del Alto Cutuchi; desviándose luego al N. E. para tomar la garganta de Limpiopungo, situada en las faldas noroccidentales del Cotopaxi y las orientales del Rumiñahui; descendiendo por el saliente que corre entre los ríos Pedregal y Pita; atraviesa este

río y después la escarpada abra de Guapal. Por fin, el 16 descendieron en el valle de los Chillos”. (Tcrn. Julio H. Muñoz, obra citada). El 17 de mayo llegaban los patriotas a las cercanías de Sangolquí a la hacienda del coronel Vicente Aguirre, oficial que ofreció hombres guías para que los condujeran por caminos seguros. El 20 de mayo el ejército republicano sobrepasa la loma de Puengasí; al día siguiente descendía al valle de Turubamba en donde pretendió empeñarse en combate, sin conseguirlo. El 22 ocupaba la población de Chillogallo, estableciendo allí un área de vivac y el puesto de mando de su Estado Mayor. Sus informantes diseminados estratégicamente en el área, lo alertaron de una posible incursión nocturna, sin que ésta se produjera. El 23, mientras el ejército patriota se encontraba en Chillogallo, las tropas del presidente Aymerich se concentraban en Puengasí, el Panecillo y en otras posiciones fuertemente organizadas. A las nueve de la noche del 23 de mayo, dispuso el general Sucre la marcha nocturna empleando la ruta Chillogallo -Pucará faldas occidentales del Unguí -Chilibulo-La Chilena-San Juan-Ejido del Norte, con el propósito de ubicarse a la retaguardia del enemigo e impedir que las tropas de refuerzo provenientes de Pasto, se integrasen al ejército de Aymerich. En las primeras horas de la mañana del 24 fue informado el presidente Aymerich que las fuerzas de Sucre habían abandonado Chillogallo y se encontraban dirigiéndose hacia el norte. Esta situación hizo que las

21


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

tropas realistas treparan apresuradamente por las laderas del Pichincha para esperar en posiciones ventajosas a su adversario, pues creían que éste había abandonado Chillogallo a la madrugada, por tanto demoraría en llegar hasta el lugar donde planificaban emboscarlo. A las 9h30 aproximadamente, las dos fuerzas adversarias se trabaron en ardoroso y persistente combate, obteniéndose como resultado final el triunfo del ejército del general Sucre sobre las tropas españolas. Para evitar mayor derramamiento de sangre, el general Sucre optó por exigir la rendición de Aymerich, hecho que se efectuó al día siguiente. Las unidades del ejército patriota del general Antonio José de Sucre que combatieron y triunfaron en Pichincha fueron, por la división colombiana: batallones de infantería Paya, Alto Magdalena, Albión y Yaguachi; escuadrón Dragones, escuadrón Lanceros. En la división auxiliar del Sur intervinieron: batallones “Piura y Trujillo”; regimiento Granaderos a Caballo y escuadrón Cazadores del Perú.

Nace a la inmortalidad el “Héroe Niño” En un fragmento del parte de batalla elaborado por el general Sucre se lee: “Cuatrocientos cadáveres enemigos y doscientos nuestros, han regado el campo de batalla, además tenemos 190 heridos de los españoles y 140 de los nuestros. Entre los primeros contamos al teniente Molina y al subteniente Mendoza, y entre los segundos, a los tenientes Calderón y Ramírez y los subtenientes Borrero y Arango… Hago particular memoria de

22

la conducta del teniente Calderón, que habiendo recibido sucesivamente cuatro heridas no quiso retirarse del combate…” Durante el transcurso de la campaña libertadora de Quito, el aún imberbe Abdón Calderón fue uno de los patriotas que más descollaría. Ya en el combate de “Camino Real” fue ascendido a teniente por su comportamiento heroico. Estuvo presente igualmente en otros combates de la sangrienta campaña. En la población de Yúlug, al crearse de la fusión de los batallones “Tiradores” y “Voluntarios de la Patria” el batallón Yaguachi, fue designado abanderado de esta unidad. Finalmente, en la batalla del Pichincha, comandando la tercera compañía del “Yaguachi”, se cubrió de honor y gloria pasando a la posteridad como símbolo paradigmático del heroísmo americano; no en vano dos genios de la libertad de nuestros pueblos reconocieron y admiraron el sacrificio del “Héroe Niño”. Efectivamente, el general Sucre en el parte de guerra enviado al Libertador, en uno de los acápites consta: “Hago una particular memoria de la conducta del teniente Calderón, que habiendo recibido sucesivamente cuatro heridas no quiso retirarse del combate. Probablemente morirá, pero el Gobierno de la República sabrá compensar a su familia los servicios de este oficial heroico.” Asimismo, el libertador Simón Bolívar dispuso que a la 3ra. compañía del Yaguachi no se le pusiera otro capitán; y que en las revistas de comisario, cuando fuese llamado por su nombre, toda la compañía respondiera: “murió gloriosamente en Pichincha, pero vive en nuestros corazones.”


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Murió el capitán Abdón Calderón, de acuerdo con la partida de defunción en la casa de José Félix Valdivieso, el 7 de junio de 1822. Luego de la victoriosa batalla, nacía el tradicional batallón “Pichincha” de la fusión de los batallones Paya y Alto Magdalena, este último integrado, en significativo porcentaje, por soldados de Cuenca y de poblaciones aledañas.

El Ejército del Departamento del Sur, en el Portete de Tarqui. Como los indicios de invasión del Perú al territorio de sus libertadores eran evidentes, el general Juan José Flores organizaba, entrenaba y equipaba unidades militares con personal de voluntarios del denominado Departamento del Sur de Colombia (actual Ecuador), particularmente con ciudadanos de la Costa. No obstante, el general venezolano no fue confirmado por el libertador Simón Bolívar para la conducción del ejército colombiano, porque había decidido confiar tan importante empresa al general Antonio José de Sucre: “Todos mis poderes buenos y malos los delego a usted. Haga usted la guerra, haga usted la paz; salve o pierda el Sur, usted es el árbitro de sus destinos”. Paradójicamente comenzó la invasión con el bloqueo de la escuadra naval peruana al golfo de Guayaquil, inclusive fue entregada la futura “perla del Pacífico” con la condición de que los invasores abandonen la ciudad si el ejército colombiano resultara vencedor en la contienda bélica que se aproximaba. La entrega de Guayaquil a las autoridades peruanas se decidió porque Sucre dispuso al general Illinworth, que las unidades que defendían la ciudad se incorporasen

a las tropas patriotas que se encontraban en Cuenca, de acuerdo con la concepción estratégica de concentrar en el Azuay la mayor parte de su ejército porque “la pérdida de Guayaquil, si allí desembarca una fuerte división peruana, parecerá insignificante a cambio de destruir 4.000 peruanos que se han presentado en Loja”. Antes de la batalla decisiva se dió un hecho que enaltece a nuestro ejército: en el sector de Saraguro una avanzada patriota compuesta por veinte soldados del batallón Yaguachi, y apoyados por dos compañías del “Caracas” y el “Cauca”, hicieron huir en la noche del 12 de febrero a dos batallones peruanos, acción relevante que mediante orden general del ejército colombiano, ocasionó que fuesen reconocidos con el sobrenombre de BRAVOS, “que lo escribirán también en su escarapela…” En la madrugada del 27 de febrero de 1829, se produce el encuentro inicial de los dos ejércitos contendientes, aunque no con sus orgánicos completos porque en el caso de las fuerzas patriotas, la segunda División y la caballería se habían retrasado considerablemente. Cuando estuvo seguro del triunfo, el general Sucre destacó una comisión de oficiales para ofrecer al presidente José Domingo Lamar una capitulación que “salvara sus reliquias”. El 28 de febrero, los generales Juan José Flores y Daniel O´Leary por el ejército patriota y el mariscal Agustín Gamarra y general Luis de Orbegoso, por el Perú, suscribieron el denominado Tratado de Girón, que en 17 artículos consideraba la distensión del ambiente belicoso, la demarcación de límites, la liquidación

23


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

de la deuda del Perú a Colombia, la evacuación total de las tropas sureñas en el plazo de 20 días, entre otros asuntos importantes. No obstante, el presidente Lamar y los oficiales que dirigían la ocupación de Guayaquil se negaron a entregar la ciudad y a salir de territorio nacional, actitud reprochable que el ejército colombiano no podía aceptar, pues estaba decidido hacer cumplir las cláusulas del documento empleando, inclusive, el “poder de las armas”. En definitiva, la “campaña de los 30 días”, cuya culminación exitosa fue la batalla de Tarqui, representa la expresión emblemática de un ejército que tenía en sus filas un importante grupo de soldados nacidos en el territorio que actualmente constituye el Ecuador. Por esta y otras causas fue escogido el 27 de febrero como fecha consagrada a rendir homenaje y pleitesía al ejército ecuatoriano y ser, igualmente, considerado como el Día del Civismo.

Presencia institucional en la Época Republicana

E

l 5 de mayo de 1830, en siete artículos quedaba establecida la República del Ecuador, encargándose del Mando Supremo Civil y Militar el general Juan José Flores. El 14 de agosto se reunía el Congreso que debía dictar la primera Constitución de la República, en uno de cuyos artículos hacía referencia a la institución militar: Art. 51. “El destino de la fuerza armada es defender la independencia de la patria, sostener sus leyes y mantener el orden

24

público. Los individuos del ejército y armada están sujetos en sus juicios a sus peculiares ordenanzas”. Se podría decir entonces, que la partida de nacimiento del ejército ecuatoriano como institución, integrante años más tarde de las Fuerzas Armadas, se produjo mediante mandato de la primera Constitución de la República. Desafortunadamente, el Ecuador fue sometido a la denominada “dominación floreana” por casi quince años, período en el que los militares extranjeros, con el general Flores a la cabeza, se adueñaron arbitrariamente de los destinos del país. Esta situación anómala impidió que se impulsaran y desarrollaran programas importantes en beneficio del ejército nacional. Los generales extranjeros priorizaban más las campañas militares que ahogaban en sangre la voz de sus opositores, antes que la búsqueda de la superación profesional de la clase militar. Cuando el ilustre guayaquileño Vicente Rocafuerte asumió la presidencia de la República, propugnó la existencia de un ejército libre de toda injerencia extranjera y convenientemente estructurado. Para afianzar su decisión, creaba el siete de abril de 1837, la conscripción en el ejército ecuatoriano y luego daba vida a un Colegio Militar para la formación de los mandos militares. Al respecto, el historiador Luis Robalino Dávila (Orígenes del Ecuador de Hoy), escribe: “Va a establecerse el Colegio Militar. Ha examinado (Rocafuerte), el reglamento de la Academia chilena y lo pondrá en práctica dentro de un mes; visita algunos locales para escoger el más apropiado, donde puede recibir 20 o 21 aspirantes…”


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En julio de 1839, después de un exigente proceso de selección, fueron aceptados los primeros 16 cadetes del curso de oficiales que funcionaría en el flamante Colegio Militar. El referido instituto militar fue clausurado temporalmente por José Félix Valdivieso, último Presidente de la Convención y Encargado del Poder Ejecutivo, mediante decreto cuyo artículo 1 especifica: “Se suspende el colegio militar mientras duren las actuales circunstancias y se restablece el orden de la República… artículo 3.Los alumnos que voluntariamente quieran continuar en la carrera de las armas, serán destinados en la clase de aspirantes a los cuerpos del ejército”. (Gaceta del Ecuador Nº 587, recopilación de Hernán Andrade y Amilcar Tapia en “Documentos para la historia de la Escuela Militar, 18301930”). Los tres lustros que duró la “dominación floreana” culminarían el 6 de marzo de 1845, después del sangriento combate en la hacienda “La Elvira” con resultado adverso para el general Flores, derrota que consolidó el entonces coronel José María Urbina, gobernador de Manabí, quien acudió presuroso con su ejército a la ciudad de Guayaquil, listo a intervenir en la contienda si hubiese sido necesario. Justamente el general Urbina, ya como presidente de la República del Ecuador, fue uno de los líderes que prevaleció en el denominado período marcista. Sin embargo, durante estos años se advirtió en el ejército una división generalizada: sus miembros combatían subordinados a los jefes que pretendían, por separado, afianzar su poder político-militar. Al general Urbina le sucedió el general Francisco Robles, quien tuvo que enfrentar el bloqueo naval de Guayaquil, por parte

del presidente peruano Ramón Castilla, y la tenaz y persistente oposición política en la que se incluía un joven, temperamental y fogoso político ecuatoriano, el doctor Gabriel García Moreno, quien al incursionar en el campo militar consiguió, en alianza con otros líderes políticos y con un general Flores, muy diferente al personaje arbitrario que prevaleció durante el período de 1830 1845, expulsar definitivamente a las tropas peruanas. La dictadura del general Ignacio de Veintemilla generó nuevamente escisiones y confrontaciones entre fracciones del ejército que respaldaban al defenestrado presidente Antonio Borrero y al general Veintemilla. Los triunfos en los combates de Los Molinos y de Galte, los dos coincidentemente desarrollados el 14 de diciembre de 1876, consolidaron en el poder al general Veintimilla, en cuyo período apareció años después, la figura gravitante de una heroína ecuatoriana: Marieta de Veintimilla, importante brazo armado de su tío en peligro inminente de ser defenestrado, como definitivamente sucedió. El advenimiento de la revolución alfarista significó para el ejército transitar por dos escenarios definidos: la elevación del nivel de profesionalismo a través de las diferentes escuelas de armas y servicios, creadas por la primera misión militar chilena, y por los impredecibles vaivenes políticos que involucraban continuos enfrentamientos armados entre diferentes unidades militares, lo que creaba desafecciones personales y evidentes fisuramientos de la disciplina institucional. Durante el período presidencial de Eloy Alfaro hubo, otra vez, el amago de invasión

25


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

del Perú a territorio ecuatoriano. El mismo general encargó el poder a Dn. Abelardo Moncayo y se puso al frente del ejército dispuesto a repeler la invasión. La decisión radical de defender el suelo patrio por parte del ejército ecuatoriano, al que se sumaban diariamente centenares de voluntarios, y la actitud varonil del pueblo ecuatoriano, hicieron desistir al Perú de su afiebrada intención bélica en contra de su vecino. Para impulsar el profesionalismo del ejército fue contratada una misión militar chilena, la que impulsó importantes recomendaciones, proyectos y leyes institucionales, inclusive la creación de la Academia de Guerra, que no llegó a funcionar por la penuria del erario, y los constantes problemas internos en que se debatía el país. El desconocimiento del orden constituido por parte del coronel Carlos Concha Torres, produjo el enfrentamiento de dos modalidades de combate: el convencional o tradicional y el combate irregular. El terreno montañoso, cenagoso y hostil de la provincia de Esmeraldas constituyó la tumba de centenares de oficiales y soldados que lucharon y murieron valientemente en estricto cumplimiento del deber, de su ideología y convicciones profesionales. La presencia de la misión militar italiana a partir de 1922, inyectó nuevos adelantos tecnológicos y docentes al ejército nacional. Creó e impulsó el funcionamiento de la Academia de Guerra y de la Escuela de Ingenieros y de Aviación Militar, además de escuelas de formación y perfeccionamiento de oficiales, clases y soldados de nuestra institución. El nueve de julio de 1925, jóvenes oficiales idealistas desconocieron al gobierno del

26

presidente Gonzalo Córdova, y establecieron de inmediato las juntas militares de Quito y de Guayaquil, las que debían designar a la Junta de Gobierno Provisional para que dirigiese los destinos del país. Fueron varias las transformaciones políticas, sociales, económicas, educativas y militares que tuvieron su origen en la “Revolución Juliana”, mentalizada y ejecutada por una clase militar cansada de un sistema de gobernar caduco, inefectivo e inmoral. La moralización del país, el mejoramiento del nivel de vida de las clases sociales más necesitadas y el ordenamiento del sistema económico, constaban dentro del programa de su gobierno. La revolución “de los oficiales jóvenes” tuvo el respaldo mayoritario de la ciudadanía: sectores políticos no contaminados ofrecieron su contingente; los gremios de trabajadores, obreros, campesinos y los diferentes estratos sociales del país aguardaban esperanzados el accionar gubernamental; inclusive, organizaciones universitarias aprobaron el mensaje y la filosofía de la revolución. Desafortunadamente a este período de superación profesional sucedió otro sombrío y malhadado: la “Guerra del Golfo de Guayaquil” y la de los “Cuatro días”, los combates de Tapi, de las “Cuatro horas” y las fallidas reuniones del Ecuador y el Perú en Washington, con el propósito de encontrar una solución definitiva a los problemas limítrofes fronterizos. Pero también en medio de aquel ambiente desalentador, surgió la figura de un militar de brillante perfil profesional y de plausible criterio social: el general Gil Alberto Enríquez Gallo. Este dictador progresista, durante su gestión administrativa impulsó


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

obras sociales de vital importancia. Según el historiador Eduardo Muñoz Borrero (En el palacio de Carondelet), “Cualquier equivocación o defecto se opaca ante la consideración de que durante su breve gobierno (octubre 1937-agosto 1938), se expidieran leyes sociales y culturales de gran trascendencia: Código del Trabajo, Código de Menores, Ley de Educación Primaria y Secundaria, Ley de Educación Superior, Ley Orgánica de Hogares de Previsión Social, destacándose la vigencia del Código del Trabajo, que fue promulgado en la Asamblea Constituyente por él convocada.

Conflictos armados con el Perú La indefinición demarcatoria provocó, entre otras causas, la invasión peruana de 1941 en donde el ejército, a pesar de la evidente falta de recursos humanos y materiales, de la manifiesta desorganización y carencia de una doctrina de guerra de acuerdo con sus posibilidades intrínsecas, supo actuar encuadrado en los códigos y principios del sacrificio y el honor. Después de realizar provocaciones premeditadas en la franja fronteriza, particularmente en la provincia de El Oro, el 5 de julio de 1941, tropas peruanas agredieron a una de nuestras patrullas que realizaban el control y recorridos normales, siendo contrarrestado el ataque, generalizándose el combate al ser agredidos los puestos militares fronterizos ecuatorianos (Huaquillas, Chacras, Balsalito, Guabillo, Carcabón y Quebrada Seca), sin que éstos cedieran posiciones. Al término del día se conformó la muerte de dos soldados ecuatorianos: David Quiroz Pozo y Francisco Coronel, además de varios heridos.

Al día siguiente los ataques peruanos se reiniciaron extendiendo su acción a otros puestos avanzados como Rancho Chico, Alto Matapalo y Corral Viejo; inclusive, Guabillo y Chacras sufrieron el bombardeo de la aviación peruana. Al término del día, un comunicado oficial del Ministerio de Defensa concluía: “En todo el frente las fuerzas ecuatorianas mantienen sus posiciones.” En la madrugada del 23 de julio, se reiniciaban los ataques peruanos con fuego de artillería y morteros. El personal del puesto militar ecuatoriano de Alto Matapalo, luego de tenaz resistencia y abrumado por la superioridad numérica tuvo que replegarse a la montaña. Igualmente, Rancho Chico y Corral Viejo tuvieron que ceder ante el abrumador e intenso ataque peruano, que incluía medios aéreos y de artillería de montaña. Igual suerte corrieron otros destacamentos ecuatorianos que sufrieron la acción de bombardeo, ametrallamiento y concentración de fuego de la aviación, la artillería y morteros, previo a los ataques masivos de las fuerzas invasoras. Los combates más intensos se desarrollaron los días 24 y 25 de julio en los sectores de Chacras y Quebrada Seca. Varios oficiales y personal de tropa se inmolaron valientemente en defensa de las fronteras patrias. Asimismo, el teatro de operaciones de Loja se involucraba también en el conflicto. En la tarde del 25 de julio, las baterías de artillería peruanas, sin previo aviso, abrieron fuego sobre la población de Macará, las acciones se extendieron a destacamentos ecuatorianos del cordón fronterizo. Los ataques por tierra se reiniciaron el día 26. Los puestos avanzados de Progreso y Zapotillo fueron atacados posteriormente. Existieron bajas en las dos fuerzas contendientes.

27


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El cese de hostilidades entra en vigencia a partir del día 24, pero lo acata solo el ejército ecuatoriano, situación que aprovecha el Perú para adentrarse en territorio nacional. De acuerdo con el coronel Francisco Urrutia, Comandante Superior del Ejército, estas eran las novedades suscitadas hasta esa fecha: “Una faja de cinco kilómetros es lo que perdieron un mil cuatrocientos soldados ecuatorianos de infantería (artilleros e ingenieros combatieron como tales), desprovistos de aviación, en el ataque de quince mil personas de todas las armas. Provistos de abundante aviación guerrera, en desigual batalla sostenida en los días 23 al 26 de julio, inclusive.” A pesar de estar en vigencia el cese de fuego, el Ejército peruano continuaba atacando a los puestos avanzados del Oriente. Los combates de Yaupi, Santiago, Tarqui, Rocafuerte, río Corrientes, Huachi y Cochas del Sihuin evidenciaron el pundonor, sacrificio y valentía del soldado ecuatoriano. En definitiva, a pesar de todas las falencias doctrinarias, limitaciones en recursos humanos, de material y otros medios logísticos, las tropas ecuatorianas infligieron también varios reveses a las fuerzas invasoras, como en el combate de Cune o de Porotillo, acción victoriosa que impidió que parte del ejército peruano incursionara hacia Cuenca; y la audaz incursión de Panupali, que desalojó a los invasores de aquella estratégica posición. A estas acciones victoriosas debe añadirse la gloriosa acción de nuestra Marina de Guerra, en el combate naval de Jambelí, protagonizado por un grupo de tripulantes del cañonero “Calderón”. Los soldados que cayeron en los desventajosos combates: capitán Galo Molina; tenientes Carlos

28

Díaz, Edmundo Chiriboga; subtenientes Hugo Ortiz, Maximiliano Rodríguez y Gustavo Ledesma; sargento Rafael Grau; cabos Luis Minacho, Miguel Vaca y Gabriel Pozo; soldados David Narváez y José Monge, entre decenas de otros valientes compatriotas constituyen valioso testimonio del honor y dignidad del soldado ecuatoriano. La debacle de la campaña de 1941, originó lamentables consecuencias: advino una inconcebible lucha armada interna que tuvo su epílogo final en la mal denominada “Revolución del 28 de mayo” del año de 1944. En aquella lamentable acción de armas, se enfrentaron dos instituciones hermanas del país; militares y carabineros que se trabaron, en Guayaquil, en sangriento combate. Días después, el 5 de junio, el Jefe Supremo de la República, José María Velasco Ibarra, firmaba el decreto que transformaba el Cuerpo de Carabineros en Policía Civil.

Identidad simbólica del Ejército Ecuatoriano Toda institución organizada y con ascendencia tiene y venera símbolos emblemáticos que representan y exteriorizan su idiosincrasia, identidad y la filosofía de ser y de existir. El escudo del ejército fue sugerido y después creado por el Tcrn. Marcos Gándara Enríquez y sus colaboradores del Departamento de Instrucción de la Comandancia General del Ejército, y oficializado mediante decreto ejecutivo 1866 del 29 de agosto de 1955, firmado por el presidente Velasco Ibarra y por el ministro de defensa, Pedro Menéndez Gilbert.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

La bandera se oficializó mediante decreto firmado el 3 de febrero de 1965, por los miembros de la Junta Militar de Gobierno presidida por el contralmirante Ramón Castro Jijón e integrada por los generales Luis Cabrera Sevilla, Marcos Gándara Enríquez y el coronel de aviación Guillermo Freire Posso. En el artículo segundo se determinaba las dimensiones, el color, el cordón tricolor y características del paño. La letra del primer himno fue escrita por el general Bolívar López Hermann, oficializada mediante orden de comando publicada en la orden general del 14 de marzo de 1977. Por la dinámica evolución de nuestro ejército, el texto del himno lució desactualizado por lo que, once años después, su letra y música fueron derogadas y de inmediato, mediante orden de comando publicada el 26 de febrero de 1988, se oficializaba la letra del himno escrita por el Tcrn. Edison Macías Núñez y la música compuesta por el maestro Edgar Palacios. En el año 2008,el Comandante del Ejército, general Luis Ernesto González, dispuso que el autor de la letra del himno, introdujera modificaciones para que en alguna estrofa resaltase la gesta del Cenepa. El autor introdujo en efecto las modificaciones requeridas para que la letra quedase actualizada, sin necesidad de cambiar la música.

En la Cordillera del Cóndor Una nueva aventura bélica ensayaba el Perú, cuando bombardeaba a partir del 22 de enero de 1981, los puestos militares ecuatorianos de Paquisha, Mayaicu y Machinaza, ubicados en la cordillera del Cóndor.

Como antecedente, en 1978 se produjeron varios incidentes que alteraron la paz de Ecuador y Perú. El 10 de enero de ese año en el sector de Machumarentza (jurisdicción de Huasaga), se producía un incidente entre una patrulla peruana del puesto de vigilancia “Capitán Bezada” y una patrulla ecuatoriana de un puesto avanzado de la compañía de Taisha, produciéndose la muerte de un soldado sureño. El 17 del mismo mes, en la cordillera del Cóndor, se producía un intercambio de fuego entre una patrulla ecuatoriana y personal peruano que la emboscó. La patrulla emboscada, luego de contestar la agresión, se replegó hacia el puesto militar “Mirador”. Ante esta situación, el comandante de la Brigada “Loja”, general Luis Fernando Espinoza, designó una comisión de oficiales para que viajase al destacamento “Mirador” y verificara las novedades. El helicóptero que transportaba a la comisión fue recibido con disparos de soldados peruanos que ocupaban un bohío, razón por la cual el Tcrn. Belarmino Castro que presidía la comisión, organizó en el “Mirador” una patrulla para determinar la ubicación y las actividades de los soldados peruanos que ocupaban el bohío. El día 19 los dos grupos armados se trabaron en combate, Para evitar se agravara la situación se convino en que el viernes 20 el jefe del Estado Mayor de la Brigada “Loja”, coronel Jorge Orbe Rengifo, con su similar de la V Región Militar de Iquitos, coronel Roberto Noé Morales, se reunieran para tratar el problema. Ventajosamente, las comisiones que presidían estos dos jefes, lograron restablecer la normalidad en aquel sector fronterizo. Para asegurar la paz los dos países concordaron se realicen reuniones entre delegaciones militares del

29


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

más alto nivel, en Huaquillas, Santa Rosa y Aguas Verdes. Al frente de la delegación ecuatoriana estaba el general Raúl Cabrera Sevilla, mientras que el general Pedro Ritcher Prada presidía la delegación peruana. No obstante, tres años después, el 22 de enero de 1981, personal militar y civil que trabajaba en la construcción del campamento de Paquisha, fue ametrallado por un helicóptero peruano que llegó intempestivamente para agredirlos. El teniente Víctor Valencia, piloto del Servicio Aéreo del Ejército, que había, minutos antes, aterrizado con su helicóptero en el campamento, resultó gravemente herido. La acción agresiva y arbitraria provocó el correspondiente reclamo diplomático del Ecuador y el refuerzo inmediato de los puestos militares de Paquisha, Mayaicu y Machinaza, ubicados en la cordillera del Cóndor. El gobierno peruano dispuso la movilización de tropas y unidades aéreas, especialmente helicópteros MI-8 y MI-6, así como los Bell 212 debidamente artillados y con dotación de cohetes. El 28 de enero, el puesto militar de Paquisha fue bombardeado y ametrallado por helicópteros peruanos que tenían la protección de dos aviones caza bombarderos que sobrevolaban a considerable altura, mientras los soldados ecuatorianos se defendían dispersándose en la selva aledaña y disparando sus armas de dotación, apoyados por una ametralladora múltiple de 50 mm. Aproximadamente a las 17: 30 cayó una bomba cerca de la ametralladora, causando la muerte del conscripto Segundo Nicanor Quiroz y heridas en el conscripto Suárez. Cuando en la noche se agrupó el personal de Paquisha, se estableció la ausencia del aspirante a soldado Daniel de Jesús Martínez, comprobándose posteriormente su fallecimiento. Al día siguiente los bombardeos fueron más

30

intensos y persistentes, aunque este accionar devastador no logró desalojar a los soldados ecuatorianos, como reconoce el teniente coronel peruano Teodoro Hidalgo, en sus obra “El conflicto de la Cordillera del Cóndor”: “Se había tratado de conquistar el P.V.- 22 (se refiere a Paquisha), durante dos días mediante formas de acción convencionales, sin lograrlo, lo que producía una frustración muy grande en todos los niveles del mando, particularmente en la Quinta Región Militar”. El 30 de enero el mando peruano puso en ejecución el siguiente plan: ablandamiento por medio de helicópteros artillados y aviones Mirage, luego la acción de helicópteros con elementos del escalón de asalto, para intentar una operación helitransportada sobre el objetivo final: Paquisha. Los puestos militares de Mayaicu y Machinaza sufrieron también la acción de bombardeos, lo que obligó a que el personal se dispersara en la selva. El 4 de febrero el Agrupamiento Táctico “Cóndor”, comandado por el Tcrn. Carlomagno Andrade, reemplazaba al Comando de Selva “Zamora”, al mando del Tcrn. Miguel Zaldumbide. El 19 de febrero, mientras tres helicópteros peruanos bombardeaban Machinaza, uno de ellos fue impactado por el fuego de soldados ecuatorianos, causando la muerte del copiloto, teniente Julio Ponce Antúnez, e hiriendo a 3 oficiales y 8 del personal de tropa. La acción de los países amigos (garantes del Protocolo de Río de Janeiro), y la perseverancia de la diplomacia ecuatoriana, hizo posible el cese de hostilidades y la conformación de comisiones militares presididas por el Valm. Raúl Sorroza por el Ecuador, y el Valm. Jorge Du Bois por el Perú, las que lograron finalmente la implantación de la paz.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En la Selva del Cenepa

“En los tiempos de Paz, todos se olvidan de Dios y vilipendian al soldado; en los momentos de peligro, todos invocan a Dios y se 31 protegen en el soldado�


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

32


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En la selva del Cenepa El puesto militar peruano de “Pachacútec”

F

ueron varios los indicios que ayudaron a nuestros soldados de frontera a determinar la existencia del puesto de vigilancia “Pachacútec”: la denuncia de nativos de los centros shuar de Cusumaza y Kaputna de la presencia de soldados peruanos en el sector, la intensificación de vuelos de helicópteros peruanos y el incremento de fuerzas en el puesto militar de “Chiqueiza”, ubicado frente al puesto avanzado ecuatoriano de “Teniente Hugo Ortiz”. Ante aquella inesperada situación, las patrullas ecuatorianas intensificaron sus tareas de patrullaje y reconocimiento en los sectores de Cusumaza y Kaputna. Estas actividades permitieron descubrir áreas desbrozadas y posteriormente, las primeras instalaciones del puesto militar de “Pachacútec” que fueron construidas y ocupadas en 1987 y 1988; luego mejoradas e incrementadas en 19901992. Además de las construcciones de techo de paja, poseían un helipuerto y una cancha de indorfúbol. Después de establecer que el puesto de vigilancia de “Pachacútec” se encontraba unos 500 metros dentro de nuestro territorio, el Ecuador hizo los reclamos pertinentes a través de su cancillería, pero tuvo como respuesta el argumento insólito de que era el puesto militar de “Teniente Hugo Ortiz” el que estaba en territorio peruano, posición que el Perú la convirtió en tesis y reclamo de una contraofensiva hábil y mañosamente montada, con el propósito de cohonestar su incursión en territorio ajeno.

La infundada denuncia del Perú de que el puesto militar “Teniente Hugo Ortiz” estaba ubicado en su territorio al igual que el puesto de vigilancia de “Pachacútec”, hacía avizorar el fisuramiento de las relaciones de los dos países; y que las consecuencias inmediatas, como resultante de aquel hecho, podrían obstaculizar y detener la proyección integracionista andina y, lo más preocupante, propiciar el advenimiento de un conflicto bélico. Por eso, para esclarecer la verdad, un comunicado del Ministerio de Defensa del Ecuador puntualizaba la ubicación del puesto militar “Teniente Ortiz”: “Dicho destacamento es único y ha permanecido en el mismo lugar por más de 15 años… Ha servido inclusive como escenario para reuniones periódicas que han realizado los dos países y para saludos protocolarios presentados por autoridades peruanas, sin que en ninguna oportunidad se haya manifestado disconformidad sobre su existencia y ubicación”. “Las Fuerzas Armadas ecuatorianas rechazan toda clase de acusación y provocación que pretenda agravar el incidente y llevarlo a un ambiente ajeno al diplomático. No buscan la confrontación pero están dispuestas a afrontar cualquier sacrificio que la defensa y la integridad exigen”. La cancillería ecuatoriana reforzaba y complementaba el contexto del antes mencionado comunicado: “El hito 19, conocido en el Perú como 14-24 jamás ha sido removido”. Efectivamente, la tensión creada en los dos países la motivaba el mismo Perú, cuando su ministro de defensa, general Jorge Torres Aciago, afirmó: “unos cien militares ecuatorianos del puesto de vigilancia “Teniente Hugo Ortiz” se han instalado en

33


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

una zona peruana”, afirmación por demás imprudente porque no se ajustaba a la realidad. Lo curioso e incoherente de todo el embrollo es que días después, el mismísimo ministro de Relaciones Exteriores peruano, Carlos Torres, reconocía públicamente: “El puesto (Teniente Ortiz) se encuentra en el mismo sitio desde hace más de una década; sin embargo, añadió, dicho campamento está en la “zona de seguridad” razón por la cual planteé ante la Asamblea de la ONU la necesidad del inmediato retiro de esas instalaciones para que nosotros reubiquemos el puesto “Pachacútec”. Esto aseguraría un equilibrio de seguridad para que no haya enfrentamientos y se logre señalar la línea entre los dos hitos establecidos por el Protocolo de Río de Janeiro”. Dos días después, el ministro y canciller peruano Carlos Torres, cuestionado por el mal manejo del diferendo limítrofe con Ecuador, renunciaba a sus funciones, porque las críticas –según la prensa internacional“atribuyen a Torres un mal manejo de la diplomacia peruana, justo cuando Ecuador intensificaba una campaña internacional”. Después de fracasar las gestiones diplomáticas tendientes a que el gobierno peruano disponga el retiro del puesto de “Pachacútec”, el Ecuador estableció en el sector noroccidental de la zona un puesto de vigilancia al que denominó “Etza”. El Perú por su parte instaló de inmediato, frente a “Etza”, una patrulla que ocupaba posiciones de circunstancia.

Un pacto que no dio resultados positivos La cercanía de las fuerzas opuestas produjo el consiguiente estado de tensión en los

34

dos países, aún cuando se hizo esfuerzos por solucionar el problema imperante: los comandos militares del sector dispusieron el cumplimiento de las normas determinadas en las cartillas de seguridad y en los acuerdos bilaterales vigentes, pero la incertidumbre y la tensión no habían desaparecido. Con el propósito de suavizar esta situación cada vez más tensa y peligrosa, los cancilleres de Ecuador, Diego Cordovez, y de Perú Carlos Torres y Lara, convinieron el 24 de agosto de 1991 elaborar un “pacto de caballeros”, como mecanismo de distensión y acercamiento. Como era previsible, algunos políticos, la opinión pública, medios de comunicación y partidos de oposición peruanos, decidieron desaprobar el “acuerdo de caballeros”, porque “estaba dirigido a establecer un área de nadie (zona de seguridad), lo que viola el fallo Díaz de Aguiar que delimitó la zona”. Sin embargo de estos inconvenientes, el denominado “pacto de caballeros” se cumplió parcialmente: el retiro de las patrullas ecuatoriana y peruana se ejecutó sin novedad, de acuerdo con el punto dos del documento mencionado. Respecto al punto tres: reparación del hito Bumbuiza-Cusumaza, el 30 de agosto de 1991, las comisiones de los dos países realizaron el reconocimiento in situ. Pero surge el desacuerdo: la representación peruana aduce no estar segura de la ubicación del hito; la delegación del Ecuador, por su parte, sostuvo que debía cumplirse el punto tres del acuerdo: reparar el hito Bumbuiza – Cusumaza. Asimismo, los puntos cuatro y cinco del “pacto de caballeros” no se cumplieron, especialmente por las presiones y


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

cuestionamientos de legisladores y partidos de oposición del gobierno peruano, no obstante las declaraciones del canciller Torres y Lara que manifestaron que había existido “el mutuo entendimiento entre las cancillerías y los gobiernos peruano y ecuatoriano”.

normas de comportamiento para evitar incidentes entre soldados de los dos países que resguardaban la frontera, ya no fueron consideradas por las patrullas peruanas, lo que hacía presumir que obedecían disposiciones diferentes a las que tenían anteriormente.

Provocaciones sistemáticas y acciones previas. En noviembre de 1994 podía advertirse ya un ambiente de incertidumbre y tensión en determinadas unidades militares fronterizas y del interior de nuestro país. La tensión se justificaba porque patrullas peruanas comenzaban a infiltrarse abiertamente al aprovechar la dificultad que representa el control de una zona montañosa y amplia. Esta actitud de franca provocación iba necesariamente a desembocar en fricciones con patrullas que resguardaban su heredad. Los encuentros amistosos de otra época, las cartillas de seguridad que dictaban

Patrullando las fronteras de la patria

Grupo de soldados peruanos en misión de patrullaje

35


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Esta actitud inamistosa hizo que se creara un ambiente de distanciamiento y desconfianza: el 14 de diciembre, el teniente coronel peruano, Miguel Ángel Lazarte, jefe del Batallón de Infantería de Selva. (BIS) “Callao”, presentó un ultimátum al teniente coronel César Aguirre, comandante del Batallón de Selva “Gualaquiza”, amenazándolo con desalojarle de sus bases en las cabeceras del Cenepa, si no se retiraba ese fin de semana.

día, el Grupo de Fuerzas Especiales N º 26, con sede en Quevedo (GFE-26) recibió la disposición de estar listo para desplazarse por vía aérea a su zona general de empleo, en la Cordillera del Cóndor. Al día siguiente, a las 06:h00 el comando, la plana mayor y tres escuadrones de Fuerzas Especiales estaban ya preparados con su equipo de combate, haciendo honor al lema tradicional de: “Siempre Listos”, para partir a cumplir la misión de preservar incólume, las fronteras patrias.

Como era de prever, la amenaza motivó inquietud en los mandos militares ecuatorianos, quienes optaron por tomar las previsiones del caso. La prensa, particularmente el Diario el Universo, de acuerdo con la Dra. Norma Plaza de García, “fue el único en el país que informó sobre las hostilidades en la frontera sur y la movilización de tropas el día 17 de diciembre de 1994”. Además, la doctora Plaza expresaba su preocupación porque se “ocultaban los hechos al pueblo”. Al respecto, no convenía aún crear la incertidumbre en el pueblo por asuntos que podrían superarse adecuadamente; pero mantener la tranquilidad no es lo mismo que quedarse inmóviles; por tanto, era imprescindible crear en nuestro pueblo una reingeniería espiritual; explotar y orientar su cultura cívica y nobles sentimientos y no solo aprovechar su efervescencia emocional. Sobre la base de la experiencia vivida en otras ocasiones similares, el 15 de diciembre se disponía la “alerta amarilla” en todas las unidades militares del país. Adicionalmente, en lo que a la Fuerza Terrestre se relaciona, la noche del mismo

36

Vista panorámica del campamento del Batallón de Selva No. 63 “Gualaquiza”.

El 17 de diciembre, en el campamento del Batallón de Selva “Gualaquiza” Nº 63, iniciaba su vida profesional el Agrupamiento de Selva “Grad. Miguel Iturralde”, en homenaje póstumo a un valioso y carismático líder militar, que ofrendó su vida en el cumplimiento del deber. El flamante agrupamiento estuvo organizado inicialmente con personal de infantería de selva, de comandos, paracaidistas, de artilleros antiaéreos, personal de sanidad, personal y material de la Escuela de Aviación del Ejército. Posteriormente complementarían su organización pequeñas unidades de


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

combate, de apoyo de combate y de apoyo de los servicios de combate. Fue designado comandante el teniente coronel Luis B. Hernández y la plana mayor la conformaban: Myr. Wagner Bravo: Oficial de Operaciones. Cap. Fredy Real: Oficial de Inteligencia. Cap. Fidel Araujo: Oficial de Personal. Cap. Francisco Logística.

Narváez:

Oficial

de

Igualmente, el coronel José Grijalva, comandante de la Brigada de Selva “Cóndor” y su estado mayor, con asiento en Patuca, realizaban con las diferentes unidades de la brigada los aprestos necesarios para estar en condiciones de intervenir en un posible empleo. Paralelamente, como nuestro país no era el causante de aquel estado de emergencia y tensión, nuestros mandos militares pretendían paliar la situación mediante diálogos y coordinaciones con sus similares peruanos; el coronel José Grijalva, con el general peruano Vladimiro López Trigoso, Comandante de la 5ta. División de Selva y el general Víctor Manuel Bayas, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, con su homólogo peruano el general Nicolás Hermosa Ríos. Por desgracia, a pesar de la apertura de nuestros mandos de adoptar medidas que disminuyese el nivel de la tensión, el general Hermosa, rehuía el diálogo conciliador y edificante, o simplemente se mostraba inflexible en su posición de atribuirnos el calificativo de agresores y, por tanto, exigía el abandono de nuestras posiciones.

Continuan las tensiones A partir de la segunda quincena del mes de diciembre de 1994 se presumía que las fuerzas peruanas habían entrado en un período de alistamiento intensivo, con el propósito de infiltrar personal y desencadenar en los primeros meses del siguiente año, operaciones ofensivas que consoliden el control de sus posiciones en territorio ecuatoriano. El 9 de enero de 1995 fue sorprendida y capturada una patrulla peruana que se había infiltrado y se dirigía hacia Tiwintza. En cumplimiento de los acuerdos y porque la cartilla de seguridad lo estatuía, el Ecuador entregó a los cuatro elementos de la patrulla al comandante del puesto militar peruano “Soldado Pástor”. Nuevamente el 11 de enero, otra patrulla compuesta de 12 hombres fue detectada en territorio ecuatoriano. Pero la Cancillería peruana mediante comunicado oficial 001-95 señaló que los días 9 y 11 de enero “patrullas del ejército peruano que cumplían misiones de vigilancia en territorio peruano, respondieron a disparos de una patrulla del ejército ecuatoriano”. Era notoria ya la intensificación de reconocimientos aéreos por parte de helicópteros peruanos que decolaban desde y hacia los destacamentos de “Jiménez Banda”, “Soldado Vargas” y “Soldado Pástor”. Estas acciones hacían presumir que tropas peruanas estaban infiltrando patrullas por diferentes sectores, aprovechando la naturaleza selvática del terreno que impedía,

37


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

a los soldados ecuatorianos por razones obvias, ejercer un control eficiente.

que ameritaba el inmediato refuerzo; por tanto, se decidió movilizar 3 grupos de combate de Patuca a Coangos y alertar a la compañía de reserva de la 21 BS. “Cóndor”. Al día siguiente se disponía que personal de comunicaciones del DIREL-7, que se encontraba en Gualaquiza, se traslade al puesto militar de Cóndor Mirador, mantenga la fisonomía del frente y localice las posiciones de la defensa antiaérea enemiga.

Soldado ecuatoriano en permanente alerta

El 13 de enero se dispone reforzar el sector de Tiwintza; el capitán Aquiles López con un equipo de combate (ECO) fue designado para cumplir tal disposición. Igualmente, el coronel Grijalva se contactaba con su colega peruano general López. El oficial ecuatoriano propuso: “Mantener el statu quo militar, se cumplan las disposiciones de la cartilla de seguridad, que asuntos de fondo sean resueltos por las cancillerías de los dos países, y que Cueva de los Tayos sirva de referencia para evitar nuevos incidentes”. La Cancillería ecuatoriana entraba también en acción: protestó por la incursión militar peruana que hacía peligrar la paz entre los dos países.

Situación de la Cueva de los Tayos antes del conflicto El 15 de enero se conocía que en sectores aledaños a la Cueva de los Tayos se encontraban aproximadamente 6 oficiales y 150 elementos de tropa peruanos, situación

38

Foto tomada desde la elevación x1277 (Baygon)

Aquel mismo día se daba parte, desde Coangos, que helicópteros peruanos habían realizado reconocimientos de los puestos avanzados de Tiwintza y Base Sur. Igual novedad hacía conocer el Tcrn. Luis Aguas, el día 21 de enero, referente a vuelos de helicópteros peruanos en el sector de Cueva de los Tayos, la “Y” y la cabecera del río Cenepa. Conforme transcurrían los días la situación reinante tomaba matices cada vez más peligrosos; consecuentemente, se adoptaron las medidas pertinentes. Respecto al dislocamiento de soldados ecuatorianos en diferentes puestos y bases


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

militares de Coangos, Base Sur, Cueva de los Tayos y Tiwintza, el mayor Jorge Tello (teniente en esa época), nos hace conocer su testimonio: “Por disposición del Tcrn. E. M. César Aguirre, Comandante del BS-63 “Gualaquiza”, oficiales, voluntarios y conscriptos de la

cuarta compañía ingresamos, el 26 de diciembre, al destacamento militar “coangos”, a fin de cumplir durante los meses de enero y febrero de 1995 el servicio de destacamento.

El Tnte. Jorge Tello en la Cueva de los Tayos. Lo acompañan sus compañeros y soldados peruanos

“En la cuarta compañía se encontraba el Capt. Pablo Alarcón, al mando de: 1 oficial, 19 voluntarios y 20 Cptos.; el personal fue dividido de acuerdo a las disposiciones del Comando del BS-63 “Gualaquiza”, de la siguiente manera: En el destacamento “Coangos”: 1. Sgos. Oviedo Pedro 2. Cbop. Guamán Víctor 3. Cbos. Moreno Wilson 4. Cbos. Maldonado Amado 5. Cbos. Pérez Norman 6. Cpto. Tucup Jesús

En la “Base Sur”: 1. Cbop. Vélez Jorge 2. Cbop. Cellan David 3. Sldo. Shiki Marcelo 4. Asp. Haro Emilio 5. Cpto. Asanda Hernán 6. Cpto. Avilés Cirilo 7. Cpto. Barzola Jaime 8. Cpto. Bermeo Vinicio 9. Cpto. González Carlos 10. Cpto. Moreira Carlos En la “Base de Tiwintza:” 1. Capt- Alarcón Pablo 2. Cbop. Burgos Richard (+)

39


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

3. Sldo. Cuamacas Edgar 4. Sldo. Paladines Nayme 5. Cpto. Antun Ángel 6. Cpto. Arreaga Gabriel 7. Cpto. Díaz Manuel 8. Cpto. Freire Luis 9. Cpto. Jímex Lorenzo 10. Cpto. Tunki Germán 11. Cpto. Sanip Wilson 12. Cpto. Wampash Ramón En la “Cueva de los Tayos”: 1. Tnte. Tello Jorge 2. Sgos. Reyes Tomás 3. Cbop. Gallegos Hugo 4. Cbop. Campos Remigio 5. Cbop. Sarmiento Edwin 6. Cbop. Macancela Marco 7. Sldo. Escobar Luis 8. Sldo. Nantip Rubén 9. Sldo. Teseremp Gilberto 10. Asp. Mogrovejo Vicente 11. Cpto. Altamirano John 12. Cpto. Barreiro Danny

(Cortesía Mayor Jorge Tello)

Del mismo testimonio escrito del mayor Tello resumimos los acontecimientos suscitados en el sector de su responsabilidad. Para ejercer un mejor control, desplazó personal a la posición “2” (a 10 minutos de la Cueva de los Tayos), y al sector de “La Piedra”.

(El 16-ENE-995 se incorporó el Sgos. Yanchanpaxi del Agrupamiento Escuela de Inteligencia Militar). “El martes 27 de diciembre de 1994, aproximadamente a las 09:00 horas, al mando de 8 voluntarios y 3 conscriptos, salimos a relevar al personal que se encontraba en la Cueva de los Tayos, para lo cual fuimos transportados hasta la Base de Tiwintza en un helicóptero Lama del Ejército, piloteado por el Tnte. Angelo Acosta; una vez en la base de Tiwintza, continuamos a pie. A las 17 h 00 llegamos a la Cueva de los Tayos, lugar en el cual todavía no existía la presencia de tropas peruanas; procedí a revelar al Tnte. De I. Jairo Yépez.

40

El Tnte. ecuatoriano Jorge Tello, extremo derecho, en companía de oficiales peruanos, en el sector de Cueva de los Tayos.

En la mañana del 3 de enero de 1995 llegaban al sector de la Cueva de los Tayos, 1 voluntario y 15 conscriptos peruanos. Posteriormente, el 6 de enero, llegó otra patrulla peruana conformada por 2 oficiales y 17 conscriptos, los que construyeron y ocuparon un bohío a 20 metros del instalado por soldados ecuatorianos. Al día siguiente, el personal del Tnte. Tello fue reforzado por elementos de la Compañía de Operaciones


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Especiales Nº 21 (COE-21), al mando del Tnte. Cristóbal Espinoza. Al medio día se produjo un intercambio de fuego entre las dos fuerzas que se encontraban en el sector. Llegaba también el capitán Edwin Castro, quien ubicaba su puesto de mando en la “Y”.

El lunes 9 de enero fueron capturados 3 soldados peruanos, que fueron entregados a las 19:00 a uno de los oficiales que se encontraba frente a la posición ecuatoriana.

El día 11 en horas de la mañana, una patrulla peruana que trataba de infiltrarse hacia Tiwintza fue repelida por elementos del teniente Taipe en el sector de la “Y”. El 12 de enero llegaba otra patrulla peruana al mando de un capitán que utilizaba el nominativo “Cebra”. Al día siguiente, a las 17:00, una patrulla sureña se infiltró a la retaguardia de la posición ecuatoriana

atacándola con fuego de ametralladoras MAG y fusiles FAL. Ya en aquella fecha el personal de soldados peruanos se había incrementado ostensiblemente. En los días siguientes las infiltraciones de soldados peruanos continuaban con mayor intensidad. El 23 de enero el personal del teniente Tello fue relevado por elementos de la patrulla del subteniente Robert Barrera perteneciente al Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza”, quien ocupó las posiciones ecuatorianas de la Cueva de los Tayos, la posición “2” y La Piedra. Refiriéndose a las actividades del personal del Subt. Robert Barrera que reemplazó al del Tnte. Jorge Tello, otro ex combatiente, el entonces Cbos. Luis Venancio Ayui Kejekai, comandante de la patrulla integrada por el cabo Malla y los soldados Luis Riofrío, Shuilema, Eriberto Wachapa, Vicente Rosero (+); conscriptos Tito Calle, Ángel Rivera (+), César Remache, Pompilio y Stere, nos cuenta lo sucedido en el sector de Cueva de los Tayos: “Durante la permanencia en esa base conocí al capitán peruano que lo apodaban “Cebra”, quien comandaba al Tnte. “Tony”, que era de comunicaciones y otro Tnte. que decía era de inteligencia. Tuve varias entrevistas con el capitán, nos relata el cabo Ayui, el que trataba de sorprenderme diciéndome que su patrulla “estaba entrenada para pegar los tiros solo en la cabeza”; yo le respondía: “colega hay que ver esto en el momento dado, porque con la boca se puede hacer todo ”. Irónicamente, de acuerdo con la versión escrita y verbal del cabo Ayui, fue él quien dió de baja al capitán peruano apodado “Cebra”. Esta es la versión del cabo Ayui: “Fui a ocupar mi posición,

41


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

luego sigilosamente traté de localizar a los demás de mi patrulla, porque me había quedado solo. Yo también pensé replegar, pero antes comencé a observar por unas rendijas de mi posición, en ese momento observé que un peruano se acercaba sigilosamente aprovechando árboles como abrigo, inmediatamente le apunté con mi fusil; no podía disparar porque estaba detrás de un árbol. El peruano pegó 2 tiros con dirección a la posición del Cpto. Rivera quien era mi body, luego se sacó el pasamontañas que estaba puesto, en ese momento le reconocí que era el capitán “Cebra”, en ese mismo momento vi que otro peruano se acercaba lentamente, al que con un solo disparo le di de baja”. Luego añade el cabo ecuatoriano: “Comenzó a desesperarse el capitán que no sabía de dónde había salido el tiro, intentó correr, en ese momento como quedó desprotegido del árbol le disparé a la altura de la espalda, pegó un grito y cayó al suelo; quedé esperando un momento viendo la gravedad con la cual le había herido, observé que su cuerpo estaba en el suelo y sus piernas se movían solas; comprendí que estaba agonizando, pero eso no era todo, otro peruano había estado avanzando, al ver esto procedí a dispararle y también le di de baja.” Pero el cabo Ayui fue también testigo de la muerte del soldado Vicente Rosero, como consecuencia de una herida de proyectil “en el costado izquierdo de la costilla”, y del Cpto. Ángel Rivera, que se encontraba en la posición “2”. De acuerdo con el cabo Ayui, La Cueva de los Tayos estaba defendida por el Subt. Robert Barrera, y el sector de La Piedra por el Tnte. Cristóbal Espinoza, con personal de la Compañía de Operaciones Nº 21 (COE-21).

42

Inicio del conflicto armado del Cenepa Descubrimiento, expulsión y control de la Base Norte

E

l 23 de enero según el Tcrn. Luis Hernández (La guerra del Cenepa), en “un recorrido en helicóptero piloteado por los capitanes Marcelo Romero y Jhon del Pozo, descubrieron que personal del ejército peruano se había infiltrado y empezado a construir un helipuerto en las nacientes del río Cenepa.”

Helicóptero ecuatoriano aprestándose a posarse en uno de los helipuertos del sector, luego de realizar tareas de reconocimiento aéreo.

La construcción del helipuerto en la cabecera del Cenepa y su consiguiente custodia por soldados peruanos, constituía un acto violatorio de nuestra soberanía; además, representaba una ventaja táctica para las operaciones próximas que se apreciaba pondrían en ejecución los mandos peruanos. Por lo expuesto, la decisión militar fue inmediata y definitiva: desalojar a las tropas del helipuerto (se lo denominó Base Norte), para no comprometer el sistema de defensa del sector. La misión debían cumplirla cuatro equipos de combate pertenecientes al Grupo


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

de Fuerzas Especiales N° 26, al Batallón Nº 63 “Gualaquiza” y a la Compañía de Operaciones Especiales de la Brigada Nº. 21 “Cóndor”. La patrulla fue denominada “Zafiro”. Del mando de los equipos de combate fue responsabilizado el capitán Issac Ochoa, mientras el capitán José Nicolalde, los tenientes Milton Jácome, Jorge Tello y subteniente Freddy Jaramillo comandarían cada uno de los grupos o equipos de combate. Cada uno de los 4 equipos tenía un promedio de 20 hombres.

Croquis de ubicación de bases ecuatorianas en el área del conflicto

Esta es la versión que se recibió en Patuca de parte de integrantes de una patrulla que cumplieron tan importante operación: “Una vez recibida la misión, iniciamos la marcha por entre la selva, ventajosamente teníamos buenos guías como los cabos Ajumanchi Hipólito y Ángel Montalván que iban a la cabeza con la brújula y machete en mano. El miércoles 25 de enero a la seis de la tarde aproximadamente, nos detuvimos a descansar y pernoctar porque el helipuerto estaba cerca. Al día siguiente reiniciamos el avance empleando todos los conocimientos que habíamos recibido y con los que fuimos rigurosamente entrenados. Cuando nos encontrábamos cerca del objetivo, un compañero se subió a un árbol elevado y empleando los binóculos había descubierto

que estaban unos 40 a 50 soldados en camiseta y pantalón de baño, y otros con pantalón y torso desnudo trabajando en el helipuerto. Todos conocimos de esta novedad e igualmente que el ataque iba a ejecutarse en las últimas horas de ese día (26 de enero). A las seis de la tarde estábamos los cuatro equipos de combate listos para el ataque, que fue violento y sorpresivo haciendo que los soldados peruanos huyeran y se internaran en la selva. Concluida la operación y ya sin la claridad del día regresamos para ocupar una base de patrulla circunstancial y después regresar a nuestra unidad con la satisfacción del deber cumplido”. Efectivamente, los equipos de combate luego de desalojar al personal de soldados peruanos regresaron a su base; sin embargo, por la réplica adoptada por el Perú mediante ataques y bombardeos a diferentes puestos militares ecuatorianos, nuestro mando militar decidió ocupar y consolidar definitivamente el control y la seguridad de la base desalojada.

Un tramo del río Tiwintza

El relato de otro participante que comandaba el equipo de combate del Batallón Nº 63 “Gualaquiza”, el entonces teniente Jorge Tello, nos hace conocer una versión más detallada aunque similar a la anteriormente narrada: “El terreno presentaba pendientes

43


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

demasiado pronunciadas, que impedían la transitabilidad a dicha zona, por lo que el Capt. Isaac Ochoa dispuso que los cuatro equipos de combate adoptaran posiciones a lo largo de la elevación ubicada al sureste del helipuerto, en espera de la orden para atacar. La selva impedía la observación del enemigo; sin embargo, debido a que las tropas peruanas se encontraban cocinando, el humo producido por el fuego delataba claramente su posición, ya que la fogata se encontraba en el centro de su dispositivo, permitiendo conducir el fuego hacia ese sector.

y no ejecutaron ningún tipo de resistencia optando por batirse en una desesperada retirada a través de la selva.” Respecto al resultado, nos narra el teniente Tello: “La patrulla “Zafiro” consolidó definitivamente la conquista del objetivo. El Subt. Freddy Jaramillo realizaba reconocimiento por el sector norte del helipuerto, el Tnte. Jorge Tello y el Sldo. Rubén Nantip ingresaron por el sector sur, verificando el desalojo total de las tropas peruanas; posteriormente, la patrulla aseguró el área, en donde se

Soldados ecuatorianos formando su espíritu atrevido y agresivo, en técnicas y tácticas de guerra en selva.

“A las 17:55 horas el disparo de bengala por parte del Subt. Jaramillo dio la señal para el inicio del ataque. El fuego de morteros, fusiles y cohetes LAW, se concentró a la base de la columna de humo, el combate se extendió por aproximadamente 11 minutos, durante los cuales las tropas peruanas se vieron totalmente sorprendidas

44

encontró tres cadáveres peruanos, varios bohíos para alojar aproximadamente a 80 soldados peruanos, fusiles y armamento abandonados por los invasores; mochilas y abastecimientos (arroz, atún, harinas, etc.). Los soldados peruanos caídos fueron indentificados como un oficial con el grado de teniente, quien falleció por efecto de


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

una granada de mortero de 60 mm. que cayó a seis metros donde él se encontraba; (Derecho Humanitario); el clase y el conscripto peruanos fallecieron también por heridas de esquirlas de granada. El bohío de los tres militares peruanos caídos se encontraba en la retaguardia del dispositivo enemigo. “El área se encontraba con rastros de sangre, posiblemente soldados peruanos heridos durante el ataque. El dispositivo adoptado posteriormente por las tropas ecuatorianas estuvo ubicado en las crestas militares de las elevaciones circundantes.”

El mando y el Estado Mayor del Ejército de Operaciones. Inmediatamente después del desalojo de los soldados peruanos de un helipuerto construido en territorio ecuatoriano (Base Norte), iniciaron las operaciones militares en la Zona de Operaciones Sureste (ZOSE), y se ponían en ejecución las disposiciones del “Reglamento de Planificación Estratégica Institucional”, que daba normas e instrucciones para la conformación del Mando del Teatro de Operaciones Terrestre.

General Paco Moncayo Gallegos

45


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Las disposiciones del mencionado reglamento determinaban: “El Mando del T.O.T.” se materializará con el Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre como Jefe del Estado Mayor y los miembros del Estado Mayor Planificador como miembros del Estado Mayor del Teatro de Operaciones Terrestres. En cumplimiento de estas disposiciones reglamentarias el mando del Teatro de Operaciones Terrestre quedó integrado: Comandante: Grad. Paco Mancayo Gallegos Jefe del Estado Mayor:Grad. José Herrera Ruiz Jefe de Inteligencia: Crnl. EMC. René López Jefe de Operaciones: Crnl. EMC. Juan Pérez C. Jefe de Artillería: Crnl. EMC. Fabián Moscoso L. Jefe OPSIC: Mayo. Parac. Wilson Revelo Jefe de Personal: Crnl. EMS. José Mejía Jefe de Logística: Crnl. EMS. Jorge Vallejo Asimismo, como se estableció que el conflicto se desarrollaría en la jurisdicción de la Brigada de Selva Nº 21 “Cóndor”, a ésta fueron agregados en primera instancia, el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 y las Compañías de Operaciones Especiales , Nº 5, Nº 13, Nº 17 y Nº 19. Se agregaba también el Escuadrón Aéreo “Cóndor” y posteriormente, de acuerdo con el desarrollo de las operaciones, otras

46

unidades especialistas en guerra irregular y en técnicas y tácticas en operaciones de selva.

Actividades de las fuerzas peruanas. El 27 de enero comenzaba a funcionar un puente aéreo desde Lima hacia Bagua, transportando personal de refuerzo, piezas de artillería, repuestos, municiones y medio logísticos en general. En aquel mismo día, de acuerdo con versión peruana, comenzaban a llegar al Puesto de Vigilancia Nº 1 (Soldado “Pástor”) el Batallón de Comandos Nº 19 y el Batallón de Infantería Paracaidista Nº 61. Días después, conforme se intensificaban las operaciones, arribaban la Compañía Especial de Comandos Nº 115, y el Batallón de Infantería Nº 31. Considerando, que el escenario de combate se localizaba en áreas montañosas y selváticas, en donde debían priorizarse los combates de guerra irregular, fueron movilizadas desde Huallaga y Huamanca los batallones contrasubversivos Nº 16, 28, 32, 314 y elementos de la Fuerza de Operaciones Especiales, de la Compañía de Comandos Anfibios y del Grupo de Fuerzas Especiales de la Fuerza Aérea Peruana. El Puesto de Vigilancia Nº 1 (PV-1) “Soldado Pástor” se convirtió en el punto de concentración de las tropas peruanas; se encontraba ubicado a orillas del río Cenepa. Fue construido en 1950, al sur de este puesto militar, siguiendo el curso del mencionado río, a 8 kilómetros de distancia, se encontraba el PV- 2 “Soldado Vargas” y a casi 20 Km. estaba el puesto de Vigilancia “Jiménez Banda”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Intensificación de los ataques peruanos Con el propósito de desalojar a los soldados de las bases Norte y Cueva de los Tayos, el plan de operaciones elaborado por los mandos peruanos de la Quinta División de Selva, contemplaba dos fases definidas: en la primera se debería “recuperar” la Cueva de los Tayos, a 5 Km. del puesto de vigilancia “Soldado Pastor”. En la segunda fase se preveía tomar la Base Sur, para neutralizar las posiciones ecuatorianos ubicadas frente al destacamento de Coangos. En las primeras horas de la mañana personal del batallón Callao No 25 atacaba el destacamento de los Tayos, con el apoyo de helicópteros MI-17 y MI-25 de la Fuerza Aérea Peruana. Los soldados ecuatorianos que ocupaban posiciones de bloqueo impidieron la progresión del ataque. Durante el combate fueron heridos de muerte dos soldados ecuatorianos, se reportaron también las consiguientes bajas de lado contrario.

En el combate de la Cueva de los Tayos se reportó la muerte del soldado Vicente Rosero, de acuerdo con versión de sus compañeros, por herida de proyectil en la tetilla izquierda, y el conscripto Ángel Rivera, por efectos de explosión de granada de mortero.

Trincheras reforzando la defensa del destacamento de Coangos

El 27 de enero, desde Tumbes, se informaba sobre la movilización de tanques y tropas peruanas en la zona fronteriza por lo que el mando militar dispuso pasar de la alerta amarilla a la alerta roja.

Igualmente, aviones de combate A-37 B equipados con bombas MK 82 Snakeye, interceptores Sukhoi SU-22 y bombarderos Camberra armados con bombas MK17, realizaban bombardeos de ablandamiento en Base Sur, a 2 Km aproximadamente de Cueva de los Tayos. Como parte de un plan de guerra psicológica, las tropas peruanas facilitaron intencionalmente a nuestros medios de comunicación para que interceptasen una supuesta conquista del puesto militar de “Teniente Ortiz”. En la Cueva de los Tayos, en cambio, el combate se intensificaba entre patrullas peruanas y los equipos de combate ecuatorianos.

Bohío con la bandera ecuatoriana en el sector de Cueva de los Tayos

Un boletín de información del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Ecuador hacía conocer al país el resumen de los acontecimientos suscitados durante el día viernes 27 de enero de 1995:

47


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“La información tendenciosa del Perú sobre el ataque de un helicóptero ecuatoriano a un destacamento peruano, carece de veracidad y sólo busca crear una imagen ante la comunidad internacional que el Ecuador ha sido el agresor. La patrulla peruana infiltrada en territorio ecuatoriano y detectada por fuerzas de nuestro Ejército en la confluencia del río Tiwintza con el río Cenepa, se encuentra diseminada en el área.

La prensa internacional informaba con detalle los acontecimientos del día anterior: “El presidente ecuatoriano Sixto Durán Ballén declaró anoche el estado de emergencia y la movilización nacional tras informar a su pueblo por radio y televisión que ayer se registraron combates con tropas peruanas en por lo menos cuatro puntos de la frontera”...

“A las 06:00 del día de hoy fue repelido un ataque al destacamento “Teniente Ortiz”, sin haberse registrado bajas en el personal ecuatoriano. a las 11:15 horas fue bombardeado el destacamento ecuatoriano de “Soldado Monge”, ubicado en la confluencia de los ríos Yaupi y Santiago, más al norte de “Teniente Ortiz” y que tampoco se encuentra dentro de la zona de conflicto”. “Con los incidentes suscitados durante este día, se confirma en forma clara y contundente, que las fuerzas peruanas buscan escalar el conflicto, el cual nunca fue iniciado por las Fuerzas Armadas Ecuatorianas y que oportunamente fue denunciado a los organismos internacionales competentes”. En ese mismo día, los países garantes del Protocolo de Río de Janeiro mediante comunicado a los gobiernos del Ecuador y Perú, deploraban “el agravamiento de las tensiones, resaltando la necesidad de una pronta cesación de actividades militares y no militares que puedan ser interpretadas como amenaza o provocación”. El 28 de enero las condiciones meteorológicas limitaron los ataques peruanos; fue un día en que nuestras tropas aprovecharon para establecer con mayor exactitud las novedades suscitadas en los combates del día anterior, y preparar de la mejor manera al personal para enfrentar las diferentes situaciones que pronto habrían de presentarse.

48

La consigna de no dar “ni un paso atrás”, resalta en una de las bases ecuatorianas.

Entre tanto, el presidente Fujimori se reunió con el Consejo Nacional de Defensa en diferentes cuarteles de Lima “con el propósito de analizar la situación y decidió viajar a Túmbez para conocer la real situación de los enfrentamientos. Durante todo el día de ayer el ejército peruano movilizó importantes refuerzos a la frontera con Ecuador, que desde el 9 de enero es escenario de roces entre patrullas de ambos países.” Diario El Tiempo de Bogotá informaba: “El Secretario General de la OEA, César Gaviria, quien se encuentra en Bogotá, viajará hoy a Quito. El de ayer fue un día duro. Mientras en Latinoamérica se buscaba una salida pacífica al conflicto, tropas peruanas atacaron un destacamento militar fronterizo con Ecuador, a unos 50 kilómetros del lugar que últimamente ha sido foco de escaramuzas armadas”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Desarrollo del conflicto armado del Cenepa Crece la espiral agresiva del Perú

E

n el campo militar, el mayor Gustavo Oñate Fierro, comandante del puesto militar “Sldo. Monge”, hacía conocer de la agresión que soportó su destacamento el 27 de enero: “El viernes estábamos en actividades normales, en medio de la alerta roja, en posiciones defensivas, pero otros estaban en actividades administrativas. Hacia las 11:00 escuchamos un fuerte ruido que parecía de motores de canoas que normalmente bajan por los dos ríos. Sin embargo, a escasos segundos vimos dos helicópteros MI-8 peruanos que empezaron a bombardear nuestras instalaciones por lo que nos atrincheramos en posiciones ventajosas para repeler la agresión. “Al día siguiente repitieron el ataque; aprovecharon el lecho del río para acercarse a baja altura con el propósito de obtener sorpresa. Algunas instalaciones quedaron semidestruidas, lo cual atestiguaron, días después, periodistas nacionales y extranjeros que visitaban el destacamento”.

los Tayos fue atacada con morteros y armas automáticas. Se registraron bajas peruanas por efecto del fuego de sus defensores y las minas dispuestas adecuadamente en el sector. Tres helicópteros artillados atacaron el destacamento de Coangos; no hubo bajas de soldados ecuatorianos por el oportuno encubrimiento y dispersión realizados. Desgraciadamente, el misil que se disponía para la defensa antiaérea sufrió una avería técnica; de lo contrario, los helicópteros no hubiesen podido maniobrar libremente.

Una parte del cauce del río Coangos

El destacamento de “Teniente Ortiz”, en cambio, tuvo mejor suerte: un helicóptero peruano fue derribado, con el consiguiente efecto psicológico que produjo en el resto de las fuerzas agresoras. Igualmente, cuando en la tarde reiniciaron los ataques a la Cueva de los Tayos, otro helicóptero peruano fue impactado y dado de baja por nuestra defensa antiaérea. Se previó asimismo el empleo de una parte del Grupo de Fuerzas Especiales N°27 en tareas de reconocimiento y patrullaje, en el sector occidental del río Cenepa.

Periodistas visitando el destacamento de “Sldo. Monge”

El domingo 29 de enero se reiniciaron las operaciones con gran intensidad: en las primeras horas de la mañana la base Cueva de

El boletín N° 8 del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas en uno de sus párrafos hacía conocer: “ Las Fuerzas ecuatorianas que defienden el destacamento de “Teniente Ortiz”, permanecen en sus posiciones y contraatacaron a fuerzas

49


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

peruanas con el apoyo de la Aviación del Ejército, que bombardea el destacamento de “Pachacútec”, ubicado en nuestro territorio, y cuyo retiro acordado por ambas partes en el “Pacto de Caballeros”, firmado por el Perú en 1991, no fue respetado por dicha nación”. Reiteraba también los desmentidos a las informaciones emitidas desde Lima, que aseguraban que tropas helitransportadas peruanas habían ocupado tres puestos de vigilancia en la cordillera del Cóndor, información catalogada como falsa, de falsedad absoluta. El lunes 30 de enero disminuyó la intensidad de los combates; sin embargo, se conoció que gran cantidad de vuelos de helicópteros aterrizan en “Soldado Pástor”, lo que hacia presumir la concentración de fuerzas en ese sector, previo a los ataques que estarían planificándose. El boletín oficial de información N° 9 de aquel día hacía conocer que no hubo ataques aéreos y terrestres a los destacamentos de Cueva de los Tayos, Tiwintza, Base Sur,

Vista aérea de un trecho del río Cenepa

Coangos, Etza, “Teniente Ortiz” y “Soldado Monge” ; informaba también que las tropas ecuatorianas mantenían completamente sus posiciones y que la versión difundida por el Perú en el sentido de que el helicóptero abatido el día anterior fue en un área

50

administrativa, era absolutamente falsa; fue impactado por el fuego defensivo de los soldados de los destacamentos ecuatorianos agredidos. Respecto a los dos helicópteros peruanos derribados el 29 de enero en “Cueva de los Tayos” y “Teniente Ortiz”, la revista Caretas (9 de febrero de 1995), publicaba

Destacamento militar de Coangos

su versión de la suerte de una de estas aeronaves y sus tripulantes: “Uno de los héroes de la cordillera del Cóndor es el capitán E. P. Luis Alberto García Rojas, “Mac Giver” como cariñosamente le llaman sus compañeros de armas de la Aviación del Ejército, precisamente porque como el personaje de la televisión, era muy ingenioso y daba solución a cualquier problema, sea militar o doméstico. “Si bien el destino lo arrancó abruptamente del seno familiar, el pasado domingo 29 de enero, exactamente a la 1:55 de la tarde, en cambio, lo encumbró a los altares de los mártires que se inmolaron en defensa de la integridad territorial. Los otros miembros de la tripulación caídos son el teniente Augusto Gutiérrez Mendoza, el técnico Victoriano Castillo, suboficial Raúl de la Cruz y suboficial Gustavo Begazo...


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Tripulando un MI-8 de la Aviación del Ejército, el 29 de febrero, un misil ecuatoriano impactó la nave y la hizo estallar.”

Cohete antiaéreo igla con el que fue derribado uno de los helicópteros peruanos.

Otro aporte importante de lo expuesto es la narración que hace el mayor Felipe Burbano de los ataques contra el destacamento ecuatoriano “Teniente Ortiz”, y respecto al derribamiento del helicóptero peruano: “Se sufrieron cuatro ataques, dos por aire y dos por tierra, los días 27, 28, 29 y 30 de enero. El primero por el sector del hito

20, fue repelido con fuego de morteros y ametralladoras, producto de lo cual hubo varias bajas enemigas y una ecuatoriana (soldado Héctor Pilco). El combate por tierra duró 30 minutos. Al otro día el ataque fue aéreo, pero no hubo novedad alguna en nuestra tropa. Tampoco se causaron bajas en los helicópteros del enemigo. “El 29, a las 09h00, envié una patrulla de reconocimiento para tener información de las ocupaciones enemigas y seguir en nuestra posición a 200 metros del límite internacional. Este grupo tuvo un encuentro con una patrulla peruana. Nuestra patrulla tuvo el apoyo de morteros, con lo cual se controló la situación. Este día (29 de enero), como causamos siete bajas en el enemigo, dos horas después vinieron tres helicópteros... “En esta incursión –continúa la narración el mayor Burbano – se seleccionó a la nave más fuerte, al MI-17, y con un misil se le impactó en el rotor. Ante el impacto botó

Soldados ecuatorianos cumpliendo con el deber extremo de defender las fronteras

51


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

todas las bombas que traía consigo- en su propio territorio- antes de desplomarse a tierra, seguramente para evitar explotar con todo. Cayó a unos 800 a 1000 metros de nuestro destacamento. El bombardeo de los otros dos duró unos cuatro minutos. “El día 30 también fue el ataque por tierra, pero con fuego de morteros y ametralladoras; repelimos totalmente el ataque.” En ese mismo día, se disponía a una batería IGLA trasladarse a Gualaquiza en apoyo de la Brigada No. 21 “Cóndor”. El 31 de enero se combatió en el río Cenepa y Cueva de los Tayos. Un hecho importante de ese día: se consolidó la ocupación de la Base Norte de la que fueron desalojados soldados peruanos el 26 de enero. En un acápite del boletín emitido por el Comando Conjunto se hace conocer: “Las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, conscientes de su misión y de su predisposición para buscar un arreglo pacífico al conflicto, acatarán el cese de fuego en el sector, solamente cuando exista de parte del gobierno del Perú, el pronunciamiento oficial sobre la decisión de hacerlo, la hora de iniciación y las condiciones en las cuales se implementaría dicho cese de fuego. Mientras tanto, las Fuerzas Armadas Ecuatorianas rechazarán cualquier agresión del Perú en el área y se mantendrán vigilantes a lo largo de la frontera”.

parte de Quito. Sin embargo, expresan su profunda preocupación con la demora en la implantación de esas decisiones de cese de las hostilidades”.

Cronología de acontecimientos importantes del mes de febrero El 1 de febrero, continúan los combates con ataques peruanos en el sector de Tiwintza y Base Norte; además, las fuerzas defensoras contraatacaron el sector de la Cueva de los Tayos. Como dato que amerita relievar: el empleo de la aviación peruana en misiones de bombardeo de la Base Norte y en apoyo aerotáctico aproximado de las tropas de tierra. Los ataques desesperados de los peruanos perseguían un propósito: la conquista de posiciones que le permita al Perú, respaldarse en los “hechos

Un soldado Iwia con su mortífera cerbatana, constituida en instrumento de supervivencia y de defensa.

La duda del gobierno del Ecuador respecto a la buena fe de su similar peruano para aceptar la tregua era harto justificable y real, por eso los cuatro países garantes revelaron sin pérdida de tiempo en una declaración conjunta: “Los Países Garantes recibieron la confirmación de la decisión política de cesar el fuego de parte de Lima, así como ya lo había recibido de

52

consumados”, para asistir a las reuniones que se realizaban en Río de Janeiro. El día siguiente se refuerza a los combatientes del Grupo de Fuerzas Especiales de Quevedo con personal fresco del Grupo de Fuerzas Especiales No. 24, al mando del Tcrn. Eduardo Vergara.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El boletín de informaciones Nº 13 del Comando Conjunto reportaba combates en los destacamentos militares de Coangos y Cóndor Mirador. El 2 de febrero, el Telégrafo de Guayaquil publicó: “También se logró confirmar que el puesto militar de “Pachacútec” perteneciente al ejército peruano y que, según el gobierno del Ecuador, está a unos 500 metros dentro del territorio ecuatoriano, fue totalmente destruido al ser atacado por elementos ecuatorianos la semana pasada”. El 3 de febrero, hubo nuevos ataques peruanos a Base Sur, sin que obtuviesen resultados positivos. Se detectó también nuevas infiltraciones en el sector de las confluencias de los ríos Tiwintza y Cenepa.

El General José Herrera, jefe del Estado Mayor del Ejército de Operaciones, recibiendo el parte en una de las bases ecuatorianas.

“En el Diario de un Comandante”, el teniente coronel Luis Hernández hace conocer: “El teniente coronel Luis Aguas desde las 08h00 reportó que se había abierto fuego en el sector de Base Sur, ante lo cual se envió un equipo de combate de refuerzo. El ejército peruano presionó sobre el sector de la Cueva de los Tayos, el río Cenepa y Base Sur, pero no logra alterar la situación

de nuestro dispositivo. He ordenado que dos Gazelle (helicópteros) salgan a lanzar rockets al sector del río Tiwintza al sur de la Base Sur. El mayor Jorge Villegas me hizo conocer sobre los peligros de esta misión. Pero tenemos que correr riesgos y aliviar la presión de Base Sur. La misión de los helicópteros se cumplió con éxito. Estaban al mando el capitán Segundo Tapia y los tenientes Iván Haro, Ricardo Zaldumbide y Wilson Galarza”. El día 4 de febrero, patrullas peruanas tratan de infiltrarse especialmente en el sector comprendido entre Cueva de los Tayos, Base Sur y Tiwintza, lo que motivó enfrentamientos con equipos de combate ecuatorianos.

Personal de combatientes ecuatorianos en Base Sur

En ese día se produce un hecho de vital importancia que incidió favorablemente en el transcurso de las operaciones terrestres: “Se utilizó por primera vez fuego de artillería para hostigar a las fuerzas enemigas y evitar su concentración en el sector Los Tayos y al sur de Tiwintza, causándoles sorpresa y paralizándolas. Ese día hubo combates esporádicos y tuvimos

53


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

3 heridos” (artículo escrito por el general Paco Moncayo y publicado en la revista de las FF.AA. de mayo de 1995). El mortífero fuego de la artillería mencionada, fue realizado por los lanzadores de BM-21, sobre concentraciones de tropas enemigas causándoles importantes bajas, la dispersión precipitada, la desarticulación de las operaciones previstas y el consabido impacto psicológico. El 5 de febrero, se conoció que el presidente Alberto Fujimori se encontraba en Ciro Alegría. Entre tanto, unidades aéreas peruanas, utilizaban granadas de iluminación tratando de ubicar posiciones de nuestra artillería, circunstancia que motivó la disposición de mantener al lanzador de cohetes BM-21 inactivo durante las próximas horas. Se dispone también la creación del Agrupamiento “Carlomagno Andrade”.

“Tiwintza”, tratando de infiltrar patrullas en las cabeceras del río Cenepa, con el afán de consolidar posiciones que le permitiesen tener presencia en el área…s “Tropas del Ejército Ecuatoriano se han defendido con éxito en todo el sector y han repelido los constantes ataques, manteniendo su dispositivo sin variación alguna. A las 5:30 del día de hoy fue bombardeado el destacamento ecuatoriano de “Cóndor Mirador” por parte de la aviación peruana, ampliando nuevamente las operaciones a instalaciones ubicadas fuera del área de conflicto”.

Un puesto de observación en el sector de Cóndor Mirador

Las bajas de los defensores ecuatorianos eran hasta esa fecha: 10 fallecidos en combate y 26 heridos.

El BM-21 durante su acción devastadora en contra de las fuerzas adversarias.

El 6 de febrero, el Comando Conjunto emitía su boletín diario de información: “Durante la tarde y noche de ayer, las fuerzas militares peruanas mantuvieron un permanente asedio sobre los destacamentos militares y tropas ubicadas en el sector “Cueva de los Tayos”, “Base Sur” y

54

El Perú reconoce el derribo de sus aeronaves. Respecto a la desaparición de un avión de combate de la Fuerza Aérea del Perú, esta es la versión de sus propios personeros: “En la mañana del 6 de febrero un Camberra BMK. 8, tripulado por los capitanes de la FAP Percy Phillips Cuba y Miguel Alegre Rodríguez, desapareció sin dejar rastro sobre la zona de operaciones, presumiéndose en


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

un principio, que haya sido alcanzado por el fuego antiaéreo o que debido a las pésimas condiciones climáticas que reinaban sobre el blanco, se haya estrellado contra alguna de las montañas de la Cordillera del Cóndor.” Respecto a este hecho incierto, Enrique Obando, investigador del Centro Peruano de Estudios Internacionales (CEPEI), declaró tajantemente al diario limeño El Mundo, que el avión Camberra “se ha caído solo”, opinión fundamentada en informaciones de la Fuerza Aérea del Perú. Igualmente, la misma prensa peruana informaba sobre la suerte que corrió otro helicóptero peruano: “El 7 de febrero en la tarde, mientras una escuadrilla de helicópteros de ataque tipo MI-25 Hind D se dirigía a lanzar un ataque contra posiciones de los invasores ecuatorianos en falsa Tiwintza (sic), ésta fue sorprendida por misiles antiaéreos, uno de los cuales (misil S.A.-16 Igla) alcanzó a las 14:30 horas, al helicóptero M-25 FAP Nº 646, piloteado por el comandante Marco Antonio Schenone Oliva, muriendo el piloto y dos miembros de la tripulación, mientras cumplía una misión de ataque a baja altura en la falsa Tiwintza...” Los mismos reporteros peruanos hacían conocer también que “el 13 de febrero a las 14:00 horas, un MI-8 T de la aviación del

Ejército, piloteado por el mayor Gustavo Escudero Otero, fue alcanzado por un misil durante un vuelo de reabastecimiento entre Ciro Alegría y el PV-1.” En aquel mismo día, a las 16:50 horas, otro helicóptero MI-17 del ejército peruano, al mando del comandante Francisco González Torres, mientras realizaba una misión de abastecimiento, realizó un aterrizaje de emergencia en plena selva, debido a una falla mecánica en las inmediaciones de Ampama. De la misma manera, la prensa y televisión peruanas hicieron conocer que “solamente en la población de Bagua se sepultaron 22 muertos de los que cayeron en los últimos enfrentamientos. El video televisivo mostró los féretros y la ceremonia luctuosa”. El 7 de febrero publicaba el diario Expreso de Guayaquil, que, la corresponsal de América Televisión, Rocío Díaz, hacía conocer “que había visto los cadáveres amontonados y se quejó de la falta de colaboración del ejército peruano para poder informar. Dijo (la corresponsal Rocío Díaz), que en un improvisado hospital, hecho de carpas, montado en el sitio Milagros, había 48 heridos. Solamente el sábado llegaron 18 de los que pudieron rescatar... “Se ha pedido la intervención de la Cruz Roja Internacional para poder rescatar los cadáveres, especialmente en el sector

Personal que derribó helicópteros, de izquierda a derecha: Tntes. de. A. Byron Borja, Ramiro Gudiño, Hernán Cáceres y Sgos. de A. Luis Honores.

55


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

del destacamento Tnte. “Hugo Ortiz” y demás sitios donde el ejército peruano ha realizado los ataques. También se ha pedido la fumigación de la zona del destacamento Tnte. “Hugo Ortiz” para contrarrestar el olor nauseabundo que emanan los cuerpos en descomposición”. El mismo día martes 7 de febrero, se ultimaban los preparativos para el relevo al Grupo de Fuerzas Especiales No. 26 por parte del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24, comandado por el mayor Fernando Hidalgo.

“Emboscada antiaérea” en el Cenepa” El actual Tcrn. Byron Borja Carrera, quien con el grado de teniente derribó un helicóptero peruano, nos instruye del empleo, la misión y objetivos de “su” artillería; además, nos hace conocer sobre su aleccionadora experiencia en la que destaca cómo “emboscar” a una aeronave y lograr su derribamiento. “La artillería antiaérea tiene como misión general accionar sobre la amenaza aérea, desde las mayores distancias posibles para detectar, enganchar, destruir o interferir los ataques de los medios aéreos enemigos en vuelo, a fin de proteger los objetivos estratégicos, operativos y tácticos”. “Un estudio estratégico determina los puntos u objetivos de importancia que ameritan de defensa antiaérea. La artillería antiaérea garantiza la seguridad del espacio aéreo, de la zona de acción táctica, áreas de retaguardia, zona de comunicaciones, puestos de comando y control, instalaciones logísticas, unidades de combate y de apoyo de combate; es decir, áreas importantes y sensibles en general.

56

“En el sector del conflicto, la batería de artillería antiaérea orgánica del agrupamiento “Miguel Iturralde”, en previsión de un ataque aéreo, desplegó sus unidades de tiro en Tiwintza, Santiago y Cordillera del Cóndor”. “Todos los medios aéreos (helicópteros y aviones), por lo general, para atacar objetivos terrestres aproximan sus medios por corredores aéreos, claramente definidos en el terreno. Por estas avenidas de aproximación aéreas se deben distribuir las secciones de tiro que actúan en coordinación con el centro de operaciones de la artillería antiaérea, apoyadas con los medios de comunicación y los radares de alarma temprana”. “Hablar de “emboscada antiaérea”, es emplear a las unidades de tiro de artillería antiaérea bajo la misma previsión de un tirador emboscado, donde se deben preparar: -- La tarima del tirador. -- La presa (objetivo aéreo). -- La carnada que, en este caso, son nuestras propias tropas”. “Esa transición de pasar de la paz a la guerra, continúa narrando el Tcrn. Borja, fue como decir: “por fin vamos a poner en práctica

El teniente Byron Borja, acompañado de periodistas que requerían conocer sus experiencias de combate.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

nuestros conocimientos, y es la oportunidad que buscábamos, como país para cumplir nuestra misión”. “Cuando nos bombardeaban los aviones peruanos, era casi imposible detectarlos porque volaban a gran altura. Yo disponía

de mi accionar; yo no podía defraudarlos porque estaba en juego la vida de todos los que estábamos en el campamento. Apunté al helicóptero artillado y disparé el misil, éste impactó con éxito el objetivo, mientras los helicópteros restantes huyeron de inmediato. Este fue un momento que marcó mi vida, un hito indescriptible. Con un grito de ¡Ecuador mi país! se dio parte al escalón superior, con la alegría de haber impedido que nuestros adversarios cumplan su misión y se tomen Tiwintza”. “El disparo antiaéreo en el Cenepa fue como haber obtenido un doctorado en mi vida militar, todos los militares nos entrenamos

El entonces teniente Byron Borja condecorado por su destacada acción.

de un misil “Igla”, el cual tiene un alcance de cinco kilómetros, pero a la velocidad que pasaban los bombarderos no podíamos detectarlos ni engancharlos con nuestro misil. El momento en que las fuerzas peruanas decidieron atacarnos con helicópteros, era el momento preciso para impedir ese ataque. Nos transformamos, al conocer que íbamos a ser atacados, nos llenamos de valor y rogamos a Dios para que las cosas salgan de la mejor manera”. Al referirse al derribamiento de un helicóptero peruano, nos narra entusiasmado el Tcrn. Borja: “La ubicación de la unidad de tiro fue a una loma en Tiwintza, listo para la emboscada antiaérea. Las fuerzas enemigas decidieron atacarnos con helicópteros, tomaron como corredor aéreo el río Cenepa. Cuando ingresaron tres helicópteros enemigos encendí el misil, que tiene una fuerza de poder que dura 30 segundos. Cuando el enemigo estaba a unos dos kilómetros de distancia, comenzó a disparar a nuestra gente, todos mis soldados exigían

Carta topográfica militar peruana encontrada en uno de sus helicópteros MI-8 abatido.

para la guerra, esta vez fue nuestra generación la que logró la victoria.” “Nuestra artillería, por la efectividad demostrada y por el impacto psicológico que causaba en las tropas peruanas, se convirtió en objetivo apetecido y rentable de la aviación adversaria, que trataba infructuosamente de ubicar con exactitud sus posiciones”. El miércoles 8 de febrero, los helicópteros y morteros peruanos intensifican su acción destructora en procura de “ablandar” el espíritu combativo de nuestros defensores y permitir el avance de las tropas de tierra.

57


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Los defensores de los sectores de Coangos, Base Sur y Cueva de los Tayos fueron relevados con personal fresco. Para permitir la extracción de las unidades relevadas, las posiciones enemigas aledañas fueron atacadas con helicópteros y aviones de combate de nuestra Fuerza Aérea. El 9 de febrero se intensificaban los bombardeos de la Fuerza Aérea peruana, particularmente en los sectores de Tiwintza, Coangos y Base Sur. Organizaciones humanitarias como la Cruz Roja nacional e internacional sugieren se establezca una tregua para evacuar o sepultar los cadáveres diseminados en el sector, propuesta que fue negada por el Perú. Helicópteros y aviones de combate ecuatorianos intervienen en apoyo de sus compañeros que se emplean en tierra para impedir la infiltración de patrullas adversarias. Hasta la fecha se registraban 11 muertos y 28 heridos. En conclusión, durante los primeros días de febrero organismos internacionales, los países garantes y la tradicional predisposición pacífica del Ecuador pretendían poner término al conflicto que, paradójicamente, iba intensificándose paulatina y peligrosamente. En aquel entonces la confrontación no se circunscribía solo a encuentros fortuitos e intercambio de fuego de patrullas en “misión de reconocimiento”: involucraba el empleo de helicópteros, aviones de combate, artillería y el incremento considerable de unidades especiales de refuerzo.

58

En las orillas del Cenepa. El río Cenepa constituyó un punto de referencia importante en la planificación de las operaciones de las dos fuerzas litigantes. Por tanto, el mando militar ecuatoriano dispuso el control de todo aquel sector mediante continuos reconocimientos. Justamente, el entonces teniente de M.G Napoleón Camacho Olalla nos ofrece el testimonio del empleo de su equipo de combate en las riberas del Cenepa. “El 12 de enero de 1995 fui nombrado comandante del equipo de combate más avanzado en las riberas del río Cenepa, que por diferentes circunstancias se quedó sin comandante. “Teníamos la misión de impedir el avance de los soldados peruanos que tomaban el río Cenepa como eje de avance para llegar a Tiwintza. El 24 de enero mi Tcrn. Luis Aguas me dio la misión de realizar un reconocimiento siguiendo el río Cenepa hacia el sur, hasta dar con una quebrada que bajaba de la Cueva de los Tayos y tomar contacto con el equipo de combate que se encontraba en dicho lugar. En las primeras horas del 25 de enero luego de haber caminado 7 horas aproximadamente y como la selva se tornaba más espesa y el terreno era muy irregular, era imposible transitar, por lo que tomamos la decisión de pasarnos al lado peruano hasta sortear el obstáculo. Para pasar el río nos tomamos aproximadamente una media hora con todas las medidas de seguridad. Una vez alcanzada la otra orilla nos encontramos con una pica bien marcada y con pisadas frescas. Caminamos unos 200 metros cuando el hombre que venía cerrando la columna de marcha da la señal de detenerse.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El entrenamiento del soldado ecuatoriano es riesgoso, constante y profesional.

Aseguramos el sector, en ese momento dos soldados peruanos venían a la carrera por el camino. Cuando se encontraban a la altura de nuestros hombres que cerraban la columna fueron tomados prisioneros de guerra. Cuando les pregunté, a qué distancia se encontraba dicho destacamento me contestaron que unos 2 Km. por lo que decidí regresar inmediatamente…” “El 27 de enero, para cumplir de mejor manera la misión dividí al equipo de combate para cubrir las dos riberas del río,

colocados con una separación de unos 200 metros aproximadamente, siguiendo el río Cenepa. El 29 de enero a las 17:00 aproximadamente se dio el primer encuentro con la mitad de mi equipo que estaba del lado peruano y por primera vez experimentamos lo que se sentía al estar en el fragor del combate, como consecuencia de esta acción salió herido el Sgto. Félix Vásquez con un disparo en el hombro izquierdo. Inmediatamente después, y por precautelar la vida de mi gente, concentré el equipo de combate en un solo lado del río Cenepa, del lado ecuatoriano, por supuesto, y como nosotros hacíamos guerra de guerrillas, después de una acción armada, cambiábamos de posición a fin de evitar ser sorprendidos por el enemigo.

Croquis de la ubicación de las bases ecuatorianas.

59


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“El 30 de enero, en horas de la madrugada, -continúa en la narración el mayor Camacho-, fue atacada nuestra base abandonada donde se dio el primer encuentro armado; pero como no hubo ninguna respuesta por parte de nosotros, asumíamos que el enemigo continuaría con su misión que era la de avanzar hasta Tiwintza. Inmediatamente organicé a mi equipo de combate a la orilla del río, esperando ansiosos y tensos que el enemigo entre en nuestra emboscada. Tendidos detrás de un árbol que era lo único que podíamos encontrar como un abrigo en el sector, esperamos aproximadamente por el lapso de 4 horas, utilizando solo señales convencionales para poder comunicarnos. A eso de las 10:00 a.m. los soldados peruanos avanzaban por la otra ribera del río a una distancia de unos 30 metros; acto seguido ordené el ataque… Como consecuencia de este segundo combate desaparecieron 3 hombres de mi equipo: Sgos. Mora Washington, Sgos. Hinojosa y Sgos. Chimborazo Segundo”. Respecto al encuentro del cadáver del Sgos. Chimborazo nos narra el entonces. Tnte. Camacho:

“El 31 de enero muy por la mañana nos levantamos pensando qué le habría pasado a nuestro compañero, por lo que tomé la decisión de ir al rescate de mi gente en compañía del Sgos. Héctor Solórzano y mi Body el Cbop. Balero. Organicé una patrulla de 6 hombres para hacer un reconocimiento de nuestra segunda base abandonada… En esos momentos observé que el Sgos Héctor Solórzano me hizo la señal indicándome que había encontrado algo. Al llegar al lugar pude comprobar que el Sgos. Chimborazo Segundo se encontraba muerto como consecuencia de un impacto de esquirla de granada. Improvisamos una camilla y emprendimos nuestro regreso hasta llegar donde se encontraba el resto de la patrulla. Así mismo, producto de los efectos de las granadas de los morteros y de los RPG´s. resultaron heridos el Sgos. Washington Mora con su body, los que horas más tarde llegaron a Tiwintza…”

Juramento de lealtad y sacrificio del paracaidista ecuatoriano

60


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Otro oficial que se empleó también controlando las orillas del río CENEPA, el entonces Tnte. de I. Mario Corrales, nos cuenta sus experiencias: “El día 26 de enero de 1995, viajamos diez oficiales desde Quito a Patuca, donde fuimos recibidos por mi Grab. Paco Moncayo Gallegos, quién dispuso inmediatamente incluirnos en los equipos de combate del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26. Tomé el mando de veinte voluntarios, a quienes saludé y me presenté como comandante del denominado Eco “Escorpión”… Posteriormente, mi Tcrn. Luis Hernández me ordenó trasladarme hasta Banderas, a bordo de un helicóptero Superpuma, el día 28 en ese lugar desembarcamos y luego continuamos hasta Tiwintza, donde nos presentamos a mi capitán Alarcón y Tnte. Rodríguez, respetivamente. Por medio de la radio di el parte correspondiente a mi Tcrn. Luis Aguas, quien se encontraba en

Coangos, quien me dispuso que realice operaciones especiales en el sector de la confluencia de los ríos Tiwintza y Cenepa, en el margen derecho de este último, contra patrullas enemigas que se infiltraban para atacar Tiwintza. Una vez reconocido el sector antes mencionado, encontramos algunos bohíos donde habían pernoctado patrullas enemigas”. “Luego de hacer un análisis de la situación les tendemos una emboscada. Cuando el puntero de la patrulla enemiga entró en el lugar de la emboscada un miembro de nuestro equipo de combate abrió fuego, sin percatarse que el grueso estaba más atrás, obligándonos a actuar a todos. Los peruanos respondieron. Este enfrentamiento duró 20 minutos, luego de lo cual el enemigo se replegó…”

Vista aérea de una base ecuatoriana (Revista Fuerzas Armadas del Ecuador No. 138, mayo del 2004)

61


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“El día 6 de febrero, mientras estábamos en la base de patrullas en plena confluencia de los ríos Cenepa y Tiwintza, el centinela Sldo. Ulvio Jaramillo, que se encontraba en una avenida de aproximación, observó a una patrulla enemiga que pretendía atacarnos… Cuando salimos agazapados a ver qué pasaba, los peruanos dispararon en ráfaga y uno de los proyectiles impactó en el soldado Jaramillo. Entonces reaccionamos y conjuntamente con el Cbop. Bayas, Cbop. Vera, mediante fuego y movimiento, logramos contraatacar al enemigo. Este combate duró unos quince minutos. Cabe destacar la acción heroica del Cbop. Vera que en medio del fuego pudo rescatar al herido para darle los primeros auxilios, y posteriormente evacuarlo al puesto de socorro en Tiwintza…” Todo combate presenta variadas contingencias, novedades e inesperadas anécdotas. Justamente, una de éstas nos narra el sargento Fausto Aguirre: “Un día recibimos la misión de recoger los muertos del Maizal. La patrulla iba en columna y yo era el último. Íbamos bajando la loma cuando tuve una necesidad biológica, me metí entre los arbustos, encontrándome con un peruano muerto que tenía la mano estirada, y un reloj verde americano como que me estuviese ofreciendo. Yo un tanto asustado corrí a contarle a mi bodi y le dije: “vamos a quitarle para conservarlo como trofeo de guerra”. Cuando llegamos, el muerto ya estaba en calzoncillo”.

La Fuerza Aérea Ecuatoriana se cubre de gloria.

L

legó finalmente el día de la consagración gloriosa de nuestra Fuerza Aérea:

62

dos aviones Mirage de fabricación francesa derribaron a dos aviones Sukoi (SU-22) peruanos, y un K-fir puso fuera de acción a un avión A-37 adversario en un combate aéreo que duró aproximadamente tres minutos. Los pilotos ecuatorianos que registraron sus nombres en la historia de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, por haber sostenido y triunfado en el primer combate aéreo en Latinoamérica son: mayor Raúl Banderas; capitán Carlos Uzcátegui de la escuadrilla de los Mirage ecuatorianos y el capitán Roberto Mauricio Mata que piloteaba el avión K-fir.

Pilotos ecuatorianos que derribaron aviones de combate del Perú. Constan de izquierda a derecha: Mayo. Raúl Banderas, Capt. Carlos Uzcátegui y Capt. Roberto Mata.

Un cuarto avión peruano pudo haber sido derribado en el mismo combate; sin embargo, cuando nuestro piloto tenía enganchado a un A-37 peruano no se decidió a derribarlo por dudar de su identidad, debido al camuflaje que lo indujo a creer que podía ser avión ecuatoriano. Respecto a este exitoso acontecimiento, el general José Gallardo, Ministro de Defensa ecuatoriano, declaraba a la prensa nacional y extranjera: “Frente a los bombardeos peruanos con bombas de alto poder destructivo, la Fuerza Aérea Ecuatoriana realizó una acción de protección y derribó a dos aviones enemigos (un supersónico Sukoi y un soporte A-37) y dejó averiado a otro Sukoi que se fue echando humo”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Uno de los aviones de combate que posee la Fuerza Aérea Ecuatoriana y que fue empleado exitosamente en el conflicto con el Perú.

Los pilotos peruanos de los aviones Sukoi fueron: comandante Víctor Manuel Maldonado Begazo y mayor Enrique Caballero Orrego, los dos fallecieron a pesar de haberse eyectado. La tripulación del A-37 la componía el comandante Hilario Balladares Zegarra y capitán César Mendiola Lomparte. Los dos pilotos se eyectaron de su nave averiada y llegaron a tierra a salvo, en las inmediaciones del puesto de vigilancia “Soldado Pástor”. Ante estas evidencias conocidas ya por la prensa y la opinión pública internacional, el presidente Fujimori no tuvo otra alternativa que admitir “que dos aviones Sukoi, un avión A-37 y un helicóptero fueron derribados el viernes 10 de febrero por la aviación y artillería ecuatorianas”. El derribo de los tres aviones de combate peruanos, la pérdida de personal y medios en las operaciones terrestres, la imposibilidad de conquistar nuestras bases motivó que el

presidente Fujimori ensayase una nueva estratagema: declaró que el conflicto presentaba una “peligrosa escalada”.

El A-37 ecuatoriano La noticia de que un avión ecuatoriano sufrió serias averías y que, con toda seguridad se habría precipitado a tierra, era difundida profusamente por la prensa peruana. Sin embargo, en contra de la lógica pero no de los principios lógicos del verdadero profesional militar, gracias a la sangre fría, reputación y honradez profesional de sus pilotos, el A-37 no se precipitó a tierra, como era previsible suponer. El avión que aterrizó “con las justas” en el aeropuerto de la población de Macas era el A-37 de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, tripulado por el capitán Rodrigo Rojas Herrera y el teniente Manolo Camacho Bonilla. Había salido en misión de

63


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

reconocimiento y apoyo de las operaciones terrestres conjuntamente con otras aeronaves de la misma institución.

“La diferencia de peso entre ambas alas era alarmante. Intentamos bajar de velocidad pero el ala izquierda se inclinó y no pudimos recuperarla. Decidimos entonces aumentar potencia en los motores, evacuar parte del combustible del ala izquierda para compensar peso. Así fue un poco más controlable”.

A 37-B en picada, aprestándose atacar un objetivo terrestre

Esta es la versión de los intrépidos pilotos del A-37 averiado: “Vimos desde el momento en que salió el misil. Quisimos maniobrar pero por la cantidad de fuego enemigo que había no fue posible. Ese momento uno no piensa sino que tiene que actuar rápidamente.

El AT-37 que resultó averiado en combate, logrando llegar a su destino por la pericia de sus pilotos: capitán Rodrigo Rojas y teniente Manolo Camacho.

El impacto psicológico del derribo de los aviones peruanos El presidente Fujimori trató en lo posible de evitar que trascienda la pérdida de tres aviones de combate peruanos; con ese propósito intensificó la ofensiva de mentiras y de engaños. El 13 de febrero insistió nuevamente que Tiwintza y otros puestos militares ecuatorianos habían sido conquistados, y para dar cierto matiz de verdad proclamó el cese de fuego por haber dizque “recuperado” Tiwintza.

Capt. Rodrigo Rojas, izq. y Tnte. Manolo Camacho, audaces pilotos del A-37.

“Al principio estuvimos bastante asustados, pero luego de cinco a diez segundos nos tranquilizamos y nos dimos cuenta de lo que había pasado”.

64

Ante esta nueva mentira del presidente Fujimori, y para evitar que genere angustia y frustración en nuestro pueblo, el Comando Conjunto difundía esa misma noche un boletín informativo que desmentía las absurdas aseveraciones del gobierno peruano: “El Comando Conjunto


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Base original de Tiwintza.

de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas desmiente categóricamente la expresión del Presidente del Perú que señala que las Fuerzas Armadas Peruanas han tomado Tiwintza. Hace notar que el presidente Fujimori, en varias ocasiones anteriores hizo igual afirmación”. “Aclara que los destacamentos de Coangos, Tiwintza, Base Sur, Cueva De Los Tayos y Cóndor Mirador, permanecen bajo control de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas”.

“Informa que el día de hoy, 13 de febrero, fuerzas peruanas atacaron Base Sur, fracasando rotundamente en su intento y sufriendo numerosas bajas…” El 15 de febrero, igualmente el 16, varias patrullas peruanas que atacaron en el sector de Base Sur y Cueva de los Tayos fueron repelidas enérgicamente por nuestras tropas, lo cual no constituía novedad alguna, pero sí era preocupante que el Perú violara el cese del fuego, que él mismo, por intermedio de su presidente, decidió implantar.

El general José Herrera, en un paréntesis del combate.

65


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El 17 de febrero, el Ecuador y Perú con el aval de los países garantes, firmaban la Declaración de Itamaraty, comprometiéndose a respetar el cese de fuego, compromiso que finalmente irrespetó el Perú.

Delirios y verdades de la prensa peruana sobre la Base Tiwintza.

C

onstituyó para los combatientes ecuatorianos, el impertérrito bastión de la defensa; para los soldados peruanos, la obstinación impulsora de los ataques. “Desde que empezó el conflicto a la fecha, la ya mítica base de Tiwintza debe haber sido tomada una docena de veces. En la inauguración del gobierno y gracias a la buena fe de periodistas crédulos, por supuesto, porque en los hechos, hasta el martes 21 de febrero, no había ninguna evidencia que Tiwintza hubiera sido tomada”. (Revista Caretas, 23 de febrero de 1995). Todo lo contrario sucedía en el Ecuador, el tratamiento a periodistas nacionales y extranjeros era diferente: se les otorgaba todas las facilidades, seguridad y orientación para que cumplan su misión de informar con la verdad, y es eso lo que justamente hacían, porque verificaban directa y personalmente los acontecimientos suscitados. La misma revista peruana corrobora lo dicho: “Ecuador ha proporcionado las coordenadas exactas de Tiwintza y Base Sur, en territorio peruano, con el G.P.S. (Geographical Position Sistem), se puede ubicar exactamente el lugar donde uno se halla; pues el instrumento procesa la información de ocho satélites simultáneamente...”

66

Helicóptero de la Aviación del Ejército en tareas de transporte de personal.

Sin embargo, algunos medios de comunicación, aparentemente serios, se dejaron sorprender y publicaron mentirillas del gobierno peruano: “Desalojamos a Invasores”. El diario La República publicaba: “Tropas ecuatorianas fugan en estampida por la selva”. El mismo diario hace nuevamente causa común con el conocido personaje, y publica: “Fujimori anuncia: ¡Desalojamos a invasores! Tiwintza es Nuestra”. El diario el Comercio de Lima (14-Feb.) no se queda atrás y difunde: “El Perú desalojó a invasores y declaró cese del Fuego”; y al día siguiente respaldado en versiones militares se dispara: “Unos mil quinientos soldados peruanos participaron en la recuperación de Tiwintza. La parte más alta de la base enemiga fue coronada a la una de la tarde del lunes”. Fue el título de la nota donde se detalla que un capitán de infantería arrió la bandera ecuatoriana y enarboló el bicolor nacional. No podía faltar la versión del presidente peruano cuando declara el jueves 16 en diario El Mundo: “Puedo afirmar categóricamente que hemos desalojado a todos los soldados invasores de esta base (Tiwintza)


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

y de nuestro territorio. No hay la menor duda de que esta base ha sido recuperada por nuestros soldados.” El Diario Expreso de Lima, en esa misma fecha (16-febrero), respalda radicalmente la aseveración del ingeniero Fujimori, pero al día siguiente se retracta y publica: “Cerca de ciento sesenta soldados ecuatorianos cercados en Tiwintza”. La revista Caretas, una de las más influyentes e importantes del Perú, hace una relación de las mentiras y engaños que recogen y publican algunos medios de comunicación peruanos: “El miércoles 15, Fujimori viajó a la zona del conflicto. Dijo que iba a llegar a Tiwintza. En realidad, fue al puesto peruano PV-1. Ahí empezó a desgranar pretextos que explicaron por qué no podían llegar a Tiwintza.”

Con justa prestancia la prensa peruana tenía que rectificar tal falacia: “PV-1 jamás estuvo en manos de los ecuatorianos (es verdad, siempre fue puesto militar peruano). Por tanto, nunca fue recuperado. Fujimori no estuvo en ninguna base recuperada...” En el mismo PV-1, Alberto Fujimori decepcionaba a los periodistas ávidos de noticias triunfalistas: “No se puede llegar a Tiwintza debido a la presencia de algunos francotiradores”. Quizás para atenuar la justificada frustración de sus compatriotas anunció de inmediato: “Al no haber podido llegar ayer y hoy hasta Tiwintza por el mal tiempo imperante en esa zona, se está planeando un viaje al lugar en este fin de semana”.

Piloto de la Aviación del Ejército con dos amigos inseparables: el casco de combate y su helicóptero.

67


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

mente 30 minutos. Inicialmente realizaron tiro de morteros para detenernos, luego fuego de fusiles desencadenándose el combate. Escuché un fuerte ruido a mi espalda, al regresar a observar vi al cabo Analuisa que tenía toda la cara ensangrentada, el ojo había sido vaciado y tenía un gran agujero a la altura de la tráquea, además lleno de esquirlas la espalda y la pierna derecha”. Ceremonia de graduación de paracaidistas ecuatorianos. En primer plano el entonces subteniente Giovanni Calles.

Pero lo raro de todas las justificaciones del Presidente constituía que solo él y su comitiva no podían ingresar a Tiwintza ese día 15 de febrero, pero justamente en aquella misma fecha y en el día anterior (14-Feb.), el Gobierno ecuatoriano trasladó a periodistas nacionales, extranjeros, incluso peruanos, a Tiwintza; y ellos sí pudieron llegar a su destino: no les impidió el mal tiempo ni los francotiradores.

“Una vez que cesó el fuego iniciamos el movimiento hacia la loma 1232 con el fin de evacuarlo… Al día siguiente nos dirigimos a la loma 1212 en la que se estaba construyendo un helipuerto, para ver si se salvaba nuestro compañero. Una vez suturada la herida del cuello, se le puso suero y algunas inyecciones, pero a las 06:30 horas falleció mientras era transportado”.

La defensa de Tiwintza El ofrecimiento del presidente de viajar el fin de semana (sábado 18) a Tiwintza lo hizo quizás con la esperanza de conquistar la ambicionada base, en el lapso del 15 al 17 de febrero, lo que justificaría los ataques y hostigamientos que en ese período soportó Tiwintza, El domingo 19 de febrero se trabó en combate un escuadrón del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27. Hubo varios heridos, siendo el de mayor gravedad el cabo Wladimir Analuiza, quien falleció al día siguiente. Al respecto, un informe del mayor Luis Silva hace conocer sobre el sacrificio de este héroe del Cenepa: “El domingo 19 de febrero avanzábamos con el escuadrón por la cordillera, con dirección hacia la loma 1221. Aproximadamente a las 15:30 horas fuimos emboscados en el sector produciéndose un combate de aproximada-

68

Integrantes del GEO, en el sector de Tiwintza. Constan de izquierda a derecha: Sgos. Abel Rivera, Subt. Alex Ugalde, mayor Freddy Narváez.

La narración de los últimos momentos que vivió el cabo Wladimir Analuisa a quien pretendían desesperadamente salvar la vida sus compañeros de patrulla, revelan el espíritu solidario, sacrificado y leal del


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

soldado ecuatoriano, que funde en un solo sentimiento el minúsculo espacio que abarca la diferencia entre la vida y la muerte.

Constan de izquierda a derecha, coronel Gustavo de la Vega, coronel Owaldo Jarrín, quien llegaría a ser Ministro de Defensa y mayor Luis González, actual Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

El 21 de febrero recrudecían los ataques a Tiwintza, pero nuestro personal estaba listo a repelerlo. En horas de la tarde, un grupo de observadores de la MOMEP que se encontraba en Patuca, interceptaba la disposición que el general López Trigoso impartía respecto a la ocupación de la base de Tiwintza.

Fue el teniente Calles quien izó la bandera nacional en Tiwintza, el 14 de febrero, cuando la visita de autoridades y periodistas nacionales y extranjeros.

En uno de esos combates caía abatido el teniente Giovanni Calles. Este pundonoroso y destacado oficial, con varios cursos especiales a su haber, inclusive uno de ellos realizado en Bolivia, ingresó a Tiwintza el 8 de febrero de 1995, integrando la Escuela de Selva.

La base de Tiwintza, perpetuó el nombre de prestigiosas unidades militares de nuestro ejército.

69


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El informe elaborado por el mayor Angel F. Proaño, comandante de la base de Tiwintza, testifica la muerte del teniente Giovanni Calles: “La Escuela de Selva y Contrainsurgencia de la Fuerza Terrestre cumplió con la misión de mantener la defensa en posición del sector de Tiwintza; estuvo organizada con cinco equipos de combate de 13 a 15 hombres cada uno, en los sectores de El Maizal, La Emboscada, loma Tiwintza, río Tiwintza y Helipuerto, manteniendo observadores adelantados en inicios de la loma 1209 y Montañita.

Cumpliendo el sueño de ser un militar de honor

“Este encuentro fue en el sector de la base (de Tiwintza), por la situación que se vivía en ese momento, inicialmente se lo reportó perdido, pero luego se pudo comprobar que había fallecido en acción de combate… Resultaron heridos el Sgos. Grefa Washington con esquirlas en la espalda y cara, y el Cbop. Rodríguez Segundo con herida en la pierna”.

El joven estudiante Giovanni Calles, jurando la bandera por la que combatió y murió. Sitio en el que cayó en combate el Capt. Giovanni Calles.

“El 21 de febrero de 1995, las tropas peruanas llegaron hasta las inmediaciones de la base de Tiwintza, y se combatió en todos los frentes, para evitar su ingreso siendo el sector Este de la base, a lo largo del río Tiwintza, el lugar donde inicio el combate y donde falleció el teniente Giovanni Calles, producto del intercambio de fuego entre las fuerzas.

70

El miércoles negro (22 de febrero) Fue realmente trágico para nuestras fuerzas: se registró el mayor número de bajas de las sufridas hasta la fecha. El general Paco Moncayo relata escuetamente lo acontecido en aquel día: “El 22, los Observadores viajaron a Coangos; mientras se encontraban en nuestro desta-


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

camento y con la seguridad de que nosotros no usaríamos nuestros medios aéreos y de artillería, los peruanos atacaron con todos los recursos disponibles a Tiwintza, El Maizal, “La Y” y Base Norte. Nuestras tropas rechazaron todos estos ataques, pero sufrimos las mayores bajas de la campaña:

13 muertos y 20 heridos. Esa tarde y noche tomamos una dura represalia, utilizando todas nuestras armas de apoyo de fuegos. Al día siguiente se detectó un gran movimiento de evacuación de bajas enemigas...

Un soldado ecuatoriano rindiendo el póstumo homenaje a sus compañeros caídos en combate.

“En la madrugada del día 23, continúa la narración el general Moncayo, una llamada de Quito nos alertó de la presencia del presidente Fujimori en el sector del destacamento peruano de “Soldado Pástor” y la amenaza de que si sufría algún daño, el Perú bombardearía Quito”. Uno de los combatientes y comandante del mortero denominado Trueno 2, cabo Bolívar Loayza Loayza nos narra sobre la incursión peruana que cobró la vida de jóvenes aspirantes a soldados: “El día miércoles 22 de febrero a las 10h45 en el sector del Maizal, nuestra posición fue sorprendida por una patrulla peruana de unos 40 a 50 hombres, en momentos que realizamos tiro de morteros en apoyo al Grupo 24 que se encontraba en el sector de Tiwintza. En el instante que realizamos el

tiro, llegó mi mayor Espinel en busca de mi teniente Salgado, yo le di parte que le habían ordenado salir a patrullar en el sector de la pica por la que vinieron los aspirantes desde Montúfar el día anterior. El mayor Espinel ordenó a los aspirantes que realicen la seguridad en el sector, por cuanto yo estaba realizando tiro en el momento en que los peruanos querían ingresar a Tiwintza. Otros aspirantes fueron ubicados en el centro de la base o sector del mortero. Los aspirantes que hacían la seguridad eran 6. Fuimos sorprendidos en el momento en que realizábamos el tiro, recibimos una cantidad de disparos que no sabíamos quienes lo realizaban. Yo no supe, continúa el cabo Loaiza, ni cómo cogí el fusil, la sorpresa fue que no disparaba. Después a un aspirante le quité el HK. y el casco, y

71


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

mi fusil le di al reservista Alvares González Carlos, al cual le dispuse que repliegue porque el fusil no funcionaba. Luego encontré a mi mayor Espinel, quien me dijo que lo sacara a la pica para llegar al Maizal. Después de esto encontré a los aspirantes Carrillo Escobar Luis, Cedeño Espinoza Juan Carlos y también al reservista Rivadeneira Alejandro. Juntos vimos a los peruanos que ingresaron y estaban vestidos con pantalón, bufandas, camisetas de color, boinas negras, capuchas negras, y pocos con cascos verdes. Luego al verme solo, a los aspirantes y al reservista les indiqué que vayan en busca de ayuda al Maizal. Después de estar ocultos unos 30 a 40 minutos en el sector, en un hueco, llegó mi Tnte. Iturralde con una patrulla de 12 hombres a ayudarme, a quien le guié hasta ubicarnos cerca, frente a frente al enemigo, y luego combatir para desalojarlos de la posición.

Llegamos hasta el objetivo sólo 7 hombres. Después pudimos constatar que habían aspirantes muertos sin el armamento; todo el equipo de mis hombres e incluso de los aspirantes estaba regado en el sector… mi Tnte. Iturralde, ordenaba coger los muertos pero nosotros le dijimos que no podíamos llevarlos porque nos encontrábamos pocos hombres y los peruanos nos podían hacer una emboscada. Después procedimos a retirarnos luego de estar unos 20 minutos en la posición. Al momento que replegamos al Maizal nos encontramos con dos aspirantes más fallecidos, a uno de ellos le retiré el fusil HK y al otro lo llevé al Maizal. Después de un momento Trueno 1, al mando del Cbo. Naranjo, recibió la disposición de bajar de la posición y dirigirse a Tiwintza”.

Helicóptero ecuatoriano en extracción a soldados fallecidos durante el conflicto. Lo acompaña un helicóptero de la Cruz Roja Internacional.

72


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Helicóptero de la Misión de Observadores Militares de Ecuador y Perú (MOMEP).

Así mismo, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas hacía conocer, mediante boletín de fecha 23 de febrero, los acontecimientos suscitados el día anterior: “La mala fe con que el Perú ha venido manejando el conflicto, desembocó el día de ayer en el boicot a la acción de los observadores de los Países Garantes, quienes en cumplimiento de su misión debían visitar la zona de conflicto e iniciar un proceso de paz respaldado por la Declaración de Itamaraty...

“El ataque masivo iniciado a partir de las 04:30 horas de la madrugada del día de ayer, con el empleo de artillería y morteros, fue el resultado de la premeditación y alevosía puesta de manifiesto desde el día mismo en que se firmaba la declaración de paz, con la cual el Perú se escudaba para reorganizar sus fuerzas e infiltrar patrullas en una zona que por sus condiciones topográficas no permitía una adecuada detección por parte de nuestras fuerzas…”

La presencia ecuatoriana en Tiwintza fue siempre irrefutable: lo evidenciaron nuestras fuerzas militares en cualquier momento y circunstancia.

73


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Tiwintza, siempre Tiwintza

D

e la importancia que representó esta base uno de los miembros de la Momep, el comandante estadounidense Glen R. Weidner, hace conocer su percepción al respecto: “Existían dos bases en disputas, Tiwintza y Base Sur, cuyo significado emocional era superior a cualquier significado político o militar. Ambos lados alegaban haberlas tomado. El Ecuador insistía que la Momep pública y físicamente asumiera estas bases para confirmar de esta manera la versión de sus logros en el campo de batalla. La Momep se negó a tal cosa…” Era lógico que la insistencia del Ecuador de entregar a la Momep las bases de forma directa y pública, estaba respaldada en la posesión efectiva de aquellas bases. Lo grave fue que la Momep se negó a tal pedido porque no quería contradecir al presidente peruano, como asegura el mismo oficial estadounidense, comandante Weidner: “Las elecciones nacionales en el Perú estaban previstas para el nueve de abril. El presidente Fujimori había anunciado la toma de Tiwintza, y cualquier acción de la Momep que desmintiera estas declaraciones podría complicar la situación interna del Perú”. Como los miembros de la Momep se convencieron de que las fuerzas ecuatorianas estaban en posesión de las bases que el presidente Fujimori anunciaba reiteradamente las había tomado, en un acto de justicia salomónica y con el propósito de poner fin al conflicto, en el texto de la fórmula presentada por los países garantes constaba el kilometro cuadrado del sector de Tiwintza que obtendría el Ecuador en propiedad privada, bajo ciertas condiciones aceptadas por los dos gobiernos.

74

Soldados ecuatorianos posando orgullosos, en una de las bases a la que defendieron con honor.

La transferencia se lo hacía a título gratuito, basándose en el texto de la fórmula vinculante de los jefes de Estado de los países garantes del Protocolo de Río de Janeiro. “El inmueble transferido, de acuerdo con el documento respectivo, ha sido valorizado en 55.000 nuevos soles, correspondientes al valor arancelario del terreno”.

Cementerio improvisado en donde reposaron temporalmente los restos de algunos de nuestros héroes.

Once eran los puntos de la propuesta vinculante de los países garantes del Protocolo de Río de Janeiro, condiciones que deberían acatarse obligatoriamente y que podrían resumirse así: será entregada mediante escritura pública, la transferencia no implica afectación de la soberanía peruana, no estará sujeta a confiscación por el Gobierno del Perú, el Ecuador tendrá los derechos que estipule el Derecho


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Privado Nacional del Perú, no podrá transferir dicho territorio, no habrá efectivos militares ni policiales dentro del área, los actos conmemorativos coordinará con el Perú y los ciudadanos ecuatorianos podrán transitar libremente por una sola vía carrozable de hasta cinco metros de ancho, cada país constituirá dentro de su territorio una zona de protección ecológica bajo soberanía y jurisdicción del Estado respectivo.

Trabajos de señalización del kilómetro cuadrado de Tiwintza (Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e integración).

Personal realizando trabajos en el sector de Tiwintza (Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración)

75


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Mandos militares peruanos reconocen finalmente la derrota de su ejército. Ni la invención de mentiras cívicas, por no decir de engaños crueles, dirigidas a la población civil, pudo impactar en ésta favorablemente. Pues era un secreto a voces que se evidenciaba progresivamente la derrota militar de las Fuerzas Armadas peruanas. Ante tan incontrastable realidad, un grupo de oficiales peruanos decidió analizar los errores que provocaron la derrota de su ejército. Para cumplir con este propósito elaboraron un documento al que denominaron: “Los Principios de la Guerra, un Estudio Casuístico”.

el presidente del CC.FF.AA. en el sentido de expulsar (sic) a las tropas invasoras de nuestro territorio, ocupar el área que había sido invadida y pretender definir de una vez por todas las demarcaciones de la frontera en concordancia con el Protocolo de Río de Janeiro de 1942 y el arbitraje de Bras Díaz de Aguiar”. En otra parte del documento “Principios de la Guerra” consta: “Las hostilidades se iniciaron el 26 de enero; el 13 de febrero el Perú declaró el alto al fuego de manera unilateral; y el 17 de febrero de 1995 se firmó el Tratado de Paz de Itamaraty”.

“Sin embargo, las Fuerzas Armadas del Perú a la fecha del Tratado Son varios los tede Paz no habían mas importantes desalojado a todas que trata y analiza las tropas ecuatoeste documento: “El rianas del área de objetivo estratégico territorio peruano militar del Ecuador en disputa, no pufue ocupar territorio dieron ocupar todo peruano abandonael territorio aludido, para generar un do por la resistenenfrentamiento que cia enemiga y por le permita reclamar las estipulaciones su seudo-reinvindidel Tratado de Paz, cación de país amatampoco podían zónico. El hecho ocupar el territorio que sus acciones geque se pretendía neran un conflicto recuperar. El epílodentro de territorio go de todo esto fue peruano ocupado, que el CC.FF.AA., Presidente Sixto Durán Ballén, afrontó patrióticamente permiten afirmar que el período más difícil del conflicto. pese a no haber allas Fuerzas Armadas canzado la misión del Ecuador cumplieron con su objetivo”. encomendada indujo al gobierno a declarar el alto al fuego sin haber logrado el “Ante el objetivo estratégico militar loobjetivo trazado”. grado por el Ecuador, el gobierno peruano encargó al CC.FF.AA establecer un nuevo objetivo estratégico militar, anunciado por

76


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Las Fuerzas Armadas ecuatorianas, continúa el análisis del documento, sí lograron su objetivo, pues al declarar el alto al fuego permanecían en territorio peruano y ahora pretenden una revisión de la línea de frontera aún no demarcada. Específicamente,

han logrado a través de la declaración de Paz de Itamaraty que se reconozca la presencia de tropas ecuatorianas en las alturas de la cordillera del Cóndor, negando al mismo tiempo a nuestras propias tropas ocupar nuestro propio territorio”.

El general José Gallardo Román, Ministro de Defensa Nacional, desempeñó un rol importante durante el conflicto.

En otro acápite del documento “Los Principios de la Guerra”, consta: “Si bien las tropas (peruanas) estuvieron preparadas táctica y mentalmente para hacer la guerra ofensiva, los conductores de la Guerra en el Comando Conjunto no lo estuvieron. No tuvieron la información de inteligencia necesaria y precipitaron irresponsablemente la acción. La asignación de tropas y de recursos fue un cúmulo de improvisaciones que cuestionan la decisión del CC.FF. AA. por haber iniciado las operaciones militares en el momento que lo hicieron. Contrariamente, el Ecuador mediante un despliegue estratégico defensivo demostró explotar el principio de la ofensiva, lo

que resulta fácil determinar las tremendas pérdidas infligidas a las tropas peruanas en cuanto a caídos en combate y aeronaves derribadas en los días iniciales del conflicto…” “El CC.FF.AA., -reconocen los oficiales peruanos-, violó este principio (de la ofensiva) porque para realizar una acción ofensiva y sostenerla es necesario tomar iniciativa, maniobrar con agilidad, atacar decididamente en profundidad, mantener la inercia y todo ello en forma sincronizada por fuerzas de combate, fuerzas de apoyo de combate y las fuerzas de servicio de apoyo…”

77


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

General Paco Moncayo, sin uniforme de campaña, en una de las tantas conferencias referente al tema del conflicto del Cenepa, del que salió vencedor.

“El haber realizado bombardeos de ablandamiento mientras nuestras tropas (las peruanas), trataban de lograr sus objetivos puede constituir delito de asesinato, por negligencia, de comprobarse que alguien de nuestras tropas murió a consecuencia de esos bombardeos… El ataque inicial para expulsar a los ecuatorianos fue realizado en helicópteros MI.8, los que resultaron ser “patos voladores” sin capacidad de autodefensa; al mismo tiempo la infantería ligera fue introducida sin fuerzas de apoyo de combate, ni fuerzas de servicio de apoyo que la convirtieron en “carne de cañón”. Solo ello explica las excesivas bajas en los primeros días de conflicto… “El CC.FF.AA., -admiten los analistas peruanos-, no implementó la sorpresa, la rapidez, la maniobra, ni la acción decisiva para expulsar a las tropas ecuatorianas, al no haberse traído al área de combate la artillería de largo alcance, la movilidad de las tropas dadas por las operaciones aerotransportadas, ni haberse aplicado la concentración de fuerzas y fuego en el momento y en el lugar decisivo. El ejército y la fuerza aérea tenían la capacidad para

78

ello. El CC.FF.AA. deberá explicar por qué no esperó concentrar estos medios antes de iniciar la acción que tantas bajas causó en tropas y aeronaves”.

Representación alegórica de soldados ecuatorianos que combatieron en el Cenepa (Museo Templo de la Patria).

Las consideraciones realizadas por los oficiales peruanos en este acápite ameritan comentarios y reflexiones. Respecto a que las tropas peruanas estaban preparadas para “hacer la guerra ofensiva”, nadie puede discutir: el personal y medios de combate extremadamente superiores a los de nuestro país, les permitieron justamente eso: atacar, lanzarse a la ofensiva. Contrariamente el Ecuador, por poseer recursos de combate


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

limitados y netamente disuasivos, debía planificar defenderse encuadrado en el concepto de “defensa agresiva” y “defensa móvil”; así lo hizo, y el éxito no tuvo que esperar. Además, no es ético ni justo atribuir que el desacierto de las operaciones militares peruanas haya sido consecuencia única y exclusivamente de

los errores cometidos, y no reconocer la inteligente planificación de los diferentes medios de combate del adversario que pudieron haber constituido factores determinantes que los indujeron y orientaron al fracaso.”

Comandos ecuatorianos, entrenándose ante un posible empleo

La desesperación de conquistar determinado objetivo, hacía que las fuerzas peruanas se apartaran de normas y principios de la guerra; pero se debe considerar también que algunas falencias establecidas por el mando militar peruano, como el insuficiente e inoportuno abastecimiento logístico, fueron provocados por la distribución estratégica de nuestros medios antiaéreos, que convertían a sus helicópteros de combate y de transporte en verdaderos “patos voladores”, como los denominan los mismos oficiales peruanos. En el texto del documento se admite que las operaciones militares peruanas resultaron un desastre; que las fuerzas ecuatorianas no fueron expulsadas de “territorio peruano”; por tanto, no

cumplieron su objetivo, contrariamente el Ecuador sí lo hizo; que el cese de fuego proclamado por Fujimori entró en vigencia cuando las tropas ecuatorianas no abandonaban sus posiciones iniciales; que Tiwintza estuvo siempre en posesión de

Representación simbólica de la Fuerza Aérea que se expone en el museo Templo de la Patria, en la Cima de la Libertad.

79


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

los soldados ecuatorianos; que el Ejército del Ecuador adoptó un correcto dispositivo defensivo-ofensivo que infligió graves pérdidas humanas, de aeronaves y otros materiales y accesorios de combate; y, en definitiva, reconoce la derrota militar como consecuencia de los errores acumulados y de la mejor preparación profesional de su adversario.

El respaldo multitudinario de los ecuatorianos a los soldados que defendían la soberanía nacional.

Para corroborar lo dicho, Fernando Rospigliosi, editorialista de la revista Caretas en su columna Controversias, emite criterios de valor: “La farsa de la victoria (peruana) es ya insostenible. Las evidencias que el cese de fuego y el acuerdo de paz se hicieron con tropas ecuatorianas posesionadas de parte del territorio peruano, tanto en la Cordillera del Cóndor como en la confluencia Yaupi-Santiago, son abrumadoras. Hasta los medios de prensa oficialista lo reconocen… Si el mito de la victoria militar se está derrumbando y la cruda realidad de la derrota va evidenciándose, hay que encontrar a supuestos culpables del desastre para descubrir a los verdaderos responsables: Alberto Fujimori, Nicolás Hermosa y Vladimiro Montesinos, los que han tenido en sus manos la conducción directa de la política exterior, militar y de inteligencia durante los últimos años…”

80

“En síntesis, -concluye el editorialista Rospigliosi-, los responsables del más grande desastre militar peruano desde 1879, están tratando de borrar las huellas y ocultar sus culpas. Para ello no vacilan en enlodar a sus víctimas propiciatorias y repetir los mismos errores que han producido esos resultados: nombrar jefes militares en función de su lealtad política y no por su capacidad profesional”.


Mandos y Unidades destacados en el Cenepa Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Ni un paso atrás”

81


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

82


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Mandos y Unidades destacados en el Cenepa.

F

ueron distinguidos con la condecoración al “MÉRITO DE GUERRA” en el grado DE “GRAN CRUZ” los siguientes mandos y unidades: Comando Conjunto de las FF.AA. Fuerza Terrestre. Fuerza Naval.

Escuela de Selva Nº 19. Agrupamiento de Artillería Nº 21. Brigada Especial de Combate “Alfaro”. Batallón de Selva Nº 62 “Zamora”. Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza”. Grupo de Aviación del Ejército Nº 21 “Cóndor”. Grupo Especial de Operaciones “Ecuador”. Batallón de Selva Nº 56 “Tungurahua”.

Fuerza Aérea Ecuatoriana.

Batallón de Ingenieros Nº 68 “Cotopaxi”.

Dirección Electrónica No.10.

Compañía Especial de Seguridad del Ejército.

Hospital General de las FF.AA. Nº 1.

Agrupamiento Táctico de Selva “ Carlomagno Andrade”.

Brigada de Selva Nº. 21 “Cóndor”. Batallón de Selva Nº 61 “Santiago”. Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24. Grupo de Fuerzas Especiales Nº 25. Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26. Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27. Escuela de Formación y Perfeccionamiento de Nativos del Ejército Nº 17 “Iwias”.

Agrupamiento Táctico de Selva “Miguel Iturralde”. Comando Aéreo de Transportes. Escuadrón 2112 F-1. Escuadrón 2113 C-2. Escuadrón 2311 A-37. Escuadrón 2211 Helicópteros.

Compañía de Operaciones Especiales de la III-DE. Compañía de Operaciones Especiales Nº 5. Compañía de Operaciones Especiales Nº 13. Compañía de Operaciones Especiales Nº 17. Compañía de Operaciones Especiales Nº 19 y 21.

83


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

fecha inicia sus actividades el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas reemplazando a lo que anteriormente se conocía como “Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas”. “El Comando Conjunto, como organismo de asesoramiento permanente para la seguridad nacional y de dirección militar de las Fuerzas Armadas, es el encargado de organizar y mantener el poder militar en los procesos que garanticen la seguridad de la nación y propendan a su desarrollo, con la finalidad de contribuir a la consecución y mantenimiento de los objetivos nacionales, de acuerdo con la planificación prevista para tiempo de paz, de conflicto y/o de guerra”.

U

na de sus atribuciones y deberes es proporcionar asesoramiento en la conducción de la política de guerra. En la revista Fuerzas Armadas del Ecuador Nº 145 (mayo 2009, año LXX), se encuentra el resumen de la reseña histórica de tan importante organismo: “En el Registro Oficial Nº 232-R, del 10 de mayo de 1971, se publica el Decreto Ejecutivo Nº 063, de fecha 29 de abril del mismo año, suscrito durante la presidencia constitucional del Dr. José María Velasco Ibarra, por el cual se promulgaba la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas que en su Capítulo III, Art. 22 lit. b), determina que el Comando Conjunto es un organismo superior de las Fuerzas Armadas y participa directamente en la preparación y conducción estratégica de las operaciones militares. A partir de esta

84

Gral. Víctor Manuel Bayas, Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas durante el conflicto.

“Él, como órgano de dirección estratégica de las Fuerzas Armadas, está integrado por el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y los comandantes generales de la Fuerza Terrestre, Fuerza Naval y Fuerza Aérea. Desarrolla su planificación conjunta sobre la base de la


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Ejército Ecuatoriano

Directiva de Defensa Nacional emitida por el Ministerio de Defensa Nacional, la que prevé el empleo conjunto de los medios destinados a la defensa militar de la nación…” Durante el conflicto armado del Cenepa, la jefatura del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas la ejercía el general Víctor Manuel Bayas, quien comenta respecto al comportamiento de las Fuerzas Armadas, en un reportaje publicado en el suplemento “La Epopeya del Cenepa” de Diario Hoy: “En este conflicto hemos accionado todas las fuerzas para estar en condiciones de defender nuestro territorio y rechazar cualquier pretensión de invadirnos”, dijo Bayas, quien siempre calificó de “defensiva” la estrategia global seguida por nuestro país frente al Perú. “Las FF.AA. están conscientes de que no hemos preparado un equipo bélico para proyectarnos hacia territorio peruano. Sin embargo, de haber una escalada a lo largo de todo el territorio nacional, estamos en capacidad para causar daño más allá de nuestra frontera”, anotó con firmeza. Bayas se negó a comparar la guerra del Cenepa como una en que se enfrentaban David contra Goliat. “No hay ejércitos invencibles, sobre todo cuando el hombre uniformado y el pueblo están convencidos de la razón que les asiste”, dijo. “No tememos un enfrentamiento bélico global porque estamos conscientes de que nuestras FF.AA., a pesar de sus medios inferiores, son superiores en muchos otros aspectos, como la preparación de sus cuadros y la voluntad de vencer”.

C

onstituyó la base de sustentación de la victoria del Cenepa. Las experiencias de años anteriores en la participación en conflictos bélicos lo hizo evolucionar positivamente. Al respecto, el Comandante General de aquel entonces, general Jorge Ortega Espinoza, analiza los factores que incidieron en tan importante éxito militar: “La gran preparación profesional de nuestros soldados, alcanzada a través de un proceso de reestructuración militar que se inicia en los años setenta y con el mejoramiento de su infraestructura física, la creación de nuevas unidades militares, la adquisición de armamento y equipo necesario para mantener una capacidad disuasiva, acorde con la política pacifista del país y con su situación económica. Luego en la década de los ochenta, se impulsó la educación a nivel superior, se intensificó el adiestramiento en los diferentes escenarios geográficos de acuerdo con las diferentes hipótesis de conflicto y particularmente para la guerra de guerrillas y para el

85


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

combate en selva, se trabajó activamente en el apoyo a la población civil y al desarrollo nacional, todo lo cual contribuyó para que el año de 1995, el país cuente con unas Fuerzas Armadas altamente profesionales, sólidamente preparadas y conscientes de sus responsabilidades para con la patria, permitiendo que la institución militar llegue a tener el mayor porcentaje de credibilidad dentro del Ecuador.

favorable a las fuerzas peruanas existió ls predisposición de vencer; el civismo demostrado por el pueblo ecuatoriano; su apoyo ilimitado a las Fuerzas Armadas; el liderazgo ejercido por el señor presidente de la República permitió, como nunca antes, una gran unidad nacional en defensa de la soberanía e integridad territorial.

General Jorge Ortega, Comandante General del Ejército, en una ceremonia militar el 27 de febrero de 1995

“Durante el conflicto se realizó una adecuada reorganización del teatro de operaciones terrestre y un reajuste de los dispositivos en las zonas de operaciones a fin de proporcionar todo el apoyo necesario a la Brigada de Selva 21 Cóndor, en cuyo sector de responsabilidad se desarrollaron las principales operaciones de combate. “Existió una conducción eficiente en todos los niveles de mando, resaltando la actitud valiente de los comandantes y soldados de los repartos menores que llegaron a tomar contacto con las fuerzas enemigas. A pesar de que el poder relativo de combate era muy

86

“Se aplicó un eficiente sistema logístico, acorde con las difíciles características geográficas, pudiendo ser abastecidas las unidades oportunamente y de acuerdo con sus necesidades. “Finalmente y de manera muy especial, debo resaltar la actitud valiente y heroica de aquellos soldados que durante el conflicto, y como consecuencia del combate, quedaron mutilados diferentes miembros de sus cuerpos, de aquellos que entregaron sus vidas en holocausto a la patria y a los valores eternos de la historia”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Respecto al paulatino fortalecimiento del poder bélico, otro general de significativa ascendencia profesional, el entonces ministro de Defensa Nacional, general José Gallardo Román, nos comenta: “A inicios de 1992, por la prensa conocimos que en Nicaragua estaban destruyendo fusiles en razón de que allí habían perdido las elecciones los sandinistas y se ejecutaba un plan para reducir el ejército de 100.000 a 20.000 hombres…

misiles Igla venían a llenar una gran necesidad de defensa antiaérea. Mas, nunca nos imaginamos que este material tendría excelente empleo en escenarios de selva y montaña, como aconteció en el Alto Cenepa en 1995, donde el potente apoyo de fuego dado por los vehículos lanza cohetes, que fueron trasladados a las proximidades del destacamento “Cóndor Mirador”, causó muchas bajas en las fuerzas peruanas y obstaculizó eficientemente la concurrencia de sus refuerzos a los sectores de empleo. En lo que se refiere a los misiles antiaéreos Igla, éstos derribaron algunos helicópteros peruanos. Por su parte, los helicópteros, recién reparados, proporcionaron excelente apoyo logístico y de combate, que fue decisivo para la victoria”.

La Fuerza Naval.

Material de Artillería que tuvo actuación memorable en la gesta del Cenepa.

“Una comisión de oficiales y clases viajó a Nicaragua a fin de escoger el material que nos convenía y los respectivos repuestos, y para informarse sobre la operación y mantenimiento de dicho material, el que fue transportado, con la mayor reserva, por nuestra Fuerza Naval, llegando al Ecuador en septiembre de 1992. Entre este armamento, comprado a precios irrisorios, vinieron los camiones lanza cohetes BM-21, los misiles antiaéreos Igla y los cohetes antitanques RPG-7. La adquisición de los BM-21 tenía el propósito de que el ejército disponga de artillería, con movilidad adecuada para evadir el fuego de contrabatería y el alcance suficiente para estar en condiciones de destruir los escalones de batalla que el Perú situaba en el sector de Tumbes para invadir la provincia de El Oro. “Los RPG-7, se emplearían contra las columnas blindadas y mecanizadas. Los

C

onsiderando que las operaciones bélicas se focalizaron exclusivamente en un escenario terrestre, la Fuerza Naval no intervino directamente en el conflicto

87


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

armado del Cenepa; sin embargo, accionó todos sus recursos humanos, unidades marítimas y demás potencialidades institucionales que hubiesen podido involucrarse en el hipotético caso de haberse generalizado las hostilidades. Así nos hace conocer el Comandante General de la Marina, vicealmirante Oswaldo Viteri Jerez: “La gesta del Cenepa tiene su inicio el 2 de diciembre de 1994, fecha en la cual, el Perú intenta desconocer los acuerdos militares, que sobre la demarcación limítrofe en el Alto Cenepa existían; como norma de buen entendimiento, los comandantes de los destacamentos militares de los dos países se respetaban y convivían en un ambiente pacífico, reconociendo que la solución al diferendo era de carácter geográfico y de decisión política.

Vicealmirante Oswaldo Viteri Jerez, Comandante General de Marina, durante el conflico armado del Cenepa.

“Declarada la emergencia, las unidades de superficie completaron su alistamiento y se hicieron a la mar para alcanzar en el menor tiempo posible, las áreas de patrullaje, con la finalidad de enfrentar cualquier amenaza que se presente en el mar territorial que atentase a la seguridad

88

del país. Las unidades aeronavales de inmediato patrullaban con vuelos de exploración aeromarítima para alertar a las unidades de superficie de la presencia de naves adversarias, esta tarea fue de gran importancia para las operaciones, pues se constituyeron en los vigías permanentes, incansables, que con su trabajo garantizaron la alerta temprana. Las unidades submarinas, arma letal en operaciones navales, estuvieron en su área de patrulla para intervenir aprovechando su ubicuidad, cual lobos de caza, en espera de objetivos de oportunidad. La Infantería de Marina, desplegada a lo largo del litoral para defender el flanco marítimo y los objetivos estratégicos propios y al mismo tiempo estar en condiciones de emplearse en incursiones anfibias, inmensa tarea que exigía de sus miembros duplicar su esfuerzo. “En este conflicto, que le calificaría de objetivo limitado, la conducción estratégica de las operaciones militares estuvo bajo la responsabilidad del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, organismo que respondió a la decisión política del ejecutivo, hizo todos los esfuerzos para limitar el teatro de operaciones, sus decisiones fueron fieles a la vocación de un pueblo libre y soberano, que busca la convivencia pacífica con sus vecinos, pero que reacciona y enfrenta cualquier vicisitud que se presente, erguido y altivo, cierra filas para defender su patria; el apoyo que brindó a sus Fuerzas Armadas fue unánime y el sentimiento de unidad nacional fue capaz de mover montañas. “La armada durante el tiempo que duró este conflicto, cumplió con su deber, proteger su mar territorial y sus líneas de comunicaciones marítimas. Las actividades marítimas propias se desarrollaron con


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

normalidad, las naves de bandera neutral navegaron con seguridad hacia y desde los puertos ecuatorianos, el volumen de carga transportada fue normal; todos los puertos operaron al máximo de sus facilidades establecidas. El transporte de hidrocarburos fue garantizado, no sufrió restricción alguna y esto fue fundamental para la economía del país que requería de mayor ingresos económicos para mantener el esfuerzo de la guerra.

Fuerza Aérea Ecuatoriana.

L Fragata “ALFARO”, misilera con capacidad antisubmarina, haciendo presencia en el mar territorial ecuatoriano.

“El Comando General reconoce en todos quienes participaron en las operaciones navales, durante el conflicto del Cenepa, sin distingo de funciones y grado militar, el esfuerzo, superación y entrega que pusieron de manifiesto en el cumplimento de las tareas encomendadas, que no dice otra cosa que su entrega por una causa justa; la fe en sí mismos fue la fuerza que cohesionó la voluntad inquebrantable de todo un pueblo de ir siempre adelante por un Ecuador libre y soberano”

a institución más joven de las Fuerzas Armadas, creada mediante Decreto Legislativo del 27 de octubre de 1920, tuvo brillante intervención en el conflicto, resultando victoriosa en el primer combate aéreo registrado en nuestro continente. Cuando el conflicto del Cenepa, fue su comandante el general Guillermo Chiriboga Vásconez, quien nos hace conocer detalladamente la destacada acción de sus subordinados: “Difícil sintetizar lo que se vivió en aquellos días y mi enorme preocupación como Comandante General al igual que el alto mando institucional y los comandantes de los repartos operativos ante la circunstancia de contar con un material de vuelo limitado, pero conocíamos también el elevado estado de entrenamiento del personal de la Fuerza Aérea y, sobre todo, su decisión de luchar con honor y heroísmo en defensa de la integridad territorial, que sin mirar sus relojes, desafiando las intemperies del clima y toda clase de

89


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

limitaciones, con el solo visto bueno de sus comandantes de las diferentes bases aéreas, trabajaron denodadamente día y noche, pudiendo así completar lo necesario para dar cumplimiento a los planes de defensa del país.

Tnte. Gral. Guillermo Chiriboga, enfrentó el conflicto armado del Cenepa en la función de Comandante General de la Fuerza Aérea.

“Las fuerzas invasoras llevadas por su mejor equipamiento y minimizando a las Fuerzas Armadas del Ecuador realizaron en forma sistemática ataques a las posiciones ecuatorianas, pero en los primeros días de operaciones con sus helicópteros perdieron dos aeronaves, y cuatro más en días posteriores, lo que les obligó a suspender este tipo de ataques empleando helicópteros artillados. Simultáneamente a esas operaciones, aviones de combate de la Fuerza Aérea ecuatoriana se mantenían en forma permanente sobre la Cordillera del Cóndor con el propósito de brindar la protección aérea necesaria para la operación segura de los helicópteros del Ejército y de la Fuerza Aérea, que en forma heroica y profesional cumplían misiones de ataque y abastecimiento en la zona de combate.

90

En esta operación conjunta nos permitió operar permanentemente en el frente de batalla, sin perder un solo helicóptero ni de la aviación del Ejército ni de la Fuerza Aérea”. “Convencidos de la imposibilidad de continuar utilizando sus helicópteros como medios eficaces para atacar nuestras posiciones, decide el Perú, a partir del 6 de febrero, utilizar su aviación de combate realizando en primera instancia bombardeos nocturnos que por las condiciones en las cuales fueron ejecutados y por las características del terreno, no causaron una sola baja en nuestros hombres ni daño alguno a nuestro dispositivo. Como respuesta a estas acciones la Fuerza Aérea ejecuta misiones de ataque contra las posiciones peruanas ubicadas en el área de conflicto, empleando básicamente sus aviones A-37. Es ahí donde una de nuestras aeronaves es alcanzada por un misil, resultando seriamente averiada. Sin embargo, la preparación y serenidad de los pilotos capitán Rojas y subteniente Camacho les permitió posar el avión en tierra, convirtiéndose en uno de los pocos casos en que sus pilotos puedan contar las experiencias vividas al haber salido triunfantes en el enfrentamiento con misiles antiaéreos, salvando sus vidas y el valioso equipo de vuelo. Estos hechos motivan a que, en forma desesperada, el Perú empiece a utilizar aviones de mayor performance para atacar posiciones ecuatorianas, en su intento de quebrantar nuestra voluntad de lucha”. “El 10 de febrero de 1995, inician ataques aéreos masivos contra nuestras posiciones, pero ante esta nueva amenaza la Fuerza Aérea estaba debidamente preparada y respondió con rapidez. Cuatro aviones


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

supersónicos decolaron para acudir raudos a la cita que el enemigo había planteado y en menos de cinco minutos de enfrentamiento, tres aviones peruanos son derribados y un cuarto obligado a retirarse apresuradamente hacia su base de origen”.

Diferentes tipos de aviones de combate de la Fuerza Aérea, que defendieron exitosamente el espacio aéreo ecuatoriano.

Justamente, al referirse al derribo de uno de los aviones peruanos, el ahora general Raúl Banderas (combatió con el grado de mayor), en una conversación informal, nos narró emocionadamente: “El 10 de febrero a partir de las 12h30, la escuadrilla Mirage integrada por el mayor Raúl Banderas y capitán Carlos Uzcátegui entraba en emergencia. Cuando los dos pilotos estaban ya en el aire fueron alertados de la presencia de aéreos enemigos a 170 millas aproximadamente, recibiendo la orden de interceptar y derribar a cualquier aeronave enemiga. A 10 millas de Tiwintza, -continúa con la narración- Raúl Banderas, descubrí dos aviones a las 11 de nuestra posición, a unas siete millas de distancia.

“Del particular hice conocer al capitán Uzcátegui. Cuando el blanco se encontraba a cuatro millas aproximadamente, escuché el pito de mi misil indicando que estaba enganchado y listo a ser disparado. Sin embargo, observé en el detector de radar que había sido yo también enganchado por lo que emití contramedidas electrónicas para librarme de tan evidente amenaza. De inmediato descubrí a los SU-22 (Sukoi), procediendo a lanzar un misil, que hizo impacto en el avión de la derecha. La aeronave de la izquierda fue alcanzada por un misil lanzado por el capitán Uzcátegui. “Los dos aviones enemigos iban lanzando humo, evidenciando que estaban seriamente averiados. Lancé un segundo misil, recuerda el ahora general Banderas, haciendo impacto y produciendo una explosión. El capitán Uzcátegui igualmente, con otro misil impactó de nuevo en el Sukoi de la izquierda eliminándolo definitivamente. Ya en nuestra base nos enteramos que nuestros aviones Kfir habían derribado un A-37B. Por la prensa supimos después que los dos Sukoi peruanos no regresaron a su base”.

Hospital General de las Fuerzas Armadas Nº 1

L

os orígenes del actual Hospital General de las Fuerzas Armadas se remontan a las guerras de la independencia, cuando algunos hospitales de la Real Audiencia de Quito se transformaron en hospitales militares. El general Antonio José de Sucre, luego de la batalla del Pichincha, dispuso que la parte sur de la casa de salud, en la actual

91


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

calle García Moreno, sea aislada del sector civil y se transforme en un hospital militar. Este fue el Hospital San Juan de Dios. Uno de los pabellones del Hospital San Juan de Dios, inaugurado en marzo de 1565, sirvió para dar atención médica a los militares heridos, con su propio personal médico, consolidándose su acción, con la expedición del Reglamento para Hospitales Militares, por el Libertador Simón Bolívar, en enero de 1827.

Instalaciones del antiguo Hospital Militar de Quito.

El general Juan José Flores, mediante Decreto Nº 19 del 24 de mayo de 1831, crea el cuerpo de médicos y cirujanos militares con sus jerarquías, insignias y funciones. Su jefe el general Bernardo Daste, pasaría luego a desempeñarse como Ministro de la Guerra. El presidente José María Urbina, en 1851, ubica al Hospital Militar en lo que hoy es el Colegio Militar Eloy Alfaro y en el año de 1869, el Congreso de la República encarga la administración y cuidado de los hospitales militares a las Hermanas de la Caridad. En la época republicana, el 27 de diciembre de 1918, tomó el nombre de Hospital Territorial del Ejército y funcionó donde actualmente se encuentra el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, en las calles 10 de Agosto y Bogotá. Su director en ese entonces fue el Dr. Ricardo Villavicencio Ponce. Contó con 4 cirujanos, 4 practicantes y 43 empleados administrativos, personal de enfermería

92

y las hermanas de la caridad. Tuvo una incipiente organización, grandes problemas técnico-administrativos, escasos recursos humanos, materiales y financieros. Aproximadamente en 1936 pasó a ocupar el edificio sede del Grupo de Artillería Bolívar, ubicado en las inmediaciones de la colina del barrio San Juan en Quito. Esta época se caracteriza por la iniciación de las especialidades, las que alcanzan un importante grado de desarrollo que le permiten adquirir un gran prestigio, hasta convertirlo en uno de los mejores del país. En el año de 1937 el “Hospital Militar Territorial de Quito” funcionó en las calles México y Estados Unidos. En este centro médico, conocido como “Sanatorio Rocafuerte”, nace la atención médica especializada del país. Se destaca por su personal médico formado en diferentes países y su tecnología siempre actualizada, que le permite realizar excelentes tratamientos en el campo de la traumatología, neurocirugía, órganos de los sentidos y transplantes de órganos y tejidos principalmente. El Dr. Julio Arosemena Tola, en 1948, funda la “Escuela de Sanidad Militar”, anexa al Hospital Territorial, con lo que se inicia la formación médica especializada, universitaria y científica en nuestro país. En 1957 se transformó de Hospital Territorial Nº. 1 en Hospital General de las FF.AA Nº 1, siendo nuevamente reestructurado orgánica, técnica y administrativamente, acorde con las necesidades de ese entonces, dependiendo directamente del Estado Mayor Conjunto. En el año de 1959, se coloca la primera piedra del Hospital General de las Fuerzas Armadas en las calles Queseras del Medio y Gran Colombia.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Inauguración de las actuales instalaciones del Hospital Militar, 28 de febrero de 1977

El Dr. Clemente Yerovi Indaburu, en 1966, asigna el 3% del presupuesto del Ministerio de Defensa Nacional para la Sanidad Militar, y el 35% del referido presupuesto para la construcción del Hospital General de las Fuerzas Armadas Nº 1. El 28 de febrero de 1977 se inauguraba el nuevo edificio que ocupa actualmente. El asesoramiento administrativo de la American Medical International, más el apoyo de la H. Junta de Defensa y el gobierno de ese entonces, permitió al país contar, por primera vez, con una organización hospitalaria al más alto nivel continental. Esta época se caracterizó por la especialización y subespecialización, se implementan nuevos servicios con modernas técnicas y los más sofisticados equipos.

El Antiguo Hospital Militar restaurado.

Actualmente, el Hospital General de las Fuerzas Armadas es el hospital de mayor complejidad (tercer nivel) del Sistema de Salud de las Fuerzas Armadas, y brinda atención de salud integral tanto a la comunidad militar como civil. Acorde con el nuevo orden internacional, continuará transformándose en una organización funcional, con personal altamente calificado, manteniendo su óptimo nivel tecnológico y continuando con programas de docencia e investigación médica, dando importancia a la prevención, el diagnóstico adecuado, oportuno y a la solución eficaz de los problemas de salud de la sociedad”.

Médicos militares en el frente de combate.

En 1996 el hospital abre sus puertas a la comunidad civil, proporcionando atención de calidad a toda la población ecuatoriana. Por su dotación física, equipamiento de última generación, su equipo humano altamente especializado y tipo de organización, se convirtió en el primer centro de atención de tercer nivel y un modelo en el país y el exterior. Ha sido galardonado nacional e internacionalmente por su experiencia en el tratamiento de pacientes graves y politraumatizados, y sus actuaciones en la atención en conflictos y desastres.

Cuando se entra en combate nadie tiene comprada la vida ni hipotecado el honor. Toda acción bélica no hace excepciones discrecionales: involucra a todos quienes se encuentran dentro de su fatídico escenario”. Ese fue el caso de un joven médico militar, el entonces subteniente Edison Tasambay Falconí, que tuvo que vivir experiencias de combate, que hoy las recogemos mediante su

93


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

expresivo relato: “El 10 de agosto de 1994, recibía con entusiasmo mi despacho como Subt. de sanidad del ejército ecuatoriano, sin ni siquiera imaginar por un momento lo que el destino me depararía cuando fui dado el pase al BS 61 “Santiago”. En efecto, fui uno de los soldados que tuvo el privilegio y el honor de ser parte de la Gesta Heroica del Cenepa”. “Había sido agregado como médico para prestar apoyo de sanidad en el GFE-26 de Quevedo, la COE - 21 “Cóndor” y las posiciones ubicadas entre Tiwintza y la Cueva de los Tayos. Recuerdo con claridad el amanecer del viernes 27 de enero del 95, cuando el inicio del combate interrumpió el liviano sueño en nuestras posiciones. Minutos más tarde atendía los primeros heridos a quienes rápidamente asistía con la eficaz ayuda de mi enfermero el Sgto. Franklin Guamán Restrepo”. “A uno de los heridos le proporcioné uno de los dos uniformes camuflage que disponía y algunos insumos, con la condición de que se

asegure el envío de esas necesidades y de mi uniforme. El haber facilitado mi prenda de campaña a un compañero herido hizo que se produjese una anécdota jocosa: al llegar los heridos a Patuca, a uno de ellos lo anotaron con mi nombre registrado en el uniforme camuflage, por lo que se corrió el rumor de que me habían herido”. “En los días sucesivos la intensidad de los combates aumentaba y también los requerimientos del apoyo de sanidad, por lo que salía con mi enfermero de la base de patrullas en la legendaria “La Y”, cargados de medicinas e insumos médicos de emergencia, el fusil y municiones, en dirección de Tiwintza o al lugar donde nos requirieran, con la sola convicción de cumplir la misión de ayudar a nuestros camaradas. Debo confesar que al igual que mis compañeros combatientes, debí sobreponerme a mis temores y miedos, al dolor y al hambre, a la lluvia y al frío, casi intolerables de las noches, que soportamos con solo el cobijo de los árboles”.

El entonces Subt. Edison Tasambay, izq. con pañuelo en la cabeza. Lo acompañan el Sgto. Guamán (fumando), Capt. Edwin Castro, con gorra, de espaldas y Tnte. Cristóbal Espinoza, con sombrero.

94


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En referencia a otras experiencias vividas, nos narra el ahora mayor Tasambay: “En una de las misiones en Tiwintza recibí la disposición de salir relevado del área de combate, pero me negué a hacerlo porque mi relevo no llegaba y mis compañeros me necesitaban, regresando a La “Y” con mi enfermero, seguro de haber hecho lo correcto… Por varias ocasiones estuve a punto de caer en trampas y minas, mas la gracia de Dios me acompañó librándome de la muerte o de una posible mutilación… Por cumplir con el deber de médico y de soldado me esforzaba para tratar de llegar al sitio donde caía un herido, como cuando el Sgto. Cueva fue alcanzado por fuego enemigo, quien por la gravedad de las lesiones murió defendiendo su posición. Otro momento crítico fue la muerte del soldado Yuqui en manos del enemigo,

y el rescate de sus despojos mortales. Enterramos temporalmente sus restos junto a los del Sgto. Cueva y cuando salimos relevados, los rescatamos y nos turnamos para cargar sus restos, cuesta arriba, hacia Coangos, para que recibieran los honores que se merecen quienes ofrendaron la vida por la patria. “Un pasaje anecdótico fue el hecho de que debido a la intensidad y exigencia de las misiones, me lastimé mi rodilla izquierda, pero para poder continuar me infiltré por algunas ocasiones. Sin embargo, en el mes de marzo fui evacuado al HG-1 para corregir las lesiones con dos cirugías, compartiendo la habitación de hospitalización con algunos de los combatientes que yo había atendido en el Cenepa.

De izquierda a derecha: Sgto. Pedro Entzawa, Crnl. José Grijalva, Capt. Aquiles López, Tnte. Cristóbal Espinoza, Subt. Edison Tasambay y Sldo. Angel Rivera

95


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“En noviembre de 1995 formé parte de la patrulla que ingresa al sector de la Cueva de los Tayos, para ubicar y rescatar los tres cadáveres de camaradas caídos el 27 de enero, con el agravante de que ese sector quedó minado y había mucho riesgo en esa misión. Realicé la exhumación de sus restos, y fue para mí la mejor terapia cuando pudimos entregar a sus familiares las osamentas de estos 3 héroes ecuatorianos”...

Brigada de Selva Nº 21 “Cóndor”

T

enía la responsabilidad jurisdiccional de la Zona de Operaciones Sureste (ZOSE). Estaba comandada por el coronel José Grijalva e integrada hasta antes de iniciarse abiertamente las operaciones, por las siguientes unidades: 1.- UNIDADES DE MANIOBRA -- Batallón de Selva Nº 61 “Santiago” -- Batallón de Selva Nº 62 “Zamora” -- Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza” 2.- RESERVA -- Compañía de Operaciones Especiales Nº 21

Conforme progresaba el desarrollo de las operaciones, el orgánico de la brigada fue incrementándose con la incorporación

Soldados indígenas de nuestro Oriente, integraron algunas unidades de la brigada de Selva No. 21 “Cóndor”.

de unidades provenientes de otras provincias del país, entre otras: Grupos de Fuerzas Especiales, Compañías de Operaciones Especiales, Escuadrón Aéreo del Ejército, lanzadores de cohetes BM21, baterías de artillería antiaérea ZGU e Igla, pelotón de Arutams, compañía de reservistas, los batallones movilizados Nº 64 “Paquisha” y Nº 65 “Mayaicu”, etcétera. Es decir, la organización de la 21-BS “Cóndor” fue flexible y variable de acuerdo con las situaciones tácticas que se desarrollaban durante el combate, y de acuerdo con las necesidades de alcanzar los objetivos previstos.

Agrupamiento “Miguel Iturralde”.

3.- UNIDADES BAJO CONTROL DEL COMANDANTE -- Compañía Policía Militar Nº 21 -- Compañía de Transmisiones Nº 21 -- Compañía Cuartel General Nº 21 -- Compañía de Apoyo Logístico Nº 21 -- Hospital de la Brigada

96

P

or disposición del Comandante General de la Fuerza Terrestre, el 15 de diciembre de 1994 se creaba el Agrupamiento “Miguel Iturralde”, integrado por las siguientes unidades:


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

-- Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 -- Batallón de Selva Nº 63 -- Compañía de Operaciones Especiales Nº 21

de apoyo de los servicios de combate. Fue designado comandante el teniente coronel Luis B. Hernández.

-- Batería de Artillería Antiaérea Nº 21

El 17 de diciembre, con la presencia del general Paco Moncayo se daba vida a la flamante unidad, que adoptó el nombre de “Miguel Iturralde” en homenaje póstumo a un valioso y carismático líder militar.

-- Destacamento de Sanidad

La plana mayor la conformaban:

-- Escuadrón Aéreo del Ejército Nº 21 -- Compañía de Transmisiones Nº 21

-- Mayo. Wagner Bravo (Oficial de Operaciones) -- Capt. Fredy Real (Inteligencia) -- Capt. Fidel Araujo (Personal) -- Capt. Francisco Narváez (Logística.)

General Miguel Iturralde, en cuyo honor fue creado el agrupamiento con su nombre.

La misión asignada era ocupar y defender las cabeceras del río Cenepa. Con las unidades integrantes, el Agrupamiento “Miguel Iturralde” aglutinaba en sus filas personal de Infantería de Selva, de comandos, paracaidistas, artilleros, transmisiones; personal de sanidad, personal y material de la Escuela de Aviación del Ejército. Posteriormente complementarían su organización pequeñas unidades de combate, de apoyo de combate y

Estandarte del agrupamiento “Miguel Iturralde”, que se expone en el museo “Cenepa” de la ESMIL.

Inicialmente el sector de responsabilidad del agrupamiento comprendía el sector entre Coangos y Machinaza, para lo cual tenía ubicadas sus fuerzas en un primer escalón en la línea general Coangos-Base Sur-Cueva de los Tayos-Cóndor Mirador, dando profundidad con elementos ubicados en la “Y”, Tiwintza y, a partir del 26 de enero de 1995, en Base Norte. Posteriormente,

de

acuerdo

con

el

desarrollo de las operaciones y una vez

97


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

reestructurado con los subagrupamientos “Tiwintza” y “Coangos”, continuó con la misión de defender “la zona del Alto Cenepa, con el subagrupamiento Tiwintza al norte y subagrupamiento Coangos al sur, dispositivo que mantuvo hasta la fase de separación de fuerzas”.

Brigada de Fuerzas Especiales “Alfaro”

F

ue organizada para afrontar el conflicto y en apoyo del resto de unidades operativas que se empleaba en la Zona de Operaciones Sureste (ZOSE). Debía organizarse sobre la base de personal militar que se encontraba en diferentes unidades y dependencias de la Fuerza Terrestre. El 10 de febrero de 1995 se concibió definitivamente la organización, dos días después, el domingo 12, se iniciaba la es-

La organización se realizaría con personal de jefes, oficiales y tropa con la especialidad de Fuerzas Especiales, pertenecientes a las unidades, institutos y dependencias de la Fuerza Terrestre, Comando Conjunto, Ministerio de Defensa; además de jefes, oficiales, tropa y aspirantes a soldados de la Escuela de Formación de Soldados del Ejército (ESFORSE), conscriptos del mismo instituto; así como oficiales y tropa en servicio pasivo. El personal se concentró en el Comando de la Brigada de Selva Nº 17 “Pastaza”. El 13 de febrero la Brigada de Fuerzas Especiales “Alfaro” quedó inicialmente organizada: -- Comando y Estado Mayor -- Compañía de Apoyo -- 4 batallones -- 4 escuadrones -- 4 equipos de combate Se inició de inmediato el entrenamiento en técnicas de combate en selva, aprovechando las pistas y el área de instrucción de la BS-17 “Pastaza”.

EL general Eloy Alfaro dio nombre a una de las unidades que combatió en el Cenepa, la Brigada Especial de Combate “Alfaro”.

tructuración orgánica de la brigada bajo la responsabilidad del coronel Carlos Vasco.

98

Reservistas prestando su valioso contingente


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Se decidió además, que los jefes, oficiales, tropa y aspirantes permanecieran en la Shell, hasta segunda orden. Pero pronto la flamante brigada comenzó a fraccionarse: parte del personal de su orgánico debía ir a reforzar Tiwintza, incorporarse al Agrupamiento “Carlomagno Andrade”, permanecer en Patuca y los aspirantes en la Shell. Inclusive, el 18 de febrero se disponía organizar el Grupo de Fuerzas Especiales Nº3 “Alfaro”, incluyendo al personal de aspirantes y conscriptos que se encontraban en la Shell. Posteriormente, una parte de este personal se trasladó a Patuca para constituir la reserva de la Brigada “Alfaro”, la que a partir del 1 de marzo, incrementó su orgánico incluyendo 2 baterías de artillería antiaérea IGLA, artillería antiaérea 40, una compañía de reservistas, el batallón Movilizado Nº 65 “Mayaicu”, entre otras unidades.

Agrupamiento Táctico “Grad. Carlomagno Andrade”.

Considerando el desarrollo de las operaciones, el Comando del Teatro de Operaciones dispuso su creación, el 5 de febrero de 1995. Estuvo integrado por las siguientes unidades: -- Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza” -- Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27 -- Compañía de reservistas -- Batería Antiaérea Nº 5 (Igla) Tuvo la misión inicial de defender el curso superior del río Cenepa en el margen occidental, sin ceder la línea general Cueva de los Tayos-Cóndor Mirador. Su acción se orientó también a “eliminar a patrullas peruanas que ingresen al sector desde Base Norte hasta Tiwintza, y atacar el flanco y retaguardia del enemigo”. Para el cumplimiento de la misión desplaza equipos de combate a Base Norte, confluencia del río Tiwintza con el Cenepa, confluencia del río Tayos con el Cenepa, además destaca otros equipos de combate de reserva, gravitando detrás de patrullas del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 y dando protección de flanco al dispositivo de las fuerzas propias. Para la última semana de febrero, el agrupamiento reorganizó su orgánico con los subagrupamientos “Tayos”, “Cenepa”, “Mirador”, “Gualaquiza”, además de equipos de combate del Grupo de Fuerzas Especiales “Alfaro”.

El Tcrn. Carlomagno Andrade, centro, desfilando en la ciudad de Quevedo cuando ejercía la función de comandante del GFE-26.

99


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

El Batallón de Selva Nº 61 “Santiago”

L

a reseña histórica elaborada por miembros del batallón nos hace conocer que a fines de 1934 y mediados de 1935 se producen graves incidentes en la región oriental, específicamente en el sector de Méndez, ocasionados por parte de mineros que se disputaban los lavaderos de oro.

arriba, en las estribaciones occidentales de la pequeña cordillera de Kaputna, cercana a las llanuras de Cusumaza.

Su proyección al futuro “Entre los años de 1945 y 1946 se produce el relevo de unidades, quedando el sector a cargo del Batallón de Selva No. 13 “Tungurahua” acantonado en Limón Indanza, desde donde se continuaba destacando el personal para el control y vigilancia de la frontera entre Ecuador y Perú.

Campamento del BS-61 “Santiago”

“El presidente de la República de ese entonces; Dr. José María Velasco Ibarra, dispone al Ministerio de Guerra, mediante decreto firmado el 24 de junio de 1935, que del Regimiento “Tarqui”, desplace hacia Méndez una fracción de 3 oficiales y 25 de tropa, a fin de poner orden en la población, controlar la explotación aurífera de la zona y construir la vía Méndez- YaupiMorona. Paralelamente se organizan varios destacamentos, con el personal enviado del Batallón de Infantería No. 13 “Ecuador”, situándolos sobre el río Santiago, hasta la confluencia del río Yaupi. “El primero en asentarse fue el de Yaupi, comandado por el alférez de artillería Jorge Poveda, con el nombre de “Huazaga”, en la confluencia del río Chapiza con el Yaupi. Se crea también el destacamento Santiago, en el río del mismo nombre, aguas

100

Destacamento militar “Tnte. Hugo Ortiz” involucrado también en el conflicto.

“En el año de 1961 el Batallón Tungurahua fue cambiado de plaza, dejando una Compañía con la denominación de Compañía de Selva No. 33 “Santiago”. En el mes de febrero de 1962 se inicia la construcción de la pista para avionetas en Santiago, con la colaboración del personal del destacamento, colonos y shuaras; razón por la que el puesto militar pasa a ocupar su actual ubicación. De igual manera, con la ayuda de los colonos y nativos se construyen las primeras instalaciones, las que periódicamente se iban mejorando hasta que en febrero de 1971 la Compañía de Selva No. 33 “Santiago”, recibía la orden de trasladarse a Santiago, disponiéndose además, se incorpore personal de los destacamentos: “Cangas”, “Humbanga”,


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Tnte. Ortiz” antiguo, la “Unión” y “Yuquianza”. De esta forma se organiza el Batallón de Selva No. 60 “Santiago”, que pasa a depender directamente de la Brigada de Selva No. 20 “Pastaza”. “En el año de 1987, cambia su denominación por la de Batallón de Selva No. 61 “Santiago”, como Unidad orgánica de la 17- B.S. “Pastaza”. Para junio de 1989, el Comando del Ejército dispone que el Batallón de Selva No. 61 “Santiago” pase a pertenecer a la nueva Brigada de Selva No. 21 “Cóndor”, acantonada en Gualaquiza”.

En el conflicto del Cenepa.

de enero, recibe por teléfono el aviso de un eminente ataque peruano, lo que es informado a sus compañeros. Al amanecer del 27 con una andanada de cohetes RPG inician el ataque. Pilco avisa por teléfono al destacamento de la agresión, siendo como consecuencia del combate herido, y luego rescatado y trasladado a lugar seguro por su leal compañero, el soldado Curimilma. La ofensiva continúa toda la mañana. Aproximadamente a las 12:00 horas, tres helicópteros peruanos bombardean el destacamento. Las posiciones ecuatorianas se mantienen incólumes pese a los daños recibidos, se combate encarecidamente”. “Las actividades del batallón, en tiempo de paz, se destacan en las ciudades de Macas, Sucúa, Santiago de Méndez, el nuevo cantón Tiwintza y otras parroquias de la jurisdicción”.

La Brigada de Fuerzas Especiales “Patria”. Destacamento “Soldado Monge”, perteneciente al BS-61 “Santiago”.

“En el conflicto de 1995, tuvieron activa participación los destacamentos “Sldo. Monge”, “Tnte. Ortiz” y “Etza”. Por varias ocasiones fueron atacados por aviones y helicópteros peruanos, con cohetes, rokets y fuego de morteros, sin lograr restar la resistencia de sus defensores. Su accionar decidido y valiente hizo que el primer héroe de esta “guerra” fuese uno de sus integrantes, el soldado Héctor Pilco Chango, quien muere en el ataque peruano sorpresivo a las patrullas adelantadas en el sector de la pica “Global”, defendida por el destacamento “Tnte. Ortiz”, el 27 de enero de 1995. El Sldo. Pilco, centinela del segundo turno de una de las patrullas avanzadas, al terminar la noche del 26

E

l 13 de febrero de 1975, mediante orden de comando Nº. 001-111-C-1, de la Comandancia General del Ejército, firmada por el general Mario López Serrano, surgía a la vida profesional la Brigada de Fuerzas Especiales Nº 1 “Patria” (1- BI “Patria”), siendo su primer comandante el entonces coronel Cristóbal Navas Almeida.

El avión C-47 perpetuando el primer curso de los pioneros del paracaidismo militar ecuatoriano.

101


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En la orden de comando Nº 001.III.C- 1975, se dictaminaba la creación de la Brigada “en base a lo que dispone el decreto publicado en el Registro Oficial Secreto No 246-5. de fecha 18 de febrero de 1975”. La orden de comando disponía que el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 2, tendrá como sede la ciudad de Quevedo, y se organizará con la fusión de los escuadrones de Fuerzas Especiales Nº 1, 2 y 3. Determinaba que el Comando de la Brigada, a la que se le dió la denominación de “Patria”, además de sus unidades subordinadas, con excepción del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 2, estará temporalmente en la plaza de Quito, posteriormente en el campamento militar a construirse en el cantón Rumiñahui. De esta manera se anunciaba la probable construcción del campamento de la flamante brigada en el sector de la Balbina, porque este espacio físico estaba administrado por personal de las Fuerzas Especiales; no obstante, la construcción del mencionado campamento no se realizó donde se tenía previsto, sino años después en la entrada norte de la ciudad de Latacunga. La orden de comando disponía también que la Escuela de Fuerzas Especiales continuará subordinada en aspectos administrativos, a la Brigada de Fuerza Especiales “Patria”; en aspectos técnicos de enseñanza, a la Dirección de Institutos Militares. En el literal 5 especificaba: “El personal de oficiales y personal no oficial (P.N.O) para ser calificado de Fuerzas Especiales, deberá haber realizado los siguientes cursos: básicos de comandos y paracaidismo y uno de los diferentes cursos complementarios: andinismo, hombre rana, salto libre, guía de canes”.

102

Con orden de comando No 249-III- D- 976, firmada el 4 de octubre de 1976 por el Comandante General del Ejército, general Luis G. Durán Arcentales, se disponía que el lema de la brigada será “Siempre Listos”, derogándose todas las disposiciones o reglamentos que se opusieran a la mencionada disposición. Al año siguiente, se creaba igualmente el parche distintivo de la 1-B.F.E., que la identificaba del resto de unidades de la Fuerza Terrestre. Con el propósito de dinamizar y sistematizar los diferentes cursos especiales, mediante orden de comando Nº 004-E-3d-1980, se crea la Escuela de Fuerza Especiales con sede en la circunscripción del cantón Quevedo, en la provincia de los Ríos, “con dependencia administrativa y disciplinaria de la Brigada de Fuerzas Especiales Nº 1 “Patria”, debiendo reconocerse oficialmente su existencia y la validez de sus promociones”.

La “Avenida de la Inmortalidad”, en el campamento de Latacunga.

Determinaba también que el Departamento de Operaciones del Comando General del Ejército, a través de la subjefatura de educación, deberá aprobar y supervisar el desarrollo de los cursos que planifique la Escuela. La misma orden de comando disponía que el Comando del Grupo de


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Fuerzas Especiales Nº 2, acantonado en Quevedo, traslade su personal y medios al cantón de Santo Domingo de los Colorados, segregando un escuadrón para constituir tropa de apoyo de la recién creada Escuela de Fuerzas Especiales. Ordenaba además, al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, “tomar acción inmediata en la planificación y ejecución de la obra de infraestructura que fuere necesaria”. La decisión de crear la Escuela de Fuerzas Especiales en Quevedo se justificaba en la misma orden de comando, señalando que la Brigada de Fuerzas Especiales, para desarrollar los diferentes cursos especiales de combate “tenía que hacer continuos desplazamientos del personal de instructores y alumnos a la circunscripción de Quevedo, por lo que al crear una escuela en la mencionada ciudad, se eliminaría tan evidente problema”. En 1981, le cupo el honor a la Brigada de Fuerzas Especiales, con una de sus unida-

des operativas, conformando el Agrupamiento Táctico “Cóndor”, ser protagonista principal en la defensa de la soberanía nacional, cuando los bombardeos peruanos a los puestos avanzados de Paquisha, Mayaicu y Machinaza en la Cordillera del Cóndor. En 1982 se traslada, con parte de su personal y medios, a ocupar progresivamente el moderno campamento de Latacunga, el que además de poseer instalaciones funcionales, está dotado de todas las pistas de instrucción e inclusive de un aeropuerto que facilita el cumplimiento de sus actividades profesionales específicas. Conforme complementaba su orgánico estructural, incrementaba sus unidades subordinadas representadas, en 1986, en los Grupos de Fuerzas Especiales Nº 24, 25, 26, 27, el G.E.K., Escuela de Fuerzas Especiales Nº 9 y el CAL-9. En ese mismo año, cambiaba su denominación de 1-B.F.E. “Patria” por la de 9- B.F.E. “Patria”.

Una de las tantas unidades de la Brigada de Fuerzas Especiales “Patria”.

103


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Interpretación heráldica del parche insignia de la Brigada de Fuerzas Especiales No 9 “Patria”

E

l parche insignia está conformado por un escudo biselado de color negro, el cual representa el respeto hacia la muerte, compañera del soldado paracaidista.

En el último tercio y al centro se encuentra entrecruzados un machete con un rayo; el machete simboliza que no existe obstáculo imposible para el soldado paracaidista: éste cortará de raíz la dificultad que se le presente; el rayo es el símbolo de las fuerzas especiales y su significado se debe a la velocidad de las acciones en el combate. Rodeando al rayo y al machete se encuentran dos ramas de laurel, cuyo significado representa la gloria del soldado paracaidista que alcanzará en combate y en su vida real.

Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24 (GFE-24)

E Representación conceptual de la Brigada de Fuerzas Especiales “Patria”.

En la parte superior sobresalen las letras BFE. que son las abreviaturas de esta gloriosa unidad militar. El fondo de color rojo representa la sangre derramada por los bravos paracaidistas en las diferentes acciones bélicas donde han participado. Dominando el primer tercio, se encuentra una cenefa, con la frase “Siempre Listos”, la que determina que el soldado paracaidista se encuentra preparado para cumplir con cualquier misión que se lo imponga. En el segundo tercio sobresale el ala insignia del paracaidista ecuatoriano, de color dorado.

104

n junio de 1981 se organizaba el denominado curso de propósito especial “Pumas”, integrado por alumnos de las tres ramas de las Fuerzas Armadas y asesorado por instructores militares israelitas. El propósito del curso era formar conductores de operaciones tipo comando contra objetivos estratégicos específicos. Posteriormente, el Comando Conjunto decidió organizar, tomando como base al personal de graduados en los dos primeros cursos de “Pumas”, el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 111 “Rayo”, cuyo orgánico fue aprobado mediante Decreto Ejecutivo Reservado Nº 63 del 9 de septiembre de 1982, considerándolo como reserva estratégica de las Fuerzas Armadas. Los cursos con alumnos de las fuerzas Terrestre, Naval y Aérea continuaban desarrollándose en los años subsiguientes, hasta cuando en 1986 se disponía que el grupo “Rayo” quedara conformado únicamente con personal del ejército, adoptando


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

de esta manera la denominación de Grupo de Fuerzas Especiales Nº 4, dependiendo directamente de la Brigada de Fuerzas Especiales “Patria”. Posteriormente, se le dio la denominación de Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24 (GFE-24). Se encuentra actualmente acantonado en la población de Lago Agrio.

Combatientes del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24 izando con orgullo su estandarte, en una de las bases ecuatorianas

Una foto del recuerdo; en el extremo izquierdo el cabo Gabriel Solís Moreira, caído heroicamente en el sector de Tiwintza.

Mediante orden general Nº 63 de fecha 17 de agosto de 1995, se crea el Grupo Escuela de Selva y Contrainsurgencia Nº 24 “Rayo” en la ciudad de Lago Agrio, con lo cual se unifican el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24 “Rayo” con la Escuela de Selva y Contrainsurgencia del Ejército, pasando a conformar una sola unidad y a depender directamente de la IV - D.E. “Amazonas”.

Acciones de combate En 1995, durante la campaña del Cenepa, tuvo su bautizo de fuego. Intervino activa y directamente en diferentes acciones de combate. Su carta de presentación de estas participaciones constituyó el sacrificio ejemplar del capitán Giovanny Calles, cabos Jimmy Anchico, Gabriel Solís, César Villacís, Fenicio Angulo, Fausto Espinoza, Gonzalo Montesdeoca y Ernesto Vaca.

Si en la guerra prevalece el instinto de vencer, aniquilar y sobrevivir, afloran también nobles sentimientos que exteriorizan la sensibilidad del ser humano. En efecto, uno de los destacados miembros del GFE-24 “Rayo”, el entonces teniente Wilson Narvaéz, nos cuenta alguna de sus experiencias de combate: “Al mando de la patrulla “Ladera”, nominativo que nos fue asignado por el GFE-No. 24 “Rayo”, llegamos a la Brigada de Selva No. 21 “Cóndor”, en el sector de Patuca, y recibimos la orden de ingresar a la mañana siguiente al sector del Maizal y Tiwintza, en el helicóptero No. 2. “En mi relato, -anticipa el hoy mayor Narvaéz-, no primarán los hechos de aquellos 80 días en el sector de Tiwintza sino los sentimientos experimentados por quienes entramos en combate; trataré, en lo posible, de no citar nombres, para evitar que a causa de la fragilidad de mi memoria equivoque u omita algunos. La patrulla “Ladera” se encuentra rodeada, el enemigo la supera notablemente en número y en medios de combate… “body, tengo dos hijos pero si usted se muere aquí, me muero luchando junto a usted…” Esas palabras ayudaron al comandante a sobrellevar la situación, aunque las condiciones les eran totalmente desfavorables; entonces, el mantenerse en su posición se convirtió

105


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

en el mensaje para el resto de su gente. Mensaje traducido con la entereza que todos demostraron al soportar dos largos días de combate en las circunstancias descritas…”

vechando el encuentro casual con estos emisarios, encarga un paquete dirigido a uno de los integrantes de esa patrulla, el destinatario lo recibe con sorpresa y más aún cuando mira su contenido: seis pares de medias… los mismos que repartió entre sus compañeros, como lo hizo con el herido…”

Grupo de Fuerzas Especiales No.25 (GFE-25) Un ex combatiente del Cenepa, Tnte. Wilson Narváez, portando con orgullo el estandarte del GFE-24 “Rayo”.

Indudablemente, la dureza del combate incrementa la solidaridad y el compañerismo, como nos hace entender el mayor Narváez: “Transcurridos ya más de quince días patrullando el sector sur y sin haber regresado a la base de Tiwintza, el tener un par de medias secas era un lujo que se guardaba para la noche, una vez mojadas era imposible que se secaran debido a la lluvia constante y la falta de sol por la espesa vegetación; acercarse al claro del río era exponer la vida. Luego de uno de los combates, un soldado resulta herido en la cabeza, el impacto de un proyectil le provocó un coma. Su compañero, quien se ocupaba de cuidarlo, pidió un par de medias secas para el herido, un soldado sin pensarlo entregó su único par. Luego de tres días la pareja de turno fue a traer raciones a Tiwintza (ración diaria por persona: una lata de atún y un paquete de galletas), provisión justa que permitía disminuir el número de viajes de abastecimientos, pues cada cada uno de ellos significaba una riesgosa exposición a minas y emboscadas. El Capt. Ronald Contreras, sin previo conocimiento de los hechos narrados, apro-

106

E

sta es su historia relatada por sus propios miembros:

En el año de 1963, se funda y organiza el “Destacamento Especial de Selva No. 1”, formado por 30 hombres de diferentes unidades de la Brigada “Pichincha”.

Personal del GFE-25 listos para cumplir su misión

El primer cuartel que ocupó fue el edificio actual del viejo Mercado Municipal, en las cinco esquinas de esta ciudad (Santo Domingo). El 1 de noviembre de 1966, se traslada a su nuevo local ubicado en la vía a Quito, donde actualmente es la casa de la Junta Cantonal de Defensa Civil, antes Hotel Roma; encontrándose al mando el capitán Gonzalo Armendáriz. En este


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En la Cordillera del Cóndor y en el Alto Cenepa.

mismo lugar y a fines del año, siendo comandante el mayor Jorge Vaca, pasa a constituirse en el Escuadrón de Fuerzas Especiales No. 1, dependiendo directamente del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 2 (GFE-2) de Quevedo. Transcurrido algunos años de permanencia, fue testigo de la creación del cantón Santo Domingo, lo que provocó disidencias y luchas políticas de las fuerzas vivas, del cantón. La unidad militar cumplió tres etapas en su existencia: la primera comprende desde su fundación hasta 1970, como destacamento; desde 1970 hasta 1983, abarca el período de su segunda etapa, como escuadrón; entra a la tercera etapa constituyéndose en Grupo de Fuerzas Especiales, capaz de cumplir cualquier misión. En enero de 1984, el Escuadrón de Fuerzas Especiales No.1, se convierte, según Orden General Ministerial No. 010 del 13 de enero de 1984, en el Grupo de Fuerzas Especiales No 3 (GFE-3), dependiendo directamente del Comando de la Brigada de Fuerzas Especiales “Patria. Se hallaba conformado por 130 hombres pero, en el mes de marzo, recibe en sus filas a 270 ciudadanos que debían realizar el primer curso de soldados de Fuerzas Especiales. En julio de 1987 pasa a ser el GFE-25, con motivo de la nueva estructuración orgánica de las unidades operativas mayores del ejército; igualmente, el nominativo de la 1-BFE “Patria” se cambia por el de 9-BFE “Patria”, manteniéndose con la referida denominación hasta la fecha.

E

n 1981, nuevamente el gobierno peruano, para justificar los ingentes egresos económicos en la adquisición de material bélico para dotación de sus Fuerzas Armadas, dispuso la agresión de los puestos avanzados de Paquisha, Mayaicu y Machinaza. Ante la concentración de tropas peruanas frente a nuestras fronteras, el Escuadrón de Fuerzas Especiales No. 1, hoy GFE25, fue puesto en estado de alerta y, en un momento dado, inició el despliegue estratégico en un tiempo récord, realizando operaciones aerotransportadas con desembarcos verticales en la misma zona del conflicto. Después de casi 14 años de los bombardeos de los puestos avanzados de la Cordillera del Cóndor, el Perú incursionaba nuevamente en territorio ecuatoriano. Ante esta situación, el 3 de febrero de 1995, el GFE-25 recibió la orden de trasladarse al sector de Patuca, para hacerse cargo de la primera línea de combate Coangos, Base Sur, La “Y” y Cueva de los Tayos. Para cumplir la misión, el Grupo de Fuerzas Especiales No. 25, comandado por el Tcrn. Fernando Lorenzo Hidalgo Garcés se reorganizó en 2 escuadrones de combate y 1 escuadrón de apoyo-reserva, para luego trasladarse, el 3 de febrero, a Patuca e iniciar las operaciones de relevo al grupo de Fuerzas Especiales No. 26 (GFE-26). Ya en el área de combate se reorganizó nuevamente en siete patrullas

107


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

de 30 combatientes cada una, teniendo como dotación el fusil HK, ametralladoras, RPG, GPS y visores nocturnos.

Machado, luego de reiniciar el movimiento, al bajar por una pica, fue emboscado por un número considerable de peruanos”.

“El Tcrn. Hidalgo comandaba el subagrupamiento “Coangos”, el mayor Luis Toapanta actuó como segundo comandante; los capitanes Pablo Almeida, Marcelo Pozo, Marcos Vargas, Luis Borja y Germán Vásconez; teniente Eduardo Cordero; subteniente Walter Machado, comandantes de patrulla; subteniente Jorge Veloz, comandante de los morteros de 81 mm. ; Sbop. Ibar Campaz, abastecedor clase 3; Sbos. Jorge García Machuca, responsable del abastecimiento clase 1. Las diferentes patrullas se emplearon en Cueva de los Tayos, Base Sur, La “Y”, La Cruz, Coangos.

“La acción inmediata de contraemboscada y la utilización de granadas de mano e intenso fuego, permitieron que los peruanos se retiraran precipitadamente”.

Estas son algunas experiencias de combate narradas por integrantes de esta prestigiosa unidad. “Durante la defensa del sector quedaron aisladas y rodeadas de tropas peruanas la 1ra, 3ra, 4ta y 5ta. patrullas, habiéndose quedado en la “Y” sin abastecimiento por el lapso de 12 días. Después de heroica actuación estos combatientes cruzaron por medio de tropas peruanas, salvándose de la muerte más de 120 combatientes, al mando del Capt. Pablo Almeida, logrando después salir hacia Coangos, el 25 de febrero de 1995, con la novedad de haber ofrendado su vida el Sgop. Guerrero Jorge, capturado el Cbop. Mayancha y perdido el Sgos. Inmunda Carlos”. “El Tcrn. Fernando Hidalgo con 14 soldados del GFE-25, fue a pasar revista de las posiciones, el 13 de febrero de 1995 a las 11:00 horas, dirigiéndose a Base Sur. Después de haber saludado y arengado a los voluntarios de la patrulla del subt. Walter

108

“En este lugar perdió la vida el Cbop. Chica Gonzalo, quien a pesar de haber estado herido siguió combatiendo; también fueron heridos 9 voluntarios y gracias a la actuación del Sgos. Andino Manuel y Cbos. Cusme José, sobrevivió nuestro comandante”. “El Capt. Germán Vásconez con 20 hombres fue a abastecer a las patrullas de “La Cruz” y a Base Sur y el Capt. Pozo, con 10 hombres, a las patrullas de la “Y”. Al retorno fueron emboscadas cayendo prisionero el Sr. Sgop. Chalá Julio”. “Posteriormente fuimos reforzados por personal del GEO, COE-5 y la CESE, unidades de nuestro ejército que permitieron el descanso de nuestras tropas. El 20 de abril, una vez que intervinieron los Observadores, se inició la separación y desmilitarización de la zona; se realiza la entrega de Base Sur por parte del Sr. mayor de Inf. Toapanta Luis a mi general Paco Moncayo”.

Interpretación heráldica del parche insignia del Grupo de Fuerzas Especiales No 25 (GFE-25)

S

obre un fondo negro se distinguen tres partes. En la primera sobresale el lema escrito en letras curvas de diferente tamaño que dice: Centinelas de la Patria,


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

y a continuación en la parte inferior se lee: Defensores de su Pueblo. En la parte central encontramos una boina, cruzada por un rayo de color rojo, sobre un fondo color de oro cortado por la mitad en forma diagonal.

abril del mismo año se instala en el campamento de Pindo Chico, provincia de Pastaza. Al mes siguiente, parte de su personal al mando del Subt. Raúl del Pino, se traslada al Coca, para prevenir y proteger a los pobladores del sector de los ataques de los huaorani. “A fines del mismo mes, el resto del destacamento abandona Pindo Chico para acantonarse en el sector de El Coca, en el campamento levantado en la confluencia del río Payamino con el río Napo. “En enero de 1966, por disposición superior se traslada a ocupar las vetustas instalaciones de la parroquia San Camilo en el cantón Quevedo, adoptando el denominativo de Destacamento Especial de Selva Nº 1 (D.E.S.-1).

En la parte inferior del parche la inscripción de GFE. - 25, todo encerrado en una doble línea negra. La frase Centinelas de la Patria y Defensores de su pueblo, se inspiró en el conflicto del Alto Cenepa; representa la actitud de Centinelas en tiempo de paz y Defensores en tiempo de guerra; la Boina Roja exterioriza la sangre derramada por nuestros héroes; el ala colo de oro representa el símbolo de los paracaidistas; el rayo rojo, la fuerza, el poder y la valentía del soldado de fuerzas especiales”.

Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 (GFE-26)

Se organiza en febrero de 1964, como Destacamento Especial de Selva. En

Elementos del Grupo de Fuerzas Especiales Nº. 26 en un paréntesis de los combates.

En 1970, los destacamentos Nº 1, 2, y 3, de Quevedo, Santo Domingo y Esmeraldas respectivamente, se transforman en escuadrones de Fuerzas Especiales (E.F.E), conservando la misma numeración. En 1973, en el comando del mayor José Gallardo Román (relevó al mayor Enrique Acosta Briones), la unidad recibe la visita del Comandante General del Ejército, general Mario López Serrano, quien al comprobar lo vetusto y peligroso de las instalaciones de San Camilo, dispone al Cuerpo de Ingenieros del Ejército que

109


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

construya el nuevo campamento en la hacienda Florida. La responsabilidad de la construcción del campamento fue asignado al mayor Rolando Arias Chávez. Al año siguiente se hacía cargo de la unidad que continuaba aún en San Camilo, el mayor Marco Antonio Parreño, a quien le correspondió la coordinación de la construcción de las nuevas instalaciones.

personal del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 2, el comando superior dispuso que el Escuadrón de Fuerzas Especiales Nº 3 (“Tigres”) de Esmeraldas, comandado por el capitán Edison Macías Núñez (relevó al mayor Luis Durán Duchi), se incorpore definitivamente al campamento militar de Quevedo, disposición que se cumplió en abril de 1976.

En la orden general Nº 082 del 8 de mayo de 1974 se publicaba la disposición respecto a los escuadrones integrantes del grupo: 1.- “Hasta cuando esta Comandancia General designe el comando y la plana mayor del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 2, con sede en Quevedo, los actuales escuadrones de fuerzas especiales, componentes del antes mencionado grupo, tendrán las siguientes denominaciones: -- Escuadrón de Fuerzas Especiales Nº 1, con sede en Santo Domingo de los Colorados (actual provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas); -- Escuadrón de Fuerzas Especiales Nº 2, con sede en Quevedo; y, -- Escuadrón de Fuerzas Especiales Nº 3, con sede en Esmeraldas. 2.- Una vez organizado el Comando, cesará la dependencia operativa y administrativa actual, pasando a constituir subunidades subordinadas del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 2 (oficio Nº 7400 65-E-3c).

Combatientes ecuatorianos aprestándose a ser transportados a la primera línea de combate.

En 1981, una parte del grupo se empleaba en la Cordillera del Cóndor, cuando los bombardeos de la Fuerza Aérea Peruana a los puestos avanzados de Paquisha, Mayaicu y Machinaza. En julio de 1987, cambiaba de denominación por la de Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26, con la que perdura en la actualidad, denomicación con la cual en 1995 se cubrió de gloria en el Alto Cenepa, a cambio del sacrificio de sus esforzados y valientes soldados.

En el frente de combate.

En 1975, el grupo se trasladaba a su nuevo campamento, en donde el mayor William Navarrete iniciaba su comando.

El Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26, fue una de las unidades que afrontó desde el inicio las contingencias del conflicto armado, el que iba progresivamente agravándose y tomando perfiles peligrosos.

Igualmente, el EFE-3, al mando del mayor Fernando Viteri, ocupaba sus instalaciones en el sector denominado “Chigüilpe”. Con el propósito de centralizar e incrementar el

El 6 de diciembre de 1994 se moviliza al área de reunión avanzada en Gualaquiza, para estar listo y en condiciones de empleo en el sector de responsabilidad, de acuerdo con

110


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

el plan de operaciones correspondiente. Al día siguiente llegaba a su destino, con sus efectivos y los respectivos trenes de combate. En aquel mismo día, 17 de diciembre, recibía la orden de formar parte del Agrupamiento Táctico de Selva “General Miguel Iturralde”, recibiendo en agregación unidades de maniobra, de apoyo de combate y de apoyo de los servicios de combate. De esta manera se constituía en una unidad reforzada, apta para cumplir inicialmente misiones en la línea general Coangos-Base Sur-Cueva de los Tayos. En efecto, ocupando bases de patrullas clandestinas, realizaba reconocimientos, se familiarizaba en el escenario de la zona de acción táctica, preparaba a sus hombres en técnicas y tácticas de combate en selva y guerra de guerrillas, establecía los principales ejes de avance y progresión del adversario, neutralizaba y destruía fuerzas enemigas infiltradas en el área, estaba además en condiciones de construir helipuertos clandestinos y determinar áreas para el “sembrado” de campos minados, y colaborar con eficiencia en el mantenimiento de la fisonomía del frente.

abandonados, e inclusive abastecimientos de consumo humano. Otras importantes misiones cumplió en la Cueva de los Tayos contra soldados peruanos infiltrados en el sector. Asimismo, tuvo la misión de impedir infiltraciones en BASE SUR e igualmente en el sector comprendido entre Montañita-Tiwintza-La Piedra-El Maizal. En todas las acciones que participó, demostró un elevado nivel de profesionalismo y decisión, poniendo en práctica las técnicas y tácticas de guerra de guerrillas, combates de encuentro, emboscadas, contraemboscadas, infiltraciones, reconocimientos, patrullajes y hostigamientos.

Interpretación heráldica del parche insignia del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26

Cuando fue descubierta la ubicación de un helipuerto en la cuenca superior del río Cenepa, fue designado para que desaloje a sus ocupantes peruanos y tome posesión y control del referido helipuerto que fue denominado Base Norte. Aquella operación sería quizás la más importante, entre otras, que habría de realizar durante el conflicto armado. El 26 de enero, cuatro equipos de combate pertenecientes al Grupo de Fuerzas Especiales No. 26, al Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza” y a la Compañía de Operaciones Especiales Nº 21 de la Brigada “Cóndor”, iniciaron y culminaron exitosamente el desalojo del helipuerto. La patrulla “Zafiro”, así se denominó al conjunto de los cuatro equipos de combate (cada equipo estaba integrado por 20 combatientes), luego de comprobar el desbande total de los peruanos, ingresó a la base comprobando la presencia de tres cadáveres, armamento y mochilas

F

ondo de color plomo en su totalidad: los bordes extremos de color negro.

111


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

En la parte superior lleva como lema: “El Ejército Primero”.

En 1965 se convierte en Grupo de Paracaidistas Nº 1 y Escuela de Fuerzas Especiales.

“Al centro sobresale Una Cúpula de color verde olivo; en su interior lleva grabadas las siglas de la unidad: GFE.- 26. “En el centro del distintivo se destaca el Mapa De La República Del Ecuador con los colores del tricolor patrio, en el que para cumplir diversas misiones ha transitado con honor el GFE-26. “En el centro del mapa aparece una Calavera con la boina roja, que representa la muerte, símbolo de los soldados de Fuerzas Especiales. “El rayo y el machete, se incluyen considerando que el grupo forma parte de la Brigada de Fuerzas Especiales, y ésta lo utiliza en su parche original. “En la parte inferior se encuentra una leyenda que se lee de izquierda a derecha: El ejército primero, mi unidad la primera del ejército”.

Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27 (GFE-27)

C

omo destacamento de paracaidistas ocupaba en 1960, las instalaciones del Grupo de Artillería “Mariscal Sucre”, en el campamento de El Pintado. Encontrándose en esta unidad, le correspondió emplearse en una operación militar con el propósito de sofocar la insurrección del Batallón de Ingenieros Chimborazo, hecho suscitado en 1961. Al año siguiente, ponía nuevamente de manifiesto su preparación profesional al neutralizar a las denominadas “guerrillas del Toachi”.

112

Comandos del GFE-27 posando con la bandera nacional por la que lucharon y murieron heroicamente.

En las instalaciones de “El Pintado”, a pesar del espacio reducido que disponía continuaba dirigiendo y ejecutando los cursos de paracaidismo y comandos. En el mismo campamento disponía de las plataformas para la práctica de rodadas, el fuselaje “del avión” para perfeccionar las salidas, inclusive la torre de salto. Para las rodadas desde un vehículo en movimiento, se lo hacía en la carretera empedrada que conducía a Chillogallo, y los trotes “comando” visitaban la empinada ladera del Ungüi. En este mismo campamento, en el año de 1965, se desarrolló el primer curso de paracaidismo y de comandos para cadetes, convirtiéndose de esta manera los futuros jóvenes oficiales en los primeros cadetes paracaidistas del continente. En efecto, al año siguiente, una de las promociones de cadetes del Colegio Militar “Eloy Alfaro”, (la promoción 62, al mando del teniente Carlos Jarrín, futuro General), viajaba a Panamá con el propósito de realizar el curso de contrainsurgencia, en donde cadetes de Venezuela, Colombia y Perú se sorprendieron al comprobar que sus cole-


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

gas ecuatorianos eran paracaidistas, y que saltaban y entrenaban a doble acción con los soldados boinas verdes norteamericanos, que se preparaban para ir a combatir en Vietnam. En 1966 se convierte en Grupo Escuela de Fuerzas Especiales (GEFE-1), porque en su organización constaba una escuela de Fuerzas Especiales con la tarea de planificar, organizar y dirigir diferentes cursos especiales. En la década de 1970, el Grupo Escuela de Fuerzas Especiales Nº 1 ocupa reducidas instalaciones en la ciudadela “Atahualpa” (Avenida Alonso de Angulo), aspirando que construirían posteriormente su campamento en los extensos terrenos de la Balbina (allí tenía la torre de salto, criaderos de pollos, etc). No obstante, el sector de la Balbina fue adjudicada al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, comandado por el coronel Marco Aurelio Subía. (El comandante del GEFE-1 era el Tcrn. Cristóbal Navas).

Descripción del parche insignia del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27

L

os 3 rayos de color amarillo significan las tres unidades orgánicas que integran la Brigada de Fuerzas Especiales Nº 9. (9-BFE). El fondo azul eléctrico representa la inmensidad del cielo infinito de nuestro país, desde donde el GFE-27 puede cumplir cualquier misión impuesta. El número 27 de color blanco, representa al GFE-27 como la unidad pionera de donde se derivaron las demás unidades. La inscripción de Fuerzas Especiales en la parte superior, es la identificación de nuestra existencia y tiene letras de color amarillo. “Donde quieran, cuando quieran, los que quieran”, en letras de color negro, trilogía filosófica en que se basa el pensamiento y la idiosincracia del soldado de Fuerzas Especiales”.

Escuela de Iwias

I

nicialmente se crea la Brigada de Selva Nº 20 “Pastaza, en la que por orden del mando militar se gestiona la realización de un curso de formación de aspirantes a soldados, expertos en selva y fundamentalmente acoplados a la realidad geográfica de la región oriental, motivo por el cual se crea el Centro de Instrucción Nº 20 (CI20). Este centro de instrucción instruye a las tres primeras promociones de soldados “Aucas” y a los tres cursos de “Selva” en los años de 1976, 1977 y 1978. En el año de 1980 se desarrollan los tres primeros cursos de Iwias, término que en idioma shuar significa “Demonio de la Selva”.

113


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Escuela de Iwias en el fuerte militar “Amazonas”.

Los soldados iwias se caracterizan por reunir condiciones que se diferencian de los demás soldados que no son nativos, entre las cuales podemos citar: gran capacidad física, alto espíritu militar, profundo sentimiento de pundonor nacional, amor a su territorio, gran dominio de la selva y adaptabilidad a las condiciones climáticas de la jungla.

Entrada a la base de entrenamiento de la Escuela de Iwias.

114

Al constatar la gran capacidad militar de estos soldados para desempeñarse en el medio selvático, se llevan a cabo otros cursos similares en el Centro de Instrucción de la 20-BS “Pastaza”, dando origen a la formación de una unidad especial, la COE17 “Iwia” (Compañía de Operaciones Especiales), orgánica de la Brigada de Selva No. 17 “Pastaza”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Debido a la necesidad de ejecutar nuevos cursos tanto de formación como de perfeccionamiento, tomando en cuenta que la unidad de reciente creación cumpliría funciones netamente operativas, el 18 de abril de 1992 se crea la “EFYPNE” (Escuela de Formación y Perfeccionamiento de Nativos del Ejército), instituto dependiente en forma directa de la Dirección de Educación de la Fuerza Terrestre. La EFYPNE durante los años de 1993, 1994 y 1995 realizó cursos de formación de soldados, los que fortalecieron las unidades de selva, especialmente las compañías de operaciones especiales, acantonadas en la región oriental.

Acciones relevantes durante el conflicto del Cenepa.

C

abe destacar que los nativos de la región oriental han despertado el interés nacional e internacional, por sus costumbres milenarias y, más aún, por su participación relevante en el conflicto del Cenepa con el vecino país del sur, en el año de 1995, en donde demostraron los verdaderos valores del soldado “Iwia”, así como el dominio del ambiente selvático, permitiendo manejar con solvencia y eficacia, todas las operaciones de combate, llevándonos a la consolidación de nuestros objetivos. En las oportunidades que tuvieron de demostrar sus magníficas cualidades guerreras, en el sector de la “Y”, Cueva de los Tayos, Base Sur, Coangos y en las riberas del río Cenepa, dejaron una estela de soldados peruanos muertos y desaparecidos, debilitando el orgánico de combate de las fuerzas adversarias en el sector. Quienes

Un soldado Tayuwa en instrucción de escalamiento.

más sufrieron considerables bajas en los enfrentamientos mortíferos con los iwias, fueron los comandos paracaidistas de la DIFE y del FOES; es decir, “la élite de la élite” del ejército y la marina peruanos. En las postrimerías de la guerra, los iwias desbordaron los escalones de seguridad del destacamento peruano Sldo. Pástor, provocando una escalada de inseguridad en el mando peruano, que no atinaba a resolver sus problemas logísticos y tácticos.

Soldados Ñaupak entrenándose en operaciones fluviales.

115


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cruces de Guerra otorgadas por el gobierno nacional de la República del Ecuador a la COE-17, COE-19, COE-21 y EFYPNE, por su valerosa participación en la gesta del Alto Cenepa.

Selva “BEOES - 23”, independizándose en dos Unidades: la “EIWFT” y el “BOES-IV-DE”.

P

osteriormente al conflicto del Cenepa, mediante “Orden ministerial del 10 de agosto de 1995, se crea el BEOS23 “Iwias” (Batallón Escuela de Operaciones Especiales “Iwias”), integrado por la EFYPNE (Escuela de Formación y Perfeccionamiento de Nativos del Ejército) y las Compañías de Operaciones Especiales en Selva No. 17, 19 y 21, que fueron condecoradas durante el conflicto del Cenepa por su brillante participación, y que pertenecían a cada una de las brigadas que conforman la IV-DE Amazonas”. Desde su creación como Batallón Escuela de Operaciones Especiales se ha desempeñado como reserva de la IV. DE. “Amazonas”, habiendo cumplido diferentes tareas tanto en el campo táctico como en el campo de la educación, puesto que es un batallón escuela. En el año 2004, de acuerdo con la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas se crea un instituto independiente, con orgánico propio, separándose de esta forma la Escuela de “Iwias” del Batallón Escuela de Operaciones Especiales en

116

Cruces de Guerra otorgadas por el gobierno del Ecuador.

Escuela de Selva y Contrainsurgencia del Ejército

E

sta es la síntesis de la reseña histórica que mantiene esta institución: “El Comando de la Brigada de Selva Nº 20 Pastaza (general Mario Jiménez, Cmte; coronel Gonzalo Barragán, Jefe del Estado Mayor), solicita a la Comandancia General del Ejército, cuyo Comandante General era el general Medardo Salazar Navas, la creación de una escuela de selva. Mediante oficio No. 800026-E-3c1 del 2 de febrero de 1980, se ordena realizar a la Brigada de Fuerzas Especiales No.1 “Patria”, un reconocimiento inicial, previa la instalación de una escuela de selva en la región oriental.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Orden General Nº 136 del lunes 3 de agosto de 1981, Art. 1º Órdenes de Comando Nº 81-VII-006-SGE. (provisional) Medardo Salazar Navas General de División Tnte. Giovanni Calles, extremo derecho, con personal de la Escuela de Selva y Contrainsurgencia del Ejército.

El Comandante General del Ejército, en su visita al comando de la Brigada “Pastaza”, el 21 de octubre de 1980, dispuso verbalmente crear la Escuela de Selva, aduciendo que los cambios realizados en los programas de entrenamiento requieren una preparación del personal de instructores (oficiales y voluntarios), que permitan aplicar la nueva doctrina de empleo de guerra no convencional, en las operaciones que se desarrollan en la región oriental. Se realizan los estudios preliminares sobre la detección del área, requerimientos de infraestructura, organización, posibles cursos, programas generales, tablas de organización y equipo, presupuestos y otros detalles inherentes. Además, el lugar para la instalación de la escuela se determinaba en la orilla derecha del río Bobonaza, frente al campamento del Batallón de Selva No. 59 “Capt. Chiriboga”, en Montalvo. En los meses de enero a junio de 1981 se realizaron varias reuniones y gestiones para su construcción. En agosto de 1981, mediante orden de comando se creaba la Escuela de Selva:

Comandante General del Ejército: CONSIDERANDO Que en el territorio nacional existen escenarios que requieren el empleo de personal preparado altamente para el combate en selva. HE ACORDADO Y ORDENO: ART. 1.- Crear la Escuela de Selva, con sede en la circunscripción de la parroquia de Montalvo, cantón el Puyo, en la Provincia de Pastaza, con dependencia administrativa y disciplinaria de la 20 BS “Pastaza”, debiendo reconocerse oficialmente su existencia y validez de sus promociones. ART. 2.- El departamento de operaciones del Comando General del Ejército, a través de la Subjefatura de Educación, aprobará y supervisará el desarrollo de los cursos que planifique la Escuela de Selva. ART. 3.- El departamento de Logística del Ejército satisfará los requerimientos de la Escuela de Selva a objeto de satisfacer su labor docente y las prácticas de combate; y el Cuerpo de Ingenieros tomará acción inmediata de planificación y ejecución de la obra de infraestructura que fuere necesario para el establecimiento físico de la Escuela de Selva en su sede.

117


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

ART. 4.- Los departamentos de Personal, Operaciones, Logística y Cuerpo de Ingenieros quedan encargados de la ejecución y cumplimiento de lo dispuesto en la presente orden de comando…”

“Es así como hasta la actualidad, la Escuela de Selva y Contrainsurgencia de la Fuerza Terrestre trabaja incansablemente en la ciudad de Puerto Francisco de Orellana (Coca)”.

Con fecha 7 de agosto de 1981 se envía el proyecto orgánico de la escuela en donde se designa como director al comandante del Batallón de Selva No. 59 “Capt. Chiriboga”, Tcrn. Manuel E. Yépez.

Los cursos que dicta la ESCIE son: -- Tigre. -- Selva. -- Operaciones ribereñas.

El día 2 de octubre del año 1981 se envía el orgánico provisional de la Escuela de Selva. El día 10 del mismo mes y año, se entrega la documentación perteneciente a la escuela, al subdirector, Capt. Luis Tapia. “Con fecha 16 de noviembre de 1981 llega al BS-59 “Capt. Chiriboga”, el Tcrn. Iván Pazmiño, subdirector de la Escuela de Perfeccionamiento del Ejército y el Capt. de I. Germán Navarrete, con el fin de coordinar el primer curso de selva que se desarrollará en el nuevo instituto.

-- Asalto aéreo. -- Patrullas de reconocimiento de largo alcance (Recon). -- Campismo y sobrevivencia. Se realizan fases de selva con: -- Curso de comandos del Ejército. -- Curso de comandos de la Fuerza Naval. -- Legión extranjera. -- Escuela Superior Militar “Eloy Alfaro”. -- Escuela Militar de Aviación.

AGRUPAMIENTO DE ARTILLERÍA. Nº 21 “Ese trueno que ahora escuchas es la ronca melodía del cañón de artillería que saluda al porvenir; Integrantes de una de las patrullas en el escenario del conflicto.

es el himno de los dioses, son clarines del guerrero,

Luego de algunos meses, se considera que para alcanzar la mejor eficacia en el cumplimiento de los objetivos para los cuales fue creada, se dispone que la Escuela de Selva se traslade a la Brigada de Selva Nº 19 “NAPO”, con sede en Puerto Francisco de Orellana (Coca), con dependencia administrativa y disciplinaria de la mencionada brigada.

118

la oración del artillero y razón de su existir”. EDMAN


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Lanzadores múltiples BM-21 en el conflicto del Cenepa

L

a artillería, desde antes de la época de la independencia, constituyó el arma que decidía el resultado de los combates. No obstante, el peso del material, la escasez de éste y la falta de tecnificación de los recursos humanos destinados a operarlo, se convirtieron en nudo crítico que limitaría el empleo de la artillería. En la batalla del Pichincha, por ejemplo, lo escabroso del sendero, la dificultad para transportar el material, la obscuridad de la noche y el amanecer hicieron que las piezas de la artillería se retrasaran y no pudieran entrar en acción. En la campaña internacional de 1941, la falta de material, munición y medios de transporte, obligaron a que los artilleros se emplearan como infantes. Tuvo que llegar el año de 1995, para que la artillería convalidara su fama de ser un

arma implacable y devastadora, apoyando especialmente a las unidades de infantería. Sobre la actuación sobresaliente de la artillería en el último conflicto, nos narra detalladamente uno de sus integrantes que combatió en el Cenepa, el ahora Tcrn. Carlos Sánchez Freire: “Este relato comienza recordando la madrugada del 26 de enero, cuando en la población Casacay, en el área de reunión del GA-8 “Calderón”, recibí la orden de mi Tcrn. Rodrigo Zúñiga, Cmdte. de esa Unidad, de trasladarme con un BM-21 a Gualaquiza. Inmensa fue la responsabilidad que adquiría. Solamente le pedí a mi coronel que me diera la oportunidad de seleccionar a la gente. No fue difícil escoger a los oficiales que me acompañarían: el Tnte. Henry Gordón, el oficial que más conocimiento tenía del material; el Tnte. Miguel Ochoa, quien por su ímpetu y vehemencia, consideré nos iba a ser de mucho valor a todos nosotros. La tarea de escoger a los voluntarios le designé al Tnte. Gordón, por el nivel de liderazgo que ejercía en el personal de voluntarios del GA-8, a los cuales yo poco conocía.

119


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Es para mí un honor detallar a continuación al personal de oficiales y voluntarios que con un BM-21 y un Vh. ZIL de amunicionamiento, emprendimos nuestra marcha hacia nuestras posiciones, un 26 de enero de 1995: Tnte. de A. Henry N. Gordón Q., Tnte. de A. Miguel A. Ochoa, Subs. de A. Potosí R. César R., Sgop. de A. Cóndor Ch. José, Sgop. Espinoza Pablo, Cbop. de A. Morán B. Víctor, Cbop. de A. León M. Edgar, Cbop. de Trp. Lema M. Juan, Sldo de A. Jumbo E. Iván R. y Sldo. de A. Quintuña N. Gregory, a ellos se unió una escuadra de conscriptos. que cumplió a cabalidad sus funciones”. “Salimos de Casacay cerca del medio día; en horas de la tarde llegamos a Cuenca en donde mi Crnl. Galo Moscoso nos explicó brevemente la misión que debíamos cumplir, luego de lo cual emprendimos dirección al sur-oriente para cumplir con nuestra misión. En el sector de Plan de Milagro, un jeep me esperaba con la orden de llevarme

120

a Patuca. Una vez llegado al puesto de mando de la Brigada de Selva No. 21 “Cóndor” (21-BS), y luego de haberles expuesto al mando sobre las posibilidades del material, y ante la pregunta de mi Gral. Moncayo de que si estábamos en condiciones de llegar con nuestros fuegos a Sldo. Pástor, mi respuesta fue positiva. “Dada la palabra de honor de que sabríamos cumplir con nuestra misión a cabalidad, continuamos el viaje en helicóptero para integrarnos nuevamente al pequeño gran convoy que se estaba dirigiendo al CóndorMirador. En la noche del 27 de enero, llegamos al destacamento de Tundayme, donde procedimos a camuflar tanto el BM-21 como el Vh. ZIL. Acto seguido procedimos a realizar los reconocimientos respectivos del área de posiciones, acción que se facilitó por cuanto todo ese sector era conocido: cuando fui teniente, milité dos años en el Batallón de Selva No. 63 “Gualaquiza”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Escogida la posición de tiro y las posiciones de espera, se procedieron a realizar las coordinaciones con el grupo de trabajo de los ingenieros que se encontraba habilitando la vía Tundayme-Cóndor, a fin de que realicen los trabajos para adecuar la posición de espera del BM-21, la que debía tener la suficiente cobertura y encubrimiento. El trabajo que realizaron los ingenieros al mando del Tnte. Yánez fue excelente, a tal punto que ni siquiera nuestras tropas podían localizarnos. Todo esto sucedió entre los días 27 y 30 de enero. Para este último día, ya el BM21 ocupaba su posición con 260 cohetes a la “espera” de nuestra primera misión de fuego, para lo cual tenía contacto directo con el puesto de mando del Teatro de Operaciones Oriental por medio de una radio VRC-8.000 con distorsionador… “León Rojo”, fue el nominativo que le dimos a nuestro puesto de mando. Pasamos el 2 y 3 de febrero pegados a la radio en espera de órdenes. Las horas eran eternas, la incertidumbre acrecentaba pero, por sobre todo esto, reinaba un ambiente de profesionalismo”.

“León Rojo, León Rojo, me escucha. cambio”. “Eran aproximadamente las 20h00 del 03 de febrero cuando por medio alámbrico me comunican que en la radio se escucha el nominativo nuestro: “León rojo, león rojo, me escucha, cambio”. Todos nos quedamos helados, la hora de la verdad había llegado. Era el momento de poner en practica todo aquel legado de conocimientos que nuestros instructores nos transmitieron. Era la hora de demostrar al mundo de que aquel pensamiento “Un tiro al amigo y dos al Enemigo” era la más grande

falacia que existía en el argot militar. Era la hora de demostrar cuan precisos somos los soldados artilleros”. Respecto a los tiros de combate realizados, nos narra el Tcrn. Sánchez: “Al otro lado de la radio se encontraba mi compañero el Capt. Alexander Levoyer, quien como oficial de enlace del puesto de mando del teatro de operaciones, realizaba el primer pedido de fuego, el que debía ejecutarse a las 05:30 horas del 04 de febrero. Teníamos que batir dos blancos. Los preparativos se iniciaron de inmediato; se procedió primero a calcular los datos de tiro y se determinó que para poder cubrir la distancia a los blancos era necesario disparar desde el destacamento de “Cóndor Mirador”. De inmediato el Subs. Potosí procedió a reparar al BM-21, ya que una pieza se había dañado. Ventajosamente otra pieza similar (perno del motor de arranque), tenía uno de los vehículos Mercedes Benz que se encontraba con la munición y sirvió de repuesto. A las 03h00 aproximadamente quedamos listos. Faltaban apenas 90 minutos antes de emprender nuestra marcha a la posición de tiro. Esa hora y media fue la más larga de nuestras vidas y considero que, como yo, nadie pudo cerrar los ojos pensando en el tiro que íbamos a realizar. Solo Dios y Santa Bárbara Bendita saben cuánto nos encomendamos para que nos guíen en nuestra primera misión de fuego. A las 04h00, emprendimos la subida al destacamento de “Cóndor Mirador”, llegamos con el tiempo exacto para apuntar la pieza y batir el primer blanco. Las tareas estaban definidas, mi persona como subcomandante de batería apuntaba la pieza con el goniómetro ayudado por el Cbop. León; mientras Henry Gordón, en la pieza realizaba las funciones de apuntador, ayudado por el Sgop. Cóndor, el resto del personal estaba listo para recargar

121


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

nuevamente al BM-21 para batir el 2do. blanco. Al fin llegó la hora cero (05h00.), se dispararon los primeros 40 cohetes, ese privilegio lo tuvo Henry Gordón, inmediatamente realizamos el cambio de puntería hacia el 2do. blanco y el recargue de la pieza. A las 05:55, cuando ya clareaba el día, realizamos el tiro hacia el 2do. blanco; ese privilegio fue mío. No puedo explicar con palabras -continúa el Tcrn. Sánchez- el orgullo que sentíamos todos los del BM-21 al salir del destacamento apresuradamente hacia nuestra posición de espera, conscientes de que pronto el enemigo podría responder con su fuego. Gritos de euforia como “Viva la Artillería”; “Tomen peruanos hijos de… Piura”, salían de nuestras gargantas, y nuestra salida fue vitoreada por muchos de los soldados que se encontraban en ese lugar, y que observaron la potencia de fuego del BM-21. “La respuesta enemiga no se dejó esperar, inmediatamente después que abandonamos el lugar, la aviación peruana realizó el primer bombardeo al destacamento, tratando de destruirnos. Este fue nuestro bautizo de

fuego, ahora nos quedaba esperar por los resultados. Las horas transcurrían y no recibíamos noticias de Patuca, la desesperación por saber el resultado del fuego era inmensa. Finalmente, a las 22h00 aproximadamente, nuevamente se escuchó en la radio: “León rojo… león rojo, me escucha, cambio...”, era nuevamente mi compañero quien nos hacía el segundo pedido de fuego. Esto nos tranquilizó el ánimo ya que significaba que en nuestra primera misión no hubo novedades que lamentar. Incentivados por esto, cumplimos con nuestra siguiente misión el 050300-FEB-995, disparando 40 cohetes desde el destacamento del Cóndor. Es oportuno indicar que cuando llegamos, la aviación peruana se encontraba ya sobrevolando el sector, por lo que el cumplir con la misión de fuego fue en extremo peligrosa, vasta mencionar que las bombas de la aviación peruana cayeron a unos 100 metros de la posición de tiro. A partir de la tercera misión de fuego, decidimos cambiar la posición de tiro, lejos del destacamento para evitar que fuese bombardeado nuevamente.

Todo el material de artillería de diferente calibre y empleo, fue protagonista principal en la victoriosa campaña del Cenepa.

122


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“La situación se agravaba cada día más, al menos esas eran las informaciones que escuchábamos en los noticieros con suma atención. En previsión de lo que podría suceder, ordené al Tnte. Ochoa, que se encontraba como observador en el Cóndor, que apenas pudiera observar claramente al destacamento peruano de “Sldo. Pástor”, nos comunicara para realizar el reglaje respectivo y determinar las coordenadas balísticas. Esto sucedió el 08 de febrero., y sin comunicar al mando (estábamos conscientes de que no nos iban a permitir), procedimos a realizar el reglaje con dos tiros iniciales y otro posterior. Por fin me sentía tranquilo, sabía ahora con certeza de que si nos ordenaban disparar contra “Sldo. Pástor”, lo hubiésemos hecho acertadamente y, es más, las correcciones que obtuvimos de aquel reglaje las utilizaríamos en el resto de misiones de fuego”. Al referirse a las posteriores misiones de fuego, relata el Tcrn. Sánchez: “Luego de haber cumplido nuestra séptima misión, la moral y el entusiasmo de todos nosotros aumentó. Otra pieza de BM-21 llegaba a nuestras posiciones a reforzarnos. Esta es la lista del personal de voluntarios que vino con la segunda Pieza de BM-21: Sgos. Mirabá Leonidas, Cbos. Campoverde Marcelo, Sldo. Morales Gualopuro Manuel, Sldo. Iza Wilmer y Sldo. Haro José. Con la llegada de esta pieza, nuevamente se coordinó con el grupo de trabajo de los ingenieros para que construyeran otra posición de espera, de similares características que la primera…”

Misión de fuego “Conviene recalcar lo que aconteció el 14 de febrero: nuestro ánimo era de lo mejor, habíamos disparado 40 cohetes en la ma-

drugada; coincidentemente, por el día del amor y la amistad, pero al parecer los peruanos tenían también su “regalo”. El tronar incesante de armas de calibre mayor se escuchaba claramente a lo lejos por más de dos horas, nosotros no sabíamos si era artillería amiga o enemiga. La duda fue despejada inmediatamente: una vez más a las 11h00 aproximadamente, se escuchó otra vez en la radio: “León rojo, león rojo, me escucha, cambio…”, era un pedido de fuego para batir a esas armas pesadas que estaban causando estragos en nuestras tropas. Luego de cumplida la misión, los tubos de ese material enemigo se silenciaron. DIREL confirmó posteriormente, que los peruanos daban parte de que sus morteros pesados habían sido averiados. Luego vino un período de tensa calma, nuestros BM-21 se silenciaron del 15 al 22 de febrero. No hubo pedidos de fuego, pero se sabía que Tiwintza seguía siendo nuestro bastión heroico de defensa, y que el enemigo pretendía a toda costa apoderarse de ese rincón patrio”. Respecto a la acción de la artillería con la que mayor estragos causó en las fuerzas peruanas, nos relata el Tcrn. Sánchez: “Llegó finalmente la noche del 22 y madrugada del 23 de febrero, fechas en las que considero fue el Día de la Victoria, ya que una vez más la artillería se hizo presente, pero esta vez con 158 cohetes que estremecieron a todo el Valle del Cenepa. Luego de cumplidas estas misiones de fuego, desde el observatorio del Cóndor, se contabilizaron 33 vuelos de helicópteros peruanos. DIREL confirmó el insistente pedido de helicópteros para rescate y evacuación del personal peruano que sufrió el poder destructivo de la artillería, en un espacio selvático del Cenepa…”

123


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Centellas vengadoras: los temibles Iglas

L

a artillería antiaérea, igualmente, fue factor importante en la victoria del Cenepa. Varios helicópteros peruanos sintieron sus mortales consecuencias. Al respecto, uno de los héroes del Cenepa, el entonces cabo de artillería Luis Honores, nos narra el derribo de uno de los helicópteros

peruanos: “Era las 08h00 del 29 de enero de 1995, cuando el comandante del destacamento “Tnte. Hugo Ortiz”, mayor Felipe Burbano, comunicaba al comandante de la sección antiaérea que había un ataque de helicópteros de la Fuerza Aérea peruana. Como especialista del Misil Igla, comencé a seleccionar los mejores misiles dándoles un mantenimiento adecuado, además de tener lista la sección antiaérea en la que sobresalían las ametralladoras .50.

El continuo entrenamiento del soldado artillero permitió el derribamiento de aeronaves enemigas

“A las 10h00 se escuchan los sonidos de los helicópteros enemigos. En esos momentos seleccioné la posición más cómoda y estuve atento para observar en qué lugar se presentaban las naves enemigas. En el momento menos esperado apareció al costado izquierdo del destacamento un helicóptero pequeño, a unos 1500 metros. Mi mayor Miguel Arellano, comandante de la sección, me dice: “Honores, a ese helicóptero no le dispares, hazlo al otro, al más grande.” Seguí esperando, cuando

124

sorpresivamente apareció otro helicóptero elevándose a unos 1000 metros de altura. De inmediato, de la puerta un soldado comenzó a disparar con una ametralladora a nuestro destacamento de “Tnte Ortiz”. Todo el personal comenzó a gritar: “Honores, dispara el misil; Honores, dispara el misil”. Eran gritos de angustia y desesperación de mis compañeros. En esos momentos como que sentí más coraje; apunté y dije Dios mío, perdóname. Encendí la fuente de alimentación, apunté, enganché y disparé.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Fue un blanco perfecto porque la nave enemiga comenzó a descender y luego a caer en territorio peruano”. Comentando sobre el hecho suscitado, los mismos medios de información peruanos lo hacían conocer a la opinión pública de su país. Igualmente, el comandante del destacamento “Tnte. Ortiz” (mayor Felipe Burbano), nos narra: “En esta incursión se seleccionó a la nave más fuerte y con un misil se lo impactó el rotor (quien lo hizo fue el cabo Luis Honores). Ante el impacto lanzó todas las bombas que traía consigo en su propio territorio, antes de desplomarse a tierra, seguramente para evitar explotar con todo. Cayó a unos 800 o 1.000 metros del destacamento”. También en el sector de Coangos, otro helicóptero peruano fue derribado por un misil IGLA, diestramente manipulado por el entonces teniente de artillería Ramiro Gudiño, esta es su versión: “Luego de ser bombardeado el destacamento de Coangos, recibí la disposición de trasladarme a dicho puesto militar. Al llegar me hizo conocer el teniente Patricio Rodríguez (+) los corredores aéreos que utilizaron los helicópteros peruanos para realizar el bombardeo, además de la cantidad de misiles IGLA disponibles (seis) y un mecanismo de disparo distribuido en tres sectores para tener mayor zona de disparo. “Luego de reorganizarnos en el destacamento -continúa en la narración el teniente Gudiño- se dispuso ocupar posiciones para la defensa y realizar la distribución de munición, granadas y explosivos disponibles, esperando el ataque de los peruanos. El bombardeo de la artillería enemiga era constante, igual al de los aviones de combate que sobrevolaban a gran altura. El 7 de febrero se produjo un herido en nuestras

tropas, el sargento Tomy Quiñónez, quien fue trasladado al helipuerto del destacamento hasta tener condiciones favorables para evacuarlo. A las 14:25 se recibe la alarma de la aproximación de 4 helicópteros enemigos, siguiendo el curso del río Coangos. Cuando recibí uno de los misiles, puntualiza el teniente Gudiño, actualmente con el grado de mayor, apunté inmediatamente al primer helicóptero, pero al ver que me disparaba ocupé una posición tipo herradura de la ametralladora 50, desde donde pude enganchar y disparar al tercer helicóptero de tipo MI-24, explotando en el aire a las 14:30 aproximadamente. Sus restos, ya en tierra, siguieron haciendo explosión hasta las 18:00. Los dos primeros helicópteros dispararon inmediatamente sus rokets con dirección a Tiwintza y el cuarto regresó apresuradamente.” Asimismo, otros tipos de artillería como las piezas del Ottomelara y de la ametralladora antiaérea 50, actuaron en el escenario del combate con profesionalismo ejemplar.

Batallón de Selva Nº 62 “ZAMORA”

E

n 1940, llega una fracción de la compañía No. 7 “Carchi”, comandada por el capitán Augusto Witt, quien funda los destacamentos de Paquisha, Mayaycu y Machinaza. En 1945 se organiza la Compañía No. 18 “Zamora”, la que cumplía la misión principal de protección de fronteras en la jurisdicción de Zamora, mediante sus destacamentos adelantados de Zumbi, Yanzatza, los Encuentros, Machinaza

125


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

y Paquisha, y realizando continuos patrullajes fluviales por los ríos Zamora y Nangaritza. “En el año de 1946, en el mando del mayor Mario Villacís, se inicia la construcción del cuartel viejo en la población de Zamora. En 1947 durante el comando del mayor Javier Espinosa, se crea el destacamento de Pachicutza”. “En 1953 la Compañía No. 18 “Zamora”, cambia de denominación pasando a constituirse en Compañía de Selva No. 15 “Zamora”. Fue durante este período que se dio más importancia a los destacamentos de Machinaza, Paquisha, La Wantza y Miazi, ubicados todos ellos a la ribera del río Nangaritza”. El 10 de octubre de 1956 en una odisea de 30 días, por un camino difícil, transporta al campamento el mayor Alfredo López Mancheno un Jeep marca “Willis”.

En el año de 1962 en el sector denominado la Puntilla, donde se unen los ríos Zamora y Bombuscaro, existían las construcciones que se utilizaban como oficinas del cuartel, pero la inclemencia del tiempo de la región y un aluvión de gran escala arrasó con todo, destruyéndose las instalaciones, documentos y más enseres existentes. Durante el período de 1962 a 1963, en el mando del mayor Bolívar López Herman, se construye el primer casino de oficiales ubicado en las calles Sevilla de Oro y José Luis Tamayo. Se inicia además la construcción de 12 villas residenciales, aprovechando la donación del terreno que hizo monseñor Jorge Mosquera. “En el año de 1972, en coordinación con los religiosos Franciscanos, se construye una escuela en el sector de Shaime.

Destacamento Chinapintza, del Batallón de Selva No. 62 “Zamora”

126


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“En 1974 se funda el Batallón de Selva No. 103 “Zamora”, al cual se integra la Compañía de Selva No. 31 “Gualaquiza”, que hasta aquella fecha pertenecía a la Brigada de Infantería “PORTETE”. Se le asigna además los destacamentos de Chuchumbletza, Las Peñas y Tundayme. Tiempo después se suprimían Chuchumbletza y las Peñas y en su reemplazo se creaba el puesto militar de Cóndor Mirador. En el mes de marzo de 1979, durante el comando del Tcrn. Homero Berrazueta, el batallón ocupa sus nuevas instalaciones en el sector de la Chacra. En aquel mismo año, mediante orden general Nro. 004E/3c-21979 y en base al decreto supremo Nro. 323, se crea el Comando de Selva Nro. 21, quedando conformado de la siguiente manera: -- Comando. -- BS. 103 “Zamora”. -- CÍA. de Selva Nro. 7 “Gualaquiza”.

Acciones de armas en las que intervino.

E

n enero de 1978, se produjo un incidente entre personal peruano y soldados de una patrulla ecuatoriana, cuando ésta fue emboscada, viéndose obligada a contestar con fuego la desleal agresión. Ante tan grave situación el Batallón “Zamora” ocupó de inmediato sus posiciones de combate desde Shaime hasta Chuchumbletza a orillas del río Nangaritza. Ventajosamente el problema no prosperó por la intervención oportuna de delegaciones militares y personeros de las cancillerías de los dos países. Por la actitud

demostrada por el personal que se enfrentó valiente y exitosamente con su similar peruano, el estandarte del Batallón “Zamora” fue justicieramente condecorado.

Puesto avanzado de combate (PAC) “Miazi”.

Con la experiencia del acontecimiento del conflicto del Cóndor de 1978, el escalón superior dispone la reubicación de los puestos militares que se encontraban a orillas del río Nangariza, por lo que Machinaza, Paquisha y Mayaycu, fueron ubicados cerca del río Cenepa. El día 22 de enero de 1981, encontrándose de comandante el Tcrn. Miguel Zaldumbide, y mientras se realizaban los abastecimientos a los destacamentos en un helicóptero piloteado por el Tnte. Víctor Valencia, al arribar al destacamento de Paquisha, fue sorpresivamente atacado con ráfagas de ametralladora por un helicóptero artillado del Perú, quedando gravemente herido el piloto y averiada la nave, que había aterrizado en dicho destacamento. Este incidente se hizo conocer mediante parte militar, al Comando de la unidad, el cual puso en ejecución el Plan de Alistamiento. Cabe anotar que desde los días 23 al 27 de enero se realizaron los abastecimientos y se reforzaron a los destacamentos de Machinaza, Paquisha y Mayaycu.

127


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

do el dispositivo de combate en la línea de la Cordillera del Cóndor, en su sector de responsabilidad, con sus destacamentos de Paquisha, La Herradura, Chinapintza, Mayaycu, Pachicutza, Miazi y Shaime; además, se crearon bases de patrullas que luego se constituyeron en destacamentos “El Prometedor” y “Yawi”, más algunas bases y puestos avanzados de combate (PAC) que fueron suprimidos. Puesto militar de Mayaicu

El día 28 de enero de 1981, tropas peruanas bombardearon el destacamento de Paquisha, teniendo como resultado de este bombardeo la muerte del soldado Daniel de Jesús Martínez y el conscripto Segundo Quiroz Salazar, quienes posteriormente fueron declarados héroes nacionales, y nuevamente el estandarte de la unidad fue condecorado con la “Cruz al Mérito de Guerra”.

El 10 de mayo de 1995, después de dar cumplimiento a la misión, el personal de la unidad regresa a sus instalaciones en el sector de la Chacra. Por la destacada participación en el conflicto fue condecorado su estandarte por tercera ocasión. Además de su misión específica, desde sus mismos inicios, el Batallón de Selva Nro. 62 “Zamora”, realiza constantemente trabajos de apoyo al desarrollo en diferentes lugares marginales de la provincia de Zamora Chinchipe, en estrecha coordinación con las entidades públicas y privadas del sector.

Batallón de Selva No. 63 “GUALAQUIZA” El Tcrn. Carlomagno Andrade, conjuntamente con otros ex combatientes de Paquisha, recibiendo el homenaje del pueblo ecuatoriano.

En 1995, ante la declaración de alerta amarilla adopta inmediatamente el dispositivo de combate en su sector de responsabilidad. A las 15h00 del día 26 de enero de 1995, el Comando del BS-62 “Zamora” daba parte a la 21-BS “Cóndor”, que se había ocupa-

128

E

sta es la reseña histórica preparada por sus integrantes: “Su origen se remonta al año de 1941, cuando a Gualaquiza llega el primer grupo de militares al mando del mayor César Coronel, desde el Grupo de Artillería de Cuenca, con el fin de investigar la matanza de los mineros a orilla del río Zamora, causado por indígenas del sector. El grupo recién llegado ubicó su destacamento en el centro del pueblo, de donde controlaba todas las actividades que realizaban los moradores, durante un


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

período aproximado de dos años, luego del cual recibió la disposición de retornar a su unidad de origen”.

“En el mes de julio de 1957, la superioridad militar da de alta al Sr. Miguel León Samaniego, como soldado, quien se constituye en el primer militar que obtiene la residencia permanente en Gualaquiza. En 1960, llega a Gualaquiza un pelotón conformado por 33 hombres al mando del Sr. capitán Luis Quiroz, perteneciente al Batallón No. 13 “Tungurahua”, acantonado

en ese entonces en el cantón Limón. La misión de este pelotón fue investigar la información emanada por el soldado León, sobre la presencia de militares peruanos en el río Cenepa”. “Los militares fueron relevados periódicamente dando inició así a la presencia militar en Gualaquiza. Para cumplir la difícil tarea de destacamento avanzado, el personal era enviado desde Cuenca con la misión de vigilar la frontera ecuatoriana. La gran extensión del sector que debía proteger, obligó al mando a incrementar el personal, organizándose así la Compañía de Selva No. 31 “Gualaquiza”, al mando del capitán Jaime Játiva, dependiendo de la Brigada “Portete” hasta el año de 1974. Pasa luego a pertenecer al Batallón No. 63 “Zamora”, como la primera Compañía de su orgánico estructural. En 1980 cambió su nominativo a compañía de Selva No. 62 “Gualaquiza”, pasando a ocupar las instalaciones en construcción, en la parroquia de Mercedes Molina, como compañía independiente.

Destacamento militar de Machinaza Alto perteneciente al B.S. 63 “Gualaquiza”

129


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Con Orden de Comando No. 013-SGVII-1985, de fecha 29 de agosto de 1985, se crea la Brigada de Selva No. 21 “Cóndor” con su comando ubicado en las instalaciones de la parroquia Mercedes Molina, y como unidad orgánica de ésta el Batallón de Selva No. 62 “Gualaquiza”, que posteriormente cambió su nominativo por el de No. 63 “Gualaquiza”. “El 11 de noviembre de 1986 el mando militar se vio precisado a cambiar la organización de Brigada de Selva por la de Agrupamiento de Selva No. 21 “Cóndor”. El 1 de julio de 1989, por necesidades de orden operativo, se crea nuevamente la Brigada de selva No. 21 “Cóndor”, que posteriormente se traslada a las modernas instalaciones de la Compañía Andrade Gutiérrez en la parroquia Patuca, perteneciente al cantón San Miguel de Méndez”.

Durante y después del conflicto armado del CENEPA

En los meses de enero, febrero, marzo y abril de 1995, la unidad participó activamente en la defensa de los sectores de responsabilidad asignados: Coangos, Tiwintza, Cueva de los Tayos, Base Sur, Base Norte, La “Y”, Cóndor Mirador, Machinaza Alto y Machinaza Bajo. “En el mes de enero, por las circunstancias que se vivieron y por disposición del escalón superior, el B.S 63 “Gualaquiza” pasa a formar parte del Agrupamiento Miguel Iturralde y del Agrupamiento Carlomagno Andrade. Posteriormente, en el mes de febrero se conforma la Brigada de Fuerzas Especiales Alfaro, pasando a formar parte de esta brigada hasta abril del mismo año.

“El traslado del Comando de Brigada de Gualaquiza a Patuca, permitió al Batallón No. 63 “Gualaquiza”, la ocupación total de las modernas instalaciones de la parroquia Mercedes Molina”. “El profesionalismo militar demostrado por los miembros del B.S 63 “Gualaquiza”, ha sido y es muy relevante: fueron los primeros en soportar los combates en el alto Cenepa, defendiendo con éxito sus destacamentos: Coangos, Cóndor Mirador, Machinaza Alto, Machinaza Bajo, Tiwintza, Cueva de los Tayos y Base Sur, en coordinación, asistencia y colaboración con otras unidades ecuatorianas, que se cubrieron igualmente de honor y gloria”.

130

Destacamento militar de “Banderas”

“En el año 1996, luego de disminuir las tensiones provocadas por el conflicto del Cenepa, se organizó con tres compañías. de fusileros, una Cía. de Apoyo, una Cía. de Servicios, una Cía. Comando, manteniendo un tercio de sus efectivos cumpliendo la misión de vigilancia y protección de fronteras en los diferentes destacamentos dentro de su sector de responsabilidad, para lo


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

cual recibió el refuerzo de un escuadrón del grupo de Fuerzas Especiales No. 26, acantonado en “Quevedo”. “Durante el año 1997, el personal del G.F.E 26 continúa apoyando en todo lo que corresponde a patrullajes y protección de fronteras en los destacamentos del Cóndor Mirador, Machinaza Alto, Chalaco y en la pica denominada Panamericana que va desde Base Chalaco hasta Machinaza Alto. En el mes de abril se relevó al personal del G.F.E 26 con un escuadrón del grupo de Fuerzas Especiales No. 27, a fin de continuar apoyando en todo lo que corresponde a protección de fronteras en los destacamentos tácticos de Cóndor Mirador y Machinaza Alto, sin descuidar el bienestar del personal y el fortalecimiento de las relaciones con la población civil y comunidades indígenas del sector.

“Los continuos patrullajes determinaron indicios de presencia de soldados peruanos en sectores aledaños a nuestros destacamentos, por lo que las tareas de rastrillaje y reconocimiento se intensificaron. En 1998, luego de determinar la zona DESMILITARIZADA en la Cordillera de Cóndor, el problema no se solucionó como se hubiese querido: se pudo detectar que personal militar peruano comenzó a infiltrarse en nuestro territorio, formando pequeñas bases denominadas “tambos”, las que eran ocupadas de inmediato. Para neutralizar las infiltraciones peruanas, el personal del batallón “Gualaquiza” organizó y ocupó diferentes bases en sectores estratégicos de la Cordillera del Cóndor”.

Destacamento Militar de “Cóndor Mirador”.

131


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“Como la situación empezó a volverse inquietante y el personal insuficiente, se pide el refuerzo de un escuadrón del G.F.E-24 Rayo, para operar en el sector comprendido entre base Chalaco y Cóndor Mirador, fortaleciendo nuestras bases y creando nuevos observatorios en las partes más elevadas y dominantes del sector. A partir del mes de marzo la situación comienza a tornarse muy crítica: los soldados peruanos realizaban trabajos de organización del terreno, y comenzaron a sembrar minas en los alrededores de sus bases; construyendo además helipuertos para obtener abastecimientos, y comenzaron a minar las picas por donde nuestro personal realizaba patrullajes, abastecimientos y relevos. “El Comando de la 21-B.S Cóndor, conocedor de la situación que se vivía en el sector de responsabilidad del B.S 63 “Gualaquiza”, y ante una eminente amenaza peruana, toma la decisión de trasladarse con todo su estado mayor al comando del B.S 63 Gualaquiza, y decide organizar el Agrupamiento Táctico Gua-

laquiza, completándolo con otras unidades de combate, de apoyo de combate y de apoyo de los servicios de combate. “No obstante, la tensión continuaba inalterable: los soldados peruanos alcanzaban la cumbre de la cordillera del Cóndor, organizando y ocupando bases con el criterio unilateral de que aquellos territorios les correspondían. Ventajosamente la situación extremadamente crítica duraría hasta el mes de agosto, cuando se llegó a un acuerdo entre las partes para la separación de fuerzas de las bases, quedando personal solamente en Cóndor Mirador y Machinaza Alto en el lado ecuatoriano, y en P.V-2 en el lado peruano. “El B.S-63 Gualaquiza, durante la emergencia de 1998 materializó y ocupó 16 bases de combate para cumplir la misión de defender nuestro territorio, contando con los refuerzos de otras unidades que formaron el Agrupamiento Táctico Gualaquiza”.

Carta topográfica militar peruana encontrada en un helicóptero MI-8 abatido

132


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Batallón de Selva No. 56 “TUNGURAHUA” Este es el resumen de su existencia histórica, de acuerdo con la reseña preparada por sus miembros. Tiene su origen en la Compañía de Selva No. 13 Tungurahua, en la localidad de Pindo Chico, (Prov. del Pastaza), perteneciente a la División de Selva No. 11. Bajo su responsabilidad tenía los siguientes destacamentos: El Coca, Huito y Villano; posteriormente le asignaron los destacamentos de Santa Cecilia y El Conejo; localizados en la actual provincia de Sucumbíos. Fue su comandante, en 1962, el capitán Luis Dávila Alfaro, reemplazado después por el capitán Jorge Cabrera Sevilla. En julio del mismo año, la compañía se traslada a Quito, alojándose en el BI-1. Vencedores. Regresa a Pindo Chico en agosto de 1963. Meses después (en noviembre), se moviliza a la ciudad de Guayaquil con el fin de participar en la campaña contra la delincuencia, alojándose inicialmente en el Cuartel Modelo y posteriormente en las instalaciones del BI-5 Guayas. En noviembre de 1967 por orden superior, la unidad regresa a su plaza de acantonamiento inicial: Pindo Chico. En el mes de marzo de 1970, se procede al traslado de la Cía. de Selva No.13 Tungurahua, de la plaza de Pindo Chico a Santa Cecilia, con el siguiente personal: - - Mayor de A. René Zumárraga.

- - Capt. de I. José Gallardo Román - - Tnte. de A. César Bonilla - - Subt. de TRP. Germán Velasco. - - Sgto. de I. Ruiz Murgueito. - - Una leva de Cptos. de la segunda llamada del año 1949. El traslado de personal y medios se hizo mediante vía aérea ya que aún no había carretera, constituyéndose la pista de aterrizaje de Santa Cecilia, que se encuentra en los predios del BS.-56 Tungurahua, en la población de Lago Agrio. En junio de 1970 el Ministerio de Defensa organiza la colonización del sector nororiental del país, trasladando 200 familias a Santa Cecilia y Lago Agrio. El 28 de enero de 1971, el Ministro de Defensa, Jorge Acosta Velasco; el jefe de Estado Mayor del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Calm. Cruz Polanco; el Comandante General del Ejército, general Julio Sacoto Moreno, autoridades civiles del sector y miembros de la prensa, visitaron la unidad con motivo de la entrega del campamento de la Texaco a la CS-13 Tungurahua. En el mes de mayo de 1974 se crea una nueva Brigada de Selva en la Amazonía denominándose 19-BS Napo, habiéndose realizado la ceremonia de inauguración en las instalaciones del BS-56 Tungurahua.

En el Cenepa con honor En el mes de enero del año 1995 el batallón se encontraba al mando del Tcrn. Walter Vela. La unidad fue designada

133


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

por el comando de la 19-B.S Napo para que se emplee en el Alto Cenepa, conformando la COE-19 Napo. Para cumplir la misión el Cmte. de la unidad la distribuyó en tres equipos antes de incorporarse a la 21 Cóndor, disponiendo además que los reservistas al mando del segundo comandante se quedaran en el campamento para dar seguridad al sistema hidrocarburífero en el sector de responsabilidad de la unidad.

indicado (loma 1232), en donde el batallón permaneció en sus trincheras listo a enfrentar al invasor.

Personal del BS-56 “Tungurahua” desembarcando en el helipuerto de Tiwintza.

Personal del Batallón “Tungurahua” trasladándose al frente de combate.

“El personal luego de recibir las disposiciones procedió a alistarse y salió en un vuelo logístico desde la ciudad de Lago Agrio a Gualaquiza. De inmediato se trasladó a la 21-BS Cóndor y de allí, en un helicóptero, al sector de Numbatakaime; en donde el Tcrn. Luis Aguas les dio una charla sobre la situación que vivía el país y especialmente la situación de guerra en que nos encontrábamos en ese momento. Recibieron de inmediato la disposición de preparar todo el material tanto logístico, como de armamento y munición para ingresar al día siguiente, en helicóptero, y reforzar la loma 1232 (Tiwintza). Durante el trayecto, por el sector de la “Y”, se observó la presencia de una patrulla enemiga, la que al detectar nuestra presencia se replegó a su territorio haciendo disparos esporádicos. Se reinició el avance hasta llegar al sector

134

Luego del cese de hostilidades la unidad se dirigió al helipuerto de TIWINTZA para ser evacuada al sector de Numbatakaime, designado como zona de reunión del batallón. En este sector permaneció por espacio de 4 días hasta retornar al comando de la Brigada No. 21 Cóndor, en donde se hizo conocer todos los acontecimientos sucedidos y los resultados obtenidos. Días después, una vez restablecida la normalidad, arribaba la unidad, en un avión del ejército, al aeropuerto de Lago Agrio. En la ceremonia del 24 de mayo de 1995, en la ciudad de Quito, fue distinguido su estandarte con la condecoración al Mérito de Guerra en el grado de “Gran Cruz”.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Compañía Especial de Seguridad del Ejército.

“A partir del 1 de octubre de 1986 pasa a funcionar independientemente del Agrupamiento Escuela de Inteligencia Militar, A.E.I.M., asignándole una pequeña instalación en el Colegio Militar “Eloy Alfaro”. (Reseña histórica de la unidad).

Durante el conflicto del CENEPA

Personal de la Compañía Especial de Seguridad del Ejército

El 16 de julio de 1986, se crea la Compañía Especial de Seguridad del Ejército (CESE), comandada por el Cap. de I. Carlos Cañar Valarezo. La unidad fue organizada en pelotones. El primero, al mando del Tnte de I. Wilson Suasnavas y como encargado del pelotón el Sgos. Nelson Montesdeoca. “Para el segundo pelotón fue designado, como comandante, el subt. de I. Javier Pérez, y encargado del pelotón el Sgos. Milton Chalacán. El Subt. de Inf. Ramiro Moscoso comandaba el tercer pelotón y como encargado, el Cbop. Roberto Almache. “Una vez creada la Compañía Especial de Seguridad del Ejército CESE, inicia el cumplimiento de su misión: “La Compañía Especial de Seguridad del Ejército proporciona seguridad y protección física a los señores generales y sus familiares directos, desde ya y en forma permanente, para evitar actos de terrorismo, sabotaje o robos; a fin de garantizar su integridad física, personal y familiar, y permitir el normal desarrollo de sus actividades”.

“El miércoles 08 de febrero de 1995, atendiendo a la demanda de tropas formadas y profesionales de Fuerzas Especiales, por iniciativa del Jefe del Departamento de Personal de tropa de la Fuerza Terrestre Tcrn. Juan E. Palacios, y con autorización del Director de Personal de la Fuerza Terrestre, se convoca, a través de memorandos, a todos los militares pertenecientes al régimen de fuerzas especiales que se encontraban prestando servicios en unidades ajenas al sistema, dentro de los cuales podemos citar el caso del Cbop. de I. paracaidista Sánchez Bonifaz Raúl, Cbop. comando paracaidista Coba Ángel, entre otros miembros, los que pasaron a conformar, a partir de esa fecha, el Grupo de Fuerzas Especiales “Ecuador”, y que posteriormente sería parte de la Brigada de Fuerzas Especiales “Eloy Alfaro”, cuyo Comandante fue el Crnl. Carlos Vasco. “El día 11 de febrero de 1995, se trasladan hacia la región oriental con una permanencia de dos días en la Brigada de Selva No. 17 “Pastaza”, en la Shell, dividiendo y asignando a un grupo de personal de la Compañía Especial de Seguridad del Ejército, hacia distintos sectores de responsabilidad como Tiwintza y Base Sur.

135


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Grupo Especial de Operaciones (GEO) “ECUADOR” Personal de la Compañía Especial de Seguridad del Ejército, aprestándose a partir a la zona del conflicto.

“El grupo de soldados de esta Unidad que se encontraba en Tiwintza, luego de 41 días de permanencia y después de haber cumplido con el deber, conformando la patrulla denominada “Shyris”, fue relevada por el personal de la Brigada de Fuerzas Especiales “Eloy Alfaro”, dejando en alto el glorioso nombre del ejército ecuatoriano y la brillante participación de los integrantes de la C.E.S.E. en los sectores a los que fueron designados”.

Puestos de Ecuador y Perú en su respectiva zona de combate.

136

En el año de 1984, el país se convulsionó por la presencia de grupos terroristas y sus actividades tendientes a desestabilizar el orden constituido. Ante esta amenaza las Fuerzas Armadas realizan un estudio con la finalidad de crear una unidad adiestrada y equipada, capaz de frenar a la amenaza terrorista vigente en el Ecuador. Desde el 15 de marzo hasta el 01 de junio de 1985 un grupo de oficiales y voluntarios de las tres ramas de las FF. AA. recibió el entrenamiento básico de contraterrorismo, el que fue impartido por un equipo móvil de las Fuerzas Especiales del U.S. Army. “El personal perteneciente al ejército pasó a conformar el Escuadrón Especial Antiterrorismo con guarnición en el Fuerte Militar “Patria”, teniendo dependencia operativa de la Dirección de Inteligencia, y posteriormente de la Dirección de Operaciones de la Fuerza Terrestre. El 02 de septiembre del mismo año (apenas 2 meses después de su creación), se realiza el primer rescate de rehenes ejecutado en el Ecuador, “el intento del rescate del Sr. Nahim Isaías Barquet”, operación que estuvo bajo el asesoramiento de especialistas españoles y ejecutado por nuestros soldados. Durante los meses de febrero, marzo y abril de 1986 un grupo de oficiales y voluntarios viajó a España con el fin de recibir entrenamiento de contraterrorismo. En mayo de 1987 se realiza el curso avanzado de contraterrorismo, conducido por personal del 3er. Batallón de Fuerzas Especiales del U.S. Army. A fines de 1987 y en los primeros meses de 1988 se


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

desarrolla el II Curso de Operaciones Especiales, conducido por la propia unidad, permitiendo así dosificar el orgánico respectivo aprobado con la magnitud correspondiente a un grupo, designándolo como grupo de Operaciones Especiales G.O.E.

oficiales y 37 voluntarios viajan a Panamá para recibir un curso de contraterrorismo dictado por miembros de la Compañía “C”, unidad que es especialista en acciones de contraterrorismo. En enero de 1992 y por decisión del Comandante de la Fuerza Terrestre, el G.O.E. se traslada a Quito a ocupar instalaciones en el Fuerte Militar Eplicachima. En este campamento desarrolló sus actividades y entrenamientos con el equipo ocho de los Navy Seals (FF. EE.de la Marina de los EE. UU.) y el ODA 793 (del Ejército de los EE.UU.) Durante los años 1993 y 1994 se cumplieron dos entrenamientos con Navy Seals y otro con el ODA 791; además, se contó con el asesoramiento de instructores ingleses.

Personal del Grupo Especial de Operaciones (GEO) que combatió en el Cenepa.

“Durante los años de 1988 y 1989 el grupo continuó entrenándose e investigando nuevas técnicas de combate, lo cual le hizo merecedor del reconocimiento por parte de los miembros del ejército de los EE.UU. En noviembre de 1990 se ejecutó un entrenamiento con el destacamento 791, de la Cía. “C” del 3er. Batallón del 7mo. Grupo de FF.EE. del ejército de los EE.UU. Así mismo, y por las características especiales que tiene el grupo, ha recibido la visita de destacamentos de los U.S. Navy Seals, unidad élite de la Marina de los Estados Unidos. De igual manera recibió entrenamiento por parte de miembros del S.A.S. del ejército de Inglaterra incrementando, en forma considerable, las capacidades técnico-profesionales de los soldados de esta unidad. “En 1990 se realiza el III Curso de Operaciones Especiales el que además de la especialidad de contraterrorismo, abarcó instrucción especial para guerra convencional, teniendo una duración de 17 semanas. A fines del mismo año, 4

“El IV Curso de Operaciones Especiales se desarrolla en 1994 y en ese mismo año se cambia la antigua denominación de la unidad por la de Grupo Especial de Operaciones Ecuador (GEO), y sus dependencias pasaban al CC.FF.AA”. (Reseña histórica de la unidad) Uno de sus destacados comandantes, el entonces mayor Eduardo Vaca Rodas, resume el proceso de la excelente profesionalización alcanzada: “Con el estudio de unidades de operaciones especiales de prestigio mundial como el SAS británico, los Navy Seal y Boinas Verdes de Estados Unidos, unidades especiales israelitas, entre otras, con quienes se tuvo la oportunidad de compartir entrenamientos, la unidad llegó al año de 1994 con un elevado grado de alistamiento que entre otros aspectos consideraba técnicas de operaciones especiales en ambientes urbanos, rurales, selváticos y anfibios, técnicas de puntería de corto, mediano y largo alcance; se confeccionó el chaleco de operaciones especiales e implementos para supervivencia como la hamaca-toldo, con material diferente al conven-

137


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

cional lo que le garantizaba al combatiente un menor peso, volumen y mayor eficacia en su uso; técnicas de patrullaje con la colocación del fusil en condiciones de empleo, técnicas de escalamiento, descensos y supervivencia muy depuradas; metodologías de entrenamiento físico, todo esto junto a una actitud profesional seria y de hábitos personales sobrios, era lo que caracterizaba a los miembros del GEO Ecuador y que con absoluta convicción profesional y sin ninguna reserva ponía a disposición de las unidades a las cuales entrenaba. Se podría decir que esta unidad estaba lista para el combate, independiente de la fecha en la que éste se produjera”. El 07 de Septiembre de 1994 una delegación del GEO junto a otras unidades de nuestro país, viajaron a EE.UU. a realizar entrenamiento especial en el Fort Chaffe (Arkansas). La delegación estuvo compuesta por un jefe, un oficial y 11 voluntarios, el ejercicio se denominó Cabañas II-94 participando países como Ecuador, Colombia, Venezuela y EE.UU. En el año de 1995 el G.E.O, tiene una destacada actuación durante el conflicto del “Alto Cenepa”, siendo condecorado su Estandarte con la Gran Cruz De Guerra, una de las más altas distinciones para una unidad militar”.

El GEO Ecuador en el Cenepa El actual coronel Eduardo Vaca Rodas (En el Cenepa comandó al GEO con el grado de mayor), nos narra la intervención de esta prestigiosa unidad defendiendo la soberanía nacional: “Los primeros días de febrero de 1995 se movilizó la unidad desde Cuenca hacia Gualaquiza y luego a Patuca. El 09 de febrero con un equipo de reconocimiento se trasladó al Cóndor Mirador para tomar conocimiento de las rutas de infiltración hacia la parte oriental con patrullas de

138

francotiradores; el 10 de febrero desde esa posición pudimos observar el combate aéreo que se libró entre los aviones Mirage y Kfir de Ecuador contra los aviones Sukoi y un avión A-37B peruanos siendo estos últimos derribados.

El mayor Eduardo Vaca, comandante del GEO imponiendo las jinetas del nuevo grado a uno de sus subalternos, en el mismo escenario de combate.

“Luego de ese reconocimiento -continúa en el relato el coronel Vaca-, ingresamos al sector de Tiwintza por vía aérea desde Patuca. Lo hicimos el 14 de febrero en horas de la mañana, ocupando un sector de esa área junto con personal de la Escuela de Selva, COE-19, entre otras. Desplacé a un puesto avanzado de observación a un equipo de combate al mando del Subt. Herrera al sector denominado “Montañita” y a otro equipo de combate al sector denominado “Las Piedras” al mando del Subt. Ugalde. Otros oficiales que formaban parte de la unidad fueron subtenientes: Fernando García, Juan Carlos Flores y José Nivardo Méndez de extraordinarias condiciones profesionales. Al día siguiente nos dirigimos hacia un sector en donde estaba el cuerpo sin vida del Sgop. Rafael Chimborazo que en días anteriores, luego


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

de un enfrentamiento, había fallecido y no pudo ser evacuado por las dificultades de su transportación por las acciones enemigas. Cuando llegamos a Tiwintza nos encontramos con la presencia de un número significativo de periodistas que estaban comprobando con personal especializado en ingeniería geográfica, la posición de Tiwintza y la ocupación que era objeto por parte de fuerzas del Ejército ecuatoriano, evidenciando la falsedad de las afirmaciones del presidente Fujimori que indicaba que ese lugar estaba en poder de tropas peruanas. “Desde el 14 al 18 de febrero hubo irregularidad en el abastecimiento a los puestos de observación avanzados debido a la infiltración de tropas peruanas en las inmediaciones de Tiwintza. Al mando nuevamente de la unidad, junto con el mayor Freddy Narváez, segundo comandante, un profesional con características guerreras y con atributos de iniciativa y creatividad notables, me dirigí al sector de Montañita, y luego de haber recorrido 1Km. nos enfrentamos a tropas peruanas que se aproximaban hacia nuestra posición. Debido a que el movimiento se lo hacía en formación de columna, yo iba a la cabeza con cuatro soldados. Establecimos una base de fuego, dispuse que un equipo de combate al mando del mayor Freddy Narváez, maniobre por el flanco izquierdo por donde se encontraban las tropas peruanas, rechazando ese intento de incursión causándoles algunas bajas. Continuamos para dejar los abastecimientos al equipo de combate del Subt. Herrera, permanecimos con ellos durante las siguientes horas. Estando en esa base se realizó otro enfrentamiento, era evidente la aproximación de medios peruanos que aprovechando el alto al fuego proclamado por el presidente Fujimori, trataban de ganar tiempo y espacio para intentar tomar Tiwintza, ventajosamente nunca se perdió la atención y se mantuvo alerta en cada una de las posiciones asignadas.

“El 21 de febrero fue uno de los momentos más difíciles para los soldados ecuatorianos destacados en Tiwintza, debido a que se intentó de forma masiva tomarla por la

Condecoración del estandarte del GEO por su honrosa participación en el Cenepa.

fuerza. Los equipos de combate del GEO, en ese lugar, en Montañita y las Piedras cumplieron con su misión de repeler ese intento y desde el día 22 de febrero, junto con soldados de la COE-19, hasta el 27 de febrero inclusive, se realizó un patrullaje intensivo en las inmediaciones de Tiwintza, con la finalidad de rechazar cualquier presencia de fuerzas peruanas. Las dos unidades, la una a mi mando y de la COE-19 al mando del mayor Edgar Narváez, organizadas en patrullas de reconocimiento y de combate, aseguraron el perímetro de Tiwintza. En este lapso se desarrollaron algunas escaramuzas y se comprobó un significativo número de bajas peruanas y abandono de material. “Durante el mes de marzo la unidad fue reubicada a un área avanzada para proteger el flanco sur oriente de Tiwintza en la loma 1209. En esta área pusimos en vigencia la doctrina de operaciones en selva empleada por las Fuerzas Especiales

139


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Británicas (SAS) y por los vietnamitas, los primeros en Malasia y los segundos en sus enfrentamientos contra franceses y norteamericanos en la guerra de Vietnam, por medio de una buena organización del terreno y disciplina en el consumo de los abastecimientos de diferente tipo…”

Descripción del parche insignia del Grupo Especial de Operaciones “ECUADOR”

“La Mira de Francotirador en color negro, simboliza la precisión y lealtad de este grupo durante la ejecución de sus operaciones. “El Rayo Negro representa la rapidez, violencia y efectividad, características propias de las Operaciones Especiales Contraterroristas del GEO Ecuador. “La antorcha encendida con el tricolor circular, caracteriza al elemento de inteligencia, que con su información procesada, permite la planificación apropiada, para este tipo de misiones”.

Batallón de Ingenieros Nº 68 “COTOPAXI”

F

ue creado mediante ddecreto supremo Nº 47, del 25 de febrero de 1974,

durante el gobierno del general Guillermo Rodríguez Lara. Inicia sus actividades profesionales el 1 de marzo del mismo año, teniendo como su alojamiento inicial las instalaciones del Batallón Chimborazo, en la ciudad de Quito.

El escudo del GEO Ecuador está representado por una figura de fondo blanco limitado con línea negras. En la parte superior se encuentra las letras iniciales del GEO. “El Soldado Contraterrorista cubierto su rostro de negro simboliza el secreto y la alerta permanente que se requiere para cumplir las misiones y asegurar la paz de nuestro país.

140

En mayo de 1977 se traslada al campamento de la Balbina, en el valle de los Chillos. El 8 de julio de 1987, adopta el denominativo de Batallón de Ingenieros de Combate Nº 68 Cotopaxi, constando dentro del orgánico estructural del Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

En la Selva del Cenepa “En 1995, durante la guerra no declarada con el Perú, el B.E. 68 Cotopaxi tuvo


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

una actuación brillante con su personal, material y medios, como parte del ejército de operaciones, mediante el sembrado de campos minados, construcción de refugios, picas y campamentos militares en los sectores de Base Sur, Cueva de los Tayos, Coangos, Tiwintza.

Personal de ingenieros en instrucción de su especialidad

“Inicialmente se trasladó a su sector de responsabilidad en Tundayme, apoyando directamente al personal del destacamento Cóndor Mirador, conformando las patrullas de reconocimiento y de combate para las tareas de sembrado de minas, utilizando básicamente las minas antipersonales de fabricación brasileña y las Claymore americanas. “Otro trabajo importante fue la apertura de helipuertos, brechas y trochas. Al final del conflicto, se le destinó la construcción de la vía Limón-Banderas, de fundamental importancia para la aproximación de nuestras fuerzas hacia en el área de combate. “La construcción de helipuertos para las operaciones de la Aviación del Ejército, fueron fundamentales para el apoyo logístico requerido; especialmente en el Altar, Rosero, Maizal, Burgos, Eros, Tayos, Base Norte, Banderas, El Quina, Base Chalaco, Cóndor Mirador y Guarintza.

“La vía Cóndor Mirador-Tundayme fue fundamental para el ingreso de los lanzacohetes BM-21, cuya acción destructiva y psicológica minó la moral del adversario. “Es aquí donde alcanza la cúspide de la gloria, pues, dada la superioridad numérica del enemigo, las operaciones de movilidad y contra movilidad, jugaron un papel importante, constituyéndose en uno de los pilares fundamentales para destruir la voluntad de combate del enemigo y apoyar a las propias tropas. Por estos actos heroicos del soldado ecuatoriano y particularmente del soldado de ingeniería, el estandarte del Batallón No. 68 Cotopaxi recibió la condecoración al “Mérito de Guerra” en el grado de “Gran Cruz”, en reconocimiento a su destacada actuación. El batallón estuvo al mando del Tcrn. Mario Morales Villegas, con un efectivo de 22 oficiales, 100 voluntarios, 166 conscriptos, 57 reservistas, 8 oficiales de la reserva activa y 35 empleados civiles, siendo el capitán de ingenieros Diego López Trujillo, proclamado Héroe de Guerra, por sus hazañas en defensa de la patria. La unidad fue desmovilizada el 14 de abril de 1995. (Verción de la unidad)

Brigada de Aviación del Ejército No. 15 “PAQUISHA”

E

n 1956 se convoca al primer curso de pilotos del ejército. Siete fueron los aspirantes que culminaron el curso: teniente Germán Witt Ordóñez y subtenientes: Alfonso Buenaventura, Jorge Romero,

141


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Edison Torres, Hernán Hinojosa, Carlos Larrea y Jorge Gálvez. Cinco años después egresó una nueva promoción de pilotos, fortaleciendo de esta manera el servicio a unidades y puestos militares del Oriente ecuatoriano. En 1965 se organizó el primer curso de Pilotos Instructores de Vuelo. Para normar el funcionamiento de la escuela, se destacó un comando en Quito y destacamentos aéreos en Pastaza y Guayaquil. En 1972 la Aviación Ligera del Ejército francés prestó su contingente a través de becas y asesoramiento técnico. En 1976 el Servicio Aéreo del Ejército, mediante orden de comando Nº 004-EB976, determinaba el presupuesto para la operación de sus aviones Arava, Skivan,

El 29 de noviembre de 1979, el mando militar dispuso que adopte el denominativo de Aviación del Ejército, con la cual actuó en el conflicto de la Cordillera del Cóndor, en 1981. El 1 de julio de 1987, el Comando General del Ejército, aprobó la creación de la Brigada de Aviación del Ejército Nº 15 “Amazonas”, nombre que después fue cambiado por el de “Paquisha”. Con esta denominación participó exitosamente en la Guerra del Cenepa, en 1995. Mediante acuerdo ministerial publicado en la orden general Nº 36 del jueves 29 de febrero de 1996, la especialidad de Aviación del Ejército se transforma en arma, fortaleciendo de esta manera el orgánico estructural de nuestra institución.

Porter y Pilatos, por lo que el SAE se incorporaba a cumplir misiones de combate.

Helicópteros de la Aviación del Ejército que combatieron en el Cenepa.

142


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Operaciones Aéreas de elementos de la Brigada de Aviación del Ejército.

D

ejemos que los mismos pilotos de la Aviación del Ejército, relaten su participación en algunas operaciones aéreas y sus experiencias de combate.

Patuca - Río Namangoza - Río Coangos – Banderas - Valle del Tiwintza - Río Tiwintza - Base Sur – Objetivo. Se realizaron dos entradas durante las cuales fueron descargados un total de 72 cohetes que tienen, cada uno de ellos, un radio de acción de 50 metros, haciendo rugir la enmarañada selva y destrozando a las tropas invasoras. Se utilizó para el efecto, un punto de reamunicionamiento en inmediaciones de Warintza.

La Aviación del Ejército durante la Guerra del Alto Cenepa cumplió varias misiones; una de ellas el ataque a patrullas peruanas que intentaban conquistar Base Sur, encontrándose con una tenaz defensa ejecutada por parte de patrullas ecuatorianas. “La defensa de este girón de la patria se complicó, pues los abastecimientos, en especial la munición, alcanzaron niveles críticos debido a que no había forma de realizar el abastecimiento; por tanto, había la terrible posibilidad de que Base Sur sea tomada por tropas peruanas. Ante esta situación el comandante del teatro de operaciones toma la decisión de realizar un ataque aéreo con la Aviación del Ejército, por la precisión que exigía esta operación, considerando que las tropas se encontraban trabadas en combate, y se debía reducir al máximo la posibilidad de afectar a las fuerzas propias. “La misión fue asignada al pelotón COBRA, integrado por dos helicópteros Gazella, el E-350 tripulado por el mayor Jorge Villegas y teniente Milton Coronel, y el E-340 tripulado por Iván Haro y Hernán Vela. Esta misión consistió en realizar un ataque de máxima destrucción, el 031700-FEB-995, a patrullas peruanas ubicadas a 500 metros al sur de Base Sur. La ruta seguida fue

Grupo de integrantes de la Aviación del Ejército posando con su compañero de siempre, el helicóptero.

“Luego de este formidable ataque aéreo, cesó el fuego enemigo, los helicópteros de asalto aéreo entraron con abastecimientos y Base Sur no fue tomada por las tropas peruanas. Los soldados ecuatorianos que defendieron la posición con ejemplar decisión y valentía, una vez relevados de sus posiciones, se acercaron a los pilotos, artífices de esa gloriosa hazaña, para felicitarlos por haber salvado sus vidas, gracias a su temple, arrojo y profesionalismo. Por esta acción el comandante de las tropas terrestres solicita del escalón superior el reconocimiento a las tripulaciones que ejecutaron el ataque. El Sr. Presidente Constitucional De La República, previo informe favorable del comandante del teatro de operaciones,

143


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

otorga a las antes citadas tripulaciones, la condecoración Cruz al mérito de guerra en el grado de Caballero; la más alta condecoración que puede recibir un combatiente” (Tnte. Iván Haro Sánchez).

Riesgos a cambio de salvar vidas.

L

a guerra focalizada en el Cenepa había empezado días antes y en este teatro de operaciones se ejecutaban acciones de combate en forma permanente. La situación se tornó difícil cuando el enemigo tomó posesión de las principales elevaciones del sector y había colocado misiles antiaéreos en estas elevaciones. Por esta situación se prohibieron los vuelos tanto de abastecimiento como los vuelos de combate en el sector del valle del Cenepa o “Área Veneno”, como lo conocíamos los pilotos. “Pasado el medio día del 14 de febrero de 1995, a la vieja carpa de los pilotos, se presentó el Grad. Paco Moncayo, quien con su sonora voz manifestó: “en el sector oeste del valle del Cenepa, a la altura de la Cueva de los Tayos, existe una patrulla que tiene dos heridos, los que se han convertido en una enorme carga y obstaculizan el movimiento de las patrullas que combaten en este punto. Evacuar a estos heridos dará fortaleza a las patrullas que actúan en el sector, ya que sentirán que tienen el respaldo de quienes estamos al mando de las operaciones”. Mi general, para nuestra sorpresa agregó: “de ninguna manera les puedo obligar a volar en el sector, debido a la notable amenaza antiaérea ubicada en el mismo, pero a quien ingrese a cumplir esta misión le daré una condecoración”.

144

Cuando terminó de hablar, se levantó molesto el Tnte. Ricardo Zaldumbide quien le dijo: “nos ofende, mi general, ofreciéndonos condecoraciones, porque esa es nuestra misión y no trabajamos por este tipo de reconocimientos” e inmediatamente Zaldumbide dijo: “yo cumpliré la misión, mi general”. Sorprendido mi general, dijo que para cumplir la misión necesitaba dos helicópteros, es decir cuatro pilotos en total: dos pilotos para el helicóptero de rescate y dos para la tripulación del helicóptero de seguridad.

Pilotos que intervinieron directamente en el conflicto.

Pero Zaldumbide tenía la solución, con esa contagiosa sonrisa que lo caracterizaba, dijo: “claro, mi general, voy a ir con el Tnte. Iván Haro, el Tnte. Pablo Yépez y con el Tnte. Nicolás Ricaurte” y sonrió alegremente como si nos hubiese hecho una invitación a la tienda de la esquina. “¡Vaya invitación!, pero no nos detuvimos a meditar sobre el peligro, porque la adrenalina se aceleró en nuestros cuerpos y salimos inmediatamente a los helicópteros. Las coordinaciones las realizamos en el corto camino hacia aquellas pequeñas máquinas, herramientas de apoyo en la paz y máquinas de poderosa destrucción en la guerra.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

“El valle del Cenepa era nuestra casa. Lo conocíamos al centímetro. Ingresamos a la naciente del río Cenepa en vuelo a baja altura hasta la pista del Crea, chequeado este punto, pasamos al vuelo táctico entre los obstáculos, para entrar al “área veneno”.

“Un herido había recibido un tiro en el pómulo y el otro tenía el pie destrozado. Al mirarlos trasmitían esa fe inquebrantable de aferrarse a la vida, pienso que esa energía fue lo que nos indujo a realizar un despegue, llevando a la máquina a trabajar en los límites de su capacidad.

“Al llegar al sector oeste del valle, había algo extraño y fue paralizante observar que estábamos muy cerca de un novísimo y grande helipuerto peruano. En línea de aire estábamos a no más de 4 kilómetros, es decir, al alcance de los misiles, nos invadió el pánico por un instante. El subconsciente y la lógica nos decía que mejor debíamos retornar a la base, pero sin darle tiempo a la razón, avanzamos al cumplimiento de la misión; el vuelo pasó a convertirse en extremo arriesgado, y el tiempo transcurría en forma lenta. Seguimos el vuelo, avanzando por el interior de las quebradas, faltándonos un par de kilómetros para llegar. El helicóptero líder entró en el famoso helipuerto EROS, pero sucedió algo inesperado: los heridos no eran dos sino cuatro, lo cual significaba que el helicóptero de seguridad, en el que yo volaba, debía entrar al helipuerto. Al inicio no encontramos el punto ya que no teníamos GPS y era nuestra primera entrada a este lado de la cordillera, pero enseguida lo ubicamos con la ayuda de mi capitán Iván Haro, quien pasó a reemplazar a mi teniente Yépez porque el punto era difícil de ubicar, y cuando entramos nos sorprendimos al ver que el helipuerto era extremadamente angosto, el suelo no permitía un aterrizaje completo por cuanto era muy inclinado. Lo más grave fue que teníamos misiles colocados en las aeronaves y cuando subieron los heridos sobrepasamos el límite de carga; es decir, no podríamos despegar.

“Logramos despegar, si estábamos delatados en la posición no nos importaba, la prioridad era llegar al hospital de Patuca. La adrenalina nos tornó irreflexivos y realizamos un vuelo de combate de mucho riesgo. Aquel día la máquina operó mejor que nunca” (mayor Nicolás Ricaurte).

Misión de asalto aéreo. “Elemento Terrestre: Un escuadrón de Fuerzas Especiales. “Elemento aéreo: Un pelotón de helicópteros de reconocimiento (Dos helicópteros Gazelle), un escuadrón de asalto aéreo (cuatro helicópteros Super Puma y un Puma). “SITUACIÓN: Tropas peruanas intentan penetrar hacia la retaguardia de nuestras posiciones, por el margen occidental del río Cenepa, trabándose en combate contra una patrulla ecuatoriana, frente a la Cueva de los Tayos. “MISIÓN: Un escuadrón de Fuerzas Especiales reforzará lo más pronto posible a la patrulla trabada en combate en el margen occidental del río Cenepa, para permitir el cumplimiento de su misión y evitar el ingreso de tropas peruanas hacia nuestro territorio. “El escuadrón de Fuerzas Especiales es trasladado desde Gualaquiza hasta la

145


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Zona de Desembarco Juan, ubicada en el margen occidental del río Cenepa (Área Veneno), próximo al lugar en donde se encontraban trabados en combate fuerzas peruanas y ecuatorianas. El pelotón de reconocimiento ubica y conduce al escuadrón de asalto aéreo, siguiendo la ruta materializada por el río Zamora, río Namangoza, río Coangos hasta Banderas, y desde allí hasta la Zona de Desembarco, por el margen occidental del río Cenepa. El pelotón de reconocimiento, una vez alcanzada el área de

desembarco, ocupa puestos de observación y proporciona la seguridad a los helicópteros de asalto aéreo que ingresaban, con cierto intervalo de tiempo, para desembarcar al elemento terrestre que se encontraba a bordo. Finalizado el desembarco, el elemento aéreo abandona el “área veneno” y retorna al área de reunión ubicada en inmediaciones de Patuca. Esta misión permitió a las fuerzas terrestres mantener su posición, repeliendo con éxito el ataque de las tropas peruanas”.

Una foto inolvidable, posando enla base de Tiwintza con la satisfacción del deber cumplido.

146


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

La Guerra Electrónica en el conflicto del Cenepa

Personal de guerra electrónica desembarcando material y equipo en el sector de “Cóndor Mirador”.

La acción de guerra electrónica en el conflicto del Cenepa, se convirtió en los oídos de la nación y proporcionó alarma temprana a las Fuerzas Armadas, anticipándose así a las acciones que planificaba el ejército peruano, en las diferentes zonas de operaciones, resguardando la integridad de nuestros soldados y unidades que se encontraban en pri-

mera línea. Igualmente, se constituyó en factor influyente en la moral de los miembros de nuestras Fuerzas Armadas. La información y eventos más importantes que logró interceptar e identificar la Guerra electrónica especialmente antes y a inicios del conflicto, fueron:

Unidad móvil de interceptación (UMI-1), en cumplimiento de su misión.

147


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

FECHA

EVENTO INTERCEPTADO

BASE RESPONSABLE

Septiembre de 1994

“Búsqueda de hitos” por parte del personal del BIS-25

BGE-541 “Latacunga” y BGE-542 “Guachanamá”

Noviembre de 1994 y 12-ENE-995

Discusiones entre comandantes del BS-63 y BIS-25 y de la V-DIS.

BGE-541 “Latacunga”

14-ENE-995

Helicóptero sobrepasa el LPI. en el sector del BIS-25

BGE-541 “Latacunga”

2617:00-ENE-995

Ataque a Base Norte

BGE-541 “Latacunga”

Declaratoria del Día “D” y ataque a las 05:30

BGE-541 “Latacunga” y unidad móvil de interceptación No. 1

Caída del helicóptero del EP., cuyo piloto tenía el nominativo de “McGiver” y caída del oficial del EP., de nominativo “Lince”.

BGE-541 “Latacunga”

2617:00-ENE-995 2705:00-ENE-995 29 – ENE- 1995 07-FEB-1995

26-ENE-995

Movilización de los batallones contrasubversivos peruanos en el teatro de operaciones.

BGE-541 “Latacunga”, BGE-542 “Guachanamá” y BGE-543 “Mullopungo”

2705:00-ENE-995

Uso de lanzallamas

BGE-542 “Guachanamá” y unidad móvil de interceptación No. 1

2705:00-ENE-995

Caída en campo minado de personal de unidad peruana en el sector del “Cóndor Mirador”.

Unidad móvil de interceptación No. 1

10-FEB-995

Combate aéreo

Unidad móvil de interceptación No. 1

28-ENE-1995

Helicóptero deja abundante material en el PV-1

BGE-541 “Latacunga” y unidad móvil de interceptación No. 1

Enero y febrero de 1995

Dispositivo y detalles técnicos de radares peruanos.

BGE-543 “Mullopungo”

148


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Se alertó el ataque a Cóndor Mirador, mediante la interceptación, del parte de la caída de una patrulla enemiga en campo minado ecuatoriano en ese sector, zona donde cayó accidentalmente un miembro de guerra electrónica, el mayor Fausto Flores. En el mes de febrero, por primera ocasión, se empleó desmontado de su vehículo un equipo de interceptación en V-UHF, que permitió interceptar las conversaciones y coordinaciones en vuelo de los helicópteros peruanos, aviones de combate en vuelo, peruanos y ecuatorianos que operaban en el sector del valle de Coangos y del Cenepa.

Compañías de Operaciones Especiales Nº 5, 13, 17, 19 y 21

Todas las COE que intervinieron en el conflicto se emplearon cumpliendo misiones de reconocimientos ofensivos, escudriñamiento, patrullajes, incursiones, infiltraciones, emboscadas y contraemboscadas, en definitiva, manteniendo la fisonomía del frente, conservando el control y la posesión de los diferentes destacamentos y bases ecuatorianas.

Símbolos y logotipos de las Compañías de Operaciones Especiales que operan en el Oriente ecuatoriano.

Las compañías de operaciones especiales referidas, incluyendo la COE de la Tercera División del Ejército, constituyen unidades de alta capacidad operativa por estar integradas por elementos entrenados en técnicas y tácticas de guerra irregular. Durante el conflicto del Cenepa, se emplearon dentro de sus propias brigadas reforzando unidades de primera línea, constituyendo la reserva o integrando los agrupamientos tácticos de selva “Grad. Miguel Iturralde”, “Grad. Carlos Magno Andrade”, entre otras unidades. El agrupamiento “Gral. Iturralde”, por ejemplo, fue integrado por las compañías de operaciones especiales Nº 5, 17, 19, pertenecientes orgánicamente a las brigadas de Infantería Nº 5 “Guayas” y a las de Selva Nº 17 “Pastaza” y Nº 19 “Napo”.

149


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

150


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Héroes del Cenepa

“Estirpe de un ejército vencedor”

151


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

152


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Capitán Giovanni Patricio Calles Lascano.

Nació en Quito, el 17 febrero de 1969. Fueron sus padres Carlos Calles Cabezas y Mariana Lascano Morales. Inició los estudios en la escuela “Teodoro Anderson”. Egresó del mencionado instituto en 1981, con el reconocimiento de haber sido galardonado con la medalla al “Mérito Estudiantil” y honrado como el primer escolta del tricolor nacional. En octubre del mismo año ingresaba al colegio “Mejía”, y en 1987 obtenía el título de bachiller de la República. Durante su permanencia en aquel instituto, lo representó en las disciplinas deportivas de natación y fútbol. Ingresó de inmediato, en octubre de 1987, a la Escuela Superior Militar “Eloy Alfaro” en Parcayacu, en donde obtuvo el título de subrigadier de infantería. En 1989 fue integrante de la banda de guerra y portabanderín de su compañía. En 1990 egresaba con el grado de subteniente de infantería. Se graduó de paracai-

dista y luego de comando. En 1993 aprobó el curso de andinismo y en diciembre de ese mismo año, culminaba exitosamente el curso de selva y contrainsurgencia. Fue miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército, militó en unidades de esta especialidad en Latacunga, Quevedo, DaulePeripa y en el Coca. Contrajo matrimonio con Janina Smith Minda, con quien procreó dos hijos: David Alejandro y Andrea Katerina. En 1994 fue designado para realizar el curso de Cóndor y Satinador (Comando boliviano) en Sanandita, Bolivia. De regreso al país fue dado el pase a la Escuela de Selva, en la población oriental del Coca. En agosto de 1994 fue ascendido a teniente, continuando como instructor de los diferentes cursos de selva. Iniciado el conflicto con el Perú, ingresó el 6 de febrero a Tiwintza. Fue el teniente Calles quien izó la bandera en aquella

153


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

legendaria base, en presencia de periodistas nacionales y extranjeros. Respecto a su sacrificio en acción de armas, el informe del mayor Ángel Proaño, comandante de la base de Tiwintza nos hace conocer: “La Escuela de Selva y Contrainsurgencia de la Fuerza Terrestre cumplió con la misión de mantener la defensa en posición del sector de Tiwintza. Estuvo organizada con cinco equipos de combate de 13 a 15 hombres cada uno, en los sectores de El Maizal, la Emboscada, loma Tiwintza, río Tiwintza y Helipuerto, manteniendo observadores adelantados en la loma 1209 y Montañita”. “El 21 de febrero, las tropas peruanas llegaron a las inmediaciones de la base Tiwintza, y se combatió evitando su ingreso

154

en todos los frentes, siendo el sector de esta base, siguiendo el río Tiwintza, el inicio del combate y lugar donde falleció el Tnte. Giovanni Calles, producto del intercambio de fuego que hubo entre las dos fuerzas. Inicialmente se lo reportó perdido, pero luego se pudo comprobar que había fallecido en acción de combate… Resultaron heridos el Sgos. Washington Grefa y el Cbop. Segundo Rodríguez”. Su heroico sacrificio fue reconocido con la Cruz Al Mérito de Guerra en el grado de Caballero. Mediante decreto presidencial fue ascendido post mortem, con fecha 25 de marzo de 1995, al grado de capitán del ejército ecuatoriano.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Suboficial Edison Ernesto Mendoza Enríquez.

Nació en la ciudad de Ibarra, el 12 de septiembre de 1954. Fueron sus padres Tarquino Mendoza y Carmela Enríquez. La educación primaria la cursó en su ciudad natal; la educación media, por diferentes circunstancias, no pudo culminarla, pero su afán de superación lo hizo decidir por adquirir una sólida formación militar. Ingresó al ejército en marzo de 1982, en calidad de soldado de infantería. Realizó de inmediato el curso de paracaidismo y el 9 de julio de 1979 se graduaba de comando. En 1981 aprobó el curso de mantenimiento de material de transmisiones (comunicaciones), el 6 de enero de 1983 culminaba exitosamente el curso de promoción de soldados. Al año siguiente aprobó el curso de contrainsurgencia y meses después, los cursos de mantenimiento de paracaídas, de “doblaje de paracaídas” y de abastecimiento pesado. Cuando realizaba el curso de jefe de salto, una intempestiva enfermedad lo obligó a retirarse.

quien procreó dos hijos: Edison Fabricio y Jonathan Alejandro. El mayor tiempo de su vida militar permaneció en unidades de Fuerzas Especiales. La última unidad en que militó antes del conflicto del Cenepa, fue en la Compañía de Apoyo Logístico Nº 9 (CAL-9) de la Brigada “Patria”, con sede en Latacunga. Cuando se iniciaron las operaciones fue destinado a la zona de combate. Le correspondió cumplir diferentes misiones hasta cuando se decretó el cese de fuego. No obstante, los soldados peruanos continuaban infiltrándose y atacando a las bases ecuatorianas. El 27 de marzo de 1995, mientras combatía valientemente cayó abatido por el fuego enemigo. Fue uno de los últimos mártires que ofrendó la vida defendiendo la integridad territorial. Fue ascendido post mortem al grado de suboficial y honrado con la condecoración Al mérito de guerra en el grado de Caballero.

El 27 de agosto de 1982 contrajo matrimonio con Gladys Marina Vergara Torres, con

155


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Segundo Rafael Chimborazo Talahua

Nació el 24 de septiembre de 1955 en la población de Simiatug, provincia de Bolívar, en el hogar formado por Segundo Chimborazo y María Talahua. Se educó en la escuela “José Ignacio de Guzmán”, en la parroquia Simiátug, cantón Guaranda. El 29 de enero de 1976 se casó con Dalia Luzmila Martínez, procreando a Wilson, Marco y Marian. En enero de 1981 ingresó al ejército como soldado de infantería. Se graduó después de paracaidista e integró la banda de músicos de la unidad. Siendo parte integrante del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 de Quevedo, le correspondió el honor de cumplir el deber de soldado en la selva del Cenepa. Integró el equipo comandado por el teniente Napoleón Camacho e inició el cumplimiento de diferentes misiones.

156

En uno de los patrullajes el equipo de combate del sargento Chimborazo capturó a un soldado peruano del destacamento “Soldado Pastor”. El 31 de enero, conjuntamente con sus compañeros ocupaba una posición de bloqueo en el sector del río Cenepa. En ese mismo día la patrulla fue atacada por soldados del Batallón de Selva Nº 25 “Callao”, sin que puedan doblegar la resistencia de los ecuatorianos. Concluido el combate se reportó al sargento Chimborazo Talahua como desaparecido. Al día siguiente se comprobó su muerte, como consecuencia de heridas por esquirlas de granada de mortero en la garganta. Resultaron heridos los sargentos Washington Mora y Félix Vásquez. Fue ascendido post morten y distinguido con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Wilson Cueva Pillajo.

Nació en Quito el 12 de junio de 1962, en el hogar formado por Luis Cueva y Ana Pillajo. Se graduó de bachiller en la especialidad de físico matemático. Contrajo matrimonio con Magali Mendoza, procreando tres hijos: Wilson, Deicy y Doris. Inició su vida militar como soldado de Infantería. Realizó cursos de paracaidismo, comandos, guía de salto. Fue honrado con la condecoración Fuerzas Armadas de tercera clase y con encomio solemne.

de proyectil de arma de fuego que le causó la muerte. Su cadáver fue rescatado y conducido hasta la “Y”. Por los continuos combates registrados, fue sepultado en el sector para ser después exhumado y dársele los honores militares, reservados a quienes cumplen honrosamente el sagrado deber de defender las fronteras. Fue ascendido post mortem a sargento del ejército ecuatoriano y distinguido con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

Meses antes del conflicto del Cenepa, pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 de Quevedo. Integrando esta unidad se trasladó a la zona de operaciones, en donde conformó un equipo de combate, al mando del capitán Edwin Castro. Este grupo de combatientes tenía la misión de controlar y defender el sector de la Cueva de los Tayos. El 1 de febrero se produjo un combate con soldados peruanos del BIS-25 “Callao”, como consecuencia de la acción, el entonces cabo Cueva Pillajo, recibió mortal herida

157


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Fausto Nicolás Espinoza Pinto.

Nació en Palestina, provincia del Guayas, el 28 de septiembre de 1963. Hijo de Marcial Espinoza y Luisa Pinto. Estudió hasta el cuarto curso de educación media. A los 21 años, el 1 de octubre de 1984, fue dado de alta como soldado de infantería. Realizó además de los cursos reglamentarios de promoción, los de comando y paracaidismo. Contrajo matrimonio con María Cecilia Cedeño, el 23 de diciembre de 1989. Tuvo dos hijos: Fausto y Angélica. Cuando iniciaba el problema con el Perú, el cabo Espinoza Pinto pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24 de Lago Agrio. El 22 de febrero de 1995, integrando un equipo de combate y mientras cumplía la misión asignada, fue abatido por el fuego de las fuerzas adversarias. La inscripción de defunción registrada en Palestina, el 3 de marzo del mismo

158

año, en el tomo I, página 14, indica que el fallecimiento de nuestro héroe se produjo por heridas de arma de fuego. Fue ascendido post mortem, en reconocimiento a su sacrificio en defensa de la soberanía nacional y honrado con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Jorge Washington Guerrero Lamilla.

Nació en la ciudad de Milagro, provincia del Guayas, el 13 de junio de 1960, en el hogar formado por Carlos Guerrero y Juana Lamilla. Inició sus estudios en la escuela “Victoria Concha de Valdez”; estudió después en el colegio nocturno “17 de Septiembre” hasta cuarto curso de secundaria (actualmente, el primer curso de bachillerato). Cumplió el servicio militar en el Batallón de Infantería Nº 22 “Cayambe”. Realizó el curso de soldados, graduándose en la especialidad de infantería. Durante su carrera militar prestó los servicios en unidades de Cuenca, Quito, Zamora y Santo Domingo. En esta última ciudad contrajo matrimonio con Mirian Ganchala, de cuya unión nacieron Daniel y Diana.

Profesaba la religión evangélica por lo que sus compañeros lo llamaban cariñosamente “hermanito”. Pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 25 de Santo Domingo, comandado por el mayor Fernando Hidalgo. Ingresó a la zona de conflicto, en donde conformando patrullas o equipos de combate, cumplía responsablemente las misiones asignadas. El 25 de febrero de 1995, mientras realiazaba tareas de patrullaje, en una emboscada en el sector de la “Y” cayó abatido por el fuego enemigo. Inicialmente se lo daba por desaparecido, pero 3 días después se encontró su cadáver. Fue ascendido post mortem por su sacrificio en defensa de la integridad territorial y distinguido con la condecoración correspondiente.

159


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Luis Felipe Hernández Tello.

Nació en el Carmelo, provincia de Carchi, el 10 de abril de 1959. Hijo de Juan José Hernández y de Teresa Tello. Estudió hasta el tercer curso de secundaria. El 1 de junio de 1979, luego de culminar exitosamente el curso respectivo, ingresó al ejército como soldado de Infantería. Realizó además cursos de armero, mantenimiento de munición y digitador. Contrajo matrimonio con Esperanza Sánchez con quien procreó a Luis, Anderson, Giovanna y Mariela. En noviembre de 1994 desempeñaba la función de instructor de la Escuela de Formación de Soldados del Ejército, en el Fuerte “Atahualpa” en Aychapichu. En febrero del año siguiente, conjuntamente con un grupo de sus alumnos aspirantes a soldados, fue trasladado al Comando de la Brigada de Selva Nº 17 “Pastaza” y desde allí a Patuca.

160

El 25 de febrero de 1995, mientras cumplía la misión de patrullaje se produjo un combate de encuentro con soldados peruanos del Batallón Contra Subversivos Nº 314, por cuya consecuencia el sargento Hernández Tello cayó herido de muerte. Su cadáver fue evacuado a la capital de la República y el martes 28, sepultado con los honores correspondientes en el cementerio El Batán de Quito. De acuerdo con la partida de defunción, el héroe falleció por “paro respiratorio y hemorragia aguda por heridas múltiples en el cuerpo”. Fue ascendido post morten y se hizo acreedor a la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Agustín Anchico Murillo

Nació en Rosa Zárate, cantón Quinindé, provincia de Esmeraldas, el 5 de mayo de 1962. Fueron sus padres Justiniano Anchico y Ana Luz Murillo. Estudió hasta el tercer año de secundaria, para luego hacer el curso que lo calificaba de soldado de infantería, el 1 de octubre de 1984.

do. A pesar de las atenciones dispensadas falleció posteriormente. Fue ascendido post mortem y honrado con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

Contrajo matrimonio en la población de la Shell, provincia de Pastaza, el 5 de octubre de 1989, con Emperatriz Herrera. Tuvo tres hijos: Steven, Ruth y Luis. Antes del conflicto con el Perú integraba el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24. Por disposición superior, esta unidad tuvo que trasladarse a la zona de operaciones en el Cenepa. El 22 de febrero de 1995 integraba un equipo de combate. Encontrándose en misiones de patrullaje y reconocimiento fue emboscado, y durante las acciones de contraemboscada fue mortalmente heri-

161


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Fenicio Alfredo Angulo Ramírez.

Nació en la población de Chinca, provincia de Esmeraldas, el 16 de julio de 1961. Fue hijo de Segundo Angulo Garcés y de Tarcila Ramírez Quiñónez. Culminada la educación escolar continuó su formación educativa hasta el tercer curso de colegio. El 1 de octubre de 1984 se graduó de soldado de infantería. En la Escuela de Fuerzas Especiales aprobó los cursos de paracaidismo y comando. Se unió sentimentalmente a Narcisa Estrella Saltos, de cuya unión nacieron Katy, Vanesa y Darwin. Antes de iniciarse el conflicto con el Perú, el Cbop. Fenicio Alfredo Angulo (también consta en algunos documentos como Vinicio, en vez de Fenicio), integraba el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24, comandado por el teniente coronel Eduardo Vergara.

162

Con su unidad, ya en la zona de operaciones, cumplió diferentes misiones. El 22 de febrero de 1995 integrando un equipo de combate, se enfrentó a soldados peruanos que pretendían conquistar la base de Tiwintza, por lo que después del violento combate, se estableció la muerte de otro héroe de la patria, como consecuencia de múltiples heridas provocadas por arma de fuego, de acuerdo con la partida de defunción suscrita el 27 de febrero. Fue ascendido post mortem y honrado con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Richard Oswaldo Burgos.

Guayaquileño, nacido el 3 de enero de 1967. Hijo de Hugo Burgos y Elva Suárez. Luego de aprobar el ciclo básico de educación media, el 1 de febrero de 1986, apenas a los 19 años de edad, ingresó al ejército como soldado de infantería. Contrajo matrimonio con Carina Tello Arévalo, oriunda de Gualaquiza, de cuya unión nacieron Kevin y Alexy. El cabo Burgos antes del conflicto con el Perú, pertenecía al Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza”. Inicialmente, el futuro héroe recibió la misión de integrar una patrulla que debía infiltrarse en sectores avanzados, con el propósito de informar las actividades, número de efectivos, tipos de armamento y cualquier otro detalle del enemigo, terreno y condiciones atmosféricas. La patrulla de acuerdo con un ex combatiente se denominó Faisal, comandada por el teniente Jorge Cisneros e integrada por 17 efectivos, incluyendo el oficial.

Como a partir del 27 de enero de 1995 se intensificaron las operaciones enemigas, la patrulla se constituyó en equipo de combate, al mando del capitán Edwin Castro, correspondiéndole controlar y defender el sector de la Cueva de los Tayos. En el informe de combate consta: “El 05-FEB-995, tropas peruanas atacan la posición de bloqueo con fuego de RPG-7, siendo repelido el ataque por el fuego de nuestras armas, como resultado se registró la muerte del cabo Burgos, el mismo que no pudo ser evacuado por la intensidad de los combates”. Fue ascendido post mortem y, como el resto de compañeros fallecidos en cumplimiento del deber, condecorado con la presea Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

163


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Héctor Gonzalo Chica Espinoza

Nació en Machala, provincia de El Oro, el 1 de octubre de 1963, en el hogar formado por Juan Chica Añazco y Teresa Espinoza. Después de aprobar el cuarto curso o primero de bachillerato, el 1 de mayo de 1985, se graduó de soldado de infantería. Realizó cursos de paracaidismo, comando, guía de canes, hombre rana (buceador de combate), reempaquetador de paracaídas, por lo que integró algunas unidades de Fuerzas Especiales. Se casó con Silvia Yolanda Aguirre, procreando cuatro hijos: Wilmer, Yohana, Héctor y Silvia. Pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 25, cuando fue trasladado a la zona del Cenepa. El 13 de febrero de 1995, el mayor Fernando Hidalgo organizó una patrulla de 12 hombres que debía partir de Coangos a Base Sur. En las inmediaciones de esta base, la patrulla fue emboscada produciéndose el consiguiente combate. En la acción

164

perdió la vida el cabo Héctor Gonzalo Chica. Uno de los informes correspondientes narra: “Aparentemente el enemigo tenía montada una emboscada con cuarenta hombres, los cuales se habían dispuesto en la pica en forma de L, permitiendo que toda la patrulla ingrese al área de emboscada. El gran volumen de fuego, a través de disparos de fusil y lanzamiento de granadas de mano, impidió la destrucción de la patrulla ecuatoriana y obligó al repliegue de la peruana. De los doce miembros de nuestra patrulla, uno resultó muerto y siete heridos. Fue una acción heroica de los ecuatorianos”. El jueves 16 fue evacuado el héroe nacional a Patuca en donde se le tributó los honores respectivos. Fue ascendido post mortem y honrado con la condecoración correspondiente.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento Gabriel Hipólito Solís Moreira

Nació en Santa Ana, provincia de Manabí, el 31 de marzo de 1962. Sus padres, Aquilino Solís Parra y Rosalía Moreira. Estudió en su ciudad natal, llegando a concluir el cuarto curso de educación media. Cumplió el servicio militar obligatorio en el Batallón de Infantería Blindada No. 30 en la ciudad de Riobamba, para luego ingresar, el 1 de Octubre de 1985, al ejército ecuatoriano, con el grado de soldado de infantería.

emboscado por tropas adversarias. Luego de intenso combate los soldados peruanos fueron obligados a replegarse, fue entonces cuando se confirmó la muerte del héroe nacional. Fue ascendido post mortem y honrado con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

Vivió en unión de pareja con Gloria Oyola Cabezas con quien procreó a Gabriel, Lady y Raúl. Con el grado de Cbop. prestaba sus servicios en el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24, cuando le correspondió a su unidad trasladarse a la zona de operaciones. El 22 de febrero de 1995, el cabo Solís Moreira integrando un equipo de combate patrullaba el sector de Tiwintza, siendo

165


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Sargento César Alonso Villacís Madril

Nació en Pujilí, provincia de Cotopaxi, el 6 de junio de 1961. Hijo de Luis Olmedo Villacís y de Rosa Madril Rivera. Estudió hasta el tercer año de secundaria, para después, el 1 de agosto de 1985, ingresar al ejército como soldado de infantería. Realizó los cursos de paracaidismo, pumas, andinismo, jefe de salto, que lo acreditaron como miembro de las Fuerzas Especiales del ejército ecuatoriano. Prestó sus servicios en el Batallón de Infantería Vencedores, en el Batallón de Selva Putumayo, en los grupos de Fuerzas Especiales de Quevedo, Lago Agrio y en la Brigada de Fuerzas Especiales de Latacunga. Contrajo matrimonio en Pujilí, el 15 de enero de 1993, con Mirian Cecilia Chiluiza, con quien procreó a Jhonatan y César Guillermo. Cuando se inició el conflicto con el Perú, pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales

166

Nº 24, unidad que fue trasladada a la zona del Cenepa. El 22 de febrero de 1995, el equipo de combate que integraba se enfrentó a soldados peruanos, teniendo como resultado la muerte del cabo primero César Alonso Villacís Madril. El 26 de febrero llegaba el cadáver del héroe a la ciudad de Quito, de allí fue trasladado a la casa de su madre en Pujilí, pero por pedido de las autoridades del cantón fue velado en el salón de honor “General Guillermo Rodríguez Lara”. Al día siguiente, fue sepultado con los honores militares y acompañado de centenares de coterráneos, en el cementerio de Pujilí. Ascendió post mortem y fue honrado con la condecoración correspondiente.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Wladimir Enrique Analuisa Montero

Nació en Guaranda, el 9 de abril de 1964, en el hogar formado por Enrique Analuisa y María Montero. En 1986 se graduó en el colegio “Técnico Guaranda”. Después de iniciada en la carrera militar, realizó diferentes cursos en la Brigada de Fuerzas Especiales de Latacunga. En 1994 contrajo matrimonio con Silvia Murillo. En enero de 1995, integrando el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27, fue enviado a la zona del conflicto. El 19 de febrero, como parte del tercer equipo de combate del tercer escuadrón del Grupo de Fuerzas Especiales Nº 27, en un combate registrado con el enemigo fue gravemente herido, falleciendo al día siguiente.

hace conocer las circunstancias que produjeron la muerte del héroe nacional: “El día domingo 19 de febrero avanzábamos con el escuadrón por la cordillera, con dirección hacia la loma 1221. Aproximadamente a las 15:30 horas fuimos emboscados en el sector. Se produjo un combate de aproximadamente 30’… Durante el mismo escuché un zumbido bien fuerte y oí un ruido tremendo a mi espalda, regresé a observar y vi al cabo Analuisa que tenía la cara ensangrentada, el ojo había sido vaciado y tenía un gran agujero a la altura de la tráquea, además lleno de esquirlas la espalda y la pierna derecha…” Los compañeros tratando de salvarle la vida le transportaron cargándolo a la espalda, pero al día siguiente, a las 06:30, falleció mientras era transportado. EL Cbos. Wladimir Analuisa Montero fue distinguido con la condecoración correspondiente y ascendido post mortem al inmediato grado superior.

Un fragmento del informe del mayor Luis Silva, que comandaba el tercer escuadrón,

167


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Gonzalo Efrén Montesdeoca Montesdeoca

Nació en San Juan de Pozul, cantón Celica, provincia de Loja, el 6 de marzo de 1967, en el hogar formado por Víctor Montesdeoca y Elva Montesdeoca. Estudió hasta el quinto curso de secundaria. Ingresó al ejército como soldado de infantería, el 27 de julio de 1988. Perteneció a la centésima décima sexta promoción de paracaidistas. En diciembre de 1994 legalizó su unión libre, contrayendo matrimonio con Palmira Galeas Meneses, quien quedó embarazada de seis meses a la muerte del héroe nacional. Pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24, unidad que se trasladó a la zona de combate en cumplimiento de su deber. El 22 de febrero de 1995, el equipo de combate que integraba, mientras realizaba patrullaje en las inmediaciones de Tiwintza, tuvo un combate de encuentro con soldados

168

peruanos, como resultado de esta acción de armas cayó abatido el Cbos. Gonzalo Montesdeoca Montesdeoca. En el informe médico elaborado por el subteniente Edison Tasambay constaba: “Vestía uniforme militar, se encuentra en estado de descomposición moderada… Causa de muerte: herida en la región precordial”. Ascendió post mortem y fue distinguido con la condecoración correspondiente.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Ernesto Araldo Vaca Bonilla

Nació el 6 de junio de 1964, en Valencia, provincia de los Ríos. Hijo de Ángel Vaca y de Rosa Bonilla. Estudió hasta cuarto curso de colegio, porque su decisión fue hacer el curso correspondiente que le dé la oportunidad de ingresar a la milicia. Realizó el servicio militar obligatorio en el Batallón de Selva No. 57 “Montecristi”. El 20 de enero de 1988 fue dado de alta en calidad de soldado de infantería. Durante su corta trayectoria militar demostró responsabilidad, disciplina y un alto nivel de superación, cualidades que lo hicieron acreedor a un meritorio “Encomio Solemne”. Pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 24, unidad que se trasladó a la zona de operaciones sureste. (ZOSE)

Cbos. Vaca Bonilla Ernesto Araldo como miembro del segundo equipo de combate, que tenía como responsabilidad el sector de Tiwintza. El 22 de febrero de 1995, personal del ejército peruano del BCS-314 (Batallón Contrasubversivo Nº 314), efectúa una emboscada en las inmediaciones de la Base de Tiwintza a la patrulla conformada por miembros del segundo equipo de combate, siendo repelido por el fuego de nuestras armas; como consecuencia de este ataque resulta herido de muerte el Cbos. Vaca Bonilla Ernesto Araldo, perteneciente al GFE-24”. Fue ascendido post mortem y honrado con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

En el informe que narra el sacrificio del héroe nacional consta: “Por orden del Tcrn. Eduardo Vergara, Comandante del GFE-24 en el sector de Tiwintza, fue designado el

169


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Romel Ramiro Vásquez Palomino

Nació en el Quinche, provincia de Pichincha, el 9 de diciembre de 1969, en el hogar formado por José Vásquez Gordón y Lidia Palomino Franco. Sus primeros estudios los realizó en su lugar natal; estudió después en el colegio Cardenal de la Torre hasta cuarto curso. El 20 de enero de 1988 fue dado de alta de soldado de infantería. Realizó los cursos de paracaidismo y comando. Fue dado el pase al Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 de Quevedo. El 10 de diciembre de 1994, en El Empalme, provincia de Guayas, contrajo matrimonio con Maribel Macías. Como parte del GFE-26 fue trasladado a la frontera suroriental en donde cumplió las misiones encomendadas. En un informe elaborado por el comandante del Agrupamiento “Miguel Iturralde”, consta que perteneció al equipo de combate del teniente Cristóbal Espinoza Yépez.

170

El 1 de febrero la patrulla de combate del Cbos. Romel Vásquez Palomino que ocupaba una posición de bloqueo, fue atacada por varias ocasiones; en uno de estos ataques cayó abatido nuestro héroe nacional, y heridos el sargento Stacio y el cabo Carlos Rodríquez. Los restos mortales fueron evacuados días después, por los continuos e intensos combates que se desarrollaban. Fue ascendido post mortem y distinguido con la condecoración correspondiente.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo José Miguel Anrango Escola

Nació en la parroquia de San Pablo, cantón Otavalo, el 22 de febrero de 1972. Fueron sus padres Segundo Anrango y Mercedes Escola.

mente por efectivos de un batallón contrasubversivo. En aquella acción de armas cayó abatido el joven aspirante José Anrango Escola.

Fue un estudiante aventajado. Luego de obtener el título de bachiller pensó continuar los estudios universitarios, pero su vocación de vestir el uniforme de una noble y gloriosa institución, lo impulsó a ingresar a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército (ESFORSE), en septiembre de 1994.

Fue ascendido post mortem y honrado, como el resto de compañeros, con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

El conflicto con el Perú no permitió que los jóvenes aspirantes concluyeran el curso: instructores y alumnos fueron trasladados a la zona de operaciones, en donde el aspirante Anrango Escola fue destinado a la Brigada “Alfaro”. El 22 de febrero, integrando una patrulla de combate realizaba la seguridad de una posición de morteros en el sector de El Maizal, la cual fue atacada intempestiva-

171


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Milton Saúl Jácome Calvopiña

Nació en el barrio de San Roque, cantón Quito, provincia de Pichincha, el 4 de septiembre de 1973. Fue el tercer hijo de Miguel Jácome y de Sori Esperanza Calvopiña. La educación primaria y secundaria culminó en institutos de la ciudad de Quito. Cuando supo que ser bachiller era uno de los requisitos para ingresar a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército (actualmente ESFORSFT), decidió presentar la carpeta con los documentos pertinentes. Suspendió los estudios por los problemas suscitados con el Perú. Con sus instructores y compañeros aspirantes a soldado, fue trasladado a la zona del conflicto y asignado a la Brigada “Alfaro”. Por la grave conmoción que vivía el país, en la hoja de historia personal consta el 1 de febrero de 1995 como la fecha de ingreso al ejército. El 22 de febrero estaba en vigencia el cese de fuego; sin embargo, los soldados peruanos incursionaron y atacaron la posición que ocupaba el aspirante Milton Saúl Já-

172

come Calvopiña, quien conjuntamente con otros compañeros cayó defendiendo nuestra heredad territorial, al ser impactado por las balas asesinas. Fue ascendido a Cbos. y honrado con la condecoración respectiva.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Alfonso Lamiña Chiguango

Nació el 24 de diciembre de 1972, en Cumbayá, cantón Quito, provincia de Pichincha, en el hogar formado por Idelfonso Lamiña Cholango y María Chiguango. Inició los estudios de primaria en su lugar natal, continuándolos posteriormente hasta graduarse de bachiller.

Murió a los 22 años, célibe y sin dejar descendencia. En la Orden del Comando General del Ejército, del 30 de marzo de 1995, se registra el ascenso post mortem, con fecha 23 del mismo mes; igualmente, fue honrado con la condecoración. Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

Ingresó a la Escuela de Formación de Soldados en Aychapichu, en septiembre de 1994. El hecho de que el Ecuador fue alertado por las infiltraciones que hacían tropas peruanas en su frontera sureste, hizo que su escuela se trasladase al área del Cenepa. El 22 de febrero, mientras se encontraba cumpliendo la misión de seguridad, fue atacada su posición por soldados peruanos, siendo muerto en combate el aspirante Alfonso Lamiña Chiguango en esta acción de armas.

173


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Héctor Efraín Pilco Chango

Nació en El Rosario, parroquia San Miguelito del cantón Píllaro,provincia de Tungurahua, el 15 de diciembre de 1973. Fue el segundo hijo de Aníbal Pilco y María Chango Inició los estudios en la escuela “Alianza para el Progreso”. Ingresó posteriormente en el colegio “Jorge Álvarez” de Píllaro, graduándose de bachiller en 1992. Cumplió el servicio militar obligatorio en el Batallón de Infantería Nº 38 “Ambato” (anteriormente BI-38 “Esmeraldas”). Ingresó de inmediato a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército, graduándose de soldado de infantería en mayo de 1994. Su primer pase fue al Batallón de Selva Nº 61 “Santiago”, en la provincia de Morona Santiago, siendo después destinado al puesto militar de “Teniente Ortiz”, en la frontera con el Perú. A partir del 27 de enero de 1995, el Perú inició abiertamente las operaciones ofensivas en contra de bases y destacamentos ecuatorianos. El 27 de enero, el puesto avanzado de “Teniente Ortiz” fue atacado violentamente por aire y tierra. En una de estas acciones cayó abatido el soldado Héctor Pilco Chango,

174

constituyéndose en el primer mártir ecuatoriano del conflicto armado del Cenepa. Un informe del mayor Héctor Benavides, comandante del BS-61 “Santiago”, nos hace conocer sobre el fallecimiento del héroe: “Por orden del Comando fue designado el soldado Pilco Héctor a integrar una posición de bloqueo en la pica Etza-Ortiz, en unión de 3 voluntarios y 9 conscriptos. El 27 de enero a las 06: 15 horas la posición de bloqueo fue atacado por soldados peruanos del puesto de vigilancia Chiqueiza. Como consecuencia se produjeron bajas y heridos de soldados peruanos en número no determinado. De nuestra parte resultó herido en la pierna izquierda el soldado Héctor Pilco… El herido fue arrastrado por el soldado Antonio Curipoma… A los dos soldados se los dió por desaparecidos… Después del ataque se envió una patrulla a buscarlos. Cuando apareció el soldado Curipoma indicó el lugar en donde se encontraba su compañero al que había aplicado un torniquete y los primeros auxilios. Cuando acudieron a su rescate verificaron su deceso”. Fue ascendido post mortem y distinguido con la condecoración respectiva.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Rafael Pullaguari Pullaguari

Nació en Yanzatza, provincia de Zamora Chinchipe, el 15 de abril de 1970. Hijo de Manuel Pullaguari y Rosenda Pullaguari. Sus estudios los realizó en institutos de su lugar natal.

Por haber caído en terreno selvático, por los campos minados existentes y por los continuos combates registrados, se dificultó la evacuación inmediata del cadáver de otro héroe de la patria.

Cuando inició el conflicto con el Perú, el soldado Pullaguari pertenecía a la Compañía de Operaciones Especiales Nº 21 de la Brigada “Cóndor”.

Fue ascendido post mortem y reconocido su sacrificio con la condecoración respectiva.

El 5 de febrero de 1995, integraba el equipo de combate comandado por el capitán Aquiles López, el mismo que a la altura de la confluencia del río Tiwintza con el Cenepa, se enfrentó a soldados del batallón de Infantería de Selva Nº25 “Callao”. En esta acción cayó mortalmente herido el soldado Rafael Pullaguari Pullaguari. Cuando el cabo Miguel Quichimbo pretendió ayudarlo, se dio cuenta que estaba agónico, que no le escuchaba absolutamente nada y que solo “boqueaba”.

175


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo José Benjamín Robles Carrión

Nació en la población de Olmedo, Santa Bárbara, provincia de Loja, el 13 de octubre de 1973. Fueron sus padres José Robles y Artemia de Jesús Carrión

pañero Carlos Manuel Robles Tanda-

Ochoa. Inició sus estudios en institu-

Fue ascendido post mortem y distin-

tos de su lugar natal, hasta graduar-

guido con la condecoración respecti-

se de bachiller e ingresar después a

va.

la Escuela de Formación de Soldados del Ejército (ESFORSE), a la edad de 21 años. El 22 de febrero de 1995, el aspirante José Benjamín Robles Carrión, mientras daba seguridad a una posición de morteros, fue abatido por soldados peruanos, que realizaron una incursión cuando había sido ya declarado el cese de fuego. Inicialmente su muerte motivó una lamentable equivocación: se creyó que quien cayó en combate fue su com-

176

zo, pero días después el equívoco fue convenientemente aclarado.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Vicente Arnulfo Rosero Palacios

Nació en la parroquia “Diez de Agosto”, cantón Puyo, provincia de Pastaza, el 25 de agosto de 1971. Tercer hijo de Clemente Rosero y Clara Palacios. Sus estudios los realizó hasta el tercer curso de colegio. cumplió el servicio militar obligatorio en el Hospital de Brigada No. 17 “Pastaza”. Ingresó al Ejército con el grado de soldado, el 1 de julio de 1993.

ecuatoriana. Después de varias horas de combate, los ataques fueron neutralizados conociéndose la muerte del soldado Vicente Rosero Palacios, como consecuencia, según sus compañeros, de una herida de bala en la tetilla izquierda. Fue ascendido post mortem y honrado con la condecoración respectiva.

Cuando inició el conflicto con el Perú, pertenecía al hospital de la Brigada Nº 21 “Cóndor”. Ingresó a la zona de operaciones integrando un equipo de combate, comandado por el teniente Cristóbal Espinoza Yépez. Tuvo la misión de ocupar posiciones de bloqueo en el sector de la Cueva de los Tayos y coordinar las tareas de patrullaje y reconocimiento con las patrullas del capitán Edwin Castro y teniente Carlos Taipe. El 27 de enero de 1995, personal del Batallón de Infantería de Selva Nº 25 “Callao”, desencadenó intenso fuego de morteros previo el ataque a la posición

177


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Freddy Ismael Santander Peralvo

Nació en Ibarra, provincia de Imbabura el 10 de marzo de 1974, en el hogar formado por Ismael Santander y Fanny Peralvo.

En el informe respectivo consta que el aspirante Santander Peralvo Freddy “falleció repeliendo el ataque, ofrendado su vida a la patria”.

Sus estudios los inició y concluyó en Ibarra, donde se graduó de bachiller.

Fue ascendido post mortem y condecorado con la presea correspondiente.

En 1994 ingresó a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército. Cuando apenas tenía cuatro meses de formación militar, tuvo que trasladarse, conjuntamente con sus compañeros, a la zona del conflicto. El 22 de febrero de 1995, con un grupo de aspirantes, tenía la responsabilidad de dar seguridad a una de las posiciones de morteros ubicada en el sector de El Maizal. En esas circunstancias los jóvenes soldados fueron sorprendidos por tropas peruanas que aprovecharon la vigencia del cese de fuego, que regía desde el 14 de ese mes (febrero).

178


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Marcelo Marino Suárez Montesdeoca

Nación en Riobamba, el 8 de septiembre de 1975, en el hogar formado por Erdulfo Suárez Mayorga y Elsa Montesdeoca Guerrero. Estudió en el instituto Superior Tecnológico “Carlos Cisneros” y se graduó de bachiller en el colegio “Miguel Ángel León”.

Su cadáver fue oficialmente identificado días después. Posteriormente fue trasladado a Riobamba, llevado al salón principal del Municipio y luego conducido en hombros de sus compañeros militares, al cementerio general de la ciudad. Fue ascendido post mortem y distinguido con la condecoración respectiva.

En 1994 ingresó a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército. El conflicto con el Perú hizo que se suspendieran las actividades académicas, por lo que la ESFORSE tuvo que trasladarse al área del Cenepa. El 22 de febrero de 1995, la patrulla de aspirantes que daba seguridad a una de las posiciones de morteros, fue atacada sorpresiva y violentamente causando la baja del joven héroe nacional, Marcelo Suárez Montesdeoca.

179


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo José Urquizo Chango

Nació en Ambato, el 7 de junio de 1975, en el hogar formado por Gonzalo Urquizo Días y Gladys Chango. Inició los estudios en el Centro Escolar “Ecuador”, matriculándose después en el colegio “Rumiñahui”. Se graduó de bachiller en la especialidad de físico matemático. En septiembre de 1994 ingresó a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército. Cuando se suscitó el conflicto, la ESFORSE fue trasladada a la base aérea de la Shell y desde allí a la zona del conflicto. El 22 de enero de 1995, un grupo de aspirantes cumplía la misión de dar seguridad a una posición de morteros.

180

Posiblemente el exceso de confianza y su inexperiencia, hizo que la patrulla fuese sorprendida y casi aniquilada por completo. Uno de los jóvenes aspirantes que cayó en defensa de la patria fue José Urquizo Chango, ascendido post mortem y distinguido con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Cabo Carlos Geovany Yuqui Medina.

Nació en Cañar, el 20 de junio de 1974. Fue hijo de Francisco Yuqui Sarmiento y María Medina Sánchez. Estudió en la escuela “Vicente Rocafuerte” de El Triunfo y en el colegio “Segundo Quiroz”, nombre de otro héroe que entregó su vida en Paquisha, el 28 de enero de 1981.

En uno de los informes elaborado al respecto, consta como conclusión: “El ejército peruano capturó al soldado Yuqui Carlos, y sin respetar los más elementales derechos humanos fue asesinado el mencionado soldado”. Fue ascendido post mortem y distinguido con la condecoración respectiva.

Después de cumplir el servicio militar obligatorio, ingresó a la ESFORSE y el 28 de abril de 1994, era dado de alta en el ejército ecuatoriano. Hizo el curso de paracaidismo sin lograr hacer el de comando, porque advino el conflicto con el Perú. En la zona de operaciones, el 1 de febrero de 1995, integraba un equipo de combate comandado por el capitán Edwin Castro Peralvo, que tenía la responsabilidad de defender la Cueva de los Tayos. En uno de los combates fue capturado el soldado Carlos Yuqui Medina; sin embargo, días después fue hallado muerto.

181


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Soldado Milton Lenín Patiño Chuva

Nació en Gualaquiza provincia de Morona Santiago, el 18 de septiembre de 1975. Desde niño soñó con ser militar. El Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza” lo acogió durante el período en que hizo la conscripción militar. Su intención era ingresar a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército, pero como surgió el problema con el Perú, se presentó de inmediato al cuartel, iniciando allí un corto pero intenso período de reentrenamiento militar. El 18 de febrero de 1995, integraba un equipo de combate que recibió la misión de establecer un punto sólido en una de las orillas del río Cenepa. El subteniente Jackson Campaña, comandante del ECO (equipo de combate) organizó la columna de marcha en el siguiente orden: “Un guía a la cabeza seguido del sargento Marco Torres, conscripto Sandro Gutiérrez, reservista Milton Patiño y el resto del equipo de combate”. A pesar de las medidas de seguridad adoptadas la pa-

182

trulla fue emboscada, pero por la rápida reacción de sus miembros logró realizar una acción de contra emboscada, haciendo que los soldados peruanos se retiren precipitadamente del sector. Desafortunadamente, durante el enfrentamiento fue abatido el reservista Milton Patiño Chuva y heridos el sargento Marco Torres y conscripto Sandro Gutiérrez. Fue ascendido post mortem y reconocido su sacrificio con la condecoración respectiva.


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Soldado Germán Antonio Pitiur Antuash

Nació en Patuca, provincia de Morona Santiago, el 27 de mayo de 1976 de la unión marital de Luis Antonio Pitiur Chinkias y de Yamanua Antuash Awarach, ambos ecuatorianos de raza shuar. Desde niño creció en un ambiente selvático, desarrollando sus cualidades innatas de sobrevivencia en la selva, de hábil cazador y de orientarse valiéndose de cualquier accidente del terreno o por medio del sol o las estrellas. El servicio militar lo hizo en la Brigada de Selva Nº 21. Cuando apenas cumplía 4 meses de conscripción, se produjeron los primeros enfrentamientos entre patrullas ecuatorianas y peruanas.

los auxilios y cuidados pertinentes, no pudo evitarse. El conscripto Germán Pitiur murió a los 19 años de edad. En Patuca se le rindió los honores reglamentarios, fue posteriormente distinguido con la condecoración respectiva y ascendido post mortem.

Durante el conflicto cumplió tareas de guía o escudándose en las sombras de la noche, transportaba abastecimientos hacia las bases o posiciones de bloqueo. El 2 de febrero de 1995, mientras cumplía las actividades asignadas, resultó gravemente herido y su muerte posterior, a pesar de

183


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

Soldado Ángel Olivo Rivera Suárez

Nació en la parroquia Principal, cantón Gualaceo, provincia del Azuay, el 24 de diciembre de 1974. Fue el tercer hijo del matrimonio entre Ángel Rivera Samaniego y Leonor Suárez Peláez.

peciales Nº 21 (COE-21), debía coordinar sus acciones con el equipo de combate del teniente Carlos Taipe.

Estudió en las escuelas “Francisco Calderón” y “Pedro Vergara” de Gualaquiza, y en el colegio “Río Cenepa” del mismo cantón.

El 27 de enero de 1995, los soldados peruanos iniciaron ataques intensos y persistentes. En una de estas acciones, por los efectos de una granada de mortero, el conscripto Ángel Olivo Rivera Suárez cayó herido de muerte.

Fue hábil karateca, consagrándose campeón en un evento realizado en la provincia de Morona Santiago.

Fue ascendido post mortem y distinguido con la condecoración Al mérito de guerra, en el grado de Caballero.

En 1994 cumplió el servicio militar obligatorio en el Batallón de Selva Nº 63 “Gualaquiza”. En cumplimiento de su deber de ecuatoriano, reingresó al ejército y de inmediato integró un equipo de combate que tenía la misión del control y la seguridad de la Cueva de los Tayos. Este ECO de la Compañía de Operaciones Es-

184


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

La Canción del Cenepa Letra: Tcrn (sp) Edison Macías Núñez Música: Prof. José Huilca Nuestras voces escuchen gozosos tantos héroes del Alto Cenepa, y que el mundo por siempre lo sepa cómo muere el soldado de honor. El Coangos, la Cueva de Tayos, el Tiwintza, la “Y”, Base Norte, el Maizal, Base Sur son soportes de la gloria del nuevo Ecuador; y esos héroes que dieron su vida de la patria hoy los lauros reciben, pero quienes lucharon y viven son también paradigmas de honor. La victoria final la obtuvimos con la sangre gentil del soldado, y del pueblo civil que admirado a sus héroes con fe victoreó; hoy Tiwintza es la prenda sagrada que en combates sangrientos lo hubimos, y a ese enclave inmortal nos rendimos porque allí el Ecuador combatió. ¡Compatriotas!, en alto la frente, la canción de la paz entonemos; orgullosos y unidos marchemos con cadencia de paso triunfal; en la cumbre se encuentra la gloria: en su busca vayamos pujantes y de fe y optimismo radiantes demos lustre a la patria inmortal.

185


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

186


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

FUENTE FOTOGRÁFICA Archivo del Comando de Operaciones Terrestre. Archivo del Ministerio de Defensa Nacional. Museo “La victoria del Cenepa”, ESMIL. Museo “Templo de la Patria”, Cima de la Libertad. Archivo de la Dirección de Comunicación de la Fuerza Aérea. Libro Ecuador “La Gesta del Cenepa”. Libro de Oro del Paracaidismo 1956 - 2006. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración, Subsecretaría de Soberanía Nacional y Relaciones Fronterizas. Archivo personal de ex combatientes. Archivo y libros de relatoría de unidades participantes.

BIBLIOGRAFÍA BORRERO, Alfonso María, Cuenca en Pichincha, tomo II, Cuenca, Ecuador, 1972. CEVALLOS, Pedro Fermín, Historia del Ecuador, Clásicos Ariel No. 79, primer tomo, introducción de Hernán Rodríguez Castelo, Guayaquil-Quito, Ecuador. CHÁVEZ VALENZUELA, Gral. E. P., Geopolítica, tensiones territoriales y guerras con Ecuador, Editorial La Breña, Lima, Perú, 1998. CHIRIBOGA, Ángel Isaac, Gral., Tarqui documentado, Guerra de 1828-1829, Biblioteca Militar ecuatoriana, Quito, Ecuador, 1960. D`AMECOURT (Camilo Destruge), Historia de la Revolución de Octubre y campaña libertadora de 1820-1822, primera parte. GIORGIS, Federico, Tcrn., de la Misión Militar italiana, Lecciones de Historia Militar, Imprenta y encuadernación nacional, 1929. HERNÁNDEZ PEÑAHERRERA, Luis, Crnl. La guerra del Cenepa, Diario de un Comandante, Corporación Editora Nacional, Quito, 1997. HIDALGO MOREY, Teodoro, Tcrn. EP., El conflicto de la Cordillera del Cóndor, Lima, Perú, 1986.

187


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

MACÍAS NÚÑEZ, Edison, Historia General del Ejército, tomo 1 (Tropas indígenas, milicias y falanges) y tomo 7 (Un Ejército vencedor: La campaña del Cenepa), Centro de Estudios Históricos del Ejército, IGM, años 2008 y 2009. MACÍAS NÚÑEZ, Edison, Más allá del deber, Editorial Pedagógica “Freire”, Riobamba, Ecuador, 1998. MUÑOZ BORRERO, Eduardo, En el palacio de Carondelet, cuarta edición, Artes Gráficas Señal, 1992. MUÑOZ, Julio H., Tcrn., Doctrinas militares aplicadas en el Ecuador, Quito, Ecuador, 1949. NAVARRO, José Gabriel, La Revolución de Quito del 10 de Agosto de 1810, Instituto Panamericano de Geografía e Historia, primera edición, 1962. ROBALINO DÁVILA, Luis, Orígenes del Ecuador de Hoy, Puebla, Edit. José Cajica, 1967. Diarios nacionales: El Comercio, Hoy, El Universo, El Expreso, El Telégrafo. Prensa internacional: El Peruano, La República, La Nación y El Expreso de Lima; El Tiempo de Bogotá. Revistas nacionales: Vistazo, Blanco y Negro (suplemento), Tarqui, Revista de las Fuerzas Armadas del Ecuador, el Pueblo y su Ejército, La Epopeya del Cenepa (fascículos 1 y 5). Revistas peruanas: Oiga, Caretas, Sí. Informes de combate de diferentes unidades participantes. Narraciones verbales y escritas de ex combatientes.

188


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

BIBLIOTECA DEL EJÉRCITO ECUATORIANO VOLÚMENES PUBLICADOS 1. “El Ejército en Cien Años de Vida Republicana 1830-1930”, Remigio Romero y Cordero (agotado). 2. “Documentos de la Escuela Militar”, Hernán Andrade y Amilcar Tapia (agotado). 3. “Documentos de la Guerra de 1828 - 1829”, Mariscal Antonio José de Sucre. 4. “Pueblo y Soldados de mi Patria”, Guillermo Noboa. 5. “Atlas Histórico y Geográfico de la Región Amazónica”, varios autores (agotado). 6. “El General Juan José Flores, Fundador de la República del Ecuador”, padre Jorge Villalba S-J. 7. “Historia Crítica del Asesinato Cometido en la Persona del Gran Mariscal de Ayacucho”, Antonio José de Irisarri. 8. “Defensa del Libro Historia Crítica del Asesinato Cometido en la Persona del Gran Mariscal de Ayacucho”, Antonio José de Irisarri. 9. “El Gran Mariscal de Ayacucho”, Antonio Flores Jijón. 10. “El Arte de Mandar”, André Gavet. 11. “Visión y Revisión de Bolívar”, José Luis Salcedo Bastardo. 12. “El Capitán Abdón Calderón Garaycoa”, Tcrn. (sp) Édison Macías Núñez (agotado). 13. “Quito en Mainas”, general Marcos Gándara Enríquez. 14. “Estudios Básicos sobre la Nacionalidad Ecuatoriana”, varios autores. 15. “Discurso Introductorio y Actas del Primer Congreso Constituyente del Ecuador año de 1830”, general Marcos Gándara Enríquez. 16. “La Defensa del País de Quito”, Dr. Jorge Núñez Sánchez. 17. “El Ecuador del año 1941 y el Protocolo de Río”, general Marcos Gándara Enríquez. 18. “Ecuador y sus hombres de Estado” Tomo I, general Marcos Gándara Enríquez. 19. “Las Guerras de Quito por su Independencia”, Crnl. (sp) Galo Chacón Izurieta. 20. “La Semana Trágica de Guayaquil” Segunda Edición, general Marcos Gándara E.

189


Testimonios para la Historia, la Victoria del Cenepa

21. Historia General del Ejército: - Tomo I. Tropas indígenas, milicias y falanges, raíz estructural del Ejército ecuatoriano, Tcrn (sp) Édison Macías Núñez.

- Tomo II, El Ejército en las guerras de la independencia, Tcrn. (sp) Édison Macías Núñez. - Tomo III, El Ejército ecuatoriano y su presencia protagónica en la vida republicana del siglo XIX, Tcrn. (sp) Édison Macías Núñez. - Tomo IV. El Ejército ecuatoriano en la Revolución Alfarista, su desarrollo y posterior decadencia, Tcrn. (sp) Édison Macías Núñez. - Tomo V. El Ejército ecuatoriano en la campaña internacional de 1941 y en la Post Guerra, Tcrn. (s.p) Édison Macías Núñez. - Tomo VI. El Ejército ecuatoriano antes y después del Conflicto de la Cordillera del Cóndor, Tcrn. (s.p) Édison Macías Núñez. - Tomo VII. Un Ejército Vencedor: La Victoria del Cenepa, Tcrn. (s.p) Édison Macías Núñez. - Tomo VIII. El Ejército en la Seguridad y Desarrollo del País, Tcrn. (s.p) Édison Macías Núñez. CUADERNOS DE HISTORIA MILITAR PUBLICADOS 1. “El Coronel Carlos Montúfar y Larrea (1780- 1816)”, Gral. Ángel I. Chiriboga. 2. “El Capitán Abdón Calderón Garaycoa”, Wilson Almeida Muñoz. OTRAS PUBLICACIONES Libro de Gala: “Breve Historia del Ejército Ecuatoriano”, Centro de Estudios Históricos del Ejército (CEHE). Historia del Arma de Caballería, Crnl. Luis F. Bravo C. Libro de Gala: “ Testimonios para la historia, La Victoria del Cenepa”, Tcrn. (s.p) Édison Macías Núñez. Centro de Estudios Históricos del Ejército (CEHE). MAYOR INFORMACION TELF.: 2526144

190

Quito, octubre de 2010

Testimonios la victoria del cenepa  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you