Issuu on Google+


JEFES Y SUS AVENTURAS

edición 1

MR. PHILIPPE DEAN

QUIEN se lo puede imaginar, el jefe en la oficina, muy intelectual, bien parecido y respetado, termina cediendo ante las seductoras secretarias, y mujeres a su servicio que día a día luchan por conquistar al único que puede aumentarles el sueldo, concederles un ascenso o otorgarles diversos privilegios que solo las amantes del jefe pueden gozar. Te presentamos a… INFIDELIDADES: MR PHILIPPE DEAN Y SUS AVENTURAS AMOROSAS El es el señor Philippe, dueño de la franquicia de bebidas alcohólicas más importante del país, es Joven, apuesto con una familia estable, sin embargo, tan bien es buen caballero y con debilidades como cualquier ser humano. Una de ellas (sino la más importante) es que debido a sus influencias como director general de la compañía, tiene que relacionarse con decenas de bellas mujeres, y muchas de ellas terminan conquistándolo y teniendo sexo con él. No solo eso, también debe hacerse cargo de las sirvientas, sexo servidoras y demás mujeres que se atraviesan en su mundo. Disfruta de esta nueva serie de Amor, dinero sexo y pasión con MR. PHILIPPE DEAN.

Mr. Philippe y su aventura con Angélica su secretaria Quien se puede imaginar que detrás de este gran empresario estaría su romance ilícito con Angelica, una de sus más bellas secretarias, pero así es. Ese día Lunes inicaba la semana con muchos proyectos de negocio en mente, el se presentó en una de sus oficinas de trabajo, portando un traje combinado, saco azul, y pantalón negro, vistiendo una camisa color rosa y luciendo una corbata amarilla a rayas, se veía tan deseable que Angelica no pudo dejar pasar la ocasión y espero hasta que los trabajadores se fueran del despacho y se quedó con el pretexto de entregarle algunos documentos al sr. Philippe. Inteligentemente se sentó abriendo las esbeltas piernas que lucían unas mallas muy seductoras, el Lic. No podía evitar quitar la mirada de esas lucientes piernas que escondían en su interior un invaluable tesoro que era su mayor debilidad. Ella se acercó mas a él que ya estaba sentado apoyándose sobre el escritorio y con una mano empezó a acariciar el pantalón de él, exitandolo cada vez mas. Mas rápido de lo que Angelica había imaginado el ya la estaba desnudando y acariciando.


El sr Philipe fue conquistado muy pronto por ese bello cuerpazo y en su misma oficina. Se sentó en uno de los sillones reales amarillos, y allí angelica aprovecho inmediatamente para bajarle el zipper y apoderarse del tremendo palo que se asomaba debajo del pantalón del Lic. Dean. Lo tomo con sus manos y lo dirigió hacia su boca que tanto había anhelado saborear tremenda polla y de tremendo hombre de negocios. Asi con todo la fantasía de su mente decidió mamar esa verga como nunca antes, para que el sr Philippe recordará por siempre ese encuentro de amor.

Angelica, supo como conquistarlo muy bien, con esas tetas y esa boquita seductora, disfruto cada momento y saboreo por todos lados el pene del Lic. Philipe. Muy pronto ya estaba sentada sobre tremendo falo y gimiendo suplicaba que no se lo sacará sino que se lo metiera mas y más en cada envestida, el ahora esclavizado por ese amor solo obedecía las ordenes de su Reina Angélica.


Hay algo de notar en el señor Philippe, aunque las damas no sean sus esposas las trata con el mismo amor y cariño al momento de estar con ellas, así disfruta intensamente de este romance prohibido, y eso angélica también se lo agradeció de la mejor forma que pudo: ENTREGANDOSE completamente. Despues de disfrutar de excitante sexo oral el sr. Philippe tomó a Angelica y levantándole una de las piernas sabrosísimas la apoyo sobre la misma silla, el se deshizo del saco que le impedía moverse libremente y así con la flamante vagina de ella dejada al descubierto decidió penetrarla y hacerla suya para siempre, ella se humedecía al solo pensar que sus sueños eran ahora realidad y por fin conocería la dicha de disfrutar la verga de su jefe en su propio cuerpo.

El dirijio su erecto miembro hacia la cavidad de angelica quien para ese momento pedia y suplicaba que se la metiese ya. Arremetió con todo y disfrutó cada segundo que su verga entraba y salía del cuerpo exitado de la bella secretaria. Muy pronto levantó la pierna de Angelica con su mano derecha al mismo tiempo que sujetaba la delgada cintura de ella con su otra mano. La besaba en cada oportunidad para demostrarle su cariño y amor y decirle con la mirada que no solo le interesaba su cuerpo sino toda completa.

AMOR REAL


El sr, Philippe disfruto cada momento al máximo, después de media hora de amor intenso, terminó corriéndose fuera de la vagina de Angelica, como nunca.

Después de besarse y consumar aquel encuentro amoroso, quedaron en mutuo acuerdo de guardar ese secreto de amor por el bienestar del Licenciado. Angelica recibiría un cheque con una cómoda cantidad de dinero por colaborar Si nadie se enteraba Podría haber un próximo encuentro.

Se vistieron, el la ayudó a hacerlo y mientras lo hacia no cesaba de besarla

FIN


Mr. Philippe y su aventura con ERICKA El Señor philippe suele visitar algunos bares de renombre para relajarse un poco de la atareada vida de los negocios, aquel día después de despedirse de Angelica y enviarla en privado a su respectivo departamento, decidió divertirse un poco con sus colegas en uno de esos bares VIP de la ciudad, allí conoció a la top dance Ericka, quien con su escultural cuerpo, supo conquistar al Lic. Philippe Dean, aquella noche. ERICKA asistió la mesa donde se sentaron el sr. Philippe Dean y colegas, al verla el Lic. Se enamoró profundamente de ella y decidió conocerla en privado El Sr. Philippe solicitó el servicio de aquella bella mujer en una suite privada del bar, para pasar desapercibido y disfrutar con privacidad del amor de ERICKA. Todo empezó con una mirada de deseo fundida en un profundo beso de amor y placer. De esa forma las lenguas de ambos se fundieron en un apasionante néctar que fluia de aquellos besos de dos amantes a punto de fundirse en un solo ser.

Es seguro que Ericka se ganó el corazón del Sr Philippe no solo por su físico sino porque ella también tiene algo más que cariño, ella se enamoró a primera vista de él. Pero era un amor imposible, eso es notorio. Muy pronto ericka sintió la gruesa verga del Lic. Dean y sin perder tiempo la sacó de su escondite secreto y la devoró a besos con su lengua y sus labios. Que amor.


Muy pronto el pene del hombre estaba mas firme que un garrote de aluminio, ella se sentó sobre las piernas de él y con su mano empezó a agasajar la dura reata que esperaba ansiosa devorar la panocha de la linda top model de aquel bar VIP. El sr. Philippe ya estaba muy exitado, montó a Ericka sobre él y poniendo la punta de su glande en la vagina humeda la penetro una y otra vez durante mas de 15 minutos, solo los gritos de placer de ambos salian de aquella suite.

Y que mujer no sería tan feliz con semejante pija dentro de su vagina, es cierto que al señor Philippe ese traje negro casual le iba muy bien (como comúnmente todo) pero el saco fue un estorbo y decidió seguir follando a ericka en el sofá, pero primero se deshizo de aquel saco.


Que escenas de amor se pudieron vivir en aquella suite privada, dos amantes de lujo, en un amor prohibido sin igual. Esto es amor real.

De esta manera concluy贸 esa historia de amor aquella noche en aquel bar de altura. Les debemos las fotos de la corrida del Lic. Dentro de la boca de Ericka pero ya se lo pueden imaginar. tuve que salir de urgencia de aquel lugar. FIN.


Mr. Philippe y su aventura con SHEYLA

AL DÍA SIGUIENTE, el Martes, el sr Philippe tenia una reunión importante de negocios con algunos colegas extranjeros, debía preparar el discurso de presentación que usaría en la junta esa tarde asi, que solicitó el apoyo de una de sus secretarias asistentes, le fue enviada la mas bella e inteligente de las damas: Sheyla Warrior. Sin embargo habría un problema mayor, al momento de atravesar la puerta que conducía a la oficina, sheyla fue ipnotizada inmediatamente por la presencia del Lic. Philippe, ese traje café con la corbata roja que portaba aquella tarde despertaron en la mujer un deseo de ser penetrada por tan presentable caballero. Mientras ahí estaba el hombre con el que tanto soñaba hacer el amor, así que inmediatamente se las ingenio para tramar más que una sesión de trabajo, una sesión de sexo con el hombre de sus sueños.

Mr Philippe cedió fácilmente, pues quedó cautivado por la sensualidad de Sheyla, y como si leyese el pensamiento de la Joven dama, se puso en pie y sin decir palabra alguna, corrió hacia ella, la tomo entre sus brazos, la acerco y se fundieron en un apasionado beso, todo estaba dicho. Lo que vendría seria una candente relación sexual en el despacho de MR. Philippe. Despues de una breve charla el Señor Philippe ofreció un brindis por la belleza de Sheyla. Se besaron profundamente y Se chuparon hasta las lenguas en ese beso de dos primerizos amantes. Sea lo que sea ambos hacían una bella pareja.


Sheyla rápidamente dejó expuestas sus dos grandes tetas que el Lic. Rápidamente disfruto cual niño sediento, no pasó mucho tiempo para que el pene erecto totalmente del sr. Philippe quedara al aire libre y sheyla aprovecho inmediatamente a devorarlo con sus rojos labios. El sr. Philippe, emitió un fuerte suspiro ante la primera falada que los labios de Sheyla daban al hermoso pene esponjoso.

Después de esa larga pero deliciosa mamada el Lic. Dean decidió meter su dura verga en la humeda vagina de Sheyla quien para entonces pedia agritos ver cumplido su sueño de ser una con Mr. Dean. El simplemente disfrutaba cada momento de esa relación de amor.


Sheyla se apoyo con una mano en el sofĂĄ y tomando con la otra la polla del seĂąor Philippe la dirijio sin vacilar a su encantadora cueva de fluidos. Su rica pucha esperaba ansiosa al rigido miembro.


Aquella cita de trabajo convertida en un oasis de pasión duró más de media hora, el Lic. Dean exploro hasta la parte más profunda de la vagina de Sheyla con su grande y erecta verga, al final solo la sacó cuando estaba a punto de correrse dentro de ella. Pero eso no sucedió. A tiempo evitó un embarazo no planeado, un hombre de familia como él y con tanta influencia debe evitar involucrarse en situaciones embarazosas, más vale prevenir y el señor Philippe es un experto en ese tema.

Escenas tan puras y de amor como estas, realmente son pocas, como era su costumbre, el señor Philippe mantuvo la elegancia durante cada minuto de pasión desbordada, su ropa impecable.


Sheyla Saboreo cada gota de semen que sali贸 de aquel pene del hombre que tanto hab铆a amado en secreto.


Un beso culminó aquella cúpula sexual, el solo se dispuso a guardar su miembro viril mientras la tomaba y le brindaba un beso profundo agradeciéndole a Sheyla su complacencia y servicio fiel. Más no sabía él que era ella la más agradecida. Ahora la junta esperaba, quedaba poco tiempo.

Fin


Mr. Philippe y su aventura con DEBORA La reunión transcurrió en orden, Mr Philippe estaba muy agotado decidió volver a casa más temprano de lo habitual para descansar, y asi lo hizo. Cenó en familia y aunque su esposa estaba muy caliente y quería estar con él, fue más grande su cansancio. Asi que con la pena pero ella tenía que esperar.

Al día siguiente, el Miercoles, se levantó muy temprano, tomó un refrescante baño y su ropa ya estaba lista sobre la cama, se sorprendió de que a tiempo estuviese todo listo en su habitación, eso era inesperado, siempre le hacía ponerse de mal humor el hecho de que su ropa no estaba ahí a tiempo. Algo era diferente, o la sirvienta había decidido cambiar y cumplir por fin con sus funciones o alguien mas estaba ahora al frente del Servicio del Señor. Aquel traje negro de 3 piezas era de sus favoritos. Y la camisa rosa a cuadros pequeños, con el cuello blanco combinaba muy bien con aquella corbata de cuadros le hacía lucir como un autentico jefe, sensual y atrevido.

Ya listo y perfumado Decidió que trabajaría desde su despacho en el tercer piso de su apartamento.


Solicitó una taza de café para tomar ánimos, y cuál fue su sorpresa al ver a la nueva sirvienta de la familia. Era hermosa, tan hermosa que por primera vez el quiso conocer a una mujer de servicio.

La nueva sirvienta se presentó mientras el Lic. Dean apenas contenía la respiración y entre murmullos escuchó su nombre: DEBORA HALL, después de agradecer por el delicioso café no pudo contenerse, su debilidad fue mayor y poniéndose en pie la sujeto por detrás para no dejarla ir sin hacerla suya. Ella sabia quien era él pues no hizo el mas mínimo esfuerzo para evitar ese abrazo.


Debora se sonrojo mientras continuaba preparando otra taza de café, pero soltó la cuchara tan pronto el sujeto sus grandes tetas y empezó a acariciárselas.

Se deducía que aquel día tampoco pasaría desapercibido para el señor Philippe, quien estaba a punto de tener su encuentro amoroso numero 103 en lo que iba de ese año. Un beso en la mejilla fue más que suficiente para encender a la nueva sirvienta quien cedia fácilmente a las calidas caricias de aquel hombre deseable para cualquier mujer sin importar las consecuencias que podría tener. El cariño de aquel varón se podía sentir en el rostro de DEBORA.


Muy pronto las tetas ricas de Debora quedaron totalmente expuestas, y el se単or Dean no dudo ni un instante en saborearlas una a una.


Con suaves caricias por el cuerpo empezó a desvestirla, claro que lo primero que el Lic. Philippe le quitó a Deborá fue la tanga roja que impedía disfrutar con facilidad de esa rica panocha.

Una segunda sesión de Besos apasionados encendió aun mas la llama de la pasión, el Lic. No dejaba de acariciar los labios rojos de la doncella que lo había cautivado. Que escena de amor. Deborá estaba decidida a conquistar el corazón de su nuevo Jefe y que mejor forma que chupándole su lindo pene como nadie lo había hehco Jamas, asi que de inmediato se puso a la


altura del miembro viril y decidió sacarlo de su pequeño escondite que significaba la bragueta del pantalón del Licenciado Dean.

Muy pronto el miembro estuvo a fuera pero demasiado pronto ya estaba dentro de la boca de Debora quien parecía tan hambrienta que quería de un solo bocado devorarlo, esta sensación solo producía quejidos de placer en el Lic. Philippe. Quien disfrutaba cada mamada que su sirvienta le pegaba a su verga que crecia en cada movimiento un poco mas y mas.

Quejidos se oian por todo el despacho del empresario, quien sufria deliciosamente las embestidas que con la lengua Debora daba a su polla. Despues de aquel momento de placer lo mejor estaba por venir, el Lic. Sacó su verga de la boca de ella. TOMÓ A DEBORA, la giro (en el espejo se reflejó el grado de erección del pene del Lic. En ese


momento) y la sentó en su escritorio y abriéndole las piernas se dispuso a conocerla y fundirse en un solo cuerpo, El y ella en unidad perfecta unidos tan solo por aquel miembro erecto y bien lubricado naturalmente.

Los gemidos de ambos eran cada vez mas intenso, pero como estaban en el tercer piso de la Mansión, nadie podía pecibirlos, asi que podían disfrutar abiertamente de esos momentos de placer entre los dos nuevos amantes. Que disfrute del Señor Philippe. Pronto puso a Debora en posición de Caballito y la folló cual fiera embiste a su hembra en brama.


YA bien encendidos, Mr Philippe retiró por un momento su miembro de la vagina caliente y humeda de DEBORA y lubricándola con su propia saliva volvió a meterla donde nunca debió de salir, Debora pedia a gritos que la volviera a meter en su panocha.

Impresionante pero cierto, una plebella estaba haciendo delirar de placer pura al magnate de los licores en el país, cierto, para el amor no hay niveles sociales, pero mas cierto aun que el galan estaba más que


disfrutando del amor que fluia del cuerpo de la hermosa ninfa. Eso si cuidaba que su traje no se manchará o arrugará por el acto sexual. Como buen jefe estaba al control de todo.

El no dejaba de besar a Debora mientras la follaba cada vez mas fuerte, ella solo gritaba al mismo tiempo que disfrutaba cuando aquel glande perfecto hacia cavida en su cuerpo. Sujetándola de las manos le decía palabras de amor entre sus sollosos de emoción y placer. Calmando asi las ansias de ella de soltarse de él pues a veces aunque rico ya no soportaba tan grande pene taladrándole hasta lo mas profundo de su alma-.

Despues de Larga jornada de lujuria, Deborá no soporto más y pidio que el Lic. Dean extrajera su erecta polla de su cuerpo, ya no podía mas aunque le encantaba pero era imposible mantenerse en pie con semejante salchicha de carne dentro de su cavidad vaginal. Al principio el no accedió pero ella empujo fuerte con sus manos y logro desprenderse de la cúpula que los unía.


Cuando al fin DeborĂĄ estaba libre del pene del Lic. Giro para verle a los ojos y despuĂŠs de darle un gran beso como sĂ­mbolo de gratitud por comprenderla lo empujo hacia la mesa donde empezĂł nuevamente a mamarle como nunca el tremendo picho del Lic. Dean. Quien se preparaba de esta forma para correr su blanca leche en la boca de semejante mujer.


Mientras tanto los gemidos y gritos de placer empezaron a fluir d elos labios del Lic. Philippe. Justo en ese momento sonó el teléfono y tuvo que solicitarle a su amante que fuese más despacio pues necesitaba contestar esa llamada importante que provenía de la oficina principal en su empresa.


Aun sinterminar de atender la llamada telef贸nica, el sr Philippe no se pudo contener mas y al ir y venir de su polla en la boca de aquella hambrienta mujer, despu茅s de un grito profundo de placer que reson贸 en toda la casa, se vino en la boca de DEBORA.


Asi con el grito de lujuria colgó el teléfono para dar por terminado el acto sexual , Se sacudió cuidadosamente el pantalón salpicado de su propio semen, y cerró el zipper de su bragueta. Tomó una servilleta y limpiando la boca de su amante le dio un ultimo beso para consagrar su amor, no sin antes advertirle a Debora que ese amor quedaría solo entre ellos y que por su servicio el se comprometia a duplicar el suelo que su esposa le había ofrecido.


Y si seguía siendo tan EFICIENTE para él podría haber más recompensas y mas encuentros amorosos como el que acababan de consumar en aquel día.

Fin La vida amorosa del Empresario Phillipe Dean continuará en nuestra siguiente edición .


PROXIMO EDICIÓN

NO TE LA PUEDES PERDER


Jefes y sus Aventuras 1 Philippe Dean (Parte 1)