Issuu on Google+

El sistema propuesto está pensado para poderlo alojar en las medianeras de una forma rápida pero también progresiva (en fases) si se desea. Los montantes metálicos se agarran a las medianeras sin modificarlas alojando las piezas cerámicas extrusionadas que a su vez albergan un corazón espumoso. Se trata de una espuma cerámica para conformar paisajes porosos, modulados pieza a pieza, de colores y texturas térreas que en un futuro acogerán tanto al agua como a la vegetación.

La ropa tendida, las ventanas del vecino, las fachadas interiores, las cubiertas más próximas, las bajantes que bajan, los canalones que recorren, el patio comunal, el solar abandonado, las cubiertas de teja, las cubiertas desiertas, las antenas de enfrente, la pátina que desliza, el musgo que coloniza y los pájaros que anidan... la ciudad que vemos y no vemos, la ciudad que habitamos y que no queremos pisar, sino solo ver de reojo, desde la lejanía y sin pararnos a contemplar.

El sistema consiste en sencillas piezas cerámicas prensadas, con los mismos motivos geométricos de las celosías tradicionales, que se adhieren a las medianeras sobre las piezas de espuma cerámica ya alojadas. Se adherirán en determinados puntos, conformando zonas alrededor de las ventanas, en las partes superiores de la medianera, tras los petos, sobre los forjados... creando un collage de motivos geométricos pero, a la vez, un escenario común de texturas y colores térreos propios de la cerámica. El objetivo es que las medianeras hablen, que no se olviden, tanto desde la naturalidad de la espuma cerámica (piezas extrusionadas) como desde la claridad sentimental de los motivos geométricos tradicionales (piezas prensadas).

Nos fijamos en lo que ocurre durante el abandono de las medianeras, más que en las rehabilitaciones en sí. La imagen de vegetación, musgos y líquenes en los canalones de las cubiertas sin un mantenimiento riguroso nos hizo preguntarnos: ¿por qué no dejar pasar lo que realmente ocurre en la naturaleza?

Proponemos una captación de las aguas pluviales en la fachada y una canalización hasta una bomba inferior para el riego de las plantas (especies de secano propias de la zona).

Así pues, encontramos la espuma cerámica capaz de impermeabilizar, o más bien captar el agua, dar aislamiento térmico-acústico y a la vez facilitar la creación de líquenes en su interior

Agua + barro + verde son los cuerpos culturales que proponemos incorporar. ELDA.Vista característica de nuestros días, medianeras que colonizan y conforman la ciudad olvidada.

Se trata de la ciudad olvidada, un paisaje de grises, hormigón y pvc que se esconde y comienza tras las ventanas de nuestras galerías y que se extiende hacia el horizonte indefinido y abandonado de la ciudad. Espacios de grandes medianeras e instalaciones que, aunque muy domésticos y presentes en la rutina de cada día, se escapan a la mirada tradicional de nuestras culturas. Paisajes altamente artificiales que han acabado siendo colonizados por seres musgosos, hongosos y vegetales, con una decrepitud que llega a convertirse en el manifiesto de protesta y abandono de esos escenarios de las ciudades.

PIEZA EXTRUSIONADA

PIEZA PRENSADA

Un ecosistema de medianeras que varía según la estación del año, germinando y marchitando según los ciclos naturales.

Canalones, bajantes y medianeras son nuestro campo de actuación.

La geometría de la pieza permite un uso extra como fachada-canalón, por la que el agua se desliza bajando y humedeciendo la espuma cerámica del interior.

GRUPO 16 David Gil Delgado Daniel Millor Vela Javier Pastor Gutiérrez


Foam Ville