Issuu on Google+

REVISTA EL ORIENTADOR

LA LEY DE CONVIVENCIA ESCOLAR El presidente de la República, Juan Manuel Santos, y la ministra de Educación, María Fernanda Campo, reglamentaron la ley que marca una ruta para incorporar acciones en temas como la prevención, la atención y el seguimiento de la convivencia escolar. Este proceso contó con aportes de diversas entidades y actores de ámbitos como el nacional, el territorial y el escolar. Además, para la construcción de la ley hubo talleres regionales de consulta, en los que participaron la comunidad educativa del país y las Secretarías de Educación. Asimismo, según explicó el Presidente, este paso para la puesta en cintura de la ley constituye uno de los avances más significativos a la hora de erradicar la violencia de las aulas y los centros escolares en todo el país.


“Todos queremos un país en paz y donde reine la convivencia, pero eso solo se hace y se construye desde colegios y hogares. No queremos que las instituciones educativas se conviertan en uno centros de enfrentamiento”, indicó Santos. Santos, así como reconoció que esta reglamentación está marcando una hoja de ruta para los rectores de los colegios involucrados en casos de matoneo, también dijo que ve con preocupación que de las últimas pruebas Saber Pro hechas a estudiantes de distintos grados un gran porcentaje tiene falencia es las competencias ciudadanas. “Quedé sorprendido cuando vi que más de la mitad de los niños de ciertos grados se divertían cuando a sus compañeros le hacían alguna maldad, Por ejemplo, el 43% de los estudiantes de noveno grado aceptan que son tolerables con los actos de corrupción”, agregó. A su turno, la ministra de Educación señaló que esta iniciativa tiene como principal motor promover la convivencia pacífica en todas las escuelas del país, para que sea replicado en los hogares colombianos. “El decreto establece pautas para que los establecimientos educativos ajusten sus manuales de convivencia, promoviendo la construcción de ambientes democráticos de aprendizaje, en los cuales se fomenten las relaciones pacíficas y el reconocimiento de la diferencia”, señaló. Al margen de el anuncio de la ley, el Jefe de Estado también se refirió al apoyo que ha recibido de todas las bancadas, incluso desde la oposición, tras su postura frente al fallo de la Haya. “Recibir el respaldo del ex presidente Uribe, así como de Clara López, del Polo Democrático, es una demostración también de convivencia”, concluyó. Paradójicamente, la reglamentación de esta ley se dio precisamente horas después de que un menor de 14 años fuera asesinado en Zipaquirá, al parecer en un posible caso de matoneo estudiantil.


APLICACIÓN DE LA LEY DE CONVIVENCIA Gobierno Nacional y el Ministerio de Educación se desatrasaron con una tarea que tenían pendiente para enfrentar las distintas manifestaciones de agresiones y violencia que vulneran los derechos de los estudiantes en escuelas y colegios. Además de la Ley de Convivencia Escolar (Ley 1620 del 15 de marzo de 2013), el pasado jueves creó el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar. Que no es más que el decreto reglamentario para que se haga efectiva: que no se quede en el papel y se cumpla. El secretario de educación municipal, Edgar Polanco, resaltó que “el gran paso es que ya contamos con herramientas jurídicas precisas respecto a la conformación, organización y funcionamiento del comité nacional de convivencia escolar y los comités municipales, departamentales y escolares”. Y se destacan la creación del Sistema de Información Unificado y la Ruta de Atención Integral para las víctimas y los ajustes al Manual de Convivencia de la


institución educativa y hacer de la escolaridad la instancia óptima para el feliz desarrollo de los niños. Hay colegios que han adelantado la tarea, como el Colombo Británico, que desde que la ley fue promulgada, la ajustó en su manual de convivencia y conformó el comité escolar. “Solo nos falta revisar el decreto para saber si cumplimos con todo lo ordenado, pero creo que está acorde en la formación para aprender a resolver conflictos y a comportarse en comunidad”, dijo Diana Velásquez, asistente general del centro educativo. Igual ejemplo da la institución educativa Francisco José Lloreda Mera, de El Saladito: liderada por el licenciado Harold Andrés Salazar, docente de primaria, ha desarrollado estrategias como la historia de un superhéroe que lucha contra el ‘bullying’ en una escuela de Cali.

Herramientas La ley establece los lineamientos para la incorporación en el Manual de Convivencia en los establecimientos educativos las disposiciones para el manejo de situaciones que alteran la convivencia escolar, los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes. Por ejemplo, el decreto define con precisión conceptos como conflicto, agresión escolar, si es física, verbal, relacional, gestual y hasta electrónica. También incluye las definiciones de acoso escolar, violencia sexual, bullying y restablecimiento de los derechos. O establece los protocolos de manejo de situaciones según la gravedad y las tipifica en 1, 2 y 3. “La Ley es fundamental porque da las herramientas que van a redundar en una aplicación efectiva de este sistema”, concluyó Edgar Polanco. El mediador


El manual de convivencia del colegio otorga al educador el rol de orientador y mediador en situaciones que atenten contra la convivencia escolar y vulneración de todos los derechos de los estudiantes, así como funciones en la detección temprana de las mismas. Y los alumnos podrán participar en la definición de acciones para el manejo de estas situaciones, en el marco de la ruta de atención integral. El Colombo Británico, además de tener reglamentado lo concerniente al debido proceso y a la parte disciplinaria, ha establecido un mecanismo de prácticas restaurativas. “Cuando hay un caso de agresión, con la mediación de un profesor, sicólogo o preceptor, los chicos involucrados acuerdan la forma de restaurar el daño que han ocasionado a otros”, dice Diana Velásquez, asistente del colegio. Ruta de Atención La Ruta de Atención Integral es el paso a paso que articula las distintas entidades del Estado y de la sociedad para darle la plena protección al alumno cuyos derechos en un momento dado se vean vulnerados. Allí definen los procesos y los protocolos que deberán seguir las entidades e instituciones que conforman el Sistema Nacional de convivencia escolar, para garantizar la atención inmediata y pertinente de los casos de violencia escolar, acoso o vulneración de derechos sexuales y reproductivos que involucren a niños, niñas y adolescentes de educación preescolar, básica y media. Además de la promoción y prevención, en la ruta se destacan los componentes de atención y seguimiento que permitan asistir al niño, niña, adolescente, al padre, madre de familia o al acudiente, o al educador, de manera inmediata, pertinente, ética, e integral, ante un caso de violencia o acoso escolar que vulnere sus derechos. Si agotada las instancias del comité del colegio y el manual de convivencia, la gravedad del hecho denunciado las supera y el alumno sigue en riesgo, hay 19 actores del Estado distintos a los de la comunidad educativa, a los que el rector debe trasladar el caso. Sistema de registro y confidencialidad La ley crea el Sistema de Información Unificado de Convivencia Escolar, que permite la identificación, registro y seguimiento de los casos de acoso,


violencia escolar y de vulneración de derechos sexuales y reproductivos de los niños, niñas y adolescentes de establecimientos educativos. “Es un mecanismo muy importante porque, además, nos permite y saber qué tan efectivos serán los tratamientos o procedimientos que la propia ley establece”, dice el secretario de Educación municipal Edgar Polanco. Es pertinente destacar que el sistema garantizará el derecho a la intimidad y la confidencialidad de las personas involucradas. Sanciones Cualquiera de los actores del sistema que incurra en omisión, incumplimiento o retraso en la implementación de la Ruta de Atención o en el funcionamiento de la estructura del Sistema, se sancionará de acuerdo con la ley. Los colegios privados se expondrán a amonestación pública sola o con indicación de los motivos de la sanción; clasificación en el régimen controlado para el año siguiente y hasta cancelación de la licencia de funcionamiento. La falta de ajuste del Proyecto Educativo Institucional y del Manual de Convivencia, de acuerdo con esta Ley o la inoperancia del Comité Escolar de Convivencia, también acarrearán sanciones. En las instituciones educativas públicas, directivos y docentes serán responsables por hacer efectivo el Sistema en las mismas. La omisión o el incumplimiento de este deber constituyen una falta disciplinaria y dará lugar a las sanciones previstas por la ley para ellos. La familia La Ley de Convivencia Escolar le asigna varias responsabilidades a los padres de familia y/o acudiente de los estudiantes. Aparte de proveerles de un ambiente cálido, seguro y afectuoso dentro del hogar, les asigna el deber de acompañar de forma permanente y activa a sus hijos en el proceso pedagógico que adelante el establecimiento educativo para la convivencia y la sexualidad. También les conmina a participar en la revisión y ajuste del manual de convivencia del colegio a través de las instancias de participación definidas en el proyecto educativo institucional del establecimiento educativo. Y sobre todo, les obliga a asumir responsabilidades en actividades para el aprovechamiento del tiempo libre de sus hijos para el desarrollo de


competencias ciudadanas, a cumplir con las condiciones y obligaciones establecidas en el manual de convivencia y responder cuando su hijo incumple alguna de las normas allí definidas.

EL MINISTERIO DE EDUCACION LE APUESTA A LA CONVIVENCIA Presidido por la Ministra de Educación, fue instalado este Comité que será fundamental para el desarrollo del Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, Sexuales y Reproductivos y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar. La apuesta nacional por el fortalecimiento de la convivencia escolar, la educación para los derechos humanos y la formación para la ciudadanía dio este miércoles un paso fundamental con la instalación del Comité Nacional de Convivencia Escolar que se llevó a cabo este miércoles en las instalaciones del Ministerio de Educación Nacional. El Comité, presidido por la ministra de Educación Nacional, María Fernanda Campo, es fundamental para cumplimiento de las funciones del Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, Sexuales y Reproductivos y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolarcreado en la Ley 1620 de marzo de 2013. "Con este Comité se avanza de una manera importante en la vinculación de diferentes actores y sectores que reflejan elcompromiso de la formación de ciudadanos activos que aporten a la construcción de una sociedad democrática, participativa, pluralista e intercultural", señaló la ministra Campo este miércoles.


En este Comité, establecido en el artículo 7 de la Ley 1620, además de la Ministra y la viceministra de Educación Preescolar Básica y Media, Roxana Segovia, hacen parte también los ministerios de Salud y Protección Social, de Cultura, y de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones; el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ente coordinador del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente; la Policía de Infancia y Adolescencia; la Defensoría del Pueblo; la Asociación Colombiana de Facultades de Educación (Ascofade); la Asociación Nacional de Escuelas Normales Superiores (Asonen); la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún); y los rectores de las instituciones educativas, tanto oficial como privada, con los más altos puntajes en las pruebas SABER 11 del año anterior. Con la conformación de este Comité se definirá la operación del Sistema en cada uno de sus niveles e instancias, y lo coordinará en los ámbitos nacional, territorial y escolar, para el cumplimiento de sus objetivos. Igualmente, armonizará y articulará las acciones del este sistema con las políticas nacionales, sectoriales, estrategias y programas relacionados con la construcción de ciudadanía, la convivencia escolar y los derechos humanos sexuales y reproductivos y la prevención y mitigación de la violencia escolar. Además, el Comité formulará las recomendaciones para garantizar el adecuado desarrollo, complementación y mejoramiento de la ruta de atención integral en los establecimientos educativos en el marco del Sistema Nacional, y definirá, vigilará, evaluará y realizará seguimiento a las acciones a realizar a partir de los reportes del Sistema de Información Unificado que determina la Ley 1620. Su funcionamiento permitirá que la Ruta de Atención Integral, dispuesta por la Ley, sea adoptada por los niveles, las instancias y entidades que forman parte de la estructura del Sistema y que asuman la responsabilidad de su puesta en marcha en el marco de sus funciones misionales. Su labor de coordinación, promoción y liderazgo en las estrategias de convivencia escolar, ejercicio de los Derechos Humanos, Sexuales y Reproductivos y prevención y Mitigación de la Violencia Escolar, será fundamental para el mejoramiento de la calidad educativa.


Revista el orientador