Page 1

58

PLANETA-TRI ENTRENAMIENTO

Consejos TRIATLÉTICOS

¿Vaselina o aceite para tu neopreno?, ¿cómo surfear las olas para nadar más rápido?, ¿cómo subirte rápido encima de la bicicleta para no perder tiempo?, ¿qué hacer para evitar los molestos, y habituales, problemas estomacales durante una prueba?… En el mundo del triatlón hay mil y un pequeños trucos que te pueden resultar de gran utilidad para mejorar tu rendimiento. Aquí te contamos algunos. Texto: Omar Tayara Rodríguez. Licenciado en Educación Física y Deporte y triatleta de élite. www.omartayara.com y www.champ-sys.es Fotos: Felix García.

1

¿Vaselina o aceite para tu neopreno?

CONSEJO: Nunca uséis vaselina, mi truquillo es que uséis aceites protectores que no se comerán vuestro neopreno. Hoy en día comprarse un neopreno supone un coste que oscila entre los 100 y 600 euros. No es para menos, por tanto, que haya que tener en cuenta su cuidado diario. Al ser una prenda tan delicada y cara tenemos que pensar que no debemos cometer errores tan comunes como el uso de vaselina. Cuántas veces nos hemos encontrado en boxes pidiendo vaselina a los compañeros para ponernos en las zonas del cuerpo donde es muy difícil desprendernos del neopreno al quitárnoslo en la primera transición. Zonas como los tobillos, muñecas o zonas donde protegernos de las rozaduras como el cuello…. Pues bien triatletas, nunca debemos usar la vaselina. El motivo es que se come el neopreno, deteriorándolo a pasos agigantados. Os encontraréis que en una par de carreras la vaselina habrá hecho que vuestro neopreno haya “adelgazado” considerablemente en aquellas zonas donde os habéis untado de vaselina. Además en días de calor rociaros de vaselina puede acarrear que os queméis la piel con el efecto del sol. Mi truquillo es utilizar aceites protectores que no se comen el


Planeta Running

neopreno y además protegerán vuestra piel. Conseguiréis desprenderos de él con rapidez sin deteriorar vuestra piel y sin destrozar vuestro valioso neopreno. Además, para que nos salga mejor el neopreno en la transición, primero podemos recurrir a otros trucos, como cortarlo a la altura del gemelo en caso de las extremidades inferiores y cortar los puños a la altura de las muñecas. Sé que muchos ahora estáis diciendo que os cuesta mucho cortar una prenda tan cara, pero pensar que el neopreno hace que nademos mas rápido, nos protege de las temperaturas bajas del agua guardando el calor… pero si todo lo que habéis ganado con el neopreno lo perdéis en la transición porque os cuesta quitároslo… No os preocupéis, cortar el neopreno en estas zonas no afecta para nada vuestro rendimiento y mejora el tiempo final de la transición uno. Para que os hagáis una idea, el 99% de los triatletas de elite lo tienen cortado; es más, hay marcas como Aquaman que ya venden neoprenos con la zona de la pierna más corta para ahorrar estos cortes.

2

¿Los triatletas deben saber surfear?

CONSEJO: Nunca luchéis contra las olas. ¿Los triatletas deben saber surfear? La respuesta es SÍ. Muchos de los triatlones que hacemos se hacen en playa, donde el mar puede ser uno de los protagonistas

59

en el segmento de natación. Si el mar está en calma no hay problema pero si le da por enfadarse, sálvese quien pueda. Recuerdo en un Campeonato de Europa de triatlón en Valencia, que el día anterior se celebró el Open de España, donde los grupos de edad tuvieron que hacer un duatlón por el fuerte oleaje que había. A los élite les dejaron competir con el fuerte oleaje y las diferencias en la natación fueron muy significativas debido a que si sabías surfear estabas salvado. Coloquialmente llamamos “surfear” a saber tomar las olas cuando nos adentramos en el mar y a saber cogerlas cuando estamos saliendo del agua. Cuando nos adentramos en el mar hacia la primera boya, si las olas son muy altas nunca debemos pasar éstas por encima, es un enorme error. Lo que debemos hacer es pasar por debajo de la ola y quedarnos absolutamente quietos, sin movernos hasta que ha pasado totalmente. No debemos de ir en contra de la fuerza de la ola; si lo hacemos nos sacará otra vez a la orilla. Lo mejor es nadar cuando el mar está en calma y cuando viene la ola meternos debajo y dejar que pase. Para ello es aconsejable en el nado la respiración adelante… ¿Por qué? Porque muchas veces no sabemos cuándo va a venir o si va a romper cerca nuestra. Debemos anticiparnos a ella y poder aprovechar el nado en todos aquellos tramos donde la ola todavía no ha cogido altura. Porque si nos pilla encima de la ola y nos empuja hacia detrás, perderemos un tiempo precioso. Así que recuerda: no intentéis luchar nadando contra la fuerza del mar. Relajaos y esperad a caer de la ola para empezar a nadar. Los que estén debajo vuestra os habrán ganado la posición, pero por lo menos no nos habrá arrastrado mucho a la orilla otra vez. ¿Qué hacer de vuelta a la orilla? Aquí viene el gran error de muchos triatletas, que piensan que porque la ola nos lleve debemos nadar más rápido para ir a la velocidad de la ola. NO. Recordad que la ola tiene muchísima fuerza, muchísima más que nosotros. Lo que debemos hacer es nadar a nuestro ritmo y cuando viene la ola acelerar la frecuencia de brazos para intentar igualar nuestra velocidad con la de la ola. Por supuesto habrá un momento en que ésta nos empiece a arrastrar y a empujar; en este momento la ola va a más velocidad que nosotros… Momento clave: dejad de aumentar la velocidad de brazada; debemos aprovechar que la ola nos lleve, nos arrastre. Para eso tenemos que intentar estar lo más arriba posible de ella, dejad muerto un brazo estirado y solo mover uno de los brazos a lo sumo, acompañando a la ola. Si esta viene con mucha fuerza lo mejor es estirar los dos brazos, y como si de una salida de crol desde el poyete se tratase, enderezarnos lo máximo posible y dejarnos llevar por la cresta de la ola. Podemos llegar a alcanzar grandes velocidades que nunca podríamos alcanzar con un nado a nuestra máxima velocidad. En definitiva: nunca luchéis contra los elementos; es mejor aliarse con ellos.


60

PLANETA-TRI ENTRENAMIENTO

3

Saltar encima de la bicicleta

CONSEJO: Debes tener muy claro por qué lado vas a saltar para subirte a la bicicleta, y tener preparada la biela y la zapatilla correspondiente. Uno de los atractivos del triatlón para el espectador es la transición de la natación a la bici. Cientos de triatletas corriendo por boxes, quitándose el neopreno a gran velocidad, poniéndose el casco antes de coger la bici… Y de repente la línea vertical que cruza la carretera donde te limita la zona donde puedes empezar a pedalear. Es aquí donde se produce el denominado efecto embudo. Vamos con nuestra bici corriendo y nos encontramos atletas que se paran en esta línea para montarse en la bicicleta; algunos se frenan radicalmente y se suben, otros se ponen las zapatillas de ciclismo en su zona de transición con lo cual tienen más riesgo de caída al correr hacia la línea donde te marca el comienzo de la bici. Los más atrevidos son capaces de saltar encima de la bici descalzos y después ponerse las zapatillas en marcha. Esta última opción es la más arriesgada, pero es la que suelen usar los triatletas de élite. Eso sí, requiere de experiencia y de mucha práctica. Cuántas veces hemos visto el típico fallo de saltar y comprobar que hemos colocado mal la posición de las zapatillas (la que debería ir más adelantada resulta estar atrasada) y no poder ejercer la pedalada debido a que no pisamos las zapatillas. Cuando queremos hacer este tipo de transición debemos tener en cuenta dos cosas. • Por qué lado voy a saltar • Colocación de las zapatillas Si saltamos por el lado izquierdo debemos adelantar la biela derecha con la zapatilla anclada, quedando la biela izquierda retrasada. Con esto conseguimos que cuando saltemos la pierna derecha caiga encina de la zapatilla y comencemos inmediatamente a pedalear. Si lo hacemos al revés daremos un pedal en vacio con el riesgo de caernos y perder la inercia generada en la carrera previa y salto. Un truco para entrenar el salto y no perder inercia por si los primeros intentos son con muy poca velocidad, es realizarlos en una carretera con una pequeña inclinación hacia abajo. De esta manera no perdemos velocidad por la inclinación negativa y tenemos mayor margen de error. No se os olvide en cada intento sujetar las zapatillas con las gomas elásticas; si no, la zapatilla quedaría libre y podrías pisar en vacio. Es un poco aburrido tener que poner en cada salto las gomas pero debe ser así si queréis hacer la transición más rápida. En cualquier caso, si todavía no te ves preparado para intentar saltar encima de la bicicleta en la transición, te damos a continuación otra opción “más segura”, e igualmente práctica, para afrontar este momento.


Planeta Running

4

¿No eres capaz de saltar encima de la bici? Don´t worry, be smart CONSEJO: En la transición colocaremos las zapatillas en los pedales y, para que no se muevan, las fijamos con unas gomas al cuadro. En el punto anterior, te hemos explicado cómo saltar encima de la bicicleta para no perder tiempo en la primera transición. Pero si no te ves muy seguro de poder hacerlo –o las circunstancias de la carrera lo desaconsejan- no te preocupes; aquí te explicamos otro truco para solventar la situación sin perder tiempo. La realidad es que no es necesario ser un kamikaze y arriesgar saltando encima de la bici para empezar a pedalear, más aún si no tenemos mucho sitio o corremos el riesgo de chocar con alguien que hizo la transición delante nuestra pero a menos velocidad y sin ninguna inercia. Hay que distinguir entre élite y grupos de edad. Muchos de los triatletas de élite saltan encima de la bici, y esto tiene un riesgo: que como no enganches la zapatilla en el salto puedes caer o no crear la inercia suficiente para coger velocidad y coger el grupo. Otros hacen lo que yo, apoyarse y pisar en una de las zapatillas con el pie en el lado donde se va a subir a la bici. Esto es mucho más seguro y eficaz a la hora de generar una inercia en la bici porque te aseguras a dar una pedalada; no hay riesgo de no enganchar la zapatilla unida al pedal por la cala y caerte o perder estabilidad. Lo primero es estar seguro de que somos capaces de ponernos las zapatillas de la bici en marcha; eso es fundamental. Una vez superado ese paso el siguiente es aprender a pisar la zapatilla por el lado en que nos subiremos a la bici. Al pisar generas una pedalada y con ella una inercia en la bici para pasar la otra pierna por el otro lado. Esto es muy fácil de hacer. Se puede practicar con una bici de montaña, que tiene más estabilidad, y después pasar a practicar con la de carretera. El último paso es hacerlo con un poco de carrera previa. En la transición colocaremos las zapatillas en los pedales y para que no se muevan las fijaremos con unas gomas al cuadro. También tenemos el truco de usar el velcro de las zapatillas de ciclismo (si lo poseen; las de triatlón todas). Se puede enganchar el velcro entre el bidón y el portabidones; de esta manera quedaría colocada la zapatilla para ser pisada en la transición de natación a bici después de pasar la línea que delimita el comienzo del sector ciclista. Os aconsejo que practiquéis en un una zona llana o con ligera pendiente en bajada para aseguraros esa inercia en la pisada de la zapatilla tanto si lo hacéis bien o mal. Ensayad por ambos lados; así tendréis mayor seguridad en vosotros mismos a la hora del control de la bici. Para los más atrevidos que saltan encima de la bicicleta, os animo a que os cronometréis ambas transiciones en un entrenamiento y veréis que la diferencia de tiempo y velocidad de transición entre ambas maneras de subirse a la bici no varía. Pero la técnica de pisar la zapatilla es mucho más segura. Por último, os cuento una anécdota: recuerdo en el Mundial de Hamburgo que hice una muy buena transición de natación a bicicleta después de salir en el primer grupo del agua. Se iba tan rápido en bici, ya que éramos un grupo reducido de triatletas, que muchos no fuimos capaces de meter los pies en las zapatillas hasta el km 7. Era un circuito con muchas curvas y giros de 180º, y hasta que no se bajó de velocidad en el grupo no pudimos meter los pies en las zapatillas. Eso sí, no necesité saltar encima de la bici… otros lo hicieron y perdieron estabilidad y el grupo de cabeza.

61


62 5

PLANETA-TRI ENTRENAMIENTO

¿Problemas estomacales? Corta por lo sano

CONSEJO: Siempre consulta primero a tu médico. Es importante aclarar antes de nada que este consejo solamente se puede llevar a cabo bajo prescripción médica. Nunca –repito, nunca- hacerlo sin antes haber consultado a vuestro médico de cabecera o deportivo. Creo que casi el 100 % de los triatletas antes de una carrera sufre problemas de estomago: los nervios de la prueba, la mala digestión del desayuno… Todo esto nos lleva a que se produzcan la famosa descomposición de tripa o apretón de última hora, que resulta tan molesto para los triatletas. Y a esto debemos añadirle el esfuerzo durante la carrera y la ingesta de glucosa por los geles y las bebidas deportivas que tomamos, que hace que aumenten las necesidades de ir al servicio y los tan temidos “apretones”. Personalmente, este era uno de los problemas que siempre padecía durante la competición. Tenías que dejar tu suerte en manos de los dioses el día que te daba el terrible apretón durante la carrera a pie. Fueron múltiples mis intentos de darle solución, variando incluso mi desayuno, hasta que acudí a profesionales médicos que me aconsejaron lo siguiente: la toma de un Fortasec una hora antes de la competición, más un protector gástrico. El Fortasec hacía que no tuviese problemas de descomposición o diarrea, y el protector gástrico protegía y cuidaba que se pudiese llevar a cabo la digestión sin ningún problema de acidez o efectos secundarios del Fortasec. Por supuesto este remedio médico hay que probarlo antes en entrenamientos duros o competiciones de baja importancia para nosotros. Seguramente no a todo el mundo le irá bien pero tengo que decir que a mí me fue de lujo. A partir de ese momento, no tuve ningún problema de deshidratación, ni malestar estomacal. Repito que es un remedio reservado únicamente para quienes sufren del estomago durante la carrera. ¿Infalible? No sé si lo es al 100% pero desde luego a mí y a muchos triatletas de élite nos ha salvado en más de una competición. Tener en cuenta que no debemos variar nuestro desayuno el día de la competición. El protocolo antes de empezar la batalla debe ser el mismo. En triatlón, como en otros deportes, todo debe ser entrañable, hasta tus hábitos alimenticios pre and post competición. El cuerpo no debe sentir cambios bruscos el día de la carrera. Muchas veces los nervios y el madrugar para el día del triatlón impiden seguir nuestro ritmo de comidas e ingesta de nutrientes antes de empezar a nadar. Esto hace que la digestión sea más difícil. Y es aquí donde aplicando el truco del Fortasec y el protector gástrico, puede que no alteremos nuestro nivel competitivo y demos el 100% el día de la prueba. Importante: Recordad por último que todos estos trucos y consejos que os hemos dado debéis probarlos y entrenarlos bien antes de aplicarlos en la competición. La improvisación es cosa de actores; no de deportistas que esperan obtener un buen resultado en carrera.

Leonardo Chacón: un top 30 mundial del triatlón El costarricense Leonardo Chacón nos ha ayudado a ilustrar gráficamente los trucos de triatlón que te hemos presentado en este artículo. Procedente de una familia de deportistas, y muy influido por el ejemplo de su padre (ciclista y triatleta), Leonardo se sintió atraído desde muy pequeñito por este deporte. A sus 27 años recién cumplidos, Chacón es un Top 30 Mundial en Triatlón, y ha cosechado numerosos triunfos en Latinomérica, en concreto en pruebas de la Continental Cup: Ixtapa (México), Bogotá (Colombia), Veracruz (México), Salinas (Ecuador), Roatán (Honduras), Playa Conchal (Costa Rica)… En la prueba de la Copa del Mundo de Madrid recientemente disputada finalizó en el puesto 26, siendo el mejor triatleta latinoamericano. Su gran objetivo: participar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.


Reportaje Triathlon  

Reportaje Triathlon

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you