Page 1


Puerta abierta

1

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Al mundo de los fantasmas

Contenido Editorial

4

Un lector atento a los juegos de la literatura: Metaficciones en cuentos de terror

5

Dos historias perturbadoras: El retrato oval y El loco de la patada

8

Fantasmas de dĂ­a: Un tratamiento carnavalesco de la muerte

11

La noche de los muertos: Otra historia de terror

12

Fantasmas en la casa rodante: Una historia donde los fantasmas juegan el rol de adolescentes

13

Trailer: Fantasma de palacio

14

Trabajos citados

15

2

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta

3

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Al mundo de los fantasmas

Editorial La revista de literatura infantil y juvenil: Puerta abierta, en sus tres entregas pretende enfocarse en diversas maneras en las que es posible abordar libros o temáticas perturbadoras. De acuerdo a Hanán (2009), los libros perturbadores son "aquellos que producen una sensación de inestabilidad en la mente del lector" (Hanán, 2009, pág. 3). Muchas veces, agrega, este tipo de libros coincide con el terror. Pero un factor muy importante es que "la perturbación se muestra vinculada a lo extraño y lo incomprensible" (Hanán, 2009, pág. 8). Es esto último lo que da partida al primer tomo de Puerta abierta, que gira en torno a la presentación de novelas y cuentos que giran en torno al tema de la muerte y, principalmente, espectros y fantasmas. En algún momento la muerte se convierte en un tema marginado de la literatura infantil y juvenil. Algunos estudiosos europeos asocian este fenómeno a la disminución de la mortalidad infantil debido al cambio de las condiciones y expectativas de vida. Este aspecto transforma la muerte durante mucho tiempo en un tema tabú. (Hidalgo, 2012, pág. 1) Al ser tratado como un tema tabú, forma parte de lo que puede ser considerado como perturbador. Dentro de las siguientes páginas, se analizarán novelas que, efectivamente, son perturbadoras, tales como "La noche de los muertos", "El retrato oval" o "Los ladrones de cadáveres". Sin embargo, la muerte (y los fantasmas) en la literatura infantil actual no se aborda únicamente con una tonalidad perturbadora. Por ejemplo, "Fantasmas de día", muestra la perspectiva de los niños al verse enfrentados a su propia muerte, pero es una historia fundamentalmente cómica. Está también, "El fantasma de palacio" y "Fantasmas en la casa rodante"; ambas novelas son amigables al lector, no plantean momentos que de manera patente busquen provocar una inestabilidad en sus receptores. En primera instancia, se dará inicio a este recorrido con dos artículos: En el primero se analizará en torno a la metaficción (termino explicado en el mismo artículo) y, en el segundo, la participación de los objetos inanimados en la acción. Una segunda parte de la revista consiste en tres críticas literarias y, por último, un trailer de la novela "El fantasma de palacio". Los invito a leer las siguientes páginas, descubrir como un mismo tema tan delicado como la muerte y lo fantasmagórico puede ser abordado. Ya sea en historias de amor, ya sea 4

en historias de terror y misterio; ya sea en una comedia que puede arrancar más de una sonrisa en sus lectores. Después de todo, no hay quién se pueda salvar de la muerte, ¿acaso no es mejor enfrentarla con una sonrisa? Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta

Un lector atento a los juegos de la literatura: Metaficciones en cuentos de terror En la literatura tradicional, lo común es que la narración tenga un carácter lineal, y que el lector llegue a un "pacto de lectura", en el que acepta lo que se le está mostrando como "cierto", mientras dura la lectura. Es más, según señala Viñas, por siglos parte de lo que formaba parte fundamental de lo que hoy en día llamamos literatura, consistía en el concepto de mímesis, que de acuerdo a Aristóteles se puede entender como una imitación de la naturaleza, en la que se puede producir un reconocimiento entre el espectador (lector en el caso de la literatura actual) y lo que ha producido el poeta/escritor (Viñas Piquer, 2002). Los cuentos a analizar en el presente artículo "Los ladrones de cuerpos" y "La novia del ahorcado"; en cambio, no pertenecen a este tipo de literatura. Dentro de ellos, se encuentra un mecanismo denominado "Metaficción" que rompe con el tipo de narración y mencionado. "En la literatura llamada postmoderna abundan los experimentos literarios arriesgados y complejos que buscan desenmascarar la ilusión de realidad que crea la literatura a través de convenciones que quizá en otras corrientes, menos audaces, permanecen ocultas" (Silva-Díaz, 2005, pág. 4). Silva señala, además, que "El objetivo último de la metaficción es señalar la brecha que existe entre la literatura y la realidad, pues la primera es una creación codificada de naturaleza muy diferente a la segunda" (Silva-Díaz, 2005, pág. 5). Existen diversas formas de metaficción que en su mayoría no serán desarrolladas en estos párrafos, basta con señalar que estos son mecanismos muy variados y que, finalmente, "Los textos metaficcionales juegan con las expectativas de lectura y subvierten los roles tradicionales de autor, lector, narrador, personaje, entre otros" (Ow Gonzales, 2012, pág. 411).La ruptura de los límites entre personaje y narrador, recibe el nombre de metalepsis, la que se define como "el traspaso de la frontera entre el nivel diegético del narrador y la diégesis, es decir el mundo narrado por el narrador" (Lutas, 2009, pág. 39) En "Los ladrones de cuerpos" se narra la historia de dos estudiantes ingleses de medicina. Fettes y Macfarlane, eran ayudantes del doctor K, quien les hacía recibir y aceptar cadáveres que serían destinados a disecciones de los estudiantes. Las entregas se realizaban a altas horas de la noche debido a su carácter de dudosa reputación y, ambos hombres terminan involucrados en una situación escalofriante. En este cuento, se realizan alusiones al contexto Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014

5


Al mundo de los fantasmas histórico de 1800, cuándo los médicos en muchas ocasiones debían recurrir al saqueo de cementerios para la obtención de los cuerpos necesarios para las prácticas de los estudiantes. "El hombre que lo llevaba se escabulló disfrazado por las calles de Edimburgo, mientras el gentío, que aplaudía la ejecución de Burke, pedía a gritos la sangre de su patrón" (Stevenson, 2010, pág. 19). Aquí se produce un momento de evidente de rol, en el que un personaje que inicialmente era tan solo un testigo, asume el papel de narrador de la historia de Fettes y, cuando se produce el cambio, hace mención del lector. "No es un gran motivo de vanagloria, pero creo que di mejor maña que mis compañeros para desvelar la historia; y quizá no hay en estos momentos otro ser vivo que pueda narrarles a ustedes aquellos monstruosos y abominables sucesos" (Stevenson, 2010, pág. 18). El "Narrarles a ustedes" se dirige a los lectores y no se vuelve a hacer una alusión directa del lector durante el resto del cuento. En la "La novia del ahorcado" de Charles Dickens, sin embargo, sí se da una continua dualidad en los papeles establecidos entre personaje, narrador y lector. Aquí la historia gira en torno a los hechos ocurridos en una antigua casa, que terminaron con el asesinado de dos personas y posterior castigo del criminal, quien termina maldito por sus acciones y debe cumplir con una serie de condiciones para poder liberar su alma de la continua tortura. Aquí, dos hombres llegan a la propiedad y son abordados a la segunda noche por el fantasma, quien les empieza a narrar su historia. "Llegó la segunda noche y ellos estaban escribiendo desde hacía dos o tres horas; escribían una parte de las perezosas notas de las que se han sacado estas perezosas páginas" (Dickens, 2006, pág. 214). Aquí se produce una primera ruptura que llama la atención del lector, que insinúa que lo que se está leyendo es, efectivamente, una verdad y no algo inventado por el escritor. Esta insinuación ocurre tres veces a lo largo de "La novia del ahorcado": "El señor Goodchild, al escribir el presente relato de su experiencia, afirma con la mayor solemnidad que tenía la poderosa sensación de que desde ese momento le obligaban a mirar al anciano a través de esos dos hilos de fuego" (Dickens, 2006, pág. 216). El anciano era el fantasma, el ahorcado y quien además había asesinado a la novia y un enamorado de la joven.

6

Las últimas palabras del señor Goodchild fueron que en esa real y tangible antigua sala de estar de la real y tangible posada -y suponía que el señor ldle no negaría la existencia de ésta- había tenido todas aquellas sensaciones y experiencias, que estaban ahora a una o dos líneas de completarse, y qué él lo escribiría todo e imprimiría todas las palabras. El señor ldle replicó que lo hiciera si ése era su deseo... y lo era, y ahora está ya escrito. (Dickens, 2006, págs. 229-230)

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta Con señalar que "Ahora ya está escrito escrito", ", se está haciendo alusión directa al cuento que acaba de finalizar. El cuento se transforma en un registro de lo vivido por los personajes que se encuentran presentes dentro de éste mismo. Narrador está encarnado por el personaje quien, a la vez, está relatando lo que el fantasma le obligó a escuchar en medio d dee la noche. En "Los Los ladrones de cuerpos" cuerpos",, la metaficción no es tan evidente, se produce la ruptura en tan solo un momento de la historia, antes de que se cuente el asunto escalofriante que le arruinó la vida a Fettes. En "La novia del ahorcado", por otro lado,, en tres momentos se hace evidente que el texto está íntimamente relacionado con los personajes y que, además, este mismo mundo que se está relatando de cierta forma está siendo construido por sus personajes, porque es el fantasma quien le pide al señ señor or Goodchild que escriba su lúgubre historia. Ambas historias apelan a un lector que sea capaz de darse cuenta de los guiños realizados por sus personajes, que sea capaz de percibir los momentos en los que fluctúan los papeles entre personaje y narrador.

7

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Al mundo de los fantasmas

Dos historias perturbadoras: El retrato retrato oval y El loco de la patada Lo perturbador, lo no inexplicable, forma parte intrínseca del cuento "El retrato Oval" de Edgar Allan Poe y en "El loco de la patada" de Bornemann. En ambas historias, un objeto está involucrado en la misteriosa muerte. En el primer caso, se trata del retrato lo que termina finalmente quitándole la vida a la hermosa mujer amada por el artista; en el segundo, son los mocasines encontrados por el niño los que, finalmente, terminan siendo los culpables de una cadena de asesinatos. Ambos relatos abordan temas que, normalmente, de acuerdo a Hanán, abordan "las sombras", se mantienen al margen debido a que no se los tolera con facilidad, no se los puede tratar de manera directa sin causar incomodidades. En definitiva, son relatos perturbadores porque remecen la conciencia del lector. (Hanán, 2009) El horror se instala a plenitud en esta escena. La imagen resulta poderosa e irrebatible, sin embargo, su ciclo de impacto, por así decirlo, tiene una duración transitoria, pues el horror se expulsa en el transcurso del relato. La perturbación, por el contrario, tiene un efecto prolongado, ya que sus efectos son más devastadores y menso predecibles, una imagen perturbadora nos acompaña por un buen tiempo en nuestras vidas. (Hanán, 2009, pág. 4) Este tipo de textos se relacionan con la idea de que "es importante no falsear al niño ni al adolescente la realidad [...] La literatura infantil y juvenil aborda muchos temas, todos pueden ser interesantes a la hora de leer" (Sáiz R., (Sin año)). Al provocar las perturbaciones, se puede general un espíritu crítico en los lectores, generar una reflexión que, eventualmente, podría guiar a descubrir cuál es efectivamente el mensaje detrás del horror que trae de la mano las imágenes remecedoras. En "El retrato oval", el horror se hace presente por la muerte de la hermosa mujer. Aquí se narra la historia de cómo se creó el retrato que un hombre encuentra en un castillo abandonado. Este retrato, que en primera instancia no distinguió debido a la forma en la que la luz alumbraba el cuarto donde estaba durmiendo, era el de la amada del artista. Mujer que (se da a conocer en el cuento) accedió a posar para el pintor únicamente porque lo amaba ya que ella en realidad detestaba la pasión desmedida que el hombre sentía hacia el arte. El retrato en el narrador de la historia generó una gran perturbación apenas él posó 8

sus ojos en la puntura, por lo cual se dedicó largos momentos a contemplarlo hasta quedar satisfecho con sus deducciones. "Había descubierto que el hechizo del cuadro residía en una absoluta posibilidad de vida en su expresión que, sobresaltándome al comienzo, terminó por Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta confundirme, someterme y aterrarme" (Poe, 2002, pág. 69). Al final, se descubre que a medida que el pintor avanzaba en su trabajo y más se apasionaba, más menguaban las fuerzas de su mujer. Una pincelada y la vida en el hermoso cuerpo era arrancada. Esto es lo que forma parte del horror del cuento. El cómo el lector puede "ver" el proceso de desgaste y agonía de la mujer. Agonía que el artista no logra ver porque está demasiado absorbido en su propia creación. Y no quería ver que los tintes que esparcía en la tela eran extraídos de las mejillas de aquella mujer sentada a su lado. […] Y entonces la pincelada fue puesta y aplicado el matiz, y durante un momento el pintor quedó en trance frente a la obra cumplida. Pero, cuando estaba mirándola, púsose pálido y tembló mientras gritaba: “¡Ciertamente, ésta es la Vida misma!”, y volvióse de improviso para mirar a su amada... ¡Estaba muerta! (Poe, 2002, pág. 69) Lo perturbador, en cambio, se relaciona con el sentimiento escondido detrás de la pasión del artista. Con este deseo de "inmortalizar" la belleza, de dejarla registrada. En definitiva, de vencer los efectos del tiempo y la muerte en una trascendencia material permitida por la pintura que sobrevive al modelo. Aquí no fue la vanidad de la mujer lo que fue castigado, si no que fue la soberbia del pintor que, al estar tan absorbido por su trabajo y talento, "le robó la vida" a su amada.

En el caso de "El loco de la patada", se narra la historia de un niño pobre que en el basurero encuentra unos mocasines que son de su talla y que se encuentran en buen estado. Desde ese día empiezan a ocurrir repetidos asesinatos, en los que las víctimas mueren de una brutal patada. Las investigaciones prosiguen hasta que se llega a la conclusión de que es el niño el culpable y se lo coloca en custodia. En este punto el verdadero horror del relato da inicio porque dos nuevos asesinatos son cometidos, un oficial va a ver al niño y lo encuentra todavía dormido en su celda. Sin embargo, hay un pequeño detalle que llama la atención: "Siripo se desperezó y estiró las piernas. Fue entonces cuando el vigilante vio aquellas manchas de sangre en el borde de un mocasín y algunas otras sobre la tela del colchón" (Bornemann, 1991, pág. 40). La sangre en los zapatos del niño pone en alerta a las autoridades y lo mantienen vigilado en espera de un nuevo asesinato. Paralizados permanecieron los tres hombres mientras que los pies de Siripo, calzados en los mocasines, se desprendían de las piernas del chico, se apoyaban sobre el suelo como si alguien los condujera y —a la carrera— atravesaban las rejas y ganaban la salida del destacamento a una velocidad sobrehumana. (Bornemann, 1991, pág. 40)

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014

9


Al mundo de los fantasmas Ahora bien, superado horror inicial causado por los mocasines malditos y el que Siripo pierda ierda sus pies, lo perturbador que se esconde detr detrás ás es una fuerte crítica cr social dirigida hacia la pobreza que afecta la sociedad Argentina. La única forma en la que el niño y su familia obtuvieron ayuda para salir de la miseria, para dejar de buscar alimentos en los desechos, chos, fue gracias al horror y espanto causado por lo los terroríficos íficos eventos que rodeaban las circunstancias de los asesinatos. "El retrato oval" y "el loco de la patada", son narraciones que llaman primero la atención por sus detalles sobrenaturales que dejan al lector —y y los personajes—, personajes en un estado temporal de estupefacci estupefacción. Sin embargo, cuando esta sensación ón se suaviza, es cuando el efecto perturbador se hace realmente patente, provocando instancias de reflexión reflexi en los lectores.

10

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta

Fantasmas de día: Un tratamiento carnavalesco de la muerte Título: Fantasmas de día Autora: Lucía Baquedano Ilustraciones: Tino Gatagán Datos de Edición: SM Ediciones, Madrid, 1987 N° de páginas: 93 páginas Como parte de la colección de Barco de Vapor Naranja, Fantasmas de día desarrolla el concepto de muerte y fantasmas desde una perspectiva cómica. Esta novela infantil no consiste en una típica historia de terror y fantasmas, si no que se trata de una carnavalización de este tipo de temática. Carnavalización en el sentido Bajtiniano del concepto "En el carnaval la risa y el júbilo se combinan […] En el acto de la risa carnavalesca se juntan la muerte y el renacimiento. […] La risa nos lleva a hablar de la naturaleza carnavalesca de la parodia. (Bajtin, 1971, pág. 319). En Fantasmas de día, cuatro amigos deciden escapar de sus respectivas casas. Toman prestada la mula de Jacinto el lechero y la carreta que pertenecía a la familia de uno de los niños. Los amigos se fugan y, cuando están a cierta distancia del pueblo, sufren un accidente en el que la carreta se desbarata y se les escapa la mula. Es en este punto que, al despertar y buscarse el pulso, son incapaces de encontrarlo. Considerándose muertos, terminan realizando un sinfín de travesuras a todos los habitantes de su comunidad. Equívocos son los que llevan a estos niños a creer que están muertos "me colocaron la mano en el lado derecho del pecho" (Baquedano, 1987, pág. 25) y al no encontrar pulso asumieron que habían muerto. También se plantean qué es y no es posible después de la muerte: "No creo que puedas ni masticar siquiera. ¿Dónde has visto tú un cadáver masticando?" (Baquedano, 1987, pág. 34). Esta novela es recomendable para niños a partir de los 9 años, porque a partir de las acciones de estos niños y el estado anormal en el que se encuentran, se le otorga un carácter de parodia a la muerte que, a la vez, entra a cuestionar y poner en evidencia temáticas como una posible pérdida del hogar, la valoración de la amistad "Era estupendo notar que me querían" (Baquedano, 1987, pág. 26). Además, se necesita un conocimiento previo acerca de qué son los fantasmas en la cultura popular y, por sobre todo, tener nociones de qué es la muerte. Fantasmas de día, de la española Lucía Baquedano, es recomendable además porque es una obra a la que le fue otorgado el premio Barco de Vapor en 1986. Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014

11


Al mundo de los fantasmas

La noche de los muertos: Otra historia de terror Título: La noche de los muertos Autor: Ricardo Mariño Ilustraciones: Pez Datos de Edición: Alfaguara Infantil, Buenos Aires, 2001 N° de páginas: 88 páginas Desde su título, ya se puede imaginar una relación con hechos sobrenaturales. En el cine, en la literatura y medios de expresiones afines, actualmente un título como este se lo puede relacionar con zombies, fantasmas o vampiros. "La noche de los muertos", es, en gran parte, lo que una persona se puede imaginar al tomar el libro por primera vez: Fallecidos escapando de sus tumbas, muertes y pactos con el diablo. "A las seis de la tarde Jorge Zaca comenzó a preocuparse por lo que marcaba el indicador de combustible de su auto" (Mariño, 2001, pág. 7). Desde un inicio, a Jorge se nos muestra como un hombre irresponsable, característica que se acrecienta cuando se sabe que él está en medio de la carretera acompañado por Azul, su hija de 9 años. Al quedarse sin gasolina, el hombre conduce por un camino secundario hasta que el auto se deja de mover y se encuentra con una vieja casa donde vive el matrimonio Evans. Una nueva muestra de irresponsabilidad es que el hombre deja a su hija con el matrimonio mientras él emprende camino a una estación de servicio en busca de nafta. En este punto en adelante, es cuando la situación se empieza a volver sospechosa. Los lugareños aseguran que esa casa no existe, Azul empieza a vivir una historia de terror en casa de los Evans y una serie de sucesos llevan a la muerte de distintos personajes secundarios. Los Evans eran una familia que había perdido a su hija y, en un arranque de locura, el señor Evans termina realizando un pacto con el diablo para poder recuperar (en algún punto) a su hija. Esta historia es recomendable para niños mayores de 12 años, más que nada porque mantiene al lector intrigado en el cómo la problemática se va a solucionar pero que, en realidad, termina realizándose la solución por un método muchas veces ya utilizado: la intervención de dios y la inocencia de Mariana, la hija de los Evans. Esta lectura se puede considerar adecuada para la época de Noche de Brujas, cuando 12

las temáticas de los muertos vivientes, fantasmas, el diablo y brujas están presentes tanto en el imaginario de manera constante, como en los medios de comunicación a manos de series, películas e historias de terror. Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta

Fantasmas en la casa rodante: Una historia donde los fantasmas juegan el rol de adolescentes Título: Fantasmas en la casa rodante Autora: María Luisa Silva Ilustraciones: María Emilia Suarez Datos de Edición: Alfaguara Infantil, Santiago, 2005 N° de páginas: 48 páginas Existen historias de fantasmas aterradores, existen historias de espectros que sus acciones están únicamente motivadas por la sed de sangre y venganza. Están las novelas de misterio y novelas cómicas. "Fantasmas en la casa rodante", es una historia de trama lineal, sin grandes sorpresas para su lector. No existen grandiosos momentos cómicos o instancias que dejan al lector con el corazón en mano, sin saber qué está pasando. Aquí, los fantasmas son jóvenes, se enamoran y pueden formar una familia. Parte la historia presentando al General don Amador de las Correas, hombre que al heredar una antigua casa a las afueras de la ciudad, también heredó el fantasma que en ésta habitaba. Todas las noches, desde que se habituó a su singular habitante, se ha encargado de cerrar bien la casa, no por temor a robos, si no qué "lo que don Amador no quería era perder al fantasma que habitaba en su casa. Pues éste era distraído y se extraviaba fácilmente" (Silva, 2005, pág. 8). Un día, llega una pareja en un remolque que se instala a pocos metros de su hogar, son ruidosos y don Amando desea que se marchen para volver a recuperar su paz. Es por esto que envía al fantasma, pero sucede algo que él no había anticipado: el fantasma se enamora. Junto a la pareja venía una fantasma, Viola, quien corresponde los sentimientos del fantasma y juntos viven una historia de amor"—Quisiera dejar en claro —dijo el fantasma— que mis intenciones son serias. Amo a la señorita fantasma Viola y deseo hacerla mi esposa" (Silva, 2005, pág. 35). Efectivamente, terminan ambos casados, viviendo solos en el remolque mientras que la pareja de vivos se mudan con el general y forman una familia. En definitiva, una linda y simple historia que termina en matrimonio pocos días después de que los fantasmas se conocen. No hay intrigas, no hay una acción. Tiene el estereotipo de familia que se enseña en la infancia, en la que los personajes se conocen, se enamoran y se casan. Una dinámica con la que son presentados los adolescentes en historias para niños. "Fantasmas en la casa rodante", está orientado a niños a partir de los 6 años, su simpleza es un fuerte a la hora de relacionarse con primeros lectores, pero es posible encontrar libros con mayor atractivo para los niños.

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014

13


Al mundo de los fantasmas

Trailer: Trailer: Fantasma de palacio

Link al trailer: https://www.youtube.com/watch?v=he7Mr8hN4lI&feature=youtu.be

14

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Puerta abierta

Trabajos citados Bajtin, M. (1971). Carnaval y literatura. ECO , 311-338. Baquedano, L. (1987). Fantasmas de día. Madrid: SM Ediciones. Bornemann, E. (1991). El loco de la patada. En E. Bornemann, Queridos monstruos (págs. 3541). Buenos Aires: Alfaguara. Dickens, C. (2006). La novia del ahorcado. En C. L. mercadeo, Obras completas Vol. 1 (págs. 213-230). Hanán, F. (2009). Libros perturbadores una categoría a la sombra. Barataria , 2-10. Hidalgo, O. (2012). Un acercamiento al tema de la muerte en la literatura infantil y juvenil. III Congreso internacional de Literatura para Niños y Producción, Edición y Circulación. Santiago, Chile y Buenos Aires, argentina. Lobe, M. (1983). Fantasma de palacio. Madrid: SM Ediciones. Lutas, L. (2009). Dos ejemplos de metalepsis narrativas: Niebla de Miguel de Unamuno y Biblique des derniers gestes de Patrick Chamoiseau. Moderna sprak , 39-59. Mariño, R. (2001). La noche de los muertos. Buenos Aires: Alfaguara. Ow Gonzales, M. (2012). Metaficción en álbumes para primeros lectores. Perspectivas en investigación e innovación didáctica en recepción lectora , 411-427. Poe, E. A. (2002). Retrato oval. En T. J. Cortázar, Edgar Allan Poe: Cuentos (págs. 67-68). Madrid: Alianza. Sáiz R., A. ((Sin año)). "¡Un día volveremos a encontrarnos!" Aproximación a la muerte en la literaura infantil y juvenil. Recuperado el 10 de Abril de 2014, de http://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero45/volencon.html Silva, M. L. (2005). Fantasmas en la casa rodante. Santiago: Alfaguara. Silva-Díaz, M. C. (2005). La metaficción como un juego de niños. Una introducción a los álbumes metaficcionales. Caracas: Banco del libro. Stevenson, R. L. (2010). Los ladrones de cadáveres. En J. J. Plans, Antología: Los mejores relatos de terror llevados al cine (págs. 11-40). Santiago: Alfaguara. Viñas Piquer, D. (2002). Historia de la crítica literaria. Barcelona: Ariel. 15

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014


Al mundo de los fantasmas

16

Tomo 1 | Jueves 10 de abril 2014

Puerta abierta, Tomo 1  

Puerta abierta, "al mundo de los fantasmas" Tomo 1. Primera entrega de revista infantil y juvenil para el curso "Literatura infantil" de la...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you