Page 1

JOVENGUARDIA JUVENTUD COMUNISTA DE ESPAÑA (MARXISTA-LENINISTA)

NÚMERO 14

DIC-ENE

2013-2014

Unidos venceremos al

# capitalismocriminal

Pan y circo

¿Camino del exilio o de la revolución?

Manual para luchar contra la crisis

Sobre el aborto y el derecho a la vida

pág. 2

pág. 3

pág. 4

pág. 6

contacto@jovenguardia.es www.jovenguardia.es

@JCE_ml jce.marxistaleninista JCEmarxistaleninista


2 H

oy en día, la televisión, entre otros muchos medios de comunicación, intenta abstraer a la gente de lo que ocurre en la calle y lo que pasa fuera de su ámbito de control alimentando la gigantesca bola del denominado pan y circo (“panem et circenses”) con programas de corazón y fútbol 24 horas al día. En una situación de crisis estructural como en la que nos encontramos actualmente, en la que las únicas perjudicadas son las familias trabajadoras que observan cómo les cuesta cada vez más sobrevivir debido a los enormes problemas económicos y a la reducción de derechos que están sufriendo, cada vez más gente sale a la calle y une sus luchas, que poco a poco se encaran contra un sistema que hace aguas. Este aumento de las movilizaciones claro para todos y todas, pero además vamos presenciando importantes éxitos parciales que se están consiguiendo en movilizaciones obreras y estudiantiles, poniendo como claros ejemplos la huelga de trabajadores de recogida de basuras del Ayuntamiento de Madrid o las últimas huelgas educativas que están teniendo un seguimiento masivo y avances en lo organizativo. Estos avances populares, que amenazan el monopolio del poder que ostentan en la actualidad los denominados “mercados” (que no dejan de ser personas con determinados intereses), se han dado pese a la persecución cuasi inquisitorial a la cual se está viendo sometida cada vez más toda persona que ha intentado ejercer acciones reivindicativas y luchar por los derechos de las mayorías sociales. El caso de Alfon, en la huelga general del 14 de Noviembre de 2012, es uno de los más significativos. Pero el de Alfon no es, ni mucho menos, el único caso de represión durante los últimos meses. El pasado 17 de Junio de 2013 en Alicante, durante una movilización para protestar contra los recortes, el Gobierno y la Monarquía, y después de que la policía cargase contra la multitud con su sutileza habitual, se comenzaron a mandar notificaciones de multas por infracciones admi-

PAN Y CIRCO nistrativas a los participantes en virtud de la Ley Orgánica 1/1992, de Seguridad Ciudadana, imponiendo multas superiores a los 1.000 euros a personas que, en la mayoría de los casos, ni siquiera se encontraban en el lugar de la protesta. Y el 28 de noviembre en Madrid se desarrolla una auténtica caza de brujas con la detención de 14 personas en sus propias casas. Se les relaciona con la manifestación antifascista en Ciudad Universitaria y con la acción feminista en la marcha anti-abortista también de la semana anterior a pesar de que algunos tienen pruebas de no haber estado allí. Estas detenciones además aumentaron con la represión a la muestra de solidaridad la misma tarde. De esta manera se evidencia cómo se ha intentado reprimir y criminalizar con diversas acciones a la juventud reivindicativa, tanto organizada como no, con el fin de amedrentar a los jóvenes y que dejemos la lucha.

Sin embargo, aunque con este marco legal ya son capaces de ejercer la represión; debido a las últimas victorias logradas y a los avances organizativos, el Estado español, hábilmente orquestado por las grandes empresas y las fortunas del país, ha decidido recrudecer la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana dando un pretexto jurídico a los jueces para poder imponer castigos mucho más duros a todo aquel ciudadano que decida seguir el camino de la lucha, que quiera defender su vida. Con esta modificación algunas de las consecuencias serán multas de hasta 600.000 € por realizar escraches,

realizar concentraciones en instalaciones públicas como el Congreso o el Senado o grabar o difundir imágenes de algún miembro de la policía. Mientras, por otro lado, se pretende multar con hasta 30.000€ por ir enmascarado o encapuchado durante una manifestación, amenazar o insultar a algún agente de policía (acción imposible de demostrar pero que la policía siempre utiliza y se toma como válida) u obstruir la vía pública con mobiliario que impida la libre circulación de vehículos, es decir, levantar barricadas; un instrumento muy utilizado no solo en las ciudades sino también en las áreas industriales. De esta manera se observa la escalada de criminalización de la lucha que se está llevando a cabo, quedando patente el marcado contraste con la permisividad de la justicia española, por ejemplo con casos de corrupción política como el de Francisco Camps o la trama de financiación ilegal del Partido Popular. Pero por encima de todo esto, hay alguien que sale todavía más beneficiado, los grandes empresarios que se saltan las leyes siempre que lo desean sabiendo que contarán con el favor del Estado que proveerá para ellos una justicia hecha a su medida. Ejemplo de ello es el caso de Miguel Ángel Ramírez, presidente de la empresa Seguridad Integral Canaria, concesionario de la seguridad del Metro de Madrid o del Valle de los Caídos y una de las grandes fortunas de España, que ha sido indultado de un delito urbanístico por el que se le había condenado a 3 años de prisión, ejemplificando que la justicia no es igual para todos. Casos como este dejan a la luz una verdad evidente: que la ley es como el cuchillo, no corta a quien la maneja. Y también queda claro que somos los que trabajamos los que estamos del lado que corta y que nos estamos desangrando. El Estado, por tanto, tiene un carácter de clase, no es lo mismo que el poder lo tengan los grandes empresarios o los que trabajamos. Pero pese a todas estas trabas, la juventud vamos a seguir luchando y avanzando en pequeñas pero esperanzadoras conquistas, organizándonos y rebelándonos contra el sistema porque nosotros ya no tenemos pan y no nos tragamos su circo.


Pablo M.

T

ras el estallido de la crisis la gente que salía de España en busca de trabajo. Éramos universitarios con el objetivo de mejorar sus condiciones laborales, acceder a un empleo relacionado con su formación académica y de conseguir un salario mayor. Hoy la situación no ha hecho más que empeorar y cada vez somos más los jóvenes que decidimos emigrar con el objetivo de trabajar, donde sea, de lo que sea y al precio que sea. Y es que desde el comienzo de la crisis económica de 2008 uno de los sectores más perjudicados hemos sido la juventud, que actualmente contamos con un 50% de paro entre nuestras filas. Pero el sueño europeo es una ilusión y en los hoteles o restaurantes alemanes son ya norma los jóvenes españoles cobrando menos de 600€ y muchas veces sin contrato. Además, esta juventud española desesperada y dispuesta a trabajar por poco dinero ayuda a disminuir las condiciones laborales de los países receptores. Esta situación lleva al enfrentamiento entre los trabajadores migrantes y nacionales, quienes culpan a los primeros de su reducción de derechos. Hace unos años ocurría esta situación entre inmigrantes africanos o americanos y trabajadores españoles y hoy lo hace entre inmigrantes españoles y trabajadores del norte de Europa. Es la dinámica del capitalismo la que continuamente enfrenta a los pueblos entre sí. Y es esta situación creada por el liberalismo económico la que genera las condiciones para que el fascismo surja culpando de los males del capitalismo a los inmigrantes y focalice toda la rabia de los trabajadores nacionales contra otros pueblos. Decía hace poco más de un año una dirigente del Partido Popular, nada menos que la secretaria general de Inmigración

¿

¿

camino del exilio o de la revolución

y Emigración, que los jóvenes españoles buscaban empleo en otros países por su “impulso aventurero” y en este sentido valoraba que “los trabajadores españoles cualificados hayan dejado de ser, por fin, locales”. La frase es digna de análisis: por un lado la dirigente del PP atribuye el aumento de la emigración juvenil a cuestiones emocionales, como es el carácter aventurero de los españoles y obvia las condiciones materiales, como es el 50% de paro juvenil, que nos obliga a los jóvenes a buscar trabajo en otros países. Por otro

lado, la secretaria general de Inmigración y Emigración se alegra de que “por fin” los trabajadores cualificados hayan dejado de ser locales y seguro que piensa que así España se posiciona como la vanguardia de la globalización, gastando dinero en formar médicos y científicos para repartirlos por todo el mundo, cosas de los liberales. Nosotros no vemos ningún beneficio en esta situación y más cuando tanto hacen falta esos médicos, profesores y científicos en el Estado español.

3 ¿Qué hacemos? Ya sabemos que el futuro para los jóvenes y para todos los trabajadores es difícil y oscuro, eso ya nos lo recuerdan los informativos todos los días por la televisión y es que no persiguen otro fin que el de deprimirnos y hacernos caer en el pesimismo. Pero desde la izquierda tenemos que convencer a la gente de que la solución a sus problemas existe y es “fácil”. La salida de la crisis es “fácil” porque España tiene uno de los PIB más altos del mundo, a pesar de que la población cada vez viva peor seguimos produciendo como un país rico. ¿Cómo es posible esta situación? Pues por la mala distribución de la riqueza y sus beneficios que existe en el Estado español, donde los ricos no pagan impuestos usando métodos legales como las SICAV o ilegales, aunque imposibles de castigar con la actual legalidad, como el fraude fiscal de 70.000 millones de euros cada año por parte de las grandes empresas. Bastaría con hacer cumplir a este 5% de la población con sus obligaciones fiscales para que la sociedad a través del Estado pudiera hacerse cargo de garantizar la educación, sanidad, trabajo y el resto de derechos sociales a todas las personas. ¿Entonces porque la solución es “difícil” de poner en marcha? Pues porque ese 5% de la población que controla las grandes empresas y bancos, aunque sean pocos físicamente, concentran demasiado poder en sus manos y la historia ha demostrado que nunca se han levantado solidarios y repartido una parte de sus beneficios por las buenas, todo lo contrario. Cuando lo han hecho ha sido por su propio miedo a perderlo todo y siempre tratando de apaciguar la lucha social. Por eso hay que decir sin dudas que el camino para la salida inmediata de la crisis actual es bien sencillo: la lucha por una mejor distribución de la riqueza. Pero como comunistas también debemos advertir que mientras exista una clase social con tanto poder en sus manos como para dar y arrebatar derechos al resto de la población o como para hacer emigrar a cientos de miles de jóvenes, seguiremos cayendo década tras década en las crisis del capitalismo.


4

Manual para luchar Nos dicen que ya hemos pasado lo peor de la crisis, que los ministros ya no miran la prima de riesgo cada minuto en su iPad, que los capitales empiezan a invertir en España o que hemos salido de la recesión. Ahora toca ser emprendedor y es más, conseguir vender tus productos fuera de España pero ¿esto es cierto? Los datos son tozudos. El paro sigue al alza, la exclusión social es un problema cada vez más grave, miles de personas son desahuciadas de las aulas y de sus casas, los parados nos agolpamos en la puerta de cualquier empresa para conseguir un puesto de trabajo que mejore nuestra situación. La crisis no se lee en cifras sino en realidades: el vecino que le cortan la luz, el compañero de curro que lo van a desahuciar, la entrevista de trabajo donde hay 60 compañeros para un puesto de cajero, las aulas masificadas, la oferta cultural limitada a la mínima expresión. Es una guerra de clases contra el conjunto de los trabajadores, estudiantes, pensionistas; guerra que el capital gana por goleada. Pero algunos hemos decidido resistir primero y pasar a la ofensiva después ¿quieres saber cómo?

PANRICO: el día que los Donuts se cansaron de ser comidos Una empresa familiar se hace de oro vendiendo productos de alimentación (donuts, bollycaos, rosquillas frescas) y comienza a expandirse. Un buen día es vendida a un fondo de inversión y comienza el saqueo: sufragan la propia compra endeudando a la misma empresa, venden sedes y cierran fábricas, se compran otras empresas competidoras, se empeoran condiciones laborales, se sube el sueldo a los grandes directivos. Nos suena, ¿no? Una vez que la han exprimido hasta el fin, se la quedan los bancos acreedores que a su vez la vuelven a vender... esta vez a un fondo buitre que termina el trabajo. ¿Cómo? Primer mes: no se paga el sueldo a ningún trabajador. Segundo mes: la mitad de la plantilla despedida y los que se quedan cobran un 35-40 por ciento menos. En la fábrica con más trabajadores de Panrico en España, situada en Santa perpetua de Mogoda (Barcelona) han dicho basta. Convocaron huelga indefinida y decidieron ir hasta el final. Han sufrido cargas de los mossos, amenazas de no cobrar, pero siguen dispuestos a luchar por lo que es suyo. Incluso con un acuerdo firmado entre la empresa y algunos representantes sindicales con 745 despidos (en vez de 2000) y una rebaja de salario del 18 por ciento. Ellos lo tienen claro y continúan su huelga porque como dicen los representantes del Comité de Empresa (con mayoría de CCOO) “Si de verdad hay pérdidas, que empiecen recortando los sueldazos de los altos cargos, gente que está cobrando de 50.000 a 300.000 euros anuales” No se resignan, luchan y se organizan para ello.

CANAL 9: el día que la tele se comunicó con la calle Ganas unas elecciones y tienes la tarea de dirigir un medio de comunicación publico. Decides dos cosas: primero vas a saquearlo, pasas la deuda del canal de 32 millones a 1300, aíslas a los periodistas que no te gustan, enchufas a productoras y tertulianos amigos pagando burradas, impones una línea editorial sectaria y antisocial. Pasas de ser una cadena de las más vistas a no verte ni dios. Segunda parte del plan: planteas el despido de mil trabajadores, los tribunales te dicen que no puedes hacerlo así que decides cerrar el canal. Lo hemos visto muchas veces: primero se endeudan los servicios públicos, se los trocea, se los hace ineficientes para que no sean defendidos por la sociedad y después se los fulmina para dar paso a la iniciativa privada ¿Qué ha cambiado? Los trabajadores decidieron luchar. Tomaron el canal en sus propios manos, gestionaron su programación, contaron lo que había pasado y los índices de audiencia subieron...en la tele y en la calle. Más de 60 mil personas los apoyaron en la calle, muchos miles participaron en sus emisiones. Los trabajadores demostraron que sin gestores, sin propietarios, pueden gestionar un medio público, veraz y honesto, que obtiene el apoyo de la ciudadanía. Canal 9 se ha cerrado con una resistencia numantina por parte de sus trabajadores pero se ha abierto el camino para la construcción de medios de comunicación públicos, honestos y veraces, bajo control social.


5 contra la crisis

#capitalismocriminal LIMPIEZA: el día que Madrid olió mal

Autora de la imagen:

Slađana

El negocio está bien montado. Determinados servicios esenciales para una ciudad se sacan a concurso por el Ayuntamiento. El que hace la mejor oferta se lo lleva. Los ayuntamientos cada vez obligan a ofertas más bajas. Consecuencia: las empresas se presentan porque quieren obtener el mayor beneficio (la mayoría de las ofertas vienen de empresas constructoras) pero para poder competir tienes que empeorar el servicio y bajar condiciones laborales de los trabajadores. Dicho y hecho. Las empresas que gestionan el servicio de limpieza y jardinería en Madrid plantean el despido de 1100 trabajadores. Los trabajadores y sus sindicatos deciden luchar. Ha comenzado la huelga indefinida. En pocos días, las calles de Madrid se llenan de suciedad, sobre todo los barrios populares huelen cada vez peor pero la sociedad está comprometida con sus trabajadores: ¡es de justicia lo que reclaman! Las empresas deciden sentarse a negociar pero los representantes de los trabajadores no se lo van a poner fácil; el representante de CCOO es claro ante los medios para definir una oferta de negociación de la empresa: “ Esto es una puta tomadura de pelo” Los trabajadores consiguen un acuerdo que evita los despidos y el descenso del precio de la mano de obra en su sector. Un éxito. Continúan organizados para evitar nuevos ataques a sus condiciones de vida y trabajo.

EL POZO: el día que el miedo cambió de bando Para el 1 de Diciembre estaba prevista una huelga indefinida en la fábrica EL POZO de Alhama de Murcia. La popular empresa de embutidos llevaba años intentando reducir el salario de los trabajadores y contratando eventuales para asumir las cargas de trabajo crecientes. Las últimas ocurrencias: una doble escala salarial que suponía un 30 por ciento menos de sueldo e introducir las ETT’s en la empresa. No ha hecho falta más que el anuncio de huelga. No habrá escala salarial, habrá mejora de los salarios, se regularán los incentivos con el apoyo de los representantes sindicales y se limita la contratación de eventuales. Los trabajadores han demostrado que disponen de instrumentos para luchar y que cuando lo hacen, el miedo cambia de bando.

Son ejemplos de la lucha de los trabajadores, empresa a empresa, por defender sus condiciones de vida y trabajo. Son ejemplos de resistencia ante la ofensiva de banqueros y empresarios a los derechos laborales y sociales. Son ejemplos de la tarea que todos los trabajadores, estudiantes, desempleados o pensionistas tenemos que acometer: no permitir que seamos nosotros quienes paguemos su crisis. Debemos responder con lucha y organización a la pregunta que tenemos delante de los ojos ¿quién pagará la crisis? Su resolución definitiva solo será posible con la unificación de las luchas hacia la superación de este régimen político y económico. Para que las personas estemos por encima de sus beneficios, necesitamos una sociedad que lo garantice. ¡Estamos en ello!


6

Francesca R., Pere Ibarra

SOBRE EL EL DERECHO

“Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente”, Juan Pablo II Suscribimos al 100% las palabras del otrora pontífice. En ningún caso los pretextos pseudo-morales pueden justificar la violencia y la agresión a los derechos fundamentales de la población, ni tampoco legitimar la discriminación por causas económicas o de sexo. Por ello, consideramos que el aborto ha de ser libre, gratuito y gestionado a través de las instituciones públicas. Poner a disposición del conjunto de la sociedad los medios necesarios y más avanzados posibles para interrumpir el embarazo no es “legalizar el asesinato”, es posibilitar que la maternidad sea una opción y no una imposición, el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida. La función del Estado y de las instituciones públicas no debería ser juzgar moralmente a las personas que requieren un servicio, sino ponerlo a su disposición y garantizar la igualdad de derechos y oportunidades. Además, la ley que propone Gallardón no va encaminada, en ningún caso, a evitar el aborto, sino a criminalizar a las mujeres que lo practican y a perpetuar nuestra opresión, generando no sólo una gran discriminación por razones de sexo, sino también, de clase. Pues, ¿creemos acaso que ilegalizar el aborto evitará que éste se produzca? ¿acaso una mujer aborta por el hecho de que sea legal? ¿nuestro razonamiento será: “uy, qué pena, me va a tocar utilizar anticonceptivos porque ahora se está poniendo difícil abortar”? Obviamente, no. Abortar no es un deseo ni una opción a priori para nadie, sino el último recurso. Y por eso mismo restringirlo en las instituciones públicas sólo va a provocar escenas que ya fueron habituales durante la dictadura franquista: señores y señoras de bien criticando el aborto y llevando a sus hijas a practicarlo de forma segura y anónima en el extranjero, y las mujeres con menos recursos, hijas de la clase obrera, viéndose forzadas a una maternidad obligada o a practicar un aborto en condiciones insalubres, sin los medios necesarios, perjudicando su salud y poniendo en riesgo su vida. ¿Qué manera de defender a las familias y a la vida es ésta?

Las políticas antifamilia de Rajoy y sus predecesores Aunque en la mayoría de los casos las mujeres que recurren al aborto alegan motivos íntimos y personales (ya que no tienen por qué exponerse al juicio de terceras personas), una de cada tres afirma de manera explícita causas económicas. Hablamos de las 35.500 mujeres que en 2012 decidieron interrumpir su embarazo a la espera de contar con un empleo o con unas condiciones laborales que nunca llegan [1]. Este es el debate que no vemos en televisión, al que no quieren entrar Gallardón ni su séquito de hipócritas autoproclamados “pro-vida”, que se atreven a abanderarse como únicos defensores de la familia, pero callan cada vez que el gobierno de turno pasa la tijera. Precisamente las contrarreformas capitalistas ni mejoran nuestra calidad de vida ni animan a tener hijos, ya que deterioran cada vez más la economía de las familias y siembran incertidumbre. Estas políticas golpean más duro entre las trabajadoras, que parten de peores condiciones laborales como demuestran los datos: el salario medio de los hombres es un 22% mayor al de las mujeres, que son el 43% de los contratos indefinidos y, en contraste, el 74,35% de los contratos a tiempo parcial. Esto se traduce en una adquisición también más reducida de las prestaciones por desempleo o jubilación. Así, las mujeres perciben el 41,1% de las ayudas a parados pese a sumar el 64,67% de las personas desempleadas [2]. Las últimas reformas laborales (la de Zapatero en 2010 y la de Rajoy en 2012) contribuyen a acentuar esta diferencia, pues flexibilizan el mercado de trabajo dando incentivos a la contratación parcial, promoviendo el fin de los contratos fijos y, en definitiva, favoreciendo la inestabilidad laboral. La guinda del pastel es la eliminación de la bonificación para la contratación de las mujeres, imprescindible para evitar que no sean víctimas de los empresarios que ven en ellas sujetos susceptibles de pedir la baja por maternidad. En este panorama, no sorprenden hechos como que un gran número de desahucios afecte a mujeres solteras o divorciadas con hijos a su cargo.


ABORTO Y A LA VIDA

7

Si a lo dicho le sumamos el desmantelamiento de la Sanidad y la Educación, y el ahogamiento de la Ley de Dependencia dejándola sin presupuesto, es evidente qué políticas “pro-familia” están haciendo los gobiernos del régimen: ninguna.

¿SON CASUALES ESTAS POLÍTICAS? Desde sus orígenes, el capitalismo ha salido de las crisis buscando nuevos mercados: expandiendo la vorágine de destrucción y miseria a nuevos territorios. Esos territorios pueden dibujarse en un mapa y ser países invadidos por sus suculentos recursos, o ser servicios públicos que se privatizan para hacer negocio. Este es el caso de la sanidad, la educación o las pensiones, que se mercantilizan para satisfacer los intereses de los capitalistas. Con idénticos objetivos se aprueban reformas laborales que destruyen puestos de trabajo para generar nuevas ofertas mucho más precarias. Estas políticas forman parte de un proceso de mercantilización y aumento de los beneficios del capitalista, pero también de un proceso de re-hogarización de la mujer. Si el Estado se desentiende de nuestros abuelos, de los comedores escolares y de las escuelas infantiles, ¿quién se va a ocupar de ello? Las familias que puedan pagar estos servicios recurrirán a la empresa privada, pero las que no tendrán que hacerse cargo ellas mismas. Si, paralelamente, a las trabajadoras se les impone unas condiciones de precariedad y sobrexplotación específicas que las va convirtiendo en el salario suplementario o segundo sueldo de las familias, ¿quién sino se ocupará de esas tareas no remuneradas? Es obvio: capitalismo y patriarcado van de la mano. Sigue imperando una manera de entender el mundo en la que a las mujeres se les responsabiliza de las tareas reproductivas y de cuidado de niños, ancianos y enfermos, obligándoles a ocupar jornadas de trabajo interrumpidas por una economía invisible, no reconocida y no por ello menos importante: la del hogar. Ante esto, creemos que la mejor política “pro-vida” es la que busque la igualdad entre mujeres y hombres y favorezca la justicia social, poniendo fin a las diferencias de género y clase. Una política que, además, garantice el derecho al aborto, porque queremos una maternidad libre, deseada y decidida.

1 Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción voluntaria del embarazo (ACAI). 2 Estos datos corresponden a la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2012.

MATERNIDAD

LIBRE DESEADA DECIDIDA


Jueves 28 de noviembre Decenas de detenidos en Madrid y Barcelona Se les relaciona con las manifestaciones antifascistas y con las acciones feministas de la semana anterior.

Concentración de solidaridad por la tarde 11 detenidos más Respuesta solidaria a las puertas de la comisaria de Moratalaz (sede de la brigada de información de la policía en Madrid) a la que asistimos más de 200 personas. La policía rodea al grupo y finalmente tras la carga se suman 11 personas más al grupo de detenidos.

Se les imputan delitos contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas, así como delitos de lesiones y daños.

Sabemos cuál es la misión del Estado y la policía: proteger los intereses de las grandes empresas. Y por eso sabemos que en un momento de crisis económica y política como la que vivimos en España la represión se hará mayor cuanto mayor sea la respuesta que demos. Pero seguiremos haciendo lo posible para detener al miedo y evitar que se meta hasta los huesos a la sociedad. Tenemos ejemplos de solidaridad antirrepresiva como la experiencia valenciana donde se ha forjado un espacio de colaboración entre organizaciones que gestiona solidariamente la defensa (abogados, recaudar fondos para multas, etc.) Después de estas detenciones quizás sea necesario llevar experiencias como esa a otros lugares. Mientras tanto, seguiremos organizando la pelea contra un régimen que debe morir para que la mayoría pueda vivir.

JovenGuardia N 14  

En este número: - Pan y circo - ¿Camino del exilio o de la revolución? - Manual para luchar contra la crisis - Sobre el aborto y el derecho...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you