Issuu on Google+

Que es P2P? Es una red de computadoras en la que todos o algunos aspectos de esta funcionan sin  clientes ni servidores fijos, sino una serie de nodos que se comportan como iguales entre  si. Es decir, actúan simultáneamente como clientes y servidores respecto a los demás  nodos de la red. Las redes peer­to­peer aprovechan, administran y optimizan el uso del ancho de banda  de los demás usuarios de la red por medio de la conectividad entre los mismos,  obteniendo más rendimiento en las conexiones y transferencias que con algunos  métodos centralizados convencionales, donde una cantidad relativamente pequeña de  servidores provee el total del ancho de banda y recursos compartidos para un servicio o  aplicación. JUICIOS CONTRA EL P2P

La justicia sueca inició un  proceso por piratería y violación de los derechos de autor  contra la página web de internet The Pirate Bay, considerada como uno de los portales  más importantes del mundo para el intercambio y descarga de archivos.  Cuatro responsables del portal con base en Suecia han sido acusados de ofrecer a través  de The Pirate Bay, la posibilidad de descargar películas, series enteras de televisión o  música sin pagar ni un euro y en muchos casos antes de su estreno en los cines o la  pequeña pantalla. A la acusación oficial se han sumado por este hecho un grupo de abogados que  representan los intereses de varios de los principales grupo cinematográficos y  musicales de Estados Unidos. El juicio tiene también carácter novedoso por ser el  primero en la historia de Suecia que se puede seguir en directo en su totalidad a través,  precisamente, de Internet, aunque sólo escucharlo, ya que la ley sueca no permite  difundir imágenes de las salas donde se celebran los juicios. Tanto los presuntos piratas suecos como sus rivales en la sala de la industria  cinematográfica y musical consideran que el proceso puede ser decisivo en la pugna  mundial sobre la descarga gratuita de música, películas, sofware y otros productos  digitales. "Nosotros somos los mayores distribuidores de cultura y medios del mundo",  dijo Frederik Neij, uno de los responsables del portal poco antes de iniciarse el juicio.  El proceso no deja de tener complicaciones jurídicas ya que The Pirate Bay no guarda  en sus servidores ni una sola película o canción de las que se pueden descargar a través  de su portal y mediante la tecnología P2P. Respuestas irreverentes 


Aunque portales para la descarga gratuita de archivos digitales existen por miles en la  red mundial de internet, ninguno ha hecho frente a las amenazas de la industria de  redadas, cierres y denuncias con tanto descaro como The Pirate Bay.  "Os podéis meter el alambre de espino en el trasero. Enviadnos más amenazas de  denuncias que andamos escasos de papel en el baño", fue la última respuesta de Gottfrid  Svartlom, otro de los acusados, a la última carta que le envió el consorcio  norteamericano Warner.  Pese al éxito de su portal, Svartlholm y sus compañeros no ambicionan hacer dinero con  el servicio que ofrecen y luchan como militantes convencidos contra toda forma de  regulación de internet.

JUICIOS EN ESPAÑA Las discográficas Warner, Universal, Emi y Sony­BMG han comparecido hoy ante el  Juzgado de lo Mercantil de Madrid, donde hace un año presentaron una demanda contra  Pablo Soto Bravo como creador de Blubster, Piolet y Manolito, programas P2P que  facilitan el intercambio de archivos.  Este juicio, que continuará este jueves, es el primero que se produce en España por la  vía civil, ya que por la vía penal las discográficas se han encontrado con que la actual  legislación establece que no es delito la descarga de música si no existe ánimo de lucro.  Pablo Soto, que no ha declarado hoy, ha explicado antes de entrar en el juzgado que él  como creador de estos programas defiende la "neutralidad de una herramienta que está  diseñada para intercambiar archivos de cualquier tipo" y mantiene la teoría de que "no  se puede responsabilizar a los fabricantes del uso fraudulento que hagan los usuarios".  Soto, un autodidacta que se puso delante del ordenador por primera vez a los nueve  años, que no se siente "el héroe de las descargas ilegales" y que es presidente de su  propia empresa, MP2P Technologies, ha recordado que Sony vende también aparatos  reproductores y grabadores de imágenes y sonido.  Los demandantes, según ha manifestado Antonio Guisasola, presidente de la asociación  Promusicae, a la que pertenecen Warner, Universal, Emi y Sony­BMG, argumentan que  Soto desarrolló sus aplicaciones informáticas "con evidente ánimo de lucro" y con "una  conducta parasitaria" para obtener provecho de la obra de otros.  13 millones de euros  Para Guisasola, el software diseñado por Soto "fue creado y se  comercializa con la finalidad de intercambiar archivos musicales, por lo tanto alguna  responsabilidad debe de tener. No es un programa que está colgado en la red y ya está,  sino que se vende y se actualiza constantemente", ha añadido.  Tras un cálculo de los prejuicios causados, las discográficas reclaman al demandado  más de 13 millones de euros, y exigen la inmediata clausura de las páginas. Soto  argumenta que él no tiene ese dinero, que viaja en transporte público y que, como las  discográficas "no han podido con los usuarios ni con las operadoras, van contra el  creador del programa, para dejar en la conciencia colectiva que es malo desarrollar este  tipo de tecnologías".  Las innovaciones tecnológicas de MP2P Technologies han sido descargadas por  millones de usuarios de todo el mundo y permanece en la actualidad como líder del  sector P2P y tecnología de consumo, con oficinas en Madrid.  Durante el juicio, los representantes de Sony, Universal, Warner y Emi han resaltado  que en ningún momento Pablo Soto se puso en contacto con estas discográficas para 


utilizar las canciones ­todas ellas en las bases de datos que tienen en sus páginas web­  que puso a disposición de los usuarios de sus programas.  Antonio Guisasola ha declarado que el precio medio de una canción de un disco es de  72 céntimos de euro, mientras que en Internet tiene un coste medio de 99 céntimos.  También, durante el juicio, se ha resaltado la reciente incorporación de sistemas para  impedir la copia de discos como el DRM, que, dependiendo de la compañía y de la  decisión del artista, se integra o no en el CD


p2p