Issuu on Google+

La

niña

que

quería

ser

misionera Erase una vez una niña que vivía en el Congo llamado Yanma. Yanma era una niña trabajadora pero donde trabajaba no le gustaba, trabajaba en la mina de coltán. Le obligaban todos los días a levantarse a las cuatro de la mañana y a caminar dos o tres horas vigilándoles unos militares corruptos. Cuando llega a la mina le dan una pala, una pica y empiezan a sacar coltán hasta las seis o siete de la tarde que es allí cuando anochece. Saca cada persona un kilo de coltán valorado por 500$ y solo le pagaban 10$ al mes. Cuando llega a su casa son las diez o diez y media para cenar y acostarse para volverse a levantar a las cuatro de la mañana. Un día una misionera llega a su pueblo para rescatarlos de ese infierno, la misionera se arriesgaba la vida para llegar allí. A las dos de la mañana estaban casi llegando a las

afueras

del

Congo,

pero…

de

repente

aparecen dos militares los niños se esconden


entre los matorrales para que no les vean, cuando los niĂąos y el misionero ven que se han ido los militares, salen corriendo hasta un coche que les espera y entran al camiĂłn contentos y a salvo. Yanma esta tan contenta que llora de alegrĂ­a y dice que cuando sea mayor quiere ser misionera.


la niña que quería ser misionera