Page 1

LA IMPORTANCIA DEL IDIOMA INGLÉS COMO NEXO ENTRE CULTURAS THE IMPORTANCE OF ENGLISH AS A CROSS-CULTURAL LINK Elizabeth Michel Evans1 RESUMEN El idioma inglés es considerado la “lingua franca” de hoy: la lengua en la que se realizan las transacciones económicas, políticas, tecnológicas, académicas y culturales entre los pueblos. La globalización ha generado la internacionalización sin precedentes de este idioma y lo está revolucionando a medida que los nuevos angloparlantes alrededor del mundo le imprimen su propia identidad, generando variantes regionales. En un futuro no muy lejano podría circular en el mundo un inglés convencional para las comunicaciones con el exterior y un inglés dialectal de uso doméstico o nacional. PALABRAS CLAVE Globalización, lingua franca, neologismos, nexo intercultural. ABSTRACT English is considered today’s lingua franca. It is the language in which nations carry out their economic, political, technological, academic, and cultural transactions. Globalization has brought on the internationalization of English which is being revolutionized as non-native English speakers all over the world impress their own identities into the language, thus creating regional variations. In the not so distant future, the world might be using a conventional form of English to conduct foreign communications and a form of dialect for domestic use. KEY WORDS Globalization, lingua franca, neologisms, cross-cultural link A pesar de que el inglés no es el idioma más hablado en el mundo por una población nativa - el chino lo es - sí es el idioma que se utiliza más extensamente allende las fronteras de los países de habla inglesa. Según datos que ofrece el British Council [1], aproximadamente 375 millones de personas hablan inglés como idioma nativo y otras 375 millones lo hablan como segundo idioma. El primer grupo está representado por los países donde el inglés es el idioma dominante como los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda e Irlanda. El segundo grupo lo representan los países donde el inglés se usa extensamente como medio de comunicación entre grupos poblacionales que no tienen una lengua en común como es el caso de Hong Kong, Singapur, Nigeria, las Filipinas, Malasia y la India. Con todo, el porcentaje de la población mundial que utiliza activamente el idioma inglés es menor al 25 por ciento. Pero la importancia de este idioma como lengua mundial no radica en el número de personas que lo habla sino en la utilidad que reviste para sus usuarios. Es el idioma en el que se llevan a cabo los negocios internacionales. Debido a las barreras culturales y de idioma a las que se enfrentan todas las corporaciones, es de suma importancia que las personas que realizan transacciones comerciales puedan contar con una lengua en común por medio de la cual puedan comunicarse con sus pares en otras culturas. Un hombre de negocios peruano es probable que se comunique con su par japonés en inglés. Para la mayoría de los mercados mundiales, las principales fuentes de valiosa información sobre recursos financieros - las revistas Time y Newsweek, el canal CNN y el Wall Street Journal - están en inglés. 1

. Docente Comisión Fulbright para el Intercambio Estudiantil entre Perú y EUA.


También los asuntos de gobierno y de diplomacia se manejan en este idioma en la mayoría de los países y en muchas organizaciones internacionales; por ejemplo, el inglés es el idioma oficial de la Organización de las Naciones Unidas, así como del European Central Bank y del ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático). El inglés se utiliza, además, para las comunicaciones internacionales de tráfico marítimo y aéreo. El inglés es el medio de comunicación internacional de la información y de las noticias a través de los canales satelitales. La Internet transmite una enorme cantidad de información, la mayor parte de la cual está en inglés - se estima que el 80 por ciento de la información electrónicamente almacenada está en inglés. Más de la mitad de los periódicos y revistas del mundo se publican en inglés; tan sólo en la India se publican tres mil revistas en este idioma. En muchos países no angloparlantes existe por lo menos un canal de televisión que brinda las noticias en inglés. El inglés es un idioma dominante en temas relacionados con las distintas profesiones y con la ciencia. Con frecuencia es el idioma en el que se llevan a cabo las conferencias internacionales y por todo el mundo se publican trabajos y avances tecnológicos y científicos en idioma inglés a fin de que éstos se den a conocer al mayor número posible de personas. Aún los trabajos que se publican en otros idiomas llevan el título, un resumen o abstract y las palabras clave en inglés.; lo que se aprecia más entre las consideradas publicaciones científicas. El turismo es otra área en el que el idioma inglés juega un papel destacado. Mucha información turística, como guías de turismo, grabaciones de video, carteles y señales visuales en aeropuertos y lugares turísticos se presentan en inglés. Las mismas personas que se dedican a recibir grupos de turistas, sean guías de turistas, conductores de taxi u ómnibus y personal de hoteles suelen comunicarse con cierta destreza en inglés; condición que viene extendiéndose al personal de los restaurantes, bares y cafeterías. La cultura popular también ha jugado un papel importante en la expansión de este idioma. La música británica y estadounidense se escucha por todo el mundo; lo mismo puede decirse de las películas en inglés y de los libros escritos en este idioma. Tanta es la importancia que representa la cultura popular que la razón que dan muchas personas para querer aprender inglés es que desean poder entender las canciones, películas y libros que se expresan en este idioma (Kitao, K., abril 1996). El inglés ofrece, además, otra ventaja. Comparado con el español, el inglés es más fácil de aprender dado que no utiliza acentos, los tiempos verbales están simplificados y los adjetivos no varían en género ni número. Por todo lo expuesto, la demanda actual por adquirir el idioma inglés como idioma extranjero es tal que se estima que dentro de una década la mitad de la población mundial hablará este idioma con algún grado de experticia. Por ello, se habla cada vez más de que el inglés es el idioma mundial del siglo 21, hasta el punto en que muchos países europeos han abandonado su afán de ganar adeptos a sus propios idiomas y más bien están promocionando el aprendizaje del inglés como segundo idioma en sus escuelas de enseñanza básica, como es el caso de Alemania. En Suiza, por ejemplo, existen tres lenguas oficiales: el alemán, el francés y el italiano; sin embargo, hace poco este país ha adoptado el idioma inglés como segundo idioma de elección y no así una de sus lenguas oficiales. En su artículo en la revista Newsweek del 7 de Marzo del 2005, la periodista Carla Power habla de una revolución global cuyo protagonista es el idioma inglés que cientos de millones de personas se empeñan en aprender; es el “lenguaje planetario para el comercio, la tecnología [y] la implementación estratégica”. Para los gobiernos de muchos países, este idioma es el “motor de la globalización”, junto con las computadoras y la migración masiva. Continúa diciendo que el experto en el idioma inglés, David Crystal (Power, C., marzo 2005), afirma que actualmente los angloparlantes no nativos superan por 3 a 1 a los angloparlantes nativos y lo cita diciendo que “nunca antes una lengua había sido utilizada más como segundo idioma que como lengua nativa”. Tan solo en Asia, el número de usuarios del


idioma inglés supera las poblaciones combinadas de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá; y es mayor el número de niños asiáticos que estudia inglés - unos 100 millones - que el número de ciudadanos británicos (Wilton, D., mayo 2005). Power (marzo 2005) afirma que en la China, la fiebre por aprender inglés ha alcanzado “proporciones epidémicas” debido a la inserción de este país en la Organización Mundial para el Comercio y a que ha sido designado país anfitrión de las Olimpiadas del 2008. Los antecedentes del idioma inglés tienen sus bases en la rama germánica de la familia de lenguas indoeuropeas que incluye la mayoría de las lenguas europeas que se hablan en la actualidad. El inglés ha sufrido múltiples cambios a través de su historia hasta llegar al inglés moderno de hoy. Por el año 1 000 de nuestra era, el idioma inglés contaba con unos 40 000 vocablos. Al pasar de los siglos, este número ha ido incrementándose paulatinamente como resultado del contacto que ha tenido el inglés con otras culturas de las cuales ha tomado prestado vocablos en latín, francés, alemán y lenguas escandinavas. En la actualidad, el vocabulario inglés bordea las 500 000 palabras. Este incremento se debe a varios factores históricos de importancia. Uno de estos factores fue la Revolución Industrial y el advenimiento de la sociedad tecnológica que crearon la necesidad de acuñar nuevos términos para designar cosas e ideas previamente inexistentes (Wilton, D., mayo 2005). Para ello, el inglés se apoyó en el griego y el latín para crear palabras que no existían en las lenguas clásicas—como oxygen, protein, nuclear y vaccine—a partir de las raíces clásicas. Otras palabras—como horsepower, airplane y typewriter—fueron creadas tomando raíces inglesas. Continúa hoy en día la creación de neologismos, especialmente en el campo de la electrónica y de las computadoras; palabras como byte, cyber, bios, hard-drive y microchip son ejemplos de ello. Otro factor fue la expansión del imperio británico que llegó a abarcar a un cuarto de la superficie del planeta por lo que el idioma inglés adoptó muchas palabras extranjeras. Durante el dominio británico de la India, el inglés tomó del hindi palabras como shampoo y pajamas. Casi todos los idiomas de la tierra han contribuido al desarrollo del idioma inglés; por ejemplo, la palabra sauna viene del finlandés y tycoon viene del japonés. Sumado a lo anterior, la influencia militar del siglo 20 debido a las dos guerras mundiales en las que virtualmente todo hombre británico y estadounidense hizo el servicio militar, ha sido enorme. La jerga militar ingresó al idioma inglés como nunca antes lo había hecho. Así, los términos militares como blockbuster, nose dive, camouflage, radar, roadblock, spearhead y landing strip han llegado a formar parte del inglés cotidiano. El desarrollo del inglés estadounidense se remonta a la época de la colonia cuando empiezan a surgir los americanismos a partir de raíces nativas norteamericanas; ejemplos de ellos son las palabras como raccoon, tomato, canoe, barbecue, savanna y hickory. También el español ha influenciado enormemente al inglés de Norteamérica con palabras como armadillo, mustang, canyon, ranch, stampede y vigilante. Palabras como armoire, bayou y jambalaya provienen del francés vía Nueva Orleans y palabras como goober, gumbo y tote son del África Occidental utilizadas por los antiguos esclavos norteamericanos. Existe una bidireccionalidad en el encuentro entre dos culturas; se afectan mutuamente empezando por sus respectivas lenguas. El inglés, al igual que otros idiomas, ha recibido influencias de otras culturas, pero la paulatina expansión de este idioma a partir del siglo 19 con el colonialismo británico y, luego, virtual explosión en los siglos 20 y 21, con el capitalismo estadounidense y avances tecnológicos, suscitan comentarios como el siguiente: “No existe ya un solo idioma inglés, sino varios idiomas ingleses. Las palabras que provienen de todas partes del mundo están inundando la lengua” (John Simpson, editor en jefe de la Oxford English Dictionary). Estamos presenciando la internacionalización del idioma inglés. Daniel Spichtinger [5]en su tesis “The Spread of English and Its Appropriation” cita a McCabe:


“…mientras durante dos siglos exportamos nuestra lengua y costumbres en pos de [...] mercados frescos, vemos ahora que nuestra lengua y costumbres nos son devueltas pero alteradas para poder ser utilizadas por otros [...] de manera que nuestra propia lengua y cultura descubren nuevas posibilidades, frescas contradicciones.” (2002) El término Espanglish que circula en el medio latino puede ayudar a ilustrar este punto. Este vocablo designa a un híbrido del español que introduce términos en inglés en vez de traducirlos. El Ciberspanglish es un ejemplo de este híbrido. Circulan en nuestro medio palabras como printear por imprimir; escanear por copiar un documento con una unidad exploradora; quitear por indicar el cierre de la tarea electrónica que se ha estado realizando; downloadear por bajar información de la internet a la computadora personal; etcetera. Al igual que el Espanglish, existen el Arablish, el Deutschlish, el Dutchlish, el Frenglish, el Hindlish, el Indonglish, el Japlish, el Italglish, el Russlish, etc. Los nuevos angloparlantes no están simplemente absorbiendo el idioma sino que le están dando forma. Se observa en diferentes países una mezcla del idioma nativo con el inglés. Nos dice Power (marzo, 2005) que en la India, por ejemplo, un aviso publicitario reciente de Pizza Domino’s mezcla el inglés con el hindú: “Hungry kya?” (“Are you hungry?” - “Tienes hambre?”); y en Sudáfrica, muchas personas de raza negra han adoptado su propia versión del inglés, entremezclado con palabras indígenas, en señal de la libertad alcanzada post apartheid. El idioma inglés se considera la lingua franca del siglo 21. El término “lingua franca” se originó en los puertos del mar Mediterráneo durante el medioevo entre los comerciantes que provenían de diferentes culturas y que realizaban sus transacciones comerciales hablando una lengua común mezcla de vocablos sueltos provenientes del italiano, del francés, del griego, del español y del árabe (Kelly 2, T., 2005). Es lo que está pasando con el inglés hoy en día. La globalización del inglés está revolucionando este idioma de maneras que sólo pueden empezar a vislumbrarse. Si se toma en cuenta que el mundo angloparlante no nativo está superando ya y va a superar largamente a los angloparlantes nativos, a muchos lingüistas les parece ilógico que se exija que los primeros deban emular el inglés de Oxford o de Boston; postulan que los usuarios deben poder adaptar este idioma a sus propias versiones locales. Si el inglés va a considerarse una lingua franca, entonces deberá seguirse la norma de este término considerando su carácter utilitario como medio de comunicación; desde este punto de vista, entonces, lo que importa es su eficiencia como vehículo de entendimiento intercultural. En palabras de Hiroto Ueda3 (abril, 1997), profesor de la Universidad de Tokio, “el inglés, como lingua franca mundial, es de todos, y para que sea de todos, los elementos que estorban la comunicación deberían ser excluidos deliberadamente.” Podría ser que en un futuro no muy lejano los “errores” que cometen al hablar los angloparlantes no nativos no se corrijan. El argumento que defiende esta postura es que si a los asiáticos, por ejemplo, les resulta difícil pronunciar la “th” inglesa, ¿por qué tienen que pasarse horas tratando de decir “thing” cuando podrían decir “ting”? Como dice David Graddol (Power, C., marzo 2005), autor del informe del British Council, no se trata de que el inglés inunde y erosione las identidades regionales de los pueblos no angloparlantes sino de que se creen nuevas identidades. Muchos critican el embate del idioma inglés en sus culturas sintiendo que esta lengua está socavando sus bases culturales. Pero otros opinan que se está dando una suerte de paradoja pues se observa que la expansión del inglés puede, en realidad, motivar a los que hablan otros idiomas a insistir en identificarse con su propia lengua local como fondo tradicional de su cultura e historia. En otras palabras, hay lugar para las lenguas locales así como para el inglés como nexo intercultural puesto que las funciones que cumplen ambos son diferentes. Según comenta Terri Kelly (2005), el inglés funciona como una especie de moneda de intercambio en el mercado internacional mientras 2 3

. Periodista freelance en Portland, Oregon . Profesor de la Universidad de Tokyo


que las lenguas locales se mantienen dentro de la comunidad. David Cristal (Power, C., marzo 2005) sugiere que en el futuro en el mundo habrían tres versiones del inglés. Una sería para uso doméstico como dialecto basado en el inglés; otra se hablaría como una variedad nacional en la escuela o trabajo y la tercera sería un inglés internacional estandarizado a utilizarse para comunicarse con el exterior. El que los estudiantes de inglés hablen una variedad regional de este idioma tiene implicancias también para el angloparlante nativo—en especial el hombre de negocios—quien debe esforzarse por entender cómo un no nativo utiliza el inglés. Mientras algunos defienden la creación de nuevas identidades y postulan que debe fomentarse un bilingüismo que apunte a preservar la cultura nativa del nuevo angloparlante, otros abogan porque se enseñe el inglés estándar, formal, es decir, el inglés en el que se mantienen las reglas convencionales de ortografía, puntuación y gramática. Estos últimos afirman que una persona que desea vivir en los Estados Unidos, por ejemplo, debe poderse comunicar efectivamente con diferentes sistemas institucionales si desea alcanzar el éxito en el mercado laboral o recibir una adecuada atención; por ello, insisten, debe implantarse la enseñanza del inglés convencional. Sin embargo, muchos inmigrantes y usuarios globales del idioma inglés prefieren utilizar una variante de esta lengua que el inglés estándar más formal que para muchos resulta difícil de aprender. El tema de si el inglés debe admitir variantes culturales de los angloparlantes no nativos o si debe enseñarse estrictamente en un sentido formal convencional suscita una controversia difícil de resolver por ahora. El hecho es que se observa en todo el mundo una fiebre por aprender este idioma considerado como una herramienta útil para la comunicación entre los pueblos. Aún cuando el porcentaje del uso de este idioma en la internet está disminuyendo a medida que crece la transmisión de información en otros idiomas, el inglés is here to stay (ha llegado para quedarse) pues todo indica que las transacciones económicas, políticas, tecnológicas y académicas entre las culturas seguirán realizándose en este idioma y que los usuarios por todo el globo continuarán adaptando esta lengua a sus propias formas culturales, personalizándolo, reafirmándolo como la lingua franca del Siglo XXI. REFERENCIAS (april 1996). The Internet TESL Journal, Vol. II, No. 4, Disponible en Internet: http:// iteslj.org/Articles/Kitao-WhyTeach.html Hiroto Uedo, (abril, 1997). Variación léxica y televisión: consideraciones demolingüísticas, Centro Virtual Cervantes, España, Instituto Cervantes 1999-2005. Disponible en Internet: cvc.cervantes.es/obref/congresos/ zacatecas/television/ponencias/ueda.htm Kitao, K (abril, 1996). British Council. Disponible en Internet: http://members.tripod. com/the_english_dept/esc.html Power, C. (marzo 2005). Not The Queen’s English, citado por Carla Power, revista Newsweek, (Marzo 7, 2005) Spichtinger, D. (2002). The Spread of English and Its Appropriation. Tesis disponible en Internet: http://www.geocities.com/dspichtinger/cseu.html

Wilton, D. (mayo 2005). Disponible en Internet: http://www.wordorigins.org/histeng.htm DIRECCIÓN E-mail: libbymivhel@speedy.com.pe Teléfono: 368-3918

La Importancia del Idioma Inglés, como nexo entre Culturas  

Utilidad del idioma en cualquier parte del mundo.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you