Issuu on Google+

BROTE DE VENGANZA (por J.Berger y A.Daniel G.Orellana) Brote de violencia, Brote de matanzas, Brote de odio, el ciclo de la venganza que muge y araña la tierra sin sembrar.

Zarautz, 2000. Cocina. Una mujer de unos treinta y cinco años, le sirve la merienda a su hijo de seis.

HIJO: ¿Amatxo? MADRE: Dime. HIJO: ¿Cómo se llevaron al aita? MADRE: Tómate la leche, anda. HIJO: ¿Entre cuántos lo hicieron? MADRE: Con las galletas... HIJO: ¿Le acuchillaron? MADRE: No... HIJO: Dime, ¿fue en el trabajo, en la calle, en...? MADRE: Cuando salía del aparcamiento. HIJO: ¿Se lo llevaron porque era malo? MADRE: Es una bella persona. Y aunque fuera un perdido, un salvaje, un diablo; aunque lo odien mil personas, no es motivo para llevárselo por la fuerza y encerrarlo. HIJO: Yo los mataré. MADRE: Hijo, calla, no sabes lo que dices.(Lo abraza).


HIJO: Uno a uno.


Brote de venganza