Issuu on Google+


The SCARECROW

The SCARECROW


Por la noche, un espantapajaros colocado en un campo miraba la luna.


Por la noche, a menudo, miraba la luna,


Pero por el dia, a veces, observaba a la espantapajaros que estaba en el campo de al lado, separado del suyo por una cerca con un montante en el medio.


Penso que le gustaria volar, asi que empezo a batir sus brazos. Pero no podia volar. No podia ni moverse, a menos que el viento soplara y lo girase de un lado a otro.

A veces, si el viento cambiaba y lo hacia girar, veia los cuervos. Y cuando los miraba se preguntaba como volaban .


“Hola cuervo”, dijo el espantapajaros. “Estaba observando tu vuelo y mirando la luna. Puedes ensenarme a volar? Puedes ensenarme a volar a la luna?”

Asi que alli estaba, de noche, mirando la luna. Un cuervo volo y aterrizo en su hombro.


“Oh!, espantapajaros”, grazno el cuervo, “por supuesto que no puedo. Estas cosas solo ocurren en los cuentos de ninos. Pero esto es la vida real, y los espantapajaros reales no pueden volar”. El espantapajaros parecia triste y no dijo nada. El cuervo sintio pena por el y le dijo: “Mira, espantapajaros, puedo decirte algo. Si cierras los ojos y suenas, y si en ese sueno deseas algo con la suficiente fuerza, aquello que quieres ocurrira”.


Y entonces el cuervo se marcho volando,

dejando al espantapajaros, una vez mas, solo y mirando la luna.


El espantapajaros cerro los ojos y sono, y deseo. Sono que podia volar y deseo volar hacia la luna. Sono tan intensamente como pudo, y deseo con toda la fuerza que supo.


Pero cuando abrio los ojos estaba todavia en el campo y la luna tan lejos como antes. Y a la luz de la luna pudo ver la otra espantapajaros, plantada en su campo.


“Me pregunto”, penso el espantapajaros “si ella sabe volar”.

Y decidio preguntarle.


Asi que se puso en marcha salto el montante y camino hasta donde ella estaba plantada. “Hola�, le dijo.


“ Hola”, le dijo ella .

“Estoy muy contenta de que estes aqui. Siempre sone que vendrias”.


Scarecrow