Issuu on Google+

Día del Señor

Domingo 25 de Septiembre de 2011

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Concédenos, Dios misericordioso, que te sea agradable ésta nuestra ofrenda y que, por ella, se abra para nosotros la fuente de toda bendición. Por Jesucristo, nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Que este misterio celestial renueve, Señor, nuestro cuerpo y nuestro espíritu, para que seamos coherederos en la gloria de Aquél cuya muerte hemos anunciado y compartimos. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Te invitamos a participar de

LA SEMANA BÍBLICA Del 25 de septiembre al 2 de octubre “La Palabra de Dios en la Vida y Misión de la Iglesia” Jornada Diocesana

LA PALABRA DE DIOS VIVA EN LA SAGRADA ESCRITURA, EL MAGISTERIO Y LA TRADICIÓN DE LA IGLESIA. “La Sagrada Tradición, pues, y la Sagrada Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la Palabra de Dios, confiado a la Iglesia; fiel a este depósito todo el pueblo santo, unido con sus pastores en la doctrina de los Apóstoles y en la comunión, persevera constantemente en la fracción del pan y en la oración (cf. Hch 8,42), de suerte que pastores y fieles colaboran estrechamente en la conservación, en el ejercicio y en la profesión de la fe recibida. Pero el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se ejerce en el nombre de Jesucristo. Este Magisterio, evidentemente, no está sobre la Palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer. Es evidente, por tanto, que la Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia, según la inmensa sabiduría de Dios, están entrelazados y unidos de tal forma que no tiene consistencia el uno sin el otro, y que, juntos, cada uno a su modo, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas.” (Dei Verbum 10)

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com 4

PANTÓCRATO

Domingo 25 de septiembre de 2011 - 26º Tiempo Ordinario /Ciclo A - Nº 235

“Acercarse, escuchar y meditar la Palabra de Dios viva en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia

LA VERDADERA SANTIDAD

E

l profeta previene una objeción religiosa corriente: Dios es injusto, tal vez ni siquiera existe, puesto que hay tanto mal en todas partes. El profeta responde que el mal -el mal moral- no es culpa de Dios, sino del hombre. La dignidad humana implica libertad, y la libertad implica la posibilidad de hacer el mal, a pesar del deseo y la bondad de Dios. Las palabras centrales de S. Pablo en este texto: “Vuestra actitud debe ser la de Cristo”. Ello significa principalmente amor fraterno y solidaridad con los demás. Y puesto que ello no es posible si estamos llenos de nosotros mismos, compartir la humildad de Cristo es entonces una condición para amar. El Evangelio de este domingo incluye una parábola y una advertencia. La parábola: Un hijo dice “sí” pero no cumple. El otro dice “no”, pero al final cumple. Esto tiene varios significados: a) Obedecer a la palabra de Dios no es buenos deseos. No es sólo tener buenos propósitos. Es practicar la Palabra, aún si al inicio somos reticentes. b) Hay gente que parecen buenos y dóciles cristianos. Pero cuando viene el tiempo de la crisis y la prueba, no responden en

acuerdo a los valores cristianos. Otros, aparentemente más independientes, responden bien. La madurez y fidelidad cristianas se prueban decisivamente en las grandes crisis de nuestra vida. La advertencia. Un cristianismo formal, como el de la parábola (el hijo que no practicó), puede situar a los “publicanos y las prostitutas” por delante de nosotros en el Reino. Pues “publícanos y prostitutas” sienten al menos necesidad de conversión y arrepentimiento. A pesar de su vida desviada, esa actitud los abre a la misericordia y salvación de Dios. La santidad cristiana no es tanto ser formalmente perfecto, o aún moralmente perfecto. Es un corazón humilde y arrepentido de cara a Dios, y es dejarse amar y salvar por Dios. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Soy una especie de cristiano que me creo bueno, o soy consciente de mi condición pecadora? 2. ¿Cómo reacciono como cristiano en momentos de decisiones críticas? CPC

1


Día del Señor

Ritos Iniciales

Domingo 25 de Septiembre de 2011

3. Primera Lectura Lectura de la profecía de Ezequiel

1. Monición Inicial Comentador: Como hijos de un mismo Padre, nos hemos reunido en esta celebración para escuchar cuál es su voluntad y responderle en obediencia. Dios espera que nuestra fe sea sincera y vaya más allá de las solas palabras. Participemos activamente. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sóloTú Señor, sóloTú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. 2. Oración Colecta Oh Dios, que manifiestas tu Omnipotencia principalmente con el perdón y la misericordia, multiplica tu gracia sobre nosotros para que, apresurándonos hacia lo que nos prometes, nos hagas partícipes de los bienes del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo…

Esto dice el Señor: “Ustedes dicen que mi proceder no es recto. Pero escucha, pueblo de Israel: ¿será verdad que no es recto mi proceder? ¿No ven que es su proceder el que no es recto? Si un justo se pervierte para hacer el mal y luego muere, morirá por sus malas acciones. Y a la inversa, si el malo se convierte y deja su maldad y hace lo que es recto y justo, salvará su vida. Por abrir los ojos y convertirse de todas las maldades que había cometido, quedará con vida, no morirá.” (Ezequiel 18, 25-28) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor 4. Salmo responsorial R/. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas: guíame con tu verdad y enséñame, porque Tú eres mi Dios y Salvador. R.

El Señor es bueno y recto, y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes. R. (Sal 24, 4-5ab.6-7.8-9)

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Filipenses

Comentario a las lecturas El Señor nos invita a trabajar en su viña. Escuchemos atentos la Palabra y respondamos libre, decidida y coherentemente a esta invitación. 2

viviendo todos en concordia, animados por un mismo amor, unánimes, con iguales sentimientos, no haciendo nada por envidia o vanidad. Humíllense más bien, y que cada uno de preferencia a los otros, y no busque sus propios intereses sino los de los demás. Adopten unos con otros la actitud que ven en Cristo Jesús. Porque Cristo, siendo de condición divina, no se aferró a su igualdad con Dios; al contrario, se anonadó a sí mismo y tomó la condición de esclavo. Hombre igual a todos y con las apariencias de un hombre cualquiera, se humilló haciéndose obediente hasta la muerte, una muerte de cruz. Por eso Dios lo encumbró sobre todos y le concedió el nombre que sobrepasa todo nombre; de modo que al oír ese nombre, toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en el infierno, y toda boca reconozca, para gloria de Dios Padre, que Jesucristo es el Señor. (Filipenses 2, 1-11 ) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor 6. Evangelio Lectura del Santo Evangelio según San Mateo

Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas; no te acuerdes de los pecados ni de las maldades de mi juventud. Acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. R.

5. Segunda Lectura

Liturgia de la Palabra

Domingo 25 de Septiembre de 2011

Hermanos: Si Cristo me permite una exhortación, si nos mueve la fuerza del amor, si participamos de un mismo Espíritu, si nos unen la compasión y la misericordia, hagan que mi alegría sea completa,

Estando ya en Jerusalén, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “¿Qué opinan? Un hombre tenía dos hijos. Un día se acercó al primero y le dijo: “Hijo, hoy vas a trabajar en la viña.” Pero él respondió: “No quiero”. Sin embargo, después se arrepintió y fue. Se acercó también al segundo y le dijo lo mismo, y él respondió: “Sí, señor”. Pero no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos respondieron: “Pues el primero.” Entonces les dijo Jesús: “Les aseguro que antes que ustedes van a entrar al Reino de Dios los pecadores públicos y las prostitutas. Porque cuando vino Juan el Bautista para indicarles el camino de la justicia, ustedes no le creyeron, mientras que los pecadores públicos y las prostitutas sí le creyeron. Y ustedes, aún después de ver esto, no se arrepintieron ni le creyeron.” (Mateo 21, 28-32) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús

Día del Señor

Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. 7. Oración de Fieles Presidente: como hijos, invitados a trabajar en la viña, presentemos a Dios Padre nuestras peticiones, diciendo: Todos: Dios misericordioso, escúchanos. 1. Por la Iglesia, para que cumpla sin desfallecer la misión de invitar a todos los hombres a la viña del Señor. R/ 2. Por los gobernantes de la nación y los candidatos a las próximas elecciones, para que lo que prometen en las campañas políticas lo cumplan en la práctica. R/ 3. Por los necesitados, para que sean acogidos por sus hermanos en la fe y tengan la actitud del hijo que cumple la voluntad del Padre. R/ 4. Por esta comunidad reunida, para que busque siempre y en todo tener los mismos sentimientos de Cristo, cumplir la voluntad del Padre y purificar su fe. R/ Presidente: Escucha, Padre misericordioso, la súplica confiada de tus hijos, y ayúdanos a tener siempre una vida coherente con la fe que profesamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 3


Día del Señor

Ritos Iniciales

Domingo 25 de Septiembre de 2011

3. Primera Lectura Lectura de la profecía de Ezequiel

1. Monición Inicial Comentador: Como hijos de un mismo Padre, nos hemos reunido en esta celebración para escuchar cuál es su voluntad y responderle en obediencia. Dios espera que nuestra fe sea sincera y vaya más allá de las solas palabras. Participemos activamente. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sóloTú Señor, sóloTú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. 2. Oración Colecta Oh Dios, que manifiestas tu Omnipotencia principalmente con el perdón y la misericordia, multiplica tu gracia sobre nosotros para que, apresurándonos hacia lo que nos prometes, nos hagas partícipes de los bienes del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo…

Esto dice el Señor: “Ustedes dicen que mi proceder no es recto. Pero escucha, pueblo de Israel: ¿será verdad que no es recto mi proceder? ¿No ven que es su proceder el que no es recto? Si un justo se pervierte para hacer el mal y luego muere, morirá por sus malas acciones. Y a la inversa, si el malo se convierte y deja su maldad y hace lo que es recto y justo, salvará su vida. Por abrir los ojos y convertirse de todas las maldades que había cometido, quedará con vida, no morirá.” (Ezequiel 18, 25-28) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor 4. Salmo responsorial R/. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas: guíame con tu verdad y enséñame, porque Tú eres mi Dios y Salvador. R.

El Señor es bueno y recto, y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes. R. (Sal 24, 4-5ab.6-7.8-9)

Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Filipenses

Comentario a las lecturas El Señor nos invita a trabajar en su viña. Escuchemos atentos la Palabra y respondamos libre, decidida y coherentemente a esta invitación. 2

viviendo todos en concordia, animados por un mismo amor, unánimes, con iguales sentimientos, no haciendo nada por envidia o vanidad. Humíllense más bien, y que cada uno de preferencia a los otros, y no busque sus propios intereses sino los de los demás. Adopten unos con otros la actitud que ven en Cristo Jesús. Porque Cristo, siendo de condición divina, no se aferró a su igualdad con Dios; al contrario, se anonadó a sí mismo y tomó la condición de esclavo. Hombre igual a todos y con las apariencias de un hombre cualquiera, se humilló haciéndose obediente hasta la muerte, una muerte de cruz. Por eso Dios lo encumbró sobre todos y le concedió el nombre que sobrepasa todo nombre; de modo que al oír ese nombre, toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en el infierno, y toda boca reconozca, para gloria de Dios Padre, que Jesucristo es el Señor. (Filipenses 2, 1-11 ) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor 6. Evangelio Lectura del Santo Evangelio según San Mateo

Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas; no te acuerdes de los pecados ni de las maldades de mi juventud. Acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. R.

5. Segunda Lectura

Liturgia de la Palabra

Domingo 25 de Septiembre de 2011

Hermanos: Si Cristo me permite una exhortación, si nos mueve la fuerza del amor, si participamos de un mismo Espíritu, si nos unen la compasión y la misericordia, hagan que mi alegría sea completa,

Estando ya en Jerusalén, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “¿Qué opinan? Un hombre tenía dos hijos. Un día se acercó al primero y le dijo: “Hijo, hoy vas a trabajar en la viña.” Pero él respondió: “No quiero”. Sin embargo, después se arrepintió y fue. Se acercó también al segundo y le dijo lo mismo, y él respondió: “Sí, señor”. Pero no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos respondieron: “Pues el primero.” Entonces les dijo Jesús: “Les aseguro que antes que ustedes van a entrar al Reino de Dios los pecadores públicos y las prostitutas. Porque cuando vino Juan el Bautista para indicarles el camino de la justicia, ustedes no le creyeron, mientras que los pecadores públicos y las prostitutas sí le creyeron. Y ustedes, aún después de ver esto, no se arrepintieron ni le creyeron.” (Mateo 21, 28-32) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús

Día del Señor

Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. 7. Oración de Fieles Presidente: como hijos, invitados a trabajar en la viña, presentemos a Dios Padre nuestras peticiones, diciendo: Todos: Dios misericordioso, escúchanos. 1. Por la Iglesia, para que cumpla sin desfallecer la misión de invitar a todos los hombres a la viña del Señor. R/ 2. Por los gobernantes de la nación y los candidatos a las próximas elecciones, para que lo que prometen en las campañas políticas lo cumplan en la práctica. R/ 3. Por los necesitados, para que sean acogidos por sus hermanos en la fe y tengan la actitud del hijo que cumple la voluntad del Padre. R/ 4. Por esta comunidad reunida, para que busque siempre y en todo tener los mismos sentimientos de Cristo, cumplir la voluntad del Padre y purificar su fe. R/ Presidente: Escucha, Padre misericordioso, la súplica confiada de tus hijos, y ayúdanos a tener siempre una vida coherente con la fe que profesamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 3


Día del Señor

Domingo 25 de Septiembre de 2011

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Concédenos, Dios misericordioso, que te sea agradable ésta nuestra ofrenda y que, por ella, se abra para nosotros la fuente de toda bendición. Por Jesucristo, nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Que este misterio celestial renueve, Señor, nuestro cuerpo y nuestro espíritu, para que seamos coherederos en la gloria de Aquél cuya muerte hemos anunciado y compartimos. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Te invitamos a participar de

LA SEMANA BÍBLICA Del 25 de septiembre al 2 de octubre “La Palabra de Dios en la Vida y Misión de la Iglesia” Jornada Diocesana

LA PALABRA DE DIOS VIVA EN LA SAGRADA ESCRITURA, EL MAGISTERIO Y LA TRADICIÓN DE LA IGLESIA. “La Sagrada Tradición, pues, y la Sagrada Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la Palabra de Dios, confiado a la Iglesia; fiel a este depósito todo el pueblo santo, unido con sus pastores en la doctrina de los Apóstoles y en la comunión, persevera constantemente en la fracción del pan y en la oración (cf. Hch 8,42), de suerte que pastores y fieles colaboran estrechamente en la conservación, en el ejercicio y en la profesión de la fe recibida. Pero el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se ejerce en el nombre de Jesucristo. Este Magisterio, evidentemente, no está sobre la Palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer. Es evidente, por tanto, que la Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia, según la inmensa sabiduría de Dios, están entrelazados y unidos de tal forma que no tiene consistencia el uno sin el otro, y que, juntos, cada uno a su modo, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas.” (Dei Verbum 10)

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com 4

PANTÓCRATO

Domingo 25 de septiembre de 2011 - 26º Tiempo Ordinario /Ciclo A - Nº 235

“Acercarse, escuchar y meditar la Palabra de Dios viva en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia

LA VERDADERA SANTIDAD

E

l profeta previene una objeción religiosa corriente: Dios es injusto, tal vez ni siquiera existe, puesto que hay tanto mal en todas partes. El profeta responde que el mal -el mal moral- no es culpa de Dios, sino del hombre. La dignidad humana implica libertad, y la libertad implica la posibilidad de hacer el mal, a pesar del deseo y la bondad de Dios. Las palabras centrales de S. Pablo en este texto: “Vuestra actitud debe ser la de Cristo”. Ello significa principalmente amor fraterno y solidaridad con los demás. Y puesto que ello no es posible si estamos llenos de nosotros mismos, compartir la humildad de Cristo es entonces una condición para amar. El Evangelio de este domingo incluye una parábola y una advertencia. La parábola: Un hijo dice “sí” pero no cumple. El otro dice “no”, pero al final cumple. Esto tiene varios significados: a) Obedecer a la palabra de Dios no es buenos deseos. No es sólo tener buenos propósitos. Es practicar la Palabra, aún si al inicio somos reticentes. b) Hay gente que parecen buenos y dóciles cristianos. Pero cuando viene el tiempo de la crisis y la prueba, no responden en

acuerdo a los valores cristianos. Otros, aparentemente más independientes, responden bien. La madurez y fidelidad cristianas se prueban decisivamente en las grandes crisis de nuestra vida. La advertencia. Un cristianismo formal, como el de la parábola (el hijo que no practicó), puede situar a los “publicanos y las prostitutas” por delante de nosotros en el Reino. Pues “publícanos y prostitutas” sienten al menos necesidad de conversión y arrepentimiento. A pesar de su vida desviada, esa actitud los abre a la misericordia y salvación de Dios. La santidad cristiana no es tanto ser formalmente perfecto, o aún moralmente perfecto. Es un corazón humilde y arrepentido de cara a Dios, y es dejarse amar y salvar por Dios. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Soy una especie de cristiano que me creo bueno, o soy consciente de mi condición pecadora? 2. ¿Cómo reacciono como cristiano en momentos de decisiones críticas? CPC

1


Liturgía Dominical 25 de Septiembre de 2011