Issuu on Google+

1

JAVIER BASSI Textos, imágenes, currículum, bibliografía y reseñas críticas .

Una aproximación a su obra

Contacto: telefax: +598 2628+5508 / móvil: 099194579 / Artstudio: Luis Battle Berres 3968 / email: jbassi@adinet.com.uy / Miguel Martínez 3691/601 / CP: 11600 / Montevideo / Uruguay Fotografías: Fotosíntesis, Testoni Studios, Rodrigo López, Carlos Pazos. Textos: Jorge Abondanza, Nelson di Maggio, Alicia Haber, Lilián Uribe, Enrique Badaró, Emma Sanguinetti, Alfredo Torres, Gustavo Tavares, Melisa Machado, J.L.P. Prohibida la reproducción total o parcial de este documento sin la autorización expreza de los autores.


2

Javier Bassi trabajando en su taller actual en Montevideo. 2007


3

Índice : 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18.

Introducción / Prólogo. J.L.P. Los desoladores paisajes de un joven maestro. Jorge Abbondanza Signos Primordiales. Nelson di Maggio Resonancias Arcanas. Alicia Haber Un Artista Grave. Jorge Abbondanza El Espejo. Jorge Abbondanza Sombras. Lilián Uribe Esperando el Diluvio. Enrique Badaró La Ducha / Manual para una práctica secreta. Los paisajes de la soledad. Alicia Haber Las peripecias místicas de un Brujo. Emma Sanguinetti Poética de Espesuras: Los Paisajes del Misterio. Alfredo Torres Dos instalaciones con José Morales (NYC). Viajes iniciáticos. Gustavo Tavares. Con el artista plástico Javier Bassi. Melisa Machado Currículum vitae. Bibliografía. Reseñas críticas.


4

1.

Introducción / Prólogo.

J.L.P.

J. me pidió que escribiera sobre su pintura. Sé que la entiendo, en la medida que entiendo la mía. Intentaré aproximarme mediante una serie de interrogantes: partiendo de una superficie negra, ¿cuál es la máxima cantidad de elementos que pueden convivir en ella sin caer en un barroquismo exasperante? ¿y cuál es la mínima, sin caer en un conceptualismo de difícil comprensión? ¿cuántas veces tuvimos la sensación de que la pintura de estos tiempos es una gran zona devastada, o apenas una región para que el “artista plástico” desarrolle sus intentos expresivos (en el peor sentido)? ¿un profeta, es alguien que adivina el futuro, o que advierte sobre los peligros del presente? ¿un símbolo tiene un significado unívoco, o es algo que se ramifica y se extiende en el que lo percibe? ¿hasta qué punto se nos está permitido relativizar y trivializar? el sacrificio, ¿tiene hoy sentido? Pasen señores, pasen y tomen sol en la cubierta del Titanic.

Black sun. New York series. 1998


5

The swimming pool. Objeto. 2002

2.

“Los desoladores paisajes de un joven maestro”. Jorge Abbondanza

Se abrió anoche en la Galería de las Estrellas de la Barra de Maldonado, una exposición del pintor Javier Bassi. Ubicado en la Calle de las Estrellas esquina Ruta 10, ese espacio artístico permite durante dos semanas mostrar a nativos y visitantes extranjeros las propuestas de una de las mayores notabilidades de la plástica uruguaya de estos últimos tiempos. La exposición comprende pinturas y también objetos inéditos desarrollados por el artista entre 1999 y 2002, incluyendo ciertas obras que integran la zona menos divulgada de la producción de Bassi. Familiarizarse con la pintura de este joven maestro no ha sido una tarea sencilla, porque frecuenta un lenguaje severísimo, de contenidos replegados, en cuya frialdad de paleta (negros y grises de resplandor metálico) no hay más remedio que sumergirse para extraer los alcances profundos: paisajes apenas sugeridos cuya desolación aparece solamente poblada por un animal distante, figuras humanas de áspero recorte que se alzan con un dramatismo de notable impacto, pero manteniendo las engañosas arideces de la obra restante. Volcado a menudo al formato monumental, Bassi genera unos climas que no son nada frecuentes para envolver al contemplador y provocar esa corriente de sugestión que no siempre emana de la plástica contemporánea. Pero Bassi ha recorrido no sólo la vertiente pictórica que se le conoce ampliamente, sino otra línea paralela integrada por objetos, a los que impone cuotas similares de seducción y misterio en torno –por ejemplo- de una cabina que podría ser el encierro íntimo del hombre de hoy, la metáfora de otras clausuras o simplemente una cámara de tortura. Pocos integrantes de la generación de Bassi han sabido mantener la exigencia, la integridad y el rigor de una obra personal que admite escaso parangón entre los talentos mayores de la plástica uruguaya actual: en todo caso, el promedio de intensidad y de búsqueda expresiva de este creador es comparable a lo que han dado hasta el momento Carlos Musso, Lacy Duarte, Eduardo Cardozo o Fidel Sclavo. Su presencia en el circuito de Punta del Este (y en el ruedo ascendente de las galerías de la Barra) es un acontecimiento no sólo veraniego. * Jorge Abbondanza

I

Crítico y periodista cultural, Artista plástico. Asesor del MEC y de la Intendencia Municipal de Montevideo.

Javier Bassi. Pinturas y objetos inéditos. Galería de las Estrellas. La Barra de Maldonado. 2004


6

3.

Signos Primordiales. Nelson di Maggio

Desde que apareció la pintura de caballete hace cinco siglos, su prestigio no cesó de crecer entre amplios sectores sociales. Cuestionado su estatuto tradicional en el siglo XX -desde las formas de representación hasta el soporte-, sin perder el fervor de las mayorías, numerosos artistas eligieron otros lenguajes propios de la era tecnotrónica. El pasaje de las formas bidimensionales a las estructuras espaciales complejas y participativas no es lineal ni repentista. Los auténticos creadores necesitan un tiempo de reflexión antes de asumir un camino entre los muchos que ofrece el desconcertante final del segundo milenio. El arte uruguayo, desde sus orígenes a mediados del siglo pasado, se caracterizó por la mesurada incorporación de las innovaciones, desconfiando de los extremismos estéticos y evitando las temáticas ríspidas. Es a partir de las dos últimas décadas que ese quietismo expresivo empezó a modificarse, en especial, en los años recientes. Las generaciones emergentes en la posdictadura militar, que contagió a la mayoría de los países latinoamericanos, observan, viven y representan el mundo de otra manera. Los viejos criterios del idealismo racionalista quedaron arrinconados, y una actitud existencial, de connotaciones metafísicas, apenas insinuadas en el pasado, hizo su aparición entre los jóvenes. Quizá uno de los más brillantes exponentes de esa actitud innovadora sea Javier Bassi. Es uno de los representantes uruguayos en la Bienal de Cuenca y lo hace con un aval inesperado: dos importantes premios conquistados en un lapso brevísimo y reciente, indican que obtuvo un consenso crítico sobre la calidad y actualidad de su obra.

Principio interior. 1996

Segundo crepúsculo. 1996


7

No es casual. Desde su aparición a la consideración pública hace cuatro años, impuso su talento por la singularidad de su imaginería plástica. En dos series ejecutadas en 1991 y 1992, significativamente denominadas Guardianes de Zobeida y Postes Conceptuales, exhibía un afán de superar las habituales propuestas para interrogarse e interrogar al receptor acerca de la pertinencia del mensaje a trasmitir. Escamoteando en buena parte los referentes figurativos, elige un sistema de signos que surgen desde la propia materia que manipula con delectación y parsimonia. Una materia áspera y densa, con variaciones de densidad y gestualidad, desde donde se corporizan imágenes enigmáticas que atrapan el misterio sin revelar su condición ontológica. Con el tiempo, amplió y enriqueció esa actitud inicial que derivó en una situación iniciática. En efecto, al ampliar las dimensiones del soporte utilizando chapas de hierro enormes, sólidas, la proyección de signos se desliza en la inmensidad del espacio compositivo hacia una extraña y perturbadora simbología. El ascetismo se impone. La austeridad del color, casi limitado a los ocres, grises y negros opresivos, es alterada por relámpagos de zonas blancas y/o tonalidades cálidas por donde circula una iconología peculiar de amenazadores contornos. Son obras crepusculares, habitadas por enigmas, restos de naufragios mentales y emotivos que se mezclan con experiencias intensamente vividas y, exorcizadas, irrumpen solapadas y elusivas para instaurar un estado de comunión que decanta, finalmente, en un hecho estético fundante y fecundante.

* Nelson Di Maggio

I

Presidente de la Sección Uruguaya de AICA. Curador de Exposiciones del Museo Torres García de Montevideo

Detalles. Pintura, Acrílico y pigmentos sobre chapa. 1994

4.

“Resonancias Arcanas”. Alicia Haber

Despojamiento, dramatismo y resonancias arcanas singularizan las obras de Javier Bassi. Cargadas de nostalgia de lo primitivo y de apelaciones a lo inconsciente, aparecen como deseo de vínculo con el pasado remoto y como anhelo de llegar a los sumergido. Para atender a esos deseos, Bassi realiza pintura de gran formato en chapas de hierro sobre las que configura signos y juega con manchas, goteados, rasgaduras, los propios óxidos y brillos del material. Deterioradas y manchadas, sus chapas tienen el sello del tiempo que las ha corroído. Bassi las pinta con acrílicos, pintura al agua y pigmentos especialmente preparados por él, para definir texturas, superposiciones, transparencias, veladuras y salpicaduras. También emplea grafito, grabados antiguos y esmaltes; y con rasgaduras descubre zonas brillosas de la chapa a la que le saca partido investigándole sus propios méritos. A la vez quita, borronea y raspa con espátulas. A veces agrega texturas con elementos como el asfalto. Trabaja y fatiga las superficies en demorado procedimiento, aunque en ocasiones recurre con espontaneidad a un único gesto. “Siento a diario la necesidad de trabajar infinitamente una pintura enorme, para luego pacientemente tapar dejando casi todo tenue, dos o tres ideas fuertes y el resto para que lo lea el que se sabe detener en el momento de la contemplación”, explica Bassi.


8

Hay en sus dípticos y polípticos zonas pictóricas y dibujísticas, formas abstractas y figurativas, áreas claras y oscuras, líneas de estructura y manchas propias del informalismo: el sistema es dual y complejo. A veces aparece de manera tenue una cuadrícula sutil, apenas sugerida. Entramado abstracto e ideas de centro dan una ordenación que son una vaga herencia de una pauta ortogonal. Bassi busca puntos ordenadores y totalizadores contra lo que llama “confusión-ambiente”. Cuando Bassi se refiere a sus preocupaciones plásticas habla de “centros catárticos”, de “objetos para la contemplación mítica” y de “influencias retroactivas en el inconsciente”. Está en pleno proceso de búsqueda de una “estética de la liberación que cure los males del espíritu, gracias a las emociones provocadas por el arte”. Parece impulsado por un deseo de encontrar las raíces universales de su expresión. Su obra podría leerse como un ansia de escapar a los parámetros occidentales y a la cultura racional y tecnocrática. Al parecer, Bassi evidencia un cierto malestar con su cultura, con la cultura moderna en general, lo que lo incita a huir hacia el pasado remoto. Lo irracional, lo misterioso y las referencias a la etnología y al mito son maneras de suplir el desencanto. Esta es la contracara del mensaje tranquilizador, y es parte de lo que Rosalind Krauss llama “el inconsciente óptico”.

Tell me about the forest. 1994

Dramáticas, perturbadoras, sombrías, oscuras y enigmáticas, estas obras remiten a zonas crepusculares y umbrías donde predomina lo lóbrego. El negro de por sí tiene connotaciones ominosas, se refiere a tinieblas primordiales, se relaciona con el duelo y con pérdidas definitivas, alude a renuncias, apunta al caos, insinúa angustias, denota profundidades abismales y se vincula con la oscuridad de los orígenes. Emerge, empero, cierto nivel de lectura positiva porque de ese universo instintivo primitivo e inconsciente pueden surgir renacimientos y renovaciones, que palpitan en la oscuridad primordial. Por ello, Bassi comparte la visión de la calavera “como símbolo de una energía existencial viva, que se nutre a sí misma y sobrevive a la destrucción y al agotamiento de la civilización en la que nosotros crecemos”. * Alicia Haber

I

Critica de arte, Curadora, Consejera del Departamento de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo. Direcora del MUVA.


9

Ensayo de vuelo, invocación. 2000

5.

Un Artista Grave. Jorge Abbondanza

No todos los días aparece alguien con su gravedad y su misterio. Incluso en este país que se considera prolífico en materia de pintores, un sello como el de Javier Bassi resulta insólito, igual que ciertos talentos escénicos o ciertas voces heroicas que se dan pocas veces en el curso de una generación y finalmente contribuyen a caracterizarla. Las cosas que ayudan a reconocer la huella de Bassi son los espacios que se generan en sus obras, entre paredes o colinas apenas insinuadas, y que se abren como una trampa hacia el subsuelo de la intimidad del autor, violando sigilosamente su clausura; los ideogramas que recorren esos terrenos privados, como un sistema caligráfico (una cruz, un lobo, una máscara, una vasija) cuyo imán consiste en la fuerza paralizadora de lo indescifrable; la vaguedad paisajística que el pintor propone sin despejar las incógnitas que le incorpora, aunque a veces agite ese paisaje con el vigor de sus manchas y otras veces lo apacigüe con la calma de unos fondos inmóviles, donde toda ansiedad se sosiega después de la tormenta ( o del tormento). Esos extremos opuestos tienen poco que ver con la realidad exterior, porque los trabajos de Bassi están hechos de la materia de los sueños, como decía el inglés y por ello producen desfiguraciones y desmesuras que la vigilia no admite, abren bocas que tragan al contemplador con la fascinación de los túneles del inconsciente, para los cuales no siempre hay salida; se cuadriculan como rejas o se pueblan con un bosque de barras para entorpecer el ingreso del intruso y solicitar mayor detenimiento al demorar su atención. Pero sobre todo, ese breve catálogo de signos asume –en medio de las densidades del negro, que es un respaldo constante para Bassi – la profundidad devoradora de lo surreal, cosa que sólo ocurre cuando esas honduras son convocadas por un artista ensimismado.

Paso 42. 1999


10

Please don´t kill me. 1999

Unicamente algunos escritores, algunos pintores, algunos santos y algunos locos se atreven a exhibir ante los demás un fuero íntimo que el resto de la especie mantiene en reserva, como si su revelación fracturara el orden de las cosas. El mundo secreto de Bassi se vuelca en su pintura, aunque no lo hace abriendo una rendija sino desplegándose de par en par: sus dípticos funcionan como las hojas de la gran puerta que el artista permite flanquear. Lo curioso es que allí no parece trenzarse con su obra en un torneo que provoque tensiones y luego las transmita al observador, sino que se zambulle en esa materia para nadar sabiamente a través de ella: no libra uno de esos épicos combates que ciertos maestros mantienen con su universo personal, sino que se reconcilia con sus fantasmas, a los que invita a navegar por su mar interior.

1,2,3… el reconocimiento. 1999

Hay formulaciones plásticas que operan con la violencia de un impacto contra el cual los ojos se estrellan y sólo sacan conclusiones luego del sobresalto. Hay otras que funcionan en cambio como una guía sensible para que la mirada se interne lentamente en su trama, sin la mediación del golpe. Las obras de Bassi pertenecen a esta segunda categoría expresiva, y en ello parecen heredar la negra marea que en los años 60 inundó de subjetivismo la producción de otros uruguayos (Ventayol, Espínola, Barcala, Hilda López) imponiendo su intensidad y su latido dramático, pero afianzando por encima de todo la severidad de un discurso que no toleraba distracciones ni complacencias cromáticas para obtener una lectura penetrante. Esa severidad resurge en Bassi como el legado de una identidad que crece hacia adentro, hacia la raíz de unas emociones que la pintura registra con su malla fiel y permeable. Igual que aquellos eminentes predecesores, él se caracteriza por el laconismo de su trazo, por el silencio de su escritura poética, por la parquedad de su repertorio de gestos. Mientras eso corre por dentro, allá afuera, en la intemperie de los paisajes de este joven creador, algunos personajes enmascarados ensayan una liturgia primitiva y el recurrente perfil del lobo espera erguido sobre dos patas, casi humanizado, que el horizonte desierto duplique como un espejo su soledad esencial. *Jorge Abbondanza

I

Crítico y periodista cultural, Artista plástico.Asesor del MEC y de la IMM.


11

Look, listen and learn. 1999

6.

El espejo. Jorge Abbondanza

L

a pintura de Javier Bassi tiene el mismo efecto embrujador que la niebla cuando cubre un paisaje: permite ver a medias lo que en su totalidad sería prosaico. Ocurre algo similar cuando un rostro se enmascara detrás del antifaz destinado a preservar su identidad, porque insinúa lo que no se ve y con ello abre un margen a lo difuso en sustitución de una certeza casi siempre desencantada. Lo notable de las imágenes veladas es que incitan al contemplador a redoblar sus esfuerzos por explorarlas, demostrando que no hay nada más seductor que lo brumoso y poca cosa tan magnética como el misterio, sobre todo cuando está envuelto en un clima turbador, como ocurre en este caso.

sin título – a Andrei Tarkovskii. 1999

Sin embargo el propio Bassi previene contra la sensación de dramaticidad que puede emanar de sus obras, asegurando que trabaja en ellas con más placer del que luego parece respirar el resultado. La aclaración es interesante, pero cabe atenuarla señalando que la pasión del realizador por su faena artística implica un deleite operativo que es inseparable de su necesidad transmisora aunque ajeno al carácter del resultado, que puede ser pesaroso sin que ello implique la anulación ni la contradiccción de aquel placer. Sucede simplemente que en sus niveles más poderosos y sus vertientes más auténticas, el impulso creador es un desahogo a menudo glorioso, cuyo proceso funciona como mecanismo liberador de cargas expresivas y fuerzas interiores a veces abrumadoras, que sólo se alivian a través de la exteriorización. Al producirse ese efecto, el artista siente aquella impresión teñida de placer y ligada a la alegría, aunque luego la índole de la obra sea oscura, densa, subterránea o atormentada, de manera que no es aventurado suponer el deleite de Sófocles ante la génesis de la tragedia, el de Goya ante la tiniebla del grabado, el de Verdi ante la misa de difuntos y -finalmenteel de Bassi ante la bruma de su pintura.


12

cage-box. 1999

Un trazo inseguro corre a lo largo del cuadro como si tanteara el camino por donde podrá avanzar un personaje apenas visible, cuya presencia se intuye de manera fantasmal. Una mancha invasora se expande como si borrara los residuos de la realidad que se mantienen a lo lejos, detrás de una cortina de pinceladas distanciadoras. La lluvia de líneas cubre con su manto una pequeña superficie, filtrando alguna silueta que se percibe borrosamente, con obstinada imprecisión, igual que las imágenes más temidas. El aire de acechanza, la sensación de riesgo, la vaga proximidad de un asedio o el filo de una amenaza, bordean cada propuesta de Bassi y lo hacen de manera tan furtiva como ciertos datos del inconsciente que afloran para contrastar o desmentir una imagen epidérmica, dotándola de una transparencia inesperada y abriéndola a lecturas superpuestas. Sólo después del vistazo inicial, cuando el ojo atravieza las primeras membranas y llega al centro de las cosas, el contemplador sabe que al mirar una obra de Bassi se enfrenta a un espejo. La unidad profunda que va rastreándose a medida que se explora cada trabajo de Bassi, la vinculación última que asocia imponderablemente todos los componentes del paisaje (por más que parezcan derivar del automatismo o el brío muscular del ademán) no sólo desmiente aquella apariencia sino que se alza como un indicio de rigor que ampara esa labor, una medida de su severidad y una constancia de su aplomo, aunque todas esas cualidades permanecen resguardadas y sólo se detectan a través de la excavación.

It might be dangerous out/inside. 2001

Por tales razones, estas obras imponen una medida insólita a la atención de quien las observa, lo obligan a demorarse en su ejercicio y lo retienen en una interpretación penetrante, un análisis prolongado, un campo donde las referencias se dilatan sin fin. La malla de los trazos con que a menudo Bassi se complace en rayar la superficie de su pintura, se convierte así en una metáfora de otras redes, como si fuera una urdimbre armada para guiar la circulación de las ideas, una trampa tendida para arrastrar la mirada hacia lo hondo, un instrumento hipnótico para que la huella del artista se grabe en el ánimo de su contemplador y después no se borre, hasta convencerlo de que tiene allí una imagen de sí mismo. Jorge Abbondanza

I Crítico y periodista cultural, Artista plástico. Asesor del MEC y de la Intendencia Municipal de Montevideo.


13

Pacto con los pájaros. Objeto. 2004

El perseguidor. 2000

7.

Sombras. Lilián Uribe

Nunca habrá paz para la perseguida. Huele a celada el aire del alba y a celada huele el aro de la noche. Cada marca es trampa. Cada falta de marca es trampa. No hay refugio ni escape para el animal acechado Ni fin. Nunca habrá paz para la perseguida.

Lilián Uribe Escritora. Doctorada en Literatura Hispanoamericana en la State University of New York. Profesora de poesía contemporánea en Central Connecticut State University.


14

Exterior. Habitación construida con paredes de yeso dobles de 15 cm. de espesor. 3,50 x 7,00 x 2,40 cm. Piso con moqueta negra, paredes interiores pintadas con patrones, 2 paisajes abstractos transferidos sobre papel. Música incidental Felipe Silvestre y Javier Bassi. Pista continua de 18m.

8.

Esperando el Diluvio -a Akira Kurosawa. Enrique Badaró

Javier Bassi se acerca a Kurosawa desde lo pictórico. Bassi tomó como punto de partida el papel y la estampación. El papel, claro está, es uno de los soportes fundamentales de la creación pictórica japonesa. Kurosawa no fue ajeno a todo esto. Recordemos que la primera pasión de Kurosawa fue la pintura. No solo como lenguaje estético sino desde el punto de vista conceptual. De sus primeros años se conserva aún una pintura casi monocromática influenciada por el realismo socialista, en la cual imprime su concepción revolucionaria del mundo. Es importante hacer notar como aún después de haber abandonado la pintura como medio de expresión fundamental, se basó en la actividad pictórica para trabajar las primeras etapas de la creación cinematográfica. Hemos podido ver cómo, previamente incluso a la creación de los guiones, Kurosawa pinta las imágenes que surgen en su mente; de forma que luego de filmar las escenas, el resultado final, en muchos casos, concuerda casi literalmente con estas primeras pinturas. Pinturas que realiza sobre papel y donde se nutre tanto del aprendizaje de las técnicas pictóricas, como de su aprendizaje temprano de la caligrafía tradicional. En más de una oportunidad Kurosawa se aísla en un hotel de Kioto a elaborar imágenes, dejar fluir sus pensamientos y pintar. De estas instancias observamos el trabajo previo para “Kagemusha”, para “Ran” o para “Los sueños”, los que luego se transformarán en imágenes en celuloide. Pero su vínculo con la pintura no es solo al crearlas. Continuamente vemos referencias a los maestros de la pintura japonesa y occidental en sus películas: así el profesor de “Madadayo” recuerda a sus alumnos las obras de Rousseau, así en el final de “Los sueños” (“El pueblo de los molinos de agua”) observamos las plantas acuáticas en un sutil homenaje a Monet. Demás está decir que en el sueño “Cuervos”, el homenaje a Van Gogh, se transforma en explícita y rotunda presencia, ya que la escenografía son los mismos cuadros del maestro holandés, apropiándose, de alguna manera de la pintura occidental, la que tanto tomó del Japón a través de impresionistas y pos impresionistas. Javier Bassi rescata la pintura y la ubica en un ámbito cerrado acercándose tal vez al momento creativo a través de la pintura de Kurosawa y a la búsqueda de un espacio intimista que conduzca a la contemplación. Javier Bassi retoma la idea de la estampa al usar el papel, potenciándolo pues por momentos es absolutamente blanco, en otros estampados de un ocre sutil que recuerda vagamente, sin serlo al dorado. Dorado que apreciamos en Kurosawa en delicados elementos textiles y por momentos en contundentes planos arquitectónicos (recordemos el fondo de la sala principal del castillo de “Ran” y el fondo del último festejo de “Madadayo”) La mancha negra nos acerca a la caligrafía, pero también al mundo dramático que alterna con lo poético.

Paisaje barra. 9 hojas de 56 x 74 cm. c/u. Patrones sienas con iridiscencias doradas.


15

Bassi también capta son sensibilidad, la importancia del entorno natural. Remarca la presencia de la bruma, de la nieve de la lluvia, del viento, de los bosques…. La idea del cañaveral es un elemento que Bassi siente en común con este ámbito en que la naturaleza ofrece su doble presencia, sus fuerzas incontrolables y destructoras y su don de vida. (Tal vez “Derzu Usala” sea uno de los puntos de contacto más representativo).

Interior. Moqueta negra, paredes con patrones transferidos con rodillos - cañas de bambú y planos de color.

Puntualmente Bassi penetra en sus propias vivencias con la naturaleza y recuerda en uno de sus viajes, él haberse perdido en una tormenta de nieve. Al ver “Tormenta de nieve” correspondiente a “Los sueños”, fue un volver a ver/se, y revivir la intensa experiencia personal. En el film se complementa la realidad con el aspecto mágico, onírico que incluye un personaje femenino de la mitología tradicional japonesa: Yuki-onne la mujer nieve, mujer de tez muy blanca, esbelta y muy atractiva que se aparece a quienes están agotados por luchar contra una tempestad de nieve, los calma y atrae al sueño sobre ellos, hasta que pierden el conocimiento y mueren. Este aspecto ambiguo entre lo poético y lo terrible es común a Kurosawa y a Bassi. Este plantea para esta propuesta vincularse a Kurosawa desde su lugar respetando su obra y la del Maestro. Dialogando y respetándose mutuamente, pero casi sin tocarse, en un punto de contacto tangencial, casi inasible.

Enrique Badaró

9.

I

Artista. Curador del Centro Municipal de Exposiciones de la IMM.

La Ducha / Manual para una práctica secreta. Libro de Artista. 2002.

La Ducha / Manual para una práctica secreta. Libro de Artista. 2002

UNO / EL RECUERDO ORIGINAL >> DOS / DIOS >> LA DUCHA / EL VIAJE >> TRES / LA BARCA DE CARONTE >> EL DILUVIO / ESPERANDO LA BATALLA >> INCAPACIDAD / DESASOSIEGO >> PAISAJE / ESCAPE >> LA OSCURIDAD / CANSADO FINAL >> DEJA VÙ


16

10.

Los paisajes de la soledad. Alicia Haber

Bassi, (1964) una de las figuras más relevantes del arte nacional, presenta una serie de obras en pequeño formato, en las que a través de la discreción y el sigilio penetra en zonas profundas y umbrías. En sus íntimas pinturas toca temas que tienen que ver con la condición humana, observa con ironía y dejos de amargura diversas instancias de la vida, critica a los artistas que copian, como sucede en el emulador, reflexiona sobre la pequeñez del ser humano en el mundo. Recuerda realidades ominosas. La soledad esencial, el juego social al que obligan las circunstancias y el contexto, los perseguidores, (tal vez una cita la cébre cuento de Cortázar), mentan elementos inquietantes. Paisajes desamparados, escenarios silenciosos con figuras remotas y cualidades insondables son el sello de su lenguaje. * Alicia Haber

I

Critica de arte, Curadora, Consejera del Departamento de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo. Directora del MUVA.

La Ducha / Manual para una práctica secreta. Libro de Artista. 2002

The Other side. UCFFA. Washington, D.C. USA.


17

La Ducha / Manual para una práctica secreta. Libro de Artista. 2002

11.

Las peripecias místicas de un brujo. Emma Sanguinetti

Los años que siguieron a la recuperación democrática fueron buenos para el arte nacional. Una generación de artistas amplia, creativa, diversa y sobre todo libre, se subía a escena y lo hacía bajo los auspicios de la ola de optimismo y confianza que emanaron aquellos de reencuentro. Con gran precisión el Prof. Ángel Kalenberg definía aquel especial momento en su obra “Artes Visuales del Uruguay: de la piedra a la computadora: “Uno de los fenómenos más destacables que hace eclosión en 1986 –coincidiendo a su vez con la restauración de la democracia en Uruguay- es el retorno de los brujos: los pintores, haciendo pintura-pintura y por añadidura representativa y expresiva”. Dentro de este diverso malón de brujos destacaba un joven llamado Javier Bassi (Montevideo, 1964), que pintaba en enormes chapas de metal gestos abstractos de gran lirismo y espiritualidad. En 1996, aquel joven ganó el Premio Paul Cézanne que otorga el gobierno francés, iniciando un trajín internacional de perfeccionamiento que lo llevó a trabajar y exponer en Francia y en Nueva York. Hoy y hasta el 28 de febrero, Javier Bassi expone en la Alianza Francesa Crónica Incierta, una muestra que bajo su propia responsabilidad curatorial exhibe sus trabajos más recientes, vinculándolos con la obra de años anteriores. La visión global que se percibe al ingresar a la sala es potente; un gigantesco tríptico se enmarca sobre el pequeño escenario con que cuenta la sala, para desplegar en sus brazos laterales cuatro obras de grandes dimensiones a su derecha, y dos apaisados con cuatro obras pequeñas a su izquierda.

El espejo - a Andrei Tarkovskii. 2002

Este acertado y prolijísimo montaje crea la atmósfera perfecta para que el gesto que emana de las obras de Bassi provoque un impacto de fuertes estímulos sensoriales. El tríptico central, trabajado en fuertes tonalidades de negro (acrílico, carbonilla y grafo), presenta extensas superficies que lucen veladas transparencias y ajustados efectos lumínicos. Espacios en los que el negro oficia de amo sin caer en tenebrismos, generando desde la abstracción áreas de claridad que marcan la pauta del fino y sutil control que el artista tiene sobre la mancha espontánea. Entre las cuatro obras de grandes dimensiones


18 que lucen en la pared lateral destacan por su fuerza expresiva dos enigmáticos “paisajes”. UNO / disolución de la memoria” y DOS / la barrera del éter En estas dos superficies Bassi desarrolla zonas de tenue claridad en tonalidades de blancos y celestes para las partes superiores y de aguada oscuridad en negros, grises y ocres para las centrales e inferiores; cielos, tierras y profundidades en los que la clave onírica subjetiva y hondamente espiritual, sostiene una estructura ortogonal velada por el gesto del chorreo del pigmento, que fluye como catarata vertical y le marca el paso a las horizontales que se establecen mediante el cambio cromático.

El recuerdo original. Detalle. 2004

Otra de las piezas, “El recuerdo original”, presenta a manera de mosaico 18 de estos alucinados “paisajes” espirituales. Centrándose en la diversidad que le otorga cada una de estas pequeñas individualidades, Bassi construye las piezas de un rompecabezas en el que sugerentes manchas celestes, sensuales trazos azules y corroídos ocres y verdes casi rocosos, componen un abanico de mágicas visiones. Por momentos resulta tentador sumergirse en la búsqueda de imágenes ante el estímulo inconsciente que aflora de la expresividad, más o menos como los niños buscan formas en las juguetonas nubes. Sin embargo, luego de lanzados al juego abstracto, lo anecdótico pierde fuerza para convertirse en un vano intento sin sentido. Las obras apaisadas sobre soporte en tela, cuya producción es del 2002, coordinan a la perfección con estos nuevos trabajos, generándose un enlace en el que es posible encontrar el hilo conductor reflexivo de Bassi. Toda obra plástica nace para ser vista. Sin embargo, en el caso de la pintura abstracta, la experiencia visual se hace imprescindible; más aún cuando el arte actúa –cómo en esta ocasión- en clave de revelación personal. “Crónica incierta” es una muestra que rinde tributo al paso del tiempo, al crecimiento y las intensas búsquedas artísticas que pueblan las etapas creativas de un pintor; fases en las que las conexiones que Bassi crea, presentando obras pasadas con obras actuales, se enredan para parir nuevos caminos pero también para afirmar la vigencia de aquellos otros ya transitados.


19

Think in Blue. 2002


20

12.

*Poética de Espesuras: Los Paisajes del Misterio. Alfredo Torres

Como se suele mal manejar la convención de las palabras, se ha terminado aceptando que algo misterioso es algo complejo, arduo de descifrar. Sin embargo, el misterio nada tiene que ver con cifras, códigos o intrigas. Es el territorio de lo que no se sabe, de lo que nunca podrá saberse, de lo que apenas podrá ser rozado. También, gracias a la banalización del neoclásico, se suele creer que un paisaje es algo épico, esplendorosamente retórico o luminoso. Sin embargo, hasta la visión de un paisaje convencional constituye, siempre, el reflejo subjetivo de quien lo contempla, lo recrea. Por eso, ha sido, esencialmente, una interpretación gestada desde la singular e intransferible intimidad. Quizás por eso, resulta tan difícil traducir la extraña paisajística de Javier Bassi. Explicarla, describirla, intentar ofrecer estrategias racionales de acceso. Precisamente, porque son paisajes acuñados en la geografía del misterio y, por lo mismo, nutridos de intrincadas espesuras. Escenografías silenciosas, ensimismadas en una entrañabilidad que puede sentirse pero no puede, ni acepta, ser entendida. Rechaza ser diseccionada y expulsar, así, toda incertidumbre. Entibiados por una niebla mítica, reclaman un ejercicio contemplativo casi iniciático, guiado por una serena ritualidad. Es decir con mucho de percepción inexplicable, con casi nada de anécdota. Con mucho de deslumbramiento mágico, con casi nada de cómodas instrucciones. Apenas insinuaciones perspectivas y una tenue conciencia de horizonte, de raras lejanías. Estos paisajes no cuentan una historia precisa, invariable. De manera imperceptible, quieren ser escenarios de cualquier probable historia, continuamente cambiante, dócil ante las inflexiones afectivas de cada espectador. Desde su sereno, despojado dramatismo, desde su desvalida lucidez, buscan recordar tanto la epopeya cotidiana de los afectos como la persistente interrogación existencial. *Del diccionario/ Poética: condición, encanto o cualidad capaz de elevar el sentimiento o la imaginación, provocando una emergencia estética y afectiva.

Alfredo Torres

I

Crítico de Arte. Curador de las salas del Goethe Institute de Montevideo.

Volcano, second view of Antonioni. 2004


21

Melding into one great spirit. 2004

Possesed by the water barriage. 2004


22

13.

Dos instalaciones con José Morales (NYC).

1. CONTRA LA PARED

Instalación. Prisma en yeso, micrófono Shure, conectores, trípode, transferencia de diagramas lineales sobre la pared. Dimensiones 32 x 8 metros. 2006

>>> ESPACIO Y FRECUENCIA, LA SENSACIÓN VISUAL DEL SONIDO >>> Curador: Lukas Kühn 1 de septiembre al 15 de octubre de 2006 >> Museo Nacional de Artes Visuales >> STATEMENT >>> El Sonido en asociación con la palabra. La palabra que está por decirse, la palabra dicha, la palabra callada. Un micrófono induce al discurso, al canto, a querer contar algo… a la pared (?). Se altera la secuencia emisión-recepción. Inconexión, no-correspondencia, diálogo absurdo. Vivimos una época de mucho ruido, la comunicación se expande, y como contracara cada vez más cuesta encontrarse con el otro. Nadie dice nada, nadie ve nada, nadie escucha nada.

Detalles. Esquema previo, micrófono Shure, diagramas de conectores ploteados, cables.


23

2.VENTANA

Intervención en las 3 ventanas que vinculan la cafetería del Museo Nacional con el Parque Rodó. Transferencia de 9 partituras ausentes de notas.

14.

Viajes iniciáticos. Gustavo Tavares

Fotografías de Javier Bassi intervenidas. Medios mixtos.

Javier Bassi conoció a Gonzalo Fonseca. Preserva el recuerdo de un intenso encuentro en Nueva York, en 1993. Fonseca comparte sus obsesiones, sus juegos con el lenguaje. Le entrega un par de frases, sugiere el camino… Bassi genera su obra a partir de fotografías de viajes personales a los mismos lugares en que estuvo Fonseca. Egipto, Grecia y muy especialmente Turquía. Superpone visiones, transfiere memorias, construye asociaciones. Hace tangibles escenas soñadas. Al mismo tiempo plantea acertijos, guiños herméticos en forma de claves. Mantiene el secreto. Urgup, Goreme, Zelve, el valle de Soganli, Derinkuyu… también Petra y La Gran Manzana.


24

El camino a la Piedra -in memoriam- a Gonzalo Fonseca. Ensamblaje. Medios mixtos. Dimensiones variables.

En palabras de Bassi: seguí antiguas vías caravaneras, caminé un antiguo río desecado… fotografié en la retina de mis ojos y nuevamente aprendí. Mis curiosidades se mantienen en aumento… Javier Bassi evoca a Fonseca desde su propia vivencia. Desde las marcas que dejan aquellos seres importantes que nos toca conocer y que imprimen, en pocos instantes, su huella para siempre en nuestra memoria.

31 Fotografías en blanco y negro intervenidas con diagramas, dibujos lineales y textos. 2008


25

Face by organics series. Fotografia. 2002

15.

Con el artista plástico Javier Bassi. Melisa Machado

Pasajero en tránsito A unos cuarenta y cinco minutos del centro de la ciudad, se encuentra el taller de Javier Bassi (Montevideo, 1964). Para llegar hasta allí es necesario cruzar un puente y unas antiguas vías de tren hasta arribar a un portón de malla donde ningún cartel, ni ninguna luz, advierte que ése es el destino. Lo que se ve desde el portón es un terreno casi baldío con árboles, plantas y flores silvestres. Al fondo unas puertas corredizas de pesada madera que el dueño del lugar entreabrirá cuando se le anuncie por sms o de alguna otra forma, que alguien ha arribado. Desde la vereda, se ve a Bassi avanzar sonriendo, cortésmente, con las llaves en la mano. Es un hombre delgado, más bien alto, con el pelo ahora entrecano, cortado en forma asimétrica –unos mechones le caen sobre los ojos y otros se le escapan del cuello de la remera, a la altura de la nuca-. Tiene algo de estudiado descuido al mismo tiempo que parece un caballero inglés. Al ingresar en el amplio loft, el visitante se siente envuelto en una atmósfera cuidada, tranquila y al mismo tiempo intensa. La música suena tenue pero imperiosa, el espacio y el tiempo se diluyen, no se sabe si es de día o de noche y se vislumbra una serie de objetos que conforman algo así como un caos ordenado y azaroso. "Bienvenida", dice el hombre y ofrece colgar el abrigo. Camina unos pasos más allá donde una serie de camperas y buzos cuelgan prolijamente de una viga. Mientras lo hace ofrece té, café o mate. Aunque estamos en primavera, hacia el sur se ve una salamandra encendida y sobre ella una caldera con agua humeante. A su lado una simple y limpia pileta con su mesada. Sobre ésta, varios utensilios para cocinar. Al centro, un pequeño bastidor blanco que anuncia infinitas posibilidades. Tiene una breve inscripción: "A Miguela" (su mujer, desde hace 15 años). Acordamos tomar mate y comienza el ritual de la preparación. Bassi coloca todo lo necesario sobre la mesada y deja el asunto en manos de la visita. Por su parte, se interna en algún recoveco de su taller y comienza a seleccionar varios cuadros que irá colgando en la única pared blanca y vacía que allí se ve. Hay más de 500 obras y resulta evidente que no bastará una sola vez para apreciar su prolífica producción. El espacio de unos 300 metros cuadrados está salpicado de mesas, maderas y cuadros apilados, libros, catálogos, discos, estanterías y anaqueles. Al fondo, una pared de piedra y una cruz de metal. Todo está estratégicamente iluminado como si se tratara de una gran instalación. En los rincones más inesperados pequeñas esculturas sorprenden al visitante. La entrevista ha comenzado.

Atelier Alraune. Rèzé, Francia. 1997

J.M.Studio. Manhattan, New York. 1998

J.B. Studio. Montevideo. 2008


26

Hace cinco años que Javier Bassi trabaja en este taller de la calle Luis Battle Berres. "Estoy muy orgulloso de este sitio, de sus características, incluso de sus posibilidades de transformación. Por primera vez considero que la obra encontró un contenedor perfecto. Siempre quise quedarme en un lugar guarecido. Mi lugar. El que reconozco como propio. Quizás esté aprendiendo a regenerarlo. He tenido otros talleres. En noviembre de 1995, apenas a unos cuatro o cinco meses de haberme instalado, sentí misteriosamente que tenía que mudarme. Ya había producido lo que tenía que producir ahí, el lugar debía oxigenarse y yo debía recorrer otros sitios, buscar esa fuerza que me permitiera recomenzar con tantas ganas como lo había hecho. Ya conocía algunos antecedentes de esa inquietud: había abandonado el taller de la calle Pieri, luego de haber aprendido allí que para ser y llamarse pintor había que pintar todavía mucho más, en el garaje de la calle Escardó había conocido los primeros puntos altos de los 90 (Primer Premio en la VI Muestra Nacional de Plásticos Jóvenes, Primer Premio en el Salón Municipal, exposiciones en Francia y México). También recuerdo el taller de Médanos y su fuerte contacto con la naturaleza y otros como el de 19 de Abril en el que preparé mi primer envío a una bienal internacional. Me recuerdo en esa inquietud, tendiendo esa sensación de estar de paso, entonces me observo mirar lugares y rincones como queriendo fotografiarlos con mi mente. Veo en ese momento recuerdos de mañana, sabiendo que voy a emigrar. Siento que estoy en constante transición. Eso me genera un sentimiento positivo: supone evolución, crecimiento pero trae consigo un sentimiento sino negativo al menos inquietante. Ese viaje consume mucha energía con niveles de intensidad muy altos y la sensación de que nunca se arriba por mucho tiempo a ningún lado. Soy un pasajero en tránsito, por momentos en desérticos aeropuertos".

Wolf. Proyecto de Intervención urbana.

Prix Paul Cézanne. Blasones Negros en Paris. 1996.

Intervención con textos y pinturas Foko. Punta Carretas Shopping. 2006

A sus 43 años, y desde hace ya mucho tiempo, se reconoce como un artista reflexivo, casi ensimismado. Un hombre atareado en sí mismo, no por una suerte de reconcentrado egocentrismo sino por un pulso interior que lo lleva a buscar en el arte un espejo de sí mismo y de la sociedad que le ha tocado vivir. Una búsqueda que lo lleva a indagar aún más allá de sus emociones cotidianas y de las circunstancias de ser uruguayo, latinoamericano y occidental. De ahí sus


27 pinturas que despiertan una memoria atávica e introducen al espectador en una suerte de nebulosa que, bien mirada, se convierte en una puerta hacia otros sitios. Una tela de Bassi es eso que se ve y es algo más: una suerte de pasaje hacia un tiempo remoto o hacia un tiempo futuro. "La pintura es el mayor de los espejos, un espacio válido de búsqueda, un testimonio de mis dudas, de mis deseos y de mis estados de asombro. Hacer arte es una vocación impetuosa, es trabajar buscando respuestas de manera significativa". Restablecer el centro. Reconoce su obsesión por ordenar el espacio que habita y el que pinta. "Es una necesidad que existe en todos lados y a niveles muy distintos. Necesito el orden exteriormente y eso se traduce en mi manera de operar. El orden preciso genera un llamado de atención. Elementos simples ordenados de manera rigurosa adquieren una extraña significación. Hablan de una lógica cierta, probablemente exacta. Este aspecto fascinante se encuentra también en la locura, en los niveles máximos de enajenación. Tengo el recuerdo de una mujer marginal que ordenaba obsesivamente pequeños papeles, envases vacíos, lo que el resto desechaba. Lo hacía en los pretiles monótonos de un edificio que adquirían entonces una relevancia muy distinta. Eran intervenciones alienadas, propias de un ser distinto. Personalmente también necesito de ese orden interior para restablecer mi centro. La práctica del arte tiene esa increíble y primordial capacidad: la de regenerar a través del acto. Esto me recuerda también las palabras de Bill Viola (Videoartista, New York,1951, contemporáneo de Nam June Paik) cuando dice que el artista necesita tener una visión en solitario y en soledad. Así ha sido tradicionalmente, en otros contextos donde se utiliza la separación (y al mismo tiempo el apoyo) del grupo para obtener una visión. Así es el vuelo del chamán fuera de su cuerpo o el aislamiento del eremita en su celda". Bassi asegura que cuando entra en su taller su interior se expande. "El nuevo límite ya no es el contorno de mi cuerpo. Todo lo que contiene ese espacio posee mi lógica, advierto con precisión los niveles de intensidad de cada objeto, el volumen de información. Lo ordeno, lo dispongo. Es una gran instalación, un work in progress permanente. Invierto mucho tiempo en eso y quizás no todos entiendan esa necesidad. Brancusi (Constantin Brancusi escultor abstracto rumano, 1876-1957) tenía un sentimiento similar hacia su espacio al punto en que cuando una obra abandonaba su taller la reemplazaba por otra en yeso. Comparto esa espiritualización, ese rito".

Crónica Incierta. 2005

Salle des Petits Murs. Nantes. 1998

52 Salón Nacional. MNAV. 2006

Un artista independiente La obra de Bassi incluye instalaciones, intervenciones urbanas, libros de artista, objetos, pequeñas y medianas esculturas, grabados... Pero sobre todo pinturas. En 1976, estudió dibujo con Pierre Fossey y pintura con Pepe Montes. Parte de su formación incluye haber estudiado Arquitectura en Montevideo, hasta quinto año, así como viajar por México, Estados Unidos, Europa y el norte de Africa. En 1996, recibió el Prix Paul Cézanne y trabajó en el atelier Alraune, asistido por el Musée des Beaux Arts de Nantes, Francia. Dos años después se trasladó a New York donde desarrolló una serie de pinturas y objetos monumentales, en el José Morales Studio de Manhattan. Estuvo allí trabajando nuevamente, en 2000 y 2004. Desde entonces vive y trabaja en Montevideo, viaja alternadamente en forma más breve y siempre se consideró un artista independiente. "Me formé y actúo de manera independiente. No crecí bajo la protección de ninguno de los talleres habituales, ni conocí directamente a artistas o críticos en los inicios. Siento una fascinación profunda hacia el hecho artístico en sí pero mi curiosidad disminuye ante el mundo que se traza en torno al arte. Hago arte desde siempre. No quisiera ser malinterpretado pero por momentos siento que nací artista, lógicamente incompetente en los inicios. No respondo de manera consciente a tendencias del momento, ni a lógicas del mercado, pero en esa supuesta independencia anida un mandato muy fuerte, un sentido exacerbado que no podré precisar a qué o a quién responde". Afirma que si es posible la existencia de una fórmula que asegure que una persona pueda llegar a ser un buen artista, ésta debe reunir "dosis máximas de talento, rigor, trabajo y mucha conexión". Cuando se le re-pregunta qué quiere decir con "mucha conexión" contesta que no quiere ni puede explicarlo, de la misma manera en que se niega a "explicar" nada que tenga que ver con los procesos de creación de su propia obra: "Comúnmente se me pide que haga traducciones de lo que hago. Ofrezco toda mi obra para que sea vista, analizada. No guardo nada pero parece que no alcanza. Se me pide que lo cuente de la manera más simple, más evidente. Eso es acortar el camino. Es otro viaje infinitamente distinto, infinitamente peor. Si lo que se pretende es comprar un round trip que lleve y traiga al espectador de la manera más rápida y menos comprometida posible, mi obligación es no vender tal cosa. Esta negación es parte de mi


28 lucha contra la inmediatez, contra la ansiedad contemporánea". Es un artista y una persona reservada. "Tengo un sentido de la intimidad exacerbado o no me interesa abordar determinados registros de interioridad a nivel masivo. Me protejo incluso de no estar expuesto en términos de imagen. No siento la fascinación que sienten otros frente a las masas. Aunque siempre habrá una ecuación compleja entre artistas y comunidad, es decir el artista hace de una visión privada, un hecho público y esas obras son vistas por el público de manera igualmente privada. Estamos siempre ante el dominio de lo interno, aunque parezca ambivalente inicialmente". Cuando alguien intenta encontrar rastros de su vida cotidiana o de su emocionalidad en sus creaciones, replica que su obra "está al servicio de una historia mayor. Quizás mi afirmación suene pretenciosa al mismo tiempo que encierra una visión de menosprecio a la cotidianeidad individual –incluso a la felicidad personal-, a favor de otra más global, más espiritual, si se quiere, probablemente menos anecdótica. Mi obra supone una trasmutación de mis emociones y responde a procesos más largos, bastante más complejos. Esto quiero decir cuando afirmo que lo que se ve no es una reacción directa de mi emotividad reciente".

Tinctur. Salle des Petits Murs. Nantes, Francia. 1997

Work in progress. Atrio de la Intendencia. 2000

Haz. Instalación y performance. Radisson. 2002

Poesía visual Se podría decir que las imágenes de Bassi están profundamente emparentadas con la morosidad y el afán de trascendencia de Andrei Tarkovsky, el realizador cinematográfico o con la grandiosidad y la épica intimista -y al mismo tiempo arquetípica- de Akira Kurosawa. Que sin dudas mantiene un diálogo con el Goya más oscuro. O con el mero dramatismo de Sófocles o Verdi, como dijo alguien. Lo cierto es que la obra de Bassi posee una enorme capacidad de ensueño, una rara cualidad poética de envolver sutilmente al que observa sus pinturas u objetos y conducirlo lentamente a un mundo que siempre mantiene algo oculto y que funciona con sus propias leyes, a pesar de que se alimenta de varias vertientes del arte. "Pienso el arte en términos globales", afirma. "En algunos de mis trabajos aparecen palabras o pequeños textos pero siempre subordinados a lo que escribieron otros y en total dependencia con mi obra visual. Me interesan más que nada como una forma de memoria y funcionan por asociación. Por otro lado creo que la poesía no se encuentra solamente en la literatura sino también en la imagen. Del mismo modo me interesan los recorridos y vínculos entre imágenes de manera cinematográfica". Espacios ambiguos interiores y exteriores, cajas como jaulas, signos abiertos, palabras, abstracciones, personajes mayormente zoomórficos, paisajes desolados, imágenes imprecisas u oníricas, cuidadas instalaciones.

Stalker - a Daniel Bosch. 2007

Up side down. 2007


29

El regreso de los Brujos I Técnica mixta sobre papeles de avisos clasificados entelados I 200 x 160cm. I 2009

En todas ellas, Bassi deja su impronta intensa y dramática, su aire de monje retirado y al mismo tiempo hedonista. Capaz de impactar con uno o dos trazos precisos o de sumergir al otro, lentamente, en su lacónica y sin embargo sugerente y pictórica pared de agua, el artista persigue una conexión más vasta. Un regreso a la fuente. Una suerte de liturgia personal donde se reencuentra con su animal perdido. "El animal incluye lo humano. No hay sofisticación válida si se abandonan determinados rasgos que están presentes en nuestro estado más primario. Si eso ocurre el cuerpo se nos enfría. Necesariamente hay que vincularse con los nuevos medios, pero hay que saber distinguir cuándo sigue siendo mejor ensuciarse las manos. La contemporaneidad de una imagen no es dominio de lo técnico, sino de la propia imagen. La tecnología no podrá ganarle el control al sueño. Por momentos siento que el animal en mí sigue intacto. Está en mi sentir, en mi emotividad, en mi asombro por el fuego, en la excitación ante la belleza en su estado más puro, en el sentimiento de protección y acecho ante los bosques, en mi asombro e incomprensión ante la vida o ante la intuición aguda cuando siento que no debo ir en determinada dirección. Traducido a mi obra quizás quiera decir que se construye desde un lugar secreto. Algunos son aspectos primarios que se vuelven efectivos cuanto más se han transitado. Aparece quizás ahí lo sofisticado y la certeza de la incertidumbre". La obra de Bassi cabalga entre lo primordial y la sofisticación. "Sofisticación supone desarrollo, es un aspecto evolutivo que sin embargo mantiene sus puntos de contacto con lo primitivo. Es lo depurado de una técnica de caza, la eficacia para permanecer, la posibilidad de golpear contundentemente o de ordenar la manada". El orden dentro del caos. Lo animal en lo humano. La sutileza en lo grotesco. Lo simple en lo grandioso. La luz en la oscuridad. Melisa Machado Periodista Cultural del semanario Búsqueda.


30

No solo el paraíso está en el cielo. 2007

Nichos de Mercado I Técnica mixta sobre papeles de avisos clasificados entelados I 200 x 160cm. I 2009


31

Ice-cream memory I TĂŠcnica mixta sobre papeles de avisos clasificados entelados I 130 x 200 cm. dĂ­ptico. I 2010


32 . .

La derecha, la izquierda. 2007

16.

CURRÍCULUM VITAE

JAVIER BASSI nace en Montevideo, Uruguay. 1964. Comienza estudios de dibujo con Pierre Fossey en 1976. En 1984 estudia pintura con Pepe Montes, y asiste a la Facultad de Arquitectura y Urbanismo hasta 5ºaño. En 1993 viaja a México, EE.UU., Europa y el Norte de Africa, y es becado por el “United States Program” en New York y Boston. En 1996 recibe el Prix Paul Cézanne del Ministère des Affaires Etrangères y trabaja en el Atelier Alraune, asistido por el Musée des Beaux Arts de Nantes, Francia. En 1998 se traslada a Nueva York y realiza “New York Series” pinturas y objetos monumentales en el J.M.Studio, en Manhattan, lugar a dónde regresa en el 2000 y 2004. Participa en diversos workshops en Holanda, Francia, Estados Unidos, Ecuador y Uruguay. Participa desde 1990 en más de 90 exposiciones en Uruguay, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, México, Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos, Canadá, España, Alemania y Francia. Fue invitado a representar a Uruguay en la “V Bienal Internacional de Pintura de Cuenca” (Ecuador, 1996), en la “I Bienal de Artes Visuales del Mercosur”, (Brasil, 1997) y en la “VII Bienal de la Habana”, (Cuba, 2000). Obtuvo entre otras distinciones el Primer Premio en la “VI Muestra Nacional de Plásticos Jóvenes” (1994), Primer Premio "Prix Paul Cézanne" (1996), Gran Premio en el "Salón de Pintura Centenario del Banco de la República Oriental del Uruguay" (1996). Primer Premio en el "Salón Nacional Ministerio de Relaciones Exteriores" (1997), Primer Premio en el "Salón Municipal de Artes Plásticas y Visuales (1998), Gran Premio Royal Talens en el "Primer Salón Bienal de Arte de Mosca" (1999), Gran Premio “El Azahar” en la “VIII Bienal de Primavera de Salto” (2000) y Primer Premio Ministerio de Relaciones Exteriores en el “50 Salón Nacional de Artes Visuales” (2002). Desarrolla su obra en pinturas, instalaciones, objetos, intervenciones urbanas, grabados, libros de artista, textos, acciones y diversos proyectos en Artes Visuales.


33

JB ARTStudio: Luis Battle Berres 3968. Montevideo, Uruguay.

EXPOSICIONES INDIVIDUALES I SOLO EXHIBITIONS 1992 Guardianes de Zobeida. Galería del Notariado. Montevideo, Uruguay. 1993 Muhkuh. Instalación con desechos orgánicos. Chen Cho Mac. Mexico. 1995 Tinieblas Primordiales. Museo y Archivo Histórico Municipal. Cabildo de Montevideo, Uruguay. 1997 The Way. Colección Engelman Ost. Montevideo, Uruguay. La exposición imposible. MUVA. http// www.diarioelpais.com/muva. Exposición permanente. 1998 Tinctur. Espace Place des Petits Murs. Nantes, Francia. 1999 obra reciente. Galería del Paseo. Montevideo. Uruguay. "6 para L". Centro Cultural de la Ciudad. Manzana de la Rivera. Asunción, Paraguay. 2002 “It might be dangerous out/inside”. Intervención para el Concierto de Bill Brudford & Earthworks. Keep Walking Jazz Tour 2002. Radisson Victoria Plaza Hotel. Uruguay. 2004 Cartografía emocional. Cipriani Lido y Atrio del Casino Cipriani. Punta del Este, Uruguay. The Other Side. Uruguay Cultural Foundation for the Arts. Washington, D.C. USA. 2005 Crónica Incierta. Centre Culturel Alliance Francaise. Montevideo, Uruguay. Pinturas y objetos inéditos 1999-2002. Galería de las Estrellas. La Barra, Uruguay. 2006 Think in Blue. AyD. Montevideo, Uruguay. Javier Bassi. Pinturas y Objetos. GTL Art Gallery. Punta del Este, Uruguay. 2009 El ascenso al éter. Bar Tabaré. Montevideo, Uruguay. 2011 Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay.


34

EXPOSICIONES COLECTIVAS SELECCIONADAS I SELECTIVE COLLECTIVE EXHIBITIONS 1990 Premio Paul Cézanne. Museo Nacional de Artes Plásticas y Visuales". 1991 V Muestra Nacional de Plásticos Jóvenes. Salón Municipal de Exposiciones. Subte. 1992 Segunda Bienal de Artes Plásticas. Automóvil Club del Uruguay. Premio V Centenario de Expresión Plástica. ICI. Museo y Archivo Histórico Municipal - Cabildo. 1994 Enough. Museos del Gaucho y de la Moneda. VI Muestra Nacional de Plásticos Jóvenes. Salón Municipal de Exposiciones. Subte. Noün. Instalación."Segundo Salón Bienal Municipal". Salón Municipal de Exposiciones. 1995 Premio United Airlines para Arte Joven del Uruguay. Museo de Arte Americano de Maldonado. 12 Finalistas del Premio Fundación Banco Pan de Azúcar para Artistas Plásticos. Galería Latina. 1996 V Bienal Internacional de Pintura de Cuenca. Museo de la Medicina. Cuenca, Ecuador. Premio United Airlines para Arte Joven del Uruguay. Museo de Arte Americano de Maldonado. Premio Paul Cézanne. Embajada de Francia. Colección Engelman-Ost. Salón Nacional de Pintura del BROU. Museos del Gaucho y de la Moneda. 1997 Ofrenda de Muertos. Embajada de México. Museo de Arte Precolombino y Colonial. Montevideo. Salón Nacional Ministerio de Relaciones Exteriores. Sala Pedro Figari. Palacio Santos. Montevideo. Premio United Airlines para Arte Joven del Uruguay. Museo de Arte Americano de Maldonado. Pintores uruguayos contemporáneos. Cabildo de Montevideo, Uruguay. I Bienal de Artes Visuales del Mercosur. DC Navegantes. Porto Alegre, Brasil. Vírgenes y Santas. Galería del Paseo. Montevideo, Uruguay. Pintura Uruguaya Contemporánea. Fundación Simón Patiño. La Paz, Bolivia. Arte Uruguayo Contemporáneo. Casa de la Cultura Otero Reiche. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Pequeños retratos. Galería del Paseo de la Matriz. Montevideo, Uruguay. 16 Artistas desencajados. Galería del Paseo de la Matriz. Montevideo, Uruguay. 1998 Salón de Acuarela, Dibujo y Grabado del BROU. Museos del Gaucho y de la Moneda. Montevideo, Uruguay. VII Bienal de Primavera. Artes Plásticas y Visuales. Mercado 18 de Julio. Salto, Uruguay. Salón Municipal de Artes Plásticas. Centro Municipal de Exposiciones. Montevideo, Uruguay. 1999 Cinco artistas uruguayos. Atrio de la Intendencia Municipal de Montevideo. Premio de Grabado Leopoldo Fernández. Espacio cultural La Spezia. Montevideo, Uruguay. Primer Salón Bienal de Arte Joven de Mosca S.A. MAC. Museo de Arte Contemporáneo. Montevideo, Uruguay. Puntos de Vista. Mariela Gonzalez Lerena. Galería de Arte. Montevideo, Uruguay. Arte Actual. Espacio Cultural El Sótano. Montevideo, Uruguay. Feria de Arte del Sur. Sheraton Montevideo Hotel. Montevideo, Uruguay. Máscaras menos caras. del Paseo. Sala de Arte. Montevideo, Uruguay. Arte Iberoamericano. Galería de la Cancillería. Ottawa, Canadá. Galería de Arte Contemporáneo Latinoamericano. Punta del Este. Los Biombos de..... del Paseo. Sala de Arte. Montevideo, Uruguay. Exposición de Artes Plásticas en los 150 años de la Universidad de la República. ENBA. Subsuelo de la Facultad de Derecho. 2000 "The Graphic Portfolios of the Société Imaginaire". Edición de la Batuz FoundationSachsen. Altzella, Alemania. The Corcoran College of Art and Design. Washington, DC. USA. "Ropa interior". Intervención urbana. Junta departamental. 5ta edición del Día del Patrimonio. Montevideo. 8va. Bienal de Primavera. Mercado 18 de Julio. Salto, Uruguay. Bassi, Escardó, Fló, Sandleris. Mariela Gonzalez Lerena. Galería de Arte. La Barra, Maldonado. 2001 Muestra de Pintura Concurso 2000. Banco Hipotecario del Uruguay. Montevideo, Uruguay. Arte Uruguayo Contemporáneo. Centro Cultural Recoleta. Buenos Aires, Argentina. VII Bienal de la Habana. Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam. La Habana, Cuba.


35 49 Salón Nacional de Artes Visuales. Instalación. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Homenaje a Kurosawa. Instalación. Salón Municipal de Exposiciones. Montevideo, Uruguay. Uruguay Cultural Foundation for the Arts. Itinerante: Santo Domingo, Puerto Rico, Atlanta, Chicago, USA. Segundo Anual de Arte Something Special. Molino de Perez. Montevideo,Uruguay. Primeira Mostra Itinerante de Pintura Uruguaya Contemporánea no Brasil. Porto Alegre, Río de Janeiro, Salvador, Sao Paulo, Brasilia, Brasil. 90 Aniversario del MNAV. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Ganadores de los Premios Something Special. Centro Cultural de la Paloma. Rocha, Uruguay. 2002 Proyecto Biblioteca. Galería Lezlan Keplost. Montevideo, Uruguay. Uruguay Cultural Foundation of the Arts. Embajada de Uruguay en Washington, DC. USA. 50 Salón Nacional de Artes Visuales. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Proyecto Interacidade. FUNALFA. Juiz da Mora. Minas Gerais, San Pablo, Porto Alegre, Brasil. 2003 Barea, Bassi, Legrand, Paz. AyD. Montevideo. Salón Municipal de Artes Visuales. Centro Municipal de Exposiciones. Montevideo. 2004 51 Salón Nacional de Artes Visuales. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Memorias del Inconsciente. La casa de AyD. Montevideo, Uruguay. 2006 Absorciones. Centro Cultural MEC. Montevideo, Uruguay. Espacio y Frecuencia. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Selections from the IDB Art Bank. Inter-American Development Bank Center Gallery. Washington, D.C. USA. Foko. Punta Carretas Shopping. Montevideo, Uruguay. 2007 Desde la Galería. Arte Uruguayo en Tejería Loppacher. GTL Art Gallery. Punta del Este, Uruguay. 52 Salón Nacional de Artes Visuales. María Freire. Casa de la Cultura, Maldonado. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Del Paseo. Arte Contemporáneo. Montevideo, Uruguay. Nuevas Vías de Acceso II. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. 2008 Yoo Punta del Este. Art District. Punta del Este, Uruguay. Uruguay. Muestras Itinerantes del MEC. 24 Exposiciones en los 19 departamentos. Uruguay. Una sombra en el arte Uruguayo. Homenaje a Gonzalo Fonseca. Centro Municipal de Exposiciones. Montevideo, Uruguay. Latin Views 2008. Alexey von Schilippe Gallery of Art. Branford House Mansion. Groton, Connecticut, USA. Encuentro Internacional de Poesía Experimental. Performance colectivo jàm. Plataforma. Centro MEC. Montevideo, Uruguay. Borde Sur. Sala Pedro Figari. Palacio Santos. Montevideo, Uruguay. 2009 Borde Sur. Centro de Artesanía y Diseño. Capela Santa María. Lugo, España. Itinerancia: Santiago de Compostella, Vigo, Ferrol, Ourense, Madrid, Barcelona, España. Berlín, Alemania, Paris, Francia, Nueva York, USA. Uruguay. Subte Municipal de Exposiciones. Montevideo, Uruguay. 2010 Um libro sobre a morte. MuBE. Museu Brasileiro da Escultura. Sao Paulo, Brasil. Borde Sur. ExpoCoruña 2010. Galicia, España. ETNIA expo. Feria de Arte Latinoamericano. Bruselas, Bélgica. Fluxhibition #4-A. Fluxmuseum in a Brief Case at Stendhal Gallery. Selected works from Fluxhinition #2, #3 and #4. New York, New York. USA. Fluxhibition #4-B. Fluxmuseum in a Museum Box at Nüart Gallery. Santa Fe, New Mexico. USA. Biennale del libro de artista. Palazzo Merolla. Marano di Napoli. Italia. Rochester Contemporary Art Center. Rochester, New York. USA. International Fluxhibition #4. Fort Worth Community Arts Center. Fort Worth, Texas. USA. A Book about Death. Fort Worth Community Arts Center. Fort Worth, Texas. USA. Primer Concurso Nacional de Artes Visuales 20º Aniversario de Zonamérica. Uruguay. Delitos de Arte. EAC. Espacio de Arte Contemporáneo. Montevideo. Uruguay. 2011 Toy Art International Exhibition. MuBE. Museu Brasileiro da Escultura. Sao Paulo, Brasil. The Sketchbook Project. 2011 Tour. Brooklyn Art Library, Brooklyn, New York, Austin Museum of Art. Austin, Texas, Space Gallery. Portland, ME; The Granite Room, Atlanta, GA; Chicago, Il; Form/Space Atelier. Seattle, Washington; 111 Minna Gallery. San Francisco, CA. USA.


36

EXPOSICIONES INTERNACIONALES DE ARTE CORREO I INTERNATIONAL MAILART EXHIBITIONS 2010 SAL Art Gallery. Brookville, New York. USA. The 3th. International SpanishFlu Mail Art Biennale. The SpanishFlu NetJournal of Art. Auttumn issue. VI Encuentro de Artistas Contemporáneos. Pontedera. Pisa. Italia. Galería de Arte Palermo H. Buenos Aires. Argentina. Studio J. Victoria, BC. Slide Room Gallery. Vancouver Island School of Art. Victoria, BC, Canadá. Centrum Kultury Zamek. Wroclaw. Poland. Museum of Contemporary Art St. Louis. Fluxus St. Louis / Artfarm. USA. Centro Galego de Arte Contemporánea. CGAC. Santiago de Compostela. España. Armory Center for the Arts. Caldwell Gallery. Pasadena, California. USA. Gallery KG52. Estocolmo. Suecia. 1st. South Russia Biennale of Contemporary Art. Rostov en Don. Russia. Traian Demetrescu Cultural House. Medieval House Gallery. Craiova, Rumania. Festival de Artes Visuais da Paraíba. Brasil. Officina delle Immagini. Roma, Italia. Médiathèque de Pléguien, Centre des Congrès. Saint-Quay Portrieux. Francia. Dózsa György Cultural Centre. Mill Gallery. Nyíracsád. Hungría. Wendell Free Library. Wendell, Massachusetts. Baystate Franklin Medical Center. Greenfield, Massachusetts. USA. Stadtmuseum Weilheim. Alemania. 1era Muestra Latinoamericana y del Caribe de Arte Correo & Poesía Visual en Puerto Rico. Puerto Rico.

OBRAS EN COLECCIONES DE ARTECORREO I WORKS ON MAILART COLLECTIONS Marcelland International ArtCollection. Judith A. Hoffberg Archive. Santa Barbara, USA. Officina delle Immagini, Roma, Italia. Colección del Archivo Caribeño de Arte Correo y Poesía Visual. Puerto Rico. Fluxus St Louis. USA. MuBE. Museu Brasileiro da Escultura. San Pablo, Brasil.

PREMIOS Y DISTINCIONES I HONORS AND AWARDS Primer Premio -adquisición- en la "VI Muestra Nacional de Plásticos Jóvenes". 1994 Mención de Honor en el "Premio United Airlines para Arte Joven del Uruguay". 1995 Finalista del “Premio Fundación Banco Pan de Azúcar para Artistas Plásticos”. 1995 Mención Especial en el "Premio United Airlines para Arte Joven del Uruguay". 1996 Primer Premio ex aequo "Prix Paul Cézanne". 1996 Gran Premio -adquisición- y Mención de Honor en el "Salón de Pintura Centenario del BROU". 1996 Es invitado a inaugurar junto a Pedro Figari el MUVA, con una exposición individual permanente. Museo Virtual para las Artes del diario El País. http//diarioelpais.com/muva 1997 Primer Premio -adquisición- "Salón Nacional Ministerio de Relaciones Exteriores". 1997 Premio UTE -adquisición- "VII Bienal de Primavera de Salto. Artes Plásticas Visuales". 1998 Premio Especial -adquisición- "Salón de Dibujo, Grabado y Acuarela del BROU". 1998 Primer Premio -adquisición- "Salón Municipal de Artes Plásticas y Visuales". 1998 Primer Gran Premio Royal Talens -adquisición- "Primer Salón Bienal de Arte Joven de Mosca S.A." 1999 Gran Premio -adquisición -“VIII Bienal de Primavera de Salto- Artes Plásticas y Visuales”. 2000 Tercer Premio -adquisición- Segundo Anual de Arte “Whisky Something Special”. Molino de Pérez. 2001 Primer Premio Ministerio de Relaciones Exteriores -adquisición- “50 Salón Nacional de Artes Visuales”. MNAV. 2002 Mención Especial "Salón Municipal de Artes Plásticas y Visuales". 2003 Mención Especial "Concurso de Pintura 60º Aniversario de ISUSA". 2007 Niveau Award of the Biennale "The 3th. International SpanishFlu Mail Art Biennale". Hungría. 2010


37

OBRAS EN EDIFICIOS PÚBLICOS I WORKS ON PUBLIC BUILDINGS Instala dos obras de la serie "Blasones negros" 8 x 3,45 mts. y 8 x 2,14 mts. (proyecto de intervención urbana "Prix Paul Cézanne") INJU. Instituto Nacional de la Juventud. 1997 Pinta ante el público un mural de 8 x 3,70 mts. durante "Déjalo ser, déjame ser". 50 Aniversario de los Derechos Humanos. Atrio de la Intendencia Municipal de Montevideo. 1998 Foyer del teatro del Ministerio de Relaciones Exteriores. 2002

OBRAS EN COLECCIONES PÚBLICAS O PRIVADAS I WORKS IN PRIVATE OR PUBLIC COLLECTIONS Kutferstichkabinett Museum, Dresden, Alemania. Batuz foundation Sachsen. Altzella, Alemania. Library of the National Gallery of Washington, USA. Colección institucional del InterAmerican Bank of Developing. BID. Washington D.C. USA. Museo Nacional de Artes Visuales. Montevideo, Uruguay. Museo Juan Manuel Blanes. Montevideo, Uruguay. Museos del Gaucho y de la Moneda. Montevideo, Uruguay. Museo de Bellas Artes y Artes Decorativas de Salto, Uruguay. Colección Adolfo Maslach. Caracas, Venezuela. Colección Rea & Gisbert. Bethesda, USA. Colección Engelman-Ost. Montevideo, Uruguay. Colección Benoit. Montevideo, Uruguay. Ministerio de Educación y Cultura. Ministerio de Relaciones Exteriores. Embajada de Uruguay en Otawa, Canadá. Embajada de Uruguay en Paris, Francia. Banco de la República Oriental del Uruguay. UTE. Salto, Uruguay. Seagram del Uruguay. Bank von Ernst. Montevideo Refrescos. S.A. Bodegas Joanicó. En particulares en Francia, Alemania, Italia, España, Bélgica, Islas Canarias, Estados Unidos, Canadá, Ecuador, Paraguay, Argentina y Uruguay.


38

17.

BIBLIOGRAFÍA SELECCIONADA

Bassi. Persiguiendo imágenes. Revista AyD Nº 211.Rosina Sapriza. Octubre 2010. Con el artista plástico Javier Bassi. Pasajero en Tránsito. Revista Dossier Nº 17. Melisa Machado. Noviembre-Diciembre 2009. Dos incitantes décadas. 20 años de cultura uruguaya. Especial número 1000. Alicia Haber. El País Cultural. Enero 2009 El pensamiento creador Juan Mastromatteo. Rebecca Linke Editoras. Setiembre 2008.. El Espejo. Jorge Abbondanza. Arte y Diseño Nº167. Enero 2007 Constructivos y un gran Artista. Se inauguró la muestra Resonancias constructivas y mantiene al notable Javier Bassi. Jorge Abbondanza. El País. 1/06 La Galería Tejería Loppacher programa exposiciones de gran valor artístico. Jorge Abbondanza. 26/12/05 Los misterios acuosos en obras de Javier Bassi. Alicia Haber. El País. 19/12/05. Enigma, pintura y algo más. Pablo Thiago Rocca. Brecha. 09/12/05 Las peripecias místicas de un Brujo. Emma Sanguinetti. Búsqueda. 01/12/05 Javier Bassi: Lejanías interiores. Nelson di Maggio. La República. 28/11/05 Los paisajes de la soledad en negros, ocres y grises. Alicia Haber. El País 20/01/05 Obras y objetos inéditos de Javier Bassi se exhiben en Galería de las Estrellas. Marcel Daset. La Mañana. 19/01/05 Los desoladores paisajes de un joven maestro. Jorge Abbondanza. El País. 09/01/05 Imperdible exhibición de 2 artistas contemporáneos uruguayos de destacada trayectoria. La Nación USA. 22 al 28de Julio 2004 En busca de una cartografía personal. Alicia Haber. El País. 08/02/04 Javier Bassi. Ensimismado, obsesivo, pasional. El Artista en su laberinto. Diego Flores. AyD. 2002 Javier Bassi: Perder la vida pintando. Arte y Diseño Nº 116. Octubre 2002 Artistas plásticos con mayor proyección según los expertos. Las firmas del futuro. Búsqueda. Alina Dieste. 15/08/02 Nuevo Diccionario de la Cultura Uruguaya. Miguel Angel Campodónico. Editorial Linardi y Risso. Uruguay. Mayo 2002 Arte en el Uruguay de la Piedra a la Computadora. Tomo 2. Angel Kalenberg. Mosca, Uruguay. Noviembre 01 Javier Bassi: el arte tiene un poder gigantesco. Gabriel Otero. Martes de la Costa. Semanario Nº12. 16/10/01 Gran Enciclopedia del Uruguay. Pág. 154. Editorial Sol 90. Barcelona. España. Junio 01 Bienal de la Habana. Brecha. Manuel Neves. 15/03/01 El pintor Javier Bassi, reciente ganador de la Bienal de Arte de Salto, expone a partir de hoy en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires y a fin de año participara de la Bienal de la Habana. Macarena Langleib. El Observador. 26/10/00 Bienal de Salto. El artista Javier Bassi se llevó el Gran Premio El Azahar. La República del Litoral. 24/10/00 Con sus 39 pasos, 72 pilares Javier Bassi el Gran Premio “El Azahar” de la Bienal. El Pueblo de Salto. 22/10/00 Balance de temporada 1999(II). Nelson di Maggio. La República. 02/01/00 Una experiencia que merece el apoyo de las galerías. Primera Feria de Arte del Sur en el Uruguay. El Cronista. Argentina. 15/12/99 Dos muestras habilitan en la Manzana. De la nueva generación de plásticos uruguayos. Ultima hora. Asunción, Paraguay. 07/09/99 Artista uruguayo mostrará sus obras desde mañana en la Manzana. Abc. Asunción, Paraguay. 06/09/99 Exposición en el Atrio. Cinco artistas notables. Elisa Roubaud. El País. 26/08/99 Javier Bassi expone en Sala de Arte del Paseo. Trazos en la neblina. Eduardo Roland. Revista Posdata. 09/07/99 Una nueva serie pictórica. Sensibilidad e intimismo. Alicia Haber. El País. 05/07/99 Un artista grave. Jorge Abbondanza. Arte&Diseño N°75. Javier Bassi. El Paisaje interior. Diego Flores. AyD. Abril 99 Responden 33 artistas e intelectuales uruguayos. Insomnia. Separata Cultural de Posdata. N°50. 04/12/98 Museo Virtual de Arte El País: MUVA. ART NEXUS N°29. Mario Trajtenberg. Origen: Colombia. Jul.set98 Javier Bassi en Del Paseo. El hombre y la niebla. Marcela Berthet. Búsqueda. 01/07/98 Figuras en la niebla. Valeria García. El Observador. 25/06/98 L´Art dans le monde. BEAUX-ARTS Nº 168. Alicia Haber. Origen: Francia. mayo/98 Biombos en Galería del Paseo ¿Separan o vinculan? El País. Elisa Roubaud. 17/05/98 Biombos en el Paseo de la Matriz. Pintar la separación. Marcela Berthet.Búsqueda. 29/04/98 Javier Bassi à la galerie des Petits-Murs. Dans le noir se révèle la lumiere. Cristophe Cesbron. Ouest France. Nantes, Francia. 13/02/98 L´artiste uruguayen Javier Bassi à la salle des Petits-Murs. Ouest France. Nantes, Francia. 11/02/98 Mercosur Biennial. ART NEXUS Nº 27. Alicia Haber. Origen: Colombia. enero/98 La Bienal del Mercosur y su proyeccion en el arte boliviano. Pedro Querejazu. Los Tiempos. Cochabamba, Bolivia. 12/10/97 Vivir en el Espíritu. Patricia Fleitas. Arte y Diseño. Nº 57. 29/08/97 Interludio Neorromántico. Nicolás Travieso. Guía del Ocio. 22/08/97 El Primer Museo Virtual Uruguayo. El museo de los sueños. Posdata. 15/08/97 Javier Bassi. La espesura del silencio. Alfredo Torres. Posdata. 15/08/97 Arte Joven Uruguayo. Premios, exposiciones y fama. Alicia Haber. El País Cultural Nº 405. 08/08/97 Javier Bassi en la Colección Engelman-Ost. Nadar de noche. Marcela Berthet. Búsqueda. 07/08/97


39 Bienal del Mercosur. Artistas jóvenes (3).Alicia Haber. El País. 04/08/97 Exposición Imperdible.Un Artista embrujador. Jorge Abbondanza. El País. 03/08/97 El camino y “la manera”. Javier Bassi en la Colección Engelman-Ost. Revista 3. 25/07/97 Arte joven uruguayo. Entre la soledad y la dispersión. Sergio Altesor. El País Cultural Nº 401. 11/07/97 Adiós a la Temporada. Nelson di Maggio. Guía del Ocio. 21/02/97 Los signos primordiales. El pintor uruguayo Javier Bassi representará a Uruguay en la Bienal ecuatoriana de Cuenca. Nelson di Maggio. La República. 01/12/96 Javier Bassi, ganador de los Premios Paul Cézanne y Centenario del Banco República. Marcela Berthet. Búsqueda. 31/10/96 Banco de la República: Gran Premio Centenario. El País. 20/10/96 Narraciones sutiles. Alfredo Torres. Posdata. 16/02/96 Lo mejor del Año. Balance de una temporada irregular.. Nelson di Maggio. La República. 18/12/95 La temporada que fue. Nicolás Travieso. Guía del Ocio. dicie /95 Solamente Treintañeros. Nicolás Travieso. Guía del Ocio. 12/08/95 Javier Bassi en el Cabildo. Tinieblas Primordiales. Julio C. Carbajal. La Juventud. 25/07/95 Ese oscuro objeto de la representación. Nelson di Maggio. La República. 19/07/95 Rituales mágicos. Javier Bassi en el Cabildo. Alfredo Torres. Brecha. 14/07/95 En el Cabildo de Montevideo. Tan negro y hermético. Adela Dubra. Búsqueda. 13/07/95 Lo mejor del Año. Balance de la temporada plástica. Los gozos y las sombras.. Nelson di Maggio. La República. 08/01/95 Silencios Remotos. Alicia Haber. El País. 04/07/95 A modo de balance III. Alicia Haber. El País. 20/01/95 Plásticos jóvenes en el Subte. El Arte de los menores de treinta eclécticos e individualistas. Marcela Berthet. Búsqueda. 08/09/94 Balance de una temporada invertebrada. De lo bueno, lo mejor. Nelson di Maggio. La República. 21/01/93 Tres nuevos Artistas. Nelson di Maggio. La República. 20/07/92 Nuevos talentos para estimar. Nelson di Maggio. La República. 11/07/92

18.

RESEÑAS CRÍTICAS

“Los desoladores paisajes de un joven maestro”. El País. 8 de enero de 2005 “...una de las mayores notabilidades de la plástica uruguaya de estos últimos tiempos. La exposición comprende pinturas y también objetos inéditos desarrollados por el artista entre 1999 y 2002, incluyendo ciertas obras que integran la zona menos divulgada de la producción de Bassi. Familiarizarse con la pintura de este joven maestro no ha sido una tarea sencilla, porque frecuenta un lenguaje severísimo, de contenidos replegados, en cuya frialdad de paleta no hay más remedio que sumergirse para extraer los alcances profundos: paisajes apenas sugeridos cuya desolación aparece solamente poblada por un animal distante, figuras humanas de áspero recorte que se alzan con un dramatismo de notable impacto, pero manteniendo las engañosas arideces de la obra restante. Volcado a menudo al formato monumental, Bassi genera unos climas que no son nada frecuentes para envolver al contemplador y provocar esa corriente de sugestión que no siempre emana de la plástica contemporánea”. Jorge Abbondanza Crítico y periodista cultural, Artista plástico. Asesor del MEC y de la Intendencia Municipal de Montevideo.


40 “Lejanías interiores”. La República. 28 de noviembre, 2005 “siete años le bastaron a Javier Bassi para adquirir un oficio de extrema exquisitez pictórica, de colores de infinitos matices dentro de una restringida paleta de grises y ocres, azules y verdosos, domesticando el dripping, haciendo de la tenue superposición de manchas y signos, de contenida violencia, de la creación de extraños, insondables espacios que atrapan con sus lejanías interiores. Toda una demostración práctica del paisajismo, sin duda........ofrece, como una dádiva, el disfrute de su pintura, en el máximo punto de expresión. Una lección magistral, sin duda, como un resumen de toda la pintura que fue.” Nelson di Maggio Presidente de la Sección Uruguaya de AICA. Curador de Exposiciones del Museo Torres García. Crítico de Arte del diario “La República”

“Bajo el negro se revela la luz”. Quest-France. 13 de febrero, 1998 “Se percibe algo profundamente poético, casi dramático, una introspección secreta de la noche, un sueño a la vez dulce y amenazante: un impulso vital romántico bajo la oscuridad de la pintura. Cristophe Cesbron Artista. Critico de Arte del diario Ouest France.

“Los paisajes de la soledad en negros, ocres y grises”. El País. 20/01/05 “Bassi una de las figuras más relevantes del arte nacional, penetra en zonas profundas y umbrías. En sus íntimas pinturas toca temas que tienen que ver con la condición humana, observa con ironía y dejos de amargura diversas instancias de la vida, critica a los artistas que copian, como sucede en El emulador, reflexiona sobre la pequeñez del ser humano en el mundo. La soledad esencial, el juego social al que obligan las circunstancias y el contexto, los perseguidores, mentan elementos inquietantes. Las trampas, la comedia de la vida, las piscinas de alquitrán que aprisionan, son otros temas de ribetes dramáticos así como los peligros que acechan, los limites de la vida y la condición de “outsiders”. Alicia Haber Crítica de Arte, Curadora, Asesora artística del Departamento de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo. Directora del MUVA.

“Un artista grave”. Ensayo para el catálogo para “The Way”. Agosto, 1997 “No todos los días aparece alguien con su gravedad y su misterio. Incluso en este país que se considera prolífico en materia de pintores, un sello como el de Javier Bassi resulta insólito, igual que ciertos talentos escénicos o ciertas voces heroicas que se dan pocas veces en el curso de una generación y finalmente contribuyen a caracterizarla”. Jorge Abbondanza Artista. Curador de las salas de la I.M.M. Crítico de Arte del diario El País

“Trazos en la Neblina”. Posdata. 9 de julio, 1999 “Es que la propuesta de Bassi podría asimilarse a la discutida postura que hace dos mil años asumió Jesús de Nazaret respecto a la difusión de su doctrina, cuando dijo, “quienes tengan oídos para oír que oigan”. En este caso, quienes tengan ojos para ver, verán unos sugestivos trazos “inseguros” entre la neblina nocturna, “borrones” que trasmiten antes que nada un clima de amenaza constante. Se aplica muy bien en las obras de Bassi aquello que Raymond Carver exprezaba respecto del cuento literario: “Creo que en un cuento está muy bien un poco de amenaza. Para empezar, es bueno para la circulación. Tiene que haber tensión, el sentimiento de que hay algo inminente, de que ciertas cosas se mueven ineluctablemente o si no, muy a menudo no hay cuento”. Eduardo Roland Escritor y Músico. Crítico de la Revista Posdata.


41 “Enigma, pintura y algo más”. Brecha. 9 de diciembre, 2005

“la persistencia de su apuesta formal, si bien permite y estimula variaciones, se afianza progresivamente en el rigor de una investigación cuyos presupuestos conceptuales se mantienen inalterados. Una pintura por momentos muy negra, una pintura de la “ausencia del color” que marca a ciertos pintores de su generación pero que en Bassi encuentra las herramientas creativas para librarse de esa condición opresiva y desgarradora de la oscuridad, gracias a los chispazos del absurdo y las salidas poéticas. Sobriamente montada, la muestra incluye un par de objetos: mangos de palas que “se estiran” 12 metros y que prescinden de la hoja de metal para transformarse en un misterio de la acción –del trabajo, del ahondar, del transportar la materia- subrayando el costado enigmático del conjunto exhibido”. Pablo Thiago Rocca Curador. Crítico de Arte del Semanario Brecha.

“Silencios Remotos”. El País. 4 de julio, 1995 “Despojamiento, dramatismo y resonancias arcanas singularizan las obras de Javier Bassi. Cargadas de nostalgia de lo primitivo y de apelaciones a lo inconsciente aparecen como deseo de vínculo con el pasado remoto y como anhelo de llegar a lo sumergido” Alicia Haber Crítica de Arte, Curadora, Asesora artística del Departamento de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo. Directora del MUVA

“Ese oscuro objeto de la representación”. La República. 19 de julio, 1995 “Javier Bassi no se propone pintar los arcanos de la memoria. Al contrario, el acto de pintar constituye una reflexión silenciosa, como un cartógrafo podría estudiar el terreno: va descubriendo en la marcha de una actitud operativa objetos, situaciones, seres, signos que se van interrelacionando en un espacio libre de condicionamientos instituidos. Y sugiere al visitante, que emprenda una indagación similar, casi un ritual iniciático, con el recorrido de la mirada. Nelson di Maggio Presidente de la Sección Uruguaya de AICA. Curador de Exposiciones del Museo Torres García. Crítico de Arte del diario “La República”

“Rituales Mágicos”. Brecha. 14 de julio, 1995 “Las pinturas pueden ser recibidas tanto como recuperaciones de un pasado primigenio, como un rescate de los valores arquetípicos en el arte. Pero también pueden ser los extraños frescos de un templo posapocalíptico, ubicable en un no muy hipotético futuro, destinado a prácticas iniciáticas por parte de tribus urbanas”. Alfredo Torres Curador, crítico de Arte de la revista “Posdata” y del diario “Brecha”.

“Los signos Primordiales”. La República. 1 de diciembre, 1996 “Son obras crepusculares, habitadas por enigmas, restos de naufragios mentales y emotivos que se mezclan con experiencias intensamente vividas y exorcizadas, irrumpen solapadas y elusivas para instaurar un estado de comunión que decanta, finalmente en un hecho estético fundante y fecundante”. Nelson di Maggio Presidente de la Sección Uruguaya deAICA. Curador de Exposiciones del Museo Torres García.


42 “Un Artista embrujador”. El País. 3 de agosto, 1997 “Abren bocas que tragan al contemplador con la fascinación de los túneles del inconsciente, para los cuales no siempre hay salida, se cuadriculan como rejas o se pueblan con un bosque de barras para entorpecer el ingreso del intruso y solicitar mayor detenimiento al demorar su atención. Pero sobre todo, ese breve catalogo de signos asumen -en medio de las densidades del negro, que es un respaldo constante para Bassi - la profundidad devoradora de lo surreal, cosa que sólo ocurre cuando esas honduras son convocadas por un artista ensimismado”. Jorge Abbondanza Artista. Curador de las Salas de la I.M.M. Crítico de Arte del diario El País

Arte en el Uruguay de la piedra a la computadora. Tomo 2. “Sus paisajes, imaginarios, desiertos, hacen eco al subconsciente, proyectan contenidos que vienen de las profundidades de la subjetividad del autor y establecen un vínculo hondo con la subjetividad de quien los mira”.

Angel Kalenberg Director del Museo Nacional de Artes Visuales del Uruguay.

“Las peripecias místicas de un brujo”. Búsqueda. 1º de diciembre de 2005 “Los años que siguieron a la recuperación democrática fueron buenos para el arte nacional. Una generación de artistas amplia, creativa, diversa y sobre todo libre, se subía a escena y lo hacía bajo los auspicios de la ola de optimismo y confianza que emanaron aquellos años de reencuentro. Dentro de ese diverso malón de brujos destacaba un joven llamado Javier Bassi (Montevideo, 1964), que pintaba en enormes chapas de metal gestos abstractos de gran lirismo y espiritualidad. En 1996, aquel joven ganó el Premio Paul Cézanne que otorga el gobierno francés, iniciando un trajín internacional de perfeccionamiento que lo llevó a trabajar y exponer en Francia y en Nueva York”. Emma Sanguinetti Crítica de Arte. Curadora.

“La Abstracción como recurso mágico”. Ensayo catálogo para exposición Gemeralitá Valenciana, 2001 “Son veladuras de gesto amplio y contenido, revelando la dualidad fundamental de Javier Bassi: la de su conocimiento racional que se opone a una espontaneidad sensible, intuitiva. Nada de lo circundante y real es desechado por este artista que dibuja permanentemente y que pasa largas horas en la contemplación del entorno y de las obras anteriores, porque de todo ello se nutre su imaginación creadora, y porque por experiencia, sabe que el proceso interior es lento, silencioso, sigiloso, antes de manifestarse con fuerza arrolladora, cuando llega el tiempo de la ejecución”. Elisa Roubaud Crítico de Arte del diario El País

“El espejo”. Del catálogo “Obra reciente” setiembre de 1999 “La pintura de Javier Bassi tiene el mismo efecto embrujador que la niebla cuando cubre un paisaje: permite ver a medias lo que en su totalidad sería prosaico. Ocurre algo similar cuando un rostro se enmascara detrás del antifaz destinado a preservar su identidad, porque insinúa lo que no se ve y con ello abre un margen a lo difuso en sustitución de una certeza desencantada. Lo notable de las imágenes veladas es que incitan al contemplador a redoblar sus esfuerzos por explorarlas, demostrando que no hay nada más seductor que lo brumoso y poca cosa tan magnética como el misterio, sobre todo cuando está envuelto en un clima turbador, como ocurre en este caso”. Jorge Abbondanza Artista. Curador de las salas de la I.M.M. Crítico de Arte del diario El País


43 El País. 26 de agosto de 1999 “Fue interesante para el espectador sumirse en la fina cortina de grises con los que Bassi denuncia el subjetivismo que tiñe su figuración y que fundamenta sus conceptos. Libertad, en estos espacios, es una lluvia fina y persistente que lava y desluce la existencia. Bassi equipara en sus lienzos la soledad del hombre, la indefensión de las bestias, la sucesión del tiempo vivido y la cadena de dependencias generadas, en libertad o en sufrimiento, hasta la muerte que iguala”. Elisa Roubaud Crítico de Arte del diario El País

“Un Artista en su laberinto”. Arte&Diseño Nº139. Diciembre 2003. “Las obras de Javier Bassi demandan tiempo. Impactan, de manera directa. Cuestionan, obligan a pensar y suponen un ejercicio donde la primera lectura nunca alcanza”. DiegoFlores Director de la Revista Arte y Diseño

“En busca de una Cartografía personal”. El País. 08/02/04 “Bassi genera paisajes ambiguos, incluye palabras, acude a mapas, alude a objetos, pero todo está al borde de la abstracción, las evocaciones son más importantes que la referencia a tal o cual objeto. Como en toda su obra, predomina el elemento reflexivo, nada es demasiado evidente y lo espiritual se impone. Bassi prosigue por los caminos abiertos de la creación, no se divorcia de sus facetas anteriores y manifiesta su deseo de trabajar en senderos paralelos”. Alicia Haber Crítica de Arte, Curadora, Asesora artística del Departamento de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo. Directora del MUVA.

“Un Artista embrujador”. El País. 3 de agosto, 1997 “Abren bocas que tragan al contemplador con la fascinación de los túneles del inconsciente, para los cuales no siempre hay salida, se cuadriculan como rejas o se pueblan con un bosque de barras para entorpecer el ingreso del intruso y solicitar mayor detenimiento al demorar su atención. Pero sobre todo, ese breve catalogo de signos asumen -en medio de las densidades del negro, que es un respaldo constante para Bassi - la profundidad devoradora de lo surreal, cosa que sólo ocurre cuando esas honduras son convocadas por un artista ensimismado”. Jorge Abbondanza Artista. Curador de las Salas de la I.M.M. Crítico de Arte del diario El País

“La Abstracción como recurso mágico”. Ensayo catálogo para exposición Gemeralitá Valenciana, 2001 “Son veladuras de gesto amplio y contenido, revelando la dualidad fundamental de Javier Bassi: la de su conocimiento racional que se opone a una espontaneidad sensible, intuitiva. Nada de lo circundante y real es desechado por este artista que dibuja permanentemente y que pasa largas horas en la contemplación del entorno y de las obras anteriores, porque de todo ello se nutre su imaginación creadora, y porque por experiencia, sabe que el proceso interior es lento, silencioso, sigiloso, antes de manifestarse con fuerza arrolladora, cuando llega el tiempo de la ejecución”. Elisa Roubaud Crítico de Arte del diario El País


44 “El Paisaje interior”. Arte&Diseño Nº75 / Nº139 “Las obras de Javier Bassi demandan tiempo. Impactan, de manera directa. Cuestionan, obligan a pensar y suponen un ejercicio donde la primera lectura nunca alcanza”. Su pintura reivindica la libertad del gesto que ignora la planificación o la estrategia. Es arte puro que no reconoce o busca influencias pero que si termina por hallarlas”. DiegoFlores Director de la Revista Arte y Diseño

Javier Bassi Contemporary Art Studio. Luis Battle Berres 3968. Montevideo. Uruguay.


JAVIER BASSI. Una aproximación a su obra