Page 1

OLENTZERO (por J.Berger y A.Daniel G.Orellana) Eres lo que respiras, niño, lo que tragas, niño, lo que conoces y bailas, lo que lanzan al eco, lo que crees que crees, lo que decides..

Guernika, 2004. Un niño lee en voz alta una carta junto a un saco enorme.

NIÑO: Querido Olentzero: Año 2002. Me he portado muy bien este año, entonces quiero una caja llena de coches de goma, dos, mejor dos; una bomba de chocolate y una pistola con salchichón. Respuesta: unos calcetines y una camisa. Año 2003. (Saca otra carta y lee) Querido Olentzero: Este año me he portado mejor que bien y espero que me traigas un coche de bomberos y un robot artificiero. Respuesta: unos calcetines y una camisa.

Le da una patada al saco y éste se mueve.

NIÑO, lee: Ahora la de este año. Año 2004: Querido Olentzero: Me lo he pasado en grande este año, me la suda lo que hagas y pienses, tráeme lo que te dé la real gana, creo que este es el último año no me he portado bien, y a partir de ahora menos, así que aprovecha. Respuesta: En espera. Una pena porque ya no te escribiré más cartas. (Otra patada). Lo siento por todos los niños del mundo, quiero al Olentzero para mí.

1


(Abre un poco el saco). ¿Aún respiras, viejo? Me sorprende lo duro que eres. Así todos los niños estaremos en igualdad de condiciones. Año tras año sin hacerme caso, no está bien. Pero esto va a cambiar, ¿sabes? Nada para mí, nada para nadie. Si no haces lo que te digo juro que te meteré un cóctel molotov por el culo. Imagínate repartiendo caramelos por la calle o cantando villancicos y tú con tu gordo culo con la botella ardiendo. Así que ándate con ojo, Olentzerito de los cojones. Así la gastamos aquí. No se nos puede tomar el pelo.

(Entra la Madre, mujer joven y atractiva de treinta y pocos).

MADRE: Anda, Javier, acuéstate. NIÑO: ¡Mi nombre es Xabi! MADRE: Como quieras Xabi, acuéstate que mañana hay que levantarse e ir al cole. NIÑO: No pienso volver a ese centro de lavadores de cerebro. MADRE: Es el último día, la fiesta de Navidad. NIÑO: Este año el Olentzero no irá. MADRE: Qué tonterías dices. NIÑO: Está secuestrado. MADRE: Sí, muy bien. No olvides pedir un rescate. NIÑO: Claro, esa es la razón del secuestro. MADRE: Anda, pon el edredón sobre la cama. NIÑO: ¡No!

(La Madre recoge el saco, en realidad un edredón nórdico, lo desdobla y extiende sobre la cama. En él hay una enorme mancha de sangre).

MADRE: ¿Estás bien, Javi, estás bien? ¿De dónde ha salido toda esta sangre?

2


NIÑO: Es del Olentzero, mamá, se resistía, y lo tuve que hacer. Es un precio que hay que pagar. MADRE: No hables así, Javi. No hables así. NIÑO: El Olentzero ha muerto. MADRE: Se acabó el juego. ¿Qué es esto? NIÑO: El Olentzero... (llora).

(La madre lo mira atónita).

3

Olentzero  

Pieza incluida en "Lauburu"