Page 44

RESPUESTAS. 1/10. ¿Qué desayunas normalmente? ¡No olvides tu desayuno! Es una de las comidas más importantes del día. Levántate con tiempo suficiente como para que despierte tu apetito y recarga tu energía. Así conseguirás la fuerza que necesitas para afrontar todos los retos del día. Recuerda que llevas desde la cena sin probar bocado, así que incluye un lácteo -puede ser leche o si lo prefieres yogur, etc.-, algún cereal (tostadas o galletas o cereales de desayuno o muesli…) y zumo o fruta. ¡Verás como no hay quien te pare! 2/10. ¿Cuántas comidas realizas al día? Si sólo comes 2 ó 3 veces al día, es fácil que entre horas sientas cansancio, desgana o un hambre exagerada antes de la comida del medio día y de la cena. Si este es tu caso, puede que te atiborres en las principales comidas porque llegas con mucha hambre o que piques a deshoras -que si unas patatas de bolsa, unas galletitas o cualquier otra cosa con tal de calmar el hambre-. ¿Por qué no pruebas a hacer 4 comidas al día? Al fin y al cabo es la manera de que comas sano y de que controles mejor tu peso. 3/10. ¿Comes frutas y verduras a diario? ¿Quieres que tu cuerpo funcione como un reloj? Incluye en tu dieta verdura y fruta a diario y tendrás garantizada la dosis de vitaminas, minerales y de fibra para estar a pleno rendimiento. Ensaladas, purés, macedonias o batidos de fruta y yogur, canelones de espinacas y gambas, pimientos rellenos… ¿No se te hace la boca agua? Hay muchas maneras de saborear estos saludables alimentos. ¡Pruébalas! 4/10. ¿Consumes cantidad suficiente de pan? El pan te aporta parte de la energía que necesitas para no perder el ritmo en todo el día. Prueba a incluir pan, no sólo en la comida o la cena, sino como alternativa a la bollería y la repostería -con jamón, chocolate, queso, atún, etc.-. ¡El límite lo pone tu imaginación! 5/10. Y qué me dices del pescado, ¿Cuántas veces lo tomas a la semana? ¡Apuesta por el pescado! Es rico en proteínas necesarias para crecer y en grasas que protegen tu corazón. ¡No hay excusa que valga! Los hay sin espinas, se pueden preparar de más de mil maneras, son tiernos y suaves, o también los hay más sabrosos… Tómalos al menos 3 veces por semana. ¿Qué tal un sándwich de atún con tomate o una pizza marinera? ¡Seguro que te sorprenderá! 6/10. Tu postre más habitual es: Lo mejor para terminar una buena comida es la fruta, y también los lácteos como el yogur. No pasa nada si no los tomas como postre, siempre que los incluyas en otro momento del día. ¡Disfruta la fruta! ¡Sus colores y su sabor dulce te engancharán seguro! 7/10. ¿Con qué frecuencia comes chorizo, fiambres, patés o similares? ¿No te aburres de comer siempre estos bocatas? ¡Échale un poquito de imaginación! Prueba con jamón, queso, atún o sardinillas de lata, chocolate, vegetales, etc. ¿Qué te parece? 8/10. ¿Tomas a menudo refrescos? Tomarte una lata de refresco es como beberte un vaso de agua coloreada junto con 6 terroncitos de azúcar. ¿Cómo? Sí, lo has entendido bien. No pasa nada que tomes refrescos de vez en cuando, eso sí, ¡no te engañes!, lo que mejor para calmar la sed es el agua, que ni tiene azúcar, ni calorías, ni colorantes... 9/10. ¿Con qué frecuencia comes hamburguesas, pizzas, salchichas o san jacobos? Puesto que no hay alimentos buenos ni malos no pasa nada si los tomas de vez en cuando. Es la mejor manera de no pasarte con las grasas y las calorías. ¿Lo sabías? 10/10. ¿Tomas a menudo golosinas, bollería o gusanitos, patatas de bolsa, etc.? ¿Sabías que las golosinas tienen mucho azúcar y pueden hacer que tengas caries o que engordes? Lo mismo pasa con los bollos y snacks de bolsa, que además contienen mucha sal y grasa. ¡Aaaahhhh!, pero no te preocupes si los tomas de vez en cuando.

A Vuela pluma Los cambios en la vida  
A Vuela pluma Los cambios en la vida  

A vuela Pluma Revista del IES DE LLERENA

Advertisement