Issuu on Google+

PERIÓDICO TEMA: CONTAMINACIÓN DE LA TIERRA COMPONENTES: PABLO CORTÉS, RAÚL ROMÁN, MARIO VALERO, JEFFERSON CALDERÓN.


ÍNDICE 1 CONTAMINACIÓN DE SUELO: PABLO CORTÉS 2 LA RADIACTIVIDAD: RAÚL ROMÁN 3 LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA: MARIO VALERO 4 LA DEFORESTACIÓN: JEFFERSON CALDERÓN


La contaminación del suelo (Pablo Cortés) Generalmente aparece al producirse una ruptura de tanques de almacenamiento subterráneo, aplicación de pesticidas, filtraciones de rellenos sanitarios o de acumulación directa de productos industriales. Un suelo se puede degradar al acumularse en él sustancias a unos niveles tales que repercuten negativamente en el comportamiento de los suelos. Las sustancias, a esos niveles de concentración, se vuelven tóxicas para los organismos del suelo. Se trata pues de una degradación química que provoca la pérdida parcial o total de la productividad del suelo. Los químicos más comunes incluyen derivados del petróleo, solventes, pesticidas y otros metales pesados. Éste fenómeno está estrechamente relacionado con el grado de industrialización e intensidad del uso de químicos. En lo concerniente a la contaminación de suelos su riesgo es primariamente de salud, de forma directa y al entrar en contacto con fuentes de agua potable. La delimitación de las zonas contaminadas y la resultante limpieza de esta son tareas que consumen mucho tiempo y dinero, requiriendo extensas habilidades de geología, hidrografía, química y modelos acomputadora.

Plaguicidas y pesticidas La población mundial ha crecido en forma abismante en estos últimos 40 a 50 Años. Este aumento demográfico exige al hombre un gran desafío en relación con los recursos alimenticios, lo cual implica una utilización más intensiva de los suelos, con el fin de obtener un mayor rendimiento agrícola.

Insecticidas Se usan para exterminar plagas de insectos. Actúan sobre larvas, huevos o insectos adultos. Uno de los insecticidas más usado es el DDT, que se caracteriza por ser muy rápido. Trabaja por contacto y es absorbido por la cutícula de los insectos, provocándoles la muerte. Este insecticida puede mantenerse por 10 años o más en los suelos y no se descompone.


Se ha demostrado que los insecticidas organoclorados, como es el caso del DDT, se introducen en las cadenas alimenticias y se concentran en el tejido graso de los animales. Cuanto más alto se encuentre en la cadena -es decir, más lejos de los vegetales- más concentrados estará el insecticida. Por ejemplo si se tiene: En todos los eslabones de la cadena, existirán dosis de insecticida en sus tejidos. Sin embargo, en el carnívoro de 2° orden, el insecticida estará mucho más concentrado. El problema de la contaminación por plaguicidas es cada vez más grave tanto por la cantidad y diversidad como por la resistencia a ellos que adquieren algunas especies, lo que ocasiona que se requiera cada vez mayor cantidad del plaguicida para obtener el efecto deseado en las plagas. Sin embargo, la flora y fauna oriundas es afectada cada vez más destruyendo la diversidad natural de las regiones en que se usan. Además pueden ser consumidos por el hombre a través de plantas y animales que consume como alimento. Hay otros insecticidas que son usados en las actividades hortofrutícolas; son biodegradables y no se concentran, pero su acción tóxica está asociada al mecanismo de transmisión delimpulso nervioso, provocando en los organismos contaminados una descoordinación del sistema nervioso.

Herbicidas Son un tipo de compuesto químico que destruye la vegetación, ya que impiden el crecimiento de los vegetales en su etapa juvenil o bien ejercen una acción sobre el metabolismo de los vegetales adultos.

Fungicidas Son plaguicidas que se usan para poder combatir el desarrollo de los hongos (fitoparásitos). Contienen los metales azufre y cobre.

Actividad minera La presencia de contaminantes en un suelo supone la existencia de potenciales efectos nocivos para el hombre, la fauna en general y la vegetación. Estos efectos tóxicos dependerán de las características toxicológicas de cada contaminante y de la concentración del mismo. La enorme variedad de sustancias contaminantes existentes implica un amplio espectro de afecciones toxicológicas cuya descripción no es objeto de este trabajo. De forma general, la presencia de contaminantes en el suelo se refleja de forma directa sobre la vegetación induciendo su degradación, la reducción del número de especies presentes en ese suelo, y más frecuentemente la acumulación de contaminantes en las plantas, sin generar daños notables en éstas. En el hombre, los efectos se restringen a la ingestión y contacto dérmico, que en algunos casos ha desembocado en intoxicaciones por metales pesados y más fácilmente por compuestos orgánicos volátiles o semivolátiles.


Indirectamente, a través de la cadena trófica, la incidencia de un suelo contaminado puede ser más relevante. Absorbidos y acumulados por la vegetación, los contaminantes del suelo pasan a la fauna en dosis muy superiores a las que podrían hacerlo por ingestión de tierra. Cuando estas sustancias son bioacumulables, el riesgo se amplifica al incrementarse las concentraciones de contaminantes a medida que ascendemos en la cadena trófica, en cuya cima se encuentra el hombre. Las precipitaciones ácidas sobre determinados suelos originan, gracias a la capacidad intercambiadora del medio edáfico, la liberación del ion aluminio, desplazándose hasta ser absorbido en exceso por las raíces de las plantas, afectando a su normal desarrollo. En otros casos, se produce una disminución de la presencia de las sustancias químicas en el estado favorables para la asimilación por las plantas. Así pues, al modificarse el pH del suelo, pasando de básico a ácido, el ion manganeso que está disuelto en el medio acuoso del suelo se oxida, volviéndose insoluble e inmovilizándose. A este hecho hay que añadir que cuando el pH es bajo, las partículas coloidales como los óxidos de hierro, titanio, zinc, etc. que puedan estar presentes en el medio hídrico, favorecen la oxidación del ion manganeso. Esta oxidación se favorece aún más en suelos acidificados bajo la incidencias de la luz solar en las capas superficiales de los mismos, produciéndose una actividad fotoquímica de las partículas coloidales anteriormente citadas, ya que tienen propiedades semiconductoras. Otro proceso es el de la biometilización, que es un proceso por el cual reaccionan los iones metálicos y determinadas sustancias orgánicas naturales, cambiando radicalmente las propiedades físico-químicas del metal. Es el principal mecanismo de movilización natural de los cationes de metales pesados. Los metales que ofrecen más afinidad para este proceso son: mercurio, plomo, arsénico y cromo. la fORMULA ES CS Y'G -ER Los compuestos argometálicos así formados suelen ser muy liposolubles y salvo casos muy puntuales, las consecuencias de la biometilización natural son irrelevantes, cuando los mentales son añadidos externamente en forma de vertidos incontrolados, convirtiéndose realmente en un problema. Aparte de los anteriores efectos comentados de forma general, hay otros efectos inducidos por un suelo contaminado: Degradación paisajística: la presencia de vertidos y acumulación de residuos en lugares no acondicionados, generan una pérdida de calidad del paisaje, a la que se añadiría en los casos más graves el deterioro de la vegetación, el abandono de la actividad agropecuaria y la desaparición de la fauna.


Pérdida de valor del suelo: económicamente, y sin considerar los costes de la recuperación de un suelo, la presencia de contaminantes en un área supone la desvalorización de la misma, derivada de las restricciones de usos que se impongan a este suelo, y por tanto, una pérdida económica para sus propietarios. Probablemente, la contaminación aparece por: recibir cantidades de desechos que contienen sustancias químicas tóxicas (en cualquier estado físico: sólidos, líquidos, gaseosos) incompatibles con el equilibrio ecológico; materias radiactivas, no biodegradables; [materias orgánicas] en descomposición, [microorganismos] peligrosos. Acontecimientos como: "Probar" en atómicos, en decenas de lugares geográficos (por ej., las primeras bombas atómicas inglesas se probaron en Australia), provoca que el suelo contaminado no pueda someterse a procesos de mitigación, por miles de años. "Accidentes nucleares" como Chernóbil muestran la increíble y descomunal contaminación de suelos, agua, atmósfera, consecuencia de la falta de sentido común y/ó de leyes restrictivas a las potenciales fuentes de contaminación. Las causas más comunes de contaminación del suelo son: Tecnología agrícola nociva (uso de aguas negras ó de aguas de ríos contaminados; uso indiscriminado de pesticidas, plaguicidas y fertilizantes peligrosos en la agricultura). Carencia o uso inadecuado de sistemas de eliminación de basura urbana. Industria con sistemas antirreglamentarios de eliminación de los desechos. La contaminación del suelo tiene efectos negativos.

Consecuencias El insecticida puede mantenerse por 10 años o más en los suelos y no se descomponen. Se ha demostrado que los insecticidas órgano clorados, como es el caso del DDT, se introducen en las cadenas alimenticias y se concentran en el tejido graso de los animales. Cuanto más alto se encuentre en la cadena -es decir, más lejos de los vegetales- más concentrados estará el insecticida. Aparte de los anteriores efectos comentados de forma general, hay otros efectos inducidos por un suelo contaminado: Degradación paisajística: la presencia de vertidos y acumulación de residuos en lugares no acondicionados, generan una pérdida de calidad del paisaje, a la que se añadiría en los casos más graves el deterioro de la vegetación, el abandono de la actividad agropecuaria y la desaparición de la fauna. Pérdida de valor del suelo: económicamente, y sin considerar los costes de la recuperación de un suelo, la presencia de contaminantes en un área supone la desvalorización de la misma, derivada de las restricciones de usos que se impongan a este suelo, y por tanto, una pérdida económica para sus propietarios.


alteraci贸n de los ciclos biogeoquimicos contaminaci贸n de mantos freaticos interrupci贸n de procesos biol贸gicos


RADIACTIVIDAD (Raúl Román) La radiactividad es una propiedad de ciertos elementos químicos cuyos núcleos atómicos son inestables: con el tiempo, para cada núcleo llega un momento en que alcanza su estabilidad al producirse un cambio interno, llamado desintegración radiactiva, que implica un desprendimiento de energía conocido de forma general como "radiación". La energía que interviene es muy grande si se compara con la desprendida en las reacciones químicas en que pueden intervenir las mismas cantidades de materiales, y el mecanismo por el cual se libera esta energía es totalmente diferente.

La radiactividad fue descubierta en 1896 por el químico francés Becquerel durante sus estudios sobre la fluorescencia. Observó que una placa fotográfica no expuesta a la luz y envuelta en papel negro era impresionada como por la luz visible o ultravioleta (o por los rayos X recientemente descubiertos por Röntgen), cuando el paquete se ponía en contacto con compuestos del elemento pesado uranio. Dedujo (correctamente) que este elemento debía producir algún tipo de radiación la cual atravesaba el papel hasta alcanzar y afectar a la emulsión fotográfica. Un cuidadoso estudio emprendido por Becquerel y otros científicos, entre ellos los Curie, Joliot, Soddy, Rutherford, Chadvick y Geiger, reveló que cierto número de elementos químicos pesados (muchos de ellos no descubiertos antes a causa de su rareza) parecían ser interiormente inestables y daban a origen a radiaciones penetrantes. Con ello, esos mismos elementos se transformaban en otros diferentes, siguiendo caminos complicados, pero bien definidos, en busca de una estabilidad final. Este fenómeno totalmente distinto de cualquier otro estudiado hasta entonces, recibió el nombre de radiactividad, y el proceso de transformación fue llamado desintegración radiactiva


Riesgos y problemas de la radiactividad Hasta ahora podemos tener una idea de la importancia que implicó e implica para la humanidad poseer control sobre este conocimiento, pero como muchos autores lo han afirmado desde mediados del siglo XX; “la radiactividad ha pasado de ser un regalo divino, a una de las mayores pesadillas para el hombre”. Esta acotación tiene mucho de cierto, ya que si bien gracias a esto hemos podido datar los fósiles y saber con bastante exactitud la edad de la tierra y de una infinidad de objetos, también hemos podido salvar muchas vidas gracias al empleo del fenómeno en aplicaciones médicas y hemos abastecido de energía nuestras fábricas y muchas casas también debemos decir que el empleo de este conocimiento le ha traído al hombre muchos dolores de cabeza. Todos estos problemas se deben al empleo descontrolado y sin medir consecuencias. Para entender mejor esto deberíamos plantar los efectos nocivos que nos acarrea el empleo de la radiactividad: Cuando la materia absorbe radiación, su energía puede causar ya sea excitación o ionización de ella. Se produce excitación cuando la radiación absorbida excita los electrones a estados de mayor energía o aumentan el movimiento de las moléculas haciéndolas moverse, vibrar o girar. Ocurre ionización cuando la radiación elimina un electrón de un átomo o molécula. En general la radiación que causa ionización, llamada radiación ionizante, es mucho más dañina para los sistemas biológicos que la radiación que no la causa, llamada radiación no ionizante..


Enfermedades y consecuencias de la radiactividad

Las emisiones radiactivas de una determinada magnitud son dañinas para la salud y incluso mortales, ya que pueden destruir las células. Los daños son diferentes y dependen de la duración, el tipo y la fortaleza de la radiación. Los expertos diferencian entre daños agudos y consecuencias posteriores. Una baja dosis de radiación puede ya cambiar la herencia genética y desencadenar cáncer a largo plazo. Los científicos debaten qué dosis de radiación puede provocar esos daños. Especialmente la leucemia y los cánceres de tiroides, de pulmones o de pecho son consecuencias posibles posteriores. Sin embargo, los daños menores de la herencia genética pueden superarse.


Las exposición a dosis más altas de radiación provoca sin embargo fiebre, malestar, quemaduras de la piel y la región bucal, así como caída del pelo, hemorragias internas y en el peor caso, la muerte. Las consecuencias de una radiación de gran parte del cuerpo o de todo el organismo se denominan enfermedades por radiación. La intensidad de la emisión se mide normalmente en gray (Gy), que indica la medida de radiación absorbida por el tejido. A partir de un gray, el cuerpo reacciona relativamente rápido con malestar, fiebre y diarrea. Si afecta a la médula ósea puede haber hemorragias e infecciones. Una dosis superior a cinco grays afecta sobre todo al tracto intestinal, aunque con un tratamiento adecuado los afectados pueden recuperarse. En el caso de una radiación a todo el cuerpo con más de seis Gy, las opciones de supervivencia incluso con un tratamiento adecuado son bajas. A partir de los 15 Gy, no hay tampoco posibilidades de sobrevivir.


Las sugerencias de la OMS contra la radioactivida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió guías sobre cómo minimizar la exposición a radiación, que puede provocar cáncer, especialmente en los niños y los jóvenes. La agencia de Naciones Unidas indicó que las medidas tomadas por Japón hasta el momento cumplen con sus recomendaciones de salud pública, incluida la evacuación de las personas que habitan dentro de los 20 kilómetros de la planta de energía nuclear dañada en Fukushima y el pedido de que quienes viven a 30 kilómetros a la redonda se mantengan puertas adentro. No hubo indicación de riesgos de seguridad en los alimentos debido a importaciones de productos alimenticios desde Japón. Tampoco es probable que haya producción de alimentos o cosechas en la zona afectada, pero señaló que los cultivos y el ganado de la región deberían estar protegidos. A continuación se presenta una lista de las principales recomendaciones de la OMS:


Los principales radioisótopo liberados en un accidente de una planta de energía nuclear son el cesio radiactivo y el yodo radiactivo. "Miembros del público podrían verse expuestos directamente a tales radioisótopos suspendidos en el aire o si tales materiales contaminan alimentos o agua", dijo la OMS. Si el yodo radiactivo se respira o ingiere, se concentrará en la glándula tiroides y aumenta el riesgo de cáncer a la tiroides. Este riesgo se puede reducir mediante el consumo de píldoras de yoduro de potasio que saturan la glándula tiroides y ayudan a evitar la concentración de material radiactivo. "Cuando se suministra antes o poco después de la exposición, esta medida puede reducir el riesgo de cáncer en el largo plazo", dijo. Las autoridades nacionales están en mejor posición para determinar si es justificado consumir las píldoras. Si una dosis de radiación supera un cierto nivel umbral, entonces puede producir un color rojizo en la piel, pérdida de cabello, quemaduras por radiación y un síndrome agudo de radiación. Debido a su trabajo, los socorristas y empleados de la planta nuclear podrían verse expuestos a mayores dosis de radiación que la población en general.


Contaminación Acústica (Mario Valero) Determinar las posibles fuentes de ruido urbano conlleva un trabajo de campo minucioso y la realización de mapas de ruido para tener un conocimiento de la zona y de todos los agentes contaminantes a tener en cuenta, pero de forma global podemos hablar del tráfico como la causa fundamental de la contaminación acústica en entornos urbanos.

AUTOMÓVILES. El ruido del tráfico perturba las distintas actividades, interfiriendo con la comunicación hablada, perturbando el sueño, el descanso, la relajación, impidiendo la concentración y el aprendizaje y lo que es más grave, creando estados de tensión y cansancio que pueden degenerar en enfermedades de tipo nervioso y cardiovascular.

Una buena planificación urbana debe proveer unas buenas comunicaciones con un mínimo impacto por contaminación acústica. Esa labor sólo puede ser realizada a través de dos caminos paralelos:

Un diseño medioambiental óptimo de las vías de comunicación. Una planificación compatible del uso del suelo alrededor de las vías. La contaminación acústica producida por el tráfico se ve inflienciada por la velocidad del tráfico, la intensidad del mismo, la presencia de obstáculos en la trayectoria de propagación., la cobertura vegetal del terreno, la fluidez del tráfico, etc.

AVIONES El impacto de las aeronaves no se limita a las proximidades de los grandes aeropuertos, sino que afecta también, en mayor o menor medida, a una gran parte de las zonas urbanas y rurales de todos los países del mundo. La proliferación de aeropuertos, el aumento del número de personas que utilizan con frecuencia este medio de transporte y la generalización de su uso en el movimiento de carga, han producido un aumento exponencial en el tráfico aéreo a lo largo de estas últimas décadas con el consiguiente aumento de la contaminación acústica en las ciudades.

FERROCARRIL


La reciente proliferación de trenes de gran velocidad en muchos países desarrollados supone, desde el punto de vista de la acústica ambiental, un elemento muy negativo. La existencia de trenes subterráneos en las zonas urbanas, tanto en lo referente a las grandes líneas interurbanas en sus rutas de penetración en las ciudades como a las redes metropolitanas, no resuelve totalmente el problema ( vibraciones de los edificios, llegada de ruido a la superficie, etc ).

ACTIVIDADES COMERCIALES Las actividades comerciales son una fuente de contaminación acústica cada vez más importante, y para evitar la proliferación de zonas contaminadas acústicamente por actividades clasificadas (bares, discotecas, panaderías, etc.) la administración impone cada vez más restricciones y normativas que protegen al ciudadano del ruido producido.

Ruido industrial

La contaminación acústica industrial está originada por el funcionamiento de los diferentes tipos de máquinas existentes en la industria. En líneas generales, el ruido industrial se caracteriza por presentar niveles de presión acústica relativamente elevados, con carácter impulsivo o ruidos de alta intensidad y corta duración. La presencia de ultrasonidos, infrasonidos y vibraciones reviste también una gran importancia en ambientes industriales.

Las obras públicas o la construcción tienen una gran importancia como causa de molestia. Los compresores, martillos neumáticos, excavadoras y vehículos pesados de todo tipo producen unos niveles de ruido tan elevados que son el blanco de muchas de las quejas de los residentes de nuestras ciudades.

A pesar de los esfuerzos realizados para solucionar este problema, los éxitos alcanzados hasta ahora son relativamente modestos. Las estrategias adoptadas difieren considerablemente de unos países a otros , en parte como consecuencia de la diferente sensibilidad que muestran esas mismas sociedades ante el fenómeno que nos ocupa, y en parte debido a las repercusiones tecnológicas, económicas y sociales que comporta cualquier política eficaz de lucha contra el ruido.


ciones educativas contaminadas Las instituciones educativas “La Libertad” y “Toribio de Luzuriaga”, se han convertido en centros contaminados de ruidos molestos ya que en ellas se realizan diferentes actividades extra-educativas como fiestas vernaculares que molesta a los vecinos de estas instituciones. Las disposiciones de los ruidos molestos protegen a las instituciones ya que no está permitido que a menos de 100 metros se haga ruidos que superen los 50 decibeles; la pregunta sería y quien nos protege de los centros educativos que son parte de los ruidos molestos.Creemos que el Ministerio de Educación debe tomar las acciones respectivas, porque creemos que no es correcto y que muchas autoridades están actuando fuera de la Ley.¿Nos preguntamos y al IPEBA?, existe la imagen de un político, auspiciando diferentes actividades para contaminar con ruidos molestos.


La Deforestación (Jefferson calderón) La deforestación es la destrucción a gran escala de los bosques por la acción humana. Millones de hectáreas se degradan o destruyen anualmente. Éstas son taladas o quemadas, aproximadamente el equivalente a la superficie de un campo de fútbol cada dos segundos. La deforestación avanza a un ritmo de unas 17 millones de hectáreas al año – el equivalente a una superficie que supera a la de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte juntas. Estamos perdiendo los más frondosos bosques tropicales.

Hace 8.000 años habían una 6.000 millones de hectáreas. Desde entonces se ha destruido más de la mitad de la cubierta forestal de la Tierra. De la 3.000 millones de hectáreas que quedan en la actualidad sólo el 40% son bosques primarios lo suficientemente grandes para albergar la flora y la fauna originales sin soportar el peligro de la pérdida de la biodiversidad. Tres países Rusia, Canadá y Brasil- albergan el 70% de la superficie de este tipo de bosques.

La deforestación no es lo mismo que la degradación forestal, que consiste en una reducción de la calidad del bosque. Ambos procesos están vinculados y provocan diversos problemas. Pueden producir la erosión del suelo y la desestabilización de las capas freáticas, lo que a su vez favorece las inundaciones o sequías. Reducen la biodiversidad, lo que resulta sobre todo significativo en los bosques tropicales, que albergan buena parte de la biodiversidad del mundo.

Los bosques desempeñan un papel clave en el almacenamiento del carbono, pues son los pulmones de la Tierra. Cuando se destruyen, el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera contribuye al calentamiento global de la Tierra, y esto comporta multitud de efectos secundarios problemáticos.

Los bosques y el régimen de lluvias Una de las funciones más importantes de los árboles es su capacidad para la evapotranspiración de volúmenes enormes de agua a través de sus hojas. Este proceso comienza cuando el agua, por efecto del calor del sol, se evapora (pasa del estado líquido al gaseoso) y se incorpora a la atmósfera como vapor de agua. A medida que asciende y por disminución de la temperatura, el vapor de agua se condensa (se convierte en pequeñas gotas) formando las nubes. El agua condensada en las nubes cae finalmente en forma de lluvia sobre los continentes, permitiendo así el crecimiento de los árboles y de sus raíces, como también el de otros organismos vivos.


Por otro lado, una vez que sus hojas caen estas se pudren en el suelo, determinando, su enriquecimiento; ya que los nutrientes son reciclados rápidamente por las bacterias del terreno, cerrándose así un ciclo. Es decir entonces, que si se eliminan los árboles, la lluvia cesará, pues ambos factores se encuentran estrechamente relacionados. Sin la lluvia, la tierra comenzará a morir, produciéndose una fuerte erosión y la zona de bosque se convertirá finalmente en un desierto.

La deforestación, por tanto, puede ocasionar la extinción local o regional de especies, la pérdida de recursos genéticos, el aumento de plagas, la disminución en la polinización de cultivos comerciales o la alteración de los procesos de formación y mantenimiento de los suelos (erosión). Asimismo, impide la recarga de los acuíferos y altera los ciclos biogeoquímicos. En suma, la deforestación provoca pérdida de diversidad biológica a nivel genético, poblacional y eco sistémico.

Causas La deforestación, como todo proceso tiene sus causas fundamentales. Entre ellas pueden citarse: el cambio del uso del agua para actividades ganaderas y agrícolas, los incendios y enfermedades forestales o la tala incontrolada de árboles. En la actualidad, la deforestación de los bosques tropicales constituye una auténtica amenaza. Si analizamos estadísticamente tasas de deforestación en las distintas áreas ecológicamente importantes —bosques tropicales húmedos, bosques tropicales secos, bosques de llanura, bosques de montaña—, se puede concluir que, en los últimos años, este proceso ha resultado mucho más intenso en las zonas secas y semiáridas, especialmente en las montañas.

Esto es comprensible, dado que las áreas de mayor altitud o más secas resultan más adecuadas para la ganadería. Los suelos de estas regiones, en general, son más ricos y fácilmente cultivables que los suelos viejos de las llanuras tropicales, prácticamente lavados de todo tipo de nutrientes. Además de las restricciones agronómicas, hay que tener en cuenta la limitación que supone para la colonización la presencia de diferentes enfermedades, como malaria o fiebre amarilla, mucho menos extendidas en zonas de montaña o secas que en áreas húmedas.

Anualmente perdemos 13 millones de hectáreas de bosque nativo en el mundo, especialmente los bosques tropicales tanto en Asia, como en África y América.


Deforestación por países AFRICA "PIERDE CUATRO MILLONESDE HECTÁREAS DE BOSQUE AL AÑO", SEGÚN EL PROGRAMA MUNDIAL DE MEDIO AMBIENTE.

África está sufriendo la deforestación a un ritmo el doble de rápido del resto del mundo y los escasos glaciares del continente están desapareciendo a gran velocidad, según un atlas de la ONU dado a conocer el martes. Las imágenes por satélite, tomadas muchas con tres décadas de diferencia, muestran el aumento de las ciudades, la deforestación y el cambio climático están dañando el medio ambiente de África pese a algunos rayos de esperanza en algunas zonas

a pérdida de masa forestal es una preocupación grave en 35 países africanos, añadió. Y mostró que el cambio climático se ha extendido más allá de las imágenes ya conocidas de las nieves derretidas en el monte Kilimanjaro de Tanzania, la cumbre más alta del continente con 5.895 metros o de la evaporación del lago Chad. Según el atlas, 300 millones de personas afrontan escasez de agua y áreas del África subsahariana están experimentando sequías que se espera que aumenten en casi un tercio en 2050.


Deforestación en Asia y América latina Los países de Asia y América Latina mantienen los peores índices de deforestación en el planeta, según declaraciones de Oudara Souvannavong, oficial forestal superior de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). El último reporte, lanzado en 2005, situaba en un 3% la tasa promedio de deforestación mundial, con América Latina en el 6,97%, más del doble que el resto del planeta. En el mundo “la tasa está decreciendo pero todavía se encuentra en niveles alarmantemente altos”, indicó el funcionario internacional laosiano.


Entre los países donde las tendencias bajan están Brasil e Indonesia, dos de los más afectados y poblados de sus respectivas regiones, aseguró el representante asiático de la FAO. En el gigante suramericano se sigue perdiendo bosque, pero apuntó que, como elemento positivo, también ha aumentado la masa forestal protegida. Sin poder precisar datos aún, puesto que están siendo elaborados, Souvannavong indicó que hay que seguir trabajando porque “estamos muy lejos de una situación estable” en materia forestal.


HOJA FINAL Fuentes Greenpeace Imágenes de google Wikipedía Libro de sociales Apuntes de ciencias sociales

Valoración Todos los componentes de nuestro grupo creemos que son mejores estos trabajos, con estos trabajos podemos aprender más, y a la vez es una forma de trabajo muy didáctica.

Componentes del grupo Mario Valero Jefferson Calderón Pablo Cortés Raúl Román



Trabajo de sociales