Issuu on Google+

     


En la vejez todo es triste y ridĂ­culo: hasta la muerte. Adolfo Bioy Casares


La vanidad es tan fantรกstica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarรกn de nosotros una vez muertos y enterrados. Ernesto Sรกbato


¿La ilusión? Eso cuesta caro. A mí me costó vivir más de lo debido. Juan Rulfo



1 fuego fatuo