Issuu on Google+

LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN (1808 – 1833)

Video introductorio al tema En 1808, Napoleón obligará a Fernando VII a abdicar en favor de su hermano José Bonaparte. Con José Bonaparte se inicia la Guerra de Independencia. Existe una división de la sociedad:

LOS AFRANCESADOS

LOS ABSOLUTISTAS

Partidarios de José I Quieren las reformas liberales del modelo político francés Eran una minoría

Quieren la vuelta de Fernando VII Volver al absolutismo Son la mayor parte de la nobleza y del clero

LOS LIBERALES Quieren la vuelta de Fernando VII Quieren reformas liberales: o Crear una Constitución Liberal o Soberanía popular o Abolición del Antiguo Régimen Crean la Constitución de 1812

Gracias al apoyo inglés y a la guerra de guerrillas, Napoleón se rinde y los franceses se marchan de España. Fernando VII vuelve, pero no quiere ser un rey liberal. Se niega a firmar la Constitución de 1812, vuelve al absolutismo y reprime a los liberales que le habían apoyado durante la guerra. Los liberales por su parte, se apoyarán en el ejército para lograr el poder. En 1820 se produce un Golpe de Estado, que da lugar al Trienio Liberal, en el que un pronunciamiento militar consigue, aunque por breve espacio de tiempo, que el rey acepte la Constitución de 1812. Aunque tres años más tarde se volverá al absolutismo Una de las principales consecuencias de la vida política española de ese momento, será la incapacidad de España de acabar con las revueltas americanas. España tendrá que ver cómo se independizan los territorios americanos.

javisociales@gmail.com


EL REINADO DE ISABEL II (1833 - 1868)

LAS REGENCIAS (1833 – 1843) Tras la muerte de Fernando VII su hija tiene sólo tres años. Su madre será Regente hasta su mayoría de edad. La Regente se unirá a los liberales para defender el trono de su hija. Tendrá que luchar con los partidarios de que reinase el hermano de Fernando VII. (Guerras Carlistas). Victoria de los liberales. Los liberales moderados conseguirán el poder.

EL REINADO DE ISABEL II (1843 – 1868) Durante su gobierno se turnaran en el gobierno los liberales moderados y los progresistas. Debido a la falta de reformas sociales, los partidos políticos dejan de tener el apoyo de la población. El sistema de turno de partidos entra en crisis. En 1868, los liberales progresistas se unen para acabar con el reinado de Isabel II y con el gobierno de los moderados

La revolución de 1868, también es conocida como la Revolución Gloriosa y contó con el apoyo de muchos militares. La revolución triunfó e Isabel II abandonará España. Tras esto se produce un breve periodo con el que, tanto con una nueva dinastía monárquica, como a partir de un nuevo sistema político (el republicano) se intentaron llevar a cabo reformas más profundas. El fracaso republicano hizo regresar a la dinastía borbónica, de la que, siempre fueron partidarios la mayoría de los españoles. Se abrió un periodo (La Restauración; 1874 – 1923) al que se intentó dar estabilidad a través de un sistema corrupto por el que se amañaban las elecciones. En 1898 España sufrió la pérdida de las últimas colonias en ultramar, lo que puso de manifiesto el papel absolutamente secundario de la España de finales del siglo XIX. España se vio envuelta en una profunda crisis que alcanzó todas las esferas de la sociedad, pero sobre todo fue una crisis moral e ideológica. La derrota produjo un estado general de frustración ya que significó el fin del Imperio español en ultramar y que España pasara a ser una potencia secundaria en el contexto internacional. Desde los ámbitos intelectuales, se reclamaron reformas urgentes que pudieran hacer frente a la triste realidad de una España decadente. Este movimiento intelectual recibe el nombre de Regeneracionismo.

javisociales@gmail.com


La Crisis del Antiguo Régimen