Page 1

EDUvirtual

NĂşm. 001 Barquisimeto, Julio 2012

1


Editorial Un grupo de profesionales de la docencia ponen en marcha Eduvirtual, revista electrónica, que tiene por interés acercar la realidad educativa y gerencial a todo tipo de comunidades: educativas, lúdicas, culturales... de una forma amena, abierta y entretenida. Cada número de Eduvirtual está dedicado a una temática del mundo gerencial, donde se hará un análisis de un tema específico, a la vez que se ofrecen una serie de recursos pedagógicos de gran ayuda para el consultor. Con el primer Liderazgo Femenino

ejemplar:

Directorio: Casa Editorial: Universidad Pedagógica de Barquisimeto Colaboradores: Prof. Jenny Pérez Prof. Miranyela Peraza Prof. Estilita Durán Prof. Aura González Núm. 001 Barquisimeto, Lara 2012

Eduvirtual

2


Eduvirtual Introducción Aunque el liderazgo implica poder y autoridad, no significa que los tres sean términos sinónimos. El poder es la capacidad latente para utilizar la base de todas las relaciones en las sociedades. El término poder encierra un concepto mucho más amplio que el término autoridad. Autoridad es poder pero dentro de una organización, es el poder que tiene un puesto y, por ello, la persona que lo ocupa. En este sentido autoridad sería sinónimo de dirección. Por su parte, el liderazgo requiere poder, que cuando es ejercido, se convierte en influencia, en liderato. Aunque todos los líderes requieren poder, no todas las personas que tienen poder ejercen el liderazgo. Con todo estos conocimientos, la mujer ha decidido incursionar como líderes en lo político, social, cultural, científico, dar a conocer y saber usar su potencial, hecho que ya no es novedad y la vemos acompañarse de los hombres y desempeñar un rol de liderazgo muy importante. Es así que no se puede negar que desde hace ya bastante tiempo el que la presencia femenina se encuentra en puestos de liderazgo político, empresarial, etcétera, dejando de ser esto una novedad. Esa conquista es hoy por hoy algo cotidiano y es así como ya no tiene nada de exótico ver a mujeres ocupando puestos estratégicos, no solamente al frente de un negocio o una empresa sino, incluso, llevando las riendas de un país.

3


Prof. Jenny Pérez

Liderazgo Femenino Actual Liderazgo Femenino no es otra cosa que la utilización de las características propias de las Mujeres para ejercer el liderazgo al interior de las organizaciones. Esto es posible gracias a las características propias que nadie en nuestro tiempo puede negarles De acuerdo a estudios hechos por Beauvoir y Fisher estudiosas de temas femeninos, afirman que el rol de la Mujer está condicionada al entorno político y cultural en que se encuentra inmersa y también esta condicionada a su herencia biológica Hoy en día las mujeres están dejando atrás su rol secundario y el mundo privado que las mantenía recluidas y alejadas del mundo público, ellas se están incorporando a la población económicamente activa, a la educación; están mejorando su calidad de vida, han aprendido a regular sus tiempos y momentos de maternidad; están disfrutando de su sexualidad, en definitiva están logrando un lugar de relevancia en la sociedad. En esta situación, es dable pensar que las mujeres influirán decisivamente en los diferentes ámbitos de la vida actual, en las relaciones afectivas, y en la vida familiar este siglo, porque la dinámica del siglo XXI ha de requerir un nuevo estilo de liderazgo. Entonces nos hacemos la siguiente pregunta: para dirigir una organización ¿se requieren características especiales?. Sí, la respuesta es afirmativa, porque de otra manera no se explicaría la existencia de una serie de propuestas y teorías sobre el Liderazgo en las organizaciones y los estilos de Dirección..... El asunto es que todo lo que se ha construido en relación a Liderazgo y Dirección ha sido aludiendo a características asociadas al varón, tales como, cumplimiento de objetivos, logro de metas, influencia interpersonal e intra organizacional, jerarquía, organizaciones piramidales, existencia de reglas del juego claras y establecidas. Los varones han sido concientizados para el cumplimiento de logros y objetivos; para proveer y mantener a la familia; para competir entre sus pares; para trabajar y conseguir su éxito en el mundo público, para luchar hasta llegar a la cumbre. Ahora bien, conviene preguntarse sobre las oportunidades que tienen las Mujeres para dirigir una organización, y pareciera ser que la respuesta sería que tienen las mismas oportunidades en tanto actúe como un hombre, pensando que ése ha sido el "tipo" de liderazgo y dirección que ha primado hasta hoy.

4


Prof. Estilita Durán

Liderazgo Femenino:

Mito o Realidad ¿Es cierto que las Mujeres tienen hoy en día más oportunidades de asumir roles de liderazgo y puestos de alta dirección en la medida que actúen como hombres?... Pues bien, ¿cómo actúan los hombres?..... Los hombres compiten; se dedican en exclusivo a su carrera profesional , o a su trabajo en términos generales, sacrifican tiempo de su vida privada en pos de lograr metas organizacionales; ordenan su mundo público a su manera porque trabajan con el supuesto que su mundo privado está bajo control, porque hay alguien que está a cargo de ello; extienden y ordenan su agenda de actividades en función de los requerimientos de la organización; siempre tienen tiempo para la organización: cenan, beben y se reúnen en horarios fuera de oficina para trabajar estrategias organizacionales; están disponibles para promociones, viajes y asistencia a congresos; trabajan y estudian para mejorar su posición en la organización, entre otros. Por años las mujeres que han alcanzado cargos de alta dirección y asumido roles de liderazgo en las organizaciones se han visto envueltas en el estigma de la masculinización, esto es, actuar como hombres para mantener sus posiciones de poder en sus respectivas organizaciones; deben ordenan su mundo público en perjuicio de su mundo privado, porque a diferencia del hombre, para ellas el mundo privado está a su cargo y no a cargo del otro.

5


Prof. Aura González

El Costo de la Masculinización

Son muchos los costos que las féminas asumen al momento de liderar:  La sociedad en los puestos de poder: Las Mujeres en los cargos de poder o en los más altos de las organizaciones suelen estar solas porque carecen de redes de contacto.  Tensión: Trabajo y familia: debido a la presencia de la mujer en la organización y a sus ausencias en la familia se hace imposible mantener el equilibrio sin que el trabajo o la familia resienta su normal desarrollo. La idea del Ejecutivo exitoso en una empresa o del profesional emprendedor, pero con rotundos fracasos matrimoniales y familiares, nos hace replantear el sentido de las organizaciones, y el valor de la familia y el concepto de éxito.  Crisis en la relación de pareja: hace tiempo que el trabajo de la mujer ha dejado de ser un hobbies o un complemento en los ingresos familiares y hoy día es una necesidad para muchas familias que aspiran mejorar su calidad de vida.  Sacrificio y/o postergación de la maternidad. Pero estos costos pronto deben ser cambiados para que la mujer apueste a su pleno desenvolvimiento social.

6


Prof. Miranyela Peraza

La toma de conciencia de la presencia femenina en altos cargos de poder y de sus causas tiene que conducir a emprender una revolución personal y social que genere un nuevo paradigma de convivencia para hombres y mujeres y una sociedad más feliz, más sana y más próspera, con un proyecto fuertemente individual, de rescate de la identidad y del talento, y de gran trascendencia social para el bienestar de todos y todas en el marco que permita la libre expresión de todas las identidades y de todos los talentos. Es una propuesta de cambiar nuestra mirada y analizar desde el poder, las diferentes cuestiones que se identifican como la vida de las mujeres. Las mujeres analizamos nuestra vida desde el amor. El balance positivo o no, de nuestra vida y de nuestras acciones se hace tomando como baremo el resultado afectivo (me quieren, no me quieren); mientras que las relaciones sociales son relaciones de poder. Por ello el cambio de paradigma será analizar nuestra realidad introduciendo la lógica del poder y es así como llegaremos a que nuestro balance, en términos de amor, resulte positivo. La actual demanda social de talento femenino hace más viable el cambio de paradigma. “La cuestión de las mujeres” ya no se ubica en “el bienestar social” o en la ayuda a los grupos desfavorecidos. Hoy se percibe el talento y la cultura de las mujeres como una herramienta para el bienestar y la prosperidad del mundo. Es imprescindible un encuentro dialéctico permanente entre las dos culturas, hombres y mujeres, que permita una mejor calidad de vida para todos, desde el respeto a todas las identidades y a todos los talentos.

7


Equipo Investigador

La

mujer

tiene

una

mayor

capacidad

de

adaptarse a un entorno cambiante y exigente, debido a sus “características propias de mujer”. También, por su mayor conciencia social, es más democrática, utiliza mucho la empatía, sabe delegar, es más abierta al diálogo y comprometida con su trabajo y equipo. Pero esto debe ir más allá del género; pues son características

personales

que

todo

líder

efectivo debe tener. Más allá de los estereotipos y las comparaciones con sus pares masculinos, las mujeres que ejercen posiciones de liderazgo dentro de las organizaciones saben que deben actuar, antes que todo, con una lógica corporativa. Sus decisiones, deben basarse en argumentos económicos y sociales. No es que se decida por emoción y no por razón. Las mujeres líderes toman decisiones difíciles día a día. Un factor importante en la carrera ejecutiva de la mujer es la inteligencia emocional, es decir, la facilidad que tiene para desarrollar relaciones positivas con sus subordinados y colegas, así como la adaptabilidad a la cultura y al trabajo en equipo. Igualmente, influye positivamente el potencial de la mujer para asumir riesgos y la actitud perseverante, tolerante y metódica, “virtudes propias del género

femenino”.

8


Equipo Investigador

ara conseguir un verdadero cambio hay que poner en práctica las capacidades innatas de la mujer, y siendo éste el tiempo de las mujeres, entonces que sean las mujeres las que lideren este cambio, poniendo en práctica un auténtico liderazgo femenino que se diferencia del masculino porque las mujeres ven a las organizaciones de una manera distinta. El liderazgo femenino autoriza, reestructuran, enseña, da ejemplo, es abierto. Para las mujeres no se trataría del gran juego de la vida donde todo se gana o todo se pierde, porque ella es capaz de poner atención a los detalles y a las relaciones entre las personas, organiza su tiempo a tal punto de salir a la hora y atender a su familia; cuida y ayuda a sus empleados, comprendiendo sus situaciones personales, y en general la mujer, tienen una vida más allá de la propia organización, más allá de su trabajo. Liderazgo femenino significa de algún modo humanizar las organizaciones con esta experiencia del “mundo privado” en el “mundo público” del que habían sido excluidas y por ello comprender que esta realidad no es excluyente, sino, que debiera ser compatible.

9


Conclusión

No hay alguna poción mágica o clave secreta que permita a una mujer convertirse en líder, se las reconoce desde lejos. Son las que siempre están organizando, proponiendo y haciendo realidad las ideas, son las que entusiasman y movilizan a los demás. Y cada vez llaman más la atención en sus trabajos por su manera particular de liderazgo, porque toman decisiones con mucho análisis y una pizca de intuición femenina. Lo fundamental en una líder es la actitud. El liderazgo parte de una actitud y un comportamiento y si bien hay características de la personalidad que influyen en la forma en que se ejerce el liderazgo, hay capacidades y competencias que se pueden adquirir. Cuando tenemos que buscar líderes nos apoyamos mucho en las recomendaciones de otros. Tal vez no saben bien por qué es líder pero saben que lo es. Hay un momento en que la mujer elige dejar de ser espectadora y convertirse en protagonista. Esto comienza en su actitud frente a ella misma, a su entorno y luego se extiende a todos los ámbitos en los que le toca. Esa actitud implica también que ve las situaciones nuevas como oportunidades y no como amenazas. Una mujer que logra empatía, sabe comunicarse y tiene sensibilidad hacia los que la rodean, tiene un gran paso dado.

Tener integridad y coherencia entre el ser, el decir y el hacer, es lo que hace de una mujer, un buen líder.

10


Eduvirtual auramiranyelaperezduran@gmail.com

11

EDUvirtual  

REVISTA MENSUAL Primer núm. Liderazgo femenino Cuando el lider tiene cara de mujer