Issuu on Google+

Emprendedores y empresarios

Capital humano

6

Baja productividad,

a m e l b o r 多p


L

o que se intuye en los pasillos de las empresas, quedó comprobado con el ejercicio de observación adelantado por John Crissien, CEO de American Management Society LAMS, en su trayectoria de conferencista de más de 15 años en las que ha visitado más de 500 empresas de todos los tamaños. Ha encontrado una preocupación latente en sus gerentes: ¿Cómo logro que la gente sea más productiva? y ¿cómo hago para que tengan mayor sentido de pertinencia con la empresa? Buscando respuesta a estos interrogantes, las compañías invierten o mejor, gastan canti-

? a t a l p e a d

dades grandes de dinero en capacitaciones de estrategia en la que involucran a su personal porque esto los va hacer sentir dueños de los planes que se construyen, en coaching para sacar esos demonios de las personas que no los dejan desarrollarse, entre otras muchas iniciativas. Pero ojo, es probable que esté buscando “el muerto río arriba”. Lo que encontró LAMS basada en entrevistas en profundidad con esos funcionarios que los empresarios y gerentes tildan de improductivos y con poca pertenencia, es que aún cuando tienen las “ganas de ponerse la camiseta” los problemas los agobian y simplemente los bloquean. Son problemas de toda índole, pero sobre todo de carácter personal en el que normalmente hay graves inconvenientes de liquidez. Para decirlo de otra manera, los problemas de la casa no dejan que las personas den el 100% que los empleadores quisieran. Esto les impide concentrarse en lo que es realmente importante para el empleado dentro de sus funciones, y para la empresa, al cumplir con los objetivos de tener a esa persona dentro de su nómina. La mala noticia para los gerentes es que la idea de que los problemas de la casa hay que dejarlos en la casa, está mandada a recoger. Cada vez más la gerencia moderna considera a las personas como seres integrales que no pueden desprenderse de ese papel para emprender labores netamente profesionales. Aunque si bien es cierto que las personas son seres integrales y que no pueden desprenderse del campo emocional para trabajar en lo meramente intelectual, también lo es que se requiere inteligencia emocional para manejar situaciones complejas. En la investigación adelantada por LAMS se encontró que la respuesta más contundente acerca de los factores que originan los bloqueos que atentan contra la productividad fue “es que tengo problemas de plata”. Ante este panorama, los esfuerzos deberían enfocarse en capacitar a los empleados acerca del manejo de sus finanzas.

Emprendedores y empresarios

El bajo rendimiento de sus empleados podría ser provocado por problemas de liquidez, pues el cerebro está compuesto por la razón y la emoción, y si se presenta un corto circuito se disminuye la productividad.

7


Capital humano En esa labor los gerentes juegan un papel fundamental. Aunque no lo crea, usted como líder puede ayudar a que su gente tenga unas finanzas personales más organizadas y por ende una preocupación menos en qué pensar. Este ejercicio debe partir de la base que su responsabilidad como empresa es la de dar trabajo y no la de enriquecer a sus colaboradores. Pero aún con esto claro, su responsabilidad es la de darles capacidad y herramientas para que solucionen sus problemas de dinero logrando una mejor administración. Estos son algunos de los cuestionamientos que pasan por la mente de las personas cuando deben sacrificar tiempo extra de su vida personal porque así se lo exigen sus labores, o simplemente cuando se sienten cansadas de estar haciendo lo mismo siempre: “La plata no me alcanza, no gano lo suficiente, quisiera tener un puesto con más salario, quisiera dejar de trabajar tan duro por tan poca plata”. Bueno, así las cosas, sería bueno que como gerente de su propia empresa comience por hacerle entender a sus colaboradores que la clave no es solamente ganar más dinero, pues no es más rico quien mas tiene, sino quien más dinero puede retener en su poder una vez lo haya conseguido. Riqueza significa sencillamente cuantos días, meses o años puede usted vivir sin trabajar por dinero. Es decir, si usted quedara sin trabajo el día de hoy, cuántos años, meses, semanas o días podría vivir sin preocuparse de conseguir ingresos de nuevo. Si su respuesta es días, usted es pobre, sin importar si sus ingresos son altos. Tal vez se debería empezar por desmitificar algunas falsas creencias. No son los ahorros, ni las herencias, ni las tarjetas de crédito las fuentes de dinero de aquellos que percibimos como ricos de verdad. ¿Por qué la gente que genera mayor capital e ingresos, aquellos que tildamos de ricos, parece que siempre tuvieran “más suerte” que aquellos del común? Sencillamente por que tienen un sistema de creencias disitintas referentes al dinero, a cómo conseguirlo, invertirlo y administrarlo. En el día a día toman decisiones que cada vez los acercan más a la libertad financiera y esto sencillamente significa no trabajar por dinero sino que el dinero empiece a trabajar para nosotros, como plantea Robert Kiyosaky en sus libros.

Emprendedores y empresarios

LA MALA NOTICIA PARA LOS GERENTES ES QUE LA IDEA DE QUE LOS PROBLEMAS DE LA CASA HAY QUE DEJARLOS EN LA CASA, ESTÁ MANDADA A RECOGER.

8

Los esquemas tradicionales de educación no enseñan cómo manejar el dinero de manera personal, es decir, las estrategias que se plantean son de manera corporativa, para las empresas, pero no permean la vida personal. Así como se ha acuñado el término “computer literacy” (afabetizado en computadores) existe también hoy en día el término Inteligencia Financiera, es decir, que mediante herramientas y estrategias la persona toma el control de sus finanzas y no al contrario, donde las finanzas toman el control y se generan grandes preocupaciones. Si los individuos tienen problemas financieros, esto se convierte en un caldo de cultivo para cualquier otro tipo de generación de agentes tóxicos en el clima laboral como la irritabilidad, falta de comunicación y el estrés, entre otros. Eso también se traslada a estadios diferentes como el hogar. Uno de los refranes más


¿De dónde provienen sus ingresos?

Revisaremos algunas de las teorías de Robert Kiyosaky en las que se diferencian las estrategias y creencias a la hora de administrar el dinero entre ricos y pobres. Los ingresos se dividen en activos y pasivos. El ingreso activo es aquel por el cual usted debe trabajar individualmente para lograrlo. El ejemplo más típico es el salario, ya sea como empleado o como auto empleado. Todos debemos hacer un trabajo para devengar unos ingresos, de allí la creencia típica de los padres cuando a modo de consejo le dicen a sus hijos: “estudia duro, debes ser el mejor para ir a la universidad, saca buenas notas para que te contraten en una buena empresa, trabaja por un salario durante 25 años y espera la pensión”.

Esa es la estrategia más reputada hasta el momento para lograr la independencia financiera. Así las cosas, estamos destinados a conseguir un trabajo, quejarnos del bajo salario todos los días y vivir como Vicente, como el resto de la gente. Por otro lado, los ingresos pasivos son aquellos que trabajan para usted como los ingresos por inversiones en finca raíz, bonos, acciones, CDT, fondos de inversión, y empresas de su propiedad. Los ingresos que se generan por esta vía no dependen de que usted trabaje o no, ellos trabajan para usted. Aunque en el caso de las empresas, normalmente los dueños reciben un salario por su trabajo como gerentes, adicional a los ingresos por ser accionista de la compañía. Los ricos recomiendan a sus hijos lo siguiente: “hija, ahorra para que tengas un capital propio y lo puedas invertir en algo que te genere ingresos extra y puedas vivir de la renta, crea tu propia empresa, se tu propio jefe”. Sin que lo uno o lo otro sea malo o bueno, lo cierto es que de la forma como genere los ingresos en el día a día depende su futuro financiero. No es imperativo ser dueño de su propio negocio para ser rico, el hecho de escoger ser empleado no genera imposibilidad de generar ingresos pasivos. Lo importante es cómo gasta o invierte el dinero que logra generar. Allí radica realmente la diferencia entre pobres, clase media y los ricos verdaderos.

Emprendedores y empresarios

crudos para describir esta realidad es “cuando la necesidad entra por la puerta el amor sale por la ventana”.

9


Capital humano LA GERENCIA MODERNA La clave de la riqueza o la pobreza está en CONSIDERA A LAS el día a día, en las decisiones que se toPERSONAS COMO SERES man referentes al gasto. Los individuos somos seres sociales y nos dejamos con- INTEGRALES, NO SE PUEDE dicionar en el consumo. Por ejemplo, al DESPRENDER EL PAPEL iniciar la Navidad en los primeros días de DE PERSONA PARA noviembre, los individuos, familias y empresas entran en una especie de “hipnoEMPRENDER LABORES sis” que los lleva a tomar decisiones de gasto PROFESIONALES. sin mayor sustento en la realidad de sus ingre¿Para dónde se van sus ingresos una vez los genera?

sos y que terminan por afectar el flujo de caja del año siguiente. Los pobres gastan el dinero en lo básico para sobrevivir: alimento, vivienda, y trasporte. La clase media, además de gastar en esas necesidades básicas, lo hacen en la cuota del carro, hipoteca, colegio y ruta de los niños, gimnasio, tarjetas de crédito, la empleada del servicio, joyas, corbatas, entre otros. Una vez le dan prioridad a estos gastos se preocupan por ahorrar, si es que les alcanza. Los ricos tienen otras prioridades de gasto, ellos lo hacen en “juguetes diferentes” como dólares, euros, finca raíz, nuevas empresas, importan productos, ob-

tienen representaciones exclusivas, etc. En otras palabras, gastan en cosas que les traen más dinero, y de esta manera contratan el dinero para que trabaje para ellos. Cada vez que paga a crédito, ya sea 12, 24 ó 36 meses pregúntese ¿para quién trabajaré en ese mismo periodo de tiempo? No se trata de vivir como pobre para poder decir que es rico, esa no es la idea. El estado ideal al que se debe llegar es al de la planeación de su presente y futuro financiero. Se ha encontrado en varios estudios que los individuos que desarrollan riqueza invierten por lo menos 120 horas del año, tradicionalmente al final, haciendo una planeación rigurosa del año siguiente. En Colombia planeamos financieramente a 15 días, es decir, al recibir el pago de la quincena. Por supuesto los resultados son de esperarse.

Algunos consejos para tener en cuenta:

1.

Se dice tradicionalmente que el dinero no lo es todo en la vida y no nos digamos mentiras, eso en parte es cierto. Pero el papel moneda no es un antídoto mágico para aislar los problemas. Ellos siempre estarán presentes, lo que sucede es que con la plata se pueden enfrentar más fácilmente, cuando ella falta las opciones de solución disminuyen y dan paso a las crisis. Pero no es del todo malo pues en esos casos es cuando debe aflorar la creatividad y ser recursivo.

Emprendedores y empresarios

2.

10

Los problemas de dinero, específicamente de su administración radican en las acciones que se toman en el día a día referentes al mismo. Se trata de las prioridades del gasto y es ahí donde existen marcadas diferencias en la forma en que los administran los pobres, la clase media y los ricos.

3.

Si su jefe le dijera que le baja el salario 10% para diciembre ¿renunciaría? Muy seguramente no, entonces a partir de este mes ahorre el 10% de su salario, las dos primeras quincenas sentirá que muere, pero a la tercera se acostumbrará. Finalmente eso lo hubiera podido lograr con los ingresos generados por el aumento de este año, ¿donde están? Seguramente en

el bolsillo de alguien más. Cambie la estrategia y mejor empiece a trabajar para usted.

4.

Si tiene tarjeta de crédito, sobregiro y demás créditos y cupos que le da su banco evalué su conveniencia y si no les ve mayor valor para usted no tema en cancelar el producto. Mantenga lo estrictamente necesario, no se exceda. Cuando no hay un uso prudente del dinero plástico se puede convertir en una especie de droga, que una vez se cae en ella, es muy complicado salir.

5.

Pregúntese de qué manera puede empezar a generar ingresos extra. Recuerde que siempre que usted gasta en un bien o servicio alguien recibe ese dinero. ¿Por qué no ser usted quien lo reciba?

6.

Piense el año en términos financieros, esa planeación debe responder a preguntas como qué ingresos generará, y en qué los gastará. Planee sanear sus pasivos, es decir las deudas.


06 10 productividad