Page 1


FICHA TÉCNICA Nombre: Género: Duración: Dirección: Guión: Producción General: Producción Colombia: Realización: Locaciones:

¡Alerta Bogotá! Documental. 90 minutos. Diego GT. Camilo Useche. Diego GT. Diego GT. Razzatomica. Roberto Gómez. Claudia Tobón. Diego GT. Camilo Useche. Bogotá D. C., Colombia. Madrid, España.


A veces me basta una vista en escorzo que se abre justo en medio de un paisaje incongruente, unas luces que afloran en la niebla, el diálogo de dos transeúntes que se encuentran en pleno trajín, para pensar que a partir de ahí juntaré pe-dazo por pedazo la ciudad perfecta, hecha de fragmentos mezclados con el resto, de instantes separados por intervalos, de señales que uno envía y no sabe quién las recibe. Las Ciudades Invisibles. Italo Calvino.


¡ALERTA BOGOTÁ!: LA MISMA CIUDAD, OTROS VIDEOS Bogotá, el Distrito Capital de la República de Colombia, es una naciente metrópoli que diaria-mente mueve casi siete millones de personas en busca de más y mejores espacios para llevar la vida que cada uno desea. Es tierra y pueblo jóvenes, en construcción, como su identidad. Recorremos esta encantadora ciudad acompañados de una joven pareja local en busca de las rutas que nos conduzcan al encuentro del naciente espíritu de expresión urbana. Descubriremos los espacios de reflexión, aprendizaje, producción y expresión que nos permitan expandir nuestras mentes a innovadoras maneras de concebir y relacionarse la ciudad de hoy. Visitaremos y conversaremos con destacados personajes de la industria cultural, académicos especialistas en desarrollo social urbano, pero sobre todo, con los efervescentes grupos de jóvenes que día a día empeñan su ingenio, tiempo y esfuerzo en la creación, desarrollo y sostenimiento de canales alternativos para la difusión de otras propuestas en las diferentes artes, clásicas y contemporáneas.


OBJETIVO

Realizar un documento audiovisual que dé cuenta de la naciente cultura de expresión urbana en Bogotá D. C., sus facetas íntimas con cada desarrollador y sus momentos de relación con el espectador. Esta iniciativa es consecuencia del deseo por ofrecer al público, propio y ajeno, una mirada diferente a la ya muy trajinada imagen de esta ciudad. Busca presentar esa Bogotá que sólo se conoce cuando se la recorre, la Bogotá que no enseñan en anuncios de aerolíneas o en noticiarios internacionales. Por eso desde un comienzo asumimos la ciudad como lo que realmente es: un espacio que congrega y complejamente une todo tipo de opuestos, un lugar en donde la norma es la diversidad.


CONTEXTO A pesar de los más de 50 años que lleva el conflicto interno colombiano, Bogotá es una ciudad que más allá de sufrir los embates de la violencia, la inseguridad, el aumento progresivo de la migración interna por los continuos desplazamientos y la profundización de las problemáticas económicas, ha logrado consolidar un proyecto de ciudad donde la mayoría de sus habitantes se siente partícipe de la transformación positiva que en términos globales la ha convertido en un mejor lugar para vivir. Bogotá se presenta ahora como una ciudad de culturas, de rutas y caminos disímiles en donde el arte explota y se difunde en cada esquina una sombra creativa. Bogotá es una ciudad joven desde donde emanan los mejores vicios y las más grandes contradicciones, en donde se crean propuestas culturales y se ingenian malabares artísticos que permiten el desahogo y la catarsis en una ciudad gris con el difícil pasado ampliamente conocido en el mundo.

En el último siglo Bogotá se convirtió en una metrópoli cuyas características reflejan la vida urbana propia de la modernidad. El camino de estas transformaciones tuvo no pocos tropiezos y dificultades. La ciudad cruza el umbral del siglo XIX en plena guerra civil y termina el siglo XX en las mismas condiciones. Bogotá como capital del país ha resumido y resentido las serias dificultades políticas, económicas y sociales que vive Colombia. No menos esclarecedor es que tanto en la literatura existente como en el imaginario de los ciudadanos sea el 9 de abril de 1948 el momento que produce un cambio radical en la ciudad, ya que el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán marca el inicio del periodo conocido como La Violencia, e implica la destrucción parcial de la ciudad después del Bogotazo. A partir de este suceso, se da paso a la recomposición del espacio urbano -simbólico y material- signado por la sucesión de proyectos modernizadores, en su mayoría inconclusos y hasta contradictorios, que dieron lugar a un territorio del desencuentro, comunicativamente inhóspito y con una vida cultural precaria. La profundización de las problemáti-


cas de la vida urbana, en medio de un país en conflicto, hizo de Bogotá un complejo intrincando de procesos relacionados con la pobreza, la inseguridad, la deficiencia en los servicios públicos, la carencia de viviendas, el desempleo, sumados a acontecimientos políticos que marcaban sus ritmos: allanamientos, militarización de las calles, asesinatos políticos, toques de queda, pedreas en las universidades públicas, desaparecidos, paros, marchas y pánico generalizado, en suma una capital a la altura del país. Después del decenio perdido, los estragos de la violencia, de los procesos de paz inconclusos, de la guerra con el narcotráfico y del dinero blanco circulante dejan cicatrices visibles en Bogotá y en las formas como los ciudadanos la habitan. En este contexto, podríamos afirmar que la ciudad se construyó de los fragmentos y la permanente recomposición de las divergencias políticas, sociales y económicas que en ella se resumen y que emergen de la profunda heterogeneidad cultural que la caracteriza, producto de su carácter de capital y de la creciente presión migratoria por el estado generalizado de violencia en el país.

Así como la vida empezó a cobrar sentido en medio de un país donde disentir puede ser una sentencia de muerte, la ciudad, más que un lugar para sobrevivir en medio de la guerra, fue convirtiéndose paulatinamente en un lugar para la vida. Allí operó una multiplicidad de iniciativas que desde lo gubernamental se articularon para canalizar proyectos y formas de afrontar la problemática urbana, desde y con las culturas que la habitan. Ahora la cultura urbana bogotana se desborda en infinito en rincones y bares, en galerías y bibliotecas, en barrios y calles, se potencia la vida con proyectos y manifestaciones creativas en donde se piensa a Bogotá, en donde nos imaginamos la ciudad y la vivimos como la mejor capital del Mundo.


PUNTO DE VISTA

«¡Alerta Bogotá!: La misma ciudad, otros videos.» plantea una historia que busca romper con el estereotipo que durante tanto tiempo ha satanizado a los colombianos y en este caso concreto a los bogotanos: el imaginario de un lugar violento, paupérrimo, con cada esquina reflejando su pobreza, material y espiritual. No pretendemos negar ni ocultar ninguna realidad, simplemente mostrar la otra cara de la moneda que el Mundo se niega a ver, la de la riqueza de nuestras etnias, de nuestra cultura, de nuestros paisajes la de nuestra sociedad. Diferentes medios de comunicación se han encargado de mostrarnos como seres primitivos y agresivos incapaces de generar algo diferente a una violencia desproporcionada como respuesta única; y lo que no saben es que la irá que ese injusto trato despierta ya no genera más noticia, sino que ahora se canaliza dando como resultado el prometedor conjunto de pujantes grupos y colectivos que lejos de cerrar los ojos y enterrar la cabeza, aprovechan una gama muy amplia de ofertas culturales generada desde la inversión pública, privada y la autogestión, siempre en busca de la alternativa para la expresión social.


TRATAMIENTO

El género documental está cambiando, las nuevas tecnologías permiten crear trabajos de calidad con costes mucho más reducidos, permitiendo que mucha gente se aventure a contar sus historias sin el miedo a un estrepitoso fracaso comercial. Así mismo, la facilidad que ofrece Internet actualmente abre una nueva vía de difusión en donde se pueden dar a conocer los distintos trabajos y manifestaciones artísticas, mientras los pululantes festivales incluyen el video en su programación, permitiendo que artistas de distintas disciplinas exploren su lado más creativo a través del sector audiovisual. El documental clásico se extingue, los documentales alternativos cada vez tienen mayor aceptación y este documento en concreto está inmerso en esta nueva realidad que ofrece una perspectiva diferente que se enriquece gracias al uso de distintas técnicas que enaltecen el trabajo plástico y estético sin descuidar ni diferir del conceptual. Nuestra propuesta documental se sustenta en tres pilares: la composición de la fotografía fija, en donde un sólo fotograma tiene la información necesaria y suficiente para narrar una historia; el movimiento interno del video que aporta agresividad y frescura; y el ritmo del cine que complementa la estructura narrativa. Esto nos permite jugar con las diferentes texturas y las posibilidades que nos ofrece el cine (8 mm) el video (HDV) y la fotografía tradicional (blanco y negro, diapositiva) y digital.


EQUIPO HUMANO Dirección:

Diego GT.

Producción Madrid:

Diego GT.

Producción Bogotá:

Roberto Gómez, Claudia Tobón.

Personajes: Dir. fotografía y cámara: Guión: Asistente de dirección: Diseño gráfico: Edición y postproducción:

Javier Castro, Nataly. Diego GT. Diego GT., Camilo Useche. Camilo Useche. Giovanni Castro. Diego GT.

EQUIPO TÉCNICO Cámara de video Sony HDR-FX 1 pal. Cámara fotográfica Canon 350D. 8 mp. Cintas Mini DV. 40 unidades de 60 minutos. Tarjetas de memoria 256 y 512 Mb. Equipo de baterías y cargadores. Staff de filtros y lentes. Trípode Manfrotto.

POSTPRODUCCIÓN Edición digital:

Madrid, España.

Edición gráfica:

Trípticos, folletos, cartel.

Fotografía digital:

CD.

Formato de entrega:

DVD, CD (Mpeg4).


CONTACTOS

Diego GT:

0034/696 508 222. (Madrid, España) 00571/232 23 31 (Bogotá D. C., Colombia) 00571/316 415 22 74 (Bogotá D. C., Colombia) www.lavacamulticolor.es razzatomica@gmail.com

Dossier ¡Alerta Bogota!  

¡Alerta Bogota!Rutas de la cultura urbana Pelicula Documental 50 Min