Page 116

John Grisham

Causa justa

—No lo sé. Un día aparecieron unos policías con unos tipos. Nos llevaron a rastras y nos echaron a la acera. Un par de días después derribaron el almacén con un bulldozer. —¿Les explicaste a los policías que pagabas un alquiler por vivir allí? —Muchos lo dijeron. Una mujer con unos niños pequeños intentó resistirse, pero no le sirvió de nada. Yo prefiero no meterme con la policía. Da mal resultado, tío. —¿Te enviaron alguna notificación antes del desahucio? —No. —¿No recibisteis ningún aviso? —No. Nada. Se presentaron sin más. —¿No les entregaron ningún escrito? —Ninguno. Los policías dijeron que éramos ocupantes ilegales y que teníamos que irnos enseguida. —Os instalasteis allí el pasado otoño, hacia el mes de octubre. —Algo así. —¿Cómo encontrasteis el lugar? —No lo sé. Alguien dijo que en el almacén alquilaban unos pequeños apartamentos. Un alquiler barato, ¿sabe? Fui allí para comprobarlo. Estaban levantando unos tabiques y colocando unas tablas. Había un techo, un lavabo no muy lejos, agua corriente. No estaba mal. —¿Y te instalaste allí? —Exacto. —Firmaste un contrato de alquiler? No. El tipo me dijo que el apartamento era ilegal y que no se podía hacer nada por escrito. Me pidió que si alguien preguntaba dijese que era un squatter. —¿Y quería el dinero en efectivo? —Sólo en efectivo. —Pagabas todos los meses? —Lo intentaba. Venía a cobrar sobre el día quince. —¿Estabas al corriente de pago cuando te echaron? —No del todo. —¿Cuánto debías? —Un mes, quizá. —Te echaron por eso? —No lo sé. No dieron ninguna explicación. Nos echaron a todos de golpe. —¿Conocías a las demás personas que vivían en el almacén? —Conocía a una o dos. Pero cada cual estaba en su casa. Cada apartamento tenía una buena puerta que se podía cerrar con llave. —La madre que has mencionado, la que se enfrentó con la policía, ¿la conocías? —No. La vi un par de veces. Vivía al otro lado. —¿Al otro lado? —Sí. En la parte central del almacén no había cañerías, por eso construyeron los apartamentos en los extremos. —¿Podías ver su apartamento desde el tuyo? —No. Era un almacén muy grande. —¿Qué tamaño tenía tu apartamento? —Tenía dos habitaciones; el tamaño no lo sé. —Tenían electricidad? —Sí, tendieron unos cables. Podíamos enchufar aparatos de radio y cosas así. Teníamos luz y agua corriente, pero el lavabo era común. —Tenían calefacción? 116

John Grisham - Causa justa (1998)  

Causa justa (1998) Michael Brock deja su flagrante carrera en un prestigioso bufete de Washington para trabajar como abogado de los sin tech...

Advertisement