Page 22

LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA Cuando el lector lea el título de este pequeño relato, inmediatamente su cabeza empezará a pensar en los cambios y las muchas vueltas que la vida da; porque esa es la vida, un cúmulo de cambios (físicos, formas de pensar, de ser..), porque queramos o no, todo cambia. Para que entendáis lo que quiero explicar sobre los «cambios» lo voy a contar en forma de una breve narración. Mi historia comienza con el ejemplo de un chico que sufre una serie de cambios desde que inicia su formación académica hasta que llega a ser un gran profesional. Veremos en este relato cómo cambia su forma de pensar, de ser, sus ilusiones, sus sueños. Ahora sin más tardanza empiezo: el chico al que me refiero se llama Gonzalo, le gusta su trabajo y según él, todavía tiene que experimentar numerosos tipos de cambios, que le harán ser mejor persona. Este chico digamos que desde pequeño fue un genio, una persona inteligente, viva y muy ilusionada por lo que hacía. Llegó la hora de terminar el colegio, de abandonar a los profesores que le habían enseñado todo lo que sabían y a descubrir un mundo nuevo. Su nuevo destino es el Instituto en un pueblo cercano al suyo, un edificio frío, demasiado grande. Los profesores parecen personas que no hacen demasiado caso, que no son como los «profes» del colegio; pero después de ese aspecto un poco más pasota, descubrimos a grandes profesionales que nos transmitían grandes conocimientos. Gonzalo comienza con notas excelentes, sobre todo en Mates y en Ciencias Naturales, tiene mucha ilusión de descubrir cosas nuevas, de aprender, pero tiene el miedo metido en el cuerpo: ¿serán amables?, ¿seré capaz de de aprobar los exámenes?, ¿tendré la misma ilusión de aprender?.....Todas esas preguntas abordaban la cabeza de muestro amigo Gonzalo mientras Rosa, la tutora de 1º B, se presentaba. Era una mujer muy amable, serena, un poco mayor, su asignatura era Matemáticas y parecía con grandes ganas

de transmitir a sus alumnos todo lo que sabía… Durante ese día y todos los que siguieron Gonzalo conoció a los que serían sus nuevos profesores y compañeros. Fueron pasando los meses, nuestro amigo sacaba muy buenas notas y luchaba por lo que quería, ¡ya no tenía la misma imagen de los profesores que al principio!; sí, eran personas serias, pero se preocupaban por sus alumnos y de sacar lo mejor de ellos. Tal y como pasaron los meses, pasaron los años…y en los dos últimos cursos de la ESO se encontró con dos asignaturas nuevas: la Biología y la Química….él era inteligente y enseguida se dio cuenta de que había que estudiar mucho esas materias, pero también había mucho por descubrir y mucho por aprender…. Al año siguiente comenzó una etapa muy importante de su vida académica: el Bachillerato. Dos años en los que Gonzalo tuvo que estudiar mucho para conseguir tener buenos resultados y enfrentarse con éxito a la temida selectividad; así que de su Bachillerato Científico aprendió a ser capaz de sacar lo mejor de él mismo y tuvo oportunidad de poder estudiar lo que realmente le gustaba: la Medicina. Gonzalo, aquel verano antes de empezar una nueva etapa de su vida, hizo una reflexión de si mismo, de su vida desde lo que pensaba cuando estaba en el colegio, donde quería ser bombero hasta finalizar el Bachillerato en el que terminó pensando en dedicarse a la medicina .Es de esperar para los que hemos leído este pequeño relato que nuestro compañero se convertiría en un gran profesional, apasionado en el desempeño de su trabajo… Con estas líneas he querido transmitir los cambios a los que de una manera u otra nosotros deberemos enfrentarnos en un futuro para poder realizarnos como personas, teniendo en cuenta lo aprendido y los errores cometidos por el camino. Alejandro García (4º ESO)

A Vuela pluma Los cambios en la vida  
A Vuela pluma Los cambios en la vida  

A vuela Pluma Revista del IES DE LLERENA

Advertisement