Page 1

NEUROCUENTO

[MARTHA HELENA FORERO CANO]


NEUROCUENTO

¡Saludos para todos ¡ Nos presentamos, somos amígdala y neurona, juntas les queremos contar una emocionante y pensada historia. Vivimos en la casa de Martica en un sector llamado hipocampo, estamos muy bien relacionadas con ella, cuidamos el buen apetito, manejamos el estrés, aprendemos permanentemente y ponemos mucha atención, vamos al medio exterior, regresamos, somos sensitivas, nos movemos mucho, asociamos día a día, procesamos y transmitimos información permanentemente, creamos redes y circuitos constantemente en nuestro trasegar del día a día, disfrutamos mucho aprendiendo y memorizando, ¡huy! , nuestra relación con ella es permanente, le ayudamos a intercambiar materia, energía e información.


Un día en comunicación con ella le ayudamos a evocar historias lindas, instantes felices desde su infancia que le permiten secretar neurotransmisores, nos contó todo lo que aprendió incluso en sus primeros 4 años de vida, le pusimos mucha atención y escuchamos detalladamente :Tengo una mamá muy tierna con quien tuve mucho contacto corporal afectuoso, compartí con mis abuelos matern os, me permitieron muchos estímulos, ingresé a los 4 años a un preescolar sólo para que me relacionara con otros niños y jugara mucho por ser única hija, aspecto muy importante pues la estimulación, debe ser una tarea constante, se aprende haciendo, experimentando, reforzando. En lo posible cuidaron de mi alimentación. Las bases desde el vientre materno son importantísimas para los procesos continuos como la buena alimentación. Tener en el cerebro el alimento adecuado para cada momento es clave. Consumí frutas como el plátano que a más de los antiox idantes contiene triptófano que es el precursor de la serotonina y es el neurotransmisor responsable de la sensación de bienestar y tranquilidad. Igualmente consumí moras que me protegieron del estrés. Me ayudaron a desarrollar la atención. Viaje al pueblo natal de mi madre a los 6 años, Concordia, municipio del suroeste antioqueño en Colombia, región distante y montañosa con mucho verde, sol, paisaje natural, animales, árboles y olor a campo, con caminos pantanosos donde caminé sin zapatos y pegada de la cola de la mula para no quedarme atrapada en el pantano. Encontr é arroyos en el recorrido para lavarme los pies y disfrutar de la agradable sensación del agua fría, la corriente y el sonido arrullador. Luego de 8 horas de camino llegamos a la casa, era de bareque, que es caña brava, barro y estiércol de caballo y vaca, todo se hacía naturalmente con sembrados orgánicos para el consumo, animales de monte para comer y gallinas criadas en el campo sin cautiverio.


Era la casa de los hermanos de mi abuela materna y solo uno, Rudecindo estaba vivo con aproximados 80 años, campesino humilde tierno y respetuoso. En las mañanas al despertar me sentaba en una piedra grande en las afueras de la casa, piedra que hacía las veces de silla a degustar un delicioso café tomado en un medio totumo que lo convertía en taza. Delicioso escuchar los cantos de los pájaros y la aves de corral, fantástico caminar hasta un gran pozo de agua corriente que nacía en la finca de donde se cargaba el agua para el consumo alimentario. Sobre la superficie del pozo también estaba medio totumo grande para sacar el agua, allí sentada al borde veía nadar el totumo que lo convertía en barco, en mis fantasías me montaba en él a recorrer el mundo. Allí me bañaba con agua tirada sobre mi cuerpo con aquella natural vasija. De regreso a Medellín, mi ciudad natal asistí a la escuela primaria localizada en un lugar distante de donde vivía, descalza , recorría un cerro y debía atravesar una quebrada para llegar a ella con una bolsa de trapo al hombro elaborada por mi madre donde llevaba la pizarra . Me encantaba mi escuela, tenía un hermoso árbol gigante en el patio de recreo, la señorita Inés era una profesora encantadora, con ella hicimos la huerta escolar, creo que desde allí traigo pegada a mi vida la pasión por sembrar mis propias verduras. Con ella fuí por primera vez a ver una película y a conocer un teatro para cine. A ella le debo mi amor por las manualidades, aprendí a bordar punto de cruz, igualmente el encanto por el dibujo y mi gran pasión Lucila Godoy-Gabriela Mistral que es el único nombre famoso que conservo en mi memoria y recupero con facilidad y que ha marcado mi vida, ha dejado una gran huella con su amor por los niños y la educación, empecé a amarla a través de la lectura de Ternura.


El aprendizaje afecta el comportamiento y para mí es positivamente esa afectación. La experiencia y el aprendizaje permiten moldear el cerebro. La emoción y la motivación dirigieron mi atención hacia información del medio que percibí, recibí, guardé, recupero y evoco. La motivación intrínseca y trascendental me ha permitido la sobrevivencia en un mundo tan agreste. Terminé la primaria e inicié la secundaria buscando un aprendizaje para la supervivencia y la rápida inserción al mundo laboral siempre con atenció n tónica. Mi madre desde la finalización del cuarto año de primaria ingresó a trabajar interna en una casa de familia y solo tenía permiso de salir a nuestra casa cada 15 días los jueves en la tarde, yo quedaba bajo el cuidado de mis abuelos. Estando en quinto de primaria una familiar me contó que había un lugar redondo donde la gente corría y le decían estadio, me invitó para que fuéramos , como niñas traviesas vamos a ese lugar y entramos a correr, como nadie nos dijo nada lo seguimos haciendo hasta que alguien nos comentó que se realizarían competencias para ver quien corría más.


Participé en mi primer campeonato y quedé de campeona aspecto que me motivo a seguir entrenando. Muchos días quería ver a mi madre, yo sabía dónde trabajaba y activando mi sistema sensoriomotor corría hasta llegar a su lugar de trabajo, a la patrona no le gustaba que yo fuera a su casa , no podía entrar si ella estaba allí, tocaba la puerta y mi madre se asomaba por una ventanilla alta de su cuarto que daba a la calle, yo veía su rostro y ella me pasaba una bolsita plástica con su comida y yo me regresaba a casa feliz de haberle visto su rostro y comiendo, cuando podía entrar me escondía debajo de la cama del cuarto de mi madre que tenía su puerta abierta siempre, tenían un perrito cachorro salchicha que se metía a buscarme y salía feliz meneando su cola y que se convertía en nuestro sufrimiento si me descubrían. Siempre he pensado que me hice atleta persiguiendo el rostro de mi madre. Participé en múltiples campeonatos, Fui campeona nacional y practiqué baloncesto, voleibol, natación, ciclismo, actividades que me orientaron para cursar una licenciatura en educación física en la universidad como puerta de entrada para mis búsquedas frente al conocimiento que es mi deleite.


El ambiente natural, los factores externos, internos han influenciado mi vida, de las múltiples relaciones ha surgido mi conducta, mi cerebro se ha afectado con lo que he hecho y como lo he hecho, mis relaciones, mis aprendizajes y mi comunicación, han afectado l expresión de mi genoma, se han alterado todas mis conexiones sinápticas permitiendo la reorganización cerebral desde mis experiencias tempranas con ambientes enriquecidos. Cuidé el estrés para que no fuera excesivo y con muy buen sueño y hábitos de vida sana he vivido como una pájara libre, de libre vuelo como la canción de Mercedes Sosa.Mi paso por el atletismo me permitió encontrarme con el hermoso compañero de mi vida cuya convivencia suma 40 años construyendo juntos nuevas redes neuronales, viajando y aprendiendo juntos, además de procrear un nuevo ser: nuestro valioso hijo . Bueno mis preciosas compañeras de vida Amígdala y Neurona, vamos a dejar este diálogo por hoy para no extendernos mucho, tendremos más tiempo para seguir dialogando. ¡Es muy interesante el relato de Martica en este rato de diálogo¡, esperamos les haya parecido interesante y nosotras podamos seguir conviviendo con ella , ayudándole en todo lo posible y así ponerle un nuevo apellido que es nuestro objetivo, la queremos llamar: ¡MARTICA NEUROPLÁSTICA¡


Martha Helena Forero 2013 Imágenes de Internet. #42617394 - heart and brain that walk hand in hand.© fabioberti.it Diseño grafico: Javier E. Castrillón

Neurocuento corregido  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you