Issuu on Google+

Día del Señor

5. Por quienes estamos aquí reunidos, para que comprendamos que lo que celebramos en la Eucaristía lo debemos llevar a la práctica en nuestra vida de cada día y con quienes nos rodean. R/ Presidente: Padre Santo, en la entrega de tu Hijo nos has demostrado cuánto nos amas, te pedimos que escuches las súplicas que con humildad te hemos dirigido. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Mira, Señor, los dones que presentamos a tu majestad, para que lo que se ofrece por nuestro servicio, sea mejor ordenado a tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Que tus sacramentos, Señor, produzcan en nosotros cuanto contienen, para que lo que ahora celebramos en figura lo alcancemos en su plena realidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. CORRESPONSABILIDAD DE TODOS La misión universal implica a todos, todo y siempre. El Evangelio no es un bien exclusivo de quien lo ha recibido; es un don que se debe compartir, una buena noticia que es preciso comunicar. Y este doncompromiso está confiado no sólo a algunos, sino a todos los bautizados, los cuales son «linaje elegido, nación santa, pueblo adquirido por Dios» (1 P 2, 9), para que proclame sus grandes maravillas.

Domingo 23 de Octubre de 2011

objetivos de la Jornada mundial de las misiones, que a través de las Obras misionales pontificias, solicita ayuda para el desarrollo de las tareas de evangelización en los territorios de misión. Se trata de sostener instituciones necesarias para establecer y consolidar a la Iglesia mediante los catequistas, los seminarios, los sacerdotes; y también de dar la propia contribución a la mejora de las condiciones de vida de las personas en países en los que son más graves los fenómenos de pobreza, malnutrición sobre todo infantil, enfermedades, carencia de servicios sanitarios y para la educación. Así, a través de la participación corresponsable en la misión de la Iglesia, el cristiano se convierte en constructor de la comunión, de la paz, de la solidaridad que Cristo nos ha dado, y colabora en la realización del plan salvífico de Dios para toda la humanidad. Los retos que esta encuentra llaman a los cristianos a caminar junto a los demás, y la misión es parte integrante de este camino con todos. En ella llevamos, aunque en vasijas de barro, nuestra vocación cristiana, el tesoro inestimable del Evangelio, el testimonio vivo de Jesús muerto y resucitado, encontrado y creído en la Iglesia. Que la Jornada mundial de las misiones reavive en cada uno el deseo y la alegría de «ir» al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo. En su nombre os imparto de corazón la bendición apostólica, en particular a quienes más se esfuerzan y sufren por el Evangelio. Benedicto XVI, Vaticano, 6 de enero de 2011, solemnidad de la Epifanía del Señor - Fragmento

4

Domingo 23 de Octubre de 2011 - 30º Tiempo Ordinario /Ciclo A - Nº 239

“Acercarse, escuchar y meditar la Palabra de Dios viva en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia LA IDENTIDAD CRISTIANA: LOS DOS AMORES

E

l mensaje de la liturgia de este domingo es de la esencia del cristianismo: el amor a Dios y el amor a los demás. Esta primera lectura del Exodo nos trae el texto de la antigua Ley entregado a Moisés. El texto se centra en el amor a los otros, prohibiendo toda forma de explotación, opresión, injusticia y abuso de los débiles. Aunque todavía imperfecta en el punto del amor a los demás, la antigua* Ley estaba muy consciente de la importancia de este mandamiento. A su vez, y con ocasión de la presencia cristiana entre los gentiles, San Pablo pone énfasis en el amor de Dios. Este amor es incompatible con los ídolos y viejos modos de vida de la gente, de modo que después de su conversión, el pueblo debía abandonarlos. En el Evangelio Jesús pone juntos los dos mandamientos del amor. Se refiere a Ley, pero la lleva a plenitud y le da todo su significado. De ahí podemos sacar algunas conclusiones:

EVANGELIZACIÓN GLOBAL La evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos. Entre estos, la animación misionera ha prestado siempre una atención peculiar a la solidaridad. Este es también uno de los

San Simón y San Judas

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com

a) Jesús explícitamente afirma que el amor total a Dios y el amor al prójimo son el resumen de la voluntad de Dios.

b) Jesús distingue entre los dos amores. No son lo mismo; su objeto es diferente: Dios no es el hombre, ni el hombre es Dios. Ambos son muy importantes, aunque en primer lugar está el amor a Dios. c) El amor al prójimo tiene el segundo lugar, aunque es «similar» al amor a Dios. Quiere decir que los dos amores no pueden ser separados. Quiere decir que el amor a Dios es la fuente del amor al prójimo, y el amor al prójimo es la expresión del amor a Dios. d) Esta unidad de los dos amores es lo típico del cristianismo. Unifica la oración y el servicio a los demás; la contemplación y el compromiso; la práctica religiosa y la acción social, etc. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Distingo entre los dos amores, y doy a Dios el primer lugar? 2. ¿Estoy convencido que el amor a Dios debe expresarse practicando la justicia y la caridad? CPC

1


Día del Señor

Ritos Iniciales

Domingo 23 de Octubre de 2011

mente unido con el amor al prójimo. Escuchemos atentos el mensaje y busquemos vivirlo concretamente como discípulos misioneros del Señor.

1. Monición Inicial Comentador: Una vez más nos reunimos como comunidad de fe para celebrar la eucaristía, muestra real del amor de Dios por nosotros. Sea la oportunidad para revisar nuestro proceder como cristianos: ¿amamos de verdad a Dios y al prójimo como a nosotros mismos? Participemos activamente de esta celebración. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

3. Primera Lectura Lectura del Libro del Éxodo Esto dice el Señor: “No debes perjudicar ni humillar al inmigrante, pues ustedes también fueron inmigrantes en el país de Egipto. “No explotarás a la viuda ni al huérfano. Si los explotas y ellos claman a Mí, no dejaré de escuchar su clamor. Se encenderá mi cólera y los haré morir por la espada: sus propias mujeres quedarán viudas y sus hijos huérfanos. “Si prestas dinero a tu prójimo, a uno de los pobres que viven contigo, no te portarás con él como usurero, no le cobrarás intereses. “Si tomas la capa de tu prójimo como prenda por una deuda, debes devolvérsela antes de la puesta del sol. No teniendo más con qué cubrirse ni con qué abrigar su cuerpo, ¿cómo podrá dormir? Sí él clama a Mí, Yo lo escucharé, porque soy compasivo. (Éxodo 22, 20-26) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor

Domingo 23 de Octubre de 2011

5. Segunda Lectura Lectura de la primera Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses Hermanos: Ustedes saben cuál fue nuestro proceder entre ustedes para su bien. Y ustedes siguieron nuestro ejemplo y el ejemplo del Señor: recibieron el Evangelio con la alegría que el Espíritu Santo les daba en medio de tan gran tribulación. De esta manera llegaron a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya. Pues desde Tesalónica se ha hecho oír la Palabra del Señor, y no solo en Macedonia y Acaya. Su fe en Dios ha irradiado en todas partes, tanto que no hace falta que nosotros hablemos de eso. Todos cuentan cómo llegamos a su ciudad y cómo se volvieron ustedes a Dios, abandonando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero y para esperar a que vuelva desde el cielo su Hijo: Jesús, a quien Él resucitó de entre los muertos y que nos libra del castigo que viene. (I Tesalonicenses 1, 5c-10) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor 6. Evangelio Lectura del Santo Evangelio según San Mateo

Día del Señor

Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. 7. Oración de Fieles Presidente: A Dios Padre, fuente del amor verdadero y fundamento de nuestra esperanza, presentemos confiadamente nuestras súplicas, diciéndole: Todos: Padre, acrecienta nuestro amor. 1. Por la Iglesia, para que todos sus miembros sepamos dar testimonio del amor de Cristo, según la vocación recibida, y permanezcamos siempre unidos en el anuncio de la Buena Nueva. R/

4. Salmo responsorial 2. Oración Colecta Dios Todopoderoso y Eterno, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y la caridad, y, para que merezcamos conseguir lo que nos prometes, concédenos amar lo que nos mandas. Por nuestro Señor Jesucristo…

Liturgia de la Palabra Comentario a las lecturas La Palabra de este domingo está atravesada por un término: amor. Amor a Dios que está indisoluble2

R/. Yo te amo, Señor; Tú eres mi fortaleza. Yo te amo, Señor, Tú eres mi fortaleza, Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. R. Dios mío, mi escudo y peña en que me amparo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoco al Señor de mi alabanza y quedo libre de mis enemigos. R. Viva el Señor, bendita sea mi Roca, sea ensalzado mi Dios y Salvador. Tú diste gran victoria a tu rey, tuviste misericordia de tu Ungido. R. (Sal 17, 2-3a.3bc- 4.47+51ab)

Al oír los fariseos que Jesús había dejado sin palabra a los saduceos, se juntaron en un lugar, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?” Él le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu”. Este es el más importante y el primero de los mandamientos. Pero hay un segundo mandamiento, que tiene la misma importancia: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En estos dos mandamientos se basan toda la Ley y los profetas.” (Mateo 22, 34-40) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús

2. Por los gobernantes del mundo, especialmente los de nuestra Patria, para que comprendan que el mandato que han recibido del pueblo es para el bien común y no para sus fines particulares. R/ 3. Por los que sufren, especialmente los que carecen de lo necesario para vivir o padecen de alguna enfermedad, para que experimenten el consuelo del Señor y nuestra eficaz solidaridad. R/ 4. Por quienes llevan el mensaje de Cristo a los lugares más apartados y donde la fe puede ser rechazada, para que en medio de las dificultades permanezcan unidos y perseveren en el anuncio del Evangelio. R/ 3


Día del Señor

Ritos Iniciales

Domingo 23 de Octubre de 2011

mente unido con el amor al prójimo. Escuchemos atentos el mensaje y busquemos vivirlo concretamente como discípulos misioneros del Señor.

1. Monición Inicial Comentador: Una vez más nos reunimos como comunidad de fe para celebrar la eucaristía, muestra real del amor de Dios por nosotros. Sea la oportunidad para revisar nuestro proceder como cristianos: ¿amamos de verdad a Dios y al prójimo como a nosotros mismos? Participemos activamente de esta celebración. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

3. Primera Lectura Lectura del Libro del Éxodo Esto dice el Señor: “No debes perjudicar ni humillar al inmigrante, pues ustedes también fueron inmigrantes en el país de Egipto. “No explotarás a la viuda ni al huérfano. Si los explotas y ellos claman a Mí, no dejaré de escuchar su clamor. Se encenderá mi cólera y los haré morir por la espada: sus propias mujeres quedarán viudas y sus hijos huérfanos. “Si prestas dinero a tu prójimo, a uno de los pobres que viven contigo, no te portarás con él como usurero, no le cobrarás intereses. “Si tomas la capa de tu prójimo como prenda por una deuda, debes devolvérsela antes de la puesta del sol. No teniendo más con qué cubrirse ni con qué abrigar su cuerpo, ¿cómo podrá dormir? Sí él clama a Mí, Yo lo escucharé, porque soy compasivo. (Éxodo 22, 20-26) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor

Domingo 23 de Octubre de 2011

5. Segunda Lectura Lectura de la primera Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses Hermanos: Ustedes saben cuál fue nuestro proceder entre ustedes para su bien. Y ustedes siguieron nuestro ejemplo y el ejemplo del Señor: recibieron el Evangelio con la alegría que el Espíritu Santo les daba en medio de tan gran tribulación. De esta manera llegaron a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya. Pues desde Tesalónica se ha hecho oír la Palabra del Señor, y no solo en Macedonia y Acaya. Su fe en Dios ha irradiado en todas partes, tanto que no hace falta que nosotros hablemos de eso. Todos cuentan cómo llegamos a su ciudad y cómo se volvieron ustedes a Dios, abandonando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero y para esperar a que vuelva desde el cielo su Hijo: Jesús, a quien Él resucitó de entre los muertos y que nos libra del castigo que viene. (I Tesalonicenses 1, 5c-10) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor 6. Evangelio Lectura del Santo Evangelio según San Mateo

Día del Señor

Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. 7. Oración de Fieles Presidente: A Dios Padre, fuente del amor verdadero y fundamento de nuestra esperanza, presentemos confiadamente nuestras súplicas, diciéndole: Todos: Padre, acrecienta nuestro amor. 1. Por la Iglesia, para que todos sus miembros sepamos dar testimonio del amor de Cristo, según la vocación recibida, y permanezcamos siempre unidos en el anuncio de la Buena Nueva. R/

4. Salmo responsorial 2. Oración Colecta Dios Todopoderoso y Eterno, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y la caridad, y, para que merezcamos conseguir lo que nos prometes, concédenos amar lo que nos mandas. Por nuestro Señor Jesucristo…

Liturgia de la Palabra Comentario a las lecturas La Palabra de este domingo está atravesada por un término: amor. Amor a Dios que está indisoluble2

R/. Yo te amo, Señor; Tú eres mi fortaleza. Yo te amo, Señor, Tú eres mi fortaleza, Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. R. Dios mío, mi escudo y peña en que me amparo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoco al Señor de mi alabanza y quedo libre de mis enemigos. R. Viva el Señor, bendita sea mi Roca, sea ensalzado mi Dios y Salvador. Tú diste gran victoria a tu rey, tuviste misericordia de tu Ungido. R. (Sal 17, 2-3a.3bc- 4.47+51ab)

Al oír los fariseos que Jesús había dejado sin palabra a los saduceos, se juntaron en un lugar, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?” Él le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu”. Este es el más importante y el primero de los mandamientos. Pero hay un segundo mandamiento, que tiene la misma importancia: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En estos dos mandamientos se basan toda la Ley y los profetas.” (Mateo 22, 34-40) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús

2. Por los gobernantes del mundo, especialmente los de nuestra Patria, para que comprendan que el mandato que han recibido del pueblo es para el bien común y no para sus fines particulares. R/ 3. Por los que sufren, especialmente los que carecen de lo necesario para vivir o padecen de alguna enfermedad, para que experimenten el consuelo del Señor y nuestra eficaz solidaridad. R/ 4. Por quienes llevan el mensaje de Cristo a los lugares más apartados y donde la fe puede ser rechazada, para que en medio de las dificultades permanezcan unidos y perseveren en el anuncio del Evangelio. R/ 3


Día del Señor

5. Por quienes estamos aquí reunidos, para que comprendamos que lo que celebramos en la Eucaristía lo debemos llevar a la práctica en nuestra vida de cada día y con quienes nos rodean. R/ Presidente: Padre Santo, en la entrega de tu Hijo nos has demostrado cuánto nos amas, te pedimos que escuches las súplicas que con humildad te hemos dirigido. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Mira, Señor, los dones que presentamos a tu majestad, para que lo que se ofrece por nuestro servicio, sea mejor ordenado a tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Que tus sacramentos, Señor, produzcan en nosotros cuanto contienen, para que lo que ahora celebramos en figura lo alcancemos en su plena realidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. CORRESPONSABILIDAD DE TODOS La misión universal implica a todos, todo y siempre. El Evangelio no es un bien exclusivo de quien lo ha recibido; es un don que se debe compartir, una buena noticia que es preciso comunicar. Y este doncompromiso está confiado no sólo a algunos, sino a todos los bautizados, los cuales son «linaje elegido, nación santa, pueblo adquirido por Dios» (1 P 2, 9), para que proclame sus grandes maravillas.

Domingo 23 de Octubre de 2011

objetivos de la Jornada mundial de las misiones, que a través de las Obras misionales pontificias, solicita ayuda para el desarrollo de las tareas de evangelización en los territorios de misión. Se trata de sostener instituciones necesarias para establecer y consolidar a la Iglesia mediante los catequistas, los seminarios, los sacerdotes; y también de dar la propia contribución a la mejora de las condiciones de vida de las personas en países en los que son más graves los fenómenos de pobreza, malnutrición sobre todo infantil, enfermedades, carencia de servicios sanitarios y para la educación. Así, a través de la participación corresponsable en la misión de la Iglesia, el cristiano se convierte en constructor de la comunión, de la paz, de la solidaridad que Cristo nos ha dado, y colabora en la realización del plan salvífico de Dios para toda la humanidad. Los retos que esta encuentra llaman a los cristianos a caminar junto a los demás, y la misión es parte integrante de este camino con todos. En ella llevamos, aunque en vasijas de barro, nuestra vocación cristiana, el tesoro inestimable del Evangelio, el testimonio vivo de Jesús muerto y resucitado, encontrado y creído en la Iglesia. Que la Jornada mundial de las misiones reavive en cada uno el deseo y la alegría de «ir» al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo. En su nombre os imparto de corazón la bendición apostólica, en particular a quienes más se esfuerzan y sufren por el Evangelio. Benedicto XVI, Vaticano, 6 de enero de 2011, solemnidad de la Epifanía del Señor - Fragmento

4

Domingo 23 de Octubre de 2011 - 30º Tiempo Ordinario /Ciclo A - Nº 239

“Acercarse, escuchar y meditar la Palabra de Dios viva en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia LA IDENTIDAD CRISTIANA: LOS DOS AMORES

E

l mensaje de la liturgia de este domingo es de la esencia del cristianismo: el amor a Dios y el amor a los demás. Esta primera lectura del Exodo nos trae el texto de la antigua Ley entregado a Moisés. El texto se centra en el amor a los otros, prohibiendo toda forma de explotación, opresión, injusticia y abuso de los débiles. Aunque todavía imperfecta en el punto del amor a los demás, la antigua* Ley estaba muy consciente de la importancia de este mandamiento. A su vez, y con ocasión de la presencia cristiana entre los gentiles, San Pablo pone énfasis en el amor de Dios. Este amor es incompatible con los ídolos y viejos modos de vida de la gente, de modo que después de su conversión, el pueblo debía abandonarlos. En el Evangelio Jesús pone juntos los dos mandamientos del amor. Se refiere a Ley, pero la lleva a plenitud y le da todo su significado. De ahí podemos sacar algunas conclusiones:

EVANGELIZACIÓN GLOBAL La evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos. Entre estos, la animación misionera ha prestado siempre una atención peculiar a la solidaridad. Este es también uno de los

San Simón y San Judas

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com

a) Jesús explícitamente afirma que el amor total a Dios y el amor al prójimo son el resumen de la voluntad de Dios.

b) Jesús distingue entre los dos amores. No son lo mismo; su objeto es diferente: Dios no es el hombre, ni el hombre es Dios. Ambos son muy importantes, aunque en primer lugar está el amor a Dios. c) El amor al prójimo tiene el segundo lugar, aunque es «similar» al amor a Dios. Quiere decir que los dos amores no pueden ser separados. Quiere decir que el amor a Dios es la fuente del amor al prójimo, y el amor al prójimo es la expresión del amor a Dios. d) Esta unidad de los dos amores es lo típico del cristianismo. Unifica la oración y el servicio a los demás; la contemplación y el compromiso; la práctica religiosa y la acción social, etc. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Distingo entre los dos amores, y doy a Dios el primer lugar? 2. ¿Estoy convencido que el amor a Dios debe expresarse practicando la justicia y la caridad? CPC

1


Hoja Dominical Octubre 23 de 2011