Issuu on Google+

Cafetería y Comedor Ayudémoslos a ser más verdes

por: Luigi Camilli, Carlotta Capecce, Chiara Cassano y Marco Quattrocchi Febles


En cada colegio, es necesario que exista una cafetería y un comedor eficientes. Hemos realizado un estudio durante un mes de los dos sitios .El objetivo de este estudio es el de proponer mejoras desde el punto de vista ecológico, para que además de la eficiencia también el medio ambiente se vea respetado.

CAFETERÍA


La cafetería la conocemos muy bien, ya que cada día nosotros (alumnos de 1 bachillerato) consumimos en ella. Este año ha cambiado la gestión y el responsable de la misma no tiene que pagar nigún alquiler, siendo el Liceo el que paga todo. A cambio se comprometen en poner precios bajos a los profesores y a los alumnos. Hemos encontrado que existen diferentes deficiencias técnicas y diversos erróneos comportamientos, que a continuación vamos a elencar. En lo que se refiere al consumo de energía eléctrica, cabe señalar que el local, a parte de las mismas luces que el resto del edificio, dispone de dos lámparas que siempre están encendidas. Esto es un desperdicio de energía ya que tienen suficiente luz y es mejor ahorrar electricidad que encender estas dos lámparas por una cuestión estética. Siguiendo con el consumo eléctrico, la cafetería dispone de dos planchas que están encendidas durante al menos 4 horas al día, dos frigoríficos, una máquina de café, un microondas, un expimidor de naranjas y un pequeño horno donde se calientan los cruasanes.Todos estos electrodomésticos consumen aproximadamente un 5/10% de la electricidad consumida en el Liceo. En el consumo del agua, hemos observado que no viene desperdiciada, ya que cierran los grifos mientras enjabonan los contenedores. Esto también depende de cada una de las personas que trabajan alli, y esperemos que lo hagan siempre. Hay que decir que además, los jabones o líquidos que se utilizan para lavar son los adecuados. Cada día se cocinan seis kilos de pasta, tres para el comedor y tres para la cafetería. El número de alumnos que usan el comedor se conoce con exactitud, por lo tanto se cocina lo que se va a consumir. En cambio en la cafetería ocurre lo contrario, ya que nunca se sabe el número exacto de los posibles consumidores y por tanto y la mayoría de las veces se produce una cantidad enorme de comida que sobra. Estuvimos observando y preguntando al personal el destino de esa comida y ellos respondieron que se alternaban entre ellos para llevársela a sus propias casas. Sin embargo descubrimos, mirando en las basuras de los alrededores, que fundamentalmente la pasta que sobraba se tiraba a los contenedores. Respecto al tratamiento de la basura, también hemos notado comportamientos erróneos. Nos han dicho que ellos siempre tiran la basura en cada uno de los contenedores diferenciados que se encuentran a la salida del bar y cuya ubicación todos conocemos. También nos han informado que el AMA (la compañía de recogida de basuras de Roma) pasa cada dia aproximadamente a las 18:00, pero que si luego no pasa, no es de su competencia. El problema es que durante este mes hemos notado varias veces que en los contenedores no estaban las bolsas negras de plástico donde normalmente se recogen los restos y que aunque el AMA pasase, no teniendo bolsas que recoger se acumulaban residuos de cualquier tipo. Es verdad que hay diferentes contenedores para diferenciar los residuos pero no se siguen las normas de la diferenciación de los mismos, y aquí también nosotros, los alumnos, tenemos que ver con este aspecto.,porque muchas veces no lo respetamos al ver las condiciones de los contenedores, con residuos que salen por todos lados y la mezcla de cualquier tipo de estos en una misma basura. De este modo es casi imposible el reciclaje. Otro problema que cabe señalar y que tiene que ver con el reciclaje y con la basura diferenciada, es que toda la comida y bebida ( excepto las bebidas calientes como cafés, leche, infusiones.....) vienen servidadas en platos y vasos de plástico no reciclables. Incluso con los cubiertos que también son de plástico y vienen en una bolsita, entregan un cuchillo que no se utiliza, ya que cuando se come pasta, es decir la mayoría de las veces, no se necesita. Lo mismo ocurre con las servilletas de papel,


ya que muchas veces te dan una cantidad excesiva de ellas al ordenar un único alimento; aproximadamente dan tres. Por lo tanto se produce una gran cantidad de basura, que a parte de ser innecesaria, es muy difícil de reciclar. Con lo elencado en los párrafos anteriores, salen a relucir una serie de conductas y de deficiencias técnicas que desde nuestro punto de vista se podrían mejorar y así ayudarían al medio ambiente. Nosotros sugerimos y proponemos lo siguiente: para ahorrar energía eléctrica, proponemos eliminar las dos lámparas innecesarias y comprar una plancha que se apague cuando no se esté utilizando; para evitar el derrocche y el desperdicio de comida, proponemos volver al sistema de reservar la comida por las mañanas antes de una hora estipulada, y los alumnos interesados podrán apuntarse en un cuadernillo o en unas pantallas digitales situadas en la cafetería. Así se ahorrará una cantidad de alimentos increible. Proponemos tambien comprar tenedores, cuchillos, y cucharas por separado y entregar con unos guantes sólo los necesarios. Los vasos pueden ser de papel o plástico reciclable, y cuando se pida un vaso de agua que se dé en un vaso de cristal. Para los platos, sugerimos la misma solución, es decir, que sean de plástico reciclable o de celulosa biodegradable. Por supuesto que el coste va a ser mayor pero pensamos que lo que se va a ahorrar con la comida aprovechada, se puede utilizar en pagar esta diferencia de precio. Y además aunque se gaste un poco más, va a merecer la pena porque se estará ayudando al medio ambiente..


COMEDOR


Durante un mes hemos observado como funcionaba el comedor, nos hemos fijado en su organización y en el comportamiento del personal. El comedor es utilizado por los niños de Infantil y de Primaria. Este año, por primera vez, han sido admitidos los niños de Primero de Infantil (3-4 años). Viene también usado por algunos alumnos de la ESO que recogen la comida pero la tienen que consumir en otra parte que no sea el comedor. Hay dos turnos de comida: los de Infantil comen de 13.15 a 13.45; mientras que los de Primaria lo hacen de 13.45 a 14.15. La encargada del comedor este año es la profesora de Primaria Nati, ayudada por Marcella, Gabriella y Rocio. El menú respeta las normas vigentes y es equilibrado. Es mensual, y se puede elegir entre dos tipos: el completo que está compuesto por un primer plato, un segundo con guarnición y postre (tres veces a la semana fruta, un día yogur y otro un dulce); el menú ràpido, en cambio, no tiene segundo plato. Hay una diferencia de 2 euros entre los dos menús. Según nuestra opinón esto crea un grave problema ya que cada día se tira una enorme cantidad de comida, porque el hecho de que haya dos menùs elegidos por los padres de los niños de Infantil, hace que por ejemplo el niño que ve a su compañero comer algo más o menos que él, o incluso alimentos distintos a los suyos, no logra entender el porqué y deja lo que tiene en el plato. Este año se ha hecho el esfuerzo de limpiar la fruta para que sea màs apetitosa. Aún así, lo niños practicamente siguen sin comer nada de frutas y verduras. Hemos observado que se tira demasiada comida, junto con platos, toallitas de papel y no se aprovecha absolutamente nada. Utilizan 6 botellas de agua de un litro y medio cada una. A cada niño se le da un paquete con un tenedor, un cuchillo y una servilleta (“un bis”), ademàs de los mantelitos individuales de papel en el que cada uno de los 45 niños comen. Todo esto se tirará una vez que se hayan terminado los turnos del almuerzoque se tirarà una vez acabado el almuerzo junto con los demas residuos. La calidad de la comida suele ser buena, aunque, si la relacionamos con lo que cuesta, pensamos que podría ser mejor.. El mayor problema que destacamos es que vemos que no se recicla nada. Los platos, vasos y cubiertos están fabricados con un plástico que no se puede reciclar. Hay un único cubo donde se tira de todo. Los niños más pequeños suelen dejar grandes cantidades de comida y ésta también va a parar al mismo contenedor. Otro hecho que hemos notado, que aunque no tenga que ver con el ambiente nos ha parecido importante a nivel de salud y de educación, es que las mesas y sillas del comedor no son adecuadas para los niños ninos más pequeños y esto les obliga a comer de rodillas. Pensamos que a la larga puede repercutir en problemas físicos, y de educación ya que durante las horas de clase se les obliga a sentarse bien. Nuestras propuestas y sugerencias para mejorar los aspectos señalados en los párrafos anteriores y con una conciencia más abierta hacia las reglas de las tres “R” se pueden realizar seguramente. En primer lugar, como el agua de Roma ,y aún màs en la zona de nuestro colegio, es potable y muy buena, proponemos sustituir las seis botellas de plástico diarias con unas comunes jarras de cristal, que se llenarán con el agua del grifo todas las veces que se necesite. Sugerimos que en vez de utilizar manteles individuales de papel , cuyo gasto nos parece inútil, enorme ( durante un año de comedor para los 45 niños se gastan 7650) y además no se reciclan; se utilicen manteles de plástico lavables, por ejemplo que se compren dos y poner una semana uno y otra semana el otro. Lo mismo vale para los platos, vasos y cubiertos que podrían ser perfectamente de plástico rígido lavable (los cubiertos incluso de metal) de manera que no fuera un desperdicio continuo de plástico. Nos parece mejor tambièn ofrece un único menù, con un precio intermedio ente los dos actuale, de manera que cada niño coma lo mismo que su compañero.


Otro problema que también vemos, desde el punto de vista didàctico, es la falta de personal en el comedor, ya que hay ninos demasiado pequeños para que puedan comer solos y dos o tres personas no son suficientes. Y para concluir en nuestras sugerencias para mejorar el comedor y que consideramos fundamental, es que habría que poner tres cubos diferentes de basura para que los niños empezaran a acostumbrarse a reciclar y a explicarles que el ambiente hay que repetarlo y así el planeta lo agradecerá. Estamos seguros de que todas estas propuestas son muy fàciles de llevar a cabo y que su realización supondrá una mejora a nivel ambiental sin restar eficacia en su funcionamiento de ambos lugares comunes a todos nosotros.


GASTOS ECONÓMICOS


Ecoauditoría Liceo Cafetería Comedo