Page 43

3/10. ¿Comes frutas y verduras a diario? Si.  A veces  No todos los días como fruta o verdura.

4/10. ¿Consumes cantidad suficiente de pan? Como pan en la comida y en la cena, cada día. Nunca como pan o rara vez.  No siempre como pan. 5/10. Y qué me dices del pescado, ¿Cuántas veces lo tomas a la semana?  3 ó más veces por semana.  Entre 1 y 2 veces por semana.  Nunca o rara vez. 6/10. Tu postre más habitual es  Fruta o yogur. RESPUESTAS. 1/10. ¿Qué desayunas normalmente? ¡No olvides tu desayuno! Es una de las comidas más importantes del día. Levántate con tiempo suficiente como para que despierte tu apetito y recarga tu energía. Así conseguirás la fuerza que necesitas para afrontar todos los retos del día. Recuerda que llevas desde la cena sin probar bocado, así que incluye un lácteo -puede ser leche o si lo prefieres yogur, etc.-, algún cereal (tostadas o galletas o cereales de desayuno o muesli…) y zumo o fruta. ¡Verás como no hay quien te pare! 2/10. ¿Cuántas comidas realizas al día? Si sólo comes 2 ó 3 veces al día, es fácil que entre horas sientas cansancio, desgana o un hambre exagerada antes de la comida del medio día y de la cena. Si este es tu caso, puede que te atiborres en las principales comidas porque llegas con mucha hambre o que piques a deshoras -que si unas patatas de bolsa, unas galletitas o cualquier otra cosa con tal de calmar el hambre-. ¿Por qué no pruebas a hacer 4 comidas al día? Al fin y al cabo es la manera de que comas sano y de que controles mejor tu peso. 3/10. ¿Comes frutas y verduras a diario? ¿Quieres que tu cuerpo funcione como un reloj? Incluye en tu dieta verdura y fruta a diario y tendrás garantizada la dosis de vitaminas, minerales y de fibra para estar a pleno rendimiento. Ensaladas, purés, macedonias o batidos de fruta y yogur, canelones de espinacas y gambas, pimientos rellenos… ¿No se te hace la boca agua? Hay muchas maneras de saborear estos saludables alimentos. ¡Pruébalas! 4/10. ¿Consumes cantidad suficiente de pan? El pan te aporta parte de la energía que necesitas para no perder el ritmo en todo el día. Prueba a incluir pan, no sólo en la comida o la cena, sino como alternativa a la bollería y la repostería -con jamón, chocolate, queso, atún, etc.-. ¡El límite lo pone tu imaginación!

A Vuela pluma Los cambios en la vida  
A Vuela pluma Los cambios en la vida  

A vuela Pluma Revista del IES DE LLERENA

Advertisement