Issuu on Google+

CUENTOS DE NAVIDAD CUENTOS ENCADENADOS

SEGUNDO C C. E. I. P. LOPE DE VEGA CURSO 2012/2013


Irene vivía en un pueblo muy pequeño y en una familia feliz. Todos esperaban

la

llegada de sus abuelos que venían de muy lejos. Su mamá,

pensó…

Que cuando vinieran sus abuelos se irían al campo. Allí Irene estaba jugando con sus abuelos, de repente se encontró un perrito con collar. Leyó el nombre y la dirección y se lo llevó al dueño. Diego Rodríguez Periáñez El dueño se alegró mucho al ver de nuevo a su perro. Invitó a Irene a tomar algo. Sus abuelos estaban muy preocupados por Irene. Cuando salió de la casa Irene se encontró con sus abuelos y se empezaron a abrazar. Andrea Vázquez Felipe Otro día se fue al campo con sus abuelos y allí se encontró una nave pequeña, la abrió y había un niño con rabo. Irene le preguntó cómo se llamaba. Se llamaba Cacaroto y se hizo hermano de ella. Daniel Vázquez Ruiz


El niño hablaba otro idioma y no lo entendían. Decían que en un pueblo llamado

Roctoro

había un collar que se lo ponía alguien que hablase otro

idioma y lo entendían perfectamente y fueron a buscarlo. Pero había un problema, estaba lleno de trampas. Jesús Raposo Suárez Las trampas eran muy peligrosas en aquel pueblo. Era imposible conseguir ese collar pero lo consiguió. El niño se lo puso y lo entendían perfectamente. Habló con él durante un buen rato. Elena Rebollo Ramírez Le dijo que no era de este planeta. Irene le preguntó qué hacía aquí y por qué se llamaba Cacaroto. Él le contó que había venido a este planeta para conocer la Navidad y tener muchos amigos. Nathaly Taseo Sánchez


Irene vivía en un pueblo muy pequeño y en una familia feliz. Todos esperaban

la

llegada de sus abuelos que venían de muy lejos. Su mamá,

pensó…

Que tenían que poner un árbol de Navidad. Cuando fueron a comprar el árbol también compraron los adornos para el árbol, pero pensaban que le faltaba algo. Diego Manuel Rodríguez Endrina Le faltaba el belén y tenían que comprar las figuras. Fueron a comprar las dos cosas: para el árbol las bolas, las tiras y las estrellas y para el belén la Virgen María, los Reyes Magos, Jesús y a San José. Paula Pérez Báñez Pero en la tienda no había bolas de Navidad, ni figuritas del belén, ni tampoco tiras. Volvieron al día siguiente y ya estaban todas las cosas. Irene y su mamá se pusieron muy contentas. Álvaro de la Torre Castellano


Compraron el árbol, las tiras… Irene estaba muy contenta y sus padres también porque llegaba la Navidad y llegaban sus abuelos. Cuando llegaron a casa montaron el belén y el árbol que quedó muy bonito. Manuel Ramos de la Torre Cuando toda la familia estaba junta empezaron a cenar. Irene y sus primos no tenían mucha hambre y se quedaron jugando. Más tarde sus padres les dijeron que abriesen sus regalos y ellos así lo hicieron. Natalia Roldán Sánchez Cuando abrieron los regalos se acostaron. Sus abuelos y sus padres también se acostaron. Al día siguiente cuando se despertaron sus abuelos les dijeron que se tenían que ir a su pueblo. Cuando se fueron los abuelos, Irene y sus padres siguieron disfrutando de la Navidad. Paola Períañez Coronel.


Pedro vivía en una casita en lo alto de una montaña. Era alegre y juguetón pero muy travieso y esperaba la llegada de los Reyes Magos, pero un día…

Los Reyes Magos no llegaron. Salió al jardín y encontró en la chimenea a Papá Noel atascado, le dio un empujoncito y entró y ya le puso los regalos y los abrió y al día siguiente ya estaban abiertos y jugó con ellos. Patricia Valladolid Albarrán Pedro se alegró tanto que quiso llamar a su primo Manuel. Pero Manuel estaba dormido tan tranquilito. Manuel vio que los Reyes Magos y Papá Noel no le habían traído nada porque se pasaba el día pegando a los demás e insultando a su madre. Javier Rodríguez Domínguez Un día Manuel decidió portarse bien. Cuando llegó al colegio perdonó a sus amigos y en el recreo jugaron al torito en baja, al pillapilla, al coro de la patata. Su primo Pedro se puso muy contento. Jaime Pérez Larios


Cuando Manuel llegó a su casa con su primo Pedro, le pidió disculpa a su madre por todo. Al día siguiente cuando los Reyes Magos vinieron le trajeron un patinete, un peluche, una radio… Lorena Grillo Vázquez Se pusieron a jugar con los juguetes y a bailar con la radio. Estaban muy contentos y alegres. Pedro al coger el peluche de Manuel le dio a un botón y lo rompió pero su primo lo perdonó y no se pelearon. María Rodríguez Rodríguez Pedro se dio cuenta de que no se podía ser tan travieso, que no se podía gritar a su madre y que se tenía que compartir con sus amigos los juguetes como lo había hecho su primo Manuel. Carmen Pérez Larios Su madre le dijo que los Reyes Magos no vuelven hasta el año que viene. Pedro se puso triste pero lo superó. Prometió portarse bien con su primo Manuel y con los compañeros del cole. Y Pedro fue feliz. Marta Suárez Rodríguez


Pedro vivía en una casita en lo alto de una montaña. Era alegre y juguetón pero muy travieso y esperaba la llegada de los Reyes Magos, pero un día…

Un amigo suyo le dijo que fuera a su casa porque los Reyes Magos iban a repartir caramelos, golosinas y muchas pelotas de colores. Su amigo le dio una pelota y las golosinas para que se la llevara a su casa. José Manuel Pérez Sirbu Un día Pedro y su amigo se fueron en el tren al parque porque era Navidad y les dejaron una nota a sus padres para que supieran dónde estaban. Jugaron en las colchonetas pero no pudieron ir a la fiesta porque era muy tarde. Laura Rodríguez Ramírez Pedro pensaba en la fiesta pero como no podía ir, pensó que iba a hacer una fiesta de Navidad en su casa y que iba a invitar a sus amigos. Pero antes tenía que decorar su casa. Alejandro Rodríguez Calero


Así que Pedro se puso a trabajar, terminó y llegaron a la fiesta todos sus amigos, pero cuando llegaron no les gustaba la fiesta y se fueron a su casa. Pero Pedro decoró mejor la fiesta y al fin les gustó la fiesta de Pedro en Navidad. Jaime Pérez Roldán La fiesta de Pedro en Navidad les gustó a todos sus amigos. No se cabía en la fiesta y salieron fuera de la casa hasta que se hizo de noche. Se fueron a casa a descansar y Pedro se durmió pensando en los Reyes Magos. Manuel Rodríguez Núñez Al otro día Pedro se levantó y debajo del árbol estaban los regalos que Pedro pidió a los Reyes Magos, se vistió y salió a la calle a jugar con sus amigos y les contó lo que le habían traído los Reyes. Carolina Ríos García



Cuentos de Navidad