Page 1

Política Educativa hacia el Siglo XXI. 1. El momento histórico.

La Política Educativa, amparada al Marco Jurídico vigente, propicia la búsqueda y concreción de un costarricense del siglo XXI que ,consciente de las implicaciones éticas del desarrollo, sea Persona con rica vida espiritual, digna, libre y justa; Ciudadano formado para el ejercicio participativo de la democracia, con identidad nacional, integrado al mundo, capaz de discernir y competir, autorrealizado y capaz de buscar su felicidad; Productor para sí mismo y para el país desde el punto de vista de su condición de trabajador, lo que comporta el incremento de sus habilidades, el

aprendizaje de destrezas y la búsqueda del conocimiento; Solidario por

experimentar como propias las necesidades de los demás y, en consecuencia, con aptitud para buscar formas de cooperación y concertación entre sectores, velar por la calidad de vida de todos los ciudadanos y de las futuras generaciones, a partir de un desarrollo sustentable, ecológico y socialmente y Capaz de comunicarse con el mundo de manera inteligente de tal manera que, a partir de la valoración de lo que lo identifica como costarricense, tome las decisiones que lo relacionen con otras culturas desde un punto de vista de pensador independiente, flexible y crítico, teniendo por guía los derechos y los deberes humanos. La Política Educativa hacia el Siglo XXI constituye un innovador esfuerzo por establecer un marco de largo plazo para el desarrollo del Sistema Educativo Costarricense que permite adecuar el mandato constitucional a la realidad específica de nuestros días. Fue aprobada por el Consejo Superior de Educación en sesión Nº 82-94, el 8 de noviembre de 1994. Fue presentada a ese Consejo por el entonces Ministro de Educación señor Eduardo Doryan.

2. El marco jurídico y del sistema educativo. El

Marco

Jurídico de la Política Educativa vigente lo constituye,

primordialmente la Constitución Política de Costa Rica (1949), que es la que orienta y delimita la acción del estado en materia educativa. La Ley Fundamental de Educación


(1957). La Ley Orgánica del Ministerio de Educación Pública

y los

Tratados

Internacionales ratificados por la Asamblea Legislativa y lo dictado en materia por el Consejo Superior de Educación, La Política Educativa vigente fue aprobada por este Consejo. 2.1 La Constitución Política La educación pública será organizada como un proceso integral correlacionado en sus diversos ciclos, desde la preescolar hasta la Universitaria. La educación general básica es obligatoria, está, la preescolar y la educación diversificada son gratuitas y costeadas por la Nación. El Estado facilitará la prosecución de estudios superiores a las personas que carezcan de recursos. La adjudicación de las correspondientes becas y auxilios estará a cargo del Ministerio del ramo por medio del organismo que determine la ley. . La iniciativa privada en materia educacional merece estímulo, por lo que se garantiza la libertad de enseñanza. No obstante, todo centro docente privado estará bajo la inspección del Estado.

El Estado está en la obligación de

proporcionar alimento y vestido a los

escolares indigente. El Estado patrocina y organiza la educación de adultos, para combatir el analfabetismo y a proporcionarles oportunidades culturales a aquellos que deseen mejorar su condición intelectual, social y económica.

2.2 Ley Fundamental de Educación.

La filosofía de nuestro sistema educativo se expresa por medio de la Ley Fundamental de Educación, especialmente en los capítulos donde se establecen los fines, y el marco filosófico global del sistema, estipulado en el artículo 2 de esta Ley.

Según esta, son fines de la educación costarricense.


a)

La formación de ciudadanos amantes de la patria, conscientes de sus

deberes, de sus derechos y de sus libertades fundamentales, con profundo sentido de

responsabilidad y de respeto a la dignidad humana.

b)

Contribuir al desenvolvimiento de la personalidad humana.

c)

Formar ciudadanos para una democracia en que se

concilien

los

intereses del individuo con los de la comunidad. d)

Estimular el desarrollo de la solidaridad y de la comprensión humana.

e)

Conservar y ampliar la herencia cultural, impartiendo conocimientos sobre la historia del hombre, las grandes obras de la literatura y los conceptos filosóficos fundamentales.

El Consejo Superior de Educación autorizará los planes de estudio y los programas de enseñanza para los diferentes niveles y tipos de educación.

2.3 Código de Educación. Este código es el producto de la necesidad de ordenar

la legislación y

disposiciones aprobadas a lo largo de sesenta años, algunas de las cuales están vigentes parcialmente, superpuestas unas a otras, y otras contradictorias a veces. 2.4 Plan Nacional de Desarrollo. El PND es el marco de referencia fundamental para la gestión del sector público (Gobierno Central, entes descentralizados y otros entes públicos no estatales) y la asignación de recursos, así como la construcción de agendas regionales, sectoriales, institucionales, programas de inversión pública y de cooperación internacional. Por esa razón, el PND es un instrumento que, al definir objetivos, metas e indicadores de seguimiento, posibilita el monitoreo y la retroalimentación de la gestión institucional, la evolución y la rendición de cuentas, mecanismo esencial de un Gobierno


democrático. Relacionado con la educación está el Mejoramiento de la Empleabilidad: Crear 90 nuevos servicios de educación técnica y vocacional. Capacitar 26.590 personas en el idioma inglés y otros idiomas (programa Costa Rica multilingüe).

2.5 Convenios internacionales suscritos por Costa Rica en materia educativa. A través de los años Costa Rica ha suscrito los siguientes Convenios, considerados como los más relevantes en el ámbito educativo. En virtud del artículo 7 de la Constitución Política, estos Convenios tienen autoridad superior a las leyes de la República.

a. Adhesión de Costa Rica a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO): Decreto Ley Nº 758 de 11 de octubre de

1949.

b. Convenio Centroamericano sobre la Unificación Básica de la Educación: Ley Nº

3726 del 16 de agosto de 1966.

c. Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales: Ley Nº

4229 del 11 de diciembre de 1968.

d. Protocolo de institución de la Comisión contra Discriminaciones en la Enseñanza:

Ley Nº 4463 del 11 de octubre de 1969.

e. Convención Americana sobre los Derechos Humanos: Pacto de San José, 22 de

noviembre de1969.

f. Convención sobre los Derechos del Niño: Ley Nº 7184 del 18 de julio de 1990. Proyectos de Ley presentados a la Asamblea Legislativa sobre convenios internacionales para su aprobación correspondiente:

a. Convenio Centroamericano de Integración Educativa y Cultural (CECC) proyecto

de Ley Nº 11629del 15 de marzo de 1993.


b. Convenio para la Cooperación en el Marco Iberoamericana

de

la

Conferencia

Proyecto de Ley 12780 del 5 de diciembre de 1996.

c. Convenio básico de Cooperación Técnica y Científica entre el Gobierno de la

República de CostaRica y el Gobierno de los Estados Unidos

Mexicanos.

Proyecto

de ley 12844 del 2 de abril de 1997.

2.6 Otras leyes y Normativas en materia educativa. Entre ellas se pueden mencionar: a. Ley Orgánica del Ministerio de Educación Pública, Nº 3481, que establece la estructura y organización de este Ministerio, que deben verse en complemento con

reglamentos posteriores que también definen aspectos de la organización

de

dicha institución.

b. Ley Nº 6551 del 19 de noviembre de 1980 que regula todo lo referente a la creación y el funcionamiento de las instituciones de educación superior para universitaria. Estas instituciones tienen como objetivo principal ofrecer carreras cortas completas, de dos o tres años de duración, a las personas egresadas de la educación diversificada. . c. Ley 6693 del 23 de noviembre de 1981, se crea un órgano especial, adscrito al Ministerio de Educación Pública, cuya misión es autorizar la creación y el funcionamiento de

las universidades privadas. Se trata del Consejo de

Educación

Superior Privada

(CONESUP). Esta ley puede calificarse

como la que

define el marco jurídico de las

universidades privadas.

. e. Diferentes decretos

que establecen la Organización del Ministerio de

Educación Pública para el cumplimiento de sus funciones.


3. Los retos que la Política Educativa hacia el Siglo XXI formula se interpretan en tres dimensiones fundamentales.   

La Ética del Desarrollo. La Política Social en la Educación. El Marco Jurídico del Sistema Social.

3.1 La Ética del Desarrollo.

Los retos con los que interactúan estos ejes, son: el reto ambiental, el reto económico, el reto social, el reto de la sostenibilidad del recurso humano y el reto ético que subyace como denominador común a todos.

3.1.1. Desde la perspectiva de la sostenibilidad ambiental y el reto que representa, la educación contribuye a asumir tal tarea, de forma que propicie un que armonice las relaciones entre el ser humano y la naturaleza dentro de un marco de respeto por la diversidad cultural, social y étnica, y de un sentido de responsabilidad de los actuales habitantes con respecto a las necesidades de las generaciones. . La responsabilidad ambiental y las consideraciones de orden ético se inculcan a partir de una temprana edad desde la óptica de desarrollo sostenible, enfatizando la responsabilidad individual y colectiva con las actuales y

futuras generaciones. Es importante formar valores espirituales, de

solidaridad y respeto por el medio y fomentar la participación activa de los estudiantes en actividades orientadas a comprender y mejorar la relación del ser humano con el

medio biofísico. Se busca formar un ciudadano que como

consumidor incorpore

criterios de durabilidad y respeto ambiental

como productor evite el desperdicio y

y

la contaminación.

3.1.2. Desde el punto de vista de la sostenibilidad del recurso en la formación integral del recurso humano significa, que la educación debe

contribuir

formar ciudadanos que puedan pensar en forma crítica y rigurosa, capaces "aprender a aprender".

a de


3.1.3 El reto social que significa luchar por la sostenibilidad social y política del

país, representa para la educación volver a ser un instrumento eficaz para

cerrar la

brecha entre las clases sociales, crear nuevas oportunidades de

ascenso social y

suscitar la participación activa de todos los costarricenses

en la solución solidaria de

los problemas. La actual oferta educativa está

caracterizada por una creciente brecha

entre la educación y calidad de vida

de los pobladores urbanos en relación con la

población rural. A lo interno

de las ciudades también existen importantes

diferencias

entre

las

zonas marginales y las no marginales.

3.1.4. La sostenibilidad económica y productiva representa para la educación el reto de generar los recursos humanos necesarios para elevar la competitividad y

productividad nacionales e integrar exitosamente el país a

la economía mundial.

3.1.5. La educación asume el reto ético, que fortalece aquellos

valores

y

actitudes que le den a la propia vida, de lo económico y a lo

social

un

sentido altruista, inspirador, incorruptible y humanista. Desde el punto de vista individual, contribuye a asumir el reto relativo al pleno desarrollo de la personalidad de los educandos,

tanto

atendiendo

adecuadamente

al

desarrollo de sus propias aptitudes conforme con su vocación, como en lo que tiene que ver con la cuestión relativa al sentido mismo de la vida, al respeto a sí mismo, a favorecer el cultivo de la voluntad de bien común

y

a

la

preparación para una vida familiar digna. Hacia lo interno, el reto ético también representa la obligación del Ministerio de dotar a los educadores de los medios necesarios para poder acometer con éxito las tareas que emanan, entre otras fuentes, de los mandatos de la política educativa.

3.2 La política social de la educación. La educación debe ser la solución para cerrar la brecha entre las demandas sociales de los costarricenses y las posibilidades de satisfacerlas. Esto en procura de


mejores condiciones de vida para todos, como competitividad y eficiencia que le permitan al país mantener los niveles de crecimiento y desarrollo deseados. 4.

Las fuentes filosóficas de la política educativa.

Política Educativa se centra en tres fuentes filosóficas básicas: Humanismo, racionalismo y constructivismo, que responden integralmente a las preguntas del QUÉ, del COMÓ, y del PARA QUÉ de la educación.

La corriente Humanista, como la base para la búsqueda de la plena realización del ser humano, de la persona dotada de dignidad y valor, capaz de procurar su perfección mediante la realización de los valores estipulados en la legislación educativa, tanto los de orden individual como los de carácter social.

La Racionalista, como el reconocimiento de que el ser humano está dotado de una capacidad racional que puede captar objetivamente la realidad en todas sus formas, construir y perfeccionar de continuo los saberes y hacer posible el progreso humano el entendimiento entre las personas.

La Constructivista, como el esfuerzo en el actuar considerando que la educación debe partir desde la situación cognoscitiva del alumno, de su individualidad, de sus intereses e idiosincrasia, por lo que debe reconocer la cultura específica del alumno con sus respectivas estructuras de conocimiento ya formadas y emprender una acción formativa del alumno y del conocimiento que los Estas

tres

fuentes

transforme

mutuamente.

filosóficas integran lo que indisolublemente está presente

el el aula: el contenido de cada disciplina y el método de abarcar cada área del conocimiento (el qué), el desarrollo del pensamiento (el cómo) y los valores (el para qué).


5.

La Política Educativa y la Práctica en el Aula. Los Programas de estudio deben ser una guía relevante para el docente desde

el punto de vista de la planificación de su trabajo de mediación en coherencia con los recursos didácticos, el proceso de evaluación y sus propias necesidades e intereses profesionales. Todo programa de estudio debe incluir objetivos, contenidos, experiencias y estrategias de mediación del aprendizaje y evaluación.

Los Objetivos deben contemplar los contenidos, los procesos cognitivos y los valores que se persigue realizar durante el ciclo lectivo en cuestión sobre la base del ciclo lectivo anterior, con una perspectiva de crecimiento y profundización hacia el ciclo lectivo venidero. Los Contenidos deben organizarse con base en un conocimiento sólido y riguroso de cada disciplina; deben ser claros y auto explicativos, consecuentes con la planificación de los objetivos.

Las Experiencias y estrategias de mediación del aprendizaje deben contribuir al desarrollo del conocimiento y a su construcción, al desarrollo del pensamiento y a la consolidación de valores. La Evaluación, además de ser coherente con respecto a los objetivos, debe permitir verificar y valorar su cumplimiento.

La Formación, capacitación y educación continua de los docentes debe ser un programa permanente que represente el trabajo conjunto de las instituciones formadoras y del Ministerio de Educación Pública conformados en un Consejo Nacional de Desarrollo Docente.

La Formación, Capacitación y Educación Continua de los docentes debe responder

a

modalidades

individualizadas

y

socializadas

deconstrucción

y

reconstrucción del conocimiento. La Formación, Capacitación y Educación Continua de los docentes debe responder a las necesidades reales detectadas por los mismos educadores, en su acción docente, y globalizada en ejes problemas.


El aprendizaje y la construcción del conocimiento deben ser duraderos. Se debe, por lo tanto, generar un plan de acción que los mismos educadores establezcan mediante un proceso de auto y mutua formación. La teoría debe ser un sustento para la práctica, de tal forma que lo aprendido lleve a la reflexión cotidiana y a su aplicación sistemática en el aula. Todo proceso de formación, capacitación y educación continua debe garantizar actividades sistemáticas de seguimiento que lo retroalimenten.

La Evaluación se establece como un proceso de naturaleza sistémica que coadyuve en la valoración de la calidad del sistema educativo y en la integración de éste en un todo coherente. Dicha tarea se lleva a cabo mediante tres funciones: diagnóstica, formativa y sumativa. La función diagnóstica permite caracterizar un programa o proceso y determinar su estado actual. La evaluación formativa permite la toma de decisiones para ajustar áreas problemáticas del programa o del proceso. La evaluación sumativa permite valorar el producto final de un programa o proceso. Tales funciones utilizan una variedad de instrumentos para que tanto educadores y administradores como estudiantes, padres y la comunidad (local y nacional) valoren la calidad de los logros del sistema educativo en términos de conocimientos, procesos cognitivos y valores. La evaluación de los aprendizajes debe reflejar la coherencia entre el QUÉ, el CÓMO y el PARA QUÉ, que demanda la Política Educativa. Debe atender tanto al proceso como al producto. Se concibe como un instrumento para monitorear el aprendizaje, retroalimentar al proceso educativo y coadyuvar en la determinación de la calidad de la educación mediante sus

funciones diagnóstica,

formativa y sumativa.

Los Textos y otros recursos didácticos deben tener explícito un enfoque basado en

los contenidos (el QUÉ) de los programas de estudio, y, por lo tanto, en las

disciplinas. Cada tema debe tener elementos conducentes a la correlación entre las disciplinas y, a su integración, según sea su pertinencia. Los recursos didácticos, además, deben tener explícita una riqueza conceptual y práctica conducente al desarrollo de habilidades y destrezas cognitivas

(el CÓMO); y al desarrollo de las

actitudes, rasgos de personalidad y valores (el PARA QUÉ).


La Mediación desde el punto de vista de estrategia didáctica, se define como la interacción entre el aprendiz y el experto. Este debe focalizar la atención del aprendiz hacia los estímulos esenciales de la situación de aprendizaje y del entorno en general, de manera que conduzca a la resolución de problemas de variada índole. Lo anterior permite desarrollar habilidades y destrezas cognitivas y adquirir destrezas motoras, crear hábitos de reflexión y estimular con ello las actividades hacia aprender a aprender, a pensar y aprender a comprender. La Mediación le permite al docente: ser el facilitador, colaborador y orientador del aprendizaje del educando. Por lo tanto es el responsable de la calidad de la enseñanza junto con el hogar y las autoridades educativas.

6.

La calidad de la administración. El docente se manifiesta en la calidad del servicio que recibe y ésta se mide en

términos de la cercanía con que se le presta (descentralización efectiva), la velocidad de respuesta (duración del trámite desde que es solicitado hasta que se concreta (el servicio) y los tiempos de espera en cada paso del proceso en que interviene el usuario (filas).

La calidad de los servicios que presta el Ministerio debe evaluarse en todos los pasos del proceso, desde la forma en que se utilizan los insumos y la cantidad y calidad de los productos y servicios que genera hasta el impacto social de sus acciones.

Para que la desconcentración de servicios sea efectiva, deberá fortalecerse y desarrollarse la capacidad administrativa de las regiones, mediante el rediseño de procesos, la actualización tecnológica y mediante inversiones importantes en el desarrollo de los recursos humanos.

7.

De la Educación Técnica. La enseñanza técnica se ofrecerá a quienes desearen hacer carreras de

naturaleza vocacional o profesional de grado medio para ingresar a las cuales se requiere haber terminado la escuela primaria o parte de la secundaria. La duración de


dichas carreras y planes respectivos de estudio serán establecidos por el Consejo Superior de Educación de acuerdo con las necesidades del país y con las características peculiares de las profesiones u oficios.

Se ofrecerán, además de la enseñanza técnica a que se refiere el párrafo anterior, a juicio del Consejo Superior de Educación, programas especiales de aprendizaje.

El plan de estudios comprenderá tres tipos de cursos y actividades:

8.

Cursos Generales.

Cursos Vocacionales.

Actividades de valor social, ético y estético.

. Impacto de Política Educativa actual

Es de conocimiento general que las instituciones públicas encargadas de la educación

no se encuentran en su mejor momento. Problemas económicos, de

infraestructura y administrativos aquejan

al medio académico. También debemos

contar con las trabas políticas, la reestructuración que cada gobierno hace en un borrón y cuenta nueva, a veces sin medir las consecuencias. El panorama se vuelve un poco sombrío para la educación costarricense donde los depositarios del poder son los principales culpables del estancamiento que esta Política Educativa hacia el Siglo XXI quiere remediar. Ya no es solo redactar o corregir los programas educativos, los planeamientos o las pautas para la evaluación de los cursos. Es responsabilidad de cada docente y habitante el romper los esquemas vigentes y obsoletos y luchar por una mejor educación para presentes y futuras generaciones.

El cambio de paradigma en la transición hacia el siglo XXI se caracteriza por una concepción de "transdisciplinariedad", en

donde las disciplinas de naturaleza

científica tradicional y las ciencias sociales y humanas se interconectan y se afectan mutuamente. El dominio de las disciplinas es un paso necesario para manejar la transición hacia formas innovadoras de correlación e integración del conocimiento,


hacia una ética del desarrollo y a un Humanismo renovado que ubique al ser humano en el centro de las tareas del desarrollo y de !a búsqueda del conocimiento.

Bibliografía Ministerio de Educación Pública (1994), Política Educativa hacia el Siglo XXI. Publicaciones San José, Costa Rica.

La Política Educativa hacia el Siglo XXI  

La Política Educativa hacia el Siglo XXI

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you